‘Eugenesia’

Clemence Royer, eugenista y traductora de Darwin

El diccionario de Neolengua nos ofrece una curiosa información acerca de Clemence Royer, contemporánea de Darwin y traductora al francés de algunas de las sucesivas ediciones de El Origen de las Especies.

En la edición francesa se lee por ejemplo:

 

Manifestant une foi aveugle dans le progrès, elle traduit et rédige une préface à l’Origine des espèces de Charles Darwin dans laquelle elle développe ses propres idées évolutionnistes dans le domaine des siences sociales. Elle dénonce notamment une société où le faible prédomine sur le fort sous prétexte d’une « protection exclusive et inintelligente accordée aux faibles, aux infirmes, aux incurables, aux méchants eux-mêmes, à tous les disgraciés de la nature ».

 

Es decir:

 

Mostrando una fe ciega en el progreso, tradujo y escribió un prefacio de El Origen de las Especies de Charles Darwin en el que desarrolla sus propias ideas evolucionistas en el campo de la ciencia social.  Denuncia una sociedad donde el débil predomina sobre el fuerte con el pretexto de la “protección exclusiva y poco inteligente dada a los débiles, los enfermos, incurables, los mismos malos, a todos los desgraciados de la naturaleza.”

 

Pero sigamos leyendo……:

 

Par ses idées, elle sera le précurseur des théories de l’eugénisme, du racisme et du darwinisme social.

 

Co-fondatrice de la première obédience maçonnique mixte, « Le Droit humain »,

 

Por sus ideas, que será precursora de las teorías de la eugenesia, el racismo y el darwinismo social.

 

Co-fundadora de la primera masónica mixta, “El Derecho Humano”

 

Tanto en su versión francesa como en la versión en inglésa el Diccionario de Neolengua da  detalles muy curiosos de sus traducciones de la obra de Darwin. Por ejemplo:

 

Francés:

 

Dans sa préface, véritable pamphlet positiviste consacré au triomphe du progrès de la science sur l’obscurantisme, elle s’attaque vigoureusement aux croyances religieuses et au christianisme, argumente en faveur de l’application de la sélection naturelle aux races humaines et s’alarme de ce qu’elle considère comme les conséquences négatives résultant de la protection accordée par la société aux faibles.

 

Inglés:

 

Royer went beyond her role as a translator and included a long (60 page) preface and detailed explanatory footnotes. In her preface she challenged the belief in religious revelation and discussed the application of natural selection to the human race and what she saw as the negative consequences of protecting the weak and the infirm.

 

Mi traducción al español de la versión inglesa:

 

Royer fue más allá de su papel como traductora e incluyó un largo prefacio (60 páginas) y notas explicativas detalladas. En su prefacio desafió la creencia en la revelación religiosa y debatió la aplicación de la selección natural a la especie humana y lo que vio como las consecuencias negativas de la protección de los débiles y los enfermos.

 

El mencionado prefacio es un ejemplo de pseudociencia  e incluye entre sus temas favoritos el de la revelación humanitaria (La révélation humanitaire), a la que se refiere su autora en estos términos:

 

C’est comme un courant électrique qui décrit sans cesse, vite comme la foudre, ses spirales infinies, et qui jaillit en éclairs aux points où il est interrompu.

Clemence Royer vió con nitidez  las consecuencias “humanitarias” de la obra de Darwin:

C’est donc surtout dans ses conséquences humanitaires, dans ses conséquences morales que la théorie de M. Darwin est féconde. Ces conséquences, je ne puis que les indiquer ici; elles rempliraient à elles seules tout un livre que je voudrais pouvoir écrire quelque jour.

 

Con las que en algún momento pensó escribir un libro. Al enterarse de ello escribió nuestro autor lo siguiente en carta a su amigo Asa Gray:

I received 2 or 3 days ago a French translation of the Origin by a Madelle. Royer, who must be one of the cleverest & oddest women in Europe: is ardent deist & hates Christianity, & declares that natural selection & the struggle for life will explain all morality, nature of man, politics &c &c!!!. She makes some very curious & good hits, & says she shall publish a book on these subjects, & a strange production it will be.

 

(He recibido hace 2 o 3 días una traducción francesa de El Origen de un Melle. Royer, que debe ser una de las mujeres más inteligentes y más raras en Europa: es deísta ardiente y odia el cristianismo, y declara que la selección natural y la lucha por la vida explican toda la moralidad, la naturaleza del hombre, la política, etc., etc. !!!. Hace algunos golpes muy curiosos y buenos, y dice que publicará un libro sobre estos temas, que extraña producción será.)

 

Parece que a Claparède, que debía ayudar a Royer en los aspectos técnicos de la traducción, no le gustó mucho el trabajo de Royer. Así se expresa en carta a Darwin:

 

Sa traduction est lourde, indigeste, parfois incorrecte et les notes qui l’accompagnent ne seront certainement point de votre goût. J’ai usé de toute mon influence auprès de Mlle. Royer pour la décider à se borner au simple rôle de traducteur, mais mes efforts n’ont pas été couronnés de succès. Je dois dire cependant à l’éloge de Mlle. Royer qu’elle a supprimé sans exception toutes les notes que j’ai qualifiées d’absurdes et de contre sens scientifiques. En revanche elle en a imprimé un très grand nombre (la majeure partie de celles qui illustrent son traduction) qui ne m’avaient point été soumises.

Mlle. Royer est une personne singulière, dont les allures ne sont point celles de son sexe. Toutefois l’éducation semi-masculine qu’elle s’est donnée à force de travail a été puisée avant tout à une école philosophique exclusivement déductive et sa manière de penser s’en ressent.f6 Elle avait imaginé, en traduisant votre ouvrage, d’y introduire des corrections de son propre chef, corrections qui vous auraient étrangement et désagréablement surpris. J’ai cependant réussi à la détourner de cette manière de faire en lui montrant que <    > manquer de délicatesse à votre égard.— <La> nature de ces corrections était vraiment interessante en montrant combien les méthodes d’un esprit comme celui de Mlle. Royer sont opposées à la marche des Sciences naturelles. Je vous en citerai deux exemples.

Dans le chapitre sur l’instinct des abeilles, Mlle. Royer avait remplacé partout dans sa traduction les termes de pyramide trièdre (pour la base des alvéoles) par celui de pyramide hexaèdre, parceque affirmait-elle les abeilles ne pouvaient pas terminer un prisme hexagone autrement que par un point hexagonal.f7 L’idée ne lui était point venue, avant d’introduire une modification aussi capitale, de jeter elle-même un coup d’oeil sur un rayon de miel.

Le second exemple est de même force. Mlle. Royer n’avait imaginé rien de mieux que de faire descendre dans la traduction tous les poissons électriques d’un ancêtre commun ayant un organe électrique. Comme elle n’a pas de notions de Zoologie non plus que d’anatomie comparée, j’ai eu beaucoup de peine à lui faire comprendre que vous aviez eu vos raisons pour ne pas émettre une idée aussi simple. J’ai cependant réussi à la convaincre tant bien que mal par une description des organes électriques de la torpille, du gymnote, du malaptérure, du mormyre et des nerfs que s’y rendent que ces organes bien qu’identiques au point de vue du tissu ne sont cependant point morphologiquement homologues.f8

<Q>uelqu’imparfaite que soit donc la traduction d<e> Mlle. Royer, quelque déplacées que soient certaines parties de sa préface et de ses notes, je m’applaudis cependant d’avoir empêché qu’elle défigurât plus complètement votre œuvre. Mais si le grand ouvrage sur les espèces dont vous nous annoncez la publication pour un avenir un peu éloigné vient, comme je l’espère, à être publié, je lui souhaite un traducteur plus versé dans les sciences naturelles et moins désireux de faire remarquer sa propre personalité!f9

Que, traducido al español, viene a decir:

 

Su traducción es pesada, indigesta, a veces incorrecta. Las notas que la acompañan no serán de su agrado. Usé toda mi influencia con la señora Royer para  que se limitase al simple papel de traductora, pero mis esfuerzos no tuvieron éxito. Debo decir, sin embargo, en su elogio que la señora Royer ha eliminado sin excepción, todas las notas que yo había descrito como absurdas y contrarias al sentido científico. Sin embargo se ha impreso un número muy grande de ellas (la mayoría de los que muestran la traducción) que no se me habían presentado.

La Sra. Royer es una persona singular, cuyas costumbres no son las de su sexo. Sin embargo, la educación semi-masculina que ha recibido a fuerza de trabajo se ha elaborado principalmente una escuela filosófica exclusivamente deductiva y su  manera de pensar se resiente de ello.  Se había imaginado, durante la traducción de su libro, que podría introducir correcciones por su cuenta, lo que le ocasionaría a usted una extraña y desagradable sorpresa. Sin embargo, me las arreglé para separarla de esta actuación mostrándole que eso constituiría una falta de delicadeza para con usted -. La Naturaleza de estas correcciones fue muy interesante al mostrar cómo los métodos de una mente como la de la señorita Royer se oponen a la marcha de las Ciencias Naturales. Voy a citar dos ejemplos.

En el capítulo sobre el instinto de las abejas, la señora Royer había sustituidoen su traducción a todos los términos  ” pirámide triedro” (para las células de base) por el pirámide hexaedro , porque ella decía que las abejas no pueden terminar un prisma hexagonal que no sea en un punto hexagonal. Pero no se le ocurrió, antes de introducir un cambio tan capital, echar  un vistazo en un panal.

El segundo ejemplo es de la misma fuerza. La Sra. Royer no había imaginado nada mejor que incluir en  la traducción que todos los peces eléctricos descienden de un ancestro común con un órgano eléctrico. Como ella no tiene ni idea de Zoología ni tampoco de anatomía comparada, tuve grandes dificultades para hacerle entender que usted había tenido sus razones para no emitir una idea tan simple. Sin embargo, me las arreglé para convencerla de alguna manera por una descripción de los órganos eléctricos de los torpedos, anguilas, el malaptérurus,  de los  mormyridos y de sus nervios correspondientes,  que estos organismos,  aunque idénticos en términos de tejido, sin embargo,  no son morfológicamente  homologos.

Por imperfecta que sea la  traducción d Mlle. Royer, por desplazadas que estén algunas partes de su prefacio y notas, me aplaudo, sin embargo, por haber impedido que ella desfigurase  su trabajo más completamente . Pero si la gran obra sobre  las especies,  cuya  publicación anuncia usted en un futuro próximo, llegase a buen término como espero,   le deseo un traductor más versado en las ciencias naturales y menos dispuesto a hacer notar su propia personalidad.

 

 

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La imagen de Clemence Royer está tomada de la obra de Claude Blanckaert(1991), “Les bas-fonds de la science française: Clémence Royer, l’origin de l’homme, et le darwinisme social” (in French), Bulletin et Mémoires de la Société d’Anthropologie de Paris n.s. 3 3 (1-2): 115–130.

Etiquetas: , ,

Concentración de problemas en el párrafo ducentésimo segundo de El Origen de las Especies

 

202.

In one sense the conditions of life may be said, not only to cause variability, either directly or indirectly, but likewise to include natural selection, for the conditions determine whether this or that variety shall survive. But when man is the selecting agent, we clearly see that the two elements of change are distinct; variability is in some manner excited, but it is the will of man which accumulates the variations in certain direction; and it is this latter agency which answers to the survival of the fittest under nature.

En un cierto sentido puede decirse que las condiciones de vida no solamente determinan, directa o indirectamente, la variabilidad, sino también que comprenden la selección natural, pues las condiciones determinan si ha de sobrevivir esta o aquella variedad. Pero cuando es el hombre el agente que selecciona vemos claramente que los dos elementos de modificación son distintos: la variabilidad está, en cierto modo, excitada; pero es la voluntad del hombre la que acumula las variaciones en direcciones determinadas, y esta última acción es la que corresponde a la supervivencia de los más adecuados en estado natural.

 

****************************************************************************************************

En el párrafo anterior había mencionado el autor a las condiciones externas de vida indicando que influían menos en la generación de variabilidad que una “cierta e indefinida tendencia interna”. Ésta cierta e indefinida tendencia había venido a ocupar el lugar de la selección natural, quien a su vez ocupaba el lugar de una llamada naturaleza del organismo. Para terminar de complicar las cosas éste párrafo vuelve a mencionar a las condiciones de vida incluyendo ahora entre ellas a la selección natural. Como buen fantasma semántico, es decir construcción inútil y ambigua, puede el autor utilizarla a su antojo y colocarla donde mejor le convenga y le plazca. Bien puede, si lo desea,  colocarla entre las condiciones de vida, empero con el mismo derecho y similares argumentos podría colocarla, fuera de las condiciones de vida en aquella “cierta e indefinida tendencia interna”.  Si fuera menester, podría la selección natural, su majestad, entrar a formar parte de la naturaleza del organismo o reemplazarla sentándose en su trono. Si el lector se ha dejado engañar y cree en la selección natural, flatus vocis, está perdido (salvo que por algún motivo convenga mantener ciertas creencias falsas; en ese caso hay que investigar los motivos, pero esa es otra historia….).

 

Si poco importa colocar al fantasma en uno u otro lugar, ya que los fantasmas transitan libremente por los lugares, este corto párrafo presenta problemas muy grandes que vamos e enumerar

 

  1. Dice el autor:

But when man is the selecting agent, we clearly see that the two elements of change are distinct

¿Podría alguien por favor indicar quién selecciona cuando el ser humano no es quien lo hace?

 

2. ¿A qué se refiere cuando dice the two elements of change?

 

  1. Analicemos la última frase completa:

 

But when man is the selecting agent, we clearly see that the two elements of change are distinct; variability is in some manner excited, but it is the will of man which accumulates the variations in certain direction; and it is this latter agency which answers to the survival of the fittest under nature.

 

Pero cuando es el hombre el agente que selecciona vemos claramente que los dos elementos de modificación son distintos: la variabilidad está, en cierto modo, excitada; pero es la voluntad del hombre la que acumula las variaciones en direcciones determinadas, y esta última acción es la que corresponde a la supervivencia de los más adecuados en estado natural.

 

 

O yo he leído mal o bien el autor dice que el deseo del hombre (the will of man, this latter agency) responde a la supervivencia de los más aptos en la naturaleza. ¿Acaso el deseo humano podría en algún momento llegar a confundirse con la selección natural? Todo es posible cuando se trata de fantasmas semánticos ¿Será éste el clímax o momento cumbre de la Eugenesia, cuando unos pocos elegidos sean ya capaces de controlarlo todo? ¿Estamos ante un párrafo apocalíptico o sencillamente ante una gran insensatez? Sea como sea, ninguno de los dos casos se corresponde con la ciencia y lo único seguro es que no nos encontramos ante una obra científica. A no ser que la ciencia sea algo nuevo a partir de ahora………

 

La obra (OSMNS) según vamos leyendo  muestra  la transposición más absurda del trabajo de los ganaderos y mejoradores a la naturaleza. El deseo del hombre marca la dirección en un programa de mejora genética, pero el resultado del programa está determinado por la constitución de cada especie sometida al programa. En la naturaleza, nadie está seleccionando y todo es función de la plasticidad de los organismos. Si el autor se complace en llamar a esto supervivencia de los más aptos, no debe pensar que eso suministre explicación alguna, y la ciencia lo que debe buscar son explicaciones y no puntos finales sin salida.

 

Etiquetas:

Tu sociedad actual………..resultado del darwinismo: Entrevista a Máximo Sandín en El Vórtice- Unión Madrid

Imagen de previsualización de YouTube

 

[audio="http://www.ivoox.com/tu-sociedad-actual-resultado-del-darwinismo-social_md_1557504_1.mp3"] Ir a descargar

 

P. Te metes a investigar a Darwin y del darwinismo salen declaraciones como las que acabamos de leer………….Si quieres preservar el poder indefinidamente, tienes que conseguir el consentimiento de los gobernados. Esto se hará mediante……..  Hay que contextualizar a Darwin para entender lo que dice………Y luego has hablado de Eugenesia…¿Cómo lo unes?………

R. Lo que más me admiraba es cómo esto podría haber cuajado en los científicos hasta tal forma……..Acertó con el tema de Selección Natural que es una falacia……..El darwinismo es una forma de ver la realidad…..de que la vida es competencia……….

 

P.  El ClubX fue un Lobby. Thomas Henry Huxley su iniciador. El club se encontraba en Londres una vez al mes…….Y así, empujando y ayudando por ejemplo a la publicación de El Origen de las Especies, de Charles Darwin…..Querían mantener el statu quo social, pero si te pongo una canción como esta de 1848 (min 29 20)………..

 

R. : Te quiero leer una frase de Adam Smith…………..

 

P. : Uniendo todo esto que tiene que ver con Eugenesia y Biología……………..

R. : En USA surgieron leyes eugenésicas en bastantes estados……………esterilizaron a decenas de miles de personas…….

 

P.: Entonces ¿Qué es exactamente la Eugenesia?

R.: Es algo derivado del darwinismo……….Del darwinismo surgió la idea de que había unos hombres superiores y otros inferiores…………….John Rockefeller decía que la supervivencia de los más aptos es una ley divina y humana………….cuando tienen tanto poder quieren manejar el mundo…………………(Una frase de Cousteau)…..

 

P.: La Eugenesia supone el control de unos pocos sobre las relaciones de la mayoría………………

R.: ………..Se están reuniendo para discutir su preocupación por el aumento de la población mundial………..

 

P.: Darwin como justificación para una manera de entender la vida que estamos sufriendo en su manera más clara…………Me has hablado de unas alternativas…………..

R.: Fue haciendo ediciones asesorado por Huxley, Hooker y Lyell……..que le iban cambiando las cosas……….El darwinismo es un invento postdarwinista………….

 

P.: Una de las primeras operaciones de megamarketing………..

R.: Sí. Hemos tenido mala suerte………Está el libre mercado y la Selección Natural que decide quien triunfa. Por eso los gobiernos de derechas intentan destruir la cultura. Siento que me llamen conspiranoico…….

 

P.: No se trata de conspiración sino de la forma de perpetuarse en el poder………..(Club de Roma…..)……….

R.: Los biólogos evolucionistas eran lamarckianos………..(Frederick Gerard, Bron, Mivart, Jenking,…….). Un cuento chino cuajó ideológicamente y fue impuesto con el apoyo de……….

 

El darwinismo y el libre mercado en el minuto 67 50 (Friedrich Hayeck……….Milton Friedman…………..Chicago Boys………..Leo Strauss……….)

 

Etiquetas: ,

La frase más famosa del siglo XIX

 

Dice el  Profesor C.W. Saleeby, en la página 79 de su libro “La perspectiva eugenésica” (1921):

¿Qué es lo que hay realmente implicado en ” la supervivencia del más apto “, la más famosa sentencia de todas las de Herbert Spencer e incluso de hecho, la más famosa del siglo diecinueve? En la tierra ahora como siempre, hay naciones o razas que rigen  y otras que son gobernadas, algunas imperios y otras casi esclavas. Hemos heredado el Estado Imperial y, después de haber participado en la conquista de la Alemania imperial, parece haberse confirmado esa condición.  Por el contrario, creo que en lo esencial de la conducta nacional estábamos más seguros en 1914 de lo que lo estamos hoy en día. Nos engañamos a nosotros mismos al suponer que somos una raza imperial por derecho divino, por el veredicto final de la naturaleza , y algunos de nosotros, me temo, suponemos que es nuestro el privilegio imperial para vagar y para especular, para darse al alcohol y a la gula, mientras que otras razas son esclavas. Pero,….¿Puede ser cierto que una raza Imperial esté destinada a la vagancia y al juego mientras que las razas de siervos trabajan?

 

lProfessor C.W. Saleeby, in The Eugenic Prospect (1921):

 

What is really involved in „the survival of the fittest, the most famous of all of Herbert Spencer’s phrases – indeed, the most famous phrase of the nineteenth century. On our earth at present, as ever, there are nations or races which rule and others which are ruled–   some Imperial and others almost slaves. We have inherited the Imperial status, and, having lately shared in the conquest of Imperial Germany, we seem to have finally confirmed that status. On the contrary, I believe that in the essentials of national conduct we were more secure in 1914 than we are today. We deceive ourselves when we suppose that we are an Imperial race by right divine, by Nature’s final verdict; and some of us, I fear, suppose that it is even our Imperial privilege to idle and speculate, to guzzle and booze, while common folk and subject races slave. But is it true that an Imperial race is one which idles and gambles and plays whilst servile races work?

 

Etiquetas: ,

Leyendas falsas de bárbaros salvajes en el cuadragésimo sexto párrafo de El Origen de las Especies

 

Como en otras ocasiones,  el autor pone un ejemplo hipotético o mal documentado, para hacer pasar una idea falsa: ahora toca a la de selección inconsciente. Pero no hay ejemplo que valga: si es inconsciente, entonces no es selección. Nos encontramos ante una Contraditio in adiecto.

Los fantasmas semánticos  surgen aquí y allí protagonizando, como en una misteriosa casualidad, la obra que sirve como fundación de la biología.

 

Finalmente, y seguramente para completar la serie de  coincidencias debidas al azar,  cuenta éste párrafo una anécdota que todavía hoy, ciento cincuenta años después, sigue sin confirmar: Que los fueguinos matan y devoran a sus ancianas. Ni había entonces ni  hay ahora prueba alguna a favor de esto.  La observación, en tono racista tan característico  del autor,  no parece proceder del propio Darwin sino más bien parece posible que la hubiese oído contar al aventurero William Low, constituyendo en palabras de Juan Hilarión Lenzi, en su libro Tierra del Fuego (1967), ejemplo de inexactitud, calumnia y  absurdo.

 

 

 

 

 

 

If there exist savages so barbarous as never to think of the inherited character of the offspring of their domestic animals, yet any one animal particularly useful to them, for any special purpose, would be carefully preserved during famines and other accidents, to which savages are so liable, and such choice animals would thus generally leave more offspring than the inferior ones; so that in this case there would be a kind of unconscious selection going on. We see the value set on animals even by the barbarians of Tierra del Fuego, by their killing and devouring their old women, in times of dearth, as of less value than their dogs.

 

Si existen salvajes tan bárbaros como para no pensar en el carácter hereditario de las crías de sus animales domésticos, sin embargo, cualquier animal que tenga una especial utilidad para ellos, para cualquier propósito especial, sería conservado cuidadosamente durante las hambrunas y otros accidentes, a los que los salvajes son tan propensos, así los animales elegidos en general, dejan más descendencia que los inferiores, de modo que en este caso nos encontraríamos frente a una especie de selección inconsciente. Vemos que el valor fijado en los animales, incluso por los bárbaros de la Tierra del Fuego, quienes matan y devoran a sus mujeres de edad, en tiempos de escasez, como considerándolas de menos valor que sus perros.

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de Puntofinal

Etiquetas: , ,

Roguing, es decir, descartar los individuos que no interesan, como verdadero y único principio de la selección en el cuadragésimo segundo párrafo de El Origen de las Especies

 

Llamar principio de selección a “Roguing”, es decir a descartar los individuos que no interesan, es la demostración más clara que podemos desear de que en la selección no hay principio alguno otro que el buen ojo del seleccionador. Es la selección un hecho tan elemental que ningún otro principio la dirige ni tampoco tiene ningún resultado diferente que no sea la propia selección en sí. Podemos así de una vez aportar ahora la definición que el autor ha venido escamoteando. ¿Qué es la selección?  La acción y efecto de seleccionar.  Aunque, en agronomía, la selección es una parte importante del proceso de Mejora Genética, por sí misma la selección no conduce a ninguna parte. La selección natural, a pesar de estar reconocida en diccionarios oficiales de todas las lenguas, por ejemplo el de la RAE, no es nada sino una contradictio in adiecto, un fantasma semántico.

 

Podemos también responder a otras preguntas:

 

¿Quien dirige la selección?  La voluntad del mejorador. Por lo tanto, sin voluntad previa, no hay selección.  La selección es una parte del proceso de mejora genética (Breeding),  cuyos resultados dependen además de la propia selección,  de la fertilidad y de la heredabilidad. Como el autor indica:

 

But it is very far from true that the principle is a modern discovery

 

Cierto. El principio de que uno puede eliminar algunos individuos en sus cruzamientos domésticos es muy viejo, quizás por eso el autor lo llame principio  ya que  está en la base  (al principio) de la agricultura y la ganadería. Con la selección no se consigue progreso alguno, por el contrario el progreso resultante de un proceso de Mejora Genética en particular y de toda su historia depende de la heredabilidad de los caracteres elegidos, propiedad que es independiente de toda selección.

 

El autor insiste en confundir selección con mejora y éste es uno de los errores más tenazmente mantenidos, increíbles y peligrosos de su obra. La selección por sí misma no tiene fruto ninguno y es absurdo pensar que en la naturaleza haya selección ni mejora. Pero además, la introducción del concepto de rogues (morralla), algo real en términos de actividad del mejorador, es absolutamente ridículo en términos de la naturaleza. En la naturaleza no hay rogues. Pensar lo contrario es ser eugenista.

 

 

It may be objected that the principle of selection has been reduced to methodical practice for scarcely more than three-quarters of a century; it has certainly been more attended to of late years, and many treatises have been published on the subject; and the result has been, in a corresponding degree, rapid and important. But it is very far from true that the principle is a modern discovery. I could give several references to works of high antiquity, in which the full importance of the principle is acknowledged. In rude and barbarous periods of English history choice animals were often imported, and laws were passed to prevent their exportation: the destruction of horses under a certain size was ordered, and this may be compared to the “roguing ” of plants by nurserymen. The principle of selection I find distinctly given in an ancient Chinese encyclopaedia. Explicit rules are laid down by some of the Roman classical writers. From passages in Genesis, it is clear that the colour of domestic animals was at that early period attended to. Savages now sometimes cross their dogs with wild canine animals, to improve the breed, and they formerly did so, as is attested by passages in Pliny. The savages in South Africa match their draught cattle by colour, as do some of the Esquimaux their teams of dogs. Livingstone states that good domestic breeds are highly valued by the negroes in the interior of Africa who have not associated with Europeans. Some of these facts do not show actual selection, but they show that the breeding of domestic animals was carefully attended to in ancient times, and is now attended to by the lowest savages. It would, indeed, have been a strange fact, had attention not been paid to breeding, for the inheritance of good and bad qualities is so obvious.

 

Puede hacerse la objeción de que el principio de la selección ha sido reducido a práctica metódica durante poco más de tres cuartos de siglo; ciertamente, ha sido más atendida en los últimos años y se han publicado muchos tratados sobre este asunto, y el resultado ha sido rápido e importante en la medida correspondiente. Pero está muy lejos de la verdad el que el principio de la selección sea un descubrimiento moderno. Podría dar yo referencias de obras de gran antigüedad en las que se reconoce toda la importancia de este principio. En períodos turbulentos y bárbaros de la historia de Inglaterra fueron importados muchas veces animales selectos y se dieron leyes para impedir su exportación; fue ordenada la destrucción de los caballos inferiores a cierta alzada, y esto puede compararse al roguing, en las plantas, por los que cuidan de los semilleros. El principio de la selección lo encuentro dado claramente en una antigua enciclopedia china. Algunos de los escritores clásicos romanos dieron reglas explícitas. Por pasajes del Génesis es evidente que en aquel tiempo antiquísimo se prestó atención al color de los animales domésticos. Actualmente los salvajes cruzan a veces sus perros con cánidos salvajes para mejorar la raza, y antiguamente lo hacían así, según lo atestiguan pasajes de Plinio. Los salvajes, en el sur de África, emparejan por el color su ganado vacuno de tiro, como lo hacen con sus tiros de perros algunos de los esquimales. Livingstone afirma que las buenas razas domésticas son muy estimadas por los negros del interior del África que no han tenido relación con europeos. Algunos de estos hechos no demuestran selección positiva; pero muestran que en los tiempos antiguos se atendió cuidadosamente a la cría de animales domésticos y que hoy es atendida por los salvajes más inferiores. Habría sido realmente un hecho extraño que no se hubiese prestado atención a la cría, pues es tan evidente la herencia de las cualidades buenas y malas.

Imagen: Relaciones de la palabra Rogue en inglés y español  según Visual Thesaurus

Etiquetas: ,

Aparecen los rogues, un concepto clave para entender las ideas del autor en el cuadragésimo párrafo de El Origen de las Especies

 

Leemos en el Merrian Webster la definición de Rogue:

VAGRANT, TRAMP

2 : a dishonest or worthless person  : SCOUNDREL

3 : a mischievous person  : SCAMP

4 : a horse inclined to shirk or misbehave

5 : an individual exhibiting a chance and usually inferior biological variation

–rogu£ish \*r*-gish\  adjective

–rogu£ish£ly adverb

–rogu£ish£ness noun

 

Es decir, que los rogues es la canalla, la morralla, lo indeseable. Algunos traductores lo dejan sin traducir y ponen llamadas a pie de página indicando correspondencia con bribón o pícaro.

 

En su empeño por hacernos ver la tarea del mejorador de animales o plantas, muestra el autor que una de sus principales funciones es la de separar a estos elementos indeseables de su proceso de mejora. Hasta ahí no hay ningún inconveniente siempre que el análisis permanezca dentro de los límites de la granja.  El problema es que no estamos ante un tratado de cunicultura o avicultura, sino ante una obra que se considera de Historia Natural o de Biología y, en ese caso, es inadmisible  que en la naturaleza ocurra nada semejante.

En la naturaleza no hay nada ni nadie indicando qué es morralla, qué hay que merezca la pena dejar descendencia y qué no. Esto ocurre en la granja, o en un sistema de control social según la eugenesia, esa especie de pseudociencia o técnica instituida por su primo,  sir Francis Galton, que tanto gustaba a Darwin y que tan vinculada ha estado siempre al darwinismo. En ambos casos, bajo la acción humana. En la naturaleza, no.

 

 

 

 

The same principles are followed by horticulturists; but the variations are here often more abrupt. No one supposes that our choicest productions have been produced by a single variation from the aboriginal stock. We have proofs that this is not so in several cases in which exact records have been kept; thus, to give a very trifling instance, the steadily increasing size of the common gooseberry may be quoted. We see an astonishing improvement in many florists’ flowers, when the flowers of the present day are compared with drawings made only twenty or thirty years ago. When a race of plants is once pretty well established, the seed-raisers do not pick out the best plants, but merely go over their seed-beds, and pull up the “rogues,” as they call the plants that deviate from the proper standard. With animals this kind of selection is, in fact, likewise followed; for hardly any one is so careless as to breed from his worst animals

 

Los mismos principios siguen los horticultores, pero las variaciones, con frecuencia, son más bruscas. Nadie supone que nuestros productos más selectos se hayan producido por una sola variación del tronco primitivo. Tenemos pruebas de que esto no ha sido así en diferentes casos en que se han conservado datos exactos; así, para dar un ejemplo muy sencillo, puede citarse el tamaño, cada vez mayor, de la grosella. Vemos un asombroso perfeccionamiento en muchas flores de los floristas cuando se comparan las flores de hoy día con dibujos hechos hace veinte o treinta años solamente. Una vez que una raza de plantas está bastante bien establecida, las productores de semillas no cogen las plantas mejores, sino que, simplemente, pasan por sus semilleros y arrancan los rogues, como llaman ellos a las plantas que se apartan del tipo conveniente. En animales también se sigue, de hecho, esta clase de selección, pues casi nadie es tan descuidado que saque cría de sus animales peores.

 

 

 

Etiquetas:

Metempsicosis, darwinismo y otras extrañas conversiones en un párrafo de Elias Canetti

 

De una entrada antigua extraída del blog que lleva por fantástico título el de Contra esto y aquello, voy a copiar el contenido. Dice así:

 

A los innumerables fans de los doctores Denkins y Dawnett ofrezco este diamante extraído del inexhaustible Elías Canetti:


El deseo de convertir a los hombres en animales ha sido el impulso más potente para el desarrollo de la esclavitud. Es imposible sobreestimar la fuerza de este deseo, como tampoco la de su contrario: convertir a animales en hombres. A este último deben su existencia grandiosas creaciones del espíritu humano, como la doctrina de la metempsicosis y el darwinismo, pero también ciertas diversiones populares, como la exhibición de animales amaestrados.

 

La imagen está tomada de la entrada La cabra nunca bajó, del Deepastelehena’s blog

Etiquetas:

¿Es la Selección Natural una Ley científica?

 

En el empeño por aclarar qué es exactamente la Selección Natural vamos viendo dificultades para admitirla como mecanismo (según indicaba en su día el diccionario de Neolengua en su versión española; hoy dice fenómeno), como proceso o fenómeno y como teoría científica. También vimos algo sobre la inconveniencia de considerarla ley natural.

Ninguna de estas cosas es la Selección Natural: ni mecanismo, ni proceso, ni fenómeno, ni teoría científica, ni tampoco es ley natural, aunque esto último abría las puertas de una jugosa discusión mediante la cual y con ayuda de Rafael Sánchez Ferlosio habíamos llegado a la conclusión de que el Derecho Natural podría legitimar hasta lo más ilegitimable, es decir y sin ir más lejos: el propio darwinismo. De nuevo caíamos así en tema crucial y no suficientemente aclarado todavía: el darwinismo como base de la eugenesia.

Todo indica que la definición más adecuada por el momento, la que mejor indica lo que pueda ser la Selección Natural es “La supervivencia del más apto”, con lo cual estaríamos en una situación curiosa en la cual el estudio de la transformación de las especies, o si se prefiere de la Evolución se basaría en un chascarrillo. Sería como decir que la ciencia admite que la ley central que rige la evolución se corresponde, ni más ni menos con el grito “Sálvese quien pueda”.

 

Así la aparición de nuevas especies vendría a ocurrir ni más ni menos que por haber sido éstas precisamente las que se han podido salvar. Algo torpe como idea científica…..¿no?……….

 

Según el darwinismo, todo quedaría así explicado de tal manera que, si a lo largo de nuestro estudio surgen dudas, cualquiera de ellas o todas simultáneamente podrían resolverse mediante tal expresión. Por ejemplo: ¿Cómo ocurre la evolución? Por el proceso de sálvese quien pueda. ¿Cómo aparece una nueva especie? Pues fue capaz de salvarse como pudo. Habríamos abandonado la ciencia en manos de éste curioso chascarrillo, factótum de la evolución que queda precisamente definido como Fantasma semántico, conclusión principal  del análisis de la obra de Darwin.
No obstante, antes de pasar definitivamente a considerar la Selección Natural un puro fantasma semántico o un chascarrillo quedan algunas posibilidades. Por ejemplo y vamos a entrar en terrenos verdaderamente delicados: ¿Podría ser la selección natural una ley?

 

Si así fuese sería muy importante saber de qué tipo de ley se trata: si de una ley científica o de una ley natural. Que la  Selección Natural es una Ley natural lo defendía firmemente la versión en inglés del diccionario de la Neolengua hasta el pasado día 28 de agosto de 2010  en que el usuario Woland37 cambió Ley natural por proceso natural, como puede verse aquí.

Sería extraño que algo que tanto atañe  a la naturaleza como la Seleccción Natural fuese Ley sin ser Ley Natural, pero ya veíamos que el concepto de ley natural es muy delicado. Para un científico mucho mejor basar sus trabajo en leyes científicas que en leyes naturales.
Lo que ha dejado ahora escrito Woland37 (proceso natural) en el diccionario de la Neolengua (english version), es, a todas luces incorrecto puesto que proceso natural es la evolución en sí y no la selección natural. Lo que había escrito antes, aún siendo también incorrecto permitió aquella investigación que nos había llevado a la calificación del darwinismo como algo ilegitimable;  lo más ilegitimable, decía Ferlosio.

Veamos ahora qué ocurre si mantenemos que la selección natural es Ley Científica.  En primer lugar, mediante ésta definición el diccionario de neolengua contradice su versión en español, que indica hoy que la selección natural es un fenómeno. Esto no sería grave puesto que los hispanoparlantes estamos bien acostumbrados a oír que en cuestión de ciencia el inglés manda. Bastaría con corregir la versión en español y cambiar en ella fenómeno por ley (conceptos bien distintos). Pero resulta que hay otro problema. La definición de Selección Natural como Ley Científica viene a contradecir la propia definición de Ley Científica, en el diccionario de Neolengua (english version) que indica:
A scientific law or scientific principle is a concise verbal or mathematical statement of a relation that expresses a fundamental principle of science, like Newton’s law of universal gravitation.
En el caso de la Selección natural carecemos de mathematical statement alguno y de relación que exprese un principio fundamental, teniendo que conformarnos con una simple expresión verbal:

 

La supervivencia del más apto

 

Es decir, supervivencia del que sobrevive independientemente de cuáles sean sus características o propiedades, sus claves o estrategias en una burda competición: una tautología de nulo contenido o valor científico.

Debemos concluir por tanto que la Selección Natural tampoco es Ley Científica, y que sin duda alguna es una construcción confusa, un sintagma enfermo y carente de significado.  En definitiva un fantasma semántico.

Alternativamente, podemos quedarnos con la única definición válida encontrada: Supervivencia del más apto. Iva Mendes en su blog Humordarwinista demuestra que éste es el significado auténtico que Darwin da a la Selección Natural. Para concluir acertadamente:

E há que diga que a Seleção Natural foi a idéia mais brilhante que existiu no mundo. Eta mundo besta, meu Deus

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

El niño monstruo del racionalismo cartesiano

 

En el segundo precepto del Discurso del Método propone Descartes :

Dividir cada una de las cuestiones que examinare en cuantas partes fuere posible y en cuantas requiriese su mejor solución

Pero,…..¿hasta qué punto la cuestión inicial se mantiene o desaparece por efecto de la división?

Ante la propuesta cartesiana de dividir alegremente,  la alternativa es mantener unido;  ante la duda permanente, la necesidad de mantener cierta confianza en la naturaleza.

Spinoza, lúcido rival de Descartes, dice:

 

”…

conciben al hombre, dentro de la naturaleza, como un imperio dentro de otro imperio. Pues creen que el hombre perturba, más bien que sigue, el orden de la naturaleza que tiene una absoluta potencia sobre sus acciones y que sólo es determinado por sí mismo. Atribuyen además la causa de la impotencia e inconstancia humanas, no a la potencia común de la naturaleza, sino a no sé qué vicio de la naturaleza humana, a la que, por este motivo, deploran, ridiculizan, desprecian o, lo que es más frecuente, detestan”.

 

Frases que hacen pensar en aquella sentencia en la que Descartes describe a un tipo de monstruo hoy ya casi-habitual:  El niño cerebral:

 

Y también pensaba yo que, como hemos sido todos niños antes de ser hombres y hemos tenido que dejarnos regir durante mucho tiempo por nuestros apetitos y nuestros preceptores, que muchas veces eran contrarios unos a otros, y ni unos ni otros nos aconsejaban siempre a caso lo mejor, es casi imposible que sean nuestros juicios tan puros y tan sólidos como lo fueran si, desde el momento de nacer, tuviéramos el uso pleno de nuestra razón y no hubiéramos sido nunca dirigidos más que por esta.

 

La imagen está tomada de Nnguna palabra cae al vacio, entrada titulada Los niños monstruos.

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: