Archivo de septiembre 3rd, 2014

Encima con bromas en el párrafo sexcentésimo décimo séptimo del Origen de las Especies

Después de haber mostrado su visión del mundo, que es la ideología de la eugenesia, del racismo, y en relación con ella,  el autor se permite además emplear,  de cuando en cuando,  bromitas. Por ejemplo aquí:

 

 

617

It may be asked in ridicule whether I suppose that the megatherium and other allied huge monsters, which formerly lived in South America, have left behind them the sloth, armadillo, and anteater, as their degenerate descendants. This cannot for an instant be admitted. These huge animals have become wholly extinct, and have left no progeny. But in the caves of Brazil there are many extinct species which are closely allied in size and in all other characters to the species still living in South America; and some of these fossils may have been the actual progenitors of the living species. It must not be forgotten that, on our theory, all the species of the same genus are the descendants of some one species; so that, if six genera, each having eight species, be found in one geological formation, and in a succeeding formation there be six other allied or representative genera, each with the same number of species, then we may conclude that generally only one species of each of the older genera has left modified descendants, which constitute the new genera containing the several species; the other seven species of each old genus having died out and left no progeny. Or, and this will be a far commoner case, two or three species in two or three alone of the six older genera will be the parents of the new genera: the other species and the other old genera having become utterly extinct. In failing orders, with the genera and species decreasing in numbers as is the case with the Edentata of South America, still fewer genera and species will leave modified blood-descendants.

 

Puede preguntarse, en burla, si supongo yo que el megaterio y otros monstruos gigantescos afines que vivieron en otro tiempo en América del Sur han dejado tras sí, como degenerados descendientes, al perezoso, al armadillo y al oso hormiguero. Esto no puede admitirse ni por un momento. Aquellos animales gigantescos se han extinguido por completo y no han dejado descendencia. Pero en las cavernas del Brasil hay muchas especies extinguidas que son muy semejantes por su tamaño y por todos sus otros caracteres a las especies que viven todavía en América del Sur, y algunos de estos fósiles pueden haber sido los verdaderos antepasados de las especies vivientes. No debería olvidarse que, según nuestra teoría, todas las especies del mismo género son descendientes de una especie, de manera que, si en una formación geológica se encuentran seis géneros que comprenden cada uno ocho especies, y en otra formación siguiente hay otros seis géneros afines o representativos cada uno de ellos con el mismo número de especies, en este caso, podemos deducir que, en general, sólo una especie de cada género viejo ha dejado descendientes modificados, que constituyen el nuevo género, que comprende varias especies, y que las otras siete especies de cada género viejo se han extinguido y no han dejado descendencia. O bien -y éste será un caso mucho más frecuente- dos o tres especies de dos o tres géneros sólo de los seis géneros viejos serán madres de los nuevos, habiéndose extinguido por completo las otras especies y los otros géneros viejos. En los órdenes decadentes, cuyo número de géneros y especies disminuye, como ocurre con los desdentados de América del Sur, todavía menos géneros y especies dejarán descendientes modificados.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas: