Archivo de marzo 26th, 2015

La paloma como paradigma en el párrafo septingentésimo sexagésimo primero de El Origen de las Especies

Vista la incapacidad para enfrentar algunas cuestiones relacionadas con el desarrollo de los animales, vuelve el autor por sus fueros según nos tiene acostumbrados y dedica unas líneas a su tema favorito al que ya dedicara buena parte de los primeros capítulos: la cría de palomas, tema en el cual sus conocimientos no tienen parangón.

 

761.

 

As we have conclusive evidence that the breeds of the Pigeon are descended from a single wild species, I compared the young pigeons within twelve hours after being hatched. I carefully measured the proportions (but will not here give the details) of the beak, width of mouth, length of nostril and of eyelid, size of feet and length of leg, in the wild parent species, in pouters, fantails, runts, barbs, dragons, carriers, and tumblers. Now, some of these birds, when mature, differ in so extraordinary a manner in the length and form of beak, and in other characters, that they would certainly have been ranked as distinct genera if found in a state of nature. But when the nestling birds of these several breeds were placed in a row, though most of them could just be distinguished, the proportional differences in the above specified points were incomparably less than in the full-grown birds. Some characteristic points of difference—for instance, that of the width of mouth—could hardly be detected in the young. But there was one remarkable exception to this rule, for the young of the short-faced tumbler differed from the young of the wild rock-pigeon, and of the other breeds, in almost exactly the same proportions as in the adult stage.

 

Como tenemos pruebas concluyentes de que las razas de la paloma han descendido de una sola especie salvaje, comparé los pichones a las doce horas de haber salido del huevo. Medí cuidadosamente las proporciones -aunque no se darán aquí con detalle- del pico, anchura de la boca, largo del orificio nasal y del párpado, tamaño de los pies y longitud de las patas en la especie madre salvaje, buchonas, colipavos, runts, barbs, dragons, mensajeras inglesas y volteadoras. Ahora bien; algunas de estas aves, de adultas, difieren de modo tan extraordinario en la longitud y forma del pico y en otros caracteres, que seguramente habrían sido clasificadas como géneros distintos si hubiesen sido encontradas en estado natural; pero puestos en serie los pichones de nido de estas diferentes clases, aunque en la mayor parte de ellos se podían distinguir justamente las diferencias proporcionales en los caracteres antes señalados, eran incomparablemente menores que en las palomas completamente desarrolladas. Algunos puntos diferenciales característicos -por ejemplo, el de la anchura de la boca- apenas podían descubrirse en los pichones; pero hubo una excepción notable de esta regla, pues los pichones de la volteadora, de cara corta, se diferenciaban de los pichones de la paloma silvestre y de las otras castas casi exactamente en las mismas proporciones que en estado adulto.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: