Archivo de noviembre, 2014

Quien admita la doctrina de la creación separada para cada especie en el párrafo sexcentésimo septuagésimo noveno del Origen de las Especies

¿Alguien sería tan amable de explicarnos qué es eso de la doctrina de la creación separada para cada especie?

 

Nos gustaría mucho poder echarle un vistazo para saber en qué consiste y si tiene algún fundamento científico, o si el autor de este libro está viendo visiones. En cuanto al resto del párrafo, mejor no hablar.

 

 

679

The species of all kinds which inhabit oceanic islands are few in number compared with those on equal continental areas: Alph. de Candolle admits this for plants, and Wollaston for insects. New Zealand, for instance, with its lofty mountains and diversified stations, extending over 780 miles of latitude, together with the outlying islands of Auckland, Campbell and Chatham, contain altogether only 960 kinds of flowering plants; if we compare this moderate number with the species which swarm over equal areas in Southwestern Australia or at the Cape of Good Hope, we must admit that some cause, independently of different physical conditions, has given rise to so great a difference in number. Even the uniform county of Cambridge has 847 plants, and the little island of Anglesea 764, but a few ferns and a few introduced plants are included in these numbers, and the comparison in some other respects is not quite fair. We have evidence that the barren island of Ascension aboriginally possessed less than half-a-dozen flowering plants; yet many species have now become naturalised on it, as they have in New Zealand and on every other oceanic island which can be named. In St. Helena there is reason to believe that the naturalised plants and animals have nearly or quite exterminated many native productions. He who admits the doctrine of the creation of each separate species, will have to admit that a sufficient number of the best adapted plants and animals were not created for oceanic islands; for man has unintentionally stocked them far more fully and perfectly than did nature.

 

Las especies de todas clases que viven en las islas oceánicas son en corto número, comparadas con las que viven en territorios continentales iguales. Alph. de Candolle admite esto para las plantas, y Wollaston para los insectos. Nueva Zelanda, por ejemplo, con sus elevadas montañas y variadas estaciones, ocupando 780 millas de latitud, junto con las islas de Auckland, Campbell y Chatham, contiene, en junto, tan sólo 960 clases de plantas fanerógamas; si comparamos este reducido número con las numerosísimas especies que pueblan extensiones iguales en el sudoeste de Australia o en el Cabo de Buena Esperanza, tenemos que admitir que alguna causa, independientemente de las diferentes condiciones físicas, ha dado origen a una diferencia numérica tan grande. Hasta el uniforme condado de Cambridge tiene 847 plantas, y la pequeña isla de Anglesea tiene 764, si bien en estos números están incluidos algunos helechos y algunas plantas introducidas, y la comparación, por algunos otros conceptos, no es completamente justa. Tenemos pruebas de que la estéril isla de la Ascensión poseía primitivamente menos de media docena de plantas fanerógamas, y, no obstante, muchas especies se han naturalizado actualmente en ella, como lo han hecho en Nueva Zelanda y en cualquier otra isla oceánica que pueda citarse. Hay motivos para creer que en Santa Elena las plantas y animales naturalizados han exterminado del todo, o casi todo, muchas producciones indígenas. Quien admita la doctrina de la creación separada para cada especie, tendrá que admitir que para las islas oceánicas no fue creado un número suficiente de plantas y animales bien adaptados, pues el hombre involuntariamente las ha poblado de modo mucho más completo y perfecto que lo hizo la naturaleza.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Más allá del simple problema de la dispersión en el párrafo sexcentésimo septuagésimo octavo del Origen de las Especies

El estilo es sumamente confuso. ¿Por qué se permite ahora llamar al problema de la dispersión simple?,  ¿Acaso cree el autor conocer ya todos los medios de dispersión posibles de los organismos?. No. Lo que ocurre es que el autor ha ampliado su hipótesis. Cree haber demostrado ya con la estrategia seguida hasta ahora que todos los individuos de una misma especie han emigrado partiendo de un solo lugar, y ahora la amplia indicando  que las especies afines han procedido de una sola región.

 

Es algo extraño todo esto, esta generalización tan vaga. ¿Por qué este empeño en que todos los individuos de una misma especie proceden de un solo lugar?

 

El párrafo termina de modo espectacular demostrando que su autor no tenía ni idea de qué es un planteamiento científico. Dice:

 

…, sino que consideraré algunos otros casos que se relacionan con la verdad de las dos teorías: la de las creaciones independientes y la de la descendencia con modificación.

 

 

La descendencia con modificación no es teoría alguna, sino la más elemental evidencia. Lo primero, eso de las creaciones independientes, es simplemente una vulgaridad.

 

 

 

 

678

ON THE INHABITANTS OF OCEANIC ISLANDS.

 

We now come to the last of the three classes of facts, which I have selected as presenting the greatest amount of difficulty with respect to distribution, on the view that not only all the individuals of the same species have migrated from some one area, but that allied species, although now inhabiting the most distant points, have proceeded from a single area, the birthplace of their early progenitors. I have already given my reasons for disbelieving in continental extensions within the period of existing species on so enormous a scale that all the many islands of the several oceans were thus stocked with their present terrestrial inhabitants. This view removes many difficulties, but it does not accord with all the facts in regard to the productions of islands. In the following remarks I shall not confine myself to the mere question of dispersal, but shall consider some other cases bearing on the truth of the two theories of independent creation and of descent with modification.

 

Llegamos ahora a la última de las tres clases de hechos que he elegido como presentando la mayor dificultad, por lo que se refiere a la distribución geográfica, dentro de la hipótesis de que no solamente todos los individuos de una misma especie han emigrado partiendo de un solo lugar, sino que las especies afines han procedido de una sola región -la cuna de sus primitivos antepasados-, aun cuando vivan actualmente en lugares los más distantes. Ya he dado mis razones para no creer en la existencia, dentro del período de las especies vivientes, de extensiones continentales en tan enorme escala que las numerosas islas de los diferentes océanos fuesen todas pobladas de este modo por sus habitantes terrestres actuales. Esta opinión suprime muchas dificultades; pero no está de acuerdo con todos los hechos referentes a las producciones de las islas. En las indicaciones siguientes no me limitaré al simple problema de la dispersión, sino que consideraré algunos otros casos que se relacionan con la verdad de las dos teorías: la de las creaciones independientes y la de la descendencia con modificación.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Un intruso, los colonos y otras expresiones del darvinés en el párrafo sexcentésimo septuagésimo séptimo del Origen de las Especies

El párrafo contiene momentos de gran intensidad en el más puro lenguaje darvinés:

 

Aun cuando siempre habrá lucha por la vida entre los habitantes de la misma laguna por pocas que sean sus especies, sin embargo, como el número de especies, aun en una laguna bien poblada, es pequeño en comparación con el número de las que viven en una extensión igual de tierra, la competencia entre ellas será probablemente menos severa que entre las especies terrestres; por consiguiente, un intruso procedente de las aguas de un país extranjero ha de tener más probabilidades de ocupar un nuevo puesto que en el caso de colonos terrestres.

 

 

677

In considering these several means of distribution, it should be remembered that when a pond or stream is first formed, for instance on a rising islet, it will be unoccupied; and a single seed or egg will have a good chance of succeeding. Although there will always be a struggle for life between the inhabitants of the same pond, however few in kind, yet as the number even in a well-stocked pond is small in comparison with the number of species inhabiting an equal area of land, the competition between them will probably be less severe than between terrestrial species; consequently an intruder from the waters of a foreign country would have a better chance of seizing on a new place, than in the case of terrestrial colonists. We should also remember that many fresh-water productions are low in the scale of nature, and we have reason to believe that such beings become modified more slowly than the high; and this will give time for the migration of aquatic species. We should not forget the probability of many fresh-water forms having formerly ranged continuously over immense areas, and then having become extinct at intermediate points. But the wide distribution of fresh-water plants, and of the lower animals, whether retaining the same identical form, or in some degree modified, apparently depends in main part on the wide dispersal of their seeds and eggs by animals, more especially by fresh-water birds, which have great powers of flight, and naturally travel from one piece of water to another.

 

Al considerar estas diferentes clases de distribución hay que recordar que cuando se forma por vez primera una laguna o un arroyo -por ejemplo, en un islote que se esté levantando-, esta laguna o este arroyo estarán desocupados, y una sola semilla o un solo huevo tendrán muchas probabilidades de éxito. Aun cuando siempre habrá lucha por la vida entre los habitantes de la misma laguna por pocas que sean sus especies, sin embargo, como el número de especies, aun en una laguna bien poblada, es pequeño en comparación con el número de las que viven en una extensión igual de tierra, la competencia entre ellas será probablemente menos severa que entre las especies terrestres; por consiguiente, un intruso procedente de las aguas de un país extranjero ha de tener más probabilidades de ocupar un nuevo puesto que en el caso de colonos terrestres. Debemos también recordar que muchas producciones de agua dulce ocupan un lugar inferior en la escala natural, y tenemos motivos para creer que estos seres se modifican más lentamente que los superiores, y esto nos dará el tiempo requerido para la emigración de las especies acuáticas. No hemos de olvidar que es probable que muchas formas de agua dulce se hayan extendido en otro tiempo de un modo continuo por inmensas extensiones y que luego se hayan extinguido en puntos intermedios; pero la extensa distribución de las plantas de agua dulce y de los animales inferiores, ya conserven idénticamente la misma forma, ya la tengan hasta cierto punto modificada, es evidente que depende principalmente de la gran dispersión de sus semillas y huevos por los animales, y en especial por las aves de agua dulce que tienen gran poder de vuelo y que naturalmente viajan de unas aguas dulces a otras.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Audubon afirma que encontró las semillas del gran nenúfar del Sur en un estómago de garza en el párrafo sexcentésimo septuagésimo sexto del Origen de las Especies

Sigue el autor con su detenida exploración de todos los medios de transporte para las semillas. Su pretensión de mantener el dogma de que no pueden haberse formado especies iguales en lugares separados le obliga a mantener el esquema visto:

 

Verbosidad, detallamiento, confusión, argumento ad hominem, falsa ingenuidad,….

 

 

 

676

Other and unknown agencies probably have also played a part. I have stated that fresh-water fish eat some kinds of seeds, though they reject many other kinds after having swallowed them; even small fish swallow seeds of moderate size, as of the yellow water-lily and Potamogeton. Herons and other birds, century after century, have gone on daily devouring fish; they then take flight and go to other waters, or are blown across the sea; and we have seen that seeds retain their power of germination, when rejected many hours afterwards in pellets or in the excrement. When I saw the great size of the seeds of that fine water-lily, the Nelumbium, and remembered Alph. de Candolle’s remarks on the distribution of this plant, I thought that the means of its dispersal must remain inexplicable; but Audubon states that he found the seeds of the great southern water-lily (probably according to Dr. Hooker, the Nelumbium luteum) in a heron’s stomach. Now this bird must often have flown with its stomach thus well stocked to distant ponds, and, then getting a hearty meal of fish, analogy makes me believe that it would have rejected the seeds in the pellet in a fit state for germination.

 

Otros medios desconocidos han representado probablemente también algún papel. He comprobado que los peces de agua dulce comen muchas clases de semillas, aun cuando devuelven mucho otras clases después de haberlas tragado; aun los peces pequeños tragan semillas de tamaño regular, como las del nenúfar amarillo y del Potamogeton. Las garzas y otras aves, siglo tras siglo, han estado devorando diariamente peces; luego emprenden el vuelo y van a otras aguas, o son arrastradas por el viento a través del mar; y hemos visto que las semillas conservan su poder de germinación cuando son devueltas muchas horas después en los excrementos o pelotillas. Cuando vi el gran tamaño de las semillas del hermoso nenúfar Nelumbium, y recordé las indicaciones de Alph. de Candolle acerca de la distribución geográfica de esta planta, pensé que su modo de dispersión tendría que permanecer inexplicable; pero Audubon afirma que encontró las semillas del gran nenúfar del Sur (probablemente el Nelumbium luteum, según el doctor Hooker) en un estómago de garza. Ahora bien; este ave tuvo que haber volado muchas veces con su estómago bien provisto de este modo hasta lagunas distantes, y consiguiendo entonces una buena comida de peces, la analogía me hace creer que las semillas serían devueltas en una pelotilla en un estado adecuado para la germinación.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Experimento sencillo y barato junto con un poco de retórica en el párrafo sexcentésimo septuagésimo quinto del Origen de las Especies

Verbosidad, detallamiento, confusión, argumento ad hominem, falsa ingenuidad,….Todas estas técnicas y alguna más se pueden aplicar para defender una postura dogmática. En algunos casos con gran éxito, al menos por lo que se refiere a la difusión.

 

 

 

 

675

With respect to plants, it has long been known what enormous ranges many fresh-water, and even marsh-species, have, both over continents and to the most remote oceanic islands. This is strikingly illustrated, according to Alph. de Candolle, in those large groups of terrestrial plants, which have very few aquatic members; for the latter seem immediately to acquire, as if in consequence, a wide range. I think favourable means of dispersal explain this fact. I have before mentioned that earth occasionally adheres in some quantity to the feet and beaks of birds. Wading birds, which frequent the muddy edges of ponds, if suddenly flushed, would be the most likely to have muddy feet. Birds of this order wander more than those of any other; and are occasionally found on the most remote and barren islands of the open ocean; they would not be likely to alight on the surface of the sea, so that any dirt on their feet would not be washed off; and when gaining the land, they would be sure to fly to their natural fresh-water haunts. I do not believe that botanists are aware how charged the mud of ponds is with seeds: I have tried several little experiments, but will here give only the most striking case: I took in February three tablespoonfuls of mud from three different points, beneath water, on the edge of a little pond; this mud when dry weighed only 6 and 3/4 ounces; I kept it covered up in my study for six months, pulling up and counting each plant as it grew; the plants were of many kinds, and were altogether 537 in number; and yet the viscid mud was all contained in a breakfast cup! Considering these facts, I think it would be an inexplicable circumstance if water-birds did not transport the seeds of fresh-water plants to unstocked ponds and streams, situated at very distant points. The same agency may have come into play with the eggs of some of the smaller fresh-water animals.

 

Por lo que se refiere a las plantas, se conoce desde hace mucho tiempo la enorme distribución geográfica que muchas especies de agua dulce, y aun especies palustres, tienen, tanto sobre los continentes, como por las islas oceánicas más remotas. Un notable ejemplo de esto ofrecen, según Alph. de Candolle, los grandes grupos de plantas terrestres que tienen un corto número de especies que son acuáticas, pues estas últimas parecen adquirir, como consecuencia de ello, una vasta distribución. Creo yo que este hecho se explica por los medios favorables de dispersión. He mencionado antes que a veces se adhiere cierta cantidad de tierra a las patas y picos de las aves. Las zancudas, que frecuentan las orillas fangosas de las lagunas, al echar a volar de pronto, facilísimamente han de tener las patas cargadas de barro. Las aves de este orden viajan más que las de ningún otro, y a veces se las encuentra en las islas más remotas y estériles situadas en pleno océano; no deben ser a propósito para posarse en la superficie del mar, de manera que nada del barro de sus patas ha de ser arrastrado por el agua y, al llegar a tierra, seguramente deben tener que volar hacia los parajes donde haya el agua dulce que naturalmente frecuentan. No creo que los botánicos estén enterados de lo cargado de semillas que está el barro de las lagunas; he hecho varios pequeños experimentos, pero citaré aquí sólo el caso más notable: tomé, en febrero, tres cucharadas grandes de barro en tres puntos diferentes de debajo del agua, junto a la orilla de una charca; este barro, después de seco, pesó tan sólo seis onzas y tres cuartos; lo conservé tapado en mi cuarto de trabajo durante seis meses, arrancando y contando las plantas a medida que salían; estas plantas eran de muchas clases, y fueron en número de 537, y, sin embargo, todo el barro, húmedo, cabía en una taza. Considerando estos hechos, creo yo que sería inexplicable el que las aves acuáticas no transportasen las semillas de agua dulce a lagunas y riachuelos despoblados situados en puntos muy distantes. El mismo medio puede haber entrado en juego por lo que se refiere a los huevos de algunos de los animales más pequeños de agua dulce.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Curiosidades del mundo de los moluscos y sus desplazamientos, argumentación ad hominem, y falsa ingenuidad en el párrafo sexcentésimo septuagésimo cuarto del Origen de las Especies

 

¿Por qué habrían de descender todos los individuos de una misma especie de un antepasado común? Es una cuestión que el autor atribuye a su teoría, pero que nunca se ha tomado la mínima molestia en explicar. No obstante la da por cierta. Para defenderla, ya hemos visto en el párrafo anterior algún recurso, por ejemplo la confusión. En los anteriores otros más como el recurso a explicaciones únicas sin alternativa posible: el desplazamiento, la extensión (decía entonces...) . Aquí tenemos otro par de recursos: La argumentación ad hominem, del tipo:  mis argumentos son válidos porque vienen apoyados por autores muy importantes. Sólo quien se haya percatado de todo este fárrago, se dará cuenta de que la aparente ingenuidad de algunos relatos, como los de este párrafo, es falsa.

 

674

Some species of fresh-water shells have very wide ranges, and allied species which, on our theory, are descended from a common parent, and must have proceeded from a single source, prevail throughout the world. Their distribution at first perplexed me much, as their ova are not likely to be transported by birds; and the ova, as well as the adults, are immediately killed by sea-water. I could not even understand how some naturalised species have spread rapidly throughout the same country. But two facts, which I have observed—and many others no doubt will be discovered—throw some light on this subject. When ducks suddenly emerge from a pond covered with duck-weed, I have twice seen these little plants adhering to their backs; and it has happened to me, in removing a little duck-weed from one aquarium to another, that I have unintentionally stocked the one with fresh-water shells from the other. But another agency is perhaps more effectual: I suspended the feet of a duck in an aquarium, where many ova of fresh-water shells were hatching; and I found that numbers of the extremely minute and just-hatched shells crawled on the feet, and clung to them so firmly that when taken out of the water they could not be jarred off, though at a somewhat more advanced age they would voluntarily drop off. These just-hatched molluscs, though aquatic in their nature, survived on the duck’s feet, in damp air, from twelve to twenty hours; and in this length of time a duck or heron might fly at least six or seven hundred miles, and if blown across the sea to an oceanic island, or to any other distant point, would be sure to alight on a pool or rivulet. Sir Charles Lyell informs me that a Dyticus has been caught with an Ancylus (a fresh-water shell like a limpet) firmly adhering to it; and a water-beetle of the same family, a Colymbetes, once flew on board the “Beagle,” when forty-five miles distant from the nearest land: how much farther it might have been blown by a favouring gale no one can tell.

 

Algunas especies de moluscos de agua dulce tienen una extensa distribución, y especies afines, que, según nuestra teoría, descienden de un tronco común y tienen que haber provenido de una sola fuente, se extienden por el mundo entero. Su distribución me dejó al pronto muy perplejo, pues sus huevos no son a propósito para ser transportados por las aves y, lo mismo que los adultos, mueren inmediatamente en el agua del mar. Ni siquiera podía comprender cómo algunas especies naturalizadas se han difundido rápidamente por todo un país. Pero dos hechos que he observado -e indudablemente se descubrirán otros muchos- dan alguna luz sobre este asunto. Al salir los patos súbitamente de una charca cubierta de lentejas de agua he visto dos veces que estas plantitas se quedaban adheridas a su dorso, y me ha ocurrido, al llevar un poco de lentejas de agua de un acuario a otro, que, sin querer, poblé el uno de moluscos de agua dulce procedentes del otro. Pero otro medio es quizá más eficaz: mantuve suspendido el pie de un pato en un acuario donde se desarrollaban muchos huevos de moluscos de agua dulce, y observé que un gran número de moluscos pequeñísimos, acabados de nacer, se arrastraban por el pie del pato y se adherían a él tan fuertemente, que, sacado fuera del agua, no podían ser despedidos sacudiéndolo, a pesar de que a una edad algo más avanzada se hubieran dejado caer espontáneamente. Estos moluscos, recién nacidos, aunque acuáticos por naturaleza, sobrevivieron en el pie del pato, en aire húmedo, de doce a veinte horas, y en este espacio de tiempo un pato o una garza podría volar 600 ó 700 millas y, si era arrastrado por encima del mar hasta una isla oceánica o hasta otro punto distante, se posaría seguramente en una charca o riachuelo. Sir Charles Lyell me informa de que ha sido capturado un Dytiscus con un Ancylus (molusco de agua dulce parecido a una lapa) firmente adherido a él, y un coleóptero acuático de la misma familia, un Colymbeles, cayó a bordo del Beagle cuando se encontraba éste a 45 millas de la costa más próxima: nadie puede decir hasta dónde podría haber sido arrastrado por un viento fuerte favorable.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Curiosidades del mundo de los peces en el párrafo sexcentésimo septuagésimo tercero del Origen de las Especies

 

Sigue preocupado el autor por la distribución geográfica de algunas especies, en particular de peces. El esquema general de su escritura es siempre el mismo: Adopta una postura dogmática y a continuación busca refuerzos para apoyarla por encima de toda evidencia. En este caso está defendiendo la postura que dice que si organismos de las mismas  especies se encuentran en lugares separados es consecuencia de su transporte, puesto que es imposible que se hayan formado separadamente.

 

Indica al respecto algunas cosas curiosas. Por ejemplo, que los peces pueden ser transportados por torbellinos:

 

Thus fishes still alive are not very rarely dropped at distant points by whirlwinds

Así los peces vivos pueden dejarse caer en puntos distantes por torbellinos

Nos gustaría tener una referencia de tal cuestión.

También despierta la curiosidad cómo serían las inundaciones sin cambio de nivel:

 

Instances, also, could be given of this having occurred during floods, without any change of level

 

También, podría deberse a las inundaciones, sin ningún cambio de nivel, todo es posible. Pero lo que importa es que el autor, como de costumbre, está defendiendo un dogma, y a tal fin necesita generar confusión:

 

Así los peces vivos pueden dejarse caer en puntos distantes por torbellinos, y se sabe que los huevos conservan su vitalidad durante un tiempo considerable después de la eliminación del agua. Su dispersión puede, sin embargo, atribuirse principalmente a los cambios en el nivel de la tierra dentro de los últimos tiempos, haciendo que los ríos fluyan entre sí. También, podría deberse a las inundaciones, sin ningún cambio de nivel. La gran diferencia de los peces en los lados opuestos de la mayoría de cordilleras, que son continuas y deben, por consiguiente, a partir de los primeros tiempos, haber impedido por completo el ensamblaje de los sistemas fluviales de las dos partes, lleva a la misma conclusión. Algunos peces de agua dulce pertenecen a formas muy antiguas, y en tales casos habrá habido tiempo suficiente para grandes cambios geográficos, y por lo tanto tiempo y medios para la migración mucho más. Por otra parte, el Dr. Gunther recientemente se ha llevado por varias consideraciones para concluir que los peces con las mismas formas tienen una larga resistencia. Peces de agua salada con cuidado pueden ser poco a poco acostumbrados a vivir en agua dulce, y, según Valenciennes, apenas hay un solo grupo de los cuales todos los miembros se limitan a agua potable, de manera que una especie marina perteneciente a una de agua dulce grupo puede viajar muy lejos a lo largo de las orillas del mar, y podría, es probable, se adaptan sin mucha dificultad a las aguas dulces de una tierra lejana.

 

 

 

 

 

 

673

But the wide ranging power of fresh-water productions can, I think, in most cases be explained by their having become fitted, in a manner highly useful to them, for short and frequent migrations from pond to pond, or from stream to stream, within their own countries; and liability to wide dispersal would follow from this capacity as an almost necessary consequence. We can here consider only a few cases; of these, some of the most difficult to explain are presented by fish. It was formerly believed that the same fresh-water species never existed on two continents distant from each other. But Dr. Gunther has lately shown that the Galaxias attenuatus inhabits Tasmania, New Zealand, the Falkland Islands and the mainland of South America. This is a wonderful case, and probably indicates dispersal from an Antarctic centre during a former warm period. This case, however, is rendered in some degree less surprising by the species of this genus having the power of crossing by some unknown means considerable spaces of open ocean: thus there is one species common to New Zealand and to the Auckland Islands, though separated by a distance of about 230 miles. On the same continent fresh-water fish often range widely, and as if capriciously; for in two adjoining river systems some of the species may be the same and some wholly different. It is probable that they are occasionally transported by what may be called accidental means. Thus fishes still alive are not very rarely dropped at distant points by whirlwinds; and it is known that the ova retain their vitality for a considerable time after removal from the water. Their dispersal may, however, be mainly attributed to changes in the level of the land within the recent period, causing rivers to flow into each other. Instances, also, could be given of this having occurred during floods, without any change of level. The wide differences of the fish on the opposite sides of most mountain-ranges, which are continuous and consequently must, from an early period, have completely prevented the inosculation of the river systems on the two sides, leads to the same conclusion. Some fresh-water fish belong to very ancient forms, and in such cases there will have been ample time for great geographical changes, and consequently time and means for much migration. Moreover, Dr. Gunther has recently been led by several considerations to infer that with fishes the same forms have a long endurance. Salt-water fish can with care be slowly accustomed to live in fresh water; and, according to Valenciennes, there is hardly a single group of which all the members are confined to fresh water, so that a marine species belonging to a fresh-water group might travel far along the shores of the sea, and could, it is probable, become adapted without much difficulty to the fresh waters of a distant land.

 

Pero la facultad de extenderse mucho que tienen las producciones de agua dulce creo que puede explicarse, en la mayor parte de los casos, porque se han adaptado, de un modo utilísimo para ellas, a pequeñas y frecuentes emigraciones de una laguna a otra o de un río a otro, dentro de su propio país, y de esta facultad se seguiría, como una consecuencia casi necesaria, la posibilidad de una gran dispersión. No podemos considerar aquí mas que un corto número de casos, de los cuales los peces nos ofrecen algunos de los más difíciles de explicar. Se creía antes que una misma especie de agua dulce no existía nunca en dos continentes muy distantes; pero el doctor Günther ha demostrado recientemente que el Galaxias attenuatus vive en Tasmania, Nueva Zelanda, las islas Falkland y en la tierra firme de América del Sur. Es este un caso asombroso, y probablemente indica una dispersión, a partir de un centro antártico, durante un período caliente anterior. Este caso, sin embargo, resulta algo menos sorprendente, porque las especies de este género tienen la propiedad de atravesar, por algún medio desconocido, espacios considerables del océano, así hay una especie que es común a Nueva Zelanda y a las islas Auckland, aunque están separadas por una distancia de unas 230 millas. En un mismo continente, los peces de agua dulce muchas veces se extienden mucho y como de un modo caprichoso, pues en dos cuencas contiguas algunas de las especies pueden ser las mismas y otras completamente diferentes. Es probable que en ocasiones se transporten por lo que puede llamarse medios accidentales. Así los peces vivos pueden dejarse caer en puntos distantes por torbellinos, y se sabe que los huevos conservan su vitalidad durante un tiempo considerable después de la eliminación del agua. Su dispersión puede, sin embargo, atribuirse principalmente a los cambios en el nivel de la tierra dentro de los últimos tiempos, haciendo que los ríos fluyan entre sí. También, podría deberse a las inundaciones, sin ningún cambio de nivel. La gran diferencia de los peces en los lados opuestos de la mayoría de cordilleras, que son continuas y deben, por consiguiente, a partir de los primeros tiempos, haber impedido por completo el ensamblaje de los sistemas fluviales de las dos partes, lleva a la misma conclusión. Algunos peces de agua dulce pertenecen a formas muy antiguas, y en tales casos habrá habido tiempo suficiente para grandes cambios geográficos, y por lo tanto tiempo y medios para la migración mucho más. Por otra parte, el Dr. Gunther recientemente se ha llevado por varias consideraciones para concluir que los peces con las mismas formas tienen una larga resistencia. Peces de agua salada con cuidado pueden ser poco a poco acostumbrados a vivir en agua dulce, y, según Valenciennes, apenas hay un solo grupo de los cuales todos los miembros se limitan a agua potable, de manera que una especie marina perteneciente a una de agua dulce grupo puede viajar muy lejos a lo largo de las orillas del mar, y podría, es probable, se adaptan sin mucha dificultad a las aguas dulces de una tierra lejana.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

La distribución geográfica como consecuencia de una hipotética extensión en el párrafo sexcentésimo septuagésimo segundo del Origen de las Especies

En este párrafo, el autor atribuye la distribución de animales y plantas, o según su terminología “productions”, a su extensión. Si en lagos o ríos de Brasil encuentra especies semejantes a otras europeas, esto significa que se han “extendido”. Ya no cabe la posibilidad de orígenes diferentes, en distintas localidades, para las mismas “producciones”. Como en tantos casos anteriores, el autor ha generado un concepto verbal que impide alternativas, que bloquea el pensamiento.

 

 

 

672

As lakes and river-systems are separated from each other by barriers of land, it might have been thought that fresh-water productions would not have ranged widely within the same country, and as the sea is apparently a still more formidable barrier, that they would never have extended to distant countries. But the case is exactly the reverse. Not only have many fresh-water species, belonging to different classes, an enormous range, but allied species prevail in a remarkable manner throughout the world. When first collecting in the fresh waters of Brazil, I well remember feeling much surprise at the similarity of the fresh-water insects, shells, etc., and at the dissimilarity of the surrounding terrestrial beings, compared with those of Britain.

 

Como los lagos y las cuencas de los ríos están separados unos de otros por barreras de tierra, podría suponerse que las producciones de agua dulce no se hubiesen extendido a gran distancia dentro del mismo país, y como el mar es evidentemente un obstáculo todavía más formidable, podría suponerse que nunca se hubiesen extendido hasta países distantes. No solamente muchas producciones de agua dulce, pertenecientes a diferentes clases, tienen una enorme distribución geográfica, sino que especies afines prevalecen de un modo notable en todo el mundo. Al principio de mis recolecciones en las aguas dulces del Brasil, recuerdo muy bien que quedé muy sorprendido por la semejanza de los insectos, moluscos, etc., de agua dulce, y la diferencia de los seres terrestres de alrededor, comparados con los de Inglaterra.

 

Lectura aconsejada:

 

 

Etiquetas:

Una curiosa coincidencia en el párrafo sexcentésimo septuagésimo primero del Origen de las Especies

Hace falta tener coraje para decir lo siguiente:

 Sir C. Lyell, en un notable pasaje, ha discutido en términos casi idénticos a los míos los efectos de las grandes alteraciones de clima sobre la distribución geográfica del mundo..

Cuando el mismo autor ha reconocido en una carta a Horner del 29 de agosto de 1844 lo siguiente:

 

Siempre tengo la sensación de que mis libros salen de la mitad del cerebro de Lyell y que nunca lo reconozco suficientemente….

La cita tiene sus problemas de traducción, pero es que en torno a la obra de este autor todo son problemas. En este párrafo que nos ocupa, por ejemplo,  miren que traducción:

 

Donde dice:

 

The living waters have flowed during one period from the north and during another from the south,…..

 

El traductor pone:

 Las ondas vivientes han fluido durante un período desde el Norte, y durante otro desde el Sur, …..

 

El párrafo que cierra ahora este largo y aburrido capítulo no tiene otro interés que el de su contenido en juegos de palabras. Los traductores parecen haberse dado cuenta del juego y se han limitado a seguirlo.

 

671

 

Sir C. Lyell in a striking passage has speculated, in language almost identical with mine, on the effects of great alternations of climate throughout the world on geographical distribution. And we have now seen that Mr. Croll’s conclusion that successive Glacial periods in the one hemisphere coincide with warmer periods in the opposite hemisphere, together with the admission of the slow modification of species, explains a multitude of facts in the distribution of the same and of the allied forms of life in all parts of the globe. The living waters have flowed during one period from the north and during another from the south, and in both cases have reached the equator; but the stream of life has flowed with greater force from the north than in the opposite direction, and has consequently more freely inundated the south. As the tide leaves its drift in horizontal lines, rising higher on the shores where the tide rises highest, so have the living waters left their living drift on our mountain summits, in a line gently rising from the Arctic lowlands to a great latitude under the equator. The various beings thus left stranded may be compared with savage races of man, driven up and surviving in the mountain fastnesses of almost every land, which serves as a record, full of interest to us, of the former inhabitants of the surrounding lowlands.

 

 

 

Sir C. Lyell, en un notable pasaje, ha discutido en términos casi idénticos a los míos los efectos de las grandes alteraciones de clima sobre la distribución geográfica del mundo entero, y ahora hemos visto que la conclusión de mister Croll, de que los sucesivos periodos glaciares en un hemisferio coinciden con períodos calientes en el hemisferio opuesto, unida a la admisión de la modificación lenta de las especies, explica una multitud de hechos en la distribución de las mismas formas orgánicas y de las formas afines en todas las partes del mundo. Las ondas vivientes han fluido durante un período desde el Norte, y durante otro desde el Sur, y en ambos casos han llegado al Ecuador; pero la corriente de la vida ha fluido con mayor fuerza desde el Norte que en la dirección opuesta y, por consecuencia, ha inundado más ampliamente el hemisferio sur. Así como la marea deja en líneas horizontales los restos que lleva, quedando éstos a mayor altura en las playas en que la marca alcanza su máximo, de igual modo las ondas vivientes han dejado sus vivientes restos en las cumbres de nuestras montañas, formando una línea que asciende suavemente desde las tierras bajas árticas hasta una gran altitud en el Ecuador. Los diferentes seres que han quedado abandonados de este modo pueden compararse con las razas humanas salvajes que han sido empujadas hacia las montañas y que sobreviven en reductos montañosos de casi todos los países, que sirven como testimonio, lleno de interés para nosotros, de los habitantes primitivos de las tierras bajas circundantes.

Lectura aconsejada:

 

 

 

 

Etiquetas:

Más dificultades todavía y especulación abundante en el párrafo sexcentésimo septuagésimo del Origen de las Especies

El lector ya se ha olvidado a estas alturas de qué trata el libro. ¿Acaso no iba a tratar sobre el Origen de las Especies?, pero… ¿Cuál es la última vez que se mencionó algo que tuviese que ver con esta cuestión? ¿Había alguna teoría al respecto? ¿Aquello de la selección natural, aquel compendio de errores y de disparates debía ser tomado por teoría para explicar el Origen de las Especies? ¿Dónde empiezan, dónde terminan y quién crea todas nuestras dificultades con esta obra?

 

670

Various special difficulties also remain to be solved; for instance, the occurrence, as shown by Dr. Hooker, of the same plants at points so enormously remote as Kerguelen Land, New Zealand, and Fuegia; but icebergs, as suggested by Lyell, may have been concerned in their dispersal. The existence at these and other distant points of the southern hemisphere, of species, which, though distinct, belong to genera exclusively confined to the south, is a more remarkable case. Some of these species are so distinct, that we cannot suppose that there has been time since the commencement of the last Glacial period for their migration and subsequent modification to the necessary degree. The facts seem to indicate that distinct species belonging to the same genera have migrated in radiating lines from a common centre; and I am inclined to look in the southern, as in the northern hemisphere, to a former and warmer period, before the commencement of the last Glacial period, when the Antarctic lands, now covered with ice, supported a highly peculiar and isolated flora. It may be suspected that before this flora was exterminated during the last Glacial epoch, a few forms had been already widely dispersed to various points of the southern hemisphere by occasional means of transport, and by the aid, as halting-places, of now sunken islands. Thus the southern shores of America, Australia, and New Zealand may have become slightly tinted by the same peculiar forms of life.

 

Quedan también por resolver diferentes dificultades especiales, por ejemplo, la presencia, como ha demostrado Hooker, de las mismas plantas en puntos tan enormemente separados como la Tierra de Kerguelen, Nueva Zelandia y la Tierra del Fuego; pero los icebergs, según ha sugerido Lyell, pueden haber influido en su dispersión. Es un caso muy notable la existencia en este y otros puntos del hemisferio sur de especies que, aunque distintas, pertenecen a géneros exclusivamente limitados al hemisferio norte. Algunas de estas especies son tan distintas, que no podemos suponer que desde el comienzo del último período glaciar haya habido tiempo para su emigración y consiguiente modificación en el grado requerido. Los hechos parecen indicar que especies distintas, pertenecientes a los mismos géneros, han emigrado según líneas que irradian de un centro común, y me inclino a fijar la atención, tanto en el hemisferio norte como en el hemisferio sur, en un período anterior y más caliente, antes del comienzo del último período glaciar, cuando las tierras antárticas, cubiertas ahora de hielo, mantenían una flora aislada sumamente peculiar. Puede presumirse que, antes de que esta flora fuese exterminada durante la última época glaciar, un corto número de formas se habían dispersado ya muy lejos hasta diferentes puntos del hemísferio sur por los medios ocasionales de transporte, ya mediante el auxilio, como etapas, de islas actualmente hundidas. Así, las costas meridionales de América, de Australia y de Nueva Zelandia pueden haber sido ligeramente matizadas por las mismas formas orgánicas peculiares.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: