Dudosos razonamientos en el párrafo sexcentésimo octogésimo sexto del Origen de las Especies

El contenido de este párrafo nos conduce a pensar que el sistema de raciocinio de su autor no estaba en las mejores condiciones. Veamos:

 

…el corto número de especies con una gran proporción de formas peculiares; el que se han modificado los miembros de ciertos grupos, pero no los de otros de la misma clase; la ausencia de ciertos órdenes enteros, como los batracios, y de los mamíferos terrestres, a pesar de la presencia de los voladores murciélagos; las raras proporciones de ciertos órdenes de plantas; el que formas herbáceas se han desarrollado hasta llegar a árboles; etc.- me parece que se avienen mejor con la creencia en la eficacia de los medios ocasionales de transporte, continuados durante largo tiempo, que con la creencia en la conexión primitiva de todas las islas oceánicas con el continente más próximo.

 

  1. La disyuntiva es falsa. No estamos obligados a elegir entre las dos opciones propuestas: en la eficacia de los medios ocasionales de transporte o la creencia en la conexión primitiva de todas las islas oceánicas con el continente. Perfectamente pueden darse situaciones intermedias.
  2. De ninguna maner los motivos presentados llevarían a inclinarse por la eficacia de los medios ocasionales de transporte frente a la conexión primitiva de todas las islas oceánicas con el continente.

 

 

686

The foregoing statements in regard to the inhabitants of oceanic islands, namely, the fewness of the species, with a large proportion consisting of endemic forms—the members of certain groups, but not those of other groups in the same class, having been modified—the absence of certain whole orders, as of batrachians and of terrestrial mammals, notwithstanding the presence of aerial bats, the singular proportions of certain orders of plants, herbaceous forms having been developed into trees, etc., seem to me to accord better with the belief in the efficiency of occasional means of transport, carried on during a long course of time, than with the belief in the former connection of all oceanic islands with the nearest continent; for on this latter view it is probable that the various classes would have immigrated more uniformly, and from the species having entered in a body, their mutual relations would not have been much disturbed, and consequently, they would either have not been modified, or all the species in a more equable manner.

 

Los hechos precedentes, relativos a los habitantes de las islas oceánicas -a saber el corto número de especies con una gran proporción de formas peculiares; el que se han modificado los miembros de ciertos grupos, pero no los de otros de la misma clase; la ausencia de ciertos órdenes enteros, como los batracios, y de los mamíferos terrestres, a pesar de la presencia de los voladores murciélagos; las raras proporciones de ciertos órdenes de plantas; el que formas herbáceas se han desarrollado hasta llegar a árboles; etc.- me parece que se avienen mejor con la creencia en la eficacia de los medios ocasionales de transporte, continuados durante largo tiempo, que con la creencia en la conexión primitiva de todas las islas oceánicas con el continente más próximo; pues, según esta hipótesis, es probable que las diferentes clases hubiesen emigrado más uniformemente y que, por haber entrado las especies juntas, no se hubiesen perturbado mucho sus relaciones mutuas y, por consiguiente, no se hubiesen modificado o se hubiesen modificado todas las especies de un modo más uniforme.

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Cambiamos de tema en el párrafo sexcentésimo octogésimo tercero del Origen de las Especies
  2. La acción de la selección natural en las islas, es decir hablar por hablar, en el párrafo sexcentésimo octogésimo segundo del Origen de las Especies
  3. Explicaciones confusas sobre algunas islas en el párrafo sexcentésimo octogésimo primero del Origen de las Especies
  4. Incipiente teoría en el párrafo sexcentésimo octogésimo cuarto del Origen de las Especies
  5. Míster Windsor Earl y el aventurero Wallace en el párrafo sexcentésimo octogésimo quinto del Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*