‘Claude Bernard’

Secuestro en la torre de cristal, la reina amenazada

Eugeni d’Ors, quien como veíamos había descubierto allá por los cuarenta del siglo XX el idioma darwiniano o darvinés y su perniciosa influencia en la Historia, indicaba con cierta frecuencia en sus escritos que Darwin, lejos de ser un científico experimental al uso, tendía más bien a ser ejemplo de un sportsman o un cazador.

En cualquier caso y después de haber dado sin lugar a dudas prioridad a su propia herencia antes que a ningún  tipo de transmisión de caracteres al uso en la Ciencia, el caso es que los escritos de Darwin se multiplicaron y, ni su exagerada difusión ni la excesiva celebración de sus aniversarios,  se acompañan del  análisis cuidadoso de sus contenidos.

(más…)

Etiquetas: , , , , ,

Claude Bernard en el laboratorio III. Aprender del error es una cualidad fundamental del científico

                                    

Sigo copiando del mismo libro de Claude Bernard que en las entradas anteriores (Bernard, C. 1865. Introducción al Estudio de la Medicina Experimental. Ed Fontanella. Barcelona. 1976), un texto fundamental para comprender como opera el Método Científico en biología y medicina y que nunca perderá su interés por el paso del tiempo:


Tercer ejemplo

En 1857 emprendí una serie de experiencias sobre la eliminación de substancias por la orina, y esta vez los resultados de la experiencia no confirmaron, como en los ejemplos precedentes mis previsiones o mis ideas sobre el mecanismo de dicha eliminación. Hice, pues, lo que se acostumbra a llamar una mala, o malas experiencias. Pero hemos sentado anteriormente como principio, que no hay malas experiencias, porque cuando estas no han correspondido a la investigación para la cual habían sido realizadas, aun así, conviene aprovechar las observaciones que puedan proporcionar, para dar lugar a otras.

(más…)

Etiquetas:

Claude Bernard en el laboratorio II: El páncreas, el silogismo y la experiencia

                  

    Sigo copiando del mismo libro que en la entrada anterior (Bernard, C. 1865. Introducción al Estudio de la Medicina Experimental. Ed Fontanella. Barcelona. 1976), un ejemplo que nos demuestra en primer lugar que, no por envejecer un libro se hace obsoleto y, en segundo lugar que entre los contemporáneos de Darwin, no todo tiene que ser especulación sin fundamento o transnochada sino que hay textos que son todavía de una enorme utilidad porque se escribieron partiendo de experiencias fundamentales.

Segundo ejemplo (continuación del anterior).

Al sacrificar los conejos a los que había hecho comer carne, noté que los quilíferos, blancos y lechosos, comenzaban a ser visibles en el intestino delgado, en la parte inferior del duodeno, a partir de unos treinta centímetros por debajo del píloro. Este hecho atrajo mi atención, porque en los perros los quilíferos comienzan a ser visibles mucho más arriba del duodeno, e inmediatamente después del píloro. Examinando las cosas más de cerca, comprobé que esta particularidad en el conejo coincidía con la inserción del canal pancreático, situado en un punto muy bajo y precisamente cerca del lugar en donde los quilíferos comenzaban a tener quilo vuelto blanco y lechoso por la emulsión de las materias grasas alimenticias.

La observación fortuita de este hecho despertó en mí una idea, e hizo nacer en mi espíritu el pensamiento de que el jugo pancreático bien podía ser la causa de la emulsión de las materias grasas, y, por consiguiente, la de su absorción por los vasos quilíferos. Hice entonces instintivamente el siguiente silogismo: El quilo blanco es debido a la emulsión de la grasa; es así que en el conejo el quilo blanco se forma a partir de la entrada del jugo pancreático en el intestino; luego es el jugo pancreático el que emulsiona la grasa y forma el quilo blanco. Esto era lo que debía juzgarse por la experiencia.

(más…)

Etiquetas:

Claude Bernard en el laboratorio I. El conejo carnívoro y el significado de la palabra Hipótesis

      

Nadie explicará mejor el pensamiento y la obra de Claude Bernard que él mismo. Por eso el texto contenido en esta y en las dos entradas siguientes, está tomado directamente del libro:

 Bernard, C. 1865. Introducción al Estudio de la Medicina Experimental. Ed Fontanella. Barcelona. 1976.


Primer ejemplo:

 Un día vinieron algunos conejos del mercado a mi laboratorio; se les puso sobre una mesa, donde se orinaron, y observé por casualidad que sus orinas eran claras y ácidas. Esto me llamó la atención; porque los conejos, por su calidad de herbívoros, tienen ordinariamente la orina turbia y alcalina, mientras que los carnívoros, como se sabe, la tienen clara y ácida. Esta observación de la acidez de la orina en los conejos me hizo pensar en que estos animales debían estar en la condición de alimentación de los carnívoros. Supuse que probablemente no habían comido hacía largo tiempo y que se encontraban transformados así, por la abstinencia, en verdaderos animales carnívoros que vivían de su propia carne. Nada era más fácil que comprobar por la experiencia esta idea preconcebida o hipótesis……………..

(más…)

Etiquetas:

Teoría y práctica de la experimentación: Claude Bernard

                   

Claude Bernard (1813-1878) es una figura clave en la ciencia y el fundador del Método Científico en Fisiología. Leer hoy sus escritos centenarios es la mejor manera para salir de dudas acerca del significado real de términos tan fundamentales y tan confusos como teoría e hipótesis.
Si, por el contrario, intentamos aclarar este tipo de dudas consultando a Wikipedia, podemos acabar con dolores de cabeza en el mejor de los casos, como acaba de demostrar Juan José Ibáñez desde su blog Un Universo Invisible.

Para él, como décadas después para Popper (que seguro que había conocido la obra de Bernard), la escolástica es el ejemplo a evitar si lo que queremos es hacer ciencia: “tales hipótesis no verificadas o verificables por la experiencia no engendrarían más que sistemas y nos conducirían a la escolástica”.

 Hay que partir, pues de hipótesis verificables:

                      
(más…)

Etiquetas: