Gran atrevimiento en el párrafo septingentésimo septuagésimo primero de El Origen de las Especies

Comienza este párrafo con un gran atrevimiento. Dice:

Los órganos rudimentarios nos declaran abiertamente su origen y significación de diversos modos.

Y lo que sigue es recuento de anécdotas:

Los órganos rudimentarios a veces conservan su potencia; esto ocurre a veces en las mamas de los mamíferos machos, que se sabe que llegan a desarrollarse bien y a segregar leche.

 

Anécdotas unidas a argumentos de autoridad, es decir basados en la autoridad de un autor conocido:

 

En ciertas plantas que tienen los sexos separados encontró Kölreuter que, cruzando una especie en la cual las flores masculinas tienen un rudimento de pistilo con una especie hermafrodita que tiene, dicho está, un pistilo bien desarrollado, el rudimento aumentó mucho de tamaño en la descendencia híbrida, y esto muestra claramente que el pistilo rudimentario y el perfecto eran esencialmente de igual naturaleza.

 

Y anécdotas unidas a argumentos de autoridad y unidas a ambiguedades

 

Un animal puede poseer diferentes partes en estado perfecto y, sin embargo, pueden éstas ser en cierto sentido rudimentarias, porque sean inútiles; así, el renacuajo de la salamandra común, como hace observar míster G. H. Lewes, «tiene branquias y pasa su existencia en el agua; pero la Salamandra atra, que vive en las alturas de las montañas, pare sus pequeños completamente formados.

 

Un excelente ejemplo del lenguaje darvinés.

 

 

771.

 

Rudimentary organs plainly declare their origin and meaning in various ways. There are beetles belonging to closely allied species, or even to the same identical species, which have either full-sized and perfect wings, or mere rudiments of membrane, which not rarely lie under wing-covers firmly soldered together; and in these cases it is impossible to doubt, that the rudiments represent wings. Rudimentary organs sometimes retain their potentiality: this occasionally occurs with the mammae of male mammals, which have been known to become well developed and to secrete milk. So again in the udders of the genus Bos, there are normally four developed and two rudimentary teats; but the latter in our domestic cows sometimes become well developed and yield milk. In regard to plants, the petals are sometimes rudimentary, and sometimes well developed in the individuals of the same species. In certain plants having separated sexes Kolreuter found that by crossing a species, in which the male flowers included a rudiment of a pistil, with an hermaphrodite species, having of course a well-developed pistil, the rudiment in the hybrid offspring was much increased in size; and this clearly shows that the rudimentary and perfect pistils are essentially alike in nature. An animal may possess various parts in a perfect state, and yet they may in one sense be rudimentary, for they are useless: thus the tadpole of the common salamander or water-newt, as Mr. G.H. Lewes remarks, “has gills, and passes its existence in the water; but the Salamandra atra, which lives high up among the mountains, brings forth its young full-formed. This animal never lives in the water. Yet if we open a gravid female, we find tadpoles inside her with exquisitely feathered gills; and when placed in water they swim about like the tadpoles of the water-newt. Obviously this aquatic organisation has no reference to the future life of the animal, nor has it any adaptation to its embryonic condition; it has solely reference to ancestral adaptations, it repeats a phase in the development of its progenitors.”

 

Los órganos rudimentarios nos declaran abiertamente su origen y significación de diversos modos. Existen coleópteros que pertenecen a especies muy próximas, o hasta exactamente a la misma especie, que tienen, ya alas perfectas y de tamaño completo, ya simples rudimentos membranosos, que no es raro estén situados debajo de élitros sólidamente soldados entre sí, y en estos casos es imposible dudar que los rudimentos representan alas. Los órganos rudimentarios a veces conservan su potencia; esto ocurre a veces en las mamas de los mamíferos machos, que se sabe que llegan a desarrollarse bien y a segregar leche. Del mismo modo, también en las ubres, en el género Bos, hay normalmente cuatro pezones bien desarrollados y dos rudimentarios; pero estos últimos en nuestras vacas domésticas a veces llegan a desarrollarse y dar leche. Por lo que se refiere a las plantas, los pétalos son unas veces rudimentarios y otras bien desarrollados en individuos de la misma especie. En ciertas plantas que tienen los sexos separados encontró Kölreuter que, cruzando una especie en la cual las flores masculinas tienen un rudimento de pistilo con una especie hermafrodita que tiene, dicho está, un pistilo bien desarrollado, el rudimento aumentó mucho de tamaño en la descendencia híbrida, y esto muestra claramente que el pistilo rudimentario y el perfecto eran esencialmente de igual naturaleza. Un animal puede poseer diferentes partes en estado perfecto y, sin embargo, pueden éstas ser en cierto sentido rudimentarias, porque sean inútiles; así, el renacuajo de la salamandra común, como hace observar míster G. H. Lewes, «tiene branquias y pasa su existencia en el agua; pero la Salamandra atra, que vive en las alturas de las montañas, pare sus pequeños completamente formados. Este animal nunca vive en el agua, y, sin embargo, si abrimos una hembra grávida encontramos dentro de ella renacuajos con branquias delicadamente plumosas, y, puestos en agua, nadan casi como los renacuajos de la salamandra común. Evidentemente, esta organización acuática no tiene relación con la futura vida del animal ni está adaptada a su condición embrionaria: tiene solamente relación con adaptaciones de sus antepasados, repite una fase del desarrollo de éstos».

Lectura aconsejada:

Related posts:

  1. Gran simpleza y atrevimiento en el párrafo quingentésimo nonagésimo segundo del Origen de las Especies
  2. Con seguridad, más confusión en el párrafo septingentésimo vigésimo primero de El Origen de las Especies
  3. Final feliz con el mayor disparate de la historia de la ciencia en el párrafo septingentésimo primero del Origen de las Especies
  4. Audubon afirma que encontró las semillas del gran nenúfar del Sur en un estómago de garza en el párrafo sexcentésimo septuagésimo sexto del Origen de las Especies
  5. Órganos rudimentarios, atrofiados y abortados en el párrafo septingentésimo septuagésimo de El Origen de las Especies
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*