Archivo de julio 17th, 2014

La rareza precede a la extinción, pero no siempre, en el párrafo quingentésimo octogésimo tercero del Origen de las Especies

Vemos en muchos casos, en las formaciones terciarias más recientes, que la rareza de las especies precede a la extinción,

Por favor: ¿en qué formaciones terciarias puede el autor haber visto esto? ¿Puede alguien ayudarle?

Quizás lo siguiente nos aclarará qué clase de obra estamos leyendo: Las memorias de un escritor aficionado:

 

Repetiré lo que publiqué en 1845, o sea, que admitir que las especies generalmente se hacen raras antes de extinguirse y no encontrar sorprendente la rareza de una especie, y, sin embargo, maravillarse mucho cuando la especie cesa de existir, es casi lo mismo que admitir que la enfermedad en el individuo es la precursora de la muerte y no encontrar sorprendente la enfermedad, y cuando muere el enfermo maravillarse y sospechar que murió de muerte violenta.

 

 

583

We see in many cases in the more recent tertiary formations that rarity precedes extinction; and we know that this has been the progress of events with those animals which have been exterminated, either locally or wholly, through man’s agency. I may repeat what I published in 1845, namely, that to admit that species generally become rare before they become extinct—to feel no surprise at the rarity of a species, and yet to marvel greatly when the species ceases to exist, is much the same as to admit that sickness in the individual is the forerunner of death—to feel no surprise at sickness, but, when the sick man dies, to wonder and to suspect that he died by some deed of violence.

 

Vemos en muchos casos, en las formaciones terciarias más recientes, que la rareza de las especies precede a la extinción, y sabemos que éste ha sido el curso de los acontecimientos en aquellos animales que han sido exterminados, local o totalmente, por la acción del hombre. Repetiré lo que publiqué en 1845, o sea, que admitir que las especies generalmente se hacen raras antes de extinguirse y no encontrar sorprendente la rareza de una especie, y, sin embargo, maravillarse mucho cuando la especie cesa de existir, es casi lo mismo que admitir que la enfermedad en el individuo es la precursora de la muerte y no encontrar sorprendente la enfermedad, y cuando muere el enfermo maravillarse y sospechar que murió de muerte violenta.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: