Audubon afirma que encontró las semillas del gran nenúfar del Sur en un estómago de garza en el párrafo sexcentésimo septuagésimo sexto del Origen de las Especies

Sigue el autor con su detenida exploración de todos los medios de transporte para las semillas. Su pretensión de mantener el dogma de que no pueden haberse formado especies iguales en lugares separados le obliga a mantener el esquema visto:

 

Verbosidad, detallamiento, confusión, argumento ad hominem, falsa ingenuidad,….

 

 

 

676

Other and unknown agencies probably have also played a part. I have stated that fresh-water fish eat some kinds of seeds, though they reject many other kinds after having swallowed them; even small fish swallow seeds of moderate size, as of the yellow water-lily and Potamogeton. Herons and other birds, century after century, have gone on daily devouring fish; they then take flight and go to other waters, or are blown across the sea; and we have seen that seeds retain their power of germination, when rejected many hours afterwards in pellets or in the excrement. When I saw the great size of the seeds of that fine water-lily, the Nelumbium, and remembered Alph. de Candolle’s remarks on the distribution of this plant, I thought that the means of its dispersal must remain inexplicable; but Audubon states that he found the seeds of the great southern water-lily (probably according to Dr. Hooker, the Nelumbium luteum) in a heron’s stomach. Now this bird must often have flown with its stomach thus well stocked to distant ponds, and, then getting a hearty meal of fish, analogy makes me believe that it would have rejected the seeds in the pellet in a fit state for germination.

 

Otros medios desconocidos han representado probablemente también algún papel. He comprobado que los peces de agua dulce comen muchas clases de semillas, aun cuando devuelven mucho otras clases después de haberlas tragado; aun los peces pequeños tragan semillas de tamaño regular, como las del nenúfar amarillo y del Potamogeton. Las garzas y otras aves, siglo tras siglo, han estado devorando diariamente peces; luego emprenden el vuelo y van a otras aguas, o son arrastradas por el viento a través del mar; y hemos visto que las semillas conservan su poder de germinación cuando son devueltas muchas horas después en los excrementos o pelotillas. Cuando vi el gran tamaño de las semillas del hermoso nenúfar Nelumbium, y recordé las indicaciones de Alph. de Candolle acerca de la distribución geográfica de esta planta, pensé que su modo de dispersión tendría que permanecer inexplicable; pero Audubon afirma que encontró las semillas del gran nenúfar del Sur (probablemente el Nelumbium luteum, según el doctor Hooker) en un estómago de garza. Ahora bien; este ave tuvo que haber volado muchas veces con su estómago bien provisto de este modo hasta lagunas distantes, y consiguiendo entonces una buena comida de peces, la analogía me hace creer que las semillas serían devueltas en una pelotilla en un estado adecuado para la germinación.

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Las aves, transportadoras de semillas, en el párrafo sexcentésimo cuadragésimo primero del Origen de las Especies
  2. Siguen los experimentos con semillas en el sexcentésimo trigésimo noveno párrafo del Origen de las Especies
  3. Algunos experimentos con semillas en el párrafo sexcentésimo trigésimo octavo del Origen de las Especies
  4. La langosta migratoria, transportadora de semillas, en el párrafo sexcentésimo cuadragésimo segundo del Origen de las Especies
  5. Experimento sencillo y barato junto con un poco de retórica en el párrafo sexcentésimo septuagésimo quinto del Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*