Los hechos principales de la embriología en el párrafo septingentésimo sexagésimo noveno de El Origen de las Especies

Hace falta tener fé, verdadera Fé,  para creerse o tomarse en serio esto que aquí está escrito. Hace falta tener verdaderamente lisa y roma la superficie del cerebro para admitir esto como explicación de algo:

 

Los hechos principales de la embriología, que no son inferiores a ninguno en importancia, se explican, pues, a mi parecer, dentro del principio de que las variaciones en los numerosos descendientes de un remoto antepasado han aparecido en un período no muy temprano de la vida y han sido heredadas en la edad correspondiente.

 

Y es la misma fé del darwinismo, esa Fé con mayúscula, la que hizo que Haeckel no sólo viese sino que construyese aquello en lo que creía:

 

 

La embriología aumenta mucho en interés cuando consideramos el embrión como un retrato, más o menos borrado, ya del estado adulto, ya del estado larval del progenitor de todos los miembros de una misma gran clase.

 

 

 

769.

 

Thus, as it seems to me, the leading facts in embryology, which are second to none in importance, are explained on the principle of variations in the many descendants from some one ancient progenitor, having appeared at a not very early period of life, and having been inherited at a corresponding period. Embryology rises greatly in interest, when we look at the embryo as a picture, more or less obscured, of the progenitor, either in its adult or larval state, of all the members of the same great class.

 

Los hechos principales de la embriología, que no son inferiores a ninguno en importancia, se explican, pues, a mi parecer, dentro del principio de que las variaciones en los numerosos descendientes de un remoto antepasado han aparecido en un período no muy temprano de la vida y han sido heredadas en la edad correspondiente. La embriología aumenta mucho en interés cuando consideramos el embrión como un retrato, más o menos borrado, ya del estado adulto, ya del estado larval del progenitor de todos los miembros de una misma gran clase.

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Sobre desarrollo y embriología en el párrafo septingentésimo cuadragésimo noveno de El Origen de las Especies
  2. Las conclusiones ya en la premisa en el párrafo septingentésimo sexagésimo octavo de El Origen de las Especies
  3. El peligroso salto de la granja a la naturaleza y un ejemplo de argumentación tramposa en el párrafo septingentésimo sexagésimo tercero de El Origen de las Especies
  4. Engaños de teatro para un infeliz en el párrafo septingentésimo vigésimo noveno de El Origen de las Especies
  5. Variaciones, una frase sin sentido y una atrevida explicación de la ausencia de metamorfosis en el párrafo septingentésimo sexagésimo cuarto de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*