Archivo de enero, 2015

Linneo burlado en el párrafo septingentésimo vigésimo tercero de El Origen de las Especies

 

Se permite en este párrafo el autor citar a Linneo, cosa que debería haber hecho en la primera página de su libro y no ahora. Según su costumbre, prefiere el autor citar a sus maestros para enmendarles la plana o corregirlos. Así hacía con Lamarck cuando, al indicar sus ideas principales no lo mencionaba y sin embargo  lo mencionaba al tratar de la generación espontánea, para criticarlo. Así,  ahora menciona  a Linneo también para quitarle mérito, para criticarlo. Repetimos: difícilmente puede hablar de diferencias entre afinidades reales y semejanzas analógicas un autor que no se ha tomado la molestia de distinguir y definir las categorías taxonómicas y para el cual especie es lo mismo que variedad.

 

Al final una frase para la antología:

La semejanza entre el lebrel y el caballo de carrera apenas es más caprichosa que las analogías que han encontrado algunos autores entre animales muy diferentes

 

 

723.

 

Among insects there are innumerable instances; thus Linnaeus, misled by external appearances, actually classed an homopterous insect as a moth. We see something of the same kind even with our domestic varieties, as in the strikingly similar shape of the body in the improved breeds of the Chinese and common pig, which are descended from distinct species; and in the similarly thickened stems of the common and specifically distinct Swedish turnip. The resemblance between the greyhound and race-horse is hardly more fanciful than the analogies which have been drawn by some authors between widely different animals.

 

Entre los insectos hay innumerables casos parecidos; así Linneo, engañado por las apariencias externas, clasificó positivamente un insecto homóptero como lepidóptero. Vemos algo de esto aun en nuestras variedades domésticas, como en la forma, llamativamente semejante, del cuerpo en las razas perfeccionadas de cerdo chino y cerdo común, que han descendido de especies diferentes, y en las raíces, de grueso semejante, del colinabo y del nabo de Suecia, que es específicamente distinto. La semejanza entre el lebrel y el caballo de carrera apenas es más caprichosa que las analogías que han encontrado algunos autores entre animales muy diferentes.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Siguiendo de nuevo a Lamarck, inteligentemente, en el párrafo septingentésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies

 

Comienza ahora una sección sobre semejanzas analógicas. Las semejanzas en la forma del cuerpo entre las ballenas y los peces, dice, son analógicas. Se dan otros ejemplos de semejanzas sin que haya proximidad. Todo esto no tiene ningún sentido en una obra en la que el autor no se ha molestado nada en describir las categorías taxonómicas pues no tenemos otro criterio que el de las categorías taxonómicas para distinguir si esta proximidad existe o no.

 

 

722.

 

ANALOGICAL RESEMBLANCES.

 

We can understand, on the above views, the very important distinction between real affinities and analogical or adaptive resemblances. Lamarck first called attention to this subject, and he has been ably followed by Macleay and others. The resemblance in the shape of the body and in the fin-like anterior limbs between dugongs and whales, and between these two orders of mammals and fishes, are analogical. So is the resemblance between a mouse and a shrew-mouse (Sorex), which belong to different orders; and the still closer resemblance, insisted on by Mr. Mivart, between the mouse and a small marsupial animal (Antechinus) of Australia. These latter resemblances may be accounted for, as it seems to me, by adaptation for similarly active movements through thickets and herbage, together with concealment from enemies.

 

Semejanzas analógicas. -Según las opiniones precedentes, podemos comprender la importantísima diferencia entre las afinidades reales y las semejanzas analógicas o de adaptación. Lamarck fue el primero que llamó la atención sobre este asunto, y ha sido inteligentemente seguido por Macleay y otros. Las semejanzas en la forma del cuerpo y en los miembros anteriores, en forma de aletas, que existe entre los dugongs y las ballenas, y entre estos dos órdenes de mamíferos y los peces, son semejanzas analógicas. También lo es la semejanza entre un ratón y una musaraña (Sorex) que pertenecen a órdenes diferentes, y la semejanza todavía mayor, sobre la cual ha insistido míster Mivart, entre el ratón y un pequeño marsupial (Antechinus) de Australia. Estas últimas semejanzas pueden explicarse, a mi parecer, por adaptación a movimientos activos similares, entre la hierba y los matorrales, y a ocultarse de los enemigos.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Con seguridad, más confusión en el párrafo septingentésimo vigésimo primero de El Origen de las Especies

Extraña situación la que se nos plantea al comienzo de este párrafo:

Podemos comprender por qué una especie, o un grupo de especies, puede separarse de sus afines en algunas de sus características más importantes, y, sin embargo, puede clasificarse con seguridad junto con ellas.

 

Puesto que si las especies son afines es seguro que, además de separarse por algunas características,  se unirán por otras. Pero la cosa sigue:

 

Esto puede hacerse con seguridad -y muchas veces se hace- mientras un número suficiente de caracteres, por poco importantes que sean, revela el oculto lazo de comunidad de origen

 

¿He leído bien? Veamos:

 

mientras un número suficiente de caracteres, por poco importantes que sean, revela el oculto lazo de comunidad de origen

 

 

No puede ser. Si hay caracteres que lo revelan, entonces la comunidad de origen no puede constituir ningún lazo oculto.

 

Pero la confusión sigue:

 

Supongamos dos formas que no tienen un solo carácter común; sin embargo, si estas formas extremas están unidas por una cadena de grupos intermedios, podemos deducir en seguida su comunidad de origen y colocarlas todas en una misma clase.

 

Pero…¿A qué formas se refiere?, ¿De qué estamos hablando?

 

721.

 

We can understand why a species or a group of species may depart from its allies, in several of its most important characteristics, and yet be safely classed with them. This may be safely done, and is often done, as long as a sufficient number of characters, let them be ever so unimportant, betrays the hidden bond of community of descent. Let two forms have not a single character in common, yet, if these extreme forms are connected together by a chain of intermediate groups, we may at once infer their community of descent, and we put them all into the same class. As we find organs of high physiological importance—those which serve to preserve life under the most diverse conditions of existence—are generally the most constant, we attach especial value to them; but if these same organs, in another group or section of a group, are found to differ much, we at once value them less in our classification. We shall presently see why embryological characters are of such high classificatory importance. Geographical distribution may sometimes be brought usefully into play in classing large genera, because all the species of the same genus, inhabiting any distinct and isolated region, are in all probability descended from the same parents.

 

Podemos comprender por qué una especie, o un grupo de especies, puede separarse de sus afines en algunas de sus características más importantes, y, sin embargo, puede clasificarse con seguridad junto con ellas. Esto puede hacerse con seguridad -y muchas veces se hace- mientras un número suficiente de caracteres, por poco importantes que sean, revela el oculto lazo de comunidad de origen. Supongamos dos formas que no tienen un solo carácter común; sin embargo, si estas formas extremas están unidas por una cadena de grupos intermedios, podemos deducir en seguida su comunidad de origen y colocarlas todas en una misma clase. Como encontramos que los órganos de gran importancia fisiológica -los que sirven para conservar la vida en las más diversas condiciones de existencia- son generalmente los más constantes, les atribuimos especial valor; pero si estos mismos órganos, en otro grupo o sección de un grupo, se ve que difieren mucho, en seguida les atribuimos menos valor en nuestra clasificación. Veremos en seguida por qué los caracteres embriológicos son de tanta importancia en la clasificación. La distribución geográfica puede a veces ser útilmente empleada al clasificar géneros extensos, porque todas las especies del mismo género, que viven en una región determinada y aislada, han descendido, según todas las probabilidades, de los mismos antepasados.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Usos inconscientes de un criterio en el párrafo septingentésimo vigésimo de El Origen de las Especies

 

Inconscientemente uno, es verdad, puede hacer muchas cosas. Muchísimas. Ahora bien no creo que nadie pueda, como dice el autor de este párrafo, utilizar inconscientemente un criterio para la clasificación. Cuando escribió esto debía estar muy distraído y desde luego, como hemos visto ya en varias ocasiones, nadie se tomó la molestia de corregirlo:

 

 

720.

 

As descent has universally been used in classing together the individuals of the same species, though the males and females and larvae are sometimes extremely different; and as it has been used in classing varieties which have undergone a certain, and sometimes a considerable amount of modification, may not this same element of descent have been unconsciously used in grouping species under genera, and genera under higher groups, all under the so-called natural system? I believe it has been unconsciously used; and thus only can I understand the several rules and guides which have been followed by our best systematists. As we have no written pedigrees, we are forced to trace community of descent by resemblances of any kind. Therefore, we choose those characters which are the least likely to have been modified, in relation to the conditions of life to which each species has been recently exposed. Rudimentary structures on this view are as good as, or even sometimes better than other parts of the organisation. We care not how trifling a character may be—let it be the mere inflection of the angle of the jaw, the manner in which an insect’s wing is folded, whether the skin be covered by hair or feathers—if it prevail throughout many and different species, especially those having very different habits of life, it assumes high value; for we can account for its presence in so many forms with such different habits, only by inheritance from a common parent. We may err in this respect in regard to single points of structure, but when several characters, let them be ever so trifling, concur throughout a large group of beings having different habits, we may feel almost sure, on the theory of descent, that these characters have been inherited from a common ancestor; and we know that such aggregated characters have especial value in classification.

 

Como el criterio de descendencia ha sido universalmente empleado al clasificar juntos los individuos de una misma especie, aun cuando los machos y hembras y larvas sean a veces sumamente diferentes, y como ha sido utilizado al clasificar variedades que han experimentado cierta modificación, considerable a veces, ¿no podría este mismo elemento de la descendencia haber sido utilizado inconscientemente al agrupar las especies en géneros y los géneros en grupos superiores, todos dentro del llamado sistema natural? Yo creo que ha sido usado inconscientemente, y sólo así puedo comprender las diferentes reglas y normas seguidas por nuestros mejores sistemáticos. Como no tenemos genealogías escritas, nos vemos forzados a deducir la comunidad de origen por semejanzas de todas clases. Sin embargo, escogemos aquellos caracteres que son lo menos a propósito para ser modificados, en relación con las condiciones de vida a que ha estado recientemente sometida cada especie. Las estructuras rudimentarias, desde este punto de vista, son tan buenas, y aun quizá mejores, que otras partes de la organización. No nos importa la insignificancia de un carácter -ya sea la simple inflexión del ángulo de la mandíbula, el modo como está plegada el ala de un insecto, el que la piel esté cubierta de pelo o de pluma-; si éste subsiste en muchas y diferentes especies, sobre todo en las que tienen costumbres muy diferentes, adquiere un gran valor, pues sólo por herencia de un antepasado común podemos explicar su presencia en tantas formas con costumbres tan diferentes. En este respecto podemos equivocarnos por lo que se refiere a puntos determinados de conformación; pero cuando varios caracteres, aunque sean insignificantes, concurren en todo un grupo grande de seres que tienen diferentes costumbres, podemos estar casi seguros, según la teoría de la descendencia, que estos caracteres han sido heredados de un antepasado común, y sabemos que estos conjuntos de caracteres tienen especial valor en la clasificación.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Fundamentos de la Historia Natural en el párrafo septingentésimo décimo noveno de El Origen de las Especies

Después de relatar, según su costumbre, algunos casos anecdóticos viene al autor a sorprendernos con las frases:

El naturalista incluye dentro de una especie los diferentes estados larvales de un mismo individuo, por mucho que puedan diferir entre sí y del individuo adulto, lo mismo que las llamadas generaciones alternantes de Steenstrup, que sólo en un sentido técnico pueden ser considerados como el mismo individuo. El naturalista incluye en la especie los monstruos y las variedades, no por su semejanza parcial con la forma madre, sino porque descienden de ella.

 

Y sobre todo con esta maravilla:

Por lo que se refiere a las especies en estado natural, todos los naturalistas han introducido de hecho la descendencia en sus clasificaciones; pues en el grado inferior, el de la especie, incluyen los dos sexos,

 

Todo lo cual confirma lo que decíamos al comentar el párrafo anterior:

Cualquier naturalista sabe que la especie se define porque es una unidad reproductiva. Las variedades, no lo son.

 

Y viene, por tanto a destacar las diferencias entre especies y variedades y la importancia del concepto de especie, en contra de opiniones contradictorias vertidas en numerosas ocasiones a lo largo de esta obra.

 

 

 

719.

 

With species in a state of nature, every naturalist has in fact brought descent into his classification; for he includes in his lowest grade, that of species, the two sexes; and how enormously these sometimes differ in the most important characters is known to every naturalist: scarcely a single fact can be predicated in common of the adult males and hermaphrodites of certain cirripedes, and yet no one dreams of separating them. As soon as the three Orchidean forms, Monachanthus, Myanthus, and Catasetum, which had previously been ranked as three distinct genera, were known to be sometimes produced on the same plant, they were immediately considered as varieties; and now I have been able to show that they are the male, female, and hermaphrodite forms of the same species. The naturalist includes as one species the various larval stages of the same individual, however much they may differ from each other and from the adult; as well as the so-called alternate generations of Steenstrup, which can only in a technical sense be considered as the same individual. He includes monsters and varieties, not from their partial resemblance to the parent-form, but because they are descended from it.

 

Por lo que se refiere a las especies en estado natural, todos los naturalistas han introducido de hecho la descendencia en sus clasificaciones; pues en el grado inferior, el de la especie, incluyen los dos sexos, y todo naturalista sabe lo enormemente que difieren éstos a veces en caracteres importantísimos; apenas puede enunciarse un solo carácter común a los machos adultos y a los hermafroditas de ciertos cirrípedos y, sin embargo, nadie sueña en separarlos. Tan luego como se supo que las tres formas de orquídea Monachanthus, Myanthus y Catasetum, que anteriormente se habían considerado como tres géneros distintos, eran producidas a veces en una misma planta, fueron consideradas inmediatamente como variedades, y actualmente he podido demostrar que son las formas masculina, femenina y hermafrodita de la misma especie. El naturalista incluye dentro de una especie los diferentes estados larvales de un mismo individuo, por mucho que puedan diferir entre sí y del individuo adulto, lo mismo que las llamadas generaciones alternantes de Steenstrup, que sólo en un sentido técnico pueden ser considerados como el mismo individuo. El naturalista incluye en la especie los monstruos y las variedades, no por su semejanza parcial con la forma madre, sino porque descienden de ella.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Vuelta a las variedades, vuelta a las palomas en el párrafo septingentésimo décimo octavo de El Origen de las Especies

 

El autor salta de una idea a su contraria. A lo largo de los sucesivos capítulos del libro ha intentado quitar importancia al concepto de especie equiparándolo con el de variedad.  La obra es larga, pero utilizando esta manera de escribir podría ser interminable…

 

Unos párrafos atrás, ya en el penúltimo capítulo pretendía dar importancia al concepto de especie, ahora hablando ahora de las variedades viene a decir:

 

Al clasificar las especies, se siguen casi las mismas reglas.

 

Lo cual es rotundamente falso. Cualquier naturalista sabe que la especie se define porque es una unidad reproductiva. Las variedades, no lo son.

 

 

 

 

 

718.

 

In confirmation of this view, let us glance at the classification of varieties, which are known or believed to be descended from a single species. These are grouped under the species, with the subvarieties under the varieties; and in some cases, as with the domestic pigeon, with several other grades of difference. Nearly the same rules are followed as in classifying species. Authors have insisted on the necessity of arranging varieties on a natural instead of an artificial system; we are cautioned, for instance, not to class two varieties of the pine-apple together, merely because their fruit, though the most important part, happens to be nearly identical; no one puts the Swedish and common turnip together, though the esculent and thickened stems are so similar. Whatever part is found to be most constant, is used in classing varieties: thus the great agriculturist Marshall says the horns are very useful for this purpose with cattle, because they are less variable than the shape or colour of the body, etc.; whereas with sheep the horns are much less serviceable, because less constant. In classing varieties, I apprehend that if we had a real pedigree, a genealogical classification would be universally preferred; and it has been attempted in some cases. For we might feel sure, whether there had been more or less modification, that the principle of inheritance would keep the forms together which were allied in the greatest number of points. In tumbler pigeons, though some of the subvarieties differ in the important character of the length of the beak, yet all are kept together from having the common habit of tumbling; but the short-faced breed has nearly or quite lost this habit; nevertheless, without any thought on the subject, these tumblers are kept in the same group, because allied in blood and alike in some other respects.

 

En confirmación de esta opinión echamos una ojeada a la clasificación de las variedades que se sabe o se cree que descienden de una sola especie. Las variedades se agrupan dentro de las especies y las subvariedades dentro de las variedades, y en algunos casos, como en el de la paloma doméstica, en otros varios grados de diferencia. Al clasificar las especies, se siguen casi las mismas reglas. Los autores han insistido acerca de la necesidad de agrupar las variedades según un sistema natural, en lugar de hacerlo según un sistema artificial; estamos prevenidos, por ejemplo, para no clasificar juntas dos variedades de piña, simplemente porque su fruto, a pesar de ser la parte más importante, ocurra que sea casi idéntico. Nadie coloca juntos el colinabo y el nabo de Suecia, aun cuando sus raíces gruesas y comestibles sean tan parecidas. Una parte, cualquiera que sea, que se ve que es muy constante se emplea para clasificar las variedades; así, el gran agricultor Marshall dice que los cuernos son útiles para este fin en el ganado vacuno porque son menos variables que la forma o el color del cuerpo, etc., mientras que en los carneros los cuernos son menos útiles para este objeto, por ser menos constantes. Al clasificar las variedades observo que, si tuviésemos una genealogía verdadera, la clasificación genealógica sería universalmente preferida, y ésta se ha intentado en algunos casos: podemos estar seguros de que -haya habido poca o mucha modificación- el principio de la herencia tiene que mantener juntas las formas que sean afines en el mayor número de puntos. En las palomas volteadoras, aun cuando algunas de las subvariedades difieren en el importante carácter de la longitud del pico, sin embargo, todas están unidas por tener la costumbre de dar volteretas; pero la raza de cara corta ha perdido esta costumbre por completo o casi por completo; a pesar de lo cual, sin reparar en este punto, estas volteadoras se conservan en el mismo grupo, por ser consanguíneas y parecidas por otros conceptos.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

El autor se mete a lingüista en el párrafo septingentésimo décimo séptimo de El Origen de las Especies

Desde su pretendida y falsa ingenuidad ahora el autor sueña:

Si poseyésemos una genealogía perfecta de la Humanidad…..

 

Entonces, nos dice:

 

…la distribución propia, y aun la única posible, sería siempre la genealógica, y ésta sería rigurosamente natural, porque enlazaría todas las lenguas vivas y muertas mediante sus mayores afinidades y daría la filiación y origen de cada lengua

 

 

Y es que constantemente el autor está cayendo en el mismo error: Introducir la conclusión (arbitraria) a la que desea llegar entre sus premisas.

 

Así:

 

Si poseyésemos una genealogía perfecta de la Humanidad, entonces la distribución de las lenguas sería genealógica.

 

Sin duda. Pero: ¿Y si no fuese posible tal genealogía perfecta?

 

 

 

 

717.

 

It may be worth while to illustrate this view of classification, by taking the case of languages. If we possessed a perfect pedigree of mankind, a genealogical arrangement of the races of man would afford the best classification of the various languages now spoken throughout the world; and if all extinct languages, and all intermediate and slowly changing dialects, were to be included, such an arrangement would be the only possible one. Yet it might be that some ancient languages had altered very little and had given rise to few new languages, whilst others had altered much owing to the spreading, isolation and state of civilisation of the several co-descended races, and had thus given rise to many new dialects and languages. The various degrees of difference between the languages of the same stock would have to be expressed by groups subordinate to groups; but the proper or even the only possible arrangement would still be genealogical; and this would be strictly natural, as it would connect together all languages, extinct and recent, by the closest affinities, and would give the filiation and origin of each tongue.

 

Valdría la pena de explicar este modo de considerar esta clasificación tomando el caso de las lenguas. Si poseyésemos una genealogía perfecta de la Humanidad, el árbol genealógico de las razas humanas nos daría la mejor clasificación de las diferentes lenguas que hoy se hablan en todo el mundo, y si hubiesen de incluirse todas las lenguas muertas y todos los dialectos intermedios que lentamente cambian, este ordenamiento sería el único posible. Sin embargo, podría ser que algunas lenguas antiguas se hubiesen alterado muy poco y hubiesen dado origen a un corto número de lenguas vivas, mientras que otras se hubiesen alterado mucho, debido a la difusión, aislamiento y grado de civilización de las diferentes razas codescendientes, y de este modo hubiesen dado origen a muchos nuevos dialectos y lenguas. Los diversos grados de diferencia entre las lenguas de un mismo tronco tendrían que expresarse mediante grupos subordinados a otros grupos; pero la distribución propia, y aun la única posible, sería siempre la genealógica, y ésta sería rigurosamente natural, porque enlazaría todas las lenguas vivas y muertas mediante sus mayores afinidades y daría la filiación y origen de cada lengua.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: , ,

Explicándose por fin en el párrafo septingentésimo décimo sexto de El Origen de las Especies

Lo que el autor no ha hecho en los setecientos quince párrafos precedentes promete hacerlo ahora. Así, quien acaba de decirnos dos párrafos atrás esto:

 

por lo que se refiere al valor relativo de los diferentes grupos de especies, tales como órdenes, subórdenes, familias, subfamilias y géneros, me parece, por lo menos actualmente, casi arbitrario

 

Y en el párrafo anterior esto:

 

pues toda clasificación verdadera es genealógica;

 

Y esto otro:

 

..que la comunidad de descendencia es el lazo oculto que los naturalistas han estado buscando inconscientemente

 

Ahora viene y nos explica las bases de la clasificación. Uno comprende entonces que Agassiz, que era una buena persona, hubiera reaccionado enérgicamente frente a esta invasión.

 

Y lo que es peor, vuelve para su explicación al cuadro imaginario que había pintado en el capítulo fundamental de su libro, ese en el que pretenciá definir la Selección Natural, y recordando ese cuadro imaginario nos dice ahora:

 

pueden todos ser llamados primos en el mismo millonésimo grado,…

 

Efectivamente, todos podemos llamarnos primos en el millonésimo grado, pero más que por nuestro supuesto parentesco, por nuestra credulidad y la facilidad para manipularnos.

 

 

 

 

716.

 

But I must explain my meaning more fully. I believe that the ARRANGEMENT of the groups within each class, in due subordination and relation to each other, must be strictly genealogical in order to be natural; but that the AMOUNT of difference in the several branches or groups, though allied in the same degree in blood to their common progenitor, may differ greatly, being due to the different degrees of modification which they have undergone; and this is expressed by the forms being ranked under different genera, families, sections or orders. The reader will best understand what is meant, if he will take the trouble to refer to the diagram in the fourth chapter. We will suppose the letters A to L to represent allied genera existing during the Silurian epoch, and descended from some still earlier form. In three of these genera (A, F, and I) a species has transmitted modified descendants to the present day, represented by the fifteen genera (a14 to z14) on the uppermost horizontal line. Now, all these modified descendants from a single species are related in blood or descent in the same degree. They may metaphorically be called cousins to the same millionth degree, yet they differ widely and in different degrees from each other. The forms descended from A, now broken up into two or three families, constitute a distinct order from those descended from I, also broken up into two families. Nor can the existing species descended from A be ranked in the same genus with the parent A, or those from I with parent I. But the existing genus F14 may be supposed to have been but slightly modified, and it will then rank with the parent genus F; just as some few still living organisms belong to Silurian genera. So that the comparative value of the differences between these organic beings, which are all related to each other in the same degree in blood, has come to be widely different. Nevertheless, their genealogical ARRANGEMENT remains strictly true, not only at the present time, but at each successive period of descent. All the modified descendants from A will have inherited something in common from their common parent, as will all the descendants from I; so will it be with each subordinate branch of descendants at each successive stage. If, however, we suppose any descendant of A or of I to have become so much modified as to have lost all traces of its parentage in this case, its place in the natural system will be lost, as seems to have occurred with some few existing organisms. All the descendants of the genus F, along its whole line of descent, are supposed to have been but little modified, and they form a single genus. But this genus, though much isolated, will still occupy its proper intermediate position. The representation of the groups as here given in the diagram on a flat surface, is much too simple. The branches ought to have diverged in all directions. If the names of the groups had been simply written down in a linear series the representation would have been still less natural; and it is notoriously not possible to represent in a series, on a flat surface, the affinities which we discover in nature among the beings of the same group. Thus, the natural system is genealogical in its arrangement, like a pedigree. But the amount of modification which the different groups have undergone has to be expressed by ranking them under different so-called genera, subfamilies, families, sections, orders, and classes.

 

Pero debo explicar más completamente mi pensamiento. Creo yo que la ordenación de los grupos dentro de cada clase, con la debida subordinación y relación mutuas, para que sea natural, debe ser rigurosamente genealógica; pero que la cantidad de diferencia en las diferentes ramas o grupos, aun cuando sean parientes en el mismo grado de consanguinidad con su antepasado común, puede diferir mucho, siendo esto debido a los diferentes grados de modificación que hayan experimentado, y esto se expresa clasificando las formas en diferentes géneros, familias, secciones y órdenes. El lector comprenderá mejor lo que se pretende decir si se toma la molestia de recurrir al cuadro del capítulo IV. Supondremos que las letras A a L representan géneros afines que existieron durante la época silúrica, descendientes de alguna forma aun más antigua. En tres de estos géneros (A, F e I), una especie ha transmitido hasta la actualidad descendientes modificados, representados por los quince géneros (a14 a z14) de la línea superior horizontal. Ahora bien; todos estos descendientes modificados de una sola especie están relacionados en igual grado por la sangre o descendencia; metafóricamente, pueden todos ser llamados primos en el mismo millonésimo grado, y, sin embargo, se diferencian mucho y en diferente medida unos de otros. Las formas descendientes de A, separadas ahora en dos o tres familias, constituyen un orden distinto de los descendientes de I, divididas también en dos familias. Tampoco las especies vivientes que descienden de A pueden ser clasificadas en el mismo género que el antepasado A, ni las descendientes de I en el mismo género que su antepasado I. Pero el género viviente f14 puede suponerse que se ha modificado muy poco, y entonces se clasificará en un género con su antepasado F, del mismo modo que un corto número de organismos todavía vivientes pertenecen a géneros silúricos. De manera que ha llegado a ser muy diverso el valor relativo de las diferencias entre estos seres orgánicos, que están todos mutuamente relacionados por el mismo grado de consanguinidad. Sin embargo, su ordenación genealógica permanece rigurosamente exacta, no sólo en la actualidad, sino en todos los períodos genealógicos sucesivos. Todos los descendientes de A habrán heredado algo en común de su común antepasado, lo mismo que todos los descendientes de I; lo mismo ocurrirá en cada rama secundaria de descendientes y en cada período sucesivo. Sin embargo, si suponemos que un descendiente de A o de I se ha llegado a modificar tanto que ha perdido todas las huellas de su parentesco, en este caso se habrá perdido su lugar en el sistema natural, como parece haber ocurrido con algunos organismos vivientes. Todos los descendientes del género F en la totalidad de su línea de descendencia se supone que se han modificado muy poco y que forman un solo género; pero este género, aunque muy aislado, ocupará todavía su propia posición intermedia. La representación de los grupos, tal como se da en el cuadro, sobre una superficie plana es demasiado simple. Las ramas tendrían que haber divergido en todas direcciones. Si los nombres de los grupos hubiesen sido escritos simplemente en serie lineal, la representación habría sido todavía menos natural, y evidentemente es imposible representar en una serie o en una superficie plana las afinidades que descubrimos en la naturaleza entre los seres del mismo grupo. Así, pues, el sistema natural es genealógico en su ordenación, como un árbol genealógico; pero la cantidad de modificación que han experimentado los diferentes grupos no pueden expresarse distribuyéndolos en los que se llaman géneros, sublanzilias, familias, secciones, órdenes y clases.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Sin engañarse uno mucho en el párrafo septingentésimo décimo quinto de El Origen de las Especies

La introducción en este párrafo de esta expresión es verdaderamente illustrativa:

 

Si no me engaño mucho… (if I do not greatly deceive myself…)

 

Pues es evidente que el autor se engaña mucho, lo cual no es grave, lo grave es que haya engañado a sus lectores.

 

 

 

 

715.

 

All the foregoing rules and aids and difficulties in classification may be explained, if I do not greatly deceive myself, on the view that the natural system is founded on descent with modification—that the characters which naturalists consider as showing true affinity between any two or more species, are those which have been inherited from a common parent, all true classification being genealogical—that community of descent is the hidden bond which naturalists have been unconsciously seeking, and not some unknown plan of creation, or the enunciation of general propositions, and the mere putting together and separating objects more or less alike.

 

Todas las precedentes reglas y medios y dificultades en la clasificación pueden explicarse, si no me engaño mucho, admitiendo que el sistema natural está fundado en la descendencia con modificación; que los caracteres que los naturalistas consideran como demostrativos de verdadera afinidad entre dos o más especies son los que han sido heredados de un antepasado común, pues toda clasificación verdadera es genealógica; que la comunidad de descendencia es el lazo oculto que los naturalistas han estado buscando inconscientemente, y no un plan desconocido de creación o el enunciado de proposiciones generales al juntar y separar simplemente objetos más o menos semejantes.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Disparate y falta de respeto en el párrafo septingentésimo décimo cuarto de El Origen de las Especies

 

 

Por su ignorancia y desprecio del trabajo ajeno. Por ser una falta de respeto para la labor de la taxonomía, y de la tarea de autores como Linneo, cuvier, Agassiz, etc, etc., es inconcebible, increíble que esto permanezca escrito:

 

 

 

 

 

714.

Finally, with respect to the comparative value of the various groups of species, such as orders, suborders, families, subfamilies, and genera, they seem to be, at least at present, almost arbitrary. Several of the best botanists, such as Mr. Bentham and others, have strongly insisted on their arbitrary value. Instances could be given among plants and insects, of a group first ranked by practised naturalists as only a genus, and then raised to the rank of a subfamily or family; and this has been done, not because further research has detected important structural differences, at first overlooked, but because numerous allied species, with slightly different grades of difference, have been subsequently discovered.

 

Finalmente, por lo que se refiere al valor relativo de los diferentes grupos de especies, tales como órdenes, subórdenes, familias, subfamilias y géneros, me parece, por lo menos actualmente, casi arbitrario. Algunos de los mejores botánicos, como míster Bentham y otros, han insistido mucho sobre su valor arbitrario. Podría citarse ejemplos, en las plantas e insectos, de un grupo considerado al principio por naturalistas experimentados sólo como género, y luego elevado a la categoría de subfamilia o familia, y esto se ha hecho, no porque nuevas investigaciones hayan descubierto diferencias importantes de conformación que al pronto pasaron inadvertidas, sino porque se han descubierto después numerosas especies afines con pequeños grados de diferencia.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: