Archivo de julio 9th, 2015

La noble ciencia de la Geología pierde esplendor por la extrema imperfección de sus registros. en el párrafo octingentésimo trigésimo séptimo de El Origen de las Especies

Con leer la primera frase de este párrafo uno ya ha leído suficiente:

La noble ciencia de la Geología pierde esplendor por la extrema imperfección de sus registros.

La segunda es mejor no leerla. Se trata de la más pura pseudociencia, o más precisamente anti-ciencia:

 

La corteza terrestre, con sus restos enterrados, no puede ser considerada como un rico museo, sino como una pobre colección hecha al azar y en pocas ocasiones

 

 

 

 

 

837.

The noble science of geology loses glory from the extreme imperfection of the record. The crust of the earth, with its embedded remains, must not be looked at as a well-filled museum, but as a poor collection made at hazard and at rare intervals. The accumulation of each great fossiliferous formation will be recognised as having depended on an unusual occurrence of favourable circumstances, and the blank intervals between the successive stages as having been of vast duration. But we shall be able to gauge with some security the duration of these intervals by a comparison of the preceding and succeeding organic forms. We must be cautious in attempting to correlate as strictly contemporaneous two formations, which do not include many identical species, by the general succession of the forms of life. As species are produced and exterminated by slowly acting and still existing causes, and not by miraculous acts of creation; and as the most important of all causes of organic change is one which is almost independent of altered and perhaps suddenly altered physical conditions, namely, the mutual relation of organism to organism—the improvement of one organism entailing the improvement or the extermination of others; it follows, that the amount of organic change in the fossils of consecutive formations probably serves as a fair measure of the relative, though not actual lapse of time. A number of species, however, keeping in a body might remain for a long period unchanged, whilst within the same period, several of these species, by migrating into new countries and coming into competition with foreign associates, might become modified; so that we must not overrate the accuracy of organic change as a measure of time.

 

La noble ciencia de la Geología pierde esplendor por la extrema imperfección de sus registros. La corteza terrestre, con sus restos enterrados, no puede ser considerada como un rico museo, sino como una pobre colección hecha al azar y en pocas ocasiones. Se reconocerá que la acumulación de cada formación fosilífera importante ha dependido de la coincidencia excepcional de circunstancias favorables, y que los intervalos en blanco entre los pisos sucesivos han sido de gran duración; y podemos estimar con alguna seguridad la duración de estos intervalos por la comparación de formas orgánicas precedentes y siguientes. Hemos de ser prudentes al intentar establecer, por la sucesión general de las formas orgánicas, correlación de rigurosa contemporaneidad entre dos formaciones que no comprenden muchas especies distintas. Como las especies se producen y extinguen por causas que obran lentamente y que existen todavía, y no por actos milagrosos de creación; y como la más importante de todas las causas de modificación orgánica es una que es casi independiente del cambio -y aun a veces del cambio brusco- de las condiciones físicas, o sea la relación mutua de organismo a organismo, pues el perfeccionamiento de un organismo ocasiona el perfeccionamiento o la destrucción de otro, resulta que la magnitud de las modificaciones orgánicas en los fósiles de formaciones consecutivas sirve probablemente como una buena medida del lapso de tiempo relativo, pero no del absoluto. Un cierto número de especies, sin embargo, reunidas formando un conjunto, pudieron permanecer sin variación durante un largo período, mientras que dentro del mismo período alguna de estas especies, emigrando a nuevos países y entrando en competencia con formas extranjeras, pudo modificarse; de modo que no podemos exagerar la exactitud de la variación orgánica como medida del tiempo.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: