Cerebro encerrado en el párrafo septingentésimo cuadragésimo cuarto de El Origen de las Especies

Leemos aquí:

¡Qué inexplicables son estos casos de homologías de serie dentro de la teoría ordinaria de la creación!

Pero todavía no ha definido en qué consiste la teoría ordinaria de la creación, ni quien la ha expuesto. Dónde podría uno acudir para entender de qué se trata. Entretanto la utiliza como chivo expiatorio para atribuirle todo aquello que no cuadra, operación con la cual piensa erróneamente estar construyendo una teoría científica.

 

Demasiadas preguntas quedan sin contestar en este párrafo. No sabemos si encontrarán una solución, si no la encontrarán o si la encontrarán hasta cierto punto, es decir según el estilo ambigüo que es habitual en nuestra obra…

 

744.

 

How inexplicable are the cases of serial homologies on the ordinary view of creation! Why should the brain be enclosed in a box composed of such numerous and such extraordinarily shaped pieces of bone apparently representing vertebrae? As Owen has remarked, the benefit derived from the yielding of the separate pieces in the act of parturition by mammals, will by no means explain the same construction in the skulls of birds and reptiles. Why should similar bones have been created to form the wing and the leg of a bat, used as they are for such totally different purposes, namely flying and walking? Why should one crustacean, which has an extremely complex mouth formed of many parts, consequently always have fewer legs; or conversely, those with many legs have simpler mouths? Why should the sepals, petals, stamens, and pistils, in each flower, though fitted for such distinct purposes, be all constructed on the same pattern?

 

¡Qué inexplicables son estos casos de homologías de serie dentro de la teoría ordinaria de la creación! ¿Por qué ha de estar el cerebro encerrado en una caja compuesta de piezas óseas tan numerosas y de formas tan sumamente diferentes que parecen representar vértebras? Como Owen ha hecho observar, la ventaja que resulta de que las piezas separadas cedan en el acto del parto en los mamíferos no explica en modo alguno la misma construcción en los cráneos de las aves y reptiles. ¿Por qué habrían sido creados huesos semejantes para formar el ala y la pata de un murciélago, utilizados como lo son para fines completamente diferentes, a saber: volar y andar? ¿Por qué un crustáceo, que tiene un aparato bucal sumamente complicado, formado de muchas partes, ha de tener siempre, en consecuencia, menos patas, o, al revés, los que tienen muchas patas han de tener aparatos bucales más simples? ¿Por qué en todas las flores los sépalos, pétalos, estambres y pistilos, aunque adecuados a tan distintos fines, han de estar construidos según el mismo modelo?

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Por fin Linneo, y otros naturalistas, en el septingentésimo cuarto párrafo de El Origen de las Especies
  2. Final feliz con el mayor disparate de la historia de la ciencia en el párrafo septingentésimo primero del Origen de las Especies
  3. De nuevo una falsa disyuntiva en el párrafo septingentésimo trigésimo cuarto de El Origen de las Especies
  4. Falacias para terminar capítulo en el párrafo sexcentésimo vigésimo cuarto del Origen de las Especies
  5. Diferentes tipos de caracteres en el párrafo septingentésimo vigésimo cuarto de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*