Archivo de abril, 2015

Barbaridad en el párrafo septingentésimo octogésimo sexto de El Origen de las Especies

El texto de este párrafo introductorio del capítulo final constituye una barbaridad sin parangón en la historia de la Ciencia. Quienes defienden la teoría de selección natural demuestran que no lo han leído.

 

Que La verdad de ciertas proposiciones no pueda ser discutida, como indica al final del párrafo no prueba que esas proposiciones expliquen nada. La ciencia no trata de verdades sino de explicaciones.

 

 

786

 

That many and serious objections may be advanced against the theory of descent with modification through variation and natural selection, I do not deny. I have endeavoured to give to them their full force. Nothing at first can appear more difficult to believe than that the more complex organs and instincts have been perfected, not by means superior to, though analogous with, human reason, but by the accumulation of innumerable slight variations, each good for the individual possessor. Nevertheless, this difficulty, though appearing to our imagination insuperably great, cannot be considered real if we admit the following propositions, namely, that all parts of the organisation and instincts offer, at least individual differences—that there is a struggle for existence leading to the preservation of profitable deviations of structure or instinct—and, lastly, that gradations in the state of perfection of each organ may have existed, each good of its kind. The truth of these propositions cannot, I think, be disputed.

 

 

 

No niego que pueden hacerse muchas y graves objeciones a la teoría de la descendencia con modificación, mediante variación y selección natural. Me he esforzado en dar a estas objeciones toda su fuerza. Nada puede parecer al pronto más difícil de creer que el que los órganos e instintos más complejos se han formado, no por medios superiores -aunque análogos- a la razón humana, sino por la acumulación de pequeñas variaciones innumerables, cada una de ellas buena para el individuo que la poseía. Sin embargo, esta dificultad, aunque aparezca a nuestra imaginación como insuperablemente grande, no puede ser considerada como real si admitirnos las proposiciones siguientes: que todas las partes del organismo y todos los instintos ofrecen diferencias, por lo menos, individuales; que hay una lucha por la existencia que lleva a la conservación de las modificaciones provechosas de estructura o instinto, y, finalmente, que pueden haber existido gradaciones en el estado de perfección de todo órgano, buena cada una dentro de su clase. La verdad de estas proposiciones no puede, creo yo, ser discutida.

 

 

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Finalmente, un poco más de confusión para apoyar el dogma en el párrafo septingentésimo octogésimo quinto de El Origen de las Especies

Párrafo breve pero revelador: Todos, especies, géneros y familias; todos descienden de antepasados comunes. Pero, atención: Todos pero cada uno dentro de su propia clase o grupo. Fuera de su propia clase o grupo, no.

785.

 

Finally, the several classes of facts which have been considered in this chapter, seem to me to proclaim so plainly, that the innumerable species, genera and families, with which this world is peopled, are all descended, each within its own class or group, from common parents, and have all been modified in the course of descent, that I should without hesitation adopt this view, even if it were unsupported by other facts or arguments.

 

 Finalmente; las diferentes clases de hechos que se han considerado en este capítulo me parece que proclaman tan claramente que las innumerables especies, géneros y familias de que está poblada la Tierra han descendido todos, cada uno dentro de su propia clase o grupo, de antepasados comunes, y que se han modificado todos en las generaciones sucesivas, que yo adoptaría sin titubeo esta opinión, aun cuando no se apoyase en otros hechos o razones.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Comprendiendo los hechos principales de la embriología en el párrafo septingentésimo octogésimo cuarto de El Origen de las Especies

Sin haber estudiado medicina, botánica ni disciplina alguna de la historia natural; sin haber tenido carrera académica alguna, el autor nos descubre la ley principal de la evolución, que, como todo el mundo sabe es la selección natural o supervivencia de los más aptos. Llamada también ley de sálvese quien pueda, tautología, oxímoron fundacional, fantasma semántico y flatus vocis. No contento con tamaña aportación a la ciencia, en este párrafo el autor reclama para sí mayor gloria: la comprensión de los hechos principales de la embriología. Basándonos, eso sí, en la selección naural, fantasma semántico o flatus vocis. No se lo pierdan.

 

 

 

784.

 

On the principle of successive slight variations, not necessarily or generally supervening at a very early period of life, and being inherited at a corresponding period, we can understand the leading facts in embryology; namely, the close resemblance in the individual embryo of the parts which are homologous, and which when matured become widely different in structure and function; and the resemblance of the homologous parts or organs in allied though distinct species, though fitted in the adult state for habits as different as is possible. Larvae are active embryos, which have become specially modified in a greater or less degree in relation to their habits of life, with their modifications inherited at a corresponding early age. On these same principles, and bearing in mind that when organs are reduced in size, either from disuse or through natural selection, it will generally be at that period of life when the being has to provide for its own wants, and bearing in mind how strong is the force of inheritance—the occurrence of rudimentary organs might even have been anticipated. The importance of embryological characters and of rudimentary organs in classification is intelligible, on the view that a natural arrangement must be genealogical.

 

Según el principio de las ligeras variaciones sucesivas, que no ocurren, necesaria ni generalmente, en un período muy temprano de la vida, y que son heredadas en el período correspondiente, podemos comprender los hechos principales de la embriología, a saber: la gran semejanza, en el individuo en estado embrionario, de las partes que son homólogas, y que al llegar al estado adulto son muy diferentes en conformación y funciones; y la semejanza de las partes u órganos homólogos en especies afines, pero distintas, aun cuando estén adaptados en estado adulto a funciones lo más diferente posibles. Las larvas son embriones activos, que se han modificado especialmente, en mayor o menor grado, en relación con sus costumbres, habiendo heredado sus modificaciones en una edad temprana correspondiente. Según estos mismos principios -teniendo presente que cuando los órganos se reducen de tamaño, ya por desuso, ya por selección natural, esto ocurrirá generalmente en aquel período de la vida en que el ser tiene que proveer a sus propias necesidades, y teniendo presente cuán poderosa es la fuerza de la herencia-, la existencia de órganos rudimentarios pudo incluso haber sido prevista. La importancia de los caracteres embriológicos y de los órganos rudimentarios en la clasificación se comprende según la opinión de que una ordenación natural debe ser genealógica.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Modestia aparte en el párrafo septingentésimo octogésimo tercero de El Origen de las Especies

Aquí el autor es más claro. Al eliminar la expresión selección natural, todo se vuelve más limpio. El contenido es escaso, pero al menos no hay expresiones incorrectas.

 

783.

 

On this same view of descent with modification, most of the great facts in Morphology become intelligible—whether we look to the same pattern displayed by the different species of the same class in their homologous organs, to whatever purpose applied, or to the serial and lateral homologies in each individual animal and plant.

 

Según esta misma teoría de la descendencia con modificación, la mayor parte de los hechos principales de la morfología se hacen inteligibles, ya si consideramos el mismo plan desarrollado en los órganos homólogos de las diferentes especies de la misma clase, cualquiera que sea la función a que se destinen, ya si consideramos las homologías laterales o de serie en cada animal o vegetal.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Todo lo que he intentado demostrar en el párrafo septingentésimo octogésimo segundo de El Origen de las Especies

El contenido del párrafo con el que comienza el resúmen de este capítulo es ciertamente ambicioso.

Su lectura produce agobio, su contenido resulta excesivo; en particular la mención que hace a la selección natural. Si alguien me pidiese consejo, empezaría por suprimir dicha mención. El párrafo sigue siendo excesivamente complicado y retorcido, pero quedaría, al menos, más limpio.

 

 

 

782.

 

SUMMARY.

 

In this chapter I have attempted to show that the arrangement of all organic beings throughout all time in groups under groups—that the nature of the relationships by which all living and extinct organisms are united by complex, radiating, and circuitous lines of affinities into a few grand classes—the rules followed and the difficulties encountered by naturalists in their classifications—the value set upon characters, if constant and prevalent, whether of high or of the most trifling importance, or, as with rudimentary organs of no importance—the wide opposition in value between analogical or adaptive characters, and characters of true affinity; and other such rules—all naturally follow if we admit the common parentage of allied forms, together with their modification through variation and natural selection, with the contingencies of extinction and divergence of character. In considering this view of classification, it should be borne in mind that the element of descent has been universally used in ranking together the sexes, ages, dimorphic forms, and acknowledged varieties of the same species, however much they may differ from each other in structure. If we extend the use of this element of descent—the one certainly known cause of similarity in organic beings—we shall understand what is meant by the Natural System: it is genealogical in its attempted arrangement, with the grades of acquired difference marked by the terms, varieties, species, genera, families, orders, and classes.

 

Resumen

En este capítulo he procurado demostrar que la clasificación de todos los seres orgánicos de todos los tiempos en grupos subordinados a otros; que la naturaleza de los parentescos por los que todos los organismos vivientes y extinguidos están unidos en un corto número de grandes clases por líneas de afinidad complicadas, divergentes y tortuosas; que las reglas seguidas y las dificultades encontradas por los naturalistas en sus clasificaciones; que el valor asignado a caracteres, si son constantes o generales, ya sean de suma importancia, o de muy poca, o de ninguna, como los órganos rudimentarios; que los valores opuestos de los caracteres analógicos o de adaptación y los de verdadera afinidad, y otras reglas parecidas, todo resulta naturalmente si admitimos el común parentesco de las formas afines junto con su modificación por variación y selección natural, con las circunstancias de extinción y divergencias de caracteres. Al considerar esta teoría de clasificación hay que tener presente que el elemento genealógico ha sido universalmente utilizado al clasificar juntos los sexos, edades, formas dimorfas y variedades reconocidas de la misma especie, por mucho que difiera entre sí su estructura. Si extendemos el uso de este elemento genealógico -la única causa cierta de semejanza en los seres orgánicos conocida con seguridad-, comprenderemos lo que significa sistema natural: este sistema es genealógico en su tentativa de clasificación, señalando los grados de diferencia adquiridos mediante los términos de variedades, especies, géneros, familias, órdenes y clases.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

La existencia de órganos en estado rudimentario, imperfecto e inútil podía hasta haber sido prevista en el párrafo septingentésimo octogésimo primero de El Origen de las Especies

La última sentencia no tiene desperdicio:

 

Dentro de la teoría de la descendencia con modificación, podemos deducir que la existencia de órganos en estado rudimentario imperfecto e inútil, o completamente atrofiados, lejos de presentar una extraña dificultad, como seguramente la presentan dentro de la vieja doctrina de la creación, podía hasta haber sido prevista de conformidad con las teorías que aquí se exponen.

 

 

No obstante nos gustaría que alguien diese la referencia adecuada para ver en qué consiste la vieja doctrina de la creación, si en ciencia ha habido alguna vez algo que pueda llamarse así, o si el autor está escribiendo un texto que, definitivamente, no es científico.

 

781.

 

Finally, as rudimentary organs, by whatever steps they may have been degraded into their present useless condition, are the record of a former state of things, and have been retained solely through the power of inheritance—we can understand, on the genealogical view of classification, how it is that systematists, in placing organisms in their proper places in the natural system, have often found rudimentary parts as useful as, or even sometimes more useful than, parts of high physiological importance. Rudimentary organs may be compared with the letters in a word, still retained in the spelling, but become useless in the pronunciation, but which serve as a clue for its derivation. On the view of descent with modification, we may conclude that the existence of organs in a rudimentary, imperfect, and useless condition, or quite aborted, far from presenting a strange difficulty, as they assuredly do on the old doctrine of creation, might even have been anticipated in accordance with the views here explained.

 

 

 

 Finalmente, como los órganos rudimentarios, cualesquiera que sean las gradaciones por que hayan pasado hasta llegar a su condición actual de inutilidad, son el testimonio de un estado anterior de cosas y han sido conservados solamente por la fuerza de la herencia, podemos comprender, dentro de la teoría genealógica de la clasificación, cómo es que los sistemáticos, al colocar los organismos en sus verdaderos lugares en el sistema natural, han encontrado muchas veces que las partes rudimentarias son tan útiles, y aun a veces más útiles, que partes de gran importancia fisiológica. Los órganos rudimentarios pueden compararse con las letras de una palabra que se conservan todavía en la escritura, pero que son inútiles en la pronunciación, aunque sirven de guía para su etimología. Dentro de la teoría de la descendencia con modificación, podemos deducir que la existencia de órganos en estado rudimentario imperfecto e inútil, o completamente atrofiados, lejos de presentar una extraña dificultad, como seguramente la presentan dentro de la vieja doctrina de la creación, podía hasta haber sido prevista de conformidad con las teorías que aquí se exponen.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Queda, sin embargo, una dificultad en el párrafo septingentésimo octogésimo de El Origen de las Especies

 

Después de todo lo siguiente:

 

  1. haber dedicado el capítulo sexto entero a las dificultades a la teoría,
  2. haber dedicado el capítulo séptimo entero a las objeciones a la teoría;
  3. haber dedicado el capítulo octavo a los instintos que son absolutamente incompatibles con selección alguna, como bien hizo notar el entomólogo Favre;
  4. haber dedicado el capítulo noveno entero al hibridismo, cuyas investigaciones muestran que no se puede hablar de cambio gradual, puesto que hay diferencias entre especies.
  5. haber dedicado el décimo capítulo entero a la cuestión del registro fósil con un título que eufemísticamente es el de la imperfección del registro fósil, cuando en realidad el registro fósil demuestra que no hay cambio gradual alguno.

 

Después de todo esto y cuando estamos llegando ya al final de un libro que no contiene más que objeciones a una teoría que no existe, puesto que el capítulo en donde se iba a exponer la teoría queda reducido a un juego de palabras…

 

 

Después de todo este conjunto de disparates ahora el autor viene a darse cuenta de que queda, sin embargo , una dificultad.

 

Lean y díganme si no nos encontramos ante la obra de un aficionado.

 

780.

 

There remains, however, this difficulty. After an organ has ceased being used, and has become in consequence much reduced, how can it be still further reduced in size until the merest vestige is left; and how can it be finally quite obliterated? It is scarcely possible that disuse can go on producing any further effect after the organ has once been rendered functionless. Some additional explanation is here requisite which I cannot give. If, for instance, it could be proved that every part of the organisation tends to vary in a greater degree towards diminution than toward augmentation of size, then we should be able to understand how an organ which has become useless would be rendered, independently of the effects of disuse, rudimentary and would at last be wholly suppressed; for the variations towards diminished size would no longer be checked by natural selection. The principle of the economy of growth, explained in a former chapter, by which the materials forming any part, if not useful to the possessor, are saved as far as is possible, will perhaps come into play in rendering a useless part rudimentary. But this principle will almost necessarily be confined to the earlier stages of the process of reduction; for we cannot suppose that a minute papilla, for instance, representing in a male flower the pistil of the female flower, and formed merely of cellular tissue, could be further reduced or absorbed for the sake of economising nutriment.

 

Queda, sin embargo, esta dificultad: después que un órgano ha cesado de ser utilizado y, en consecuencia, se ha reducido mucho, ¿cómo puede reducirse todavía más de tamaño, hasta que sólo quede un pequeñísimo vestigio, y cómo puede, finalmente, desaparecer por completo? Es casi imposible que el desuso pueda continuar produciendo más efecto una vez que un órgano ha dejado de funcionar. Esto requiere alguna explicación adicional, que no puedo dar. Si, por ejemplo, se pudiese probar que toda parte de la organización tiende a variar en mayor grado en sentido de disminución que en sentido de aumento de tamaño, en este caso nos sería dado comprender cómo un órgano que se ha hecho inútil se volvería rudimentario independientemente de los efectos del desuso y sería, al fin, suprimido por completo, pues las variaciones en sentido de diminución de tamaño ya no estarían refrenadas por la selección natural. El principio de la economía del crecimiento, explicado en un capitulo precedente, según el cual los materiales que forman una parte cualquiera, si no es útil para su posesor, son ahorrados en cuanto es posible, entrará quizá en juego para convertir en rudimentaria una parte inútil. Pero este principio se limitará, casi necesariamente, a los estados primeros de los procesos de reducción, pues no podemos suponer, por ejemplo, que una pequeña papila, que representa en una flor masculina el pistilo de la flor femenina, y que está simplemente formada de tejido celular, pueda reducirse más o resorberse con objeto de economizar substancia nutritiva.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Todo cambio de conformación y función que pueda efectuarse por pequeños grados está bajo el poder de la selección natural en el párrafo septingentésimo septuagésimo noveno de El Origen de las Especies

El párrafo contiene condensada en una frase la esencia del ideario darwinista:

Órganos primitivamente formados con el auxilio de la selección natural pueden muy bien, al volverse inútiles, ser variables, pues sus variaciones ya no pueden seguir siendo refrenadas por la selección natural

 

 

Es decir, cuando observen algo, tengan en cuenta que es producto de la selección natural y que un día será destruido, sin duda, por la selección natural.

 

Todo esto concuerda bien con lo que vemos en estado natural.

 

Nunca pensé que un libro pudiese contener tantas insensateces.

 

779.

 

 

 

Any change in structure and function, which can be effected by small stages, is within the power of natural selection; so that an organ rendered, through changed habits of life, useless or injurious for one purpose, might be modified and used for another purpose. An organ might, also, be retained for one alone of its former functions. Organs, originally formed by the aid of natural selection, when rendered useless may well be variable, for their variations can no longer be checked by natural selection. All this agrees well with what we see under nature. Moreover, at whatever period of life either disuse or selection reduces an organ, and this will generally be when the being has come to maturity and to exert its full powers of action, the principle of inheritance at corresponding ages will tend to reproduce the organ in its reduced state at the same mature age, but will seldom affect it in the embryo. Thus we can understand the greater size of rudimentary organs in the embryo relatively to the adjoining parts, and their lesser relative size in the adult. If, for instance, the digit of an adult animal was used less and less during many generations, owing to some change of habits, or if an organ or gland was less and less functionally exercised, we may infer that it would become reduced in size in the adult descendants of this animal, but would retain nearly its original standard of development in the embryo.

 

Todo cambio de conformación y función que pueda efectuarse por pequeños grados está bajo el poder de la selección natural; de manera que un órgano que por el cambio de costumbres se ha vuelto inútil o perjudicial para un objeto, puede modificarse y ser utilizado para otro. Un órgano pudo también conservarse para una sola de sus antiguas funciones. Órganos primitivamente formados con el auxilio de la selección natural pueden muy bien, al volverse inútiles, ser variables, pues sus variaciones ya no pueden seguir siendo refrenadas por la selección natural. Todo esto concuerda bien con lo que vemos en estado natural. Además, cualquiera que sea el período de la vida en que el desuso o la selección natural reduzca un órgano -y esto generalmente ocurrirá citando el ser haya llegado a estado adulto y tenga que ejercer todas sus facultades de acción-, el principio de la herencia a las edades correspondientes tenderá a reproducir el órgano en su estado reducido en la misma edad adulta, pero raras veces influirá en el órgano en el embrión. Así podemos comprender el mayor tamaño de los órganos rudimentarios en el embrión con relación a las partes adyacentes, y su tamaño relativamente menor en el adulto. Si, por ejemplo, el dedo de un animal adulto fue usado cada vez menos durante muchas generaciones, debido a algún cambio de costumbres, o si un órgano o glándula funcionó cada vez menos, podemos deducir que tendrá que reducirse de tamaño en los descendientes adultos de este animal y conservar casi su tipo primitivo de desarrollo en el embrión.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Lamarck reencontrado en el párrafo septingentésimo septuagésimo octavo de El Origen de las Especies

Lo dicho: Lo nuevo era malo. Lo bueno, era viejo. Copiado. En esta ocasión, de nuevo, de Lamarck. Como de costumbre, sin cita.

 

Constantemente el autor nos recuerda aquella célebre frase acerca de su propio trabajo, que él mismo en su autobiografía atribuyó a Houghton:

 

all that [was] new in there was false, and what was true was old

 

Todo lo Nuevo era falso, todo lo verdadero, viejo

 

Cuando en realidad Houghton lo que dijo fue otra cosa:

 

This speculation of Mess. Darwin and Wallace would not be worthy of note were it not for the weight of authority of the names under whose auspices it has been brought forward. If it means what it says, it is a truism; if it means anything more, it is contrary to fact.

 

 

778.

 

It appears probable that disuse has been the main agent in rendering organs rudimentary. It would at first lead by slow steps to the more and more complete reduction of a part, until at last it became rudimentary—as in the case of the eyes of animals inhabiting dark caverns, and of the wings of birds inhabiting oceanic islands, which have seldom been forced by beasts of prey to take flight, and have ultimately lost the power of flying. Again, an organ, useful under certain conditions, might become injurious under others, as with the wings of beetles living on small and exposed islands; and in this case natural selection will have aided in reducing the organ, until it was rendered harmless and rudimentary.

 

Parece probable que el desuso ha sido el agente principal en la atrofia de los órganos. Al principio llevaría poco a poco a la reducción cada vez mayor de una parte, hasta que al fin llegase ésta a ser rudimentaria, como en el caso de los ojos en animales que viven en cavernas obscuras y en el de las alas en aves que viven en las islas oceánicas, aves a las que raras veces han obligado a emprender el vuelo los animales de presa, y que finalmente han perdido la facultad de volar. Además, un órgano útil en ciertas condiciones puede volverse perjudicial en otras, como las alas de los coleópteros que viven en islas pequeñas y expuestas a los vientos, y en este caso la selección natural habrá ayudado a la reducción del órgano hasta que se volvió inofensivo y rudimentario.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Contradicción en la sección Materiales y Métodos

 

En sus instrucciones a los autores las revistas científicas indican la manera en que se han de presentar los artículos para su evaluación y posterior publicación.

Como es lógico en la sección de Materiales y Métodos se leen sentencias de este estilo:

Provide sufficient detail to allow the work to be reproduced.

Suministre información suficiente para que el trabajo sea reproducible.

El problema es cuando inmediatamente después se lee:

Methods already published should be indicated by a reference: only relevant modifications should be described.

Los métodos ya publicados deben indicarse con una referencia: sólo modificaciones relevantes deberán describirse.

Entonces:  ¿Qué hacer?

Ante esta contradicción, ha de prevalecer la primera parte. Lo principal es que los métodos queden establecidos claramente y que el lector conozca precisamente el origen de los datos presentados en resultados, de manera que, como dice arriba, sean reproducibles. Los métodos que estén ya descritos pueden perfectamente volver a describirse. Seguro que será ocasión de analizarlos en detalle, contrastarlos con métodos o descubrimientos más recientes y, eventualmente, criticar alguno de sus aspectos.

 La misma cuestión discutida en Research Gate

Etiquetas: