‘OSMNS Chapter 5’

La Nave de los Locos: El Origen de las Especies a la Luz de la Nueva Retórica

 

La nave de los locos, además de un famoso cuadro de El Bosco, es el título de una obra del teólogo, jurista y humanista Sebastian Brand publicada en Basilea en 1494. En sus páginas dice:

The world loves to be deceived.
(El mundo se complace en ser engañado)

Afirmación confirmada en los últimos ciento sesenta años por el éxito de la obra de Darwin titulada Sobre el Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la supervivencia delas Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida.

La palabra oxímoron procede de la combinación de los vocablos griegos Oxi, agudo y Môron: locura, e indica la cualidad de una expresión que no tiene significado alguno por consistir en la combinación de dos términos incompatibles. Oxímoron son aduaneros sin fronteras, banca amiga, desarrollo sostenible y cientos de expresiones en las que la presencia de un término anula el significado del otro.

Pero a pesar de su incompetencia semántica los oxímora han proliferado en las últimas décadas porque tienen una utilidad notable para el control social que consiste en su capacidad de alienación afirmando la capacidad de un interlocutor para someter al otro.

Herramientas de disciplina social basadas en la destrucción del lenguaje, los oxímora son particularmente abundantes en las áreas de Economía y Biología. Las obras fundamentales de dos pilares de estas disciplinas, Carlos Marx y Carlos Darwin, se basan en sendos oxímoron que son respectivamente La dictadura del proletariado y la selección natural.

Para hacer pasar un oxímoron por teoría científica hace falta cometer muchos errores, pero lo mismo que Pulgarcito dejaba un rastro de garbanzos para encontrar el camino de su casa, en este libro hemos seguido el rastro de los errores dejados por Carlos Darwin para descubrir su oxímoron fundamental: La Selección Natural.

El libro La Nave de los Locos: El Origen de las Especies a la Luz de la Nueva Retórica, de Emilio Cervantes y Guillermo Pérez Galicia puede descargarse gratis aquí:

http://www.darwinodi.com/gratis/pdfs/978-1981532117.pdf

Etiquetas:
Categorias: AAA (ver todas las entradas), Binomio Con-Con, Biología, Ciencia a debate, Concepto de Especie, confusión, Confusión mental, Conocimiento, contradicción, Creación, Creencia, Crítica, Críticos de Darwin, Darwinismo, Debates históricos y debates de ficción, Detallamiento, Diccionario de Neolengua, Diseño, Diseño Inteligente (ID), Divulgación científica, Doblepensar, Dogmas, El destino del hombre en la Naturaleza, Épica, Episteme, Equilibrio puntuado, Estructuralismo, Eugenesia, Eugenio D'Ors, Evolución, Falsa disyuntiva, Filosofía, Flatus vocis, Fraude, Fundación del Creacionismo en OSMNS, Historia, Historia de la biologia, Historia Natural, Hooker JD, Huxley, Ideas, idioma darwiniano o darvinés, Ingsoc, Institucionalización de la ciencia, Lamarck, Lamarck en OSMNS, Lamarckismo, Lenguaje, Máquina incapaz de distinguir, Materialismo, Método Científico, Metonimia, Mitos y Leyendas de la Ciencia, Neolengua, On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life, Orwell, OSMNS, OSMNS Ambigüedades, OSMNS Chapter 1, OSMNS Chapter 2, OSMNS Chapter 3, OSMNS Chapter 4, OSMNS Chapter 5, OSMNS Chapter 6, OSMNS Chapter 7, OSMNS Chapter 8, OSMNS chapter IX, OSMNS Chapter X, OSMNS Chapter XI, OSMNS Chapter XII, OSMNS Chapter XII, OSMNS Chapter XIII, OSMNS chapter XIV, OSMNS Contradicciones, OSMNS Errores, OSMNS Falacias, Oxímoron, Personificación, Pierre Trémaux, Pleonasmo, Post-darwinismo, Prosopopeya, Pseudociencia, Religión, Retórica, Revoluciones, Richard Owen, Royal Society, Sectarismo, Selección Natural, Significado de biología, Tautología, Vida y costumbres de Charles Darwin

Resumen del capítulo quinto de OSMNS titulado Leyes de la variación

El orden de los capítulos en esta obra obedece a extraños y confusos criterios. Así, habiendo empezado por el estudio de la variación en la granja, a continuación se estudia de manera muy somera y parcial en el capítulo segundo la variación en la naturaleza. Acto seguido veíamos en el capítulo tercero la lucha por la supervivencia antes de desarrollar en el cuarto la parte central del libro es decir, la selección natural, capítulo que debía contener y explicar la llamada Teoría, pero que no lo hace. Resulta extraño ahora, después de haber tocado ya todos esos temas encontrarse con un capítulo titulado las Leyes de la Variación, puesto que se debían haber estudiado a fondo tales leyes antes de exponer una teoría si es que acaso esta teoría pretende explicar algo en relación con la variación. Efectivamente, los cinco primeros párrafos del capítulo primero pertenecían a un apartado titulado “Causas de variabilidad”. ¿Qué viene a hacer ese apartado al principio de la obra? No lo sabemos. De todos modos, de  su contenido (cinco párrafos), lo principal venía a ser copiado de Lamarck.  Justo igual que ocurre ahora en este capítulo quinto titulado de nuevo Leyes de la Variación.

El discurso no ha seguido una secuencia lógica y nos toca ahora investigar por qué. Por un lado lo que ocurre es que, como vimos a lo largo del capítulo cuarto, no hay tal teoría, sino una tautología, es decir juegos de palabras sin ninguna explicación científica de la formación de las especies. Por otra parte, hemos podido ver al leer este capítulo quinto que el autor había dejado de lado aspectos muy importantes en los capítulos anteriores y que ahora ha juntado precipitadamente bajo el título Leyes de la variación.

En realidad todo el contenido de este capítulo que puede resultar de algún interés en relación con la variación se resume al enunciado y ejemplos de la Primera Ley de Lamarck. Lo esencial de todo ello puede encontrarse en la obra Philosophie Zoologique que este autor publicó en 1809, es decir exactamente el año del nacimiento de Charles Darwin. El resto son pruebas de una confusión notable.

Etiquetas:

Las leyes de la variación por fin explicadas en el párrafo ducentésimo cuadragésimo séptimo de El Origen de las Especies

 

Un párrafo muy breve y confuso para terminar el capítulo sobre las leyes de la variación.

Lo que en  éste párrafo podría ser interesante se debe a Lamarck.  La aportación de Darwin consiste de nuevo en generar  la confusión acerca de unos conceptos científicos previos. El autor pregunta sobre una cosa:  Whatever the cause may be of each slight difference between the offspring and their parents. Y se contesta a sí mismo con una respuesta dirigida a otra cosa diferente que la que se inclluía en la pregunta:

we have reason to believe that it is the steady accumulation of beneficial differences which has given rise to all the more important modifications of structure in relation to the habits of each species

 

 

 

 

247

 Whatever the cause may be of each slight difference between the offspring and their parents—and a cause for each must exist—we have reason to believe that it is the steady accumulation of beneficial differences which has given rise to all the more important modifications of structure in relation to the habits of each species.

 

 Cualquiera que pueda ser la causa de cada una de las ligeras diferencias entre los hijos y sus padres -y tiene que existir una causa para cada una de ellas-, tenemos fundamento para creer que la continua acumulación de diferencias favorables es la que ha dado origen a todas las modificaciones más importantes de estructura en relación con las costumbres de cada especie.  

 

 

Etiquetas:

Nuestra ignorancia de las leyes de la variación es profunda. Concluye el autor en el párrafo ducentésimo cuadragésimo sexto de El Origen de las Especies

 

El autor termina este capítulo sobre las leyes de la variación de manera tajante:

 

 Nuestra ignorancia de las leyes de la variación es profunda.

 

Pero para salir de tamaña ignorancia el autor cuenta con poderosos recursos. Veamos alguno de ellos.

Dice el autor:

 La costumbre, produciendo particularidades de constitución; el uso, fortificando los órganos, y el desuso, debilitándolos y reduciéndolos, parecen haber sido en muchos casos de poderosa eficacia.  

 

Lo cual recuerda ¿cómo no? A aquella primera ley de Lamarck:

 

« Dans tout animal qui n’a point dépassé le terme de ses développements, l’emploi plus fréquent et soutenu d’un organe quelconque fortifie peu à peu cet organe, le développe, l’agrandit et lui donne une puissance proportionnée à la durée de cet emploi, tandis que le défaut constant d’usage de tel organe l’affaiblit insensiblement, le détériore, diminue progressivement ses facultés et finit par le faire disparaître. » JB Lamarck.  Première Loi. Chap VII: première partie. Philosophie zoologique

 

A continuación dice:

Los órganos múltiples son variables en número y estructura,

Efectivamente, los órganos únicos no son variables en número. Puede haber un rabo o no haber rabo, pero no puede haber gran variación en el número de rabos.

 

Y para ir cerrando este capítulo sobre el origen de la variación no está mal esta frase:

 

Aunque las modificaciones nuevas e importantes no pueden surgir de reversión y variación análoga, tales modificaciones se sumarán a la diversidad hermosa y armoniosa de la naturaleza.

 

 

 

246 SUMMARY.

 

 

Our ignorance of the laws of variation is profound. Not in one case out of a hundred can we pretend to assign any reason why this or that part has varied. But whenever we have the means of instituting a comparison, the same laws appear to have acted in producing the lesser differences between varieties of the same species, and the greater differences between species of the same genus. Changed conditions generally induce mere fluctuating variability, but sometimes they cause direct and definite effects; and these may become strongly marked in the course of time, though we have not sufficient evidence on this head. Habit in producing constitutional peculiarities, and use in strengthening, and disuse in weakening and diminishing organs, appear in many cases to have been potent in their effects. Homologous parts tend to vary in the same manner, and homologous parts tend to cohere. Modifications in hard parts and in external parts sometimes affect softer and internal parts. When one part is largely developed, perhaps it tends to draw nourishment from the adjoining parts; and every part of the structure which can be saved without detriment will be saved. Changes of structure at an early age may affect parts subsequently developed; and many cases of correlated variation, the nature of which we are unable to understand, undoubtedly occur. Multiple parts are variable in number and in structure, perhaps arising from such parts not having been closely specialised for any particular function, so that their modifications have not been closely checked by natural selection. It follows probably from this same cause, that organic beings low in the scale are more variable than those standing higher in the scale, and which have their whole organisation more specialised. Rudimentary organs, from being useless, are not regulated by natural selection, and hence are variable. Specific characters—that is, the characters which have come to differ since the several species of the same genus branched off from a common parent—are more variable than generic characters, or those which have long been inherited, and have not differed within this same period. In these remarks we have referred to special parts or organs being still variable, because they have recently varied and thus come to differ; but we have also seen in the second chapter that the same principle applies to the whole individual; for in a district where many species of a genus are found—that is, where there has been much former variation and differentiation, or where the manufactory of new specific forms has been actively at work—in that district and among these species, we now find, on an average, most varieties. Secondary sexual characters are highly variable, and such characters differ much in the species of the same group. Variability in the same parts of the organisation has generally been taken advantage of in giving secondary sexual differences to the two sexes of the same species, and specific differences to the several species of the same genus. Any part or organ developed to an extraordinary size or in an extraordinary manner, in comparison with the same part or organ in the allied species, must have gone through an extraordinary amount of modification since the genus arose; and thus we can understand why it should often still be variable in a much higher degree than other parts; for variation is a long-continued and slow process, and natural selection will in such cases not as yet have had time to overcome the tendency to further variability and to reversion to a less modified state. But when a species with an extraordinarily developed organ has become the parent of many modified descendants—which on our view must be a very slow process, requiring a long lapse of time—in this case, natural selection has succeeded in giving a fixed character to the organ, in however extraordinary a manner it may have been developed. Species inheriting nearly the same constitution from a common parent, and exposed to similar influences, naturally tend to present analogous variations, or these same species may occasionally revert to some of the characters of their ancient progenitors. Although new and important modifications may not arise from reversion and analogous variation, such modifications will add to the beautiful and harmonious diversity of nature.

 

 

Nuestra ignorancia de las leyes de la variación es profunda. Ni en un solo caso entre ciento podemos pretender señalar una razón por la que esta o aquella parte ha variado; pero, siempre que tenemos medio de establecer comparación, parece que han obrado las mismas leyes al producir las pequeñas diferencias entre variedades de una especie y las diferencias mayores entre especies del mismo género.   El cambio de condiciones, generalmente, produce simples variaciones fluctuantes; pero algunas veces produce efectos directos y determinados, y éstos, con el tiempo, pueden llegar a ser muy acentuados, aun cuando no tenemos pruebas suficientes sobre este punto.    La costumbre, produciendo particularidades de constitución; el uso, fortificando los órganos, y el desuso, debilitándolos y reduciéndolos, parecen haber sido en muchos casos de poderosa eficacia.   Las partes homólogas tienden a variar de la misma manera y tienden a soldarse. Las modificaciones en partes externas influyen a veces en partas blandas e internas.

   Cuando una parte está muy desarrollada, quizá tiende a atraer substancia nutritiva de las partes contiguas; y toda parte del organismo que pueda ser economizada sin detrimento será economizada.

   Los cambios de conformación en una edad temprana pueden influir en partes que se desarrollen después, e indudablemente ocurren muchos casos de variaciones correlativas cuya naturaleza no podemos comprender.   Los órganos múltiples son variables en número y estructura, quizá debido a que tales órganos no se han especializado mucho para una función determinada, de manera que sus modificaciones no han sido rigurosamente refrenadas por la selección natural. Se debe probablemente a la misma causa el que los seres orgánicos inferiores en la escala son más variables que los superiores, que tienen todo su organismo más especializado.   Los órganos rudimentarios, por ser inútiles, no están regulados por la selección natural, siendo, por tanto, variables.   Los caracteres específicos -esto es, los caracteres que se han diferenciado después que las diversas especies del mismo género se separaron de su antepasado común- son más variables que los caracteres genéricos, o sea aquellos que han sido heredados de antiguo y no se han diferenciado dentro de este período.   

 

En estas observaciones nos hemos referido a las partes u órganos especiales son todavía variables, porque han variado recientemente y por lo tanto llegan a diferir, pero también hemos visto en el capítulo segundo que el mismo principio se aplica a la totalidad del individuo, pues en un distrito donde muchas especies de un género se encuentran, es decir, donde ha habido mucha variación y diferenciación anterior, o cuando la fábrica de nuevas formas específicas ha participado activamente en el trabajo, en la circunscripción, entre estas especies, encontramos ahora, por término medio , la mayoría de las variedades.

 

 

Los caracteres sexuales secundarios son muy variables, y tales caracteres difieren mucho en las especies del mismo grupo. La variabilidad en las mismas partes de la organización general, se ha aprovechado para dar las diferencias sexuales secundarias a los dos sexos de la misma especie, y las diferencias específicas a las varias especies del mismo género. Cualquier parte u órgano desarrollado hasta un tamaño extraordinario o de una manera extraordinaria, en comparación con la misma parte u órgano en las especies afines, deben haber pasado por una cantidad extraordinaria de modificación ya que el género surgió, y así podemos entender por qué debería hacerlo a menudo todavía ser variable en un grado mucho mayor que en otras partes, pues la variación es un proceso largo y continuado y lento, y la selección natural no ha tenido tiempo en los casos que aún han para superar la tendencia a la variabilidad del más allá y la reversión a un menor modificación del estado. Pero cuando una especie con un órgano extraordinariamente desarrollado se ha convertido en el padre de muchos descendientes modificados, que en nuestra opinión debe ser un proceso muy lento, que requiere un largo lapso de tiempo, en este caso, la selección natural ha conseguido dar un carácter permanente al órgano, en cualquier manera extraordinaria que pueda haberse desarrollado éste.

 

 

Las especies que heredan casi la misma constitución de un padre común, y expuestos a influencias similares, naturalmente tienden a presentar variaciones análogas, o estas mismas especies de vez en cuando pueden volver a algunas de las características de sus antiguos progenitores. Aunque las modificaciones nuevas e importantes no pueden surgir de reversión y variación análoga, tales modificaciones se sumarán a la diversidad hermosa y armoniosa de la naturaleza.

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Las obras de Dios en el confuso ducentésimo cuadragésimo quinto párrafo de El Origen de las Especies

 

El que crea que cada especie equina fue creada independientemente, comienza este párrafo.  Pero:  ¿Quién cree eso y qué tiene que ver con  la ciencia que alguien lo crea?

Admitir esta opinión es, a mi parecer, desechar una causa real por otra imaginaria, o, por lo menos, por otra desconocida

¿Desechar una causa real? ¿A qué causa se refiere?

 Esta opinión convierte las obras de Dios en una pura burla y engaño dice el autor a mitad del párrafo. Pero entonces en qué quedamos: ¿Son las especies obra de Dios como parece indicar el autor en esta frase o no lo son como indicaba en la anterior?. ¿Cuál es la causa real a la que este confuso autor se ha referido a mitad del párrafo?

 

Todo son misterios trabalenguas, juegos de palabras. El capítulo se acaba y nada nuevo sobre los leyes de la variación, salvo, ya saben, lo que el autor ha copiado de Lamarck.

 

245

 

He who believes that each equine species was independently created, will, I presume, assert that each species has been created with a tendency to vary, both under nature and under domestication, in this particular manner, so as often to become striped like the other species of the genus; and that each has been created with a strong tendency, when crossed with species inhabiting distant quarters of the world, to produce hybrids resembling in their stripes, not their own parents, but other species of the genus. To admit this view is, as it seems to me, to reject a real for an unreal, or at least for an unknown cause. It makes the works of God a mere mockery and deception; I would almost as soon believe with the old and ignorant cosmogonists, that fossil shells had never lived, but had been created in stone so as to mock the shells now living on the sea-shore.

 

El que crea que cada especie equina fue creada independientemente afirmará, supongo yo, que cada especie ha sido creada con tendencia a variar, tanto en la naturaleza como en domesticidad, de este modo especial, de manera que con frecuencia se presente con rayas, como las otras especies del género, y que todas han sido creadas con poderosa tendencia -cuando se cruzan con especies que viven en puntos distantes del mundo- a producir híbridos que por sus rayas se parecen, no a sus propios padres, sino a otras especies del género. Admitir esta opinión es, a mi parecer, desechar una causa real por otra imaginaria, o, por lo menos, por otra desconocida. Esta opinión convierte las obras de Dios en una pura burla y engaño; casi preferiría yo creer, con los antiguos e ignorantes cosmogonistas, que las conchas fósiles no han vivido nunca, sino que han sido creadas de piedra para imitar las conchas que viven en las orillas del mar.

Etiquetas:

El antepasado común del caballo en el párrafo ducentésimo cuadragésimo cuarto de El Origen de las Especies

 

El autor ve o mejor dicho imagina el antepasado común del caballo. Nada que Lamarck no hubiese hecho mejor décadas antes.

 

 

 

244

 

What now are we to say to these several facts? We see several distinct species of the horse genus becoming, by simple variation, striped on the legs like a zebra, or striped on the shoulders like an ass. In the horse we see this tendency strong whenever a dun tint appears—a tint which approaches to that of the general colouring of the other species of the genus. The appearance of the stripes is not accompanied by any change of form, or by any other new character. We see this tendency to become striped most strongly displayed in hybrids from between several of the most distinct species. Now observe the case of the several breeds of pigeons: they are descended from a pigeon (including two or three sub-species or geographical races) of a bluish colour, with certain bars and other marks; and when any breed assumes by simple variation a bluish tint, these bars and other marks invariably reappear; but without any other change of form or character. When the oldest and truest breeds of various colours are crossed, we see a strong tendency for the blue tint and bars and marks to reappear in the mongrels. I have stated that the most probable hypothesis to account for the reappearance of very ancient characters, is—that there is a TENDENCY in the young of each successive generation to produce the long-lost character, and that this tendency, from unknown causes, sometimes prevails. And we have just seen that in several species of the horse genus the stripes are either plainer or appear more commonly in the young than in the old. Call the breeds of pigeons, some of which have bred true for centuries, species; and how exactly parallel is the case with that of the species of the horse genus! For myself, I venture confidently to look back thousands on thousands of generations, and I see an animal striped like a zebra, but perhaps otherwise very differently constructed, the common parent of our domestic horse (whether or not it be descended from one or more wild stocks) of the ass, the hemionus, quagga, and zebra.

 

Ahora bien: ¿qué diremos de estos diferentes hechos? Vemos varias especies distintas del género caballo que, por simple variación, presentan rayas en las patas como una cebra, y rayas en el lomo como un asno. En el caballo vemos esta tendencia muy marcada siempre que aparece un color bayo, color que se acerca al de la coloración general de las otras especies del género. La aparición de rayas no va acompañada de cambio alguno de forma ni de ningún otro carácter nuevo. Esta tendencia a presentar rayas se manifiesta más intensamente en híbridos de algunas de las especies más distintas. Examinemos ahora el caso de las diferentes razas de palomas: descienden de una especie de paloma -incluyendo dos o tres subespecies o razas geográficas- de color azulado con determinadas fajas y otras señales, y cuando una casta cualquiera toma por simple variación color azulado, estas listas y señales reaparecen invariablemente, sin ningún otro cambio de forma o de caracteres. Cuando se cruzan las razas más antiguas y constantes de diversos colores, vemos en los híbridos una poderosa tendencia al color azul y a la reaparición de las listas y señales. He sentado que la hipótesis más probable para explicar la reaparición de caracteres antiquísimos es que en los jóvenes de las sucesivas generaciones existe una tendencia a presentar el carácter perdido desde hace mucho tiempo, y que esta tendencia, por causas desconocidas algunas veces, prevalece. Y acabamos de ver que en diferentes especies del género caballo las rayas son más manifiestas, o aparecen con más frecuencia, en los jóvenes que en los adultos. Llamemos especies a las razas de palomas, algunas de las cuales han criado sin variación durante siglos, y ¡qué paralelo resulta este caso del de las especies del género caballo! Por mi parte, me atrevo a dirigir confiadamente la vista a miles y miles de generaciones atrás, y veo un animal listado como una cebra, aunque, por otra parte, construido quizá de modo muy diferente, antepasado común del caballo doméstico -haya descendido o no de uno o más troncos salvajes-, del asno, del hemión, del cuaga y de la cebra.

Etiquetas:

Burros con rayas y comentarios de Safarí en el párrafo ducentésimo cuadragésimo tercero de El Origen de las Especies

 

Este párrafo también puede entretener y divertir a  los interesados en curiosidades del reino animal. Contiene los típicos comentarios de conversación entre los miembros de un club de Londres aficionados a la cría equina y a la exploración geográfica. El coronel Poole aparece como un oráculo que todo lo sabe de estos animales. El autor por su parte deja caer una curiosa expresión:

 

With respect to this last fact, I was so convinced that not even a stripe of colour appears from what is commonly called chance,

 

Como si lo que para el común de los mortales es la suerte, o el azar, viniese a cobrar en sus escritos un significado distinto, algo más elevado…..

 

 

 

243

 

Now let us turn to the effects of crossing the several species of the horse genus. Rollin asserts that the common mule from the ass and horse is particularly apt to have bars on its legs; according to Mr. Gosse, in certain parts of the United States, about nine out of ten mules have striped legs. I once saw a mule with its legs so much striped that any one might have thought that it was a hybrid zebra; and Mr. W.C. Martin, in his excellent treatise on the horse, has given a figure of a similar mule. In four coloured drawings, which I have seen, of hybrids between the ass and zebra, the legs were much more plainly barred than the rest of the body; and in one of them there was a double shoulder-stripe. In Lord Morton’s famous hybrid, from a chestnut mare and male quagga, the hybrid and even the pure offspring subsequently produced from the same mare by a black Arabian sire, were much more plainly barred across the legs than is even the pure quagga. Lastly, and this is another most remarkable case, a hybrid has been figured by Dr. Gray (and he informs me that he knows of a second case) from the ass and the hemionus; and this hybrid, though the ass only occasionally has stripes on his legs and the hemionus has none and has not even a shoulder-stripe, nevertheless had all four legs barred, and had three short shoulder-stripes, like those on the dun Devonshire and Welsh ponies, and even had some zebra-like stripes on the sides of its face. With respect to this last fact, I was so convinced that not even a stripe of colour appears from what is commonly called chance, that I was led solely from the occurrence of the face-stripes on this hybrid from the ass and hemionus to ask Colonel Poole whether such face-stripes ever occurred in the eminently striped Kattywar breed of horses, and was, as we have seen, answered in the affirmative.

 

Volvamos ahora a los efectos del cruzamiento de diferentes especies del género caballo. Rollin asegura que la mula común, procedente de asno y yegua, propende especialmente a tener rayas en sus patas; según míster Gosse, en algunas partes de los Estados Unidos, de cada diez mulas, nueve tienen las patas listadas. Una vez vi una mula con las patas tan listadas, que cualquiera hubiese creído que era un híbrido de cebra, y míster W. C. Martin, en su excelente tratado del caballo, ha dado un dibujo de una mula semejante. En cuatro dibujos en color que he visto de híbridos de asno y cebra, las patas estaban mucho más visiblemente listadas que el resto del cuerpo, y en uno de ellos había una raya doble en la espaldilla. En el caso del famoso híbrido de lord Morton, nacido de una yegua alazana obscura y un cuaga macho, el híbrido, y aun la cría pura producida después por la misma yegua y un caballo árabe negro, tenían en las patas rayas mucho más visibles que en el mismo cuaga puro. Por último, y éste es otro caso importantísimo, el doctor Gray ha representado un híbrido de asno y hemión -y me comunica que conoce otro caso- y éste híbrido -aun cuando el asno sólo a veces tiene rayas en las patas, y el hemión no las tiene nunca y ni siquiera tiene raya escapular- tenía, sin embargo, las cuatro patas con rayas y además tres rayas cortas en las espaldillas, como las de las jacas bayas galesas y de Devonshire, y hasta tenía a los lados de la cara algunas rayas como las de la cebra. Acerca de este último hecho estaba yo tan convencido de que ni una seda raya de color aparece por lo que comúnmente se llama casualidad, que la sola presencia de estas rayas de la cara en este híbrido de asno y hemión me llevó a preguntar al coronel Poole si estas rayas en la cara se presentaban alguna vez en la raza de eminentemente marcada por bandas de Kativar; cuya respuesta como vimos fue afirmativa.

Etiquetas:

Desechando la opinión del coronel Hamilton Smith en el párrafo ducentésimo cuadragésimo segundo de El Origen de las Especies

No le parece al autor adecuada la opinión del coronel Hamilton Smith, que las razas del caballo procedan de diversas especies.  Opina más acertadamente que todas tienen un tronco común. Algo así opinaba Lamarck de los perros algunas décadas antes.

Los argumentos para rechazar una hipótesis no pueden ser más débiles:

But this view may be safely rejected, for it is highly improbable that the heavy Belgian cart-horse, Welsh ponies, Norwegian cobs, the lanky Kattywar race, etc., inhabiting the most distant parts of the world, should have all have been crossed with one supposed aboriginal stock.

 

 242

 I am aware that Colonel Hamilton Smith, who has written on this subject, believes that the several breeds of the horse are descended from several aboriginal species, one of which, the dun, was striped; and that the above-described appearances are all due to ancient crosses with the dun stock. But this view may be safely rejected, for it is highly improbable that the heavy Belgian cart-horse, Welsh ponies, Norwegian cobs, the lanky Kattywar race, etc., inhabiting the most distant parts of the world, should have all have been crossed with one supposed aboriginal stock.

 

Sé que el coronel Hamilton Smith, que ha escrito sobre este asunto, cree que las diferentes razas del caballo han descendido de diversas especies primitivas, una de las cuales, la baya, tenía rayas, y que los casos de aparición de éstas antes descritos son todos debidos a cruzamientos antiguos con el tronco bayo. Pero esta opinión puede desecharse con seguridad, pues es sumamente improbable que el pesado caballo belga de tiro, la jaca galesa, el cob noruego, la descarnada raza de Kativar, etc., que viven en partes las más distintas del mundo, hayan sido cruzados con un supuesto tronco primitivo.

Etiquetas:

El coronel Poole ha visto caballos de Kativar y el autor ha obtenido un potro en el párrafo ducentésimo cuadragésimo primero de El Origen de las Especies

Vamos terminando el capítulo dedicado a las Leyes de la Variación. En todo el capítulo las únicas leyes de la variación que aparecen son las de Lamarck, obtenidas de su libro Philosophie Zoologique, pero sin citarlo.  Abunda la imprecisión, la divagación y, en una palabra, la charlatanería. Un ejemplo lo tenemos en este párrafo.

Es increíble que este párrafo pueda pertenecer a una obra que contenga teoría científica alguna sobre la formación de las especies. Se trata más bien de la redacción de un diario sobre costumbres de la cría equina. El autor debería haberlo unido a aquellos largos párrafos del capítulo primero sobre la cría de palomas y enviarlo todo junto a un almanaque agrícola.

 

 

 

241

 

In the northwest part of India the Kattywar breed of horses is so generally striped, that, as I hear from Colonel Poole, who examined this breed for the Indian Government, a horse without stripes is not considered as purely bred. The spine is always striped; the legs are generally barred; and the shoulder-stripe, which is sometimes double and sometimes treble, is common; the side of the face, moreover, is sometimes striped. The stripes are often plainest in the foal; and sometimes quite disappear in old horses. Colonel Poole has seen both gray and bay Kattywar horses striped when first foaled. I have also reason to suspect, from information given me by Mr. W.W. Edwards, that with the English race-horse the spinal stripe is much commoner in the foal than in the full-grown animal. I have myself recently bred a foal from a bay mare (offspring of a Turkoman horse and a Flemish mare) by a bay English race-horse. This foal, when a week old, was marked on its hinder quarters and on its forehead with numerous very narrow, dark, zebra-like bars, and its legs were feebly striped. All the stripes soon disappeared completely. Without here entering on further details I may state that I have collected cases of leg and shoulder stripes in horses of very different breeds in various countries from Britain to Eastern China; and from Norway in the north to the Malay Archipelago in the south. In all parts of the world these stripes occur far oftenest in duns and mouse-duns; by the term dun a large range of colour is included, from one between brown and black to a close approach to cream colour.

 

En la región noroeste de la India, la raza de caballos de Kativar es tan general que tenga rayas, que, según me dice el coronel Poole, que examinó esta casta para el Gobierno de la India, un caballo sin rayas no es considerado como puro. La raya dorsal existe siempre; las patas, generalmente, son listadas, y la raya escapular, que a veces es doble y a veces triple, existe por lo común; además, los lados de la cara tienen a veces rayas. Frecuentemente, las rayas son más visibles en los potros; a veces desaparecen por completo en los caballos viejos. El coronel Poole ha visto caballos de Kativar, tanto tordos como castaños, con rayas desde el momento de su nacimiento. Tengo también fundamento para suponer, por noticias que me ha dado míster W. W. Edwards, que en el caballo de carreras inglés la raya dorsal es más frecuente en el potro que en el adulto. Recientemente, yo mismo he obtenido un potro de una yegua castaña -hija de un caballo turcomano y una yegua flamenca- y un caballo de carreras inglés castaño; este potro, cuando tenía una semana, presentaba en su cuarto trasero y en su frente rayas numerosas, muy estrechas, obscuras, como las de la cebra, y sus patas tenían rayas débiles; todas las rayas desaparecieron pronto por completo. Sin entrar aquí en más detalles, puedo decir que he reunido casos de patas y espaldillas con rayas en caballos de razas muy diferentes, de diversos países, desde Inglaterra hasta el Oriente de China, y desde Noruega, al Norte, hasta el Archipiélago Malayo, al Sur. En todas las partes del mundo estas rayas se presentan con mucha más frecuencia en los bayos y en los pelo de rata, comprendiendo con la palabra bayos una gran serie de colores, desde un color entre castaño y negro hasta acercarse mucho al color de crema.

Etiquetas:

Una jaca de Devonshire, un dibujo infantil y más casos de reversión en el párrafo ducentésimo cuadragésimo de El Origen de las Especies

 

Próximo a acabar este capítulo titulado Leyes de la variación, el autor se complace en mostrar más ejemplos de reversión. En cuanto a las leyes de la variación,  nos contentamos con aquellas que había descrito Lamarck, quien no ha sido citado ni una sola vez a lo largo de este capítulo.

 

240

 

With respect to the horse, I have collected cases in England of the spinal stripe in horses of the most distinct breeds, and of ALL colours; transverse bars on the legs are not rare in duns, mouse-duns, and in one instance in a chestnut; a faint shoulder-stripe may sometimes be seen in duns, and I have seen a trace in a bay horse. My son made a careful examination and sketch for me of a dun Belgian cart-horse with a double stripe on each shoulder and with leg-stripes. I have myself seen a dun Devonshire pony, and a small dun Welsh pony has been carefully described to me, both with THREE parallel stripes on each shoulder.

 

Respecto al caballo he reunido casos en Inglaterra de raya dorsal en caballos de razas las más diferentes y de todos colores: las rayas transversales en las patas no son raras en los bayos, en los pelo de rata y, en un caso, las he observado en un alazán obscuro; una débil raya dorsal se puede observar algunas veces en los bayos, y he visto indicios en un caballo castaño. Mi hijo examinó cuidadosamente e hizo para mí un dibujo de un caballo de tiro belga bayo, con raya doble en cada espaldilla y con patas rayadas; yo mismo he visto una jaca de Devonshire baya, y me han descrito cuidadosamente una jaquita galesa baya, ambos con tres rayas paralelas en cada espaldilla.

 

 

Etiquetas: