‘Malthus’

Una crónica del Gran Imperialismo. Comentario del libro Papeles de Karukinka, de Domingo Lloris Samo

 

 

 

 

 

 

 

El Duchess of Albany era un clíper de tres palos nombrado en honor de la princesa Helena Federica Augusta hija de Jorge Víctor, príncipe de Waldeck-Pyrmont y Elena de Nassau, nacida el 17 de febrero de 1861 en Arolsen (Alemania) y fallecida el 1 de septiembre de 1922 en el Tirol. La duquesa estaba casada con Leopold George Duncan, Duque de Albany, séptimo hijo de la Reina Victoria I de Inglaterra.

El barco, construido en  1884 por T. Royden & Son, de Liverpool, para la compañía naviera W. and R. Wright, contaba en su tripulación con veintiocho marinos al mando del capitán John Wilson. En su mascarón de proa una imagen representaba a la duquesa de Albany. Procedente de Liverpool llegó  al puerto de Río de Janeiro de donde zarpó el 20 de junio de 1893 con destino a Valparaíso (Chile), pero dos semanas después, el 13 de julio de 1893, naufragó por razones desconocidas a unos 700 metros de la desembocadura del río Luz, isla Grande de Tierra del Fuego (Argentina). Todos los tripulantes salieron ilesos.

Domingo Lloris Samo,  oceanógrafo y autor del libro Ictiofauna marina, publicado en 2006, y más recientemente del Anecdotario y vivencias de un Ictiólogo (Anacefaleosis, 1971 – 2018), tiene cosas que contar más allá de las que  se refieren directamente al ejercicio de su profesión. A lo largo de una estancia en Argentina y en el curso de una provechosa visita a una librería de viejo en la calle Rivadavia, de Buenos Aires, adquirió una serie de volúmenes a los que ha sacado un gran partido. La utilidad de algunos de ellos es bien conocida, de otros intentaremos describirla en lo que sigue, un tercer grupo quedará para estudios posteriores que esperamos el autor podrá llevar a feliz término.

En el prefacio de los papeles de Karukinka cuenta el autor sus adquisiciones en la mencionada librería. Se trata de los volúmenes siguientes 1) una biografía de Esteban Lucas Bridges, titulada: El último confín de la Tierra; 2) un pequeño libro de bolsillo, de Julián I. Ripa, (Recuerdos de un maestro patagónico); 3) ocho volúmenes de la Histoire Naturelle des Poissons, del zoólogo francés Bernard de Lacépède, publicados en 1830 y 4) tres cuadernos con textos manuscritos en inglés, que formaban un atado junto a unas oscuras láminas …

Es seguro que los libros de Lacépède han sido de gran utilidad al autor para el ejercicio diario de su profesión así como en la redacción de su Ictiofauna marina. Con respecto al libro de relatos de Julián I. Ripa (Recuerdos de un maestro patagónico) y la biografía de Esteban Lucas Bridges, hijo del reverendo Thomas Bridges, esperamos tener más noticias en próximas obras del autor, aunque esta última ya aparece oportunamente citada en numerosas ocasiones a lo largo del relato que comentaré a continuación. A los textos manuscritos en inglés contenidos en los tres cuadernos nos referiremos ahora pues forman la base de Los papeles de Karukinka.

Las dos primeras partes son el diario de Edouard Courtney, segundo oficial del barco, después del naufragio. La tercera parte, ya en las páginas finales del libro, es obra de Tomás Monserrat, español que había embarcado como marinero en Liverpool.

El primer cuaderno de bitácora está comprendido entre las páginas 17 y 96. Comienza con la descripción del naufragio que tuvo lugar el día jueves, día 13 de Julio de 1893, y se extiende hasta el mes de septiembre del mismo año. En estos días se describe la incorporación de los dos supervivientes en una población de indígenas de una comunidad selk’nam del cielo del este o Wintek; los cuidados que Tenenesk, el chamán, dispensó al señor Monserrat, herido en una pierna durante el naufragio y cuyo conocimiento del español fue básico para establecer el contacto y sus primeras experiencias en las costumbres de comunicación, caza, recolección y otros aspectos iniciales de la convivencia  con los nativos.

El segundo cuaderno de bitácora (páginas 97 a 260) comprende  el periodo comprendido entre los primeros días de septiembre de 1893 y julio de 1895. Incluye los avatares de la vida en Karukinka, la pesca, la construcción de un fuelle y una fragua, elaboración de cuchillos y los matrimonios de Eduard y Tomás con sendas nativas, Aluxán y Koilah, así como el asedio constante a que se encuentran sometidos por la presión de los nuevos colonizadores.

El historiador Vicens Vives denominó a la segunda mitad del siglo XIX como el periodo del Gran Imperialismo y fue en enormes regiones de los cinco continentes en donde se vieron sus efectos: transformaciones de proporciones gigantescas fruto de la capacidad de gestión de los grandes capitales. A diferencia de los Estados Unidos de América, en donde la colonización de fue  llevada a cabo en gran medida por familias y pequeños propietarios, enormes parcelas en Sudamérica (Chile y Argentina) fueron vendidas a grandes empresas para dedicarlas a la agricultura, a la ganadería y a la minería. Quienes sufrieron los cambios fueron los habitantes de estas tierras al tener que someterse a unas reglas de convivencia completamente nuevas, así como desconsideradas y enormemente perjudiciales para su vida y tradiciones.

Los papeles de Karukinka tiene el aire de un clásico de aventuras, uno de aquellos relatos cuyos autores, como por ejemplo Mayne Reid, tenían la debida formación en historia natural para ir describiendo el territorio y oportunamente dedicando párrafos a las especies de sus plantas y animales. La diferencia de estos relatos, en su mayoría anglosajones, con los papeles de Karukinka estriba en el trato dado a los habitantes de los países visitados por el viajero. Por lo general, para la cultura anglosajona imperante, los habitantes de los bosques o de las estepas de África o Sudamérica eran razas inferiores, subdesarrolladas. En su libro titulado “Sobre la libertad” John Stuart Mill (1806-1873) lo había expresado de manera contundente:

“Casi es innecesario decir que esta doctrina es sólo aplicable a seres humanos en la madurez de sus facultades. No hablamos de los niños ni de los jóvenes que no hayan llegado a la edad que la ley fije como la de la plena masculinidad o feminidad. Los que están todavía en una situación que exige sean cuidados por otros, deben ser protegidos contra sus propios actos, tanto como contra los daños exteriores. Por la misma razón podemos prescindir de considerar aquellos estados atrasados de la sociedad en los que la misma raza puede ser considerada como en su minoría de edad. Las primeras dificultades en el progreso espontáneo son tan grandes que es difícil poder escoger los medios para vencerlas; y un gobernante lleno de espíritu de mejoramiento está autorizado para emplear todos los recursos mediante los cuales pueda alcanzar un fin, quizá inaccesible de otra manera. El despotismo es un modo legítimo de gobierno tratándose de bárbaros, siempre que su fin sea su mejoramiento, y que los medios se justifiquen por estar actualmente encaminados a ese fin. La libertad, como un principio, no tiene aplicación a un estado de cosas anterior al momento en que la humanidad se hizo capaz de mejorar por la libre y pacífica discusión. Hasta entonces no hubo para ella más que la obediencia implícita a un Akbar o a un Carlomagno, si tuvo la fortuna de encontrar alguno.”

Pero este punto de vista, que es el de Thomas Malthus, de Adam Smith, de Herber Spencer, y de Charles Darwin tiene su fecha de caducidad y es de esperar que el respeto por quienes viven de una manera diferente prevalezca, aunque en la mayoría de los casos sea ya tarde. Así, al final del domingo día seis de agosto de 1893 encontramos esta sentencia a modo de síntesis:

Creo que tanto Tomás como yo mismo, habíamos tocado con la punta de los dedos la naturaleza en su estado puro y ésta nos había prendido más allá de nuestra consciencia.

El relato abunda en las descripciones de la historia natural de la región, animales y plantas así como en las tradiciones y costumbres de los selk’nam.  Invita a leer más y a preocuparse por la historia de una enorme región geográfica en el momento en  que tomó un giro precipitado perjudicando a quienes eran diferentes por el mero hecho de serlo.

 

 

 

 

Etiquetas:

Ciencia y Política: la Genética como herramienta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hemos visto tantas veces criticado el nombre de Lysenko que nos sorprendió al leer su informe a la Academía de Ciencias Agrícolas, de 1948, ver que tenía un contenido.  No obstante en las contadas ocasiones en que este informe se había publicado en español iba acompañado de comentarios confusos. Hemos escrito este libro para acompañar el informe a la Academia de Lysenko de unos comentarios adecuados.

 

Ciencia y Política: la Genética como herramienta
Emilio Cervantes y Francisco Bravo
Aunque el Logos es común, la mayoría vive como si tuviera una inteligencia particular
(Heráclito de Éfeso, 535-484 a. C.)
La Genética estudia la herencia, la transmisión de los caracteres. Pero existen dos graves peligros en relación con la Genética.
El primero, compartido en general con las demás disciplinas científicas y, en particular, con la Biología, es el de la generalización indebida. Encontrar y describir un mecanismo responsable de la herencia no significa que ese mecanismo sea el único.
El segundo peligro es todavía más general y tiene que ver con la capacidad de manipulación asociada con las ideas más fundamentales de la Genética. En la Ciencia es muy difícil distinguir el conocimiento de la manipulación. La historia de la Genética revela numerosos ejemplos de manipulación y muchos tienen un origen común.
Presentamos aquí el texto completo del Informe de Lysenko a la Academia de Ciencias Agrícolas de la URSS de 1948. En las pocas ocasiones en que hemos visto este informe publicado se ha visto acompañado por textos de gran confusión. Nuestro interés es contribuir a aclarar un poco tanto el contenido de este texto como la difícil relación entre Ciencia y Política y la influencia de la Genética en todo este complejo proceso…
Contenido
Introducción: Ciencia y Política 11
La Genética, una disciplina de gran relevancia política 12
La Genética en sus orígenes I: Cruzamientos 15
La Genética en sus orígenes II: Bioquímica 18
La cuestión de El Origen de las Especies 19
La herencia genocéntrica:
la barrera somático-germinal de August Weismann 27
Las ideas de Thomas Hunt Morgan:
un genético clásico o formal se asoma a la evolución 28
El panorama en la URSS 34
¿Por qué el Congreso Internacional de Genética
no se celebró en Moscú? 35
Lysenko 36
El darwinismo es la verdadera fe de Lysenko:
Comentario a su Informe a la Academia de 1948 39
Waddington y la epigenética 47
Conclusión 51
Apéndice: Texto de Lysenko:
Informe sobre la situación en las ciencias biológicas 52
Referencias 79
1. Introducción: Ciencia y Política
En su obra titulada “Política” Aristóteles caracteriza al ser humano por su racionalidad y también por ser político. Ambos atributos van indisolublemente unidos y, en cuanto un colectivo de individuos pueda tener un cierto conocimiento de sí mismos y de su entorno, surgirá pronto la división de tareas e inmediatamente la representación política, la cesión de ciertas capacidades…
Ver en Amazon el libro Ciencia y Politica: la Genetica como herramienta de Emilio Cervantes y Francisco Bravo.
https://www.amazon.com/Ciencia-Politica-Genetica-herramienta-Spanish-ebook/dp/B06XDBTGDC/ref=asap_bc?ie=UTF8

Guardar

Etiquetas:
Categorias: AAA (ver todas las entradas), Ciencia a debate, confusión, Confusión mental, Creencia, Crítica, Críticos de Darwin, Darwinismo, Debates históricos y debates de ficción, Diccionario de Neolengua, Divulgación científica, Dobzhansky, Dogmas, Episteme, Estructuralismo, Eugenesia, Eugenesia en OSMNS, Evolución, Filosofía, Fraude, General, Historia, Historia de la biologia, Historia Natural, Ideas, Lamarck en OSMNS, Lamarckismo, Lenguaje, Malthus, Máquina incapaz de distinguir, Materialismo, Método Científico, Mitos y Leyendas de la Ciencia, naturalistas proscritos, Neolengua, Objetivos de la biología, On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life, Orwell, OSMNS, OSMNS Ambigüedades, OSMNS Contradicciones, OSMNS Errores, OSMNS Falacias, Post-darwinismo, Pseudociencia, Racismo, Sectarismo, Selección Natural

Malthus en El Club de los Suicidas, de Robert Louis Stevenson

Entre los relatos de Robert Louis Stevenson se encuentran El Dr Jeckyll y Mr Hyde y El club de los suicidas, dos filones por explotar que encierran claves para comprender algunos comportamientos habituales del mundo contemporáneo.

A Stevenson, a quien los nativos de Upolu, isla de Samoa en el Pacífico a donde se había retirado llamaban Tusitala (el narrador de historias),  le gustaba jugar con los nombres.

La primera de las novelas citadas, El Dr Jeckyll y Mr Hyde, es fruto de una pesadilla del autor y describe un caso de doble personalidad, en el que una de las dos facetas del protagonista lleva el nombre de Hyde (to hide en inglés es esconderse). En la segunda novela mencionada arriba, El club de los suicidas, un caballero que es socio honorario del Club se llama Malthus. Nos preguntamos si mediante este nombre el autor quiso aludir explícitamente a Thomas Robert Malthus (1766-1834),  honrando el clérigo Malthus, cuya visión de la economía estaba basada en que la progresión del número de individuos humanos es más rápida que la progresión de la cantidad de recursos disponibles para su sustento. Obscuro panorama propio de las penumbras de una sociedad industrial, y en definitiva artificial, puesto que en la naturaleza no existen tales progresiones,  equilibrándose todo antes de que nadie venga a echar las cuentas. Ante el obscuro y siempre artificial panorama de Malthus, que en Economía es preludio del no menos obscuro y artificial panorama de Darwin en la Biología, la solución es obvia y a nadie se le escapa que dicha solución puede tener que ver con el nombre de la novela.  En teoría, puesto que de teoría estamos tratando, el problema de los malthusianos quedaría resuelto por el método de reducir voluntariamente el número de individuos humanos, con lo que, llevando la situación al límite,  sobrarían los recursos.  Enfín,… que no sabemos si la intención de Robert Louis Stevenson al elegir tal nombre era la de honrar al clérigo Malthus, fundador de la Dismal Science, pero claro, el nombre ahí queda, como siempre, para el estudio, para la duda:  ¿Tendrán un origen común Malthus, el clérigo cuyas grises teorías inspiraron a Darwin y éste otro Malthus, el miembro honorario del club de los suicidas de Stevenson, de Tusitala? No lo sabemos. Empero,  lo que sí sabemos y esto con plena seguridad, pues está meridianamente claro en la novela,  es que Stevenson se refirió directamente a Charles Darwin en las páginas de El club de los suicidas.  Veremos la cita exacta en la entrada número mil uno de este blog……

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Not quite scientific: Bienvenido Mr Malthus en el párrafo octogésimo nono de El Origen de las Especies

Comienza ahora la sección titulada GEOMETRICAL RATIO OF INCREASE Progresión geométrica del aumento, que durará seis párrafos. Su leit motif es la triste visión social del clérigo Malthus, pregonero mayor de la dismal science que recibe ahora una celebrada bienvenida en OSMNS:

 

A struggle for existence inevitably follows from the high rate at which all organic beings tend to increase.

 

Algo en lo que uno puede creer o no creer, que a uno puede gustarle o no como metáfora, pero algo que, en cualquier caso no ayuda en lo más mínimo a comprender la formación de las especies. Comienza este párrafo:

 

De la rápida progresión en que tienden a aumentar todos los seres orgánicos resulta inevitablemente una lucha por la existencia.

 

El panorama es ciertamente angustioso y es que esa podría ser una  finalidad compartida por los escritos de Malthus y  de Darwin:  generar un estado angustioso.

 

No podemos quejarnos, empero por no tener magnitud para medir o contar. Podemos contar tanto el número de seres, como el número de huevos o de semillas. Todos tienden a crecer. Afortunadamente, la dama de la guadaña viene a poner término a tan descabellada proliferación. No todos los que podamos contar, permanecerán indefinidamente. Sólo los mejores sobrevivirán. Es decir, quienes tengan que sobrevivir, sobrevivirán; los demás no. Nos encontramos fuera del terreno científico en el puro terreno de la fantasía lingüística y la especulación dogmática. Un terreno de grandes perspectivas cuando el mundo esté dominado por intereses que incluyen generar confusión para obtener el control (binomio Con-Con). Nos encontramos frente a  uno de los mejores ejemplos de la escritura autoritaria.

 

89.

A struggle for existence inevitably follows from the high rate at which all organic beings tend to increase. Every being, which during its natural lifetime produces several eggs or seeds, must suffer destruction during some period of its life, and during some season or occasional year, otherwise, on the principle of geometrical increase, its numbers would quickly become so inordinately great that no country could support the product. Hence, as more individuals are produced than can possibly survive, there must in every case be a struggle for existence, either one individual with another of the same species, or with the individuals of distinct species, or with the physical conditions of life. It is the doctrine of Malthus applied with manifold force to the whole animal and vegetable kingdoms; for in this case there can be no artificial increase of food, and no prudential restraint from marriage. Although some species may be now increasing, more or less rapidly, in numbers, all cannot do so, for the world would not hold them.

 

 

De la rápida progresión en que tienden a aumentar todos los seres orgánicos resulta inevitablemente una lucha por la existencia. Todo ser que durante el curso natural de su vida produce varios huevos o semillas tiene que sufrir destrucción durante algún período de su vida, o durante alguna estación, o de vez en cuando en algún año, pues, de otro modo, según el principio de la progresión geométrica, su número sería pronto tan extraordinariamente grande, que ningún país podría mantener el producto. De aquí que, como se producen más individuos que los que pueden sobrevivir, tiene que haber en cada caso una lucha por la existencia, ya de un individuo con otro de su misma especie o con individuos de especies distintas, ya con las condiciones físicas de vida. Esta es la doctrina de Malthus, aplicada con doble motivo, al conjunto de los reinos animal y vegetal, pues en este caso no puede haber ningún aumento artificial de alimentos, ni ninguna limitación prudente por el matrimonio. Aunque algunas especies puedan estar aumentando numéricamente en la actualidad con más o menos rapidez, no pueden hacerlo todas, pues no cubrían en el mundo.

 

 

 

 

Etiquetas: ,

La tautología viene a alegrar el mundo sombrío del clérigo Malthus en el séptimo párrafo de El Origen de las Especies

Leyendo el sexto párrafo nos habíamos quedado pendientes de un hilo. Por una parte indicaba su autor que el conocimiento de la variación en estado doméstico ofrece la mejor pista para el estudio de la adaptación, pero veíamos que por mucho que conozcamos la variación,  puede que nunca lleguemos a saber el motivo de la adaptación. Nos quedábamos así como en ascuas esperando que la convergencia entre ambos universos (el real de la variación y el ideal que reclama una explicación de la adaptación), tuviese lugar mediante una idea nueva o explicación. La explicación viene a continuación, pero es, sencillamente,  deprimente: Ni más ni menos que la doctrina gris del clérigo  Malthus:

 

From these considerations, I shall devote the first chapter of this abstract to variation under domestication. We shall thus see that a large amount of hereditary modification is at least possible; and, what is equally or more important, we shall see how great is the power of man in accumulating by his selection successive slight variations. I will then pass on to the variability of species in a state of nature; but I shall, unfortunately, be compelled to treat this subject far too briefly, as it can be treated properly only by giving long catalogues of facts. We shall, however, be enabled to discuss what circumstances are most favourable to variation. In the next chapter the struggle for existence among all organic beings throughout the world, which inevitably follows from the high geometrical ratio of their increase, will be considered. This is the doctrine of Malthus, applied to the whole animal and vegetable kingdoms. As many more individuals of each species are born than can possibly survive; and as, consequently, there is a frequently recurring struggle for existence, it follows that any being, if it vary however slightly in any manner profitable to itself, under the complex and sometimes varying conditions of life, will have a better chance of surviving, and thus be NATURALLY SELECTED. From the strong principle of inheritance, any selected variety will tend to propagate its new and modified form.

 

O en español:

 

A partir de estas consideraciones, dedicaré el primer capítulo de este resumen a la variación en estado doméstico. Así veremos que una gran cantidad de modificaciones hereditarias es al menos posible, y lo que es igual o más importante, veremos cuán grande es el poder del hombre en la acumulación por su selección de ligeras variaciones sucesivas. Luego pasaré a la variabilidad de las especies en un estado de naturaleza, pero, por desgracia, estaré obligado a tratar este tema demasiado brevemente, ya que sólo puede ser tratado adecuadamente mediante largos catálogos de los hechos. Debemos, sin embargo, estar en condiciones de discutir qué circunstancias son más favorables a la variación. En el siguiente capítulo se tendrá en cuenta la lucha por la existencia entre todos los seres orgánicos en todo el mundo, lo que inevitablemente se desprende de la elevada razón geométrica de su aumento. Esta es la doctrina de Malthus, aplicada a todo el reino animal y vegetal. Como en cada especie nacen muchos más individuos de los que pueden sobrevivir, y en consecuencia, hay una lucha por la existencia, se sigue que todo ser, si varía un poco de manera rentable para sí mismo, en el complejo y a veces, variando las condiciones de vida, tendrá una mejor oportunidad de sobrevivir, y así será naturalmente seleccionado. Desde el principio fuerte de la herencia, toda variedad seleccionada tenderá a propagar su forma nueva y modificada.

 

O sea que cualquier ser que traiga al mundo una nueva ventaja, sobrevivirá.

 

- ¿Siempre?

- No, no siempre

- ¿Cuándo exactamente?

- Pues sencillamente cuando la ventaja sea lo suficientemente notable como para permitirle sobrevivir. Entonces, sí. Sobrevivirá.

 

Es decir, la explicación que faltaba al clérigo Malthus tomo aquí la forma de una tautología. Algunos han venido diciendo durante ciento cincuenta y tres años que esto de la Selección Natural era una  idea genial ; otros, sin embargo, hemos creído siempre que era otra cosa más parecida a un dogma de fé, algo rancio, por cierto,………..

 

Imagen del clérigo Malthus tomada de The Londonist

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: