‘Richard Owen’

Comentario del libro de Mike Sutton Nullius in Verba (Darwin’s greatest secret)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La portada de este volumen muestra una caricatura de Charles Darwin sentado encima de un gran libro rojo. La caricatura fue publicada en Vanity Fair en 1871, pero el libro debajo de Darwin ha sido añadido recientemente por el artista. Un examen minucioso revela el nombre de Patrick Matthew escrito con letras doradas en el lomo del libro rojo. Nullius in Verba (Darwin’s greatest secret) [Nullius in Verba (el mayor secreto de Darwin)] presenta la prueba definitiva de que Darwin copió su teoría de Matthew. ¿Es este resultado importante hoy en día? Sí, sin duda alguna. Pero entonces… ¿por qué?

Es muy importante tener pruebas de que Darwin copió su teoría porque es una demostración irrefutable de que, en el momento de escribir El Origen de las Especies, Darwin no tenía una teoría original sobre ese tema, y la copió de otros. Las referencias a la obra de otros autores eran tan pobres y estaban tan mal presentadas en la primera edición que, a partir de la tercera, tuvo que escribir un capítulo preliminar adicional que tituló irónicamente Historical Sketch. En esta sección, Darwin mencionó algunas (aunque no todas) de sus fuentes de inspiración, como Matthew y Lamarck. Algunos de ellos los mencionó de una manera muy peculiar, como pronto veremos en esta reseña.

Pero comencemos respondiendo a un par de preguntas: 1) ¿Quién es el autor de este libro? Y  2) ¿Quién era Patrick Matthew?

Mike Sutton es un conocido criminólogo de la Universidad de Nottingham Trent, en Nottingham, Inglaterra. Es autor de numerosos artículos en criminología, con especial interés en la delincuencia de alta tecnología y la ciencia de la delincuencia, uno de los cuales ha merecido el premio anual del British Journal of Criminology en 1999, así como varios artículos sobre desmontaje de mitos e historia de la ciencia.

Conozco al Dr. Sutton desde hace varios años desde nuestro primer encuentro en Twitter, y lo sigo con interés en esta red social. Leí su artículo publicado en la revista Filozoficzne Aspekty Genezy sobre la prioridad de Matthew sobre Darwin en el concepto de selección natural (Sutton, 2015), y también leí con interés, y he traducido al castellano su carta abierta a la Royal Society sobre este tema. El libro de Sutton, ‘Nullius’, corresponde a una nueva versión (volumen 1) de un libro más amplio, publicado anteriormente en su versión digital, que aporta la respuesta definitiva a la importante cuestión de la falta de originalidad en El Origen de las Especies de Darwin. Sin embargo, antes de comentar este punto, responderé a la segunda pregunta: ¿quién era Patrick Matthew?

Patrick Matthew (1790-1874) era un naturalista escocés. Su descripción en la versión inglesa de Wikipedia (18 de abril de 2018) dice:

‘…was a Scottish grain merchant, fruit farmer, forester, and landowner, who contributed to the understanding of horticulture, silviculture, and agriculture in general, with a focus on maintaining the British navy and feeding new colonies. He published the basic concept of natural selection as a mechanism in evolutionary adaptation and speciation (i.e. resulting from positive natural selection, in contrast to its already, widely known, negative role in removal of individuals in the Struggle for Survival), but failed to develop or publicise his ideas.’

Que traduzco:

…era un comerciante de grano escocés, fruticultor, guardabosques y terrateniente, que contribuyó a la comprensión de la horticultura, la silvicultura y la agricultura en general, centrándose en el mantenimiento de la marina británica y la alimentación en las nuevas colonias. Publicó el concepto básico de selección natural como un mecanismo de adaptación evolutiva y especiación (es decir, resultante de la selección natural positiva, en contraste con su ya ampliamente conocido papel negativo en la eliminación de los individuos en la Lucha por la Supervivencia), pero no desarrolló ni dió a conocer sus ideas”.

 

Y la clave de este libro está aquí bien descrita y resumida en dos puntos: 1) Matthew publicó el concepto básico de selección natural como un mecanismo en la adaptación evolutiva y la especiación, pero sin embargo: 2) no desarrolló ni dio a conocer sus ideas.

Si el libro de Sutton,’Nullius’, demuestra que Matthew publicó sus ideas, entonces queda claro que la prioridad para establecer la selección natural es de Matthew  y no de Darwin.

Lo que Wikipedia dice hoy (18 de abril de 2018) sobre Matthew , es muy similar a lo que Charles Darwin escribió en el Bosquejo Histórico del Origen de las Especies de la tercera edición (1861):

En 1831, el Sr. Patrick Matthew publicó su trabajo sobre “Madera Naval y Arboricultura”, en el que da precisamente el mismo punto de vista sobre el origen de las especies que el presentado por el Sr. Wallace y yo mismo en el Linnean Journal, y que se amplía en el presente volumen. Desafortunadamente el punto de vista fue dado por el Sr. Matthew muy brevemente en pasajes dispersos en un apéndice de un trabajo sobre un tema diferente, de modo que pasó desapercibido hasta que el propio Sr. Matthew llamó la atención sobre ello en The Gardeners Chronicle, el 7 de abril de 1860. Las diferencias entre los puntos de vista del Sr. Matthew y los míos no son de mucha importancia: parece considerar que el mundo fue casi despoblado en períodos sucesivos, y luego repoblado; y da como alternativa, que se pueden generar nuevas formas “sin la presencia de ningún molde o germen de antiguos agregados”. No estoy seguro de entender algunos pasajes; pero parece que atribuye mucha influencia a la acción directa de las condiciones de vida. Sin embargo, vio claramente toda la fuerza del principio de la selección natural”.

La semejanza de este largo párrafo con las ideas expresadas en Wikipedia muestra una vez más que Wikipedia está dominada por el darwinismo. Darwin afirma que sus puntos de vista son los mismos que los de Matthew (Las diferencias entre los puntos de vista del Sr. Matthew y los míos no son de mucha importancia; sin embargo, él vio claramente toda la fuerza del principio de la selección natural). Pero (y este es un punto muy importante) Darwin también se excusó escribiendo:

Desafortunadamente su punto de vista fue dado por el Sr. Matthew muy brevemente en pasajes dispersos en un apéndice de un trabajo sobre un tema diferente, de modo que pasó desapercibido hasta que el propio Sr. Matthew llamó la atención sobre ello en la The Gardeners Chronicle, el 7 de abril de 1860.

Y aquí Darwin en lugar de Lamentablemente debería haber dicho Afortunadamente, porque si esto no fuera así, entonces el descubrimiento de la teoría pertenecería, sin duda alguna, a Matthew. Sin embargo, persisten las siguientes dudas:

1) ¿Es correcto decir que la opinión fue dada por el Sr. Matthew muy brevemente en pasajes dispersos?

2) ¿Es correcto decir que el punto de vista fue dado en un apéndice a un trabajo sobre un tema diferente?

Y lo más importante:

3) ¿Es correcto decir que la opinión o el punto de vista de Matthew pasó desapercibido hasta que el propio Matthew la llamó la atención en la “Crónica de los Jardineros”, el 7 de abril de 1860?

La respuesta definitiva a las tres preguntas no es fácil y puede provenir de diferentes fuentes. Por ejemplo, puede provenir de autores cuyo trabajo es difícil de encontrar ahora, como W.J. Dempster, cuyo libro titulado The Illustrious Hunter and the Darwins (Book Guild Publishing, Sussex, 2005) contiene 43 páginas dedicadas a Matthew, mostrando que su punto de vista no fue expresado ni muy brevemente ni tampoco en pasajes dispersos. El trabajo del Dr. Sutton viene ahora como un fuerte apoyo a Dempster.

La respuesta a estas preguntas puede provenir también del análisis de una colección de trabajos realizados por eruditos de la historia que mostrarán sin duda que la Madera Naval y la Arboricultura, el tema expresado en el título del libro de Matthew, era extremadamente importante en 1831, y que el libro debe haber tenido una amplia audiencia como lo demuestran las dos editoriales que se publicaron sobre él en Londres y Edimburgo. Las cuestiones sociales e históricas que rodean la publicación de este libro, así como otros libros sobre la evolución antes de Darwin también están bien descritas por Sutton.

Finalmente, la respuesta a las tres preguntas anteriores puede provenir directamente de una carta de Charles Darwin quien, en 1865, admitiendo que Wells podía tener la prioridad en la selección natural, escribió a Hooker:

‘So poor old Patrick Matthew if not the first, and he cannot ought not any longer put on his title pages the discoverer of the principle of Natural Selection.’

(Nullius in verba. P. 82)

 

(…pobre y viejo Patrick Matthew, si no fue el primero, puesto que ya no puede poner en sus portadas al descubridor del principio de la Selección Natural.)

(Nullius en verba. Pág. 82)

Una expresión que podríamos modificar fácilmente ahora:

So poor old Charles Darwin if not the first, and he cannot ought not any longer put on his title pages the discoverer of the principle of Natural Selection

(…pobre y viejo Charles Darwin, si no fue el primero, puesto que ya no puede poner en sus portadas al descubridor del principio de la Selección Natural.)

Porque hoy, contrariamente a lo que Darwin afirmaba en el Historical Sketch, no hay duda de que la prioridad del descubrimiento de la Selección Natural pertenece a Matthew. Habituado a la ironía y la contradicción en la escritura de Darwin, y siendo tan difícil el acceso a la información y a la erudición necesarias para aclarar la prioridad del concepto de selección natural en medio de un período histórico tan complejo, el libro de Sutton, Nullius in verba proporciona una fuente definitiva para resolver nuestras dudas.

El trabajo está dividido en una introducción y ocho capítulos adicionales. La introducción presenta la técnica utilizada para identificar a los autores que citaron a Matthew antes de Darwin. El método IDD (ver Sutton y Griffiths, 2018) consiste en búsquedas sistemáticas a través de millones de libros digitalizados en Internet y ha permitido a Sutton revelar que veinticuatro autores habían citado a Matthew antes de 1858. Tres de ellos estaban muy cerca de Darwin: Loudon, Chambers y Selby, mientras que Darwin admitió la influencia de Chambers y Blyth. Por lo tanto, Darwin escribió una falsedad en su Historical Sketch y los puntos de vista de Matthew eran bien conocidos por los autores de su proximidad. El capítulo 2 explica la correspondencia entre Darwin y Matthew, de la que se desprende la prioridad de Matthew. El capítulo 3 describe en detalle qué científicos sin duda leyeron el libro de Matthew, incluyendo editores y naturalistas, muchos de los cuales estaban muy cerca del círculo de Charles Darwin. Aquí nos enteramos de alguna información interesante, por ejemplo sobre Strickland, el naturalista que poseía el octavo pinzón de Fuller y que dirigía el equipo que redactó la primera codificación formal de las reglas de prioridad científica para la British Association for the Advancement of Science (Asociación Británica para el Avance de la Ciencia), un equipo al que también pertenecía Charles Darwin… Sí, este es un detalle importante que hay que tener en cuenta en el caso de la disputa de prioridad en la idea de la selección natural: El propio Darwin fue miembro del equipo encargado de la codificación de las reglas de prioridad científica de la BAAS. ¿Puede esto haberle ayudado a darle prioridad hasta ahora? ¿Quién sabe? Este capítulo también contiene información interesante a la pregunta sobre cuál fue precisamente el trabajo realizado por Charles Darwin con los pinzones de Galápagos, y la respuesta es corta: Ninguno.

El capítulo 4 está dedicado a Robert Chambers y su trabajo Vestiges of Creation. Robert Chambers tiene un interés especial entre los naturalistas que conocieron y citaron el libro de Matthew. Fue el autor del libro titulado Vestiges of Creation, publicado anónimamente en 1844, y cuya conclusión final era que todo, incluyendo a los humanos, estaba evolucionando. Darwin mencionó este libro en el Historical Sketch y Wallace indicó que tanto Wells como Chambers propusieron la idea de la selección natural. Y Chambers había citado ya mucho antes a Matthew (Sutton, 2017; pp. 71 y 74).

El Capítulo 5, titulado Investigaciones Anteriores, explora el trabajo anterior demostrando que Charles Darwin copió ideas principales de trabajos previamente publicados de otros autores (Matthew, Blyth, Chambers…). No incluye a Lamarck, el autor del cual Darwin tomó más material para el Origen; no incluye a Richard Owen, otro candidato a la prioridad del concepto de selección natural; y no incluye a Pierre Trémaux, cuyo libro Darwin probablemente leyó, y del cual tomó importantes conceptos opuestos al gradualismo (Wilkins y Nelson, 2008).

El Capítulo 6 está dedicado a Discusión y Conclusiones, el 7º es una lista completa de referencias, el 8º un apéndice que contiene algunos de los textos de Matthew relacionados con la selección natural.

En resumen, cualquier regla que pueda aplicarse para establecer la prioridad científica del concepto de selección natural, dará como resultado la prioridad de Matthew sobre Darwin y Wallace. Entonces: ¿por qué esto no se ha reconocido desde el principio? Por muchas razones, todas ellas políticas e históricas. No científicas. La prioridad científica pertenece a Matthew.

 

Pero este no es el fin de la historia. Una vez conocido que Darwin no presentó una teoría original, el contenido de la teoría puede ser más cuestionable. Esto se refiere a la naturaleza real de la selección natural (¿Qué es la selección natural? ¿Es una teoría? ¿Es un proceso? ¿Es una ley natural? ¿Es un hecho o un conjunto de hechos? ), así como a su importancia en la formación de especies y la toma de conciencia de que la Selección Natural es el resultado de varios errores y, en definitiva, de jugar con las palabras (Cervantes y Pérez Galicia, 2015 y 2017).

Algunos naturalistas profesionales del siglo XIX tuvieron claro de qué iba el libro titulado Sobre el Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la Supervivencia de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida. Así Samuel Haughton dijo:

 

Esta especulación de Mr. Darwin & Wallace no sería digna de mención si no fuera por el peso de la autoridad de los nombres bajo cuyos auspicios se ha presentado. Si significa lo que dice, es una verdad; si significa algo más, es contrario a los hechos.

 

Y Pierre Flourens (Cervantes, 2013) detectó cuatro entre los mayores errores del libro de Darwin:

1) Abuso del lenguaje

2) Ignorancia de las principales cuestiones de Historia Natural

3) Falta de originalidad. Darwin lo copió de Lamarck. Y..

4) Cercanía a una teoría peligrosa: Eugenesia.

 

 

El libro de Sutton demuestra que, en el momento de escribir su libro, Darwin no tenía una teoría propia y original que presentar. Llevará tiempo comprender la confusión en torno a la evolución, pero será algo imposible fuera de un marco histórico.

 

Bibliografía

 

Cervantes, E. 2013. Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 225 pp. https://digital.csic.es/handle/10261/….

Cervantes, E, Pérez Galicia, G. 2015. ¿Está usted de broma Mr Darwin? La Retórica en el corazón del darwinismo. Amazon (OIACDI), 306 pp.

Cervantes, E, Pérez Galicia, G. 2017. La nave de los locos. El Origen de las Especies a la luz de la Nueva Retórica. Amazon (OIACDI), 198 pp.

Darwin, Charles. 1861. On the Origin of Species by Means of Natural Selection or the preservation of Favoured Races in the Struggle for Life. 3th ed. John Murray. London.

Sutton, M. 2017. Nullius in Verba (Darwin’s greatest secret). Amazon.

Sutton, M. 2015. On Knowledge Contamination: New Data Challenges Claims of Darwin’s and Wallace’s Independent Conceptions of Matthew’s Prior-Published Hypothesis. Filozoficzne Aspekty Genezy 12, 167-205.

Sutton, M and Griffiths, M.D. 2018. Using Date Specific Searches onGoogle Books to Disconfirm Prior Origination Knowledge Claims for Particular Terms, Words, and Names. in Soc. Sci.2018,7 (4), 66

Wilkins John S., Nelson Gareth J. 2008. Trémaux on species: A theory of allopatric speciation (and punctuated equilibrium) before Wagner. http://philsci-archive.pitt.edu/3806/…

 

Etiquetas:

Analizando la obra de Darwin sobre El Origen de las Especies: Enrique Cuñado entrevista a Emilio Cervantes

(Enrique Cuñado es profesor de Filosofía de Secundaria)

 

–        Desde nuestra asignatura, lo primero que llama nuestra atención es que como científico usted parece tener mucho interés en cuestiones filosóficas o relacionadas con las Humanidades y no sólo con las Ciencias Naturales, tal como refleja el título de su blog personal, “Biología y pensamiento”. ¿A qué se debe esto?

La Ciencia es una actividad social. Tradicionalmente se vienen explicando las diferentes disciplinas científicas por separado y es cierto que para comprender algunas teorías, aspectos puntuales o aplicados de la Ciencia no es necesario tener un gran conocimiento de la Historia, no obstante esta especialización conlleva el enorme riesgo que consiste en que bajo el nombre de Ciencia se pueda llegar a cualquier conclusión, so pretexto de que sólo un grupo de expertos lo entiende bien. Comprender el significado de cada aportación científica significa tener un conocimiento profundo de la Historia de la Ciencia, que es una disciplina histórica.

 

 

–        Un escritor y humanista como Miguel de Cervantes afirma en una de sus obras (Los trabajos de Persiles y Sigismunda) que las puertas de la gramática son aquéllas por donde se entra a las demás ciencias. Usted ha dedicado sus últimas obras a la retórica en la obra de Darwin, ¿qué importancia tiene el lenguaje en la ciencia?

 

El lenguaje es fundamental en la Ciencia por dos motivos: 1) La Ciencia se establece enteramente sobre la base del lenguaje y 2) La precisión requerida por la Ciencia sólo puede obtenerse mediante el uso adecuado del lenguaje. Para la Ciencia no basta con un lenguaje cualquiera usado de cualquier modo, sino que hay que aspirar a un lenguaje apropiado, metódico y cuidarlo con esmero todos los días. Cervantes era un hombre de armas y de letras, pero lo mismo que él reconocía en el Persiles, lo reconocía doscientos años después Lavoisier, y Lavoisier no era de armas ni de letras porque fue científico y uno de los fundadores de la Química. Hoy en día la mayoría de los científicos no parecen darse cuenta de esta incómoda realidad: Sus disciplinas se basan en el lenguaje. A menudo se oye hablar con desprecio de las disciplinas tradicionales como la retórica o la semántica y esto es lamentable.

(más…)

Etiquetas:
Categorias: AAA (ver todas las entradas), Biología, Charles Lyell, Ciencia a debate, Clasificación, Concepto de Especie, confusión, Confusión mental, Conocimiento, Contenido e índices, contradicción, Creación, Creencia, Crítica, Críticos de Darwin, Darwinismo, Debates históricos y debates de ficción, Diseño, Diseño Inteligente (ID), Dogmas, Épica, Equilibrio puntuado, Eugenesia, Eugenesia en OSMNS, Evolución, Filosofía, Fraude, Fundación del Creacionismo en OSMNS, General, Genética, Geología, Hipótesis, Historia, Historia de la biologia, Historia Natural, Huxley, Institucionalización de la ciencia, La sombra de Darwin, Lenguaje, Método Científico, Mitos y Leyendas de la Ciencia, Neolengua, On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life, OSMNS Contradicciones, OSMNS Errores, OSMNS Falacias, Post-darwinismo, presentaciones, Pseudociencia, Religión, Retórica, Revoluciones, Richard Owen, Selección Natural

La Nave de los Locos: El Origen de las Especies a la Luz de la Nueva Retórica

 

La nave de los locos, además de un famoso cuadro de El Bosco, es el título de una obra del teólogo, jurista y humanista Sebastian Brand publicada en Basilea en 1494. En sus páginas dice:

The world loves to be deceived.
(El mundo se complace en ser engañado)

Afirmación confirmada en los últimos ciento sesenta años por el éxito de la obra de Darwin titulada Sobre el Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la supervivencia delas Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida.

La palabra oxímoron procede de la combinación de los vocablos griegos Oxi, agudo y Môron: locura, e indica la cualidad de una expresión que no tiene significado alguno por consistir en la combinación de dos términos incompatibles. Oxímoron son aduaneros sin fronteras, banca amiga, desarrollo sostenible y cientos de expresiones en las que la presencia de un término anula el significado del otro.

Pero a pesar de su incompetencia semántica los oxímora han proliferado en las últimas décadas porque tienen una utilidad notable para el control social que consiste en su capacidad de alienación afirmando la capacidad de un interlocutor para someter al otro.

Herramientas de disciplina social basadas en la destrucción del lenguaje, los oxímora son particularmente abundantes en las áreas de Economía y Biología. Las obras fundamentales de dos pilares de estas disciplinas, Carlos Marx y Carlos Darwin, se basan en sendos oxímoron que son respectivamente La dictadura del proletariado y la selección natural.

Para hacer pasar un oxímoron por teoría científica hace falta cometer muchos errores, pero lo mismo que Pulgarcito dejaba un rastro de garbanzos para encontrar el camino de su casa, en este libro hemos seguido el rastro de los errores dejados por Carlos Darwin para descubrir su oxímoron fundamental: La Selección Natural.

El libro La Nave de los Locos: El Origen de las Especies a la Luz de la Nueva Retórica, de Emilio Cervantes y Guillermo Pérez Galicia puede descargarse gratis aquí:

http://www.darwinodi.com/gratis/pdfs/978-1981532117.pdf

Etiquetas:
Categorias: AAA (ver todas las entradas), Binomio Con-Con, Biología, Ciencia a debate, Concepto de Especie, confusión, Confusión mental, Conocimiento, contradicción, Creación, Creencia, Crítica, Críticos de Darwin, Darwinismo, Debates históricos y debates de ficción, Detallamiento, Diccionario de Neolengua, Diseño, Diseño Inteligente (ID), Divulgación científica, Doblepensar, Dogmas, El destino del hombre en la Naturaleza, Épica, Episteme, Equilibrio puntuado, Estructuralismo, Eugenesia, Eugenio D'Ors, Evolución, Falsa disyuntiva, Filosofía, Flatus vocis, Fraude, Fundación del Creacionismo en OSMNS, Historia, Historia de la biologia, Historia Natural, Hooker JD, Huxley, Ideas, idioma darwiniano o darvinés, Ingsoc, Institucionalización de la ciencia, Lamarck, Lamarck en OSMNS, Lamarckismo, Lenguaje, Máquina incapaz de distinguir, Materialismo, Método Científico, Metonimia, Mitos y Leyendas de la Ciencia, Neolengua, On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life, Orwell, OSMNS, OSMNS Ambigüedades, OSMNS Chapter 1, OSMNS Chapter 2, OSMNS Chapter 3, OSMNS Chapter 4, OSMNS Chapter 5, OSMNS Chapter 6, OSMNS Chapter 7, OSMNS Chapter 8, OSMNS chapter IX, OSMNS Chapter X, OSMNS Chapter XI, OSMNS Chapter XII, OSMNS Chapter XII, OSMNS Chapter XIII, OSMNS chapter XIV, OSMNS Contradicciones, OSMNS Errores, OSMNS Falacias, Oxímoron, Personificación, Pierre Trémaux, Pleonasmo, Post-darwinismo, Prosopopeya, Pseudociencia, Religión, Retórica, Revoluciones, Richard Owen, Royal Society, Sectarismo, Selección Natural, Significado de biología, Tautología, Vida y costumbres de Charles Darwin

Decididamente Darwin se opone a la idea de Diseño: Algunas opiniones al respecto.

Son muchos entre los lectores de El Origen de las Especies los que detectaron su objetivo de ir en contra de la idea de diseño. Ya vimos por ejemplo la interpretación del Reverendo Charles Hodge en su libro “What is darwinism?” .

Otro lector con interpretación semejante es más conocido y menos religioso. Se trata de Henry James, quien había estado en la casa del naturalista inglés, no sabemos si tomando el té o no, tal vez sí. Y por lo tanto tal vez fuese ahí, en Down, en la casa de Darwin, tomando el té en donde se inspiró para escribir aquel párrafo memorable en el que relacionaba la moral de los ingleses con el té, identificándolos.

Pues bien, Henry James, amigo de Darwin había dicho de su obra que con ella se había eliminado de una vez por todas el diseño de la mente de los científicos:“has once for all displaced design from the minds of the ‘scientific”.

Que hubiese podido ocurrir esto sería difícil de entender sin una ayuda. Pero Henry James sabía lo que decía.  Según indica Kristin Boudreau James sospechaba de la autoridad institucional, aceptando las ideas por su utilidad más que por el status de sus fuentes:

 

James was cheerfully suspicious of institutional authority, accepting ideas because of their usefulness rather than because of the status of their sources.

 

En España un lector de Darwin que se  percató de su intención fue Cánovas del Castillo, quien en un discurso indicó que Darwin se proponía hacer inútil la idea de Dios.

Etiquetas:
Categorias: AAA (ver todas las entradas), adaptación, Agassiz, Arias Montano, Binomio Con-Con, Biología, Ciencia a debate, Concepto de Especie, confusión, Confusión mental, Conocimiento, contradicción, Creación, Creencia, Crítica, Críticos de Darwin, Cuvier, Darwinismo, Debates históricos y debates de ficción, Diseño, Diseño Inteligente (ID), Divulgación científica, Doblepensar, Dogmas, El destino del hombre en la Naturaleza, Evolución, Filosofía, Fraude, Fundación del Creacionismo en OSMNS, Historia de la biologia, Historia Natural, Hodge, Humanismo, Huxley, Ideas, idioma darwiniano o darvinés, Ingsoc, Institucionalización de la ciencia, La sombra de Darwin, Lenguaje, Lyell, Método Científico, Mitos y Leyendas de la Ciencia, On the Origin of Species by Means of Natural Selection, Origen de la biología, OSMNS, OSMNS Contradicciones, OSMNS Falacias, Post-darwinismo, Religión, Richard Owen, Ser humano

SOBRE LA UNIDAD DE COMPOSICIÓN Y EL DEBATE ENTRE CUVIER Y GEOFFROY SAINT-HILAIRE

 

 

Presentamos aquí la primera traducción al español del libro titulado De l’Unité de Composition et du Debat entre Cuvier et Geoffroy Saint Hilaire (1865), última obra publicada de Pierre Flourens.
Justo es comenzar por responder a esta pregunta: ¿Quíén era Pierre Flourens?

 

 

Pierre Flourens nació el 13 de abril de 1794 en Maureilhan, un pueblo próximo a Béziers, en el sudeste francés. Estudió Medicina en la Universidad de Montpellier y en 1814 fue a París a estudiar fisiología con Georges Cuvier (1769-1832). Sus trabajos iniciales incluían la investigación en la base física de sensación y lo llevaron a la concesión del prestigioso premio Montyon (1824 y 1825), dedicándose después durante muchos años a la neurofisiología. En París trabajó con el botánico Agustín de Candolle (1779-1841) y con el zoólogo Etienne Geoffroy Saint Hilaire (1772-1844). Fundador de la neurobiología, fue uno de los principales rivales de la frenología, teoría propuesta por el alemán Franz Joseph Gall (1758-1825) que proponía la localización de funciones mentales en áreas específicas del cerebro, con lo cual el aspecto del cráneo podría dar una idea de la constitución mental del individuo. Flourens se opuso a Gall y a la frenología con el argumento de que el cerebro es una unidad. A tal fin realizó numerosos experimentos con palomas reconociendo la existencia de una acción propia en cada zona del cerebro, supeditada a una acción común para la totalidad del órgano. Los resultados de sus investigaciones se reúnen en la que fue una de sus obra principales: Recherches expérimentales sur les propriétés et les fonctions du système nerveux dans les animaux vertébrés.

En neurobiología, sus teorías anticipan los conceptos de equipotencialidad y acción masiva posteriormente formulados por KS Lashley (Brain Mechanisms and Intelligence, p 120 y siguientes; University of Chicago Press, 1929). En 1833, Flourens fue nombrado profesor de anatomía en el Collège de France y en 1838, diputado por la comuna de Béziers. Elegido miembro de la Academia Francesa en 1840, en competición con Víctor Hugo (1802-1885), recibió la Légion d’honneur en 1845. Se retiró completamente de la vida política en 1848 para dedicarse exclusivamente a la ciencia, aceptando la cátedra de Historia Natural en el Colegio de Francia en 1855. Asimismo fue miembro de l’Académie des Sciences de France desde 1828 y su secretario permanente (Secrétaire perpétuel) entre los años de 1833 y 1866.
Aunque las páginas web de la Academie des Sciences indican en 1868 la fecha final del mandato de Flourens como Secrétaire perpétuel, en la página 424 de la publicación titulada L’Année Scientifique et Industrielle, de 1867, al comenzar la sección dedicada a Académies et Sociétés Savantes, en la sección 1: Séance Publique Annuelle de l’Academie des Sciences, du 5 mai 1866, se lee:
Un intêrét particulier s’attachait à cette séance. M. Coste, qui depuis un an reemplace M. Flourens, gravement malade, et atteint peut-être sans retour, devait prononcer l’éloge de rigueur…
(Un interés particular se centraba en esta sesión. M Coste, que desde hace un año reemplazaba a M Flourens, gravemente enfermo, y probablemente sin retorno, debía pronunciar el elogio de rigor…).

Gravemente enfermo en la sesión de 1866, Flourens falleció en Montgeron, cerca de Paris, el 6 de diciembre de 1867. Su penúltimo libro, publicado en 1864 cuando su autor contaba setenta años, fue: “Examen du Livre de Darwin sur l’Origine des Especes”. En él muestra un rigor notable al criticar punto por punto el Origen de las Especies, obra de Darwin que, sin duda había leído a conciencia.
Flourens es reconocido como un pionero de la teoría moderna de la función cerebral, según la cual el cerebro actúa como unidad funcional, aunque determinadas funciones son controladas por partes específicas. Llegó a esta teoría utilizando métodos de ablación y estimulación y realizando muchas investigaciones experimentales con mamíferos, especialmente conejos y también con palomas. La extracción del cerebelo conducía a la pérdida del sentido del equilibrio y a la falta de coordinación muscular del animal. Al separar los hemisferios cerebrales se interrumpían todas las funciones cognitivas en las palomas. Propuso Flourens que la corteza cerebral, el cerebelo y el tronco del encéfalo funcionan a nivel global como un conjunto completo, equipotencial y coordinado con todas las demás partes. Flourens avanzó en la obra de Julien-Cesar Legallois (1770-1814)….

Seguir leyendo el libro en Digital CSIC…

Etiquetas:

Miscelánea en el párrafo septingentésimo cuadragésimo tercero de El Origen de las Especies

Aquí viene ahora el autor a condensar varios temas, que requerirían amplias explicaciones:

 

  1. La comparación de las diferentes partes u órganos en un mismo individuo. Se trata de la homología de serie, que fue descrita por Richard Owen.
  2. La teoría de la morfogénesis foliar de Goethe: Es conocido de casi todo el mundo que, en una flor, la posición relativa de los sépalos, pétalos, estambres y pistilos, lo mismo que su estructura intima, se explican dentro de la teoría de que consisten en hojas metamorfoseadas, dispuestas en espiral

 

El problema es que no acertamos a entender a cuénto de qué vienen estos temas. Y, desde luego, la lectura no ayuda a la comprensión:

 

Hay otro aspecto igualmente curioso de este asunto….

 

¿Se trata sólo de presentar una colección de curiosidades? ¿A qué asunto se refiere?

 

 

 

743.

 

There is another and equally curious branch of our subject; namely, serial homologies, or the comparison of the different parts or organs in the same individual, and not of the same parts or organs in different members of the same class. Most physiologists believe that the bones of the skull are homologous—that is, correspond in number and in relative connexion—with the elemental parts of a certain number of vertebrae. The anterior and posterior limbs in all the higher vertebrate classes are plainly homologous. So it is with the wonderfully complex jaws and legs of crustaceans. It is familiar to almost every one, that in a flower the relative position of the sepals, petals, stamens, and pistils, as well as their intimate structure, are intelligible on the view that they consist of metamorphosed leaves, arranged in a spire. In monstrous plants, we often get direct evidence of the possibility of one organ being transformed into another; and we can actually see, during the early or embryonic stages of development in flowers, as well as in crustaceans and many other animals, that organs, which when mature become extremely different are at first exactly alike.

 

Hay otro aspecto igualmente curioso de este asunto: las homologías de serie, o sea la comparación de las diferentes partes u órganos en un mismo individuo, y no de las mismas partes u órganos en diferentes seres de la misma clase. La mayor parte de los fisiólogos cree que los huesos del cráneo son homólogos -esto es, que corresponden en número y en conexión relativa- con las partes fundamentales de un cierto número de vértebras. Los miembros anteriores y posteriores en todas las clases superiores de vertebrados son claramente homólogos. Lo mismo ocurre con los apéndices bucales, asombrosamente complicados, y las patas de los crustáceos. Es conocido de casi todo el mundo que, en una flor, la posición relativa de los sépalos, pétalos, estambres y pistilos, lo mismo que su estructura intima, se explican dentro de la teoría de que consisten en hojas metamorfoseadas, dispuestas en espiral. En las plantas monstruosas, muchas veces adquirimos pruebas evidentes de la posibilidad de que un órgano se transforme en otro, y podemos ver realmente, durante los estados tempranos o embrionarios de desarrollo de las flores, lo mismo que en crustáceos y en otros muchos animales, que órganos que cuando llegan a su estado definitivo son sumamente diferentes, son al principio exactamente iguales.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

La supervivencia de los menos fuertes en el párrafo quingentésimo octogésimo segundo del Origen de las Especies

Es dificilísimo recordar siempre que el aumento numérico de todo ser viviente está siendo constantemente limitado por causas desconocidas contrarias a él, y que estas mismas causas desconocidas son muy suficientes para producir la rareza y, por último, la extinción. Tan poco conocido está este asunto, que repetidas veces he oído expresar la sorpresa de que hayan llegado a extinguirse animales gigantescos, tales como el mastodonte y los dinosauros, que son aún más antiguos, como si la sola fuerza corporal diese la victoria en la lucha por la vida.

El doctor Falconer, autoridad competentísima, cree que son principalmente los insectos los que, por atormentar y debilitar continuamente al elefante en la India, impiden su aumento, y ésta fue la conclusión de Bruce por lo que se refiere al elefante africano en Abisinia. Es seguro que ciertos insectos y los murciélagos chupadores de sangre condicionan en diferentes partes de América del Sur la existencia de los grandes mamíferos naturalizados.

 

Estos fragmentos que acaban ustedes de leer pertenece a la obra fundamental de la biología contemporánea, traducida a todos los lenguajes del globo e impresa en millones de ejemplares.  ¿Creen ustedes que están escritos en serio?

 

¿Se trata realmente de una obra seria?

 

 

 

582

It is most difficult always to remember that the increase of every living creature is constantly being checked by unperceived hostile agencies; and that these same unperceived agencies are amply sufficient to cause rarity, and finally extinction. So little is this subject understood, that I have heard surprise repeatedly expressed at such great monsters as the Mastodon and the more ancient Dinosaurians having become extinct; as if mere bodily strength gave victory in the battle of life. Mere size, on the contrary, would in some cases determine, as has been remarked by Owen, quicker extermination, from the greater amount of requisite food. Before man inhabited India or Africa, some cause must have checked the continued increase of the existing elephant. A highly capable judge, Dr. Falconer, believes that it is chiefly insects which, from incessantly harassing and weakening the elephant in India, check its increase; and this was Bruce’s conclusion with respect to the African elephant in Abyssinia. It is certain that insects and blood-sucking bats determine the existence of the larger naturalised quadrupeds in several parts of South America.

 

Es dificilísimo recordar siempre que el aumento numérico de todo ser viviente está siendo constantemente limitado por causas desconocidas contrarias a él, y que estas mismas causas desconocidas son muy suficientes para producir la rareza y, por último, la extinción. Tan poco conocido está este asunto, que repetidas veces he oído expresar la sorpresa de que hayan llegado a extinguirse animales gigantescos, tales como el mastodonte y los dinosauros, que son aún más antiguos, como si la sola fuerza corporal diese la victoria en la lucha por la vida. El tamaño solo, por el contrario, como ha hecho observar Owen, tiene que determinar en muchos casos una extinción más rápida, por la gran cantidad de alimento requerido. Antes de que el hombre habitase la India o el África, alguna causa tuvo que haber refrenado el aumento continuo del elefante actual. El doctor Falconer, autoridad competentísima, cree que son principalmente los insectos los que, por atormentar y debilitar continuamente al elefante en la India, impiden su aumento, y ésta fue la conclusión de Bruce por lo que se refiere al elefante africano en Abisinia. Es seguro que ciertos insectos y los murciélagos chupadores de sangre condicionan en diferentes partes de América del Sur la existencia de los grandes mamíferos naturalizados.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Diente de caballo que no es diente de caballo en el párrafo quingentésimo octogésimo primero del Origen de las Especies

De nuevo los sujetos imprecisos en falacias personales, hablar sin decir nada como en esta falacia ad ignorantiam:

 

Algunos autores incluso han supuesto que, del mismo modo que el individuo tiene una vida de duración determinada, también las especies tienen una duración determinada.

¿Qué autores?

 

Y esta otra falacia:

Nadie puede haberse asombrado más que yo de la extinción de las especies.

 

Que bien podría parafrasear de este modo:

Nadie puede haberse asombrado más que yo de lo que encuentro en este libro.

 

 

Ahora sí se menciona a Owen como experto paleontólogo, más la opinión de Owen acerca de este libro no será tenida en cuenta. La aparición de un diente de caballo, que según Owen no es un diente de caballo, da pie a un conjunto de especulaciones y disparates que sirve para que nuestro autor llene otro folio.

 

 

 

 

581

The extinction of species has been involved in the most gratuitous mystery. Some authors have even supposed that, as the individual has a definite length of life, so have species a definite duration. No one can have marvelled more than I have done at the extinction of species. When I found in La Plata the tooth of a horse embedded with the remains of Mastodon, Megatherium, Toxodon and other extinct monsters, which all co-existed with still living shells at a very late geological period, I was filled with astonishment; for, seeing that the horse, since its introduction by the Spaniards into South America, has run wild over the whole country and has increased in numbers at an unparalleled rate, I asked myself what could so recently have exterminated the former horse under conditions of life apparently so favourable. But my astonishment was groundless. Professor Owen soon perceived that the tooth, though so like that of the existing horse, belonged to an extinct species. Had this horse been still living, but in some degree rare, no naturalist would have felt the least surprise at its rarity; for rarity is the attribute of a vast number of species of all classes, in all countries. If we ask ourselves why this or that species is rare, we answer that something is unfavourable in its conditions of life; but what that something is, we can hardly ever tell. On the supposition of the fossil horse still existing as a rare species, we might have felt certain, from the analogy of all other mammals, even of the slow-breeding elephant, and from the history of the naturalisation of the domestic horse in South America, that under more favourable conditions it would in a very few years have stocked the whole continent. But we could not have told what the unfavourable conditions were which checked its increase, whether some one or several contingencies, and at what period of the horse’s life, and in what degree they severally acted. If the conditions had gone on, however slowly, becoming less and less favourable, we assuredly should not have perceived the fact, yet the fossil horse would certainly have become rarer and rarer, and finally extinct—its place being seized on by some more successful competitor.

 

La extinción de las especies ha sido rodeada del más injustificado misterio. Algunos autores incluso han supuesto que, del mismo modo que el individuo tiene una vida de duración determinada, también las especies tienen una duración determinada. Nadie puede haberse asombrado más que yo de la extinción de las especies. Cuando encontré en La Plata el diente de un caballo yaciendo en unión de restos Mastodon, Megatherium, Toxodon y otros monstruos extinguidos, que coexistieron todos con moluscos, aun vivientes, en un período geológico muy reciente, quedé lleno de asombro; pues, viendo que el caballo, desde su introducción por los españoles en América del Sur, se ha vuelto salvaje por todo el país, y que ha aumentado en número con una rapidez sin igual, me pregunté cómo pudo haberse exterminado tan recientemente el caballo antiguo, en condiciones de vida al parecer tan favorables. Pero mi asombro era infundado: el profesor Owen pronto notó que el diente, aunque muy parecido a los del caballo actual, pertenecía a una especie extinguida. Si este caballo hubiese vivido todavía, aunque siendo algo raro, ningún naturalista habría encontrado nada sorprendente su rareza, pues la rareza es atributo de un gran número de especies de todas clases, en todos los países. Si nos preguntamos por qué esta o aquella especie es rara, contestamos que existe alguna cosa desfavorable en las condiciones de vida, pero cuál sea esta cosa casi nunca podemos decirlo. Suponiendo que el caballo fósil existiese todavía como una especie rara -por analogía con todos otros mamíferos, incluso con los elefantes, que crían tan lentamente, y por la historia de la naturalización del caballo doméstico en América del Sur-, podríamos haber dado por seguro que en condiciones más favorables habría poblado en poquísimos años todo el continente; pero no podríamos haber dicho cuáles eran las condiciones desfavorables que impedían su crecimiento, ni si eran una o varias causas, ni en qué periodo de la vida del caballo actuaba cada una, ni en qué medida. Si las condiciones hubieran continuado, por muy lentamente que hubiese sido, haciéndose cada vez menos favorables, seguramente no hubiésemos observado el hecho, y, sin embargo, el caballo fósil indudablemente se hubiese ido volviendo cada vez más raro, y, finalmente, se hubiese extinguido, siendo ocupado su lugar por algún competidor más afortunado.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Empezando con cierta dificultad: primer párrafo de El Origen de las Especies

 

En nueve párrafos,  nueve,  despacha Darwin la introducción a su obra capital On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life.  Pocos son nueve párrafos. Sí, pocos, más no carentes de dificultades como algunos de sus lectores han hecho ver desde hace ciento cincuenta y dos años. Veamos algunas de estas dificultades que comienzan, como no, en la primera frase del primer párrafo.

Primera frase que si en la primera edición, decía:

When on board H.M.S. ‘Beagle,’ as naturalist, I was much struck with certain facts in the distribution of the inhabitants of  South America, and in the geological relations of the present to the past inhabitants of that continent.

En ediciones siguientes, a partir de la tercera de 1860,  pasa a decir:

When on board H.M.S. ‘Beagle,’ as naturalist, I was much struck with certain facts in the distribution of the organic beings inhabiting South America, and in the geological relations of the present to the past inhabitants of that continent.

Seguramente la corrección del autor tiene que ver con la crítica realizada desde un artículo anónimo  en The Edinburgh Journal de Abril de 1860 (páginas 487-532) y atribuido a Richard Owen (1804-1894),  prestigioso paleontólogo que tuvo un importante papel en la fundación del Museo de Historia Natural de Londres. El artículo indicaba:

¿Qué hay, nos preguntamos, al cerrar el libro para reflexionar sobre este párrafo, -qué puede haber en los habitantes, suponemos que se refiere a los aborígenes de América del Sur, o en su distribución en ese continente, que pueda sugerir a cualquiera que el hombre pueda ser un mono transformado, o para arrojar alguna luz sobre el origen de la especie humana o de otro tipo? ……………………..

Y más adelante:

(más…)

Etiquetas: ,

La Selección Natural se opone al concepto de Especie

La web The friends of Charles Darwin ofrece un texto publicado anónimamente en la revista The Edinburgh Reviewde Abril de 1860 (páginas 487-532). Según indica,  su autor es el prestigioso paleontólogo fundamental en la fundación del Museo de Historia Natural de Londres, Richard Owen (1804-1894).Como queriendo disimular los aspectos más incisivos de su crítica al texto de “On the Origin…..”, después de comentar algunos párrafos dedicados a aspectos puntuales de Historia Natural, el autor expresa su sorpresa por la frase que al comienzo del libro dice:

‘When on board H.M.S. “Beagle,” as naturalist, I was much struck with certain facts in the distribution of the inhabitants of South America, and in the geological relations of the present to the past inhabitants of that continent. These facts seemed to me to throw some light on the origin of species–that mystery of mysteries, as it has been called by some of our greatest philosophers.’ (P.1)


Al respecto indica:

¿Qué hay, nos preguntamos, al cerrar el libro para reflexionar sobre este párrafo, -qué puede haber en los habitantes, suponemos que se refiere a los aborígenes de América del Sur, o en su distribución en ese continente, que pueda sugerir a cualquiera que el hombre pueda ser un mono transformado, o para arrojar alguna luz sobre el origen de la especie humana o de otro tipo? ……………………..

Y más adelante:


Pero cuáles fuesen tales “hechos ciertos”, y cuál la naturaleza de la luz que arrojaron sobre el misterioso principio de las especies, ni se menciona ni se le vuelve a hacer alusión en el presente trabajo……….


La crítica prosigue indicando cuáles han de ser las cualidades de quien ose abordar el problema del origen de las especies:

 

(más…)

Etiquetas: , , , ,