Archivo de febrero 23rd, 2015

Veamos ahora algo de morfología en el párrafo septingentésimo trigésimo noveno de El Origen de las Especies

Para discutir acerca de El Origen de las Especies, cuando ya hemos hablado de lucha, de competición, de los trabajos de los ganaderos, de los granjeros y una multitud de ejemplos de la cría de palomas. Cuando ya se ha discutido la gris y triste teoría de Malthus, que se ha presentado como base de toda teoría; entonces,… Es entonces cuando parece llegado el momento de hablar algo de morfología. Algo serio,  como por ejemplo:

 

  1. Hemos visto que los miembros de una misma clase, independientemente de sus costumbres, se parecen en el plan general de su organización.
  2. Esta semejanza se expresa frecuentemente por el término unidad de tipo o diciendo que las diversas partes y órganos son homólogos en las distintas especies de la clase.
  3. Esta semejanza se expresa frecuentemente por el término unidad de tipo o diciendo que las diversas partes y órganos son homólogos en las distintas especies de la clase. Todo el asunto se comprende con denominación general de Morfología. Es ésta una de las partes más interesantes de la Historia Natural, y casi puede decirse que es su verdadera esencia.

 

Exacto Mr Darwin. Está usted en lo cierto. La morfología es sin duda la verdadera esencia de la Historia Natural. Puede usted proclamarlo a los cuatro vientos. No la lucha por la supervivencia. No las aburridas y grises teorías del clérigo Malthus. No el trabajo de los criadores de palomas. La morfología que usted tiene la desfachatez de abordar en el párrafo septingentésimo trigésimo noveno de su insoportable obra.

 

 

 

739.

 

MORPHOLOGY.

 

We have seen that the members of the same class, independently of their habits of life, resemble each other in the general plan of their organisation. This resemblance is often expressed by the term “unity of type;” or by saying that the several parts and organs in the different species of the class are homologous. The whole subject is included under the general term of Morphology. This is one of the most interesting departments of natural history, and may almost be said to be its very soul. What can be more curious than that the hand of a man, formed for grasping, that of a mole for digging, the leg of the horse, the paddle of the porpoise, and the wing of the bat, should all be constructed on the same pattern, and should include similar bones, in the same relative positions? How curious it is, to give a subordinate though striking instance, that the hind feet of the kangaroo, which are so well fitted for bounding over the open plains—those of the climbing, leaf-eating koala, equally well fitted for grasping the branches of trees—those of the ground-dwelling, insect or root-eating, bandicoots—and those of some other Australian marsupials—should all be constructed on the same extraordinary type, namely with the bones of the second and third digits extremely slender and enveloped within the same skin, so that they appear like a single toe furnished with two claws. Notwithstanding this similarity of pattern, it is obvious that the hind feet of these several animals are used for as widely different purposes as it is possible to conceive. The case is rendered all the more striking by the American opossums, which follow nearly the same habits of life as some of their Australian relatives, having feet constructed on the ordinary plan. Professor Flower, from whom these statements are taken, remarks in conclusion: “We may call this conformity to type, without getting much nearer to an explanation of the phenomenon;” and he then adds “but is it not powerfully suggestive of true relationship, of inheritance from a common ancestor?”

 

Morfología

Hemos visto que los miembros de una misma clase, independientemente de sus costumbres, se parecen en el plan general de su organización. Esta semejanza se expresa frecuentemente por el término unidad de tipo o diciendo que las diversas partes y órganos son homólogos en las distintas especies de la clase. Todo el asunto se comprende con denominación general de Morfología. Es ésta una de las partes más interesantes de la Historia Natural, y casi puede decirse que es su verdadera esencia. ¿Qué puede haber más curioso que el que la mano del hombre, hecha para coger; la del topo, hecha para minar; la pata del caballo, la aleta de la marsopa y el ala de un murciélago, estén todas construidas según el mismo patrón y encierren huesos semejantes en las mismas posiciones relativas? ¡Qué curioso es -para dar un ejemplo menos importante, aunque llamativo- que las patas posteriores del canguro, tan bien adaptadas para saltar en llanuras despejadas; las del coala, trepador que se alimenta de hojas, igualmente bien adaptado para agarrarse a las ramas de los árboles; las de los bandicuts, que viven bajo tierra y se alimentan de insectos o raíces, y las de algunos otros marsupiales australianos, estén constituídas todas según el mismo tipo extraordinario, o sea con los huesos del segundo y tercer dedos sumamente delgados y envueltos por una misma piel, de manera que parecen como un solo dedo, provisto de dos uñas! A pesar de esta semejanza de modelo, es evidente que las patas posteriores de estos varios animales son usadas para fines tan diferentes como pueda imaginarse. Hacen que sea notabilisimo el caso las zarigüellas de América, que, teniendo casi las mismas costumbres que muchos de sus parientes australianos, tienen los pies construídos según el plan ordinario. El profesor Flower, de quien están tomados estos datos, hace observar en conclusión: «Podemos llamar esto conformidad con el tipo, sin acercarnos mucho a una explicación del fenómeno», y luego añade: «pero ¿no sugiere poderosamente la idea de verdadero parentesco, de herencia de un antepasado común?»

Lectura aconsejada:

Etiquetas: