Archivo de diciembre, 2014

Extraño capítulo a partir del septingentésimo segundo párrafo de El Origen de las Especies

Comienza el penúltimo capítulo, titulado MUTUAL AFFINITIES OF ORGANIC BEINGS: MORPHOLOGY—EMBRYOLOGY—RUDIMENTARY ORGANS.

¿Cómo es posible que en una obra titulada Sobre el Origen de las Especies aparezca éste capítulo al final?

¿Cómo es posible que aparezca un apartado titulado “clasificación” al comenzar el penúltimo de quince capítulos? ¿De qué ha estado hablando el autor hasta este momento?

 

 

 

 702. 

CLASSIFICATION.

 

From the most remote period in the history of the world organic beings have been found to resemble each other in descending degrees, so that they can be classed in groups under groups. This classification is not arbitrary like the grouping of the stars in constellations. The existence of groups would have been of simple significance, if one group had been exclusively fitted to inhabit the land, and another the water; one to feed on flesh, another on vegetable matter, and so on; but the case is widely different, for it is notorious how commonly members of even the same subgroup have different habits. In the second and fourth chapters, on Variation and on Natural Selection, I have attempted to show that within each country it is the widely ranging, the much diffused and common, that is the dominant species, belonging to the larger genera in each class, which vary most. The varieties, or incipient species, thus produced, ultimately become converted into new and distinct species; and these, on the principle of inheritance, tend to produce other new and dominant species. Consequently the groups which are now large, and which generally include many dominant species, tend to go on increasing in size. I further attempted to show that from the varying descendants of each species trying to occupy as many and as different places as possible in the economy of nature, they constantly tend to diverge in character. This latter conclusion is supported by observing the great diversity of forms, which, in any small area, come into the closest competition, and by certain facts in naturalisation.

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde el período más remoto en la historia del mundo se ha visto que los seres orgánicos se parecen entre sí en grados descendentes, de manera que pueden ser clasificados en grupos subordinados unos a otros. Esta clasificación no es arbitraria, como el agrupar las estrellas en constelaciones. La existencia de grupos habría sido de significación sencilla si un grupo hubiese estado adaptado exclusivamente a vivir en tierra y otro en el agua; uno a alimentarse de carne y otro de materias vegetales, y así sucesivamente; pero el caso es muy diferente, pues es notorio que, muy comúnmente, tienen costumbres diferentes miembros hasta de un mismo subgrupo. En los capítulos II y IV, acerca de la Variación y de la Selección Natural, he procurado demostrar que en cada país las especies que más varían son las de vasta distribución, las comunes y difusas, esto es, las especies predominantes que pertenecen a los géneros mayores dentro de cada clase. Las variedades o especies incipientes, producidas de este modo, se convierten, al fin, en especies nuevas y distintas, y éstas, según el principio de la herencia, tienden a producir especies nuevas y dominantes. Por consiguiente, los grupos que actualmente son grandes, y que generalmente comprenden muchas especies predominantes, tienden a continuar aumentando en extensión. Procuré además demostrar que, como los descendientes que varían de cada especie procuran ocupar los más puestos posibles y los más diferentes en la economía de la naturaleza, tienden constantemente a divergir en sus caracteres. Esta última conclusión se apoya en la observación de la gran diversidad de formas que dentro de cualquier pequeña región entran en íntima competencia y en ciertos hechos de naturalización.

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Final feliz con el mayor disparate de la historia de la ciencia en el párrafo septingentésimo primero del Origen de las Especies

 

Con este párrafo acabamos el capítulo dedicado a la Distribución Geográfica. A lo largo del mismo hemos podido seguir apreciando la riqueza léxica del idioma darwiniano o darvinés que brillantemente describió Eugenio d’Ors. Numerosas citas de autores importantes (Lyell, Forbes, Gunther etc…) ilustran párrafos y párrafos en ejemplos de argumentación ad hominem, del tipo: el contenido de este texto debe ser bueno puesto que coincide con lo que dijeron estos grandes profesores y profesionales de la ciencia.

Multitud de curiosidades y anécdotas muestran esa ingenuidad que tan a menudo se atribuye al autor y que, bajo exploración, no es más que una falsa ingenuidad que pretende pasar por teoría científica un conjunto de errores y disparates: un dogma. A tal fin, el mayor interés de estos capítulos consiste en su conjunción de variados artefactos de la retórica. Para terminar, un buen ejemplo en el último párrafo. Retórica que infaliblemente tiene por objeto conducir a un único fin: El mayor disparate de la historia de la ciencia: la selección natural.

 

701

 As the late Edward Forbes often insisted, there is a striking parallelism in the laws of life throughout time and space; the laws governing the succession of forms in past times being nearly the same with those governing at the present time the differences in different areas. We see this in many facts. The endurance of each species and group of species is continuous in time; for the apparent exceptions to the rule are so few that they may fairly be attributed to our not having as yet discovered in an intermediate deposit certain forms which are absent in it, but which occur above and below: so in space, it certainly is the general rule that the area inhabited by a single species, or by a group of species, is continuous, and the exceptions, which are not rare, may, as I have attempted to show, be accounted for by former migrations under different circumstances, or through occasional means of transport,  or by the species havin become extinct in the intermediate tracts.  Both in time and space species and groups of species have their points of maximum development.


Groups of species, living during the same period of time, or living within the same area, are often characterised by trifling features in common, as of sculpture or colour. In looking to the long succession of past ages, as in looking to distant provinces throughout the world, we find that species in certain classes differ little from each other, whilst those in another class, or only in a different section of the same order, differ greatly from each other. In both time and space the lowly organised members of each class generally change less than the highly organised; but there are in both cases marked exceptions to the rule. According to our theory, these several relations throughout time and space are intelligible; for whether we look to the allied forms of life which have changed during successive ages, or to those which have changed after having migrated into distant quarters, in both cases they are connected by the same bond of ordinary generation; in both cases the laws of variation have been the same, and modifications have been accumulated by the same means of natural selection.

 

 

Como el difunto Edward Forbes señaló con insistencia, existe un notable paralelismo en las leyes de la vida en el tiempo y en el espacio; pues las leyes que rigen la sucesión de formas en los tiempos pasados son casi iguales que las que rigen actualmente las diferencias entre las diversas regiones. Vemos esto en muchos hechos. La duración de cada especie o grupos de especies es continua en el tiempo, pues las aparentes excepciones a esta regla son tan pocas, que pueden perfectamente atribuirse a que no hemos descubierto hasta ahora, en un depósito intermedio, las formas que faltan en él, pero que se presentan tanto encima como debajo: de igual modo, en el espacio, es con seguridad la regla general que la extensión habitada por una sola especie o por un grupo de especies es continua, y las excepciones, que no son raras, pueden explicarse, como he intentado demostrar, por emigraciones anteriores en circunstancias diferentes, o por medios ocasionales de transporte, o porque las especies se han extinguido en los espacios intermedios. Tanto en el tiempo como en el espacio, las especies y grupos de especies tienen sus puntos de desarrollo máximo. Los grupos de especies que viven dentro del mismo territorio están con frecuencia caracterizados en común por caracteres poco importantes, como el color o relieves. Considerando la larga sucesión de edades pasadas y considerando las distintas provincias de todo el mundo, encontramos que en ciertas clases las especies difieren poco unas de otras, mientras que las de otras clases, o simplemente de una sección diferente del mismo orden, difieren mucho más. Lo mismo en el tiempo que en el espacio, las formas de organización inferior de cada clase cambian generalmente menos que las de organización superior; pero en ambos casos existen notables excepciones a esta regla. Según nuestra teoría, se comprenden estas diferentes relaciones a través del espacio y del tiempo; pues tanto si consideramos las formas orgánicas afines que se han modificado durante las edades sucesivas, como si consideramos las que se han modificado después de emigrar a regiones distantes, en ambos casos están unidas por el mismo vínculo de la generación ordinaria y en ambos casos las leyes de variación han sido las mismas y las modificaciones se han acumulado por el mismo medio de la selección natural.

 

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Cuán grande ha sido el esfuerzo en el párrafo septingentésimo del Origen de las Especies

 

Un autor que, a estas alturas, ya debe de estar casi agotado, se empeña ahora en decirnos lo mucho que se ha esforzado en demostrar una serie de disparates o falacias. Entre ellos:

 

  1. por qué las islas oceánicas han de tener pocos habitantes.

¿Se refiere a pocas especies? ¿A pocos de cada especie?

  1. Y de éstos una gran proporción propios o peculiares.

¿Qué es una gran porción? ¿La mitad? ¿Cuarto y mitad? ¿Es lo mismo propios que peculiares? Si no, ¿cuáles son las diferencias entre ambos conceptos?

  1. Se contradice cuando indica:

Podemos comprender por qué grupos enteros de organismos, como los mamíferos terrestres y los batracios, han de faltar en las islas oceánicas

 

Y a continuación:

                    

Podemos comprender por qué en las islas ha de existir cierta relación entre la presencia de mamíferos en estado más o menos modificado y la profundidad del mar entre ellas y la tierra firme…

etc., etc…

 

 

 

700

On these same principles we can understand, as I have endeavoured to show, why oceanic islands should have few inhabitants, but that of these, a large proportion should be endemic or peculiar; and why, in relation to the means of migration, one group of beings should have all its species peculiar, and another group, even within the same class, should have all its species the same with those in an adjoining quarter of the world. We can see why whole groups of organisms, as batrachians and terrestrial mammals, should be absent from oceanic islands, whilst the most isolated islands should possess their own peculiar species of aerial mammals or bats. We can see why, in islands, there should be some relation between the presence of mammals, in a more or less modified condition, and the depth of the sea between such islands and the mainland. We can clearly see why all the inhabitants of an archipelago, though specifically distinct on the several islets, should be closely related to each other, and should likewise be related, but less closely, to those of the nearest continent, or other source whence immigrants might have been derived. We can see why, if there exist very closely allied or representative species in two areas, however distant from each other, some identical species will almost always there be found.

 

Según estos mismos principios podemos comprender, como me he esforzado en demostrar, por qué las islas oceánicas han de tener pocos habitantes y de éstos una gran proporción propios o peculiares, y por qué, en relación con los medios de emigración, un grupo de seres ha de tener todas sus especies peculiares y otro, aun dentro de la misma clase, ha de tener todas sus especies iguales a las de una parte adyacente de la Tierra. Podemos comprender por qué grupos enteros de organismos, como los mamíferos terrestres y los batracios, han de faltar en las islas oceánicas, mientras que las islas más aisladas tienen que poseer sus propias especies peculiares de mamíferos aéreos o murciélagos. Podemos comprender por qué en las islas ha de existir cierta relación entre la presencia de mamíferos en estado más o menos modificado y la profundidad del mar entre ellas y la tierra firme. Podemos ver claramente por qué todos los habitantes de un archipiélago, aunque específicamente distintos en las diferentes islas, tienen que estar muy relacionados entre sí y han de estar también relacionados, aunque menos estrechamente, con los del continente más próximo u otro origen del que puedan haber provenido los emigrantes. Podemos ver por qué, si existen especies sumamente afines o representativas en dos regiones, por muy distantes que estén una de otra, casi siempre se encuentran algunas especies idénticas.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Camuflando un disparate en el párrafo sexcentésimo nonagésimo noveno del Origen de las Especies

Como decíamos al comentar el párrafo anterior, la mayor parte de la obra está destinada a ocultar el contenido de la otra parte. Cientos y cientos de páginas conteniendo interminables ejemplos de detallamiento que no sirven para ocultar lo principal: Que la selección natural es fruto resultante de un conjunto de errores.

 

En este párrafo la estrategia (ya vista en otras ocasiones) consiste en cambiar de nombre a su teoría y así venimos a leer aquí: de la teoría de la emigración unida a la modificación subsiguiente y a la multiplicación de las formas nuevas.  Empero esto es artimaña. Su teoría no se llama así, ni se fundamenta en esto. La Teoría del autor es la de Origen de las Especies por Selección natural, lo cual es una barbaridad.

 

 

 

 

 

 

699

If the difficulties be not insuperable in admitting that in the long course of time all the individuals of the same species, and likewise of the several species belonging to the same genus, have proceeded from some one source; then all the grand leading facts of geographical distribution are explicable on the theory of migration, together with subsequent modification and the multiplication of new forms. We can thus understand the high importance of barriers, whether of land or water, in not only separating but in apparently forming the several zoological and botanical provinces. We can thus understand the concentration of related species within the same areas; and how it is that under different latitudes, for instance, in South America, the inhabitants of the plains and mountains, of the forests, marshes, and deserts, are linked together in so mysterious a manner, and are likewise linked to the extinct beings which formerly inhabited the same continent. Bearing in mind that the mutual relation of organism to organism is of the highest importance, we can see why two areas, having nearly the same physical conditions, should often be inhabited by very different forms of life; for according to the length of time which has elapsed since the colonists entered one of the regions, or both; according to the nature of the communication which allowed certain forms and not others to enter, either in greater or lesser numbers; according or not as those which entered happened to come into more or less direct competition with each other and with the aborigines; and according as the immigrants were capable of varying more or less rapidly, there would ensue in the to or more regions, independently of their physical conditions, infinitely diversified conditions of life; there would be an almost endless amount of organic action and reaction, and we should find some groups of beings greatly, and some only slightly modified; some developed in great force, some existing in scanty numbers—and this we do find in the several great geographical provinces of the world.

 

Si no son insuperables las dificultades para admitir que en el largo transcurso del tiempo todos los individuos de la misma especie, y también de diferentes especies pertenecientes a un mismo género, han procedido de un solo origen, entonces todos los grandes hechos capitales de la distribución geográfica son explicables dentro de la teoría de la emigración unida a la modificación subsiguiente y a la multiplicación de las formas nuevas. De este modo podemos comprender la suma importancia de los obstáculos, ya de tierra, ya de agua, que no sólo separan, sino que al parecer determinan las diferentes provincias botánicas y zoológicas. De este modo podemos comprender la concentración de especies afines en las mismas regiones y por qué en diferentes latitudes, por ejemplo, en América del Sur, los habitantes de las llanuras y montañas, de los bosques, pantanos y desiertos, están enlazados mutuamente de un modo tan misterioso y están también enlazados con los seres extinguidos que en otro tiempo vivieron en el mismo continente. Teniendo presente que la relación mutua entre los organismos es de suma importancia, podemos explicarnos por qué están con frecuencia habitadas por formas orgánicas muy diferentes dos regiones que tienen casi las mismas condiciones físicas; pues según el espacio de tiempo que ha transcurrido desde que los colonos llegaron a una de las regiones o ambas; según la naturaleza de la comunicación que permitió a ciertas formas y no a otras el llegar, ya en mayor, ya en menor número; según que ocurriese o no que los que penetraron entrasen en competencia más o menos directa entra sí y con los indígenas, y según que los emigrantes fuesen capaces de variar con más o menos rapidez, resultarían en las dos o más regiones condiciones de vida infinitamente variadas, independientemente de sus condiciones físicas, pues habría un conjunto casi infinito de acciones y reacciones orgánicas y encontraríamos unos grupos de seres sumamente modificados y otros sólo ligeramente, unos desarrollados poderosamente y otros existiendo sólo en escaso número, y esto es lo que encontramos en las diversas grandes provincias geográficas del mundo.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Resumiendo lo visto en el párrafo sexcentésimo nonagésimo octavo del Origen de las Especies

Sin duda. En los párrafos precedentes el autor ha mostrado lo que indica: el último período glaciar como ejemplo de los efectos de los cambios de clima en la distribución y lo variados que son los medios ocasionales de transporte. Todo ello era bien conocido en la época y aquí viene a cumplir una función importante: Ocultar que el concepto central de su obra (Selección Natural) está basado en un conjunto de errores encadenados.

 

698

As exemplifying the effects of climatical changes on distribution, I have attempted to show how important a part the last Glacial period has played, which affected even the equatorial regions, and which, during the alternations of the cold in the north and the south, allowed the productions of opposite hemispheres to mingle, and left some of them stranded on the mountain-summits in all parts of the world. As showing how diversified are the means of occasional transport, I have discussed at some little length the means of dispersal of fresh-water productions.

 

Como ejemplo de los efectos de los cambios de clima en la distribución, he intentado demostrar el papel importantísimo que ha representado el último período glaciar, que ejerció su acción incluso en las regiones ecuatoriales y que durante las alternativas de frío en el Norte y en el Sur permitió mezclarse a las producciones de los hemisferios opuestos y dejó algunas de ellas abandonadas en las cumbres de las montañas de todas las partes del mundo. Para mostrar lo variados que son los medios ocasionales de transporte he discutido con alguna extensión los medios de dispersión de las producciones de agua dulce.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Tampoco en el párrafo sexcentésimo nonagésimo séptimo del Origen de las Especies es insuperable la dificultad

Igual que en el párrafo anterior, el autor encuentra que la dificultad no es insuperable. Ahora se refiere a que las distintas especies que pertenecen a un mismo género se han propagado partiendo de un origen común. Es bien posible. Tambien es posible que no se hayan propagado partiendo de un origen común. Todo es posible cuando tratamos de un ejemplo de anti-ciencia en el cual hace ya mucho tiempo que no sabemos de qué estamos hablando.

 

697

With respect to distinct species belonging to the same genus, which on our theory have spread from one parent-source; if we make the same allowances as before for our ignorance, and remember that some forms of life have changed very slowly, enormous periods of time having been thus granted for their migration, the difficulties are far from insuperable; though in this case, as in that of the individuals of the same species, they are often great.

 

Por lo que se refiere a las distintas especies que pertenecen a un mismo género, las cuales, según nuestra teoría, se han propagado partiendo de un origen común; si tenemos en cuenta, como antes, nuestra ignorancia y recordamos que algunas formas orgánicas han cambiado muy lentamente, por lo que es necesario conceder períodos enormes de tiempo para sus emigraciones, las dificultades distan mucho de ser insuperables; aunque en este caso, como en los individuos de la misma especie, sean con frecuencia grandes.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

No es insuperable la dificultad en el párrafo sexcentésimo nonagésimo sexto del Origen de las Especies

Con su habitual ambigüedad,  el autor indica aquí que no es insuperable la dificultad en admitir que todos los individuos de la misma especie, dondequiera que se encuentren, descienden de padres comunes. Los argumentos presentados son los suficientes para pensar lo contrario.

 

 

696

SUMMARY OF THE LAST AND PRESENT CHAPTERS.

 

In these chapters I have endeavoured to show that if we make due allowance for our ignorance of the full effects of changes of climate and of the level of the land, which have certainly occurred within the recent period, and of other changes which have probably occurred—if we remember how ignorant we are with respect to the many curious means of occasional transport—if we bear in mind, and this is a very important consideration, how often a species may have ranged continuously over a wide area, and then have become extinct in the intermediate tracts—the difficulty is not insuperable in believing that all the individuals of the same species, wherever found, are descended from common parents. And we are led to this conclusion, which has been arrived at by many naturalists under the designation of single centres of creation, by various general considerations, more especially from the importance of barriers of all kinds, and from the analogical distribution of subgenera, genera, and families.

 

En estos capítulos me he esforzado en demostrar que si nos hacemos el cargo debido de nuestra ignorancia de los efectos de los cambios de clima y de nivel de la tierra que es seguro que han ocurrido dentro del período moderno y de otros cambios que probablemente han ocurrido; si recordamos nuestra gran ignorancia acerca de los muchos curiosos medios de transporte ocasional; si tenemos presente -y es esta una consideración importantísima- con qué frecuencia una especie puede haberse extendido sin interrupción por toda un área dilatada y luego haberse extinguido en las regiones intermedias, no es insuperable la dificultad en admitir que todos los individuos de la misma especie, dondequiera que se encuentren, descienden de padres comunes, y varias consideraciones generales, especialmente la importancia de los obstáculos de todas clases y la distribución análoga de subgéneros, géneros y familias, nos llevan a esta conclusión, a la que han llegado muchos naturalistas con la denominación de centros únicos de creación.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Error en el párrafo sexcentésimo nonagésimo quinto del Origen de las Especies

El contenido de este párrafo es un puro error, ni más ni menos. Todos los hechos y relaciones que indica ser inexplicables dentro de la opinión ordinaria de la creación independiente de cada especie, pero explicables si admitimos la colonización desde el origen más próximo y fácil, unida a la adaptación subsiguiente de los colonos a su nueva patria, son perfectamente explicables si admitimos cualquier tipo de creación independiente. La propia colonización desde el origen más próximo y fácil, unida a la adaptación subsiguiente de los colonos a su nueva patria no está reñida con cualquier tipo de creación independiente

 

 

695

The relations just discussed—namely, lower organisms ranging more widely than the higher—some of the species of widely-ranging genera themselves ranging widely—such facts, as alpine, lacustrine, and marsh productions being generally related to those which live on the surrounding low lands and dry lands—the striking relationship between the inhabitants of islands and those of the nearest mainland—the still closer relationship of the distinct inhabitants of the islands of the same archipelago—are inexplicable on the ordinary view of the independent creation of each species, but are explicable if we admit colonisation from the nearest or readiest source, together with the subsequent adaptation of the colonists to their new homes.

 

Las relaciones que se acaban de discutir -a saber: que los organismos inferiores tienen mayor extensión geográfica que los superiores; que algunas de las especies de los géneros de gran extensión se extienden también ellas mucho; hechos tales como el de que las producciones alpinas, lacustres y palustres estén generalmente relacionadas con las que viven en las tierras bajas y tierras secas circundantes; el notable parentesco entre los habitantes de las islas y los de la tierra firme más próxima; el parentesco aún mas estrecho de los distintos habitantes de las islas de un mismo archipiélago- son inexplicables dentro de la opinión ordinaria de la creación independiente de cada especie; pero son explicables si admitimos la colonización desde el origen más próximo y fácil, unida a la adaptación subsiguiente de los colonos a su nueva patria.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Más falacias en el párrafo sexcentésimo nonagésimo cuarto del Origen de las Especies

Falacia 1: Debemos tener presente que muchos géneros de todas las clases son de origen antiguo, y en este caso las especies habrán tenido tiempo sobrado para su dispersión y modificación subsiguiente.

Falacia 2: Hay motivos para creer, por las pruebas geológicas, que dentro de cada una de las grandes clases los organismos inferiores cambian menos rápidamente que los superiores, y, por consiguiente, habrán tenido más probabilidades de extenderse mucho y de conservar todavía el mismo carácter específico.

 

¿Cuáles son esos motivos? ¿Cuáles las pruebas geológicas? ¿Cuáles los organismos inferiores y cuáles los superiores? ¿Algún ejemplo? ¿Qué es eso del mismo carácter especifico?

 

 

Falacia 3: una ley, observada desde hace tiempo y discutida últimamente por Alph. de Candolle por lo que se refiere a las plantas, o sea que cuanto más abajo en la escala está situado un grupo de organismos, tanto más extensa es su distribución geográfica.

 

 

¿En qué consiste eso de estar más abajo en la escala? ¿Algún ejemplo?

 

 

 

694

We should bear in mind that many genera in all classes are of ancient origin, and the species in this case will have had ample time for dispersal and subsequent modification. There is also reason to believe, from geological evidence, that within each great class the lower organisms change at a slower rate than the higher; consequently they will have had a better chance of ranging widely and of still retaining the same specific character. This fact, together with that of the seeds and eggs of most lowly organised forms being very minute and better fitted for distant transportal, probably accounts for a law which has long been observed, and which has lately been discussed by Alph. de Candolle in regard to plants, namely, that the lower any group of organisms stands the more widely it ranges.

 

Debemos tener presente que muchos géneros de todas las clases son de origen antiguo, y en este caso las especies habrán tenido tiempo sobrado para su dispersión y modificación subsiguiente. Hay motivos para creer, por las pruebas geológicas, que dentro de cada una de las grandes clases los organismos inferiores cambian menos rápidamente que los superiores, y, por consiguiente, habrán tenido más probabilidades de extenderse mucho y de conservar todavía el mismo carácter especifico. Este hecho, unido al de que las semillas y huevos de la mayor parte de las formas orgánicas inferiores son muy pequeños y más adecuados para el transporte a gran distancia, explica probablemente una ley, observada desde hace tiempo y discutida últimamente por Alph. de Candolle por lo que se refiere a las plantas, o sea que cuanto más abajo en la escala está situado un grupo de organismos, tanto más extensa es su distribución geográfica.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Apenas puedo dudar de que una regla es generalmente cierta en el párrafo sexcentésimo nonagésimo tercero del Origen de las Especies

El abuso de adverbios y condicionales convierte a la lectura en ocupación inútil. Una pérdida de tiempo. Por ejemplo:

 

Míster Gould me hizo observar hace tiempo que en los géneros de aves que se extienden por todo el mundo, muchas de las especies tienen una distribución geográfica grandísima. Apenas puedo dudar de que esta regla es generalmente cierta, aun cuando difícil de probar.

 

¿Qué quiere decir el autor? ¿Que duda? ¿Que no duda? ¿Que realmente el contenido científico de su obra es nulo y le importa un comino todo?

 

 

693

The relation between the power and extent of migration in certain species, either at the present or at some former period, and the existence at remote points of the world of closely allied species, is shown in another and more general way. Mr. Gould remarked to me long ago, that in those genera of birds which range over the world, many of the species have very wide ranges. I can hardly doubt that this rule is generally true, though difficult of proof. Among mammals, we see it strikingly displayed in Bats, and in a lesser degree in the Felidae and Canidae. We see the same rule in the distribution of butterflies and beetles. So it is with most of the inhabitants of fresh water, for many of the genera in the most distinct classes range over the world, and many of the species have enormous ranges. It is not meant that all, but that some of the species have very wide ranges in the genera which range very widely. Nor is it meant that the species in such genera have, on an average, a very wide range; for this will largely depend on how far the process of modification has gone; for instance, two varieties of the same species inhabit America and Europe, and thus the species has an immense range; but, if variation were to be carried a little further, the two varieties would be ranked as distinct species, and their range would be greatly reduced. Still less is it meant, that species which have the capacity of crossing barriers and ranging widely, as in the case of certain powerfully-winged birds, will necessarily range widely; for we should never forget that to range widely implies not only the power of crossing barriers, but the more important power of being victorious in distant lands in the struggle for life with foreign associates. But according to the view that all the species of a genus, though distributed to the most remote points of the world, are descended from a single progenitor, we ought to find, and I believe as a general rule we do find, that some at least of the species range very widely.

 

La relación entre la existencia de especies muy afines en puntos remotos de la Tierra, y la facultad de emigrar y la extensión de migraciones en ciertas especies, tanto en el período actual como en otro anterior, se manifiesta de otro modo más general. Míster Gould me hizo observar hace tiempo que en los géneros de aves que se extienden por todo el mundo, muchas de las especies tienen una distribución geográfica grandísima. Apenas puedo dudar de que esta regla es generalmente cierta, aun cuando difícil de probar. En los mamíferos vemos esto notablemente manifiesto en los quirópteros, y en menor grado en los félidos y cánidos. La misma regla vemos en la distribución de las mariposas y coleópteros. Lo mismo ocurre con la mayor parte de los habitantes del agua dulce, pues muchos de los géneros de clases las más distintas se extienden por todo el mundo, y muchas de las especies tienen una distribución geográfica enorme. No se pretende que todas las especies de los géneros que se extienden mucho tengan una distribución geográfica grandísima, sino que algunas de ellas la tienen. Tampoco se pretende que las especies de estos géneros tengan por término medio una distribución muy grande, pues esto dependerá mucho de hasta dónde haya llegado el proceso de modificación; por ejemplo: si dos variedades de la misma especie viven una en Europa y otra en América, la especie tendrá una distribución geográfica inmensa; pero si la variación fuese llevada un poco más adelante, las dos variedades serían consideradas como especies distintas y su distribución se reduciría mucho. Aun menos se pretende que las especies que son capaces de atravesar los obstáculos y de extenderse mucho -como en el caso de ciertas aves de potentes alas- se extiendan necesariamente mucho, pues nunca debemos olvidar que el extenderse mucho implica, no sólo la facultad de atravesar los obstáculos, sino también la facultad más importante de vencer, en tierras distantes, en la lucha por la vida con rivales extranjeros. Pero, según la hipótesis de que todas las especies de un género, aun cuando se hallen distribuidas hasta por los puntos más distantes de la Tierra, han descendido de un solo progenitor, debemos encontrar -y creo yo que, por regla general, encontramos- que algunas, por lo menos, tienen una distribución geográfica muy extensa.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: