Archivo de mayo 19th, 2014

Observaciones sagaces de Mr. Hopkins en el párrafo quingentésimo cuadragésimo de El Origen de las Especies

Un conjunto de obviedades se acumulan en este párrafo. Efectivamente si el mar no es profundo, los depósitos de sedimentos no pueden ser muy grandes. Menor que la profundidad en la que se formase, indica sabiamente el autor. Cierto. No se entiende muy bien a dónde quiere ir a parar Mr. Hopkins……

 

 

540

These remarks apply chiefly to littoral and sublittoral deposits. In the case of an extensive and shallow sea, such as that within a large part of the Malay Archipelago, where the depth varies from thirty or forty to sixty fathoms, a widely extended formation might be formed during a period of elevation, and yet not suffer excessively from denudation during its slow upheaval; but the thickness of the formation could not be great, for owing to the elevatory movement it would be less than the depth in which it was formed; nor would the deposit be much consolidated, nor be capped by overlying formations, so that it would run a good chance of being worn away by atmospheric degradation and by the action of the sea during subsequent oscillations of level. It has, however, been suggested by Mr. Hopkins, that if one part of the area, after rising and before being denuded, subsided, the deposit formed during the rising movement, though not thick, might afterwards become protected by fresh accumulations, and thus be preserved for a long period.

 

Estas observaciones se aplican principalmente a los depósitos litorales y sublitorales.  En el caso de un mar extenso y poco profundo, tal como el de una gran parte del Archipiélago Malayo, donde la profundidad oscila entre 30 ó 40 y 60 brazas, podría constituirse una formación muy extensa durante un período de elevación y, sin embargo, no sufrir mucho por la denudación durante su lenta emersión; pero el grosor de la formación no podría ser grande, pues, debido al movimiento de elevación, tendría que ser menor que la profundidad en la que se formase; tampoco estaría el depósito muy consolidado ni cubierto por formaciones superpuestas, de modo que corriera mucho peligro de ser desgastado por la acción de la atmósfera y por la acción del mar en las siguientes oscilaciones de nivel. Sin embargo, míster Hopkins ha indicado que si una parte de la extensión, después de emerger y antes de ser denudada, se hundiese de nuevo, los depósitos formados durante el movimiento de elevación, aunque no serían gruesos, podrían después quedar protegidos por acumulaciones nuevas, y de este modo conservarse durante un largo período.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas: