Archivo de marzo 11th, 2015

Descubrimientos de Wagner en el párrafo septingentésimo quincuagésimo de El Origen de las Especies

Se refiere aquí el autor al descubrimiento que mencionaba en el párrafo anterior. No a la historia de las efémeras, que mudan veinte veces; ni a la del coral que produce medusas. Se refiere al caso que indicaba al final del párrafo:

 

…larva o gusano de un díptero, la Cecidomyia, que produce asexualmente otras larvas, y éstas, otras, que finalmente se desarrollan convirtiéndose en machos y hembras adultos que propagan su especie por huevos del modo ordinario

 

Cuando hizo Wagner su descubrimiento, indica el autor que le preguntaron a él:

 

..me preguntaron cómo era posible explicar el que la larva de este díptero hubiera adquirido la facultad de reproducirse asexualmente.

 

No sabemos quién le haría la pregunta. Tal vez Huxley o Lyell, o algún otro amigo. Quizás su cocinera o el ama de llaves.  Nos quedamos con la duda. Afortunadament pronto vino Grimm a encontrar otro caso semejante, y así, anécdota tras anécdota, vamos superando estos párrafos finales dedicados al desarrollo, un proceso que resulta incómodo y poco familiar al autor de este curioso tratado, quien se dedica a uno de sus ejercicios favoritos: el detallamiento. A base de escribir y escribir detalles sobre los procesos biológicos más remotos, a base de mencionar las especies más exóticas y toda una plétora de autores más y menos conocidos (argumentos ad hominem), va consiguiendo distraer la atención del lector para que este olvide el gran disparate que le está introduciendo a modo de lavado de cerebro.

 

750.

 

It may be worth notice that when Wagner’s remarkable discovery was first announced, I was asked how was it possible to account for the larvae of this fly having acquired the power of a sexual reproduction. As long as the case remained unique no answer could be given. But already Grimm has shown that another fly, a Chironomus, reproduces itself in nearly the same manner, and he believes that this occurs frequently in the order. It is the pupa, and not the larva, of the Chironomus which has this power; and Grimm further shows that this case, to a certain extent, “unites that of the Cecidomyia with the parthenogenesis of the Coccidae;” the term parthenogenesis implying that the mature females of the Coccidae are capable of producing fertile eggs without the concourse of the male. Certain animals belonging to several classes are now known to have the power of ordinary reproduction at an unusually early age; and we have only to accelerate parthenogenetic reproduction by gradual steps to an earlier and earlier age—Chironomus showing us an almost exactly intermediate stage, viz., that of the pupa—and we can perhaps account for the marvellous case of the Cecidomyia.

 

Conviene advertir que cuando se anunció por vez primera el notable descubrimiento de Wagner me preguntaron cómo era posible explicar el que la larva de este díptero hubiera adquirido la facultad de reproducirse asexualmente. Mientras que el caso fue único, no podía darse respuesta alguna. Pero Grimm ha demostrado ya que otro díptero, un Chironomus, se reproduce casi de la misma manera, y cree que esto ocurre frecuentemente en el orden. Es la pupa, y no la larva, del Chironomus la que tiene esta facultad, y Grimm señala además que este caso, hasta cierto punto, «une el de la Cecidomyia con la partenogénesis de los cóccidos»; pues la palabra partenogénesis implica que las hembras adultas de los cóccidos son capaces de producir huevos fecundos sin el concurso del macho. De ciertos animales pertenecientes a diferentes clases se sabe que tienen la facultad de reproducirse del modo ordinario a una edad extraordinariamente temprana, y no tenemos mas que adelantar la reproducción partenogenésica por pasos graduales hasta una edad cada vez más temprana -el Chironomus nos muestra un estado casi exactamente intermedio, el de pupa- y podemos quizá explicar el caso maravilloso de la Cecidomyia.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: