Craso error y más juegos de palabras en el párrafo quingentésimo séptimo de El Origen de las Especies

La ciencia no trabaja sobre seguro, sino sobre fiable. No busca la verdad eterna e inmutable sino que intenta evitar el error y la confusión. La principal característica de las especies es que sus individuos pueden reproducirse entre sí, por lo tanto dos variedades son de la misma especie si sus individuos pueden reproducirse entre sí, los de una con los de otra.  Alrededor de esta idea,  el autor puede hacer todos los juegos de palabras que le gusten. La idea permanece intacta.

 

 

 

507

From these facts it can no longer be maintained that varieties when crossed are invariably quite fertile. From the great difficulty of ascertaining the infertility of varieties in a state of nature, for a supposed variety, if proved to be infertile in any degree, would almost universally be ranked as a species; from man attending only to external characters in his domestic varieties, and from such varieties not having been exposed for very long periods to uniform conditions of life; from these several considerations we may conclude that fertility does not constitute a fundamental distinction between varieties and species when crossed. The general sterility of crossed species may safely be looked at, not as a special acquirement or endowment, but as incidental on changes of an unknown nature in their sexual elements.

 

En vista de estos hechos, no se puede sostener ya más el que las variedades, al cruzarse, son invariablemente fecundas por completo. De la gran dificultad de cerciorarnos de la fecundidad de las variedades en estado natural -pues si se probase que una supuesta variedad es infecunda en algún grado serla clasificada casi universalmente como una especie-; de que el hombre atienda sólo a los caracteres externos en las variedades domésticas, y de que estas variedades no hayan estado sometidas, durante períodos muy largos, a condiciones uniformes de vida: de estas diferentes condiciones, podemos sacar la conclusión de que la fecundidad al cruzarse no constituye una distinción fundamental entre las variedades y las especies. La esterilidad general de las especies cruzadas puede seguramente ser considerada, no como una adquisición o don especial, sino como consecuencia incidental de cambios de naturaleza desconocida en los elementos sexuales.

 

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Encuentros con extraterrestres y otros juegos de palabras
  2. Juegos de palabras con y sin la selección natural en el párrafo ducentésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies
  3. Más errores, juegos de palabras vanos y confusión de fenómenos con hipótesis en el párrafo centésimo décimo octavo de El Origen de las Especies
  4. Enemigos inventados, amigos disfrazados y más juegos de palabras: Un darwinista comenta el libro de otro darwinista que parecía anti-darwinista
  5. Curioso caso descrito por Kölreuter en el tabaco en el párrafo quingentésimo sexto de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*