‘Zoología’

La necesidad del rabo y su origen en el párrafo tricentésimo cuarto de El Origen de las Especies

 

La existencia de los cuadrúpedos depende de los insectos. Si los insectos le molestan es necesario que el cuadrúpedo desarrolle algún método para quitárselos de encima.  Es así, dice el autor en este increíble párrafo como,  poco a poco,  gradualmente, la selección natural va creando el rabo:

 

La cola de la jirafa parece como un mosqueador construido artificialmente, y, a primera vista, parece increíble que pueda haberse adaptado a su objeto actual por pequeñas modificaciones sucesivas, cada vez más adecuadas para un objeto tan trivial como el de ahuyentar las moscas; sin embargo, tenemos que detenernos antes de ser demasiado categóricos, aun en este caso, pues sabemos que la distribución y existencia del ganado vacuno y otros animales en América del Sur depende en absoluto de su facultad de resistir los ataques de los insectos, de modo que, los individuos que de algún modo pudiesen defenderse de estos pequeños enemigos, serían capaces de ocupar nuevos pastos y de conseguir de este modo una gran ventaja

 

304

 

In the first place, we are much too ignorant in regard to the whole economy of any one organic being to say what slight modifications would be of importance or not. In a former chapter I have given instances of very trifling characters, such as the down on fruit and the colour of its flesh, the colour of the skin and hair of quadrupeds, which, from being correlated with constitutional differences, or from determining the attacks of insects, might assuredly be acted on by natural selection. The tail of the giraffe looks like an artificially constructed fly-flapper; and it seems at first incredible that this could have been adapted for its present purpose by successive slight modifications, each better and better fitted, for so trifling an object as to drive away flies; yet we should pause before being too positive even in this case, for we know that the distribution and existence of cattle and other animals in South America absolutely depend on their power of resisting the attacks of insects: so that individuals which could by any means defend themselves from these small enemies, would be able to range into new pastures and thus gain a great advantage. It is not that the larger quadrupeds are actually destroyed (except in some rare cases) by flies, but they are incessantly harassed and their strength reduced, so that they are more subject to disease, or not so well enabled in a coming dearth to search for food, or to escape from beasts of prey.

 

En primer lugar, nuestra ignorancia por lo que toca al conjunto de la economía de cualquier ser orgánico es demasiado grande para decir qué modificaciones pequeñas serán de importancia y cuáles no. En un capítulo anterior he dado ejemplos de caracteres insignificantes -como el vello de los frutos y el color de su carne, el color de la piel y pelo de los mamíferos- sobre los cuales, bien por estar relacionados con diferencias constitucionales, bien por determinar el ataque de los insectos, podía seguramente haber obrado la selección natural. La cola de la jirafa parece como un mosqueador construido artificialmente, y, a primera vista, parece increíble que pueda haberse adaptado a su objeto actual por pequeñas modificaciones sucesivas, cada vez más adecuadas para un objeto tan trivial como el de ahuyentar las moscas; sin embargo, tenemos que detenernos antes de ser demasiado categóricos, aun en este caso, pues sabemos que la distribución y existencia del ganado vacuno y otros animales en América del Sur depende en absoluto de su facultad de resistir los ataques de los insectos, de modo que, los individuos que de algún modo pudiesen defenderse de estos pequeños enemigos, serían capaces de ocupar nuevos pastos y de conseguir de este modo una gran ventaja. No es que los grandes cuadrúpedos sean positivamente destruidos -excepto en algunos raros casos- por moscas, pero se ven de continuo atormentados, y su fuerza disminuye de manera que están más sujetos a enfermedades, o no son tan capaces de buscar alimento en cuanto venga un tiempo de escasez, o de escapar de los ataques de los carnívoros.

Etiquetas:

El diente del lagarto y otras diferencias probablemente adquiridas por grados en el párrafo ducentésimo nonagésimo de El Origen de las Especies

 

Es probable que las diferencias fueran adquiridas por grados indica ahora el autor, refiriéndose a las diferencias entre jóvenes y adultos y entre adultos y viejos.  Más probable aún es que no lo fueran, podemos añadir tranquilamente, si por nuestra parte nos referímos a diferencias entre distintos grupos taxonómicos: Especies, Géneros, familias…..y es que referirse a unos ejemplos que no tienen nada que ver con el tema que nos ocupa (origen de las especies) puede alargar mucho una obra sin añadir datos importantes a su objetivo, sino al contrario, generando gran confusión. Consideremos por ejemplo que el nombre de Cope se introduce en este párrafo para presentar cambios que tienen lugar en individuos de una especie con los años, tema que no tiene nada que ver con la defensa de cambios graduales durante la formación de especies.

 

 

290

 

There is another possible mode of transition, namely, through the acceleration or retardation of the period of reproduction. This has lately been insisted on by Professor Cope and others in the United States. It is now known that some animals are capable of reproduction at a very early age, before they have acquired their perfect characters; and if this power became thoroughly well developed in a species, it seems probable that the adult stage of development would sooner or later be lost; and in this case, especially if the larva differed much from the mature form, the character of the species would be greatly changed and degraded. Again, not a few animals, after arriving at maturity, go on changing in character during nearly their whole lives. With mammals, for instance, the form of the skull is often much altered with age, of which Dr. Murie has given some striking instances with seals. Every one knows how the horns of stags become more and more branched, and the plumes of some birds become more finely developed, as they grow older. Professor Cope states that the teeth of certain lizards change much in shape with advancing years. With crustaceans not only many trivial, but some important parts assume a new character, as recorded by Fritz Muller, after maturity. In all such cases—and many could be given—if the age for reproduction were retarded, the character of the species, at least in its adult state, would be modified; nor is it improbable that the previous and earlier stages of development would in some cases be hurried through and finally lost. Whether species have often or ever been modified through this comparatively sudden mode of transition, I can form no opinion; but if this has occurred, it is probable that the differences between the young and the mature, and between the mature and the old, were primordially acquired by graduated steps.

 

 

 

Existe otro modo posible de transición, o sea, por la aceleración o retardo del período de reproducción, sobre lo cual han insistido últimamente el profesor Cope y otros en los Estados Unidos. Se sabe hoy día que algunos animales son capaces de reproducirse a una edad muy temprana, antes de que hayan adquirido sus caracteres perfectos, y, si esta facultad llegase a desarrollarse por completo en una especie, parece probable que, más pronto o más tarde, desaparecería el estado adulto, y en este caso, especialmente si la larva difiere mucho de la forma adulta, los caracteres de la especie cambiarían y se degradarían considerablemente. Además, no pocos animales, después de haber llegado a la edad de la madurez sexual, continúan modificando sus caracteres casi durante toda su vida. En los mamíferos, por ejemplo, la forma del cráneo frecuentemente se altera mucho con la edad, de lo que el doctor Murie ha citado algunos notables ejemplos en las focas; todos sabemos que las cuernas de los ciervos se ramifican cada vez más y las plumas de algunas aves se desarrollan más hermosamente a medida que estos animales se vuelven más viejos. El profesor Cope afirma que los dientes de ciertos saurios cambian mucho de forma con los años; en los crustáceos, según ha descrito Fritz Müller, no sólo muchas partes insignificantes, sino también algunas de importancia, toman caracteres nuevos después de la madurez sexual. En todos estos casos -y podrían citarse muchos-, si la edad de la reproducción se retardase, los caracteres de la especie, por lo menos en estado adulto, se modificarían, y también es probable que estados anteriores y primeros de desarrollo se precipitasen y, finalmente, se perdiesen. No puedo formar opinión acerca de si las especies se han modificado con frecuencia -si es que lo han hecho alguna vez- por este modo de transición relativamente súbito; pero, si esto ha ocurrido, es probable que las diferencias entre el joven y el adulto y entre el adulto y el viejo fueron primitivamente adquiridas por grados.

 


Etiquetas:

Audubon ha visto al rabihorcado, que tiene sus cuatro dedos unidos por membranas, posarse en la superficie del mar en el párrafo ducentésimo septuagésimo quinto de El Origen de las Especies

Audubon (1785-1851) fue un naturalista, ornitólogo y artista. Su obra puede verse aquí

 

El autor indica, de nuevo  atrevidamente:

¿Qué cosa parece más evidente que el que los dedos largos, desprovistos de membranas, de las zancudas, están hechos para andar por las charcas y las plantas flotantes?

Recuerda así de nuevo a Lamarck quien en su Philosophie zoologique había descrito la variación en aves intentando su explicación por medio del uso y el desuso. Por otra parte trae de nuevo a colación la idea de diseño que su teoría prohibe.

Es decir, según está escrito en este párrafo, los dedos de las zancudas no son fruto de una hipotética selección  que actuase sobre un material que,  no sabemos cómo,  varía, sino más bien, producto del uso y del desuso (Lamarck) o, todavía más, de un diseño, algo que nuestro autor niega en repetidas ocasiones, si bien parece propenso a aceptar en otras tantas ocasiones..

 

He who believes that each being has been created as we now see it,…………..

 

¿Quién cree que cada ser haya sido creado como lo vemos hoy?

 

¿Algún autor de toda la Historia Natural ha expresado jamás semejante disparate?

 

 

 

 

 

 

275

He who believes that each being has been created as we now see it, must occasionally have felt surprise when he has met with an animal having habits and structure not in agreement. What can be plainer than that the webbed feet of ducks and geese are formed for swimming? Yet there are upland geese with webbed feet which rarely go near the water; and no one except Audubon, has seen the frigate-bird, which has all its four toes webbed, alight on the surface of the ocean. On the other hand, grebes and coots are eminently aquatic, although their toes are only bordered by membrane. What seems plainer than that the long toes, not furnished with membrane, of the Grallatores, are formed for walking over swamps and floating plants. The water-hen and landrail are members of this order, yet the first is nearly as aquatic as the coot, and the second is nearly as terrestrial as the quail or partridge. In such cases, and many others could be given, habits have changed without a corresponding change of structure. The webbed feet of the upland goose may be said to have become almost rudimentary in function, though not in structure. In the frigate-bird, the deeply scooped membrane between the toes shows that structure has begun to change.

 

El que crea que cada ser viviente ha sido creado tal como ahora lo vemos, se tiene que haber visto algunas veces sorprendido al encontrarse con un animal cuyas costumbres y conformación no están de acuerdo. ¿Qué puede haber más evidente que el que los pies con membranas interdigitales de los patos y gansos están hechos para nadar y, sin embargo, existen los gansos de tierra, que tienen membranas interdigitales, aunque rara vez se acercan al agua, y nadie, excepto Audubon, ha visto al rabihorcado, que tiene sus cuatro dedos unidos por membranas, posarse en la superficie del mar. Por el contrario, los somormujos y las fochas son eminentemente acuáticos, aun cuando sus dedos están tan sólo orlados por membranas. ¿Qué cosa parece más evidente que el que los dedos largos, desprovistos de membranas, de las zancudas, están hechos para andar por las charcas y las plantas flotantes? La polla de agua y el rey de codornices son miembros del mismo orden: la primera es casi tan acuática como la focha y el segundo, casi tan terrestre como la codorniz y la perdiz. En estos casos, y en otros muchos que podrían citarse, las costumbres han cambiado, sin el correspondiente cambio de estructura. Puede decirse que las patas con membranas interdigitales del ganso de tierra se han vuelto casi rudimentarias en función, pero no en estructura. En el rabihorcado, la membrana profundamente escotada entre los dedos muestra que la conformación ha empezado a modificarse.

 

 

Etiquetas:

Las aves más aéreas (?) y oceánicas en el párrafo ducentésimo septuagésimo cuarto de El Origen de las Especies

 

Indica el autor que el Petrel es el ave más aérea y oceánica que existe. Cabe que sea muy oceánica pero ¿cómo sabe el autor  que es la más aérea? El párrafo, englobado dentro de un largo apartado de origen y transformaciones podría llevar a alguien a pensar que sirve como ejemplo de origen o transformación de algo, pero,  como ocurre  con tantos otros párrafos de esta sección, pensar así sería caer en un engaño.

 

 

 

 

274

Petrels are the most aerial and oceanic of birds, but, in the quiet sounds of Tierra del Fuego, the Puffinuria berardi, in its general habits, in its astonishing power of diving, in its manner of swimming and of flying when made to take flight, would be mistaken by any one for an auk or a grebe; nevertheless, it is essentially a petrel, but with many parts of its organisation profoundly modified in relation to its new habits of life; whereas the woodpecker of La Plata has had its structure only slightly modified. In the case of the water-ouzel, the acutest observer, by examining its dead body, would never have suspected its sub-aquatic habits; yet this bird, which is allied to the thrush family, subsists by diving,—using its wings under water and grasping stones with its feet. All the members of the great order of Hymenopterous insects are terrestrial, excepting the genus Proctotrupes, which Sir John Lubbock has discovered to be aquatic in its habits; it often enters the water and dives about by the use not of its legs but of its wings, and remains as long as four hours beneath the surface; yet it exhibits no modification in structure in accordance with its abnormal habits.

 

Los petreles son las aves más aéreas y oceánicas que existen; pero en las bahías tranquilas de la Tierra del Fuego la Puffinuria berardi, por sus costumbres generales, por su asombrosa facultad de zambullirse, por su manera de nadar y de volar cuando se la obliga a tomar el vuelo, cualquiera la confundiría con un pingüino o un somormujo, y, sin embargo, esencialmente es un petrel, pero con muchas partes de su organismo modificadas profundamente, en relación con su nuevo género de vida, mientras que la conformación del pájaro carpintero de La Plata se ha modificado tan sólo ligeramente. En el caso del tordo de agua, el más perspicaz observador, examinando el cuerpo muerto, jamás hubiese sospechado sus costumbres semiacuáticas, y, sin embargo, esta ave, relacionada con la familia de los tordos, encuentra su alimento buceando, para lo que utiliza sus alas bajo el agua y se agarra a las piedras con las patas. Todos los miembros del gran orden de los insectos himenópteros son terrestres, excepto el género Proctotrupes, que sir John Lubbock ha descubierto que es de costumbres acuáticas; con frecuencia entra en el agua y bucea, utilizando, no sus patas, sino sus alas, y permanece hasta cuatro horas debajo del agua; sin embargo, no muestra modificación alguna en su estructura relacionada con sus costumbres anómalas.

Etiquetas:

El cocodrilo, por Herodoto

He aquí ahora la naturaleza del cocodrilo. Durante los cuatro meses de pleno invierno no come nada. Es cuadrúpedo y vive en tierra firme, y pasa la mayor parte del día en seco, pero la noche entera en el río, cuya agua es entonces más caliente que la intemperie y el rocío. De todas las criaturas que nosotros conocemos, ésa es la que de más pequeño tamaño alcanza el más grande; pues los huevos que pone no son mucho más grandes que los de la oca, y el polluelo guarda proporción con el huevo, pero se desarrolla y llega a medir hasta diecisiete codos y todavía más. Y tiene ojos de cerdo, dientes grandes y colmillos proporcionados a su cuerpo. Es el único animal que no tiene lengua; tampoco mueve la mandíbula inferior, sino que es el único animal que acerca la mandíbula superior a la inferior. Tiene también fuertes garras y una piel cubierta de escamas, irrompible, en la espalda. Y es ciego en el agua, pero a la intemperie su vista es muy penetrante. Y como viven en el agua, el interior de su boca está toda llena de sanguijuelas. Y ciertamente las demás bestias y aves le huyen, pero el reyezuelo vive en paz con él, porque le es útil; en efecto, cuando el cocodrilo sale del agua a tierra y entonces abre la boca (acostumbra a hacerlo, casi siempre, volviéndose de cara al céfiro), el reyezuelo penetra en su boca y devora a las sanguijuelas; y el cocodrilo siente placer en ser aliviado y no causa daño alguno al reyezuelo.

 

Herodoto. Historias. Libro II.

Etiquetas:

La luciérnaga, por Cortázar

 

No me parece que la luciérnaga extraiga mayor suficiencia del hecho incontrovertible de que es una de las maravillas más fenomenales de este circo, y sin embargo baste suponerle una conciencia para comprender que cada vez que se le encandila la barriguita el bicho de luz debe sentir como una cosquilla de privilegio.

 

Julio Cortázar. Rayuela. Capítulo 1.

Etiquetas:

El cuento del pez volador explica la ausencia de situaciones intermedias en el párrafo ducentésimo septuagésimo primero de El Origen de las Especies

 

Faltan las especies intermedias. En primer lugar porque han existido en menores cantidades y en segundo lugar……..pues en segundo lugar porque no están.  El autor sigue discutiendo su ejemplo del pez volador que un día dio lugar a un pájaro. Un verdadero cuento o en la terminología del autor, un ejemplo imaginario ( imaginary illustration ),…..

 

Ejercicios para hoy en relación con la lectura de éste párrafo: Expliquen las siguientes expresiones:

1. supplanted by their successors,

2. more perfect

3. transitional states between structures fitted for very different habits of life will rarely have been developed at an early period in great numbers and under many subordinate forms

 

 

271

 

When we see any structure highly perfected for any particular habit, as the wings of a bird for flight, we should bear in mind that animals displaying early transitional grades of the structure will seldom have survived to the present day, for they will have been supplanted by their successors, which were gradually rendered more perfect through natural selection. Furthermore, we may conclude that transitional states between structures fitted for very different habits of life will rarely have been developed at an early period in great numbers and under many subordinate forms. Thus, to return to our imaginary illustration of the flying-fish, it does not seem probable that fishes capable of true flight would have been developed under many subordinate forms, for taking prey of many kinds in many ways, on the land and in the water, until their organs of flight had come to a high stage of perfection, so as to have given them a decided advantage over other animals in the battle for life. Hence the chance of discovering species with transitional grades of structure in a fossil condition will always be less, from their having existed in lesser numbers, than in the case of species with fully developed structures.

 

Cuando vemos una estructura sumamente perfeccionada para una costumbre particular, como las alas de un ave para el vuelo, hemos de tener presente que raras veces habrán sobrevivido hasta hoy día animales que muestren los primeros grados de transición, pues habrán sido suplantados por sus sucesores, que gradualmente se fueron volviendo más perfectos mediante la selección natural. Es más, podemos sacar la conclusión de que los estados de transición entre conformaciones adecuadas a modos muy diferentes de vida raras veces se han desarrollado en gran abundancia ni presentado muchas formas subordinadas, en un período primitivo. Así, pues, volviendo a nuestro ejemplo imaginario del pez volador, no parece probable que se hubiesen desarrollado peces capaces de verdadero vuelo, con muchas formas subordinadas para capturar de muchos modos, presas de muchas clases en tierra y en el agua, hasta que sus órganos de vuelo hubiesen llegado a un grado de perfección lo bastante elevado para darles, en la lucha por la vida, una ventaja decisiva sobre otros animales. De aquí que las probabilidades de descubrir en estado fósil especies que presenten transiciones de estructura serán siempre menores, por haber existido estas especies en menor número que en el caso de especies con estructuras completamente desarrolladas.

 

Etiquetas:

Lémur volador explicado en el párrafo ducentésimo sexagésimo octavo de El Origen de las Especies

 

No ve dificultad alguna el autor en explicarlo todo: presencias y ausencias mediante la selección natural:

 

Aun cuando no existan animales de conformación adecuada para deslizarse por el aire, que unan en la actualidad el Galeopilhecus con los insectívoros, sin embargo, no hay dificultad en suponer que estas formas de unión han existido en otro tiempo y que cada una se desarrolló del mismo modo que en las ardillas, que se deslizan en el aire con menos perfección, pues cada grado fue útil al animal que lo poseía. Tampoco sé ver dificultad insuperable en creer además que los dedos y el antebrazo del Galeopithecus, unidos por membrana, pudiesen haberse alargado mucho por selección natural, y esto -por lo que a los órganos del vuelo se refiere- hubiera convertido este animal en un murciélago.

 

Cierto:

no hay dificultad en suponer que estas formas de unión han existido en otro tiempo

 Empero, esto es suposición. No ciencia. Además, incluso admitiendo tales suposiciones ¿Por qué admitir también a la Selección Natural? ¿Acaso se trata de ir admitiendo todas las ocurrencias que el autor quiera imaginar?

 

268

 

Now look at the Galeopithecus or so-called flying lemur, which was formerly ranked among bats, but is now believed to belong to the Insectivora. An extremely wide flank-membrane stretches from the corners of the jaw to the tail, and includes the limbs with the elongated fingers. This flank-membrane is furnished with an extensor muscle. Although no graduated links of structure, fitted for gliding through the air, now connect the Galeopithecus with the other Insectivora, yet there is no difficulty in supposing that such links formerly existed, and that each was developed in the same manner as with the less perfectly gliding squirrels; each grade of structure having been useful to its possessor. Nor can I see any insuperable difficulty in further believing it possible that the membrane-connected fingers and fore-arm of the Galeopithecus might have been greatly lengthened by natural selection; and this, as far as the organs of flight are concerned, would have converted the animal into a bat. In certain bats in which the wing-membrane extends from the top of the shoulder to the tail and includes the hind-legs, we perhaps see traces of an apparatus originally fitted for gliding through the air rather than for flight.

 

Consideremos ahora el Galeopithecus, el llamado lémur volador, que antes se clasificaba entre los murciélagos, aunque hoy se cree que pertenece a los insectívoros. Una membrana lateral sumamente ancha se extiende desde los ángulos de la mandíbula hasta la cola, y comprende los miembros con sus largos dedos. Esta membrana lateral posee un músculo extensor. Aun cuando no existan animales de conformación adecuada para deslizarse por el aire, que unan en la actualidad el Galeopilhecus con los insectívoros, sin embargo, no hay dificultad en suponer que estas formas de unión han existido en otro tiempo y que cada una se desarrolló del mismo modo que en las ardillas, que se deslizan en el aire con menos perfección, pues cada grado fue útil al animal que lo poseía. Tampoco sé ver dificultad insuperable en creer además que los dedos y el antebrazo del Galeopithecus, unidos por membrana, pudiesen haberse alargado mucho por selección natural, y esto -por lo que a los órganos del vuelo se refiere- hubiera convertido este animal en un murciélago. En ciertos murciélagos en que la membrana del ala se extiende desde la parte alta de la espalda hasta la cola y comprende los miembros posteriores, encontramos, quizás, vestigios de un aparato primitivamente dispuesto para deslizarse por aire

Etiquetas:

Ardillas voladoras perfectas en el párrafo ducentésimo sexagésimo séptimo de El Origen de las Especies

El autor entiende que la ardilla voladora puede llegar a ser perfecta por acción de la selección natural. Otro ejemplo dogmático que recuerda el comentario de Thompson:

 

This situation, where scientific men rally to the defence of a doctrine they are unable to define scientifically, much less demonstrate with scientific rigour, attempting to maintain its credit with the public by the suppression of criticism and the elimination of difficulties, is abnormal and undesirable in science.  “

 

 

 

Quedaría por discutir, entre otras muchas cosas,  qué significa “la más delicada gradación”, cuando el autor menciona esta palabra:

 

the finest gradation from animals with their tails only slightly flattened, and from others, as Sir J. Richardson has remarked, with the posterior part of their bodies rather wide and with the skin on their flanks rather full, to the so-called flying squirrels;

 

la más delicada gradación desde animales con la cola sólo un poco aplastada, y, según ha señalado Sir J. Richardson, desde animales con la parte posterior del cuerpo un poco ancha y con la piel de los lados algo holgada, hasta las llamadas ardillas voladoras;

¿Significa la más fina gradación que no hay discontinuidad entre especies? Si así fuese no estaría de más que el autor viniese a documentarlo. Sería un caso bien excepcional. Por lo tanto no parece que exista la más fina gradación sino diferencias entre especies. A saltos. Como las ardillas.

 

267

 

Look at the family of squirrels; here we have the finest gradation from animals with their tails only slightly flattened, and from others, as Sir J. Richardson has remarked, with the posterior part of their bodies rather wide and with the skin on their flanks rather full, to the so-called flying squirrels; and flying squirrels have their limbs and even the base of the tail united by a broad expanse of skin, which serves as a parachute and allows them to glide through the air to an astonishing distance from tree to tree. We cannot doubt that each structure is of use to each kind of squirrel in its own country, by enabling it to escape birds or beasts of prey, or to collect food more quickly, or, as there is reason to believe, to lessen the danger from occasional falls. But it does not follow from this fact that the structure of each squirrel is the best that it is possible to conceive under all possible conditions. Let the climate and vegetation change, let other competing rodents or new beasts of prey immigrate, or old ones become modified, and all analogy would lead us to believe that some, at least, of the squirrels would decrease in numbers or become exterminated, unless they also become modified and improved in structure in a corresponding manner. Therefore, I can see no difficulty, more especially under changing conditions of life, in the continued preservation of individuals with fuller and fuller flank-membranes, each modification being useful, each being propagated, until, by the accumulated effects of this process of natural selection, a perfect so-called flying squirrel was produced.

 

Consideremos la familia de las ardillas; en ella tenernos la más delicada gradación desde animales con la cola sólo un poco aplastada, y, según ha señalado Sir J. Richardson, desde animales con la parte posterior del cuerpo un poco ancha y con la piel de los lados algo holgada, hasta las llamadas ardillas voladoras; y las ardillas voladoras tienen sus miembros, y aun la base de la cola, unidos por una ancha expansión de piel que sirve como de paracaídas y les permite deslizarse en el aire, hasta una asombrosa distancia, entre un árbol y otro. Es indudable que cada conformación es de utilidad para cada clase de ardilla en su propio país, permitiéndole escapar de las aves y mamíferos de presa y procurarse más rápidamente la comida, disminuyendo el peligro de caídas accidentales, como fundadamente podemos creer. Pero de este hecho no se sigue que la estructura de cada ardilla sea la mejor concebible para todas las condiciones posibles. Supongamos que cambien el clima y la vegetación; supongamos que emigren otros roedores rivales o nuevos animales de presa, o que los antiguos se modifiquen, y la analogía nos llevaría a creer que algunas por lo menos de las ardillas disminuirían en número de individuos o se extinguirían, a menos que se modificasen y perfeccionasen su conformación del modo correspondiente. No se ve, por consiguiente, dificultad -sobre todo si cambian las condiciones de vida- en la continua conservación de individuos con membranas laterales cada vez más amplias, siendo útil y propagándose cada modificación hasta que, por la acumulación de los resultados de este proceso de selección natural, se produjo una ardilla voladora perfecta.

 

Etiquetas:

El antepasado común del caballo en el párrafo ducentésimo cuadragésimo cuarto de El Origen de las Especies

 

El autor ve o mejor dicho imagina el antepasado común del caballo. Nada que Lamarck no hubiese hecho mejor décadas antes.

 

 

 

244

 

What now are we to say to these several facts? We see several distinct species of the horse genus becoming, by simple variation, striped on the legs like a zebra, or striped on the shoulders like an ass. In the horse we see this tendency strong whenever a dun tint appears—a tint which approaches to that of the general colouring of the other species of the genus. The appearance of the stripes is not accompanied by any change of form, or by any other new character. We see this tendency to become striped most strongly displayed in hybrids from between several of the most distinct species. Now observe the case of the several breeds of pigeons: they are descended from a pigeon (including two or three sub-species or geographical races) of a bluish colour, with certain bars and other marks; and when any breed assumes by simple variation a bluish tint, these bars and other marks invariably reappear; but without any other change of form or character. When the oldest and truest breeds of various colours are crossed, we see a strong tendency for the blue tint and bars and marks to reappear in the mongrels. I have stated that the most probable hypothesis to account for the reappearance of very ancient characters, is—that there is a TENDENCY in the young of each successive generation to produce the long-lost character, and that this tendency, from unknown causes, sometimes prevails. And we have just seen that in several species of the horse genus the stripes are either plainer or appear more commonly in the young than in the old. Call the breeds of pigeons, some of which have bred true for centuries, species; and how exactly parallel is the case with that of the species of the horse genus! For myself, I venture confidently to look back thousands on thousands of generations, and I see an animal striped like a zebra, but perhaps otherwise very differently constructed, the common parent of our domestic horse (whether or not it be descended from one or more wild stocks) of the ass, the hemionus, quagga, and zebra.

 

Ahora bien: ¿qué diremos de estos diferentes hechos? Vemos varias especies distintas del género caballo que, por simple variación, presentan rayas en las patas como una cebra, y rayas en el lomo como un asno. En el caballo vemos esta tendencia muy marcada siempre que aparece un color bayo, color que se acerca al de la coloración general de las otras especies del género. La aparición de rayas no va acompañada de cambio alguno de forma ni de ningún otro carácter nuevo. Esta tendencia a presentar rayas se manifiesta más intensamente en híbridos de algunas de las especies más distintas. Examinemos ahora el caso de las diferentes razas de palomas: descienden de una especie de paloma -incluyendo dos o tres subespecies o razas geográficas- de color azulado con determinadas fajas y otras señales, y cuando una casta cualquiera toma por simple variación color azulado, estas listas y señales reaparecen invariablemente, sin ningún otro cambio de forma o de caracteres. Cuando se cruzan las razas más antiguas y constantes de diversos colores, vemos en los híbridos una poderosa tendencia al color azul y a la reaparición de las listas y señales. He sentado que la hipótesis más probable para explicar la reaparición de caracteres antiquísimos es que en los jóvenes de las sucesivas generaciones existe una tendencia a presentar el carácter perdido desde hace mucho tiempo, y que esta tendencia, por causas desconocidas algunas veces, prevalece. Y acabamos de ver que en diferentes especies del género caballo las rayas son más manifiestas, o aparecen con más frecuencia, en los jóvenes que en los adultos. Llamemos especies a las razas de palomas, algunas de las cuales han criado sin variación durante siglos, y ¡qué paralelo resulta este caso del de las especies del género caballo! Por mi parte, me atrevo a dirigir confiadamente la vista a miles y miles de generaciones atrás, y veo un animal listado como una cebra, aunque, por otra parte, construido quizá de modo muy diferente, antepasado común del caballo doméstico -haya descendido o no de uno o más troncos salvajes-, del asno, del hemión, del cuaga y de la cebra.

Etiquetas: