Archivo de junio 27th, 2014

Agassiz en el párrafo quingentésimo sexagésimo noveno de El Origen de las Especies

El caso tiene que quedar por ahora sin explicación…

 

Comienza así este párrafo, como si el fárrago que se nos ha presentado en los párrafos anteriores pudiese deducirse caso alguno. Las preguntas quedan sin responder porque no se han planteado adecuadamente.

 

 

569

The case at present must remain inexplicable; and may be truly urged as a valid argument against the views here entertained. To show that it may hereafter receive some explanation, I will give the following hypothesis. From the nature of the organic remains which do not appear to have inhabited profound depths, in the several formations of Europe and of the United States; and from the amount of sediment, miles in thickness, of which the formations are composed, we may infer that from first to last large islands or tracts of land, whence the sediment was derived, occurred in the neighbourhood of the now existing continents of Europe and North America. This same view has since been maintained by Agassiz and others. But we do not know what was the state of things in the intervals between the several successive formations; whether Europe and the United States during these intervals existed as dry land, or as a submarine surface near land, on which sediment was not deposited, or as the bed of an open and unfathomable sea.

 

El caso tiene que quedar por ahora sin explicación, y puede presentarse realmente como un argumento válido contra las opiniones que aquí se sostienen. A fin de mostrar que más adelante puede recibir alguna explicación, citaré las siguientes hipótesis. Por la naturaleza de los restos orgánicos, que no parecen haber vivido a grandes profundidades en las diferentes formaciones de Europa y los Estados Unidos, y por la cantidad de sedimentos -millas de grueso- de que las formaciones están compuestas, podemos deducir que, desde el principio hasta el fin, hubo, en la proximidad de los continentes de Europa y América del Norte hoy existentes, grandes islas o extensiones de tierra. Esta misma opinión ha sido antes sostenida por Agassiz y otros autores; pero no sabemos cuál fue el estado de cosas en los intervalos entre las diferentes formaciones sucesivas, ni si Europa y los Estados Unidos existieron durante estos intervalos, como tierras emergidas, o como extensiones submarinas próximas a la tierra, sobre las cuales no se depositaron sedimentos, o como fondo de un mar abierto e insondable.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas: