Archivo para la categoría ‘Mariano de la Paz Graells’

Encuentros con lo imposible (Libro-homenaje a Isabel Izquierdo Moya)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El sentimiento de la necesidad de cuidar las colecciones de insectos se encuentra en primer lugar entre las líneas maestras que dirigieron la trayectoria científica de Isabel Izquierdo, Conservadora de colecciones de insectos en el Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC en Madrid.

¿A qué puede deberse, nos preguntamos hoy, dicha necesidad?

El naturalista acostumbra a investigar las causas, pensando que la explicación se encuentra siempre antes del efecto pero, a veces, puede resultar conveniente buscar las razones de la existencia de algo no antes, sino por el contrario, más allá de sus consecuencias…

 

Coordinado por: Emilio Cervantes

Textos de: Paloma Blanco Fernández de Caleya, Santos Casado, Emilio Cervantes, Alberto Gomis, Antonio González Bueno, Carlos Martín Escorza, Carmen Rey del Castillo

PRESENTACIÓN

 

Una entrevista publicada en el periódico del Museo Nacional de Ciencias Naturales pone de manifiesto las líneas maestras que dirigieron la trayectoria científica de Isabel Izquierdo. En primer lugar, el sentimiento de una necesidad: la de cuidar de las colecciones de insectos. ¿Y a qué puede deberse, nos preguntamos hoy, dicha necesidad?

El naturalista acostumbra a investigar las causas, pensando que la explicación se encuentra siempre antes del efecto; pero a veces puede resultar conveniente buscar las razones de la existencia de algo no antes, sino por el contrario más allá de sus consecuencias. En el caso de las colecciones de insectos una necesidad conduce a otra, y la de cuidarlas no iba a ser excepción, puesto que inmediatamente obliga a poner todos los medios al alcance. ¿Con qué deseo? Con el de que dichas colecciones tengan un fin público. “Mi meta siempre ha sido hacer accesibles a la sociedad las colecciones del Museo” es el titular que destacaba, tanto en el encabezamiento de la entrevista como en el quehacer cotidiano de Isabel.

Como conservadora de la colección de entomología del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Isabel Izquierdo se sabía depositaria del fruto de los desvelos y fatigas de muchos naturalistas, grandes nombres como Mariano de la Paz Graells, Ignacio Bolívar o Manuel Martínez de la Escalera y de otros entomólogos más modestos, muchos de ellos anónimos. Isabel sabía que su principal tarea era la custodia de un tesoro en potencia, porque la colección de insectos, resultado del trabajo de tantos autores durante los años, no constituye tesoro por sí misma. Es necesaria una conversión.

“Hacer accesibles a la sociedad las colecciones” significa eso: convertir una colección de insectos en un tesoro, en muchos tesoros. Una tarea que requiere cualidades especiales y un quehacer continuo, perseverante, inacabable. Una labor de encantamiento que Isabel hacía con esmero en su trabajo diario. Siendo así, algún indicio debería haber en la mencionada entrevista acerca de las claves y habilidades que se necesitan para tarea tan especial.

Los autores participantes en este volumen, colegas, compañeros, amigos de Isabel, hemos sentido la necesidad de dejar por escrito algunas ideas que quedaron pendientes en nuestros encuentros y conversaciones con ella. Estamos de acuerdo en que hay algo especial, enigmático, en su labor. El giro que nos lleva a considerar como un tesoro a un conjunto de insectos atravesados por alfileres entomológicos es semejante al toque de una varita mágica o si se quiere un ejemplo más material, a la labor del artista que convierte un bloque de piedra en la viva imagen de una persona o en el desencadenante de una emoción.

En definitiva, hablamos de una labor de encantamiento. Podría haber en aquella entrevista, decíamos arriba, indicios de algunas de las claves necesarias para esta tarea. La primera es la familiaridad con las piezas: “se crea una relación casi afectiva”, se dice en algún punto de la entrevista. Desde ese momento los insectos dejan de ser entes vulgares y pasan a ser queridos, surge el vínculo especial. En segundo lugar, una documentación exhaustiva. La colección científica contiene datos que constantemente nos recuerdan que un insecto particular ha sido elevado a otra categoría: es un ser apreciado, y nuestro aprecio se acompaña con una serie de datos. Finalmente, una vez que el objeto ha sido elevado a un nivel superior, se ha de cerrar el círculo para que nos demos cuenta de que cada uno de esos ejemplares y otros similares que no hemos escogido para nuestra colección, sin necesidad de habernos familiarizado con ellos, ni de haberlos colmado con datos, ni de haberlos ensalzado a otro nivel, tienen un valor en sí mismos. Cada ser vivo tiene un interés propio, de igual valor al de aquel que primero escogimos, al cual nombramos y al que quisimos y cuyo mérito, en definitiva, consiste en que nos ha llevado a conocer a los otros que eran anónimos. Más allá de aquellos primeros, nuestros modelos, todo son imágenes. Así se cierra el círculo y queda confirmada la hipótesis inicial que proponía buscar las causas de algo no sólo antes de su existencia sino también más allá de sus consecuencias.

“Por esa puerta rara es la semana en que no entra una tentación”, decía Isabel al final de la entrevista. Y es que las tentaciones, los objetos dignos de interés, se encuentran a ambos lados de la puerta. Ignorábamos, antes de atravesar por primera vez el umbral del despacho de Isabel Izquierdo, que nuestra llegada era esperada con la curiosidad y ansiedad del entomólogo. Años después, el análisis ha demostrado ser correcto: ella sabía entonces que llegaba una tentación, que se abrían nuevas perspectivas. Después hemos aprendido que la colaboración era fantástica, por estar basada en su generosidad.

Cuidar, conservar una colección de insectos ayuda a ver las partes del mundo apreciándolas. Las cosas que vemos nos llevan a amar las que no vemos y esto puede conducir a resultados que de otro modo habrían sido imposibles pero cada periodo histórico está compuesto por un conjunto de elementos que habrían sido considerados imposibles en épocas anteriores. Los naturalistas tenemos que dar muchas vueltas para comprender lo evidente, pero queremos verlo con nitidez, un compromiso moral que no debemos olvidar.

 Encuentros con lo imposible está disponible en Amazon

 

Etiquetas:

Graells: El último naturalista

 

Etiquetas:

Este mundo de hormigas

 

La ciencia se divide en especialidades, pero eso no significa que el Mundo esté también igualmente dividido.  Entre lo que aparentemente son o vienen a ser, al menos para la ciencia, universos independientes,  pueden surgir asombrosas coincidencias y conexiones inesperadas.

En el párrafo que sigue,  Francis Bacon nos hace notar un curioso parecido o paralelismo entre el propio Universo de la Ciencia, en general, y el universo de los insectos.

Explica Bacon:

Those who have handled sciences have been either men of experiment or men of dogmas. The men of experiment are like the ant, they only collect and use; the reasoners resemble spiders, who make cobwebs out of their own substance. But the bee takes a middle course: it gathers its material from the flowers of the garden and of the field, but transforms and digests it by a power of its own. Not unlike this is the true business of philosophy; for it neither relies solely or chiefly on the powers of the mind, nor does it take the matter which it gathers from natural history and mechanical experiments and lay it up in the memory whole, as it finds it, but lays it up in the understanding altered and digested. Therefore from a closer and purer league between these two faculties, the experimental and the rational (such as has never yet been made), much may be hoped.
Bacon, Francis.
The New Organion [Book One]. 1620.

Que en español viene a ser:

Aquellos que han manejado las ciencias han sido,  o bien hombres de experimento, o bien  hombres de dogmas. Los hombres de experimento son como las hormigas, que sólo recogen y utilizan, los razonadores parecen arañas, que hacen telarañas de su propia sustancia, pero seamos mejor un término medio: la abeja, que no sólo recoge el material de las flores del jardín y del campo, sino que transforma y lo digiere por un poder propio.  Éste es el verdadero asunto de la filosofía, que no se basa únicamente o principalmente en poderes de la mente, ni tampoco en la materia que recoja de la historia natural y de los experimentos de mecánica poniéndolo toda en la memoria tal y como se lo encuentra, sino que lo deja en el entendimiento alterado y digerido. Por lo tanto, mucho se puede esperar a partir de una estrecha y pura unión entre estas dos facultades: experimental y racional.

 

Entre los hombres de Ciencia, indica con gran precisión Bacon,  los hay semejantes a las arañas (cuyo producto procede del interior, es decir de su actividad mental propia), a las hormigas (cuyo trabajo resulta de recoger objetos del exterior, es decir de la experimentación) y a las abejas en los que predomina un equilibrio. Podrían añadirse tal vez esos científicos mariposa que tienen la costumbre de visitar distintos objetivos sin pararse demasiado tiempo en ninguno de ellos.

Para aplicar tanta sabiduría a nuestro tiempo habría que tener en cuenta que gran parte de los científicos contemporáneos no son tales sino que se ocupan en  tareas de otra índole. Sería inútil preguntarse qué tipo de científico es alguien cuya labor en realidad es política o de gestión. Salvada esta dificultad y llegados al punto de buscar ejemplos de cada tipo, encontramos sin dificultad que hoy abundan los científicos-hormiga ya que hoy la ciencia apenas consiente opiniones que no estén basadas en  un arsenal de equipamiento y experimentación. Sería muy fácil proporcionar docenas de ejemplos de científicos-hormiga. Costaría trabajo, en cambio encontrar algún científico-abeja. En cuanto a las arañas, seguramente habría que remontarse a otros tiempos, en donde encontraríamos jugosos ejemplos como el de ……….Lamarck , quien descubrió el género Phrynus (amblipígido (arácnido)): Phrynus Lamarck, 1801. El propio Bacon podría ser ejemplo de abeja y Mariano de la Paz Graells, cuyo nombre se asocia con una mariposa sería un caso de científico-mariposa (Graellsia isabellae).

Más allá  de las características individuales del científico, podríamos hablar de las características de una época. Si esto fuese cierto,estaríamos hoy viviendo en un mundo de hormigas, incapacitados para admirar la obra de autores pertenecientes a otros mundos ……..

 

Con agradecimiento a Máximo Sandín, por el ejemplo de Lamarck. Imagen de Phrynus reniformis tomada de Altervista.com.

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Dos programas de radio para un nuevo paradigma

Presento aquí dos programas de radio cuyos contenidos vienen a coincidir en algunos aspectos, en particular en lo relativo a un nuevo paradigma científico y la interdisciplinariedad. Por otra parte presentan diversas opiniones en relación con la Selección Natural o el darwinismo social.

El primero contiene mi reciente entrevista con Nacho Abarca en Radio Universidad de Salamanca.

01 Pista 01 1

El segundo programa contiene una conversación entre los siguientes científicos: Daniel Turbón, profesor del departamento de Biología Animal de la Universidad de Barcelona, Carlos Alberto Marmelada, licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación, y profesor de la Universidad Internacional de Cataluña; y Carlos González, licenciado en física y profesor durante 24 años de matemáticas y física. Tomado de Luces en la oscuridad.

27_02_10_ter_darwin_y_su_influencia_social.mp3

Destaco algunas frases graciosas, otras interesantes de este programa:

Para empezar con humor, en relación con el creacionismo, ese barbarismo que consiste en permitir que el enemigo entre en el discurso científico para vapulearlo y que el darwinismo salga vencedor: un invento darwinista que se desarrolla desde la segunda mitad del XIX:

P -¿Nos podríais explicar en qué consiste el creacionismo?, ¿Qué es lo que defiende?

R -La metafísica creacionista es una aportación del cristianismo. Es entendido como una doctrina que explicaría el origen de todo excluyendo cualquier posibilidad de transformación…………..

R – La idea de Creación metafísica desde el siglo primero. La noción de creacionismo desde el XVII, XVIII pero en el XIX mucho más.

Algunas frases interesantes de Carlos González:

Algo mantiene la materia que no es material.

También hay doctores que están en minoría que opinan muy distinto de lo que se está exponiendo aquí. La ciencia tiene que estar abierta.

Las teorías en física son tremendamente escrupulosas con el método científico.

Y como no, un poco de picante. Otro de los participantes parece no entender muy bien a Carlos su intento de explicarle lo que a su juicio sería el nuevo paradigma:

-¿Tienes el título de doctor? ¿Pero lo tienes o no lo tienes? El grado de doctor es un grado académico que se le da a aquel que es capaz de hacer una investigación.

-El método Científico se basa en la reproducibilidad y en la falsación

-La selección natural puede ser por la mañana el sol y por la tarde el frío.

-Si entras en un debate sobre la selección natural tienes que saber lo que es la selección natural

-Yo tengo a decenas de miles de oyentes a los que yo tengo que orientar porque yo soy profesor de esto.

-La única explicación racional y plausible que se estudia en todas las universidades serias es esta de la Selección Natural con otros mecanismos que se han descubierto posteriormente.

-El creacionismo fijista coje este relato y lo convierte en explicación científica

Y añado yo a la última frase: Para beneficio del darwinismo

Agradecimientos
A Nacho Abarca por invitarme a su fantástico programa en Radio Universidad de Salamanca. A Antonio Fernández Maillo por facilitarme el acceso al segundo programa.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Contenido del libro “El naturalista en su siglo: homenaje a Mariano de la Paz Graells en el CC aniversario de su nacimiento”

                     

Ilustración del “Catálogo de Moluscos” de Graells, publicado como apéndice en el Tratado de Historia Natural de Bouchardat (Madrid, 1847).

Transcripción libre de la conferencia de presentación del libro, el 16 de Septiembre de 2009, en el Centro Riojano de Madrid. Segunda parte: Contenido e instrucciones para la lectura



La lectura puede comenzar por el final, viendo la cronología del siglo XIX, época en la cual la educación era, si no directamente mejor que hoy (decir esto sería inconveniente), si (con toda seguridad) más integrada. Nuestros conocimientos en la actualidad se reducen más a disciplinas puntuales o particulares, aisladas y falta esa capacidad de integración que abundaba más en el pasado.  La época de Graells (1809-1898)  es, ni más ni menos que el siglo XIX. Mediante este tipo de aproximación se encuentran sincronías sorprendentes y fructíferas entre acontecimientos diversos. La decadencia de Graells coincide con la de Isabel II y la de ciertas instituciones y modos de contemplar el mundo; también con la pérdida de una concepción romántica que fue marginada en aquella época pero que  hoy vuelve a tener algo que ofrecer.

 

El índice onomástico permite una aproximación temática a partir de  personajes o instituciones.


Los catorce capítulos presentan un orden que, espontáneamente,  fue surgiendo en el curso de su elaboración. Los cinco primeros son de aproximación general al personaje, su historia y  su obra. No interesa aquí distinguir la pura biografía de su aplicación o su discusión. Los siete siguientes se dirigen a aspectos puntuales de la vida y obra de Graells (Botánica, Zoología, Museo, Academia, Oceanografía). El último capítulo, por Andrés Galera viene a servir de resumen y dar un colofón formal a los anteriores.

 

Para entrar en pormenores de los capítulos, en el primero, “Graells y sus críticos, fortuna historiográfica del naturalista decimonónico” Santos Casado hace un estudio metabiográfico de Graells, es decir un estudio ordenado de sus biografías teniendo en cuenta que cada biógrafo escribe desde la perspectiva de su  tiempo y sometido a obligaciones de su entorno.


(más…)

Etiquetas:

Homenaje a Mariano de la Paz Graells. El naturalista en su siglo.

“El naturalista en su siglo: homenaje a Mariano de la Paz Graells en el CC aniversario de su nacimiento”

Transcripción libre de la conferencia de presentación del libro, el 16 de Septiembre de 2009, en el Centro Riojano de Madrid.

El trabajo del artista es ahondar en el misterio
Atribuida a Lucien Freud


A lo largo de esta presentación intentaré resolver dos cuestiones. La primera es ¿Por qué leer este libro en lugar de algún otro? A continuación, orientar en su lectura porque “El naturalista en su siglo homenaje a D. Mariano de la Paz Graells en el CC aniversario de su nacimiento” tiene doscientas setenta y nueve páginas escritas con letra pequeña y no están los tiempos para ponerse a leerlo página a página, sin más preámbulos o sin tener un porqué, una motivación.


Trataré de presentar ese porqué y exponer su defensa en un panorama editorial en que la información es tan variada como confusa y, a veces, producto de intereses no precisamente altruistas ni intelectuales.


Sabiendo que la información es hoy muy importante, que la verdadera abre puertas y brinda nuevas opciones no es sorprendente encontrar que esto no es lo habitual. Por el contrario, encontramos los caminos sembrados con pistas falsas que hacen difícil encontrar una información verdadera, útil.


Según decía Ortega, el conocimiento se asienta sobre la creencia, sobre una base profunda de sentimiento. Pero hoy abunda la idea propagada por el devoto cientifismo materialista según la cual el conocimiento, siempre firme, se vería asentado sobre una base firme de más conocimiento. Tal idea es contraria a toda experiencia personal así como a la historia y la filosofía (Ortega, Unamuno, Kierkegaard,….. y en definitiva, Sócrates, quien decía “sólo se que no se nada”). Este fundamentar el conocimiento en el sentimiento ha sido la base del presente libro en lo que a mi, como coordinador, respecta: La necesidad de escribir sobre el naturalista Mariano de la Paz Graells y Agüera (Tricio, 1809-Madrid, 1898) se ha basado en un sentimiento y ha sido guiada por una convicción que si estaba basada en algo era en el conocimiento de mi propia ignorancia. La imprudencia por coordinar un tema en el que no era experto, se vio compensada por la generosidad y el rigor de los participantes. Todos han tenido una aportación fundamental y ejemplar……….

(más…)

Etiquetas:

Presentación del libro “El naturalista en su siglo homenaje a D. Mariano de la Paz Graells en el CC aniversario de su nacimiento”

El naturalista en su siglo homenaje a D. Mariano de la Paz Graells en el CC aniversario de su nacimiento from Videos CRM on Vimeo.

(más…)

Etiquetas:

Segundo centenario del nacimiento en Tricio (Rioja) de Mariano de la Paz Graells, naturalista del siglo XIX


La Jornada Científica de la Asociación para el Desarrollo y el Estudio de la Biología en Rioja (ADEBIR), tendrá lugar en Logroño, el próximo viernes día 15 de Mayo de 2009 en la Sede del Instituto de Estudios Riojanos (Palacio de los Chapiteles; c/ Portales 1).

Programa

16h. Bienvenida.

José Miguel Delgado. Director del IER.

Luis Miguel Medrano. Director del Área de Ciencias Naturales.

Directiva de ADEBIR.

16 h 30 Fortuna historiográfica de Graells. Santos Casado de Otaola. Universidad Autónoma de Madrid.

17 15 Graells y las Instituciones Científicas. Alberto Gomis Blanco. Universidad de Alcalá de Henares.

18. Graells, las ballenas y la heráldica. Carlos Martín Escorza. Museo Nacional de Ciencias Naturales. CSIC.

18 45. Asamblea General Ordinaria de ADEBIR

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: