Posts etiquetados con ‘Contradicción’

Ningún órgano se producirá para hacer daño en el párrafo tricentésimo décimo tercero de El Origen de las Especies

 

Puesto que, repitamos para quien no lo haya escuchado todavía:

 la selección natural obra solamente mediante el bien de cada ser

for natural selection acts solely by and for the good of each being

 

313

 

Natural selection will never produce in a being any structure more injurious than beneficial to that being, for natural selection acts solely by and for the good of each. No organ will be formed, as Paley has remarked, for the purpose of causing pain or for doing an injury to its possessor. If a fair balance be struck between the good and evil caused by each part, each will be found on the whole advantageous. After the lapse of time, under changing conditions of life, if any part comes to be injurious, it will be modified; or if it be not so, the being will become extinct, as myriads have become extinct.

 

La selección natural no producirá nunca en un ser ninguna conformación, más perjudicial que beneficiosa para él, pues la selección natural obra solamente mediante el bien de cada ser. No se formará ningún órgano, como Paley ha hecho notar, con el fin de causar dolor, o para hacer un perjuicio al ser que lo posee. Si se hace un balance exacto del bien y del mal causado por cada parte, se encontrará que cada una es, en conjunto, ventajosa. Después de pasado algún tiempo, en condiciones de vida nuevas, si alguna parte llega a ser perjudicial, se modificará, y, si no ocurre así, el ser se extinguirá, como millones se han extinguido.

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

 

Etiquetas: ,

Contradicción en el párrafo tricentésimo tercero de El Origen de las Especies

El autor poseee un modo de razonamiento verdaderamente peculiar. Dos o tres párrafos atrás (294) indicaba que la selección natural obra por el bien de cada ser. En este,  por el contrario,  dice que “mediante la supervivencia de los individuos más adecuados y la destrucción de los menos adecuados”. ¿En qué quedamos?, ¿Será posible que alguien confunda el bien de cada ser con la destrucción de aquellos seres que son menos adecuados?

 303 ORGANS OF LITTLE APPARENT IMPORTANCE, AS AFFECTED BY NATURAL SELECTION.

 

As natural selection acts by life and death, by the survival of the fittest, and by the destruction of the less well-fitted individuals, I have sometimes felt great difficulty in understanding the origin or formation of parts of little importance; almost as great, though of a very different kind, as in the case of the most perfect and complex organs.

 

Como la selección natural obra mediante la vida y la muerte – mediante la supervivencia de los individuos más adecuados y la destrucción de los menos adecuados-, he encontrado algunas veces gran dificultad en comprender el origen o formación de partes de poca importancia; dificultad casi tan grande, aunque de naturaleza muy diferente, como la que existe en el caso de los órganos más perfectos y complejos.

Etiquetas:

Cualquier cosa y su contraria, todo es compatible con la selección natural en el párrafo ducentésimo sexto de El Origen de las Especies

 

206.

 

The insects in Madeira which are not ground-feeders, and which, as certain flower-feeding coleoptera and lepidoptera, must habitually use their wings to gain their subsistence, have, as Mr. Wollaston suspects, their wings not at all reduced, but even enlarged. This is quite compatible with the action of natural selection. For when a new insect first arrived on the island, the tendency of natural selection to enlarge or to reduce the wings, would depend on whether a greater number of individuals were saved by successfully battling with the winds, or by giving up the attempt and rarely or never flying. As with mariners shipwrecked near a coast, it would have been better for the good swimmers if they had been able to swim still further, whereas it would have been better for the bad swimmers if they had not been able to swim at all and had stuck to the wreck.

 

Los insectos de la isla de la Madera que no encuentran su alimento en el suelo y que, como ciertos coleópteros y lepidópteros que se alimentan de las flores, tienen que usar habitualmente sus alas para conseguir su sustento, según sospecha míster Wollaston, no tienen sus alas en modo alguno reducidas, sino incluso más desarrolladas. Esto es perfectamente compatible con la selección natural, pues cuando un nuevo insecto llegó por vez primera a una isla, la tendencia de la selección natural a desarrollar o reducir las alas dependería de que se salvase un número mayor de individuos luchando felizmente con los vientos, o desistiendo de intentarlo y volando raras veces o nunca. Es lo que ocurre con los marineros que naufragan cerca de una casta: habría sido mejor para los buenos nadadores el haber podido nadar todavía más, mientras que habría sido mejor para los malos nadadores el que no hubiesen sabido nadar en absoluto y se hubiesen agarrado tenazmente a los restos del naufragio.

Al parecer, el viento arrastra a los escarabajos hacia el mar y en respuesta los que no pueden volar, sobreviven. Pero también sobreviven los que vuelan lo suficientemente bien como para compensar la acción del viento. Todo ello son especulaciones sin prueba alguna. Ninguna observación del autor ni referencia adecuada vienen en su apoyo. Por si fuera poco, dichas especulaciones también puede explicarse perfectamente sin tener en cuenta a la selección natural, un fantasma semántico. Flatus vocis.

Etiquetas: , ,

La selección natural o supervivencia del más apto, que no es una teoría científica, explicada con la inestimable ayuda de Franz Kafka: Resumen del capítulo cuarto de OSMNS

 

Eran sin duda contradicciones  tan evidentes  que tenían que ser intencionadas.

(Capítulo 2. El Castillo. Franz Kafka)

 

El capítulo cuarto de OSMNS, titulado la Selección Natural o la Supervivencia de los más Aptos contiene lo que podríamos esperar que iba a ser la parte central  de la obra: La Exposición de la “Teoría” que nos explique el  origen de las especies.  Porque esa y no otra es la función de toda Teoría Científica: Explicar.

Caben dos posibilidades: 1,  que la Selección Natural sea una Teoría Científica, es decir una explicación de la transformación de las especies y 2,  que no lo sea. El propio título del capítulo sugiere la segunda puesto que la Supervivencia del más Apto no explica nada. Pero para resolver la disyuntiva analizaremos con cierto detalle el capítulo.

Después de un primer capítulo dedicado a la variación en condiciones de cautividad  del que no podemos obtener información alguna en relación con la formación de especies nuevas (la vida en la granja nada tiene que ver con la naturaleza, la variación en cautividad poco o nada aporta a la evolución),  leíamos un segundo capítulo en el que la variación en la naturaleza se presentaba de modo tan limitado como miope: sin alusión alguna a Linneo ni a las categorías taxonómicas y centrándose en algunos ejemplos dudosos de especies. Aparecía así un buen ejemplo de Escritura Ideológica, que es aquella centrada en aspectos parciales de la realidad, interesadamente. El tercer capítulo, escrito con un tono autoritario estaba dedicado a la exaltación de la lucha, atemorizando al lector y dejándolo ahogado, sin posibilidad alguna de intervenir en el discurso. Tanto la Escritura Autoritaria como la Escritura Ideológica han sido descritas por múltiples autores desde tiempo inmemorial.  Pero no estamos ahora para hablar de retórica. No por ahora………..

Llegados al capítulo cuarto de OSMNS nos encontramos ahora en el momento de la verdad: exponer una teoría para explicar unos hechos cuya naturaleza todavía  no se ha indicado claramente ni se han expuesto ejemplos y que consisten ni más ni menos que en el Origen de las Especies, Misterio de los Misterios para cuya aclaración, el autor debería mostrar como indicaba aquel artículo anónimo en The Edinburgh Review, los signos del poder intelectual que se encuentran en la claridad de expresión y en la ausencia de todo término ambiguo o sin sentido. Algo diametralmente opuesto a lo que nos hemos encontrado en la lectura de este capítulo.

Si la Teoría que nos viene a explicar el origen de las especies se llama de “Selección Natural” tenemos que ver en primer lugar en qué consiste la tal Selección Natural y hasta donde llega su alcance, su poder explicatorio. En cuanto a la pregunta ¿qué es?  suponemos de entrada que es una teoría y por tanto no podrá ser otra cosa: Ni dogma, ni ley, ni metáfora ni juego de palabras, tampoco mecanismo ni proceso y mucho menos serán hechos porque el relato de unos hechos no constituye jamás teoría alguna. Pero veamos. Dejémonos sorprender porque en este capítulo encontraremos todo tipo de respuestas a dicha  pregunta. ¿Qué es pues la Selección Natural según explica el autor de este importantísimo capítulo? La Selección Natural no es una sino varias cosas distintas, independientes y lo que es peor, contradictorias. Muy contradictorias. Tanto que, como indicaba Kafka en El Castillo, semejantes contradicciones han de ser intencionadas. Veámoslas puntualmente:

 

1.      Principio. Ya en el primer párrafo sorprende encontrar que el autor se refiere a la selección natural como principio, el principio de selección:

¿Cómo obrará La lucha por la existencia, brevemente discutida en el capítulo anterior, en lo que se refiere a la variación?  El principio de la selección, que hemos visto es tan potente en las manos del hombre, ¿puede tener aplicación en las condiciones naturales?

Pero no existe ningún principio de selección ni en manos del hombre ni en la naturaleza. El hombre selecciona durante el proceso de mejora genética pero su selección es algo bien simple que no merece llamarse principio. Siendo así es lógico que pronto en este capítulo aparezca un segundo significado bien diferente para Selección Natural: El único razonable.

 

2.      Una expresión falsa. Pronto, en el segundo párrafo,  aparece esta acepción:

En el sentido literal de la palabra, indudablemente, selección natural es una expresión falsa

 

Sin duda esta es la definición más acertada: un fantasma semántico o Flatus vocis. Expresión sin valor alguno. Llama la atención que sea el autor quien lo admite tan claramente utilizando esta virtud (la claridad) por primera y única vez en su obra. Lamentablemente el autor no queda satisfecho con esa definición que, como digo es la única posible y pronto aporta más acepciones diferentes y opuestas entre sí:

 3.      Acción: Ya en el párrafo primero, en donde se indicaba que la selección natural era principio se indicaba asimismo que era acción. No obstante se indican distintos tipos de acción:

 

3.1  Algo semejante a la selección humana que tendría (¿) lugar en la naturaleza:

A esta conservación de las diferencias y variaciones individualmente favorables y la destrucción de las que son perjudiciales la he llamado yo selección natural o supervivencia de los más adecuados. Las variaciones ni útiles ni perjudiciales no se verían afectadas por la selección natural, permaneciendo como un elemento fluctuante, como tal vez lo vemos en ciertas especies polimorfas, o en última instancia convirtiéndose en fijo, debido a la naturaleza del organismo y la naturaleza de las condiciones

Pero esto es fruto del error del autor que confunde, entre otras cosas, selección con mejora. Si imposible es la mejora en la naturaleza, imposible es también la selección que solamente es parte del proceso artificial de mejora genética que, como tal proceso artificial, no tiene lugar en la naturaleza en donde tampoco hay nadie seleccionando.

3.2  Algo que conserva las variedades beneficiosas:

Algunos hasta han imaginado que la selección natural produce la variabilidad, siendo así que implica solamente la conservación de las variedades que aparecen y son beneficiosas al ser en sus condiciones de vida

 

Y con el mismo sentido en el párrafo 113 y más adelante (párrafo 156):

 

Natural selection acts solely through the preservation of variations in some way advantageous, which consequently endure.

 

La selección natural obra sólo mediante la conservación de variaciones en algún modo ventajosas, y que, por consiguiente, persisten. Para el autor es lo mismo seleccionar que conservar. Pero hay más……

 

 

3.3. La SN como Acción aparece en otros párrafos (p e. 153 y 157). En este caso para la producción de nuevas especies:

 

Resumiendo, hasta donde la extrema complicación del asunto lo permite, las circunstancias favorables y desfavorables para la producción de nuevas especies por selección natural,

 

 

3.4. Acción: Cuidar por el bien de los seres:

 1.      El hombre selecciona solamente para su propio bien; la Naturaleza lo hace sólo para el bien del ser que tiene a su cuidado

 2.      obrar solamente por el bien y para el bien de cada ser,

 

3.5. Acción: Influir en los seres orgánicos y modificarlos:

 

la selección natural podrá influir en los seres orgánicos y modificarlos en cualquier edad por la acumulación, en esta edad, de variaciones útiles, y por su herencia en la edad correspondiente.

La selección natural puede modificar y adaptar la larva de un insecto a una porción de circunstancias completamente diferentes de las que conciernen al insecto adulto, y estas modificaciones pueden influir, por correlación, en la estructura del adulto. También, inversamente, modificaciones en el adulto pueden influir en la estructura de la larva; pero en todos los casos la selección natural garantizará que no sean perjudiciales, pues si lo fuesen, la especie llegaría a extinguirse.

 

3.6. Acción: Suplantar y exterminar a sus predecesores y a su tronco primitivo

 

El producto más remarcable de esta confusión es que muchas de estas acciones son incompatibles entre sí. Es decir nada puede haber que a la vez cuide por el bien de los seres y los extermine, como tampoco puede haber nada que a la vez los extermine y haga aparecer nuevas especies. Pero no preocuparse porque hay más. Una acción no es un agente. Pues bien la selección natural sí que es a la vez acción y agente:

 

4.       Agente. No contento con presentar a la Selección Natural como diversas acciones diferentes e incompatibles, el autor la presenta también como agente:

 

4.1. Agente de perfeccionamiento (párrafo 114):

 

En estos casos, modificaciones ligeras, que en modo alguno favorecen a los individuos de una especie, tenderían a conservarse, por adaptarlos mejor a las condiciones modificadas, y la selección natural tendría campo libre para la labor de perfeccionamiento.

 

 

4.2. Agente de la economía natural (natural policy) párrafo 154:

 

That natural selection generally acts with extreme slowness I fully admit. It can act only when there are places in the natural polity of a district which can be better occupied by the modification of some of its existing inhabitants.

 

Que la selección natural obra generalmente con extrema lentitud, lo admito por completo. Sólo puede obrar cuando en la economía natural de una región haya puestos que puedan estar mejor ocupados mediante la modificación de algunos de los habitantes que en ella viven.

 5.       Además de Principio, expresión falsa, acción y agente, la selección natural es también proceso. Así leemos también en este capítulo:

 

Por lento que pueda ser el proceso de selección, si el hombre, tan débil, es capaz de hacer mucho por selección artificial, no puedo ver ningún límite para la cantidad de variación, para la belleza y complejidad de las adaptaciones de todos los seres orgánicos entre sí, o con sus condiciones físicas de vida, que pueden haber sido realizadas, en el largo transcurso de tiempo, mediante el poder de la selección de la naturaleza; esto es: por la supervivencia de los más aptos.

6.       La supervivencia de los más aptos

 

En el mismo párrafo en que se indica que la selección natural es proceso, algo que evidentemente es contrario con la más elemental observación de la naturaleza se nos indica asimismo la definición de Selección Natural: la supervivencia de los más aptos. Darse cuenta del significado de esta expresión significa volver al significado segundo que, como decíamos arriba es el único posible puesto que ¿Quién iba a sobrevivir sino los más aptos? La selección natural es pues, una expresión falsa, un fantasma semántico, o flatus vocis. Pero el autor sigue dando significados múltiples y contradictorios y ahora también …….La selección natural es creencia. Y si no se lo creen veamos:

 

7.        Creencia que va a desterrar a otra creencia:

la selección natural desterrará la creencia de la creación continua de nuevos seres orgánicos o de cualquier modificación grande y súbita en su estructura.

 

El autor se empeña en mostrar cómo actúa la selección natural y a tal efecto presenta al final de este largo capítulo un esquema imaginario y dibujado según su visión parcial remotamente alejada de toda observación de la naturaleza. La explicación del esquema ocupa varios párrafos y en ella se pone de manifiesto que para el autor no existen las categorías taxonómicas y que los cambios en poblaciones a la larga resultan en cambios de especie que, a su vez, a largo plazo dan cambios en géneros y en familias. Es curioso que ahora el autor venga a hablar así de las categorías taxonómicas que no se había tomado la molestia de definir ni de presentar con anterioridad. Siendo el  diagrama arbitrario y conteniendo serios defectos, siendo su explicación rudimentaria, empero la crítica mayor procede de su carácter imaginario. Ni un solo ejemplo del mundo real ha aportado el autor que se asemeje a tal diagrama. Así dice:

Thus, as I believe, species are multiplied and genera are formed.

De este modo, creo yo, se multiplican las especies y se forman los géneros.

Demostrando que su diagrama, el conjunto del capítulo y de la obra OSMNS, no son sino expresión de su fe. No en vano había dicho Thompson, lucido comentarista de la obra:

Darwin no presentó en el Origen que las especies se hubiesen originado por la selección natural, sino que simplemente demostró, sobre la base de ciertos hechos y suposiciones, cómo esto podría haber sucedido, y así como él se había convencido a sí mismo, así también fue capaz de convencer a los demás “(Thompson. , WR, “Introducción”, en Darwin CR, “El Origen de las Especies Mediante la Selección Natural”, Sexta Edición, 1872, Biblioteca Everyman, JM Dent & Sons: Londres, 1967, reimpresión, p.xi)

Más allá de los límites de toda explicación, todavía el autor encuentra argumentos extraordinarios al final del capítulo en el que debería haber presentado supuestamente su teoría sobre la Evolución de las Especies por Selección Natural:

Pero, como hice observar hacia el final de la introducción, nadie debe sorprenderse de lo mucho que todavía queda inexplicado sobre el origen de las especies, si nos hacemos el cargo debido de nuestra profunda ignorancia sobre las relaciones de los habitantes del mundo en los tiempos presentes, y todavía más en las edades pasadas.

Siguen, en los párrafos finales de este farragoso capítulo una serie de argumentaciones tan confusas y oscuras que ya no me molestaré en copiar ni en discutir.

Acabamos de leer el capítulo cuarto de  El Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la Supervivencia del más apto en la Lucha por la Existencia (OSMNS) titulado precisamente  “la Selección Natural o la Supervivencia de los Más Aptos” y nos encontramos por lo tanto en el mejor momento para responder a la pregunta clave:

¿Qué es la Selección Natural?

Principio, expresión falsa, acción (distintas acciones sobre diferentes sujetos), agente, proceso, creencia. Son significados atribuidos a la SN y evidentemente contradictorios.

A estos significados aquí expresados pronto se añaden otros: agente, Doctrina, hecho, teoría,….. Y la historia del darwinismo añade más: Teorema, Ley, Ley natural, Mecanismo, Proceso,……

Demasiada contradicción. Parece que el autor y sus seguidores no saben bien de qué hablan…..Curiosa situación si no tuviésemos a mano El Castillo, de Kafka, en donde todo queda explicado desde el momento en que se indica:

Eran sin duda contradicciones  tan evidentes  que tenían que ser intencionadas.

(Capítulo 2. El Castillo. Franz Kafka. Cátedra Letras Universales. Traducción de Luis Acosta. Madrid 1998).

No en vano Hodge, contemporáneo de Darwin había descubierto su finalidad:

No es, sin embargo, ni la evolución ni la selección natural, lo que da al darwinismo su peculiar carácter e importancia. Es el hecho de que Darwin rechaza toda teleología, o la doctrina de las causas finales. Niega diseño en cualquiera de los organismos en el mundo vegetal o animal. Él enseña que el ojo se formó sin ningún propósito de producir un órgano de la visión.

Y más adelante en su misma obra:

Sería absurdo decir nada irrespetuoso de un hombre como el Sr. Darwin, y no menos absurdo permitirse extravagancias del lenguaje, sin embargo, estamos expresando nuestra propia experiencia, cuando decimos que consideramos los libros de Darwin la mejor refutación de la teoría de Darwin.

Constantemente nos indica la alternativa de tener que decidir entre creer que el ojo es o bien un producto de diseño o el producto de la acción involuntaria de causas físicas ciegas.

Para cualquier mente normalmente constituida, es absolutamente imposible creer que no es un producto de diseño. Para Darwin mismo, es evidente, aún a pesar de su teoría, apenas puede creerlo.

 

La selección natural  explicada con la  ayuda de Franz Kafka: Resumen del capítulo cuarto de OSMNS. Artículo publicado en Digital CSIC en Octubre de 2012

 

Etiquetas: , , , , , ,

Confusión en la Evolución ¿Qué es la Selección Natural?

 

La Teoría Evolutiva en su sentido más amplio, es decir el estudio o conjunto de conocimientos acerca de la evolución según las ampliamente admitidas tesis darwinistas incluye y, a menudo reposa sobre, un dogma central: la Selección Natural.

Empero todavía no sabemos ni bien ni mal qué es la Selección Natural. Acá un mecanismo, allá un proceso, acullá una teoría científica o hipótesis. En otras instancias acción, agente, hecho, suceso, relato de hechos, o más allá Teorema, Ley, Ley Natural o Ley Universal. Todo esto y muchas cosas más vemos que puede ser la Selección Natural.
Caben dos posibilidades. La primera que en la Ciencia no sea necesario definir bien las palabras y que en un momento dado cualquier palabra inventada pueda designar cualquier cosa real o imaginaria, no importa, o también que algo real pueda ser llamado de cualquier modo. Admitir esta posibilidad significa eliminar del lenguaje su principal capacidad, es decir la utilidad a la hora de establecer nuestras relaciones con el mundo. Tal destrucción del lenguaje es la que inspiró a Orwell cuando escribía su novela 1984 la idea de que el poder estuviese sumamente interesado en la publicación de un Diccionario de Neolengua, en donde sólo existirían las palabras convenientes a sus propios fines y que cada una de ellas tendría en todo momento el significado que al poder interesase. En tal reino de la ambigüedad y antes de su destrucción irremediable, el lenguaje serviría como herramienta de dominación.

La segunda posibilidad está más en una línea de respeto al lenguaje como opinaba Lavoisier:
“…por muy ciertos que sean los hechos de cualquier ciencia y acertadas las ideas formadas de estos hechos, podríamos comunicar una falsa impresión a los demás, si no disponemos de las palabras por las cuales las ideas pueden ser expresados adecuadamente.”
Es decir que la ciencia necesita cuidar su lenguaje y es por tanto parte fundamental de la tarea del científico preguntar insistentemente sobre el significado de cada palabra ¿qué es exactamente ese aspecto tan central de la teoría evolutiva al que se conoce como la Selección Natural? ¿Se trata de un mecanismo? ¿Un hecho? ¿Un proceso? Por otra parte oímos aquí y allá que la SN es una hipótesis, o una teoría. Otras veces una fuerza, y en otros contextos, una acción. En ocasiones se ve el “Teorema Fundamental de la Selección Natural”. También se conoce a la Teoría Darwinista como de Evolución por Selección Natural indicando que sea así la Selección Natural teoría.

 

Necesitamos saber qué es la SN y pedimos precisión en su descripción. La naturaleza del método científico y la validez de sus explicaciones obliga a la precisión en la definición de los términos. Veamos pues ¿Qué es la Selección Natural?…..

 

Hacer click aquí para seguir leyendo….

Confusión en la Evolución ¿Qué es la Selección Natural?
La selección natural explicada en seis lecciones con un ejercicio de regalo al final del cuadernillo

Etiquetas: , ,

Fantasmas semánticos: Muerto el DNA basura, viva la selección natural

 

Un artículo de Javier Sampedro en El País se hace eco de publicaciones en Nature y otras revistas en las que se exponen los resultados del Proyecto Encode (Encyclopedia of DNA elements).

Tanto la reseña de El País como los artículos que la fundamentan nos sirven para extraer dos conclusiones inmediatamente, una buena y una menos buena:  la buena es que los científicos han dejado de hablar de DNA basura, lo cual era una construcción inventada, fantasma semántico o flatus vocis.  La menos buena es que los científicos no parecen por ahora dispuestos a reconocer que siguen usando otros fantasmas semánticos en su lenguaje habitual entre los que destaca y ocupa lugar predominante la Selección Natural.

 

Dos titulares como siempre llamativos dan comienzo a la noticia de El Pais:

 

Un macroestudio internacional descubre que un 95% de la información genética tiene utilidad, y no solo el 1,5% que se pensaba

La mayoría de la información interviene en funciones biológicas del ser humano

 

Se refiere el primero a lo que sería el principal resultado del trabajo indicado líneas después:

 

El principal resultado de esta especie de Proyecto Genoma II es que lo que se consideraba basura no era tal.

 

Lo que se consideraba basura ya no es basura. Estupendo! Empero esta conclusión nos lleva a  hacer algunas reflexiones.

Veamos:

1.  ¿Quién o quiénes habían considerado basura a lo que no es basura?

 

2.  ¿Por qué? Es decir: ¿Es tal consideración errónea una actitud puntual o por el contrario es más bien reflejo de una actitud general frente a la naturaleza y el entorno?

 

3. En el caso de que la consideración errónea hubiese sido el fruto de una actitud general,.. entonces…¿ cabría pensar que tal actitud tiene que ver con la exaltación de la lucha y la competición, con la llamada Selección Natural que haría ver a algunos equívocadamente a una parte de la naturaleza como apta y a otra como no-apta, inútil o basura?

 

 4. Si así fuese ¿Cuánto tiempo tardarán quienes ahora dicen que no hay DNA basura en reconocer que así como en la Naturaleza no hay basura alguna tampoco hay la selección que indican ahora en sus artículos?

 

 

 

 

Etiquetas: , ,

Ciento cincuenta aniversario del origen de la máquina incapaz de distinguir en la obra de Charles Darwin


Celebramos el 150 aniversario de la teoría darwinista de evolución por selección natural y vemos como cunde la idea de que tal teoría no es verdaderamente científica sino otra cosa. En el mejor de los casos y por lo menos, torpe descripción de unos hechos.

Ya ha quedado claro como, para muchos autores de reconocido prestigio, la “selección natural” es proceso, hecho, conjunto de hechos o puede que relato de hechos, pero no teoría. El mismo Lewontin, quien comparaba el estudio de la evolución con una máquina incapaz de distinguir, nos hacía ver la confusión reinante en el campo, mediante la cual una, ya antigua, tradición de bloqueo mental impide a sus más magnos representantes discernir hecho de teoría. Efectivamente, abundan ejemplos de tal bloqueo que, si amargo es reconocerlo, mucho más lo será el darse cuenta de la dificultad que encontrará para distinguir entre distintos hechos o procesos quien fuera incapaz de distinguir entre un hecho y una teoría, pero esto nos llevará más tiempo discutirlo,………


Por ahora conformémonos con seguir en nuestro empeño por responder a tan importante pregunta: Hecho,Teoría o alguna otra cosa,…. ¿Qué es la Selección Natural? A tal fin acudamos en busca de más datosque aclaren nuestras dudas. Vayamos hoy a las fuentes originales, al origen mismo de toda esta confusión: el propio texto de Darwin.


Pasen y vean como se nos presentala selección natural en la obra. Entren en los dominios de la ambigüedad y de la indefinición y observen cómola selección natural es presentada de manera tan indefinida como unaletanía religiosa; entidad que cambia  más de significado en cada página que Mortadelo de traje. Casi cualquier cosa puede ser la selección natural si uno se ciñe estrictamente al texto de Darwin.

Veamos pues, sin querer

ser exhaustivos, algunos ejemplos de los múltiples significados de selección natural  extraídos de los primeros capítulos de tan celebrada obra:

(más…)

Etiquetas: , ,