‘Antropomorfismo’

Órganos rudimentarios, atrofiados y abortados en el párrafo septingentésimo septuagésimo de El Origen de las Especies

Comienza una serie de párrafos sobre el tema tan delicado de los Órganos rudimentarios, atrofiados y abortados.

 

Dice el autor:

 

Sería imposible citar uno solo de los animales superiores en el cual una parte u otra no se encuentre en estado rudimentario.

 

Pero antes había indicado:

, llevando claramente el sello de inutilidad.

¿Qué es la inutilidad? ¿De verdad piensa el autor que está capacitado para distinguir lo útil de lo inútil sin equivocación alguna?

 

 

770.

 

RUDIMENTARY, ATROPHIED, AND ABORTED ORGANS.

 

Organs or parts in this strange condition, bearing the plain stamp of inutility, are extremely common, or even general, throughout nature. It would be impossible to name one of the higher animals in which some part or other is not in a rudimentary condition. In the mammalia, for instance, the males possess rudimentary mammae; in snakes one lobe of the lungs is rudimentary; in birds the “bastard-wing” may safely be considered as a rudimentary digit, and in some species the whole wing is so far rudimentary that it cannot be used for flight. What can be more curious than the presence of teeth in foetal whales, which when grown up have not a tooth in their heads; or the teeth, which never cut through the gums, in the upper jaws of unborn calves?

 

Órganos rudimentarios, atrofiados y abortados

Los órganos o partes en esta extraña condición, llevando claramente el sello de inutilidad, son sumamente frecuentes, y aun generales, en toda la naturaleza. Sería imposible citar uno solo de los animales superiores en el cual una parte u otra no se encuentre en estado rudimentario. En los mamíferos, por ejemplo, los machos tienen mamas rudimentarias; en los ofidios, un pulmón es rudimentario; en las aves, el ala bastarda puede considerarse con seguridad como un dedo rudimentario, y en algunas especies toda el ala es tan sumamente rudimentaria, que no puede ser utilizada para el vuelo. ¿Qué puede haber más curioso que la presencia de dientes en el feto de las ballenas, que cuando se han desarrollado no tienen ni un diente en su boca, o los dientes que jamás rompen la encía en la mandíbula superior de los terneros antes de nacer?

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Nadie discutirá en el párrafo septingentésimo quincuagésimo cuarto de El Origen de las Especies

Dice aquí el autor:

 

nadie, probablemente, discutirá que la mariposa es superior a la oruga.

 

Lo cual significa exactamente esto:

 

Mucha gente discutirá que la mariposa sea superior a la oruga.

 

Por una razón muy sencilla:

 

La Naturaleza no entiende de cuentas y nada hay en ella superior o inferior.

 

 

 

754.

 

The embryo in the course of development generally rises in organisation. I use this expression, though I am aware that it is hardly possible to define clearly what is meant by organisation being higher or lower. But no one probably will dispute that the butterfly is higher than the caterpillar. In some cases, however, the mature animal must be considered as lower in the scale than the larva, as with certain parasitic crustaceans. To refer once again to cirripedes: the larvae in the first stage have three pairs of locomotive organs, a simple single eye, and a probosciformed mouth, with which they feed largely, for they increase much in size. In the second stage, answering to the chrysalis stage of butterflies, they have six pairs of beautifully constructed natatory legs, a pair of magnificent compound eyes, and extremely complex antennae; but they have a closed and imperfect mouth, and cannot feed: their function at this stage is, to search out by their well-developed organs of sense, and to reach by their active powers of swimming, a proper place on which to become attached and to undergo their final metamorphosis. When this is completed they are fixed for life: their legs are now converted into prehensile organs; they again obtain a well-constructed mouth; but they have no antennae, and their two eyes are now reconverted into a minute, single, simple eye-spot. In this last and complete state, cirripedes may be considered as either more highly or more lowly organised than they were in the larval condition. But in some genera the larvae become developed into hermaphrodites having the ordinary structure, or into what I have called complemental males; and in the latter the development has assuredly been retrograde; for the male is a mere sack, which lives for a short time and is destitute of mouth, stomach, and every other organ of importance, excepting those for reproduction.

 

El embrión, en el transcurso del desarrollo se eleva en organización: empleo esta expresión aunque ya sé que casi es imposible definir claramente lo que se entienda por ser la organización superior o inferior; pero nadie, probablemente, discutirá que la mariposa es superior a la oruga. En algunos casos, sin embargo, el animal adulto debe ser considerado como inferior en la escala que la larva, como en ciertos crustáceos parásitos. Recurriendo una vez más a los cirrípedos: las larvas, en la primera fase, tienen órganos locomotores, un solo ojo sencillo, una boca probosciforme, con la cual se alimentan abundantemente, pues aumentan mucho de tamaño. En la segunda fase, que corresponde al estado de crisálida de las mariposas, tienen seis pares de patas natatorias hermosamente construidas, un par de magníficos ojos compuestos y antenas sumamente complicadas; pero tienen la boca cerrada e imperfecta y no pueden alimentarse. Su función en este estado es buscar, mediante su bien desarrollados órganos de los sentidos, y llegar, mediante su activa facultad de natación, a un lugar adecuado para adherirse a él y sufrir su metamorfosis final. Cuando se ha realizado esto, los cirrípedos quedan fijados para toda la vida, sus patas se convierten en órganos prensiles, reaparece una boca bien constituida; pero no tienen antenas y sus dos ojos se convierten de nuevo en una sola mancha ocular, pequeña y sencilla. En este estado completo y último, los cirrípedos pueden considerarse, ya como de organización superior, ya como de organización inferior a la que tenían en estado larvario; pero en algunos géneros las larvas se desarrollan, convirtiéndose en hermafroditas, que tienen la conformación ordinaria, y en lo que yo he llamado machos complementarios, y en estos últimos el desarrollo seguramente ha sido retrógrado, pues el macho es un simple saco que vive poco tiempo y está desprovisto de boca, de estómago y de todo órgano importante, excepto los de la reproducción.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Falacias para terminar capítulo en el párrafo sexcentésimo vigésimo cuarto del Origen de las Especies

Como prueba de lo dicho al comentar el párrafo anterior, es decir, que el autor era un ignorante sobre el tema del que escribía, unas bonitas frases. El resumen de la teoría fundamental de la evolución, base de la biología contemporánea:

que las especies han sido producidas por generación ordinaria, por haber sido suplantadas las formas antiguas por formas orgánicas nuevas y perfeccionadas, producto de la variación y de la supervivencia de los más adecuados.

 

 

624

If, then, the geological record be as imperfect as many believe, and it may at least be asserted that the record cannot be proved to be much more perfect, the main objections to the theory of natural selection are greatly diminished or disappear. On the other hand, all the chief laws of palaeontology plainly proclaim, as it seems to me, that species have been produced by ordinary generation: old forms having been supplanted by new and improved forms of life, the products of variation and the survival of the fittest.

 

Si los registros geológicos son, pues, tan incompletos como muchos creen -y, por lo menos, puede afirmarse que no puede probarse que los registros sean mucho más perfectos-, las objeciones principales a la teoría de la selección natural disminuyen mucho o desaparecen. Por otra parte, todas las leyes principales de la Paleontología proclaman claramente, a mi juicio, que las especies han sido producidas por generación ordinaria, por haber sido suplantadas las formas antiguas por formas orgánicas nuevas y perfeccionadas, producto de la variación y de la supervivencia de los más adecuados.

 

 

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Podemos comprender pocas cosas en el párrafo sexcentésimo vigésimo primero del Origen de las Especies

No es cierto que podamos comprender lo que aquí dice. Simplemente podemos malinterpretar la naturaleza, pero malinterpretar no es comprender.

 

 

621

We can understand how it is that dominant forms which spread widely and yield the greatest number of varieties tend to people the world with allied, but modified, descendants; and these will generally succeed in displacing the groups which are their inferiors in the struggle for existence. Hence, after long intervals of time, the productions of the world appear to have changed simultaneously.

 

Podemos comprender cómo es que las formas predominantes que se extienden mucho y producen el mayor número de variedades tienden a poblar la tierra de descendientes semejantes, pero modificados, y cómo éstos, generalmente, conseguirán suplantar los grupos que les son inferiores en la lucha por la existencia. Por consiguiente, después de grandes espacios de tiempo, las producciones del mundo parecen haber cambiado simultáneamente.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Grave error: el juego de la selección natural en el párrafo cuadrigentésimo octogésimo quinto de El Origen de las Especies

Comienza el párrafo:

 

Al considerar las probabilidades de que la selección natural haya entrado en juego para hacer a las especies mutuamente estériles, se verá que la dificultad mayor descansa en la existencia de muchas gradaciones sucesivas, desde la fecundidad un poco disminuida hasta la esterilidad absoluta.

 

Grave error. La dificultad mayor no descansa, como dice el autor en este párrafo,  en la existencia de muchas gradaciones sucesivas, desde la fecundidad un poco disminuida hasta la esterilidad absoluta. No. En absoluto. Lo más frecuente, al menos en animales es la esterilidad absoluta. En su ausencia, la fecundidad está muy disminuida. Las gradaciones son extraordinarias y ni son muchas,  ni mucho menos son sucesivas. Corresponden a casos puntuales. Pero lo grave del caso es que esto no tiene nada que ver con la dificultad mayor.

 

La dificultad mayor es que el autor no ha entendido bien que en la naturaleza no hay selección alguna. Que el término Selección Natural es un error, un oxímoron, una contradictio in adjecto, un fantasma semántico, debido a que el autor no ha entendido en qué consiste la tarea de los agricultores y ganaderos cuando buscan la producción de variedades mejoradas. Dicha tarea se llama Mejora Genética (Breeding en inglés) y la selección es sólo parte de ella. La selección termina cuando el agricultor elige progenitores. El resto está en  la naturaleza. La selección no tiene producto alguno que no sea los progenitores seleccionados. La naturaleza no selecciona. La selección natural no entra en juego para hacer a las especies estériles ni para nada. No existe.

 

 

 

485

In considering the probability of natural selection having come into action, in rendering species mutually sterile, the greatest difficulty will be found to lie in the existence of many graduated steps, from slightly lessened fertility to absolute sterility. It may be admitted that it would profit an incipient species, if it were rendered in some slight degree sterile when crossed with its parent form or with some other variety; for thus fewer bastardised and deteriorated offspring would be produced to commingle their blood with the new species in process of formation. But he who will take the trouble to reflect on the steps by which this first degree of sterility could be increased through natural selection to that high degree which is common with so many species, and which is universal with species which have been differentiated to a generic or family rank, will find the subject extraordinarily complex. After mature reflection, it seems to me that this could not have been effected through natural selection. Take the case of any two species which, when crossed, produced few and sterile offspring; now, what is there which could favour the survival of those individuals which happened to be endowed in a slightly higher degree with mutual infertility, and which thus approached by one small step towards absolute sterility? Yet an advance of this kind, if the theory of natural selection be brought to bear, must have incessantly occurred with many species, for a multitude are mutually quite barren. With sterile neuter insects we have reason to believe that modifications in their structure and fertility have been slowly accumulated by natural selection, from an advantage having been thus indirectly given to the community to which they belonged over other communities of the same species; but an individual animal not belonging to a social community, if rendered slightly sterile when crossed with some other variety, would not thus itself gain any advantage or indirectly give any advantage to the other individuals of the same variety, thus leading to their preservation.

 

Al considerar las probabilidades de que la selección natural haya entrado en juego para hacer a las especies mutuamente estériles, se verá que la dificultad mayor descansa en la existencia de muchas gradaciones sucesivas, desde la fecundidad un poco disminuida hasta la esterilidad absoluta. Puede admitirse que hubo de ser útil a una especie naciente el que se volviese un poco estéril al cruzarse con su forma madre o con alguna otra variedad, pues de este modo se produciría menos descendencia bastarda o degenerada que pudiese mezclar su sangre con la de la nueva especie en vías de formación. Pero quien quiera tomarse la molestia de reflexionar acerca de las etapas por las que pudo este primer grado de esterilidad llegar, mediante selección natural, hasta grado elevado, común en tantas especies y general en las que se han diferenciado hasta clasificarse en géneros o familias distintas, encontrará que el asunto es extraordinariamente complicado. Después de madura reflexión, me parece que esto no pudo haberse efectuado por selección natural. Tomemos el caso de dos especies cualesquiera que al cruzarse producen poca y estéril descendencia. Ahora bien: ¿qué hay en este caso que pudiese favorecer la supervivencia de aquellos individuos que acaeció que estuviesen dotados en un grado un poco superior de infecundidad mutua, y que, de este modo, se acercasen un poco hacia la esterilidad absoluta? Sin embargo, si se hace intervenir la teoría de la selección natural, tiene que haber ocurrido incesantemente un progreso de esta naturaleza en muchas especies, pues una multitud de ellas son mutuamente estériles por completo. En los insectos neutros estériles tenemos razones para creer que las modificaciones en conformación y fecundidad se han acumulado lentamente por selección natural, debido a que ha sido proporcionada así, indirectamente, una ventaja a la comunidad a que pertenecen o a otras de la misma especie. Pero un individuo que no pertenece a una comunidad social, por volverse algo estéril al cruzarse con otra variedad, ni obtendría ninguna ventaja él mismo ni proporcionarla indirectamente ventajas a los otros individuos de la misma variedad, que condujesen a su conservación.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: , ,

Robusteciendo una teoría que no lo es mediante una conclusión rotunda en el párrafo cuadrigentésimo quincuagésimo quinto de El Origen de las Especies

 

La selección natural es una expresión hueca, no es nada. ¿Nada? Un momento, lean con atención hasta el final del párrafo. ¿Leen ustedes lo que yo he leído?:

 

pero para mi imaginación es muchísimo más satisfactorio considerar instintos, tales como el del cuclillo joven, que expulsa a sus hermanos adoptivos; el de las hormigas esclavistas; el de las larvas de icneumónidos, que se alimentan del cuerpo vivo de las orugas, no como instintos especialmente creados o fundados, sino como pequeñas consecuencias de una ley general que conduce al progreso de todos los seres orgánicos; o sea, que multiplica, transforma y deja vivir a los más fuertes y deja morir a los más débiles.

 

Conclusión:

El autor busca y ha encontrado la satisfacción de su imaginación mediante una ley general que deja vivir a los más fuertes y deja morir a los más débiles.

 

 

 

 

 

 

455

This theory is also strengthened by some few other facts in regard to instincts; as by that common case of closely allied, but distinct, species, when inhabiting distant parts of the world and living under considerably different conditions of life, yet often retaining nearly the same instincts. For instance, we can understand, on the principle of inheritance, how it is that the thrush of tropical South America lines its nest with mud, in the same peculiar manner as does our British thrush; how it is that the Hornbills of Africa and India have the same extraordinary instinct of plastering up and imprisoning the females in a hole in a tree, with only a small hole left in the plaster through which the males feed them and their young when hatched; how it is that the male wrens (Troglodytes) of North America, build “cock-nests,” to roost in, like the males of our Kitty-wrens,—a habit wholly unlike that of any other known bird. Finally, it may not be a logical deduction, but to my imagination it is far more satisfactory to look at such instincts as the young cuckoo ejecting its foster-brothers, ants making slaves, the larvae of ichneumonidae feeding within the live bodies of caterpillars, not as specially endowed or created instincts, but as small consequences of one general law leading to the advancement of all organic beings—namely, multiply, vary, let the strongest live and the weakest die.

 

 

Esta teoría se robustece también por algunos otros hechos relativos a los instintos, como el caso común de especies muy próximas, pero distintas, que, habitando en partes distintas del mundo y viviendo en condiciones considerablemente diferentes, conservan, sin embargo, muchas veces, casi los mismos instintos. Por ejemplo: por el principio de la herencia podemos comprender por qué es que el tordo de la región tropical de América del Sur tapiza su nido con barro, de la misma manera especial que lo hace nuestro zorzal de Inglaterra; por qué los cálaos de África y de India tienen el mismo instinto extraordinario de emparedar y aprisionar las hembras en un hueco de un árbol, dejando sólo un pequeño agujero en la pared, por el cual los machos alimentan a la hembra y a sus pequeñuelos cuando nacen; por qué las ratillas machos (Troglodytes) de América del Norte hacen nidos de macho («cock-nests»), en los cuales descansan como los machos de nuestras ratillas, costumbre completamente distinta de las de cualquier otra ave conocida. Finalmente, puede no ser una deducción lógica, pero para mi imaginación es muchísimo más satisfactorio considerar instintos, tales como el del cuclillo joven, que expulsa a sus hermanos adoptivos; el de las hormigas esclavistas; el de las larvas de icneumónidos, que se alimentan del cuerpo vivo de las orugas, no como instintos especialmente creados o fundados, sino como pequeñas consecuencias de una ley general que conduce al progreso de todos los seres orgánicos; o sea, que multiplica, transforma y deja vivir a los más fuertes y deja morir a los más débiles.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Visita a un hormiguero en el párrafo cuadrigentésimo vigésimo sexto de El Origen de las Especies

El autor en vena poética. Sin comentarios:

 

El hormiguero, sin embargo, debía estar muy cerca, pues dos o tres individuos de F. fusca se movían con la mayor agitación, y uno estaba colgado, sin movimiento, al extremo de una ramita de brezo, con una ninfa de su misma especie en la boca; una imagen de la desesperación sobre el hogar saqueado.

 

Antropomorfismo en estado más puro.

Pero….¿No iba a tratar el libro sobre el Origen de las Especies?

 

 

 

 

 

426

One evening I visited another community of F. sanguinea, and found a number of these ants returning home and entering their nests, carrying the dead bodies of F. fusca (showing that it was not a migration) and numerous pupae. I traced a long file of ants burdened with booty, for about forty yards back, to a very thick clump of heath, whence I saw the last individual of F. sanguinea emerge, carrying a pupa; but I was not able to find the desolated nest in the thick heath. The nest, however, must have been close at hand, for two or three individuals of F. fusca were rushing about in the greatest agitation, and one was perched motionless with its own pupa in its mouth on the top of a spray of heath, an image of despair over its ravaged home.

 

Una tarde visité otra colonia de F. sanguinea, y encontré un gran número de estas hormigas que volvían y entraban en su hormiguero llevando los cuerpos muertos de F. fusca -lo que demostraba que no era esto una emigración- y numerosas ninfas. Fui siguiendo, unas cuarenta yardas, una larga fila de hormigas cargadas de botín, hasta llegar a un matorral densísimo de brezos, de donde vi salir el último individuo de F. sanguinea llevando una ninfa; pero no pude encontrar el devastado hormiguero en el tupido brezal. El hormiguero, sin embargo, debía estar muy cerca, pues dos o tres individuos de F. fusca se movían con la mayor agitación, y uno estaba colgado, sin movimiento, al extremo de una ramita de brezo, con una ninfa de su misma especie en la boca; una imagen de la desesperación sobra el hogar saqueado.

Lectura aconsejada:


Etiquetas:

Algunas costumbres de las gallináceas en el párrafo cuadrigentésimo vigésimo de El Origen de las Especies

El instinto del avestruz de América, lo mismo que en el caso del Molothrus bonariensis, todavía no se ha perfeccionado, indica el autor en este párrafo. La explicación es la siguiente:

 

pues un número sorprendente de huevos quedan desparramados por las llanuras, hasta el punto que en un solo día de caza recogí no menos de veinte huevos perdidos e inutilizados.

 

Esperamos que pronto Molothrus bonariensis perfeccione sus hábitos al gusto de nuestro autor. Sugerimos que ponga los huevos en embalajes a la puerta de su residencia en Down house. Quedará así el instinto perfeccionado y si no se lo creen vean dentro de dos párrafos, en el 422 qué es lo que entiende el autor por un instinto perfecto…..

 

 

 

420

 

Various birds, as has already been remarked, occasionally lay their eggs in the nests of other birds. This habit is not very uncommon with the Gallinaceae, and throws some light on the singular instinct of the ostrich. In this family several hen birds unite and lay first a few eggs in one nest and then in another; and these are hatched by the males. This instinct may probably be accounted for by the fact of the hens laying a large number of eggs, but, as with the cuckoo, at intervals of two or three days. The instinct, however, of the American ostrich, as in the case of the Molothrus bonariensis, has not as yet been perfected; for a surprising number of eggs lie strewed over the plains, so that in one day’s hunting I picked up no less than twenty lost and wasted eggs.

 

Diferentes aves, como se ha hecho ya observar, ponen a veces sus huevos en los nidos de otras. Esta costumbre no es muy rara en las gallináceas, y da alguna luz acerca del singular instinto de los avestruces. En esta familia se reúnen varias hembras, y ponen primero un corto número de huevos en un nido y después en otro, y estos huevos son incubados por los machos. Este instinto puede explicarse probablemente por el hecho de que los avestruces hembras ponen un gran número de huevos, pero con intervalo de dos o tres días, lo mismo que el cuclillo. Sin embargo, el instinto del avestruz de América, lo mismo que en el caso del Molothrus bonariensis, todavía no se ha perfeccionado, pues un número sorprendente de huevos quedan desparramados por las llanuras, hasta el punto que en un solo día de caza recogí no menos de veinte huevos perdidos e inutilizados.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Confusión funcional en el párrafo tricentésimo octogésimo tercero de El Origen de las Especies

¿Por qué hace el autor la siguiente afirmación?:

 

Apenas es posible que estos débiles movimientos de los órganos jóvenes y crecientes de las plantas, debidos al contacto, o al sacudimiento, puedan ser de alguna importancia funcional.

 

 

Fíjense bien que no dice:

 

Es totalmente imposible que estos débiles movimientos de los órganos jóvenes y crecientes de las plantas, debidos al contacto, o al sacudimiento, puedan ser de alguna importancia funcional.

 

Por lo tanto podría decir:

 

Es perfectamente posible que estos débiles movimientos de los órganos jóvenes y crecientes de las plantas, debidos al contacto, o al sacudimiento, tengan alguna importancia funcional hasta hoy desconocida.

 

 

383

 

It is scarcely possible that the above slight movements, due to a touch or shake, in the young and growing organs of plants, can be of any functional importance to them. But plants possess, in obedience to various stimuli, powers of movement, which are of manifest importance to them; for instance, towards and more rarely from the light—in opposition to, and more rarely in the direction of, the attraction of gravity. When the nerves and muscles of an animal are excited by galvanism or by the absorption of strychnine, the consequent movements may be called an incidental result, for the nerves and muscles have not been rendered specially sensitive to these stimuli. So with plants it appears that, from having the power of movement in obedience to certain stimuli, they are excited in an incidental manner by a touch, or by being shaken. Hence there is no great difficulty in admitting that in the case of leaf-climbers and tendril-bearers, it is this tendency which has been taken advantage of and increased through natural selection. It is, however, probable, from reasons which I have assigned in my memoir, that this will have occurred only with plants which had already acquired the power of revolving, and had thus become twiners.

 

Apenas es posible que estos débiles movimientos de los órganos jóvenes y crecientes de las plantas, debidos al contacto, o al sacudimiento, puedan ser de alguna importancia funcional. Pero, obedeciendo a diferentes estímulos, las plantas poseen facultades de movimiento que son de importancia manifiesta para ellas; por ejemplo, movimiento hacia la luz, y rara vez apartándose de ésta; movimiento en oposición de la atracción de la gravedad, y rara vez en dirección de ésta. Cuando los nervios y músculos de un animal son excitados por galvanismo o por la absorción de estricnina, puede decirse que los movimientos consiguientes son un resultado accidental, pues los nervios y músculos no se han vuelto especialmente sensibles a estos estímulos. También las plantas parece que, a causa de tener facultad de movimiento, obedeciendo a determinados estímulos, son excitadas de un modo accidental por el contacto o por sacudidas. Por consiguiente, no hay gran dificultad en admitir que, en el taso de plantas de trepadoras foliares o que tienen zarcillos, esta tendencia ha sido aprovechada y aumentada por selección natural. Es, sin embargo, probable, por las razones que he señalado en mi memoria, que esto habrá ocurrido sólo en plantas que habían adquirido ya la facultad de girar y que, de este modo, se habían hecho volubles.

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas:

La selección natural o supervivencia del más apto, que no es una teoría científica, explicada con la inestimable ayuda de Franz Kafka: Resumen del capítulo cuarto de OSMNS

 

Eran sin duda contradicciones  tan evidentes  que tenían que ser intencionadas.

(Capítulo 2. El Castillo. Franz Kafka)

 

El capítulo cuarto de OSMNS, titulado la Selección Natural o la Supervivencia de los más Aptos contiene lo que podríamos esperar que iba a ser la parte central  de la obra: La Exposición de la “Teoría” que nos explique el  origen de las especies.  Porque esa y no otra es la función de toda Teoría Científica: Explicar.

Caben dos posibilidades: 1,  que la Selección Natural sea una Teoría Científica, es decir una explicación de la transformación de las especies y 2,  que no lo sea. El propio título del capítulo sugiere la segunda puesto que la Supervivencia del más Apto no explica nada. Pero para resolver la disyuntiva analizaremos con cierto detalle el capítulo.

Después de un primer capítulo dedicado a la variación en condiciones de cautividad  del que no podemos obtener información alguna en relación con la formación de especies nuevas (la vida en la granja nada tiene que ver con la naturaleza, la variación en cautividad poco o nada aporta a la evolución),  leíamos un segundo capítulo en el que la variación en la naturaleza se presentaba de modo tan limitado como miope: sin alusión alguna a Linneo ni a las categorías taxonómicas y centrándose en algunos ejemplos dudosos de especies. Aparecía así un buen ejemplo de Escritura Ideológica, que es aquella centrada en aspectos parciales de la realidad, interesadamente. El tercer capítulo, escrito con un tono autoritario estaba dedicado a la exaltación de la lucha, atemorizando al lector y dejándolo ahogado, sin posibilidad alguna de intervenir en el discurso. Tanto la Escritura Autoritaria como la Escritura Ideológica han sido descritas por múltiples autores desde tiempo inmemorial.  Pero no estamos ahora para hablar de retórica. No por ahora………..

Llegados al capítulo cuarto de OSMNS nos encontramos ahora en el momento de la verdad: exponer una teoría para explicar unos hechos cuya naturaleza todavía  no se ha indicado claramente ni se han expuesto ejemplos y que consisten ni más ni menos que en el Origen de las Especies, Misterio de los Misterios para cuya aclaración, el autor debería mostrar como indicaba aquel artículo anónimo en The Edinburgh Review, los signos del poder intelectual que se encuentran en la claridad de expresión y en la ausencia de todo término ambiguo o sin sentido. Algo diametralmente opuesto a lo que nos hemos encontrado en la lectura de este capítulo.

Si la Teoría que nos viene a explicar el origen de las especies se llama de “Selección Natural” tenemos que ver en primer lugar en qué consiste la tal Selección Natural y hasta donde llega su alcance, su poder explicatorio. En cuanto a la pregunta ¿qué es?  suponemos de entrada que es una teoría y por tanto no podrá ser otra cosa: Ni dogma, ni ley, ni metáfora ni juego de palabras, tampoco mecanismo ni proceso y mucho menos serán hechos porque el relato de unos hechos no constituye jamás teoría alguna. Pero veamos. Dejémonos sorprender porque en este capítulo encontraremos todo tipo de respuestas a dicha  pregunta. ¿Qué es pues la Selección Natural según explica el autor de este importantísimo capítulo? La Selección Natural no es una sino varias cosas distintas, independientes y lo que es peor, contradictorias. Muy contradictorias. Tanto que, como indicaba Kafka en El Castillo, semejantes contradicciones han de ser intencionadas. Veámoslas puntualmente:

 

1.      Principio. Ya en el primer párrafo sorprende encontrar que el autor se refiere a la selección natural como principio, el principio de selección:

¿Cómo obrará La lucha por la existencia, brevemente discutida en el capítulo anterior, en lo que se refiere a la variación?  El principio de la selección, que hemos visto es tan potente en las manos del hombre, ¿puede tener aplicación en las condiciones naturales?

Pero no existe ningún principio de selección ni en manos del hombre ni en la naturaleza. El hombre selecciona durante el proceso de mejora genética pero su selección es algo bien simple que no merece llamarse principio. Siendo así es lógico que pronto en este capítulo aparezca un segundo significado bien diferente para Selección Natural: El único razonable.

 

2.      Una expresión falsa. Pronto, en el segundo párrafo,  aparece esta acepción:

En el sentido literal de la palabra, indudablemente, selección natural es una expresión falsa

 

Sin duda esta es la definición más acertada: un fantasma semántico o Flatus vocis. Expresión sin valor alguno. Llama la atención que sea el autor quien lo admite tan claramente utilizando esta virtud (la claridad) por primera y única vez en su obra. Lamentablemente el autor no queda satisfecho con esa definición que, como digo es la única posible y pronto aporta más acepciones diferentes y opuestas entre sí:

 3.      Acción: Ya en el párrafo primero, en donde se indicaba que la selección natural era principio se indicaba asimismo que era acción. No obstante se indican distintos tipos de acción:

 

3.1  Algo semejante a la selección humana que tendría (¿) lugar en la naturaleza:

A esta conservación de las diferencias y variaciones individualmente favorables y la destrucción de las que son perjudiciales la he llamado yo selección natural o supervivencia de los más adecuados. Las variaciones ni útiles ni perjudiciales no se verían afectadas por la selección natural, permaneciendo como un elemento fluctuante, como tal vez lo vemos en ciertas especies polimorfas, o en última instancia convirtiéndose en fijo, debido a la naturaleza del organismo y la naturaleza de las condiciones

Pero esto es fruto del error del autor que confunde, entre otras cosas, selección con mejora. Si imposible es la mejora en la naturaleza, imposible es también la selección que solamente es parte del proceso artificial de mejora genética que, como tal proceso artificial, no tiene lugar en la naturaleza en donde tampoco hay nadie seleccionando.

3.2  Algo que conserva las variedades beneficiosas:

Algunos hasta han imaginado que la selección natural produce la variabilidad, siendo así que implica solamente la conservación de las variedades que aparecen y son beneficiosas al ser en sus condiciones de vida

 

Y con el mismo sentido en el párrafo 113 y más adelante (párrafo 156):

 

Natural selection acts solely through the preservation of variations in some way advantageous, which consequently endure.

 

La selección natural obra sólo mediante la conservación de variaciones en algún modo ventajosas, y que, por consiguiente, persisten. Para el autor es lo mismo seleccionar que conservar. Pero hay más……

 

 

3.3. La SN como Acción aparece en otros párrafos (p e. 153 y 157). En este caso para la producción de nuevas especies:

 

Resumiendo, hasta donde la extrema complicación del asunto lo permite, las circunstancias favorables y desfavorables para la producción de nuevas especies por selección natural,

 

 

3.4. Acción: Cuidar por el bien de los seres:

 1.      El hombre selecciona solamente para su propio bien; la Naturaleza lo hace sólo para el bien del ser que tiene a su cuidado

 2.      obrar solamente por el bien y para el bien de cada ser,

 

3.5. Acción: Influir en los seres orgánicos y modificarlos:

 

la selección natural podrá influir en los seres orgánicos y modificarlos en cualquier edad por la acumulación, en esta edad, de variaciones útiles, y por su herencia en la edad correspondiente.

La selección natural puede modificar y adaptar la larva de un insecto a una porción de circunstancias completamente diferentes de las que conciernen al insecto adulto, y estas modificaciones pueden influir, por correlación, en la estructura del adulto. También, inversamente, modificaciones en el adulto pueden influir en la estructura de la larva; pero en todos los casos la selección natural garantizará que no sean perjudiciales, pues si lo fuesen, la especie llegaría a extinguirse.

 

3.6. Acción: Suplantar y exterminar a sus predecesores y a su tronco primitivo

 

El producto más remarcable de esta confusión es que muchas de estas acciones son incompatibles entre sí. Es decir nada puede haber que a la vez cuide por el bien de los seres y los extermine, como tampoco puede haber nada que a la vez los extermine y haga aparecer nuevas especies. Pero no preocuparse porque hay más. Una acción no es un agente. Pues bien la selección natural sí que es a la vez acción y agente:

 

4.       Agente. No contento con presentar a la Selección Natural como diversas acciones diferentes e incompatibles, el autor la presenta también como agente:

 

4.1. Agente de perfeccionamiento (párrafo 114):

 

En estos casos, modificaciones ligeras, que en modo alguno favorecen a los individuos de una especie, tenderían a conservarse, por adaptarlos mejor a las condiciones modificadas, y la selección natural tendría campo libre para la labor de perfeccionamiento.

 

 

4.2. Agente de la economía natural (natural policy) párrafo 154:

 

That natural selection generally acts with extreme slowness I fully admit. It can act only when there are places in the natural polity of a district which can be better occupied by the modification of some of its existing inhabitants.

 

Que la selección natural obra generalmente con extrema lentitud, lo admito por completo. Sólo puede obrar cuando en la economía natural de una región haya puestos que puedan estar mejor ocupados mediante la modificación de algunos de los habitantes que en ella viven.

 5.       Además de Principio, expresión falsa, acción y agente, la selección natural es también proceso. Así leemos también en este capítulo:

 

Por lento que pueda ser el proceso de selección, si el hombre, tan débil, es capaz de hacer mucho por selección artificial, no puedo ver ningún límite para la cantidad de variación, para la belleza y complejidad de las adaptaciones de todos los seres orgánicos entre sí, o con sus condiciones físicas de vida, que pueden haber sido realizadas, en el largo transcurso de tiempo, mediante el poder de la selección de la naturaleza; esto es: por la supervivencia de los más aptos.

6.       La supervivencia de los más aptos

 

En el mismo párrafo en que se indica que la selección natural es proceso, algo que evidentemente es contrario con la más elemental observación de la naturaleza se nos indica asimismo la definición de Selección Natural: la supervivencia de los más aptos. Darse cuenta del significado de esta expresión significa volver al significado segundo que, como decíamos arriba es el único posible puesto que ¿Quién iba a sobrevivir sino los más aptos? La selección natural es pues, una expresión falsa, un fantasma semántico, o flatus vocis. Pero el autor sigue dando significados múltiples y contradictorios y ahora también …….La selección natural es creencia. Y si no se lo creen veamos:

 

7.        Creencia que va a desterrar a otra creencia:

la selección natural desterrará la creencia de la creación continua de nuevos seres orgánicos o de cualquier modificación grande y súbita en su estructura.

 

El autor se empeña en mostrar cómo actúa la selección natural y a tal efecto presenta al final de este largo capítulo un esquema imaginario y dibujado según su visión parcial remotamente alejada de toda observación de la naturaleza. La explicación del esquema ocupa varios párrafos y en ella se pone de manifiesto que para el autor no existen las categorías taxonómicas y que los cambios en poblaciones a la larga resultan en cambios de especie que, a su vez, a largo plazo dan cambios en géneros y en familias. Es curioso que ahora el autor venga a hablar así de las categorías taxonómicas que no se había tomado la molestia de definir ni de presentar con anterioridad. Siendo el  diagrama arbitrario y conteniendo serios defectos, siendo su explicación rudimentaria, empero la crítica mayor procede de su carácter imaginario. Ni un solo ejemplo del mundo real ha aportado el autor que se asemeje a tal diagrama. Así dice:

Thus, as I believe, species are multiplied and genera are formed.

De este modo, creo yo, se multiplican las especies y se forman los géneros.

Demostrando que su diagrama, el conjunto del capítulo y de la obra OSMNS, no son sino expresión de su fe. No en vano había dicho Thompson, lucido comentarista de la obra:

Darwin no presentó en el Origen que las especies se hubiesen originado por la selección natural, sino que simplemente demostró, sobre la base de ciertos hechos y suposiciones, cómo esto podría haber sucedido, y así como él se había convencido a sí mismo, así también fue capaz de convencer a los demás “(Thompson. , WR, “Introducción”, en Darwin CR, “El Origen de las Especies Mediante la Selección Natural”, Sexta Edición, 1872, Biblioteca Everyman, JM Dent & Sons: Londres, 1967, reimpresión, p.xi)

Más allá de los límites de toda explicación, todavía el autor encuentra argumentos extraordinarios al final del capítulo en el que debería haber presentado supuestamente su teoría sobre la Evolución de las Especies por Selección Natural:

Pero, como hice observar hacia el final de la introducción, nadie debe sorprenderse de lo mucho que todavía queda inexplicado sobre el origen de las especies, si nos hacemos el cargo debido de nuestra profunda ignorancia sobre las relaciones de los habitantes del mundo en los tiempos presentes, y todavía más en las edades pasadas.

Siguen, en los párrafos finales de este farragoso capítulo una serie de argumentaciones tan confusas y oscuras que ya no me molestaré en copiar ni en discutir.

Acabamos de leer el capítulo cuarto de  El Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la Supervivencia del más apto en la Lucha por la Existencia (OSMNS) titulado precisamente  “la Selección Natural o la Supervivencia de los Más Aptos” y nos encontramos por lo tanto en el mejor momento para responder a la pregunta clave:

¿Qué es la Selección Natural?

Principio, expresión falsa, acción (distintas acciones sobre diferentes sujetos), agente, proceso, creencia. Son significados atribuidos a la SN y evidentemente contradictorios.

A estos significados aquí expresados pronto se añaden otros: agente, Doctrina, hecho, teoría,….. Y la historia del darwinismo añade más: Teorema, Ley, Ley natural, Mecanismo, Proceso,……

Demasiada contradicción. Parece que el autor y sus seguidores no saben bien de qué hablan…..Curiosa situación si no tuviésemos a mano El Castillo, de Kafka, en donde todo queda explicado desde el momento en que se indica:

Eran sin duda contradicciones  tan evidentes  que tenían que ser intencionadas.

(Capítulo 2. El Castillo. Franz Kafka. Cátedra Letras Universales. Traducción de Luis Acosta. Madrid 1998).

No en vano Hodge, contemporáneo de Darwin había descubierto su finalidad:

No es, sin embargo, ni la evolución ni la selección natural, lo que da al darwinismo su peculiar carácter e importancia. Es el hecho de que Darwin rechaza toda teleología, o la doctrina de las causas finales. Niega diseño en cualquiera de los organismos en el mundo vegetal o animal. Él enseña que el ojo se formó sin ningún propósito de producir un órgano de la visión.

Y más adelante en su misma obra:

Sería absurdo decir nada irrespetuoso de un hombre como el Sr. Darwin, y no menos absurdo permitirse extravagancias del lenguaje, sin embargo, estamos expresando nuestra propia experiencia, cuando decimos que consideramos los libros de Darwin la mejor refutación de la teoría de Darwin.

Constantemente nos indica la alternativa de tener que decidir entre creer que el ojo es o bien un producto de diseño o el producto de la acción involuntaria de causas físicas ciegas.

Para cualquier mente normalmente constituida, es absolutamente imposible creer que no es un producto de diseño. Para Darwin mismo, es evidente, aún a pesar de su teoría, apenas puede creerlo.

 

La selección natural  explicada con la  ayuda de Franz Kafka: Resumen del capítulo cuarto de OSMNS. Artículo publicado en Digital CSIC en Octubre de 2012

 

Etiquetas: , , , , , ,