Archivo de abril 22nd, 2015

Queda, sin embargo, una dificultad en el párrafo septingentésimo octogésimo de El Origen de las Especies

 

Después de todo lo siguiente:

 

  1. haber dedicado el capítulo sexto entero a las dificultades a la teoría,
  2. haber dedicado el capítulo séptimo entero a las objeciones a la teoría;
  3. haber dedicado el capítulo octavo a los instintos que son absolutamente incompatibles con selección alguna, como bien hizo notar el entomólogo Favre;
  4. haber dedicado el capítulo noveno entero al hibridismo, cuyas investigaciones muestran que no se puede hablar de cambio gradual, puesto que hay diferencias entre especies.
  5. haber dedicado el décimo capítulo entero a la cuestión del registro fósil con un título que eufemísticamente es el de la imperfección del registro fósil, cuando en realidad el registro fósil demuestra que no hay cambio gradual alguno.

 

Después de todo esto y cuando estamos llegando ya al final de un libro que no contiene más que objeciones a una teoría que no existe, puesto que el capítulo en donde se iba a exponer la teoría queda reducido a un juego de palabras…

 

 

Después de todo este conjunto de disparates ahora el autor viene a darse cuenta de que queda, sin embargo , una dificultad.

 

Lean y díganme si no nos encontramos ante la obra de un aficionado.

 

780.

 

There remains, however, this difficulty. After an organ has ceased being used, and has become in consequence much reduced, how can it be still further reduced in size until the merest vestige is left; and how can it be finally quite obliterated? It is scarcely possible that disuse can go on producing any further effect after the organ has once been rendered functionless. Some additional explanation is here requisite which I cannot give. If, for instance, it could be proved that every part of the organisation tends to vary in a greater degree towards diminution than toward augmentation of size, then we should be able to understand how an organ which has become useless would be rendered, independently of the effects of disuse, rudimentary and would at last be wholly suppressed; for the variations towards diminished size would no longer be checked by natural selection. The principle of the economy of growth, explained in a former chapter, by which the materials forming any part, if not useful to the possessor, are saved as far as is possible, will perhaps come into play in rendering a useless part rudimentary. But this principle will almost necessarily be confined to the earlier stages of the process of reduction; for we cannot suppose that a minute papilla, for instance, representing in a male flower the pistil of the female flower, and formed merely of cellular tissue, could be further reduced or absorbed for the sake of economising nutriment.

 

Queda, sin embargo, esta dificultad: después que un órgano ha cesado de ser utilizado y, en consecuencia, se ha reducido mucho, ¿cómo puede reducirse todavía más de tamaño, hasta que sólo quede un pequeñísimo vestigio, y cómo puede, finalmente, desaparecer por completo? Es casi imposible que el desuso pueda continuar produciendo más efecto una vez que un órgano ha dejado de funcionar. Esto requiere alguna explicación adicional, que no puedo dar. Si, por ejemplo, se pudiese probar que toda parte de la organización tiende a variar en mayor grado en sentido de disminución que en sentido de aumento de tamaño, en este caso nos sería dado comprender cómo un órgano que se ha hecho inútil se volvería rudimentario independientemente de los efectos del desuso y sería, al fin, suprimido por completo, pues las variaciones en sentido de diminución de tamaño ya no estarían refrenadas por la selección natural. El principio de la economía del crecimiento, explicado en un capitulo precedente, según el cual los materiales que forman una parte cualquiera, si no es útil para su posesor, son ahorrados en cuanto es posible, entrará quizá en juego para convertir en rudimentaria una parte inútil. Pero este principio se limitará, casi necesariamente, a los estados primeros de los procesos de reducción, pues no podemos suponer, por ejemplo, que una pequeña papila, que representa en una flor masculina el pistilo de la flor femenina, y que está simplemente formada de tejido celular, pueda reducirse más o resorberse con objeto de economizar substancia nutritiva.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: