¿Cuán bajo hemos caído? El oxímoron como medida del deterioro del lenguaje

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los oxímoron son expresiones, habitualmente de dos términos, en las que ambos se contradicen, disputan entre sí un espacio que no puede ser ocupado por ambos puesto que lo que uno significa no es compatible con el otro.

El diccionario de oxímoron cuenta con más de cien de estas expresiones. La parte más sencilla en la elaboración de este diccionario es la que consiste en dar las definiciones de estas expresiones puesto que son todas ellas iguales entre sí e iguales a cero: ninguna significa nada. Pero cuidado que esto no quiere decir que estas expresiones no tengan valor. Al contrario, pueden servir  para la destrucción del lenguaje. Son muy útiles para la generación de confusión y por eso a veces se utilizan en procesos de lavado de cerebro masivo. Es por eso que son cada vez más frecuentes en los terrenos de la política y de la educación.

En español se ha denominado a estas expresiones flatus vocis o también fantasmas semánticos.

La cantidad de oxímoron en un lenguaje es indicador de su deterioro y así en el español contemporáneo vemos que hemos caído verdaderamente bajo cuando tan abundantes son los casos encontrados a diario.

Con el desarrollo de las especialidades académicas se han revelado algunas particularmente fecundas en oxímoron. Tal es el caso de la Economía, de las Ciencias de la Educación, por supuesto de la Filosofía y también, como no, de la Biología.

La Economía se basa en gran medida en la gestión y proliferación de este tipo de expresiones y así tenemos la enorme familia de los oxímoron relacionados con el capital y el capitalismo (Capital humano, Capitalismo avanzado, Capitalismo de Estado, etc.) o aquellos en relación con la banca (Banca amiga, Banca ética, Banca solidaria, etc.).

La cultura de masas, la cultura tecnológica o la educación financiera serán ejemplos de oxímoron en el campo de las Ciencias de la Educación. La filosofía materialista es un buen ejemplo del dominio de la Filosofía, cultivada y abonada desde hace décadas por muchos grupos de expertos internacionalmente reconocidos y retribuidos, pero entre los flatos verbales más notables de todos los tiempos tenemos a la selección natural y la inteligencia artificial. El primero nacido y cultivado con esmero en los terrenos de la Biología,  el segundo de la cibernética que viene a ser la interfaz entre aquella y la informática.

Al admitir tales nociones auto-contradictorias e imposibles, el pensamiento queda bloqueado; su mejor parte anulada: la crítica y la auto-crítica desaparecen. El pensamiento se esfuma para dejar lugar a  la ideología. ¿Cuál es la diferencia entre uno, el pensamiento y la otra, la ideología? El primero es abierto y la segunda es cerrada, limitada. El primero extiende los límites de la razón, la segunda los recorta.

El oxímoron vuelve loco al hablante y lo domina. La selección natural no requiere explicación otra que su propia definición (tautología): sobreviven los más aptos, esto es los que sobreviven. La teoría científica queda degradada y la Ciencia convertida en anti-ciencia. Al admitir la inteligencia artificial el hablante se reconoce uno más entre los robots, máqinas pensantes y engendros cibernéticos. El hablante reconoce su propia estupidez, confiesa su incapacidad, y renuncia así a su cualidad principal, el pensamiento, al que entrega en manos de la autoridad del partido. Pero no importa,  dentro de cincuenta años nadie entenderá ya de qué estamos hablando. ¿Verdad?

 

 

 

 

Guardar

Related posts:

  1. Substituto de la religión: Una interpretación parcialmente correcta del El Origen de las Especies por Juan Benet
  2. Hermosa es la destrucción de las palabras
  3. Darwin y la tragedia griega
  4. Ancho es el campo que veo en el párrafo octingentésimo trigésimo octavo de El Origen de las Especies
  5. Importancia y actualidad de la Retórica
Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

¿De verdad? Un Científico Titular del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) en el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca, ¿no sabe en qué consiste la selección natural? Madri+d publica lo que sea.

Muy importante la temática seleccionada. Falta decir quien esta interesado en promover estos oximoros (se me ocurre “víctimas inocentes”) y también un verdadero epistemicidio de palabras muy valiosas, vaciadas de contenido. ¿A quien le interesa mantener la ideologia (como herramienta de analisis polìtico:derecha-izquierda) y a quien el pensamiento?. Separar la palabra de los hechos y la politica del poder explican el fuerte conflicto global de desigualdad y encrucijada ecológica. Analizar el discurso del poder corporativo es un buen comienzo para abordar el cambio civilizatorio que necesitamos….

Y usted… Quien es?

Gracias amigo Tomas. Ya iremos hablando de todo esto…

Sr. Cervantes, me permito discrepar de Vd. en varios niveles. En el más superficial, y la verdad sin tiempo ni ganas de profundizar más, su argumentación sobre que “Selección” es “por definición artificial” me lleva a pensar que, siguiendo su razonamiento, ya que lo artificial es por definición humano, a una corneja le resulta imposible seleccionar entre un grano jugoso y con buena apariencia y un grano seco y roñoso. Al fin y al cabo, la corneja no es humana y por lo tanto no se le ha conferido la capacidad de seleccionar. Quizá pueda elegir, pero seleccionar no puede ya que la limpieza semántica se lo impide.
En un nivel más elevado, su al parecer cruzada por la limpieza semántica es completamente quimérica. Aunque con sus desvelos se lograse erradicar del lenguaje términos como los que Vd. denosta, su comprensión y la mía de cualquier concepto siempre van a diferir y, por lo tanto, semánticamente, estaremos hablando de distintas cosas. ¿Qué es lo que pretende Vd. limpiar, entonces?
Como ejemplo de este último comentario, utilizaría el término “científico”. Vd. parece entender que un científico es una persona que, formada en una rama del saber, y habiendo realizado trabajos y publicado artículos en ella, puede decir en la página del organismo público en el que ¿trabaja? que se dedica con ahínco a otro tema, dudosamente encuadrable dentro de alguna rama del saber, que no tiene nada que ver con aquello en lo que parece ser experto, y además publicita libros en ese otro tema. El que esa persona se dedique a ese tema u otro es completamente lícito, desde luego, pero creo que de hacerlo le impide seguir llamándose científico, semánticamente hablando. Es más apropiado el término “ex-científico”, ¿no lo considera Vd. también así desde el punto de vista de la limpieza semántica?
Si además se tuviese en cuenta el punto de vista de la limpieza ética, creo que esa persona debería haber renunciado al puesto que ¿desempeña? en el organismo público en cuestión, el cual quizá recayera en alguien interesado en utilizarlo para algún cometido relacionado con el mismo, justificando de ese modo los emolumentos recibidos con cargo a los impuestos de todos, no como parece ser el caso de todos los empleados en dicho organismo público.
Por fin, en un nivel púramente práctico, quiero entender que sus extremistas afirmaciones buscan principalmente conseguir publicidad para sus libros, y por lo tanto nacen en buena medida de un interés privado, poco científico. Es decir, que son prescindibles en ese sentido.
Atentamente, un ávido lector de algo que su “docta opinión” (apunte éste último oxímoron en su lista, al menos aplicable a Vd.) define como imposible.

En su siguiente comentario deje su nombre, direccion de e-mail y telefono. Discutiremos sobre la importancia del lenguaje en la ciencia. Bajo seudonimo o nombre falso no se moleste en escribir.

¿Los oxímoron, destruir el lenguaje? Vd. NO sabe de lo que escribe. La riqueza del lenguaje… ni siquiera la establece la RAE. Aunque si ellos dijeran algo quizá tendría más credibilidad.

Amigo alucinado,

No digo que la riqueza del lenguaje la establezca la RAE. Ni siquiera me he ocupado en ningún momento de la riqueza del lenguaje, sino al contrario, de su deterioro.

Los oxímoron pueden muy bien, como usted indica, en algunos casos, enriquecer el lenguaje, pero eso no contradice en nada lo que yo he dicho. También conribuyen a su deterioro porque no todos los oxímoron son iguales.

Le digo lo mismo que a su amigo de arriba. Este es su último comentario salvo que el siguiente venga acompañado de nombre, dirección de e-mail y número de teléfono.

Esta entrada se comenta también aquí:

http://www.madrimasd.org/informacionidi/noticias/noticia.asp?id=68269

Y como en esta página pueden desaparecer los comentarios, los copio a continuación:

4 comentarios

4
Emilio Cervantes | 03/02/2017 Salamanca

Estimado Dr Lizcano
Encontrara usted aqui unos consejos que podran serle utiles en caso de que
Usted quiera hacer el comentario de algun texto:
http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/2011/12/01/133768
Añadir un comentario

3
Pedro Picapiedra | 03/02/2017

Lizcano el tosco es usted.
Inicio

2
Enrique | 03/02/2017 Madrid, España

Oximoron es una figura literaria, parec que lo qué aquí se nombra es la aporía.
Añadir un comentario

1
Emmánuel Lizcano Fernández | 03/02/2017 Galapagar, España

Pensar el lenguaje en terminos algebraicos es tosco a más no poder. El oxímoron puede tener muchas funciones, desde dar qué pensar hasta despertar sensaciones estéticas. Puede incluso dejar en mal lugar a quien cree que la contadicción equivale a ‘significar nada’.

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*