Archivo de agosto 4th, 2014

Míster Prestwich encuentra diferencias entre la paleofauna francesa y la inglesa en el párrafo quingentésimo nonagésimo quinto del Origen de las Especies

El autor carece siempre de un interés por el asunto científico. La mayoría de sus párrafos contienen generalidades vagas y ambigüedades. Cuando se aproxima a un tema de interés científico, por lo general se limita a enunciarlo y deja el enunciado flotando en el aire. Sin profundizar jamás. Así ocurre ahora. Después de varios párrafos especulando sobre los depósitos de materiales, si tienen lugar en regiones grandes y en zonas de hundimiento, si ocurren en varias regiones a la vez, ahora llega por fín a exponer un caso puntual y real.  Por supuesto que no es suyo sino de las ” admirables Memorias sobre los depósitos eocenos en Inglaterra y Francia de Míster Prestwich”. Nos indica que cuando compara ciertos pisos de Inglaterra con los de Francia, aun cuando encuentra en ambos una curiosa conformidad en el número de especies pertenecientes a los mismos géneros, sin embargo, las especies difieren de un modo muy difícil de explicar. Y llegados a este punto preguntamos: ¿En qué difieren ambas faunas? ¿En qué difieren las especies de los sedimentos fósiles del eoceno en Francia y en Inglaterra? Pero nuestras dudas permanecen sin respuesta.  Al autor no le interesan esos detalles. El autor no es un científico.

 

 

 

595

I suspect that cases of this nature occur in Europe. Mr. Prestwich, in his admirable Memoirs on the eocene deposits of England and France, is able to draw a close general parallelism between the successive stages in the two countries; but when he compares certain stages in England with those in France, although he finds in both a curious accordance in the numbers of the species belonging to the same genera, yet the species themselves differ in a manner very difficult to account for considering the proximity of the two areas, unless, indeed, it be assumed that an isthmus separated two seas inhabited by distinct, but contemporaneous faunas. Lyell has made similar observations on some of the later tertiary formations. Barrande, also, shows that there is a striking general parallelism in the successive Silurian deposits of Bohemia and Scandinavia; nevertheless he finds a surprising amount of difference in the species. If the several formations in these regions have not been deposited during the same exact periods—a formation in one region often corresponding with a blank interval in the other—and if in both regions the species have gone on slowly changing during the accumulation of the several formations and during the long intervals of time between them; in this case the several formations in the two regions could be arranged in the same order, in accordance with the general succession of the forms of life, and the order would falsely appear to be strictly parallel; nevertheless the species would not all be the same in the apparently corresponding stages in the two regions.

 

 

Presumo que casos de esta naturaleza se presentan en Europa. Míster Prestwich, en sus admirables Memorias sobre los depósitos eocenos en Inglaterra y Francia, puede establecer un estrecho paralelismo general entre los pisos sucesivos en los dos países; pero cuando compara ciertos pisos de Inglaterra con los de Francia, aun cuando encuentra en ambos una curiosa conformidad en el número de especies pertenecientes a los mismos géneros, sin embargo, las especies difieren de un modo muy difícil de explicar, teniendo en cuenta la proximidad de los dos países, a menos, claro está, que se admita que un istmo separó dos mares habitados por faunas distintas, aunque contemporáneas. Lyell ha hecho observaciones análogas acerca de algunas de las últimas formaciones terciarias. Barrande igualmente demuestra que existe un notable paralelismo general en los sucesivos depósitos silúricos de Bohemia y Escandinavia; sin embargo, encuentra diferencia sorprendente en las especies. Si las varias formaciones no se han depositado en estas regiones exactamente durante los mismos períodos -una formación en una región corresponde con frecuencia a un intervalo en otra-, y si en ambas regiones las especies han ido cambiando lentamente durante la acumulación de las diferentes formaciones y durante los largos intervalos de tiempo entre ellas, en este caso, las diferentes formaciones en las dos regiones pudieron quedar dispuestas en el mismo orden, de acuerdo con la sucesión general de las formas orgánicas, y el orden parecería falsamente ser paralelo con todo rigor, y, sin embargo, todas las especies no serían las mismas en los pisos, en apariencia correspondientes, de las dos regiones.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: