‘OSMNS Chapter XIII’

La Nave de los Locos: El Origen de las Especies a la Luz de la Nueva Retórica

 

La nave de los locos, además de un famoso cuadro de El Bosco, es el título de una obra del teólogo, jurista y humanista Sebastian Brand publicada en Basilea en 1494. En sus páginas dice:

The world loves to be deceived.
(El mundo se complace en ser engañado)

Afirmación confirmada en los últimos ciento sesenta años por el éxito de la obra de Darwin titulada Sobre el Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la supervivencia delas Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida.

La palabra oxímoron procede de la combinación de los vocablos griegos Oxi, agudo y Môron: locura, e indica la cualidad de una expresión que no tiene significado alguno por consistir en la combinación de dos términos incompatibles. Oxímoron son aduaneros sin fronteras, banca amiga, desarrollo sostenible y cientos de expresiones en las que la presencia de un término anula el significado del otro.

Pero a pesar de su incompetencia semántica los oxímora han proliferado en las últimas décadas porque tienen una utilidad notable para el control social que consiste en su capacidad de alienación afirmando la capacidad de un interlocutor para someter al otro.

Herramientas de disciplina social basadas en la destrucción del lenguaje, los oxímora son particularmente abundantes en las áreas de Economía y Biología. Las obras fundamentales de dos pilares de estas disciplinas, Carlos Marx y Carlos Darwin, se basan en sendos oxímoron que son respectivamente La dictadura del proletariado y la selección natural.

Para hacer pasar un oxímoron por teoría científica hace falta cometer muchos errores, pero lo mismo que Pulgarcito dejaba un rastro de garbanzos para encontrar el camino de su casa, en este libro hemos seguido el rastro de los errores dejados por Carlos Darwin para descubrir su oxímoron fundamental: La Selección Natural.

El libro La Nave de los Locos: El Origen de las Especies a la Luz de la Nueva Retórica, de Emilio Cervantes y Guillermo Pérez Galicia puede descargarse gratis aquí:

http://www.darwinodi.com/gratis/pdfs/978-1981532117.pdf

Etiquetas:
Categorias: AAA (ver todas las entradas), Binomio Con-Con, Biología, Ciencia a debate, Concepto de Especie, confusión, Confusión mental, Conocimiento, contradicción, Creación, Creencia, Crítica, Críticos de Darwin, Darwinismo, Debates históricos y debates de ficción, Detallamiento, Diccionario de Neolengua, Diseño, Diseño Inteligente (ID), Divulgación científica, Doblepensar, Dogmas, El destino del hombre en la Naturaleza, Épica, Episteme, Equilibrio puntuado, Estructuralismo, Eugenesia, Eugenio D'Ors, Evolución, Falsa disyuntiva, Filosofía, Flatus vocis, Fraude, Fundación del Creacionismo en OSMNS, Historia, Historia de la biologia, Historia Natural, Hooker JD, Huxley, Ideas, idioma darwiniano o darvinés, Ingsoc, Institucionalización de la ciencia, Lamarck, Lamarck en OSMNS, Lamarckismo, Lenguaje, Máquina incapaz de distinguir, Materialismo, Método Científico, Metonimia, Mitos y Leyendas de la Ciencia, Neolengua, On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life, Orwell, OSMNS, OSMNS Ambigüedades, OSMNS Chapter 1, OSMNS Chapter 2, OSMNS Chapter 3, OSMNS Chapter 4, OSMNS Chapter 5, OSMNS Chapter 6, OSMNS Chapter 7, OSMNS Chapter 8, OSMNS chapter IX, OSMNS Chapter X, OSMNS Chapter XI, OSMNS Chapter XII, OSMNS Chapter XII, OSMNS Chapter XIII, OSMNS chapter XIV, OSMNS Contradicciones, OSMNS Errores, OSMNS Falacias, Oxímoron, Personificación, Pierre Trémaux, Pleonasmo, Post-darwinismo, Prosopopeya, Pseudociencia, Religión, Retórica, Revoluciones, Richard Owen, Royal Society, Sectarismo, Selección Natural, Significado de biología, Tautología, Vida y costumbres de Charles Darwin

Final feliz con el mayor disparate de la historia de la ciencia en el párrafo septingentésimo primero del Origen de las Especies

 

Con este párrafo acabamos el capítulo dedicado a la Distribución Geográfica. A lo largo del mismo hemos podido seguir apreciando la riqueza léxica del idioma darwiniano o darvinés que brillantemente describió Eugenio d’Ors. Numerosas citas de autores importantes (Lyell, Forbes, Gunther etc…) ilustran párrafos y párrafos en ejemplos de argumentación ad hominem, del tipo: el contenido de este texto debe ser bueno puesto que coincide con lo que dijeron estos grandes profesores y profesionales de la ciencia.

Multitud de curiosidades y anécdotas muestran esa ingenuidad que tan a menudo se atribuye al autor y que, bajo exploración, no es más que una falsa ingenuidad que pretende pasar por teoría científica un conjunto de errores y disparates: un dogma. A tal fin, el mayor interés de estos capítulos consiste en su conjunción de variados artefactos de la retórica. Para terminar, un buen ejemplo en el último párrafo. Retórica que infaliblemente tiene por objeto conducir a un único fin: El mayor disparate de la historia de la ciencia: la selección natural.

 

701

 As the late Edward Forbes often insisted, there is a striking parallelism in the laws of life throughout time and space; the laws governing the succession of forms in past times being nearly the same with those governing at the present time the differences in different areas. We see this in many facts. The endurance of each species and group of species is continuous in time; for the apparent exceptions to the rule are so few that they may fairly be attributed to our not having as yet discovered in an intermediate deposit certain forms which are absent in it, but which occur above and below: so in space, it certainly is the general rule that the area inhabited by a single species, or by a group of species, is continuous, and the exceptions, which are not rare, may, as I have attempted to show, be accounted for by former migrations under different circumstances, or through occasional means of transport,  or by the species havin become extinct in the intermediate tracts.  Both in time and space species and groups of species have their points of maximum development.


Groups of species, living during the same period of time, or living within the same area, are often characterised by trifling features in common, as of sculpture or colour. In looking to the long succession of past ages, as in looking to distant provinces throughout the world, we find that species in certain classes differ little from each other, whilst those in another class, or only in a different section of the same order, differ greatly from each other. In both time and space the lowly organised members of each class generally change less than the highly organised; but there are in both cases marked exceptions to the rule. According to our theory, these several relations throughout time and space are intelligible; for whether we look to the allied forms of life which have changed during successive ages, or to those which have changed after having migrated into distant quarters, in both cases they are connected by the same bond of ordinary generation; in both cases the laws of variation have been the same, and modifications have been accumulated by the same means of natural selection.

 

 

Como el difunto Edward Forbes señaló con insistencia, existe un notable paralelismo en las leyes de la vida en el tiempo y en el espacio; pues las leyes que rigen la sucesión de formas en los tiempos pasados son casi iguales que las que rigen actualmente las diferencias entre las diversas regiones. Vemos esto en muchos hechos. La duración de cada especie o grupos de especies es continua en el tiempo, pues las aparentes excepciones a esta regla son tan pocas, que pueden perfectamente atribuirse a que no hemos descubierto hasta ahora, en un depósito intermedio, las formas que faltan en él, pero que se presentan tanto encima como debajo: de igual modo, en el espacio, es con seguridad la regla general que la extensión habitada por una sola especie o por un grupo de especies es continua, y las excepciones, que no son raras, pueden explicarse, como he intentado demostrar, por emigraciones anteriores en circunstancias diferentes, o por medios ocasionales de transporte, o porque las especies se han extinguido en los espacios intermedios. Tanto en el tiempo como en el espacio, las especies y grupos de especies tienen sus puntos de desarrollo máximo. Los grupos de especies que viven dentro del mismo territorio están con frecuencia caracterizados en común por caracteres poco importantes, como el color o relieves. Considerando la larga sucesión de edades pasadas y considerando las distintas provincias de todo el mundo, encontramos que en ciertas clases las especies difieren poco unas de otras, mientras que las de otras clases, o simplemente de una sección diferente del mismo orden, difieren mucho más. Lo mismo en el tiempo que en el espacio, las formas de organización inferior de cada clase cambian generalmente menos que las de organización superior; pero en ambos casos existen notables excepciones a esta regla. Según nuestra teoría, se comprenden estas diferentes relaciones a través del espacio y del tiempo; pues tanto si consideramos las formas orgánicas afines que se han modificado durante las edades sucesivas, como si consideramos las que se han modificado después de emigrar a regiones distantes, en ambos casos están unidas por el mismo vínculo de la generación ordinaria y en ambos casos las leyes de variación han sido las mismas y las modificaciones se han acumulado por el mismo medio de la selección natural.

 

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Tampoco en el párrafo sexcentésimo nonagésimo séptimo del Origen de las Especies es insuperable la dificultad

Igual que en el párrafo anterior, el autor encuentra que la dificultad no es insuperable. Ahora se refiere a que las distintas especies que pertenecen a un mismo género se han propagado partiendo de un origen común. Es bien posible. Tambien es posible que no se hayan propagado partiendo de un origen común. Todo es posible cuando tratamos de un ejemplo de anti-ciencia en el cual hace ya mucho tiempo que no sabemos de qué estamos hablando.

 

697

With respect to distinct species belonging to the same genus, which on our theory have spread from one parent-source; if we make the same allowances as before for our ignorance, and remember that some forms of life have changed very slowly, enormous periods of time having been thus granted for their migration, the difficulties are far from insuperable; though in this case, as in that of the individuals of the same species, they are often great.

 

Por lo que se refiere a las distintas especies que pertenecen a un mismo género, las cuales, según nuestra teoría, se han propagado partiendo de un origen común; si tenemos en cuenta, como antes, nuestra ignorancia y recordamos que algunas formas orgánicas han cambiado muy lentamente, por lo que es necesario conceder períodos enormes de tiempo para sus emigraciones, las dificultades distan mucho de ser insuperables; aunque en este caso, como en los individuos de la misma especie, sean con frecuencia grandes.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Error en el párrafo sexcentésimo nonagésimo quinto del Origen de las Especies

El contenido de este párrafo es un puro error, ni más ni menos. Todos los hechos y relaciones que indica ser inexplicables dentro de la opinión ordinaria de la creación independiente de cada especie, pero explicables si admitimos la colonización desde el origen más próximo y fácil, unida a la adaptación subsiguiente de los colonos a su nueva patria, son perfectamente explicables si admitimos cualquier tipo de creación independiente. La propia colonización desde el origen más próximo y fácil, unida a la adaptación subsiguiente de los colonos a su nueva patria no está reñida con cualquier tipo de creación independiente

 

 

695

The relations just discussed—namely, lower organisms ranging more widely than the higher—some of the species of widely-ranging genera themselves ranging widely—such facts, as alpine, lacustrine, and marsh productions being generally related to those which live on the surrounding low lands and dry lands—the striking relationship between the inhabitants of islands and those of the nearest mainland—the still closer relationship of the distinct inhabitants of the islands of the same archipelago—are inexplicable on the ordinary view of the independent creation of each species, but are explicable if we admit colonisation from the nearest or readiest source, together with the subsequent adaptation of the colonists to their new homes.

 

Las relaciones que se acaban de discutir -a saber: que los organismos inferiores tienen mayor extensión geográfica que los superiores; que algunas de las especies de los géneros de gran extensión se extienden también ellas mucho; hechos tales como el de que las producciones alpinas, lacustres y palustres estén generalmente relacionadas con las que viven en las tierras bajas y tierras secas circundantes; el notable parentesco entre los habitantes de las islas y los de la tierra firme más próxima; el parentesco aún mas estrecho de los distintos habitantes de las islas de un mismo archipiélago- son inexplicables dentro de la opinión ordinaria de la creación independiente de cada especie; pero son explicables si admitimos la colonización desde el origen más próximo y fácil, unida a la adaptación subsiguiente de los colonos a su nueva patria.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Más falacias en el párrafo sexcentésimo nonagésimo cuarto del Origen de las Especies

Falacia 1: Debemos tener presente que muchos géneros de todas las clases son de origen antiguo, y en este caso las especies habrán tenido tiempo sobrado para su dispersión y modificación subsiguiente.

Falacia 2: Hay motivos para creer, por las pruebas geológicas, que dentro de cada una de las grandes clases los organismos inferiores cambian menos rápidamente que los superiores, y, por consiguiente, habrán tenido más probabilidades de extenderse mucho y de conservar todavía el mismo carácter específico.

 

¿Cuáles son esos motivos? ¿Cuáles las pruebas geológicas? ¿Cuáles los organismos inferiores y cuáles los superiores? ¿Algún ejemplo? ¿Qué es eso del mismo carácter especifico?

 

 

Falacia 3: una ley, observada desde hace tiempo y discutida últimamente por Alph. de Candolle por lo que se refiere a las plantas, o sea que cuanto más abajo en la escala está situado un grupo de organismos, tanto más extensa es su distribución geográfica.

 

 

¿En qué consiste eso de estar más abajo en la escala? ¿Algún ejemplo?

 

 

 

694

We should bear in mind that many genera in all classes are of ancient origin, and the species in this case will have had ample time for dispersal and subsequent modification. There is also reason to believe, from geological evidence, that within each great class the lower organisms change at a slower rate than the higher; consequently they will have had a better chance of ranging widely and of still retaining the same specific character. This fact, together with that of the seeds and eggs of most lowly organised forms being very minute and better fitted for distant transportal, probably accounts for a law which has long been observed, and which has lately been discussed by Alph. de Candolle in regard to plants, namely, that the lower any group of organisms stands the more widely it ranges.

 

Debemos tener presente que muchos géneros de todas las clases son de origen antiguo, y en este caso las especies habrán tenido tiempo sobrado para su dispersión y modificación subsiguiente. Hay motivos para creer, por las pruebas geológicas, que dentro de cada una de las grandes clases los organismos inferiores cambian menos rápidamente que los superiores, y, por consiguiente, habrán tenido más probabilidades de extenderse mucho y de conservar todavía el mismo carácter especifico. Este hecho, unido al de que las semillas y huevos de la mayor parte de las formas orgánicas inferiores son muy pequeños y más adecuados para el transporte a gran distancia, explica probablemente una ley, observada desde hace tiempo y discutida últimamente por Alph. de Candolle por lo que se refiere a las plantas, o sea que cuanto más abajo en la escala está situado un grupo de organismos, tanto más extensa es su distribución geográfica.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

La acción de la selección natural en las islas, es decir hablar por hablar, en el párrafo sexcentésimo octogésimo segundo del Origen de las Especies

No veíamos bien a dónde quería llegar el autor con tanta confusión sobre la composición de las islas, pero no hay por qué preocuparse. Se trata de lo mismo de siempre:

 

En este caso, la selección natural tendería a aumentar la altura de la planta, cualquiera que fuese el orden a que perteneciese, y de este modo a convertirla, primero, en un arbusto y, después, en un árbol.

 

¿Algún ejemplo?

 

 

682

Many remarkable little facts could be given with respect to the inhabitants of oceanic islands. For instance, in certain islands not tenanted by a single mammal, some of the endemic plants have beautifully hooked seeds; yet few relations are more manifest than that hooks serve for the transportal of seeds in the wool or fur of quadrupeds. But a hooked seed might be carried to an island by other means; and the plant then becoming modified would form an endemic species, still retaining its hooks, which would form a useless appendage, like the shrivelled wings under the soldered wing-covers of many insular beetles. Again, islands often possess trees or bushes belonging to orders which elsewhere include only herbaceous species; now trees, as Alph. de Candolle has shown, generally have, whatever the cause may be, confined ranges. Hence trees would be little likely to reach distant oceanic islands; and an herbaceous plant, which had no chance of successfully competing with the many fully developed trees growing on a continent, might, when established on an island, gain an advantage over other herbaceous plants by growing taller and taller and overtopping them. In this case, natural selection would tend to add to the stature of the plant, to whatever order it belonged, and thus first convert it into a bush and then into a tree.

 

Podrían citarse muchos pequeños hechos notables referentes a los habitantes de las islas oceánicas. Por ejemplo: en ciertas islas en que no vive ni un solo mamífero, algunas de las plantas peculiares tienen simientes con magníficos ganchos, y, sin embargo, pocas relaciones hay más manifiestas que la de que los ganchos sirven para el transporte de las semillas en la lana o pelo de los cuadrúpedos. Pero una semilla con ganchos pudo ser transportada a una isla por otros medios, y entonces la planta, modificándose, formaría una especie peculiar, conservando, no obstante, sus ganchos, que constituirían un apéndice inútil, como las alas reducidas debajo de élitros soldados de muchos coleópteros insulares. Además, las islas, con frecuencia, tienen árboles o arbustos pertenecientes a órdenes que en cualquiera otra parte comprenden tan sólo especies herbáceas; los árboles, como ha demostrado Alph. de Candolle, tienen generalmente, sea por la causa que sea, una distribución geográfica limitada. Por consiguiente, los árboles tienen que ser poco a propósito para llegar hasta las islas oceánicas distantes, y una planta herbácea que no tuviese probabilidades de competir, victoriosa, con los muchos árboles bien desarrollados que crecen en un continente, pudo, establecida en una isla, obtener ventaja sobre plantas herbáceas, creciendo cada vez más alta y sobrepujándolas. En este caso, la selección natural tendería a aumentar la altura de la planta, cualquiera que fuese el orden a que perteneciese, y de este modo a convertirla, primero, en un arbusto y, después, en un árbol.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Detallamiento y preterición en el párrafo sexcentésimo octogésimo del Origen de las Especies

La afirmación siguiente pide al menos un ejemplo:

 

las especies que llegan ocasionalmente, tras largos intervalos de tiempo, a un distrito nuevo y aislado, y que tienen que competir con nuevos compañeros, tienen que estar sumamente sujetas a modificación y han de producir con frecuencia grupos descendientes modificados.

 

Porque aunque diga “como ya se explicó”, nunca se ha explicado. Es un caso de Preterición, una de las figuras utilizadas a menudo en esta obra. Empero la figura predominante en este párrafo es otra: El detallamiento. Ese recurso que consiste en hablar mucho cuando uno no tiene nada que decir.

 

 

 

 

680

Although in oceanic islands the species are few in number, the proportion of endemic kinds (i.e. those found nowhere else in the world) is often extremely large. If we compare, for instance, the number of endemic land-shells in Madeira, or of endemic birds in the Galapagos Archipelago, with the number found on any continent, and then compare the area of the island with that of the continent, we shall see that this is true. This fact might have been theoretically expected, for, as already explained, species occasionally arriving, after long intervals of time in the new and isolated district, and having to compete with new associates, would be eminently liable to modification, and would often produce groups of modified descendants. But it by no means follows that, because in an island nearly all the species of one class are peculiar, those of another class, or of another section of the same class, are peculiar; and this difference seems to depend partly on the species which are not modified having immigrated in a body, so that their mutual relations have not been much disturbed; and partly on the frequent arrival of unmodified immigrants from the mother-country, with which the insular forms have intercrossed. It should be borne in mind that the offspring of such crosses would certainly gain in vigour; so that even an occasional cross would produce more effect than might have been anticipated. I will give a few illustrations of the foregoing remarks: in the Galapagos Islands there are twenty-six land birds; of these twenty-one (or perhaps twenty-three) are peculiar; whereas of the eleven marine birds only two are peculiar; and it is obvious that marine birds could arrive at these islands much more easily and frequently than land-birds. Bermuda, on the other hand, which lies at about the same distance from North America as the Galapagos Islands do from South America, and which has a very peculiar soil, does not possess a single endemic land bird; and we know from Mr. J.M. Jones’s admirable account of Bermuda, that very many North American birds occasionally or even frequently visit this island. Almost every year, as I am informed by Mr. E.V. Harcourt, many European and African birds are blown to Madeira; this island is inhabited by ninety-nine kinds, of which one alone is peculiar, though very closely related to a European form; and three or four other species are confined to this island and to the Canaries. So that the islands of Bermuda and Madeira have been stocked from the neighbouring continents with birds, which for long ages have there struggled together, and have become mutually co-adapted. Hence, when settled in their new homes, each kind will have been kept by the others to its proper place and habits, and will consequently have been but little liable to modification. Any tendency to modification will also have been checked by intercrossing with the unmodified immigrants, often arriving from the mother-country. Madeira again is inhabited by a wonderful number of peculiar land-shells, whereas not one species of sea-shell is peculiar to its shores: now, though we do not know how sea-shells are dispersed, yet we can see that their eggs or larvae, perhaps attached to seaweed or floating timber, or to the feet of wading birds, might be transported across three or four hundred miles of open sea far more easily than land-shells. The different orders of insects inhabiting Madeira present nearly parallel cases.

 

Aun cuando en las islas oceánicas las especies son en corto número, la proporción de especies peculiar -esto es, que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo- es con frecuencia grandísima. Si comparamos, por ejemplo, el número de moluscos terrestres peculiares de la isla de Madeira, o de aves peculiares del archipiélago de los Galápagos, con el número de los que se encuentran en cualquier continente, y comparamos después el área de la isla con la del continente, veremos que esto es cierto. Este hecho podía esperarse teóricamente, pues, como ya se explicó, las especies que llegan ocasionalmente, tras largos intervalos de tiempo, a un distrito nuevo y aislado, y que tienen que competir con nuevos compañeros, tienen que estar sumamente sujetas a modificación y han de producir con frecuencia grupos descendientes modificados. Pero en modo alguno se sigue que, porque en una isla sean peculiares casi todas las especies de una clase, lo sean las de otra clase o de otra sección de la misma clase, y esta diferencia parece depender, en parte, de que las especies que no están modificadas han emigrado juntas, de manera que no se han perturbado mucho las relaciones mutuas, y, en parte, de la frecuente llegada de inmigrantes no modificados procedentes del país de origen, con los cuales se han cruzado las formas insulares. Hay que tener presente que la descendencia de estos cruzamientos tiene seguramente que ganar en vigor; de suerte que hasta un cruzamiento accidental ha de producir más efecto del que pudiera esperarse Daré algunos ejemplos de las observaciones precedentes. En las islas de los Galápagos hay 26 aves terrestres; de éstas, 21 -o quizá 23- son peculiares, mientras que de 11 aves marinas sólo lo son 2, y es evidente que las aves marinas pudieron llegar a estas últimas islas con mucha mayor facilidad y frecuencia que las terrestres. Por el contrario, las Bermudas -que están situadas, aproximadamente, a la misma distancia de América del Norte que las islas de los Galápagos lo están de América del Sur, y que tienen un suelo muy particular- no poseen ni una sola ave terrestre peculiar, y sabemos, por la admirable descripción de las islas Bermudas de mister J. M. Jones, que muchísimas aves de América del Norte, accidentalmente o con frecuencia, visitan estas islas. Casi todos los años, según me informa mister E. V. Harcourt, muchas aves europeas y africanas son arrastradas por el viento hasta Madeira. Esta isla es habitada por noventa y nueve tipos, de los cuales una sola es peculiar, aunque muy estrechamente relacionado con una forma europea, y tres o cuatro especies están confinadas a esta isla y de Canarias. Por lo que en las islas de Bermudas y Madeira se han almacenado aves de los continentes vecinos, las cuales durante siglos han luchado juntas allí, y se han co-adaptado mutuamente. Por lo tanto, cuando se establecieron en sus nuevos hogares, cada tipo se ha mantenido por los demás en su lugar y sus costumbres, y en consecuencia han sido muy poco susceptibles de modificación. Cualquier tendencia a la modificación también ha sido verificada por el cruzamiento con los inmigrantes no modificados, que a menudo llegan desde la madre patria. Madeira es asimismo habitada por un número maravilloso de moluscos terrestres peculiares, mientras que ninguna especie de concha marina es peculiar a sus costas: ahora, sin embargo no sabemos cómo se encuentran dispersas las conchas marinas, sin embargo, podemos ver que sus huevos o las larvas, quizás unidos a algas o maderas flotantes, o a los pies de las aves zancudas, pueden ser transportados a través de tres o cuatro mil kilómetros de mar abierto mucho más fácilmente que las conchas terrestres. Los diferentes órdenes de insectos que viven en Madeira presentan casos casi paralelos.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Audubon afirma que encontró las semillas del gran nenúfar del Sur en un estómago de garza en el párrafo sexcentésimo septuagésimo sexto del Origen de las Especies

Sigue el autor con su detenida exploración de todos los medios de transporte para las semillas. Su pretensión de mantener el dogma de que no pueden haberse formado especies iguales en lugares separados le obliga a mantener el esquema visto:

 

Verbosidad, detallamiento, confusión, argumento ad hominem, falsa ingenuidad,….

 

 

 

676

Other and unknown agencies probably have also played a part. I have stated that fresh-water fish eat some kinds of seeds, though they reject many other kinds after having swallowed them; even small fish swallow seeds of moderate size, as of the yellow water-lily and Potamogeton. Herons and other birds, century after century, have gone on daily devouring fish; they then take flight and go to other waters, or are blown across the sea; and we have seen that seeds retain their power of germination, when rejected many hours afterwards in pellets or in the excrement. When I saw the great size of the seeds of that fine water-lily, the Nelumbium, and remembered Alph. de Candolle’s remarks on the distribution of this plant, I thought that the means of its dispersal must remain inexplicable; but Audubon states that he found the seeds of the great southern water-lily (probably according to Dr. Hooker, the Nelumbium luteum) in a heron’s stomach. Now this bird must often have flown with its stomach thus well stocked to distant ponds, and, then getting a hearty meal of fish, analogy makes me believe that it would have rejected the seeds in the pellet in a fit state for germination.

 

Otros medios desconocidos han representado probablemente también algún papel. He comprobado que los peces de agua dulce comen muchas clases de semillas, aun cuando devuelven mucho otras clases después de haberlas tragado; aun los peces pequeños tragan semillas de tamaño regular, como las del nenúfar amarillo y del Potamogeton. Las garzas y otras aves, siglo tras siglo, han estado devorando diariamente peces; luego emprenden el vuelo y van a otras aguas, o son arrastradas por el viento a través del mar; y hemos visto que las semillas conservan su poder de germinación cuando son devueltas muchas horas después en los excrementos o pelotillas. Cuando vi el gran tamaño de las semillas del hermoso nenúfar Nelumbium, y recordé las indicaciones de Alph. de Candolle acerca de la distribución geográfica de esta planta, pensé que su modo de dispersión tendría que permanecer inexplicable; pero Audubon afirma que encontró las semillas del gran nenúfar del Sur (probablemente el Nelumbium luteum, según el doctor Hooker) en un estómago de garza. Ahora bien; este ave tuvo que haber volado muchas veces con su estómago bien provisto de este modo hasta lagunas distantes, y consiguiendo entonces una buena comida de peces, la analogía me hace creer que las semillas serían devueltas en una pelotilla en un estado adecuado para la germinación.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Experimento sencillo y barato junto con un poco de retórica en el párrafo sexcentésimo septuagésimo quinto del Origen de las Especies

Verbosidad, detallamiento, confusión, argumento ad hominem, falsa ingenuidad,….Todas estas técnicas y alguna más se pueden aplicar para defender una postura dogmática. En algunos casos con gran éxito, al menos por lo que se refiere a la difusión.

 

 

 

 

675

With respect to plants, it has long been known what enormous ranges many fresh-water, and even marsh-species, have, both over continents and to the most remote oceanic islands. This is strikingly illustrated, according to Alph. de Candolle, in those large groups of terrestrial plants, which have very few aquatic members; for the latter seem immediately to acquire, as if in consequence, a wide range. I think favourable means of dispersal explain this fact. I have before mentioned that earth occasionally adheres in some quantity to the feet and beaks of birds. Wading birds, which frequent the muddy edges of ponds, if suddenly flushed, would be the most likely to have muddy feet. Birds of this order wander more than those of any other; and are occasionally found on the most remote and barren islands of the open ocean; they would not be likely to alight on the surface of the sea, so that any dirt on their feet would not be washed off; and when gaining the land, they would be sure to fly to their natural fresh-water haunts. I do not believe that botanists are aware how charged the mud of ponds is with seeds: I have tried several little experiments, but will here give only the most striking case: I took in February three tablespoonfuls of mud from three different points, beneath water, on the edge of a little pond; this mud when dry weighed only 6 and 3/4 ounces; I kept it covered up in my study for six months, pulling up and counting each plant as it grew; the plants were of many kinds, and were altogether 537 in number; and yet the viscid mud was all contained in a breakfast cup! Considering these facts, I think it would be an inexplicable circumstance if water-birds did not transport the seeds of fresh-water plants to unstocked ponds and streams, situated at very distant points. The same agency may have come into play with the eggs of some of the smaller fresh-water animals.

 

Por lo que se refiere a las plantas, se conoce desde hace mucho tiempo la enorme distribución geográfica que muchas especies de agua dulce, y aun especies palustres, tienen, tanto sobre los continentes, como por las islas oceánicas más remotas. Un notable ejemplo de esto ofrecen, según Alph. de Candolle, los grandes grupos de plantas terrestres que tienen un corto número de especies que son acuáticas, pues estas últimas parecen adquirir, como consecuencia de ello, una vasta distribución. Creo yo que este hecho se explica por los medios favorables de dispersión. He mencionado antes que a veces se adhiere cierta cantidad de tierra a las patas y picos de las aves. Las zancudas, que frecuentan las orillas fangosas de las lagunas, al echar a volar de pronto, facilísimamente han de tener las patas cargadas de barro. Las aves de este orden viajan más que las de ningún otro, y a veces se las encuentra en las islas más remotas y estériles situadas en pleno océano; no deben ser a propósito para posarse en la superficie del mar, de manera que nada del barro de sus patas ha de ser arrastrado por el agua y, al llegar a tierra, seguramente deben tener que volar hacia los parajes donde haya el agua dulce que naturalmente frecuentan. No creo que los botánicos estén enterados de lo cargado de semillas que está el barro de las lagunas; he hecho varios pequeños experimentos, pero citaré aquí sólo el caso más notable: tomé, en febrero, tres cucharadas grandes de barro en tres puntos diferentes de debajo del agua, junto a la orilla de una charca; este barro, después de seco, pesó tan sólo seis onzas y tres cuartos; lo conservé tapado en mi cuarto de trabajo durante seis meses, arrancando y contando las plantas a medida que salían; estas plantas eran de muchas clases, y fueron en número de 537, y, sin embargo, todo el barro, húmedo, cabía en una taza. Considerando estos hechos, creo yo que sería inexplicable el que las aves acuáticas no transportasen las semillas de agua dulce a lagunas y riachuelos despoblados situados en puntos muy distantes. El mismo medio puede haber entrado en juego por lo que se refiere a los huevos de algunos de los animales más pequeños de agua dulce.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

La distribución geográfica como consecuencia de una hipotética extensión en el párrafo sexcentésimo septuagésimo segundo del Origen de las Especies

En este párrafo, el autor atribuye la distribución de animales y plantas, o según su terminología “productions”, a su extensión. Si en lagos o ríos de Brasil encuentra especies semejantes a otras europeas, esto significa que se han “extendido”. Ya no cabe la posibilidad de orígenes diferentes, en distintas localidades, para las mismas “producciones”. Como en tantos casos anteriores, el autor ha generado un concepto verbal que impide alternativas, que bloquea el pensamiento.

 

 

 

672

As lakes and river-systems are separated from each other by barriers of land, it might have been thought that fresh-water productions would not have ranged widely within the same country, and as the sea is apparently a still more formidable barrier, that they would never have extended to distant countries. But the case is exactly the reverse. Not only have many fresh-water species, belonging to different classes, an enormous range, but allied species prevail in a remarkable manner throughout the world. When first collecting in the fresh waters of Brazil, I well remember feeling much surprise at the similarity of the fresh-water insects, shells, etc., and at the dissimilarity of the surrounding terrestrial beings, compared with those of Britain.

 

Como los lagos y las cuencas de los ríos están separados unos de otros por barreras de tierra, podría suponerse que las producciones de agua dulce no se hubiesen extendido a gran distancia dentro del mismo país, y como el mar es evidentemente un obstáculo todavía más formidable, podría suponerse que nunca se hubiesen extendido hasta países distantes. No solamente muchas producciones de agua dulce, pertenecientes a diferentes clases, tienen una enorme distribución geográfica, sino que especies afines prevalecen de un modo notable en todo el mundo. Al principio de mis recolecciones en las aguas dulces del Brasil, recuerdo muy bien que quedé muy sorprendido por la semejanza de los insectos, moluscos, etc., de agua dulce, y la diferencia de los seres terrestres de alrededor, comparados con los de Inglaterra.

 

Lectura aconsejada:

 

 

Etiquetas: