Las formas madre son suplantadas y exterminadas por su descendencia perfeccionada en el párrafo quingentésimo septuagésimo séptimo del Origen de las Especies

Empieza el párrafo, como de costumbre, con una frase que no dice nada:

 

Podemos comprender claramente por qué una especie, cuando se ha perdido, no tiene que reaparecer nunca, aun en caso de que vuelvan exactamente las mismas condiciones orgánicas e inorgánicas de vida;

 

Qué significa no tiene que reaparecer nunca?

 

  1. El autor lo ha demostrado experimentalmente
  2. El autor lo piensa
  3. El autor lo cree
  4. El autor puede escribir según le viene. Nada importa. Sólo entontecer al lector.

 

 

 

……..tenemos toda clase de razones para creer que, en estado natural, las formas madres son, generalmente, suplantadas y exterminadas por su descendencia perfeccionada

 

Razones, puede ser. ¿Alguna prueba?

 

 

 

577

We can clearly understand why a species when once lost should never reappear, even if the very same conditions of life, organic and inorganic, should recur. For though the offspring of one species might be adapted (and no doubt this has occurred in innumerable instances) to fill the place of another species in the economy of nature, and thus supplant it; yet the two forms—the old and the new—would not be identically the same; for both would almost certainly inherit different characters from their distinct progenitors; and organisms already differing would vary in a different manner. For instance, it is possible, if all our fantail-pigeons were destroyed, that fanciers might make a new breed hardly distinguishable from the present breed; but if the parent rock-pigeon were likewise destroyed, and under nature we have every reason to believe that parent forms are generally supplanted and exterminated by their improved offspring, it is incredible that a fantail, identical with the existing breed, could be raised from any other species of pigeon, or even from any other well established race of the domestic pigeon, for the successive variations would almost certainly be in some degree different, and the newly-formed variety would probably inherit from its progenitor some characteristic differences.

 

Podemos comprender claramente por qué una especie, cuando se ha perdido, no tiene que reaparecer nunca, aun en caso de que vuelvan exactamente las mismas condiciones orgánicas e inorgánicas de vida; pues aun cuando la descendencia de una especie podría adaptarse -e indudablemente ha ocurrido esto en innumerables casos- a llenar el lugar de otra en la economía de la naturaleza, suplantándola de este modo, sin embargo, las dos formas -la antigua y la nueva- no serían idénticamente iguales, y ambas heredarían, casi seguramente, caracteres diferentes de sus distintos antepasados, y organismos diferentes tendrían que variar ya de un modo diferente. Por ejemplo: es posible que, si fuesen destruidas todas nuestras palomas colipavos, los avicultores podrían hacer una nueva raza apenas distinguible de la raza actual; pero si su especie madre, la paloma silvestre, fuese también destruida -y tenemos toda clase de razones para creer que, en estado natural, las formas madres son, generalmente, suplantadas y exterminadas por su descendencia perfeccionada-, no es creíble que una colipavo idéntica a la raza extinguida se pudiese obtener de ninguna otra especie de paloma, y ni aun siquiera de ninguna otra raza bien establecida de paloma doméstica; pues las variaciones sucesivas serían, casi con seguridad, diferentes en cierto grado, y la variedad recién formada heredaría probablemente de las que le diese origen algunas diferencias características.

 

 

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Todos los hechos concuerdan con nuestra teoría en el párrafo quingentésimo septuagésimo quinto del Origen de las Especies
  2. El cambio gradual no es tan gradual en el párrafo quingentésimo septuagésimo cuarto del Origen de las Especies
  3. Las especies no pueden enlazarse por formas intermedias en el párrafo quingentésimo quincuagésimo segundo de El Origen de las Especies
  4. Las variedades intermedias son exterminadas sin piedad en el párrafo ducentésimo sexagésimo tercero de El Origen de las Especies
  5. Puede quizá ser casi que veamos la tierra prometida en el párrafo quingentésimo septuagésimo sexto del Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*