El autor reconoce su temeridad en el párrafo quingentésimo sexagésimo quinto de El Origen de las Especies

Afortunadamente,  el autor reconoce de una vez su temeridad por estar tratando de un tema que desconoce. Desafortunadamente,  lo hace cuando ya lleva más de cuarenta párrafos y está dispuesto a seguir durante otros tantos tratando de ese asunto que ignora.

 

565

 

From these considerations, from our ignorance of the geology of other countries beyond the confines of Europe and the United States, and from the revolution in our palaeontological knowledge effected by the discoveries of the last dozen years, it seems to me to be about as rash to dogmatize on the succession of organic forms throughout the world, as it would be for a naturalist to land for five minutes on a barren point in Australia, and then to discuss the number and range of its productions.

 

Por estas consideraciones, por nuestra ignorancia de la Geología de otros países más allá de los confines de Europa y de los Estados Unidos, y por la revolución que han efectuado en nuestros conocimientos paleontológicos los descubrimientos de los doce años últimos, me parece que casi es tan temerario dogmatizar sobre la sucesión de las formas orgánicas en el mundo como lo sería para un naturalista discutir sobre el número y distribución geográfica de las producciones de Australia cinco minutos después de haber desembarcado en un punto estéril de este país.

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Súbita aparición de los teleósteos y tamaña contradicción en el párrafo quingentésimo sexagésimo cuarto de El Origen de las Especies
  2. Más razones para creer en el párrafo quingentésimo quincuagésimo quinto de El Origen de las Especies
  3. El autor expone algunas cuestiones que le han presentado sus oponentes en el párrafo ducentésimo sexagésimo quinto de El Origen de las Especies
  4. Portentosa imaginación en el párrafo quingentésimo vigésimo quinto de El Origen de las Especies
  5. Explicaciones confusas sobre el caso de los pleuronéctidos, ninguna original del autor, en el párrafo tricentésimo sexagésimo quinto de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*