Posts etiquetados con ‘Críticos de Darwin’

Críticos de Darwin: V

 V

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Vallejo, Fernando (1942-    )

 

Esta forma negligente de hablar, contradiciéndose cien páginas más adelante, cuando al lector ya se le olvidó lo que había dicho, es muy propia de Darwin, y eficacísima para disimular su pensamiento confuso. La prueba es el siglo y medio de embrollo que llevamos arrastrando desde la aparición de este libro.

 

La supervivencia del más apto es la tautología más hipócrita de toda la historia de la ciencia. Es el mismo argumento circular o petición de principio que  la preservación de las razas favorecidas aunque más insidioso, obscurecido por uno de los conceptos más capciosos de la biología, el de adaptación que pretende, por ejemplo, que el pez está adaptado al agua porque puede vivir en ella. Por supuesto que puede. Y por supuesto que el más apto sobrevive. Pero el menos también. Y es que hablar del más apto y del menos apto no tiene sentido porque no hay forma de medirles la “aptitud” (fitness), como no sea por su descendencia: el más apto es el que deja más descendencia. Pero resulta que en los organismos que se reproducen sexualmente, que son de los que trata Darwin, cuando el más apto se cruza con el menos apto, los hijos son de ambos, es común la descendencia. El menos apto perdura en la descendencia que tiene con el más apto. Así los organismos no clonales que habitamos hoy el planeta somos los descendientes no sólo de los más aptos del pasado sino de los menos aptos que se cruzaron con ellos.

(La Tautología Darwinista)

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Vasconcelos, José (1882-  1959)

La tesis central del presente libro que las distintas razas del mundo tienden a mezclarse cada vez más, hasta formar un nuevo tipo
humano, compuesto con la selección de cada uno de los pueblos existentes. Se publicó por primera vez tal presagio en la época en que
prevalecía en el mundo científico la doctrina darwinista de la selección natural que salva a los aptos, condena a los débiles; doctrina que,
llevada al terreno social por Gobineau, dio origen a la teoría del ario puro, defendida por los ingleses, llevada a imposición aberrante por el
nazismo.

Contra esta teoría surgieron en Francia biólogos como Leclerc du Sablon y Noüy, que interpretan la evolución en forma diversa del
darwinismo, acaso opuesta al darwinismo. Por su parte, los hechos sociales de los últimos años, muy particularmente el fracaso de la
última gran guerra, que a todos dejó disgustados, cuando no arruinados, han determinado una corriente de doctrinas más humanas.
Y se da el caso de que aún darwinistas distinguidos viejos sostenedores del espencerianismo, que desdeñaban a las razas de color y a las mestizas, militan hoy en asociaciones internacionales que, como la Unesco, proclaman la necesidad de abolir toda discriminación
racial y de educar a todos los hombres en la igualdad, lo que no es otra cosa que la vieja doctrina católica que afirmó la actitud del indio
para los sacramentos y por lo mismo su derecho de casarse con blanca o con amarilla.

(La Raza Cósmica. Prólogo)

El triunfo del blanco se inició con la conquista de la nieve y del frío. La base de la civilización blanca es el combustible. Sirvió primeramente
de protección en los largos inviernos; después se advirtió que tenía una fuerza capaz de ser utilizada no sólo en el abrigo sino también en
el trabajo; entonces nació el motor, y de esta suerte, del fogón y de la estufa precede todo el maquinismo que está transformando al mundo.
Una invención semejante hubiera sido imposible en el cálido Egipto, y en efecto no ocurrió allá, a pesar de que aquella raza superaba
infinitamente en capacidad intelectual a la raza inglesa. Para comprobar esta última afirmación basta comparar la metafísica sublime del Libro de los Muertos de los sacerdotes egipcios, con las chabacanerías del darwinismo spenceriano. El abismo que separa a Spencer de Hermes Trimegisto no lo franquea el dolicocéfalo rubio ni en otros mil años de adiestramiento y selección.

(La Raza Cósmica)

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Viloria Petit , Ángel Luis (1968-    )

 

La trinchera mejor protegida de la biología moderna, allí donde se resguarda la hipótesis de la evolución por selección natural, está asignada por un exitoso y perdurable convenio intelectual entre Gran Bretaña y los Estados Unidos de América. A ella acuden desde hace casi 150 años los ejércitos científicos aliados, como deslumbrados por el hallazgo de una explicación que pretende sosegar todas las angustias del ser humano. La defensa feroz de esta trinchera denota la ambición de hacer de la ciencia el último instrumento de la dominación cultural. Los alcances de esta cuasi-adoración por las explicaciones evolutivas son inusitados. La noción de que estamos aquí tan solo por selección natural, por azar, está tan arraigada, que sin duda, la menor amenaza de cambio en esta ideología tendenciosa podría hacer tambalear las estructuras sociales modernas, la superestructura que arropa la organización de las naciones, la visión que la humanidad tiene de su mundo, desde lo invisiblemente pequeño hasta lo inaccesiblemente enorme. Si esta perspectiva catastrofista infunde temor, debo opinar que actualmente no es ninguna amenaza; la fuerza aliada en aquella trinchera es tan grande que por el momento no se vislumbra posibilidad alguna de enrumbar la biología moderna hacia otros horizontes. Sí cabe, por el contrario, convencer a las nuevas generaciones de que en el mundo occidental anterior a 1859 hubo muchas ideas distintas-actualmente abandonadas-en torno al fenómeno de lo viviente, y que a partir de entonces no faltaron talentos que desafiaran con otros conocimientos y perspectivas lo que se dio en propagar masivamente en el ámbito de las ciencias biológicas.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Etiquetas:

Críticos de Darwin: T

T

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Thompson,  W.R.(1887-1972)

El éxito del darwinismo fue acompañado por una decadencia en la integridad científica

 

 

As we know, there is a great divergence of opinion among biologists, not only about the causes of evolution but even about the actual process. This divergence exists because the evidence is unsatisfactory and does not permit any certain conclusion. It is therefore right and proper to draw the attention of the non-scientific public to the disagreements about evolution. But some recent remarks of evolutionists show that they think this unreasonable. This situation, where scientific men rally to the defence of a doctrine they are unable to define scientifically, much less demonstrate with scientific rigour, attempting to maintain its credit with the public by the suppression of criticism and the elimination of difficulties, is abnormal and undesirable in science.   

Introduction to The Origin of Species 6th Edition (1956) p.xxii

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

 

Trémaux, Pierre (1818-1895)

 

Practican ustedes la teoría de los Malthus, de los Darwin, que quiere que el bien resulte del exceso del mal, de la lucha por la vida, que ustedes apoyan con mil ejemplos para justificar sus errores mientras empujan la evolución.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 Tresmontant, Claude (1925-1997)

 

¿Cómo se entiende entonces que tantos sabios se obstinen, sin embargo, en mantener cueste lo que cueste la imposible teoría del azar para explicar la evolución biológica? Si les formulamos a ellos esta pregunta nos responderán: “No tenemos otra alternativa. No existe ninguna explicación posible. ”

Y naturalmente, se sobreentiende: si queremos conservar, como es efectivamente,  el caso, el materialismo como única filosofía previa.

Si el universo es el único ser, y si este no se halla provisto de un logos ordenador, la única explicación posible de la evolución será en efecto el azar.

Ciencia del universo y problemas metafísicos, Claude Tresmontant, Herder , Barcelona, 1978. P 132.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Etiquetas:

Críticos de Darwin: S

S

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Saleeby, C.W. (1878-1940)


¿Qué es lo que hay realmente implicado en ” la supervivencia del más apto “, la más famosa sentencia de todas las de Herbert Spencer e incluso de hecho, la más famosa del siglo diecinueve? En la tierra ahora como siempre, hay naciones o razas que rigen  y otras que son gobernadas, algunas imperios y otras casi esclavas. Hemos heredado el Estado Imperial y, después de haber participado en la conquista de la Alemania imperial, parece haberse confirmado esa condición.  Por el contrario, creo que en lo esencial de la conducta nacional estábamos más seguros en 1914 de lo que lo estamos hoy en día. Nos engañamos a nosotros mismos al suponer que somos una raza imperial por derecho divino, por el veredicto final de la naturaleza , y algunos de nosotros, me temo, suponemos que es nuestro el privilegio imperial para vagar y para especular, para darse al alcohol y a la gula, mientras que otras razas son esclavas. Pero,….¿Puede ser cierto que una raza Imperial esté destinada a la vagancia y al juego mientras que las razas de siervos trabajan?

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Salthe, Stanley

I note further that the idea of natural selection must be among the fittest of ideas in our social climate. It has spread from evolutionary biology to immunology, developmental biology, psychology, economics, philosophy of science, sociology, information science, etc. It appears to be an idea that can adapt to any material whatever, driving out, in the process, ideas that were native in the various discourses (like instructional models in immunology). Being materially empty, it appears capable of explaining almost anything, and so we need to be cautious about its use. Is it a Borgesian cognitive poison?

 

(Señalo además que la idea de la selección natural debe estar entre los más fuertes  en nuestro clima social. Se ha propagado desde la biología evolutiva hasta la inmunología, la biología del desarrollo, la psicología, la economía, la filosofía de la ciencia, la sociología, la ciencia de la información, etc Parece que es una idea que puede adaptarse a cualquier material que sea, expulsando, en el proceso, a las ideas  nativas en los diversos discursos (como los modelos de enseñanza de la inmunología).  Siendo materialmente vacía, parece capaz de explicar casi nada, y lo que tenemos que tener cuidado con su uso. ¿Es un veneno cognitivo borgiano?)

Nota: El error en esta sentencia de Salthe esté en que la idea de selección natural (supervivencia de los más aptos) no procede de la biología evolutiva ni mucho menos. La idea procede de la dismal science, de la economía, concretamente de la visión gris del clérigo Malthus, como reconoció el propio Darwin al principio de OSMNS. No es una teoría biológica tansplantada al mundo de la economía sino al revés: Una visión económica transladada al mundo de la biología. El darwinismo social es una redundancia: El darwinismo es un fenómeno exclusivamente social.

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Salvucci, Emiliano (1981-    )

 

La ideología del libre mercado, tiene su mecanismo de poder pastoral. Multiplicado a través de los medios y los sistemas educativos, el dogma dominante impuesto en la biología se llama darwinismo. Cualquiera que lea una nota o un artículo científico puede notar el nivel de sumisión e idolatría que los adeptos tienen por el líder Charles. El teólogo británico devenido en naturalista del Beagle. Uno se empalaga con esos artículos en que todo era tinieblas y entonces llegó Darwin y se hizo la luz.

 

En efecto, si hablamos de evolución darwinista, de selección natural y de reduccionismo génico, demos por seguro que ciencia y biología están excluidas.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Sandín, Máximo

Se trata, sencillamente, de una concepción del Mundo característica del sector social del que procedía y en el que se relacionaba… Una clase social que se caracterizaba por unos valores profundamente enraizados en la tradición calvinista, (otra revolución burguesa), según la cual ciertas personas están predestinadas por Dios a la salvación y otras a la condenación. Pero, eso sí, el creyente, aunque desconoce su destino, puede demostrar que es un “elegido de Dios” con los éxitos que alcance en su vida privada

Se necesitó una gran cantidad de poder (…) para controlar las instituciones científicas, para establecer el darwinismo y se necesita mucho poder para mantenerlo. Las pocas personas que forman el poder real, que controla las fuentes de energía, las multinacionales farmacéuticas y la biotecnología, tienen un interés personal en mantener la concepción darwinista de la realidad … Una concepción reduccionista de los genes y el azar son críticos para sus proyectos. (En una entrevista)

 

El libro emblemático de Darwin, Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural o el mantenimiento de las razas favorecidas en la lucha por la existencia muy especialmente la primera edición, cuyo éxito fue resonante, pero también las otras seis que fue modifi cando “asesorado” por Hooker, Lyell y, sobre todo, Huxley era (sigue siendo, a pesar de las “correcciones”) un texto confuso de un aficionado, lleno de argumentaciones que podíamos calificar como “espesas”, basado en la cría de animales domésticos, especialmente de palomas, repleto de especulaciones mezcla de ideas lamarckistas, “neutralistas”, populares, y de fenómenos absurdos “que le habían contado” y con graves carencias científicas con respecto a lo que ya se sabía en aquellos tiempos sobre la evolución. Sólo con leer su resumen final sobre el batiburrillo de sus ideas se puede comprobar lo enormemente confusas que eran………

 

Creo que esto nos puede dar una pista de cómo se impuso el darwinismo y se silenciaron las voces de científicos (verdaderos científicos) discrepantes, como St. George Mivart, un zoólogo evolucionista que derribó con argumentos que se pueden seguir sosteniendo en la actualidad, la idea de la selección “natural”.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Sanford, John C. (1950-    )

…..l, there’s a popular statement that nothing in biology makes sense in light of evolution. I challenge anyone to tell me any single area of biomedical research that one couldn’t do if they didn’t accept Darwin’s current ideas. I– I’m waiting to hear it. I can’t think of a single one. And that question has been asked to some people and they can’t give me an answer, either.

So in my work, what I work on could be interpreted in light of some evolutionary theories, but it’s not required that I hold a particular theory in order to do my work. I could believe in Darwin, I could believe in punctuated equilibrium, I could believe in spacemen, I could believe in intelligent design. And I pretty much do the work in more or less the same way.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Santillana, Giorgio de (1902-1974)

 

Forse, un giorno, il nostro tempo sarà chiamato era darwiniana, così come noi parliamo dell’era newtoniana di due secoli fa. L’evoluzione, l’evoluzione, questa semplice idea che non si ritiene più necessario esaminare, copre come una tenda tutte le età che conducono dal primitivismo alla civiltà. Gradualmente, ci viene detto, un passo dopo l’altro, gli uomini produssero le arti e i mestieri, fecero questo e quello, finché non emersero alla luce della storia. Questi soporiferi gradualmente e un passo dopo l’altro, ripetuti senza tregua, mirano a nascondere un’ignoranza a un tempo vasta e sorprendente. [...] Forse gli storici dei secoli futuri ci dichiareranno tutti pazzi per non aver scoperto subito e confutato con la necessaria energia questa incredibile cantonata

Tal vez un día nuestro tiempo será llamado la época de Darwin, tal y como ahora se conoce el tiempo de hace dos siglos como era newtoniana. La evolución, esta sencilla idea que ya no se considera necesario examinar, abarca como una tienda de campaña todas las edades que van desde el primitivismo a la civilización.  Gradualmente, se nos dice, un paso tras otro, los hombres produjeron artesanías, hicieron esto y aquello, hasta que todo se puso de manifiesto a la luz de la historia. Estos gradualmente y estos paso a paso soporíferos, repetidos sin cesar, están diseñados para ocultar una ignorancia tan vasta como sorprendente. [...] Tal vez los historiadores de las edades futuras nos declararán a todos locos por no haber descubierto y refutado de inmediato con la energía necesaria esta metedura de pata increíble.

 

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

David E. Schindel

“. . . the gradual morphological transitions between presumed ancestors and descendants, anticipated by most biologists, are missing.” David E. Schindel (Curator of Invertebrate Fossils, Peabody Museum of Natural History), “The Gaps in the Fossil Record,” Nature, Vol. 297, 27 May 1982, p. 282.

 

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Sedgwick Adam (1785-1873)

If I did not think you a good tempered & truth loving man I should not tell you that. . . I have read your book with more pain than pleasure. Parts of it I admired greatly; parts I laughed at till my sides were almost sore; other parts I read with absolute sorrow; because I think them utterly false & grievously mischievous– You have deserted– after a start in that tram-road of all solid physical truth– the true method of induction. . .

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Selden, Lawrence

 

In its broadest meaning, Darwinian Fundamentalism refers to any expression or support of macroevolutionary theory that evinces characteristics of religious fundamentalism, such as narrow-mindedness, intolerance, anti-intellectualism, obscurantism, or dogmatism.

 

En el Blog Darwinian Fundamentalism

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

 

Sermonti, Giuseppe (1925- )

 

El darwinismo es una verdadera falsificación científica……si me ha interesado combatirlo, no es porque se trate de una teoría falsa- ¡Hay tantas teorías falsas!. Sino porque el darwinismo constituye una falta de honradez

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Smith, Wolfgang (1930-    )

“El asunto, sin embargo, es que la doctrina de evolución ha dominado el mundo, no en virtud de sus méritos científicos, sino precisamente por su capacidad como un mito agnóstico.  Afirma, en efecto, que las criaturas vivas se crearon a sí mismas, lo cual es, en la esencia, una reclamación metafísica…. Así, en el análisis final, el evolucionismo es una verdadera doctrina metafísica engalanada hacia fuera con un traje científico tradicional. ”

 

 

“The point, however, is that the doctrine of evolution has swept the world, not on the strength of its scientific merits, but precisely in its capacity as a Gnostic myth. It affirms, in effect, that living beings created themselves, which is, in essence, a metaphysical claim…. Thus, in the final analysis, evolutionism is in truth a metaphysical doctrine decked out in scientific garb.”

  • Smith, Wolfgang
    Teilhardism and the New Religion
    Tan Books and Publishers, 1988, Rockford, Illinois, p. 24

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Smith, Darryl

 

We will just have to agree to disagree Daniel/Richard. You have made your mind up that natural selection is irrefutable and I have come to the conclusion that it is nonsense.

 

Tendremos que  discrepar Daniel/Richard. Ustedes opinan que la selección natural es irrefutable y yo  he llegado a la conclusión de que esto es absurdo.

(Comentario en Research Gate)

 

 

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Spencer, Herbert (1820-1903)

 

The chances against any adequate readjustments fortuitously arising must be infinity to one  (Spencer, 1886)

Spencer, Herbert. The factors of organic evolution. The popular science monthly, april 1886, p 765.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Spetner, Lee 

 

“One can’t help wondering how much of the fossil record might be the result of the direct influence of environment on the phenotype without any change in the genotype. We know the form and shape of teeth is strongly influenced by diet. Similarly, the form of bones is strongly influenced by the forces to which they are subjected during growth. Many of the fossils that have made the news as “missing links” consist mostly of teeth. Most of the rest are bones. What kind of support can fossils of bones and teeth, then, give to the randomness postulate of the neo-Darwinian theory? … we see that what has been recognized as clear examples of evolution could have been the result of the environment acting on the developing embryo. It may have nothing at all to do with genetic variation or natural selection.

 

“A theory built on random events must be checked against the probabilities of those events — that’s the first check that should be made. Why wasn’t that check made? When the theory was established in the 30′s and 40′s, the molecular basis of mutations was unknown.The DNA as the repository of genetic information was not discovered until a decade later. Indeed, the neo-Darwinians did not think there was a problem with the probability of mutations. But there is a big problem with it.

 

(3) The experimental evidence should be the most telling of all in favor of a theory. Unfortunately, there is no direct experimental evidence of large-scale evolution. Of course, there is fossil evidence, but at best the fossils only show that there has been changes in living organisms in the past. They don’t tell us how those changes took place. They don’t even tell us that the later forms of life descended from the earlier forms. To say that they did descend is an inference that must depend upon a theory. So we’re back to the question of whether the theory is any good. One cannot say that the fossils support the theory unless we beg the question and assume the theory to be correct.”

(Not by chance)

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Stanley, Steven M (1941-    )

“In fact,the fossil record does not convincingly document a single transition from one species to another.” Steven M. Stanley, The New Evolutionary Timetable (New York: Basic Books, 1981) p. 95

“There is an infinite variety of ways in which, since 1859, the general concept of evolution might have been demolished. Consider the fossil record–a little known resource in Darwin’s day. The unequivocal discovery of a fossil population of horses in Precambrian rocks would disprove evolution. More generally, any topsy-turvy sequence of fossils would force us to rethink our theory, yet not a single one has come to light. As Darwin recognized, a single geographic inconsistency would have nearly the same power of destruction.”

(The New Evolutionary Timetable, 1981, p.171).

. . no human has ever seen a new species form in nature.

” Steven M. Stanley, The New Evolutionary Timetable (New York: Basic Books, Inc., 1981), p. 73.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Sterling, Bruce (1954-    )

 

Gibson pone punto final a ese fértil arquetipo gernsbackiano, Ralph 124C41+, un tecnócrata Light encerrado en su torre de marfil, que derrama las bendiciones de la superciencia entre el populacho. En la obra de Gibson nos encontramos en las calles y callejones, en un reino de sudorosa, tensa supervivencia, donde lo high tech es un incesante zumbido subliminal, “como un perverso experimento de darwinismo social, ideado por un investigador aburrido que mantuviese el dedo permanentemente apretado en el botón de avance rápido”.

Referencia

Prefacio a Quemando Cromo. Ediciones Minotauro Barcelona.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Stokes, George Gabriel (1819-1903)

 

There are structures so complex, so artificial, so eminently (to all appearance at least) having a purpose to serve, that it seems inconceivable that they could have been built, up by a more selection of haphazard variations from a type which in consequence of this selection undergoes a slow secular change.

(Natural Theology, 1891)

 If one fully accepts as highly probable, if not fully demonstrated the applicability of laws to living beings which have been verified by a report on dead matter I feel compelled, at the same time, to admit the existence of something mysterious, located beyond, something sui generis, I dont look at it as dominant and suspening the ordinary laws of physics, but as working with them and by accomplissement to a determined end. Whatever may be something that we call life, this is a profound mystery.

(Citado en La théorie du microzyma et la système microbien, de Antoine Béchamp, 1888)

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Szathmáry,  Eörs(1959-    )

“The origin of species has long fascinated biologists. Although Darwin’s major work bears it as a title, it does not provide a solution to the problem” (“When the Means Do Not Justify the Ends,” June 24, 1999, Nature online edition).

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Etiquetas:

Críticos de Darwin: R

R

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Rabaud, Étienne (1868-1956)

 

« L’hypothèse [darwinienne] ne résiste pas à la critique la plus élémentaire. Ne suffit-il pas de constater que l’appréciation d’un avantage tourne dans un cercle vicieux ? Quand un organisme persiste, nous décidons qu’il possède une disposition avantageuse, et nous déclarons avantageuse une disposition quelconque, précisément parce que l’organisme persiste. »

— Introduction aux sciences biologiques1

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Rádl, Emanuel (1873-1942)

“We may therefore sum up the modern position in Driesch’s words: ‘For those with insight Darwinism has been dead for a long time’… Darwinism as a tyrannic doctrine, which imperiously enchains the minds of men, is dead.”

—Rádl. The History of Biological Theories. (1930). p. 388

His book can be found online here:

http://archive.org/stream/historyofbiologi029197mbp#page/n5/mode/2up

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Ramón y Cajal, Santiago (1852-1934)

 

De esta pueril manía de cazar leones con mostacilla, si nos es lícito lo vulgar de la expresión; de esta excesiva confianza en los recursos teóricos que para la resolución del supremo enigma de la vida pueden ofrecernos las ciencias auxiliares, adolecen casi todos los modernos creadores de teorías biológicas generales, aunque éstos tengan nombres tan justamente célebres como Herbert Spencer, Darwin, Haeckel, Heitzmann, Bütschli, Noegeli, Altmann, Weissmann, etc. En el presente estado de la Ciencia, las buenas explicaciones ó teorías biológicas sólo pueden abarcar grupos relativamente restringidos de fenómenos.

 

Hoy creo menos en el poder de la selección natural que al escribir, treinta años hace, estas líneas. Cuanto más estudio la organización del ojo de vertebrados e invertebrados, menos comprendo las causas de su maravillosa y exquisitamente adaptada organización.
Fundamentos Racionales y Condiciones Técnicas de la Investigación Biológica. Discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Raup, David (1933-    )

“Well, we are now about 120 years after Darwin and the knowledge of the fossil record has been greatly expanded. We now have a quarter of a million fossil species but the situation hasn’t changed much. The record of evolution is still surprisingly jerky and, ironically, we have even fewer examples of evolutionary transition than we had in Darwin’s time. By this I mean that some of the classic cases of Darwinian change in the fossil record, such as the evolution of the horse in North America, have had to be discarded or modified as a result of more detailed information – what appeared to be a nice simple progression when relatively few data were available now appears to be much more complex and much less gradualistic. So Darwin’s problem has not been alleviated in the last 120 years and we still have a record which does show change but one that can hardly be looked upon as the most reasonable consequence of natural selection.” David M. Raup, “Conflicts Between Darwin and Paleontology,” Field Museum of Natural History Bulletin, Vol. 50, No. 1, January 1979, p. 25. (He says a similar thing on p. 50.)

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Renán Vazquez, Hernando

 

La sacralización de Darwin y la negación sistemática del lamarckismo solamente ha creado más miseria y muerte y la justificación biológica de los más bajos deseos y apetitos por parte del orden capitalista neoliberal, es hora de que se revisite la teoría Lamarckiana pues junto con la tesis darvinista se crearía un orden social y económico más justo

Comentario en este blog el 30 de enero de 2011

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

 

 

 

Rodríguez Calaza, Juan José

 

…si el DI debe rechazarse por servir de argumento al fundamentalismo creacionista con mayor motivo debemos prohibir el darwinismo en las aulas dado que sirvió de base al racismo, al eugenismo, al nazismo y a los supremacistas.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 Roll-Hansen, Nils (1938-    )

 

Darwinism was a mainsource for Mach’s ideas that scientific theories should be seen as instruments for the “economy of thought” rather than referring to independently existing objects. From this view Bodganov derived his theory of science as a product of  and an instrument for socially organized work. He wanted to demystify science through a reduction of its content to the ordinary experience of workers. As an example he described how astronomy from Babylonian times to the Renaissance was slowly constructed by people who collected and systematized practical experience (opyt). It is clear, declared Bodganov, that “science is nothing but the organized experience of human society ” (Bodganov, 1918, 3). A “general theory of organization” was to give the final answers to questions  concerning the “secret of science” and its role in a socialist society (Bodganov, 1918, 92).

(El darwinismo fue una fuente de inspiración  para las ideas de Mach de que las teorías científicas deben ser vistas como instrumentos para la “economía del pensamiento” en lugar de  objetos con existencia independiente.  Desde este punto de vista Bodganov derivó su teoría de la ciencia como un producto y un instrumento para el trabajo socialmente organizado. Quería desmitificar la ciencia a través de una reducción de su contenido a la experiencia cotidiana de los trabajadores. Como ejemplo, se describe cómo la astronomía desde los tiempos babilónicos hasta el Renacimiento fue construido poco a poco por las personas que recogieron y sistematizaron la experiencia práctica (opyt). Es evidente, declaró Bodganov, que “la ciencia no es más que la experiencia organizada de la sociedad humana” (Bodganov, 1918, 3). Una “teoría general de la organización” iba a dar las respuestas definitivas a las preguntas sobre el “secreto de la ciencia” y su papel en una sociedad socialista (Bodganov, 1918, 92).)

 

 

The Lysenko effect. P 80.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Etiquetas:

Críticos de Darwin: P

P

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Pacheco, Víctor

 

He pensado en la mejor definición de la Selección Natural, con un ejemplo práctico
para facilitarlo, que consiste en tomar dos espejos, en uno de los espejos colocan la
palabra Evolución y en el otro espejo colocan la palabra Selección Natural, después
colocan los espejos de frente el uno contra el otro, allí te resultará la definición
Perfecta de Selección Natural.

Comentario en este blog  del 13 de diciembre de  2010.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Paglia, Camille (1947-    )

En Mujeres Enamoradas, la antropología es un subconjunto de la zoologia.  La nueva perspectiva radical de Lawrence introduce en el género de la novela social percepciones de Sade y Darwin sobre la integración de la humanidad y el mundo animal.

Vamps & Tramps, p 466. Valdemar intempestivas.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Patterson, Colin (1933 – 1998)

Just as pre-Darwinian biology was carried out by people whose faith was in the Creator and His plan, post-Darwinian biology is being carried out by people whose faith is in, almost, the deity of Darwin. They’ve seen their task as to elaborate his theory and to fill the gaps in it, to fill the trunk and twigs of the tree. But it seems to me that the theoretical framework has very little impact on the actual progress of the work in biological research. In a way some aspects of Darwinism and of neo-Darwinism seem to me to have held back the progress of science.   

 

The Listener  October 8, 1981  p.392

 

So what about the tree here and the numbers on the branches? As Steve said, it is produced by a program. Those numbers don’t pop out of the data in any way, so I suppose those come from massaging the data with evolutionary theory. It is a program that assumes evolution to be true and tells the computer to find a tree. So my question will be: What is the tree telling us about? Is it telling us something about nature or something about evolutionary theory?   

“Evolutionism and Creationism”  November 5, 1981  p.10

One of the reasons I started taking this anti-evolutionary view, or let’s call it a non- evolutionary view, was last year I had a sudden realization for over twenty years I had thought I was working on evolution in some way. One morning I woke up and something had happened in the night and it struck me that I had been working on this stuff for twenty years and there was not one thing I knew about it. That’s quite a shock to learn that one can be so misled so long. Either there was something wrong with me or there was something wrong with evolutionary theory. Naturally, I know there is nothing wrong with me, so for the last few weeks I’ve tried putting a simple question to various people and groups of people.

Question is: Can you tell me anything you know about evolution, any one thing, that is true? I tried that question on the geology staff at the Field Museum of Natural History and the only answer I got was silence. I tried it on the members of the Evolutionary Morphology Seminar in the University of Chicago, a very prestigious body of evolutionists, and all I got there was silence for a long time and eventually one person said, “I do know one thing – it ought not to be taught in high school.”

“Evolutionism and Creationism”  November 5, 1981  p.1

 

Darwin devoted two chapters of The Origin of Species to fossils, but spent the whole of the first in saying how imperfect the geological record of life is. It seemed obvious to him that, if his theory of evolution is correct, fossils ought to provide incontrovertible proof of it, because each stratum should contain links between the species of earlier and later strata, and if sufficient fossils were collected, it would be possible to arrange them in ancestor descendent sequences and so build up a precise picture of the course of evolution. This was not so in Darwin’s time, and today, after more than another hundred years of assiduous fossil collecting, the picture still has extensive gaps.   

Evolution  (1999) p.106

But there are still great gaps in the fossil record. Most of the major groups of animals (phyla) appear fully fledged in the early Cambrian rocks, and we know of no fossil forms linking them.   

Evolution  (1999) p.109

Fossils may tell us many things, but one thing they can never disclose is whether they were ancestors of anything else.  

Evolution  (1999) p.109

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Pauli, Wolfgang (1900-1958)

En discusiones con biólogos encuentro grandes dificultades cuando aplican el concepto de “selección natural” de manera amplia, sin ser capaces de estimar la probabilidad de la ocurrencia en un tiempo empíricamente dado de justamente esos eventos que han sido importantes para la evolución biológica. Tratando la escala de tiempo geológico de la evolución como un infinito teórico se encuentran con una cómoda postura para evitar el problema de la finalidad. Mientras pretenden que tal postura les mantiene en un discurso plenamente “científico” y “racional” lo que hacen es devenir en realidad muy irracionales, particularmente porque usan el término “azar”, no ya en combinación con una estimación de probabilidades matemáticamente definidas, sino que lo aplican a eventos únicos y raros más o menos sinónimos del antiguo término “milagro”

Este modelo evolutivo es un intento, en línea con las ideas de la segunda mitad del siglo XIX, de respaldar la total eliminación de cualquier rastro de finalidad. Esta debe pues, de alguna forma, ser remplazada introduciendo elementos de azar.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Peirce, Charles Sanders (1839-1914)

Aunque soy un ignoramus en biología, a esta altura debería reconocer la metafísica cuando la encuentro; y es mi parecer que aquellos biólogos cuyos puntos de vista de clasificación son los más opuestos a los de Agassiz, están saturados con metafísica en su forma más peligrosa, -es decir, la forma inconsciente-, en tal grado que lo que dicen al respecto es más bien la expresión de una metafísica del siglo catorce absorbida en forma tradicional que de una observación científica.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Pennetta Enzo

Anche se fallisce a spiegare i due problemi più importanti (la nascita della vita dalla materia inanimata e la speciazione asincrona di organismi a contenuto informativo crescente) per cui è stato inventato e cui da 150 anni si dedicano i suoi adepti; anche se uno dei suoi meccanismi fondamentali (la successione graduale di micro-mutazioni) risulta falsificato dai reperti paleontologici, che evidenziano invece un processo evolutivo dominato dalla difformità e da improvvise accelerazioni; anche se esso assegna un ruolo smisurato all’altro suo meccanismo fondamentale, il caso, vero e proprio “deus ex machina” con cui risolve la propria incapacità predittiva, esplicativa ed anche – provvidenzialmente – le contraddizioni sperimentali succitate; anche se, oltre che per il ruolo scompigliatore del caso, è costituzionalmente infalsificabile per la tautologia insita nel postulato evolutivo della sopravvivenza del più adatto, il cui significato non sembra differire da “sopravvivenza di quello che è sopravvissuto”: nonostante tutto questo, il darwinismo nelle sue molteplici e contrastanti versioni è considerato “scienza” dalla grande maggioranza degli opinion maker e come tale è insegnato nelle scuole. Perché? Perché non abbiamo una teoria scientifica alternativa e perché come visione filosofica (a ciò si riduce infine il darwinismo) esso interpreta maggioritariamente lo spirito, naturalistico e materialistico, dei nostri tempi, piuttosto della visione filosofica alternativa (il creazionismo).

Incluso si no logra explicar los dos temas más importantes (la aparición de la vida a partir de materia inanimada y la especiación asincrónica de los organismos con contenido creciente de información) para los que fue inventado y a los cuales hace ya 150 años que se dedican sus seguidores, incluso si uno de sus mecanismos fundamentales (la sucesión gradual de micro-mutaciones) está descartado por la paleontología, mostrando en su lugar un proceso evolutivo dominado por las diferencias y la aceleración repentina, incluso si eso otorga un papel desmesurado a su otro mecanismo fundamental, el caso, verdadera y propio “Deus ex machina” que resuelve su incapacidad predictiva, explicativa y también – providencialmente – las contradicciones experimentales anteriores, incluso si, además de la función de desorganizador, es tautología constitucionalmente infalsificable inherente en el postulado evolutivo de la supervivencia del más apto, cuyo significado no parece diferir de la “supervivencia de lo que ha sobrevivido”:  a pesar de todo esto, el darwinismo en sus versiones múltiples y contradictorias se considera “ciencia” por la gran mayoría de los líderes de opinión y como tal se enseña en las escuelas. ¿Por qué? ¿Por qué no tenemos una teoría científica alternativa y por qué un punto de vista filosófico (finalmente se reduce a eso el darwinismo) interpreta mayoritariamente el espíritu, naturalista y materialista, de nuestro tiempo, en lugar de la visión alternativa filosófica (creacionismo)?. 

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Pepe (autor de Evolución, la miseria del darwinismo)

 

La supervivencia de los más aptos explicó durante un siglo el origen de las especies, desde un primitivo unicelular procariota caído del cielo, la vida se diversificó dando lugar a almejas, sardinas, tortugas y elefantes, siendo estos supervivientes más aptos por definición.

 

Cualquier persona sensata se preguntará  ¿Por qué persiste el darwinismo como teoría científica contrastada?  La respuesta es sencilla: Porque cualquier alternativa es imposible de aceptar, dadas las premisas de nuestro paradigma cultural: el cientifismo. La primera de estas premisas es que todo es material y la materia es explicable por si misma.  La afirmación central del darwinismo, no es la supervivencia del mas apto, es que todo el universo y en el universo es producto del azar y la necesidad. El darwinismo exige aceptar esta premisa, arguyendo el principio de la navaja de Occam: “En igualdad de condiciones la solución más sencilla, es probablemente la correcta”.

Afirmar que todo es producto del azar es sin duda una solución simple y elegante, el problema para el darwinismo es que el azar también tiene sus reglas detectables, Hoyle el famoso astrofísico, habla de ello en “Matemáticas de la evolución” y “El universo inteligente”, por supuesto que el sentido común nos indica que grandes cambios y gran complejidad necesitan enormes cantidades de tiempo para que lleguen a producirse, por eso a los darwinistas les pone de los nervios entrar en detalles de la complejidad de la vida o del ritmo evolutivo, simplemente esas cosas no se comentan con adversarios.

Sin embargo el darwinismo persiste como teoría ortodoxa, cada vez con más contradicciones y problemas, pero ahí sigue.

Como escribió Von Bertalanffy:

El hecho de que una teoría tan vaga, tan insuficientemente demostrable, tan ajena a los criterios que suelen aplicarse en las ciencias empíricas, se haya convertido en un dogma no es explicable, si no es con argumentos sociológicos.

Como explica T. S. Kuhn en “La estructura de las revoluciones científicas”, los paradigmas científicos, no se abandonan porque se demuestre su falsedad, sino que en la periferia del sistema se comienzan a plantear alternativas a la ortodoxia y posteriormente el núcleo principal de los científicos siguiendo el lema universal de “¿donde va Vicente? donde va la gente”, da un cambio brusco, revolucionario.

Muchos científicos permanecen ortodoxos porque fuera hace frío, y la represión es cada vez mayor para quien se sale del rebaño, pero la mayoría simplemente no se plantea problemas globales, o no los entiende. La barbarie del especialista que no sale de su pequeño campo.

La caída del darwinismo irá unida, si es que algún día se produce, a la del cientifismo que es uno con él, y esto hará más difícil y brusco este cambio.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Peters Robert Henry (1946-1996)

Definition of the nature of scientific constructs can play as important a role in science as the original elaboration of an idea.  Such clarification should eliminate confusion and lead to the construct’s proper application. Although Darwinian evolution remains one of the greatest unifying concepts in biology, its utility has been questioned. Difficulties in defining “fittest” in the phrase “survival of the fittest” have led some authors to conclude that the Darwinian theory is a meaningless formulation because fitness is apparently equivalent to survival (Waddington 1957; Coffin, cited in Scriven 1959). The testing of evolutionary theory against observation is, at best, extremely difficult (Slobodkin 1968; Orians 1973), and Scriven (1959) suggests that it is not to be expected. Birch and Ehrlich (1967) maintain that our theory of evolution is “not necessarily false” but “outside of empirical science.” Although each of these authors has found fault with the theory of evolution, none has indicated precisely where Darwinian theory may be applied and what may be expected from such an application. In this essay, I argue that the “theory of evolution” does not make predictions, so far as ecology is concerned, but is instead a logical formula which can be used only to classify empiricisms and to show the relationships which such a classification implies. Similar criticisms are then made of several ecological concepts. The essence of the argument is that these “theories” are actually tautologies and, as such, cannot make empirically testable predictions. They are not scientific theories at all.

 (Tautology in Evolution and Ecology, 1976)

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Popper, Karl (1902-1994)

Darwinism is not a testable scientific theory but a metaphysical research program

 

“No existe ninguna ley de la evolución, sino sólo el hecho histórico de que las plantas y los animales cambian, o, más precisamente, que han cambiado. La idea de una ley que determine la dirección y el carácter de la evolución es un típico error del siglo XIX que surge de la tendencia general a atribuir a la “Ley Natural” las funciones tradicionalmente atribuidas a Dios.”

(p. 408 en Conjecturas y Refutaciones: The Growth of Scientific Knowledge. Paidós Barcelona. 1981)

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Provine,   William

 

“Evolution is the greatest engine of atheism ever invented.  Naturalistic evolution has clear consequences that Charles Darwin understood perfectly. 1) No gods worth having exist; 2) no life after death exists; 3) no ultimate foundation for ethics exists; 4) no ultimate meaning in life exists; and 5) human free will is nonexistent.”  

“Evolution: Free will and punishment and meaning in life”  1998  Darwin Day Keynote Address

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Punnett, Reginald (1875-1967)

 

The whole matter is too often approached in much the same spirit as that in which John Ray approached it two centuries ago, except that the Omnipotency of the Deity is replaced by the Omnipotency of Natural Selection. The vital point, which is whether Natural Selection does offer a satisfactory explanation of the living world, is too frequently lost sight of. Whether we are bound or not to interpret all the phenomena of life in terms of natural selection touches the basis of modern philosophy. It is for the biologist to attempt to find an answer, and there are few more profitable lines of attack than a critical examination of the facts of adaptation.

 

Introduction to the book  Mimicry In Butterflies (1915).

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Etiquetas:

Críticos de Darwin: O

O

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

d’Ors Eugenio (1882-1954)

Donde las ideas aparecen, el resultado suele ser todavía peor. Porque el historicismo, durante los años que nos preceden, tan se ha puesto a la escuela del prejuicio evolucionista, que la sombra de Darwin parece presidir la íntima devoción de cada una de estas compilaciones que, a escuela darwiniana se colocan, cuando no ocurre que, no poco a estilo de monsieur Jourdain, hablen en darviniano sin saberlo.

Esto se las conoce en su general relativismo, y más aparentemente aún y para empezar, en la gran preponderancia que se les ve conceder, desde las primeras páginas, no ya a lo prehistórico, sino a lo paleontológico, y hasta lo geológico, cuando no se llega a lo astronómico, con tendencia evidente a rebajar el color propiamente humano en la evocación del pasado del mundo. Así como en la hora de Copérnico y de Galileo la tierra pasó a ser , astronómicamente, un simple caso particular, en un sistema cosmológico más vasto, de concepción más “neutral” desde el punto de vista de los intereses humanistas o del orgullo humano, así, en otra paralela, el evolucionismo moderno tiende a sumir la civilización en la vida y ésta en la materia, con lo cual la historia humana, capitulillo insignificante por lo que dice a su duración en tiempo, viene a achicarse en importancia, ante las grandes cifras que representan cronológicamente el proceso de los mundos. No hay que insistir en lo que representan, como radicalismo evolucionista, las tres versiones de diversa envergadura dadas en su Esquema de la Historia por Herbert Wells. Pero tampoco hay por qué ocultar que principios análogos presiden sin duda a la Historia del Mundo, de José Pijoan, que el editor Salvat viene publicando en Barcelona.

No poco de lo bueno que contiene este notable esfuerzo queda inútil por culpa de ese desdichado espíritu que ha movido a abrir, por ejemplo, las ilustraciones del primer volumen, con grabados y láminas de plesiosauros, volcanes, bólidos y otras nebulosas.

Eugenio d’Ors. 1949. Nuevo Glosario. Vol III 1934-1943. Aguilar Madrid. P 78.

 

Desde fines del siglo XVIII, una interpretación capciosa de la historia de la humanidad ha pretendido encontrar su explicación en ciertas teorías biológicas. La fundamental tendencia anticristiana de esta interpretación toma el color de un “naturalismo” que creyó durante más de un siglo encontrar su base en sucesivos descubrimientos científicos. El conjunto de aquella se designa con el nombre de “evolución”, y con el de “evolucionismo” y, en las Ciencias naturales de “transformismo” el sistema teórico que la animaba. Esencialmente, el evolucionismo parte del principio de que las especies de los seres vivos son mudables las unas en las otras; por lo cual cada una, tomada en su generalidad, se encuentra en continuo proceso de cambio hacia la aparición de otra especie distinta. Algunos descubrimientos de sabios como Goethe, Lamarck y Darwin movieron a atribuir a tales procesos el carácter de ley universal; este último quiso dar a la pretendida ley todo su alcance, por lo cual la teoría que la preconiza es también designada con el nombre de “darwinismo”. Lo humano y la historia humana pasan entonces a ser considerados como simples episodios, por dilatados en el tiempo que sean, de esta evolución general. Los caracteres, tanto físicos, como intelectuales, propios de la especie humana, deben así verse explicados como adquisiciones ganadas en algún momento, por vago que se presente, del proceso natural; acaso desarrollos asentados sobre el tipo de alguna especie anterior, el mono por ejemplo, cuyas semejanzas anatómicas con la especie humana llamaron la atención de los naturalistas.

 

Con el juego de estas hipótesis, la ciencia ha trabajado durante el siglo de referencia en eliminar la necesidad de ciertas grandes intervenciones de algún poder sobrenatural en la naturaleza: en primer lugar, la Creación , que la saca del no existir; Luego la Revelación, que introduce los elementos de la racionalidad en la mente del hombre; el Pecado original y la Redención, en fin; el primero como introductor de cierta ruptura en el orden de la naturaleza, de la cual ruptura sale, para el individuo, la necesidad de la muerte; la segunda, la Redención, como fijación de un contorno, gracias al cual la especie humana es pensada por los hombres como una, a pesar de su dispersión local, y como fija, a pesar de su continuidad en el tiempo. Otro prejuicio, formado entre los modernos con cierta anterioridad al de evolución, vino a  apoyar, en cierto modo, las concepciones de ésta: el del progreso indefinido, según el cual el continuo cambio o mutación de la especie humana se producía en el sentido de una sucesiva y continuada perfección, comparable a la que el curso de la vida introduce en nuestro organismo; salvo que, para la totalidad de la especie, no había de producirse la decadencia que en éste introduce la caducidad del individuo, su vejez. De ahí salían las tesis de que la más antigua situación de la humanidad tenía que haber sido la de inhabilidad e ignorancia; de que el camino de la misma a través del tiempo constituía un itinerario de avance en la industria y en el conocimiento, en las destrezas como en los saberes; de que, por consiguiente, el hombre primitivo había sido siempre un salvaje en un estado de civilización comparable al de los grupos humanos que todavía conocemos y que, por haber quedado rezagados en esa marcha progresiva de la civilización, se presentan a nosotros con una vida rudimentaria, a la cual llamamos precisamente “salvajismo”.

 

 

Eugenio d’Ors. Pp 35-37. La Civilización en la historia. Criterio Libros. Madrid 2003

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Ossadón Valdés, Juan Carlos

 

Hoy los estudiantes creen que esta teoría ha sido descubierta por biólogos e impuesta por sus pruebas científicas. La verdad es muy diferente: ha sido inspirada por el pensamiento liberal e impuesta por presión ambiental en nombre de la ciencia

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Owen, Richard (1804-1892)

 

la mayoría de las afirmaciones de Mr Darwin eluden, por su vaguedad e incompletitud, la prueba de los hechos de la Historia Natural.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

Etiquetas:

Críticos de Darwin: N

N

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Nabokov, Vladimir (1899-1977)

 

A mí me atrajeron en especial los misterios del mimetismo, sus fenómenos mostraban una perfección artística que solo se relaciona generalmente con las cosas hechas por el hombre. Considérese por ejemplo la imitación de los jugos venenosos que realizan las máculas en forma de burbuja que poseen las alas de algunas mariposas ( en la que no falta ni la semi-refracción), o la producida por sus lustrosos botones amarillos en el caso de las crisálidas.

Considérense los trucos de ciertas orugas acrobáticas (las del guerrero del haya) que en su infancia tienen aspecto de excremento de pájaro pero que después de su metamorfosis presentan unos apéndices ásperos de tipo himenópteroideo, así como otras características no menos barrocas, que permiten a estos extraordinarios individuos interpretar dos papeles a la vez( como el actor del teatro oriental que se convierte en una pareja de inextricables luchadores): el de la serpenteante larva y el de enorme hormiga que ha capturado. Cuando cierta polilla se parece a cierta avispa, también camina y mueve sus antenas a la manera de las avispas en en lugar de hacerlo como una mariposa. Cuando una mariposa tiene que parecer una hoja, no solamente reproduce de forma bellisima todos los detalles de la hoja, sino que tiene, además, numerosas marcas que imitan los agujeros perforados por los gusanos. La”selección natural”, en el sentido darwiniano de la expresión, no basta para explicar la milagrosa coincidencia de la apariencia y el comportamiento imitativo; tampoco me parecía suficiente apelar a la teoría de la “lucha por la vida” cuando comprobaba hasta qué extremos de sutileza, exuberancia y y lujos miméticos podía ser llevado un mecanismo defensivo, que en cualquier caso va muchísimo más lejos de lo que pueda apreciar ningún depredador. Descubrí así en la naturaleza los placeres no utilitarios que buscaba en el arte. En ambos casos se trataba de una forma de magia, ambos eran un juego de hechizos y engaños complicadísimos.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Thomas Nagel (1937-    )

 

Creo que los defensores del diseño inteligente se merecen nuestra gratitud por desafiar una visión científica del mundo que le debe algo de la pasión mostrada por sus seguidores precisamente al hecho de que se piensa que nos libera de la religión. Esa visión del mundo está madura para el cambio.

For a long time I have found the materialist account of how we and our fellow organisms  came to exist hard to believe, including the standard version of how the evolutionary process works. The more details we learn about the chemical basis of life and the intricacy of the genetic code, the more unbelievable the standard historical account becomes. This is just the opinion of a layman who reads widely in the literature that explains contemporary science to the nonspecialist. Perhaps that literature presents the situation with a simplicity and confidence that does not reflect the most sophisticated scientific thought in these areas. But it seems to me that, as it is usually presented, the current orthodoxy about the cosmic order is the product of governing assumptions that are unsupported, and that it flies in the face of common sense.

 

Por un largo tiempo he encontrado la explicación materialista de cómo nosotros y nuestros  compañeros los organismos llegaron a existir,  difícil de creer, incluida la versión estándar de cómo funciona el proceso evolutivo. Cuantos más detalles aprendemos sobre la base química de la vida y la complejidad del código genético, más increíble se convierte el relato histórico al uso. Esto es sólo la opinión de un laico que lee ampliamente en la literatura destinada a explicar la ciencia contemporánea a los no especialistas. Tal vez sea que la literatura presenta la situación con una sencillez y una confianza de que no reflejan el pensamiento científico más sofisticado en estas áreas. Pero me parece que, como se suele presentar, la ortodoxia actual sobre el orden cósmico es el producto de gobernar supuestos que no son compatibles, y que va en contra del sentido común.

 

Mind & Cosmos: Why the Materialist Neo-Darwinian Conception of Nature is Almost Certainly False. Sept 2012. p 5.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

 

Nietzsche, Friedrich (1844-1900)

     Anti-Darwin. — As for the famous “struggle for existence,” so far it seems to me to be asserted rather than proved. It occurs, but as an exception; the total appearance of life is not the extremity, not starvation, but rather riches, profusion, even absurd squandering —

    and where there is struggle, it is a struggle for power. One should not mistake Malthus for nature. Assuming, however, that there is such a struggle for existence — and, indeed, it occurs — its result is unfortunately the opposite of what Darwin’s school desires, and of what one might perhaps desire with them — namely, in favor of the strong, the privileged, the fortunate exceptions.

 The species do not grow in perfection: the weak prevail over the strong again and again, for they are the great majority — and they are also more intelligent. Darwin forgot the spirit (that is English!); the weak have more spirit. One must need spirit to acquire spirit; one loses it when one no longer needs it. Whoever has strength dispenses with the spirit (“Let it go!” they think in Germany today; “the Reich must still remain to us”). It will be noted that by “spirit” I mean care, patience, cunning, simulation, great self-control, and everything that is mimicry (the latter includes a great deal of so-called virtue).

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 Núñez Ruíz, Diego (1943-    )

 

La idea de progreso, verdadero supuesto básico de la moderna cultura europea y motivo de continua satisfacción para el hombre decimonónico, se encontraba por fin confirmada científicamente. [. . .] Es como si todo un ambiente cultural, lleno de ingredientes historicistas y cientistas, necesitara, para su completa autoafirmación, la obra de Darwin.

Diego Núñez, El darwinismo en España (Madrid: Castalia, 1969), pp. 7–8.

 

Citado en Galdós and Darwin. T E Bell. Colección Támesis. Serie A Monografías.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤


 

 

Etiquetas:

Críticos de Darwin: M

M

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Macbeth, Norman

The heart of the problem is whether living things do indeed vary to an unlimited extent… The species look stable. We have all heard of disappointed breeders who carried their work to a certain point only to see the animals or plants revert to where they had started. Despite strenuous efforts for two or three centuries, it has never been possible to produce a blue rose or a black tulip

 

Darwin Retried: An Appeal to Reason, Harvard Common Press, Boston, 1971, pp. 32-33

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

 

Machado, Antonio (1875-1939)

El siglo XIX es esencialmente peleón. Se ha tomado demasiado en serio el struggle-for-life (sic) darwiniano. Es lo que pasa siempre: Se señala un hecho; después se le acepta como una fatalidad; al fin, se convierte en bandera. Si un día se descubre que el hecho no era completamente cierto, o que era totalmente falso, la bandera más o menos descolorida, no deja de ondear.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Mackenzie Beverley, Robert

When we find learned men occupied about such questions as ‘ chains of linking forms
taking a circuitous sweep, and extinct forms which geological research has not revealed ‘
(Darwin, 324), this seems little better than the sterile occupation of blowing soap-bubbles
of the imagination, to the neglect of all the more exact demands of science.

Cuando encontramos a hombres cultos ocupados sobre cuestiones tales como ‘las cadenas de
unir formas que toman un barrido indirecto, y las formas extintas que la investigación geológica
no ha revelado ‘ (Darwin, 324), esto parece poco mejor que la ocupación estéril de hacer burbujas
de jabón con la imaginación, la negligencia de las demandas aún más exactas de ciencia.

 

‘It is to be observed that the two grand principles of the theory are avowedly metaphors. Natural Selection is a metaphorical expression, and the Struggle for Existence is used in ”a large and metaphorical sense.” These are the two pillars of the whole theory ; Natural Selection and the Struggle for Existence represent and express everything that Mr Darwin has to urge ; take them away and nothing remains, and yet they are both metaphors. If these terms are metaphors, they are not realities, but verbal pictures or shadows, and are, therefore, vicious terms in a scientific disquisition. Neither are they only now and then, and by way of illustration, introduced, though even that would scarcely be admissible in handling the great revelation of the existence and origin of beings; but they occur in almost every page (In Origin of the Species), to the exclusion of other terms — so that from first to last we are led by a metaphor at every step, as the poor belated traveller is sometimes led by Will-o”-the-wisp into the fatal morass.’

‘ Debe notarse que los dos magníficos principios de la teoría son declaradamente metáforas. La Selección Natural es una expresión metafórica, y la Lucha por la Existencia es usada en ” un sentido grande y metafórico. ” Estos son los dos pilares de la teoría entera; la Selección Natural y la Lucha por la Existencia representan y expresan todo lo que el Sr. Darwin tiene que impulsar; lléveselos usted y nada permanece, y aún ellos son ambos metáforas. Si estos términos son metáforas, ellos no son la realidad, sino cuadros verbales o sombras, y son, por lo tanto, términos viciosos en una disquisición científica. No son ellos sólo de vez en cuando introducidos, y por vía de la ilustración, lo cual apenas sería admisible en el debate de la gran revelación de la existencia y el origen de seres; sino que ellos en casi cada página (En el Origen de las Especies), vienen a excluir  a otros términos – de modo que desde el principio hasta el final somos conducidos por una metáfora en cada paso, como un pobre viajero a veces es conducido por fuego fatuo a la ciénaga fatal. ‘

 

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Marx, Karl (1818-1883)

 

…me divierto con Darwin, al que he echado una nueva ojeada, cuando afirma aplicar la teoría de Malthus también a las plantas y a los animales, como si el jugo del señor Malthus no estuviera precisamente en el hecho de que esa teoría no se aplica a las plantas y a los animales, sino -con geométrica progresión- sólo a los hombres, en contraste con las plantas y animales. Es notable el hecho de que en las bestias y en las plantas, Darwin reconoce a su sociedad inglesa, con su división del trabajo, la competición, la apertura de nuevos mercados, los inventos y la maltusiana lucha por la existencia. Es el bellum omnium contra omnes de Hobbes y hace pensar en la Fenomenología de Hegel cuando se configura la sociedad burguesa como “reino animal ideal”, mientras que en Darwin el reino animal se configura como sociedad burguesa..

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Mayr, Ernst (1904-2005)

 

“As Professor Ernst Mayr of Harvard once remarked, ‘the book called The Origin of Species is not really on that subject,’” notes author Gordon Taylor, “while his colleague Professor Simpson admits: ‘Darwin failed to solve the problem indicated by the title of his work.’ You may be surprised to hear that The Origin of Species remains just as much a mystery today, despite the efforts of thousands of biologists. The topic has been the main focus of attention and is beset by endless controversies” (The Great Evolution Mystery, 1983, p. 140).

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Mendes, Iba

E há que diga que a Seleção Natural foi a idéia mais brilhante que existiu no mundo. Eta mundo besta, meu Deus!……….

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Merson Davies, L (1890-1960)

 

Se ha calculado que tan solo entre las cubiertas del El Origen de las Especies de Darwin se encuentran no menos de ochocientas frases en el modo subjuntivo (como supongamos, o bien Pudiéramos suponer, etc..)

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Mivart,  George Jackson (1827-1900)

The mode of formation of both the eye and the ear of the highest animals is such that if it is (as most Darwinians assert processes of development to be) a record of the actual steps by which such structures where first evolved in antecedent forms, it almost amounts to a demonstration that those steps where never produced by natural selection

(El modo de formación del ojo y el oído de los animales superiores es tal que si fuera (como la mayoría de los darwinistas afirman) consecuencia de una serie sucesiva de pasos a partir de formas primitivas, esto casi equivale a una demostración de que tales pasos nunca pudieron producirse por selección natural)

P 57 ON the Genesis of Species

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Morata, Enrique

 

El darwinismo es la tiranía de los fuertes, un problema que hace miles de años que esta ahí y todavía no sabemos como solucionar:  ¿qué hacer con los fuertes?

El darwinismo es la cobertura teórica que los fuertes se han buscado para justificar sus tiranías.

 Darwinlandia


 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Morgan, Thomas Hunt (1866-1945)

 

Evolution from this point of view has consisted largely in introducing new factors that influence characters already present in the animal or plant.

Such a view gives us a somewhat different picture of the process of evolution from the old idea of a ferocious struggle between the individuals of a species with the survival of the fittest and the annihilation of the less fit. Evolution assumes a more peaceful aspect.

 

La evolución desde este punto de vista ha consistido principalmente en introducir factores nuevos que influyen en los caracteres presentes en animales y plantas.

Esta visión nos da un cuadro diferente del proceso de evolución de la vieja idea de una lucha feroz entre indivíduos de una especie con la supervivencia de los más aptos y la aniquilación de los menos adaptados. La evolución toma un aspecto más pacífico.

 

Let us, however, not make too much of the matter ; for it is much less important to find out whether Darwin’s ideas were vague, than it is to make sure that our own ideas are clear.

 

No demos demasiada importancia al asunto; porque es mucho menos importante encontrar si las ideas de Darwin eran vagas o no que asegurarnos de que las nuestras son claras

 

A Critique of the Theory of Evolution. Princeton University. 1919.

 

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Moros Peña, Manuel

Cuando Darwin preguntó a Button por sus prácticas caníbales, éste debió de decidir contar al crédulo naturalista todo lo que él quería oír, probablemente cansado de las extrañas preguntas que el joven le hacía. A Darwin no le debió de resultar chocante que los fueguinos gustaran de la carne humana ya que iban desnudos y que no parecían tener gobierno, jefes, y ni tan siquiera un lenguaje. Darwin juzgó el idioma de los yámana como algo tan pobre que no merecía el nombre de lenguaje articulado. Sin embargo, nunca se tomó la molestia de ponerse en contacto con ellos.

Los yámana aparecieron a sus ojos como los seres más degradados de la especie humana, capaces de las mayores atrocidades, y así lo reflejó en su libro “Viaje de un naturalista alrededor del mundo”(1839). En palabras de Juan Hilarión Lenzi en su “Tierra del Fuego”(1967) : “Bastó eso para que la inexactitud, la calumnia y el absurdo dieran la vuelta al mundo.”

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Des Moulins, Charles (1798-1876)

 

Tel est, sommairement et sans examples ni argumentations, le reproche que la science complete, la science vraiment philosophique, addresse au darwinisme, et le résultat final qu’elle constate dans sa doctrine. Il n’y apas d’idées NOUVELLES; il est hors de la puissance de l’homme d’en enfanter de toutes pièces une seule ! Tout ce qu’on appelle ainsi n’est que déductions ou applications: et celles-ci peuvent être vraies ou fausses, améliorantes ou defectueuses : voila tout, et nôtre puissance ne vas pas plus loin.

 

Tal es, sumariamente y sin ejemplos ni argumentaciones, el reproche que la ciencia completa, la ciencia verdaderamente filosófica, dirige al darvinismo, y el resultado final que ella comprueba en su doctrina. El darwinismo carece de ideas NUEVAS; ¡ está fuera de la potencia del hombre el ensamblar una única pieza a partir de todas! Todo lo que así se llama son sólo deducciones o aplicaciones: y éstas pueden ser verdaderas o falsas, mejoradoras o defectuosas: he aquí todo, y nuestro potencia no va más lejos.

 

Quelques réflexions sur la doctrine scientifique dite Darwinisme / par M. Charles Des Moulins

 °º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤


Etiquetas:

Críticos de Darwin: L

L

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Leguizamón, Raúl Osvaldo

 

La biología moderna no le debe absolutamente nada- excepto atraso-a la evolución

 La ciencia dejó de ser la búsqueda de la verdad para transformarse en la búsqueda de una explicación materialista para todo fenómeno de la naturaleza.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Lewin, Roger

The central question of the Chicago conference was whether the mechanisms underlying microevolution can be extrapolated to explain the phenomena of macroevolution. At the risk of doing violence to the positions of some of the people at the meeting, the answer can be given as a clear No.   

Science  November 21 1980  p. 883.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Lewontin, Richard (1929-    )

Darwin’s theory of evolution by natural selection in particular is hopelessly metaphysical, according to the rules of etiquette laid down in the Logic of Scientific Inquiry and widely believed in by practicing scientists who bother to think about the problem. The first rule for any scientific hypothesis ought to be that it is at least possible to conceive of an observation that would contradict the theory. For what good is a theory that is guaranteed by its internal logical structure to agree with all conceivable observations, irrespective of the real structure of the world? If scientists are going to use logically unbeatable theories about the world, they might as well give up natural science and take up religion. Yet is that not exactly the situation with regard to Darwinism? The theory of evolution by natural selection states that changes in the inherited characters of species occur, giving rise to differentiation in space and time, because different genetical types leave different numbers of offspring in different environments… Such a theory can never be falsified, for it asserts that some environmental difference created the conditions for natural selection of a new character. It is existentially quantified so that the failure to find the environmental factor proves nothing, except that one has not looked hard enough. Can one really imagine observations about nature that would disprove natural selection as a cause of the difference in bill size? The theory of natural selection is then revealed as metaphysical rather than scientific. Natural selection explains nothing because it explains everything.   

“Testing the Theory of Natural Selection”  Nature  March 24, 1972  p.181

(La teoría de Darwin de la evolución por selección natural, en particular, es irremediablemente metafísica, de acuerdo con las reglas de etiqueta establecidos en la lógica de la investigación científica y la creencia generalizada en la práctica por los científicos que se molestan en pensar en el problema. La primera regla para cualquier hipótesis científica debe ser que por lo menos es posible concebir una observación que estaría en contradicción con la teoría. ¿Para qué sirve una teoría que ha sido garantizada por su estructura lógica interna que ha de estar de acuerdo con todas las observaciones concebibles, con independencia de la estructura real del mundo? Si los científicos van a utilizar teorías lógicamente inmejorables sobre el mundo, bien podrían renunciar a la ciencia natural y ocuparse de la religión. Sin embargo, ¿no es exactamente esta la situación con respecto al darwinismo? La teoría de la evolución por selección natural establece que ocurren cambios en los caracteres heredados de las especies , dando lugar a la diferenciación en el espacio y el tiempo, debido a que de diferentes tipos genéticos pueden salir diferentes números de descendientes en diferentes ambientes … Tal teoría no puede ser falseada, ya que afirma que una cierta diferencia ambiental crea las condiciones para la selección natural de un nuevo caracter. Se  cuantifica existencialmente de modo que el hecho de no encontrar el factor ambiental no prueba nada, excepto que uno no ha mirado lo suficiente. ¿Se puede realmente imaginar observaciones acerca de la naturaleza que refuten la selección natural como causa de la diferencia en el tamaño del pico? La teoría de la selección natural se revela como algo metafísico más que científico. La selección natural no explica nada porque lo  explica todo.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Lima de Faria, Antonio (1921-    )

 

There has never been a theory of evolution

(Nunca hubo una teoría de la evolución)

 

La selección es un concepto político,  no científico. En la época de Darwin,  con la plena expansión del colonialismo de la Inglaterra victoriana, tal concepto encajaba a la perfección. En la actualidad, el darwinismo se ha equiparado con la evolución, en un esfuerzo para convertirlo en el brazo ideológico de la globalización. Por esta razón, seguirá siendo una fuerza poderosa hasta que este sistema sea re-emplazado por una forma más humanitaria de desarrollo económico.

 

Nada mejor que la selección, ya que puede “explicar” igual de bien una determinada situación como su estado opuesto. Este es el motivo por el cual hay interpretaciones darwinistas, tantas como sean los autores. El resultado es una confusión total.

( Fragmentos seleccionados de la entrevista de Suzan Mazur a Antonio Lima de Faria)

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

López Corredoira, Martín (1970-    )

 

Resumen:
La teoría propuesta por Darwin de la evolución de las especies por medio de la
selección natural de las variaciones genéticas lleva implícita una visión de los seres
vivos que se puede clasificar como materialista. El ser humano no ocupa ningún lugar
privilegiado dentro del mundo vivo. El finalismo no encuentra acomodo en el
mecanicismo darwiniano. No hay lugar en la teoría evolutiva para la emergencia de una
“mente” en el sentido dualista, pues la generación y evolución de los sistemas nerviosos
son procesos estrictamente biológicos, y por ende físicos.
Palabras clave: evolución, materia, mente, finalidad, dualismo
Abstract:
The theory proposed by Darwin on the evolution of species through the natural selection
of genetic variations implicitly supports a vision of living beings that may be classified
as materialist. Human beings do not occupy any special place within life. Finalism does
not fit into the Darwinian mechanicism. There is no place in the evolution theory for the
emergency of “mind” in the dualist sense, since the generation and evolution of nervous
systems are strictly biological, and therefore physical, processes.
Keywords: evolution, matter, mind, finality, dualism

 

Las implicaciones materialistas de la teoría de Darwin. Revista Medicina y Humanidades núm 2, 2000.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Lovtrup, Soren (1922-   )

Creo que algún día el mito darwinista será considerado como el más grande engaño en la historia de la ciencia

Darwinism: The refutation of a myth

In this book I propose to show that the answer to (1) ‘Is Darwin the founder of the theory of evolution ?’ (2) ‘Does his theory of natural selection give an acceptable explanation of the mechanism of evolution ?’ is in both instances ‘no’. And if I am right, we obviously end up in a rather awkward situation as far as present-day biology is concerned.

Darwin’s admirers,  then and now,  have praised him for the honesty and candour he thus displayed. I am not sure this attitude is justified. If a theory has too many difficulties, it should not be published, but rejected, indeed I believe this is the procedure adopted by most scientists.

(Lovtrup S., “Darwinism: The Refutation of a Myth,” Croom Helm: London, 1987, p.126)]

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

 

 

Edward Lurie (1927-2008)

 

Los naturalistas que habían animado a Agassiz a sacar su libro a la luz pública en Inglaterra-Sir Richard Owen, William Auckland, y Adam Sedgwick-encontraban intolerables las ideas de Darwin.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Etiquetas:

Críticos de Darwin: K

K

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Kass, Leon (1939-    )

 

 

Though there is today a growing debate about the mechanisms of evolution, the reigning orthodoxy still credits accidental mutation and natural selection as the major means of evolutionary change. Yet very few people have noticed that this nonteleological explanation of change not only assumes but even depends upon the immanent teleological character of all living organisms. The desire or tendency of living things to stay alive and their endeavor to reproduce, both of which are among the minimal conditions of Darwinian theory,  are taken for granted and unexplained. It is only a part of an explanation to say that those beings with no tendency to maintain and reproduce themselves have died out. Why are the other ones, the self-maintaining and reproducing beings, here at all? They are not teleological because they have survived; on the contrary, they have survived (in part) because they are teleological. Can evolutionary biology tell us why a nonteleological nature would generate and sustain teleological beings? Or why,  over  time, it would give rise to higher organisms, with a fuller range of powers of awareness, desire and action? Do we really understand what we are claiming when we accept the view that an mindless universe gave rise to a mind?

 

Aunque hoy en día existe un creciente debate sobre los mecanismos de la evolución, la ortodoxia reinante todavía da crédito a la mutación accidental y a la selección natural como el principal medio de cambio evolutivo. Sin embargo, muy pocas personas han notado que esta explicación teleológica del cambio no sólo asume pero aún depende del carácter teleológico inmanente de todos los seres vivos. El deseo o la tendencia de los seres vivos para mantenerse con vida y su esfuerzo para reproducirse, los cuales se encuentran entre las condiciones mínimas de la teoría darwiniana, se da por sentado y sin explicación. Es sólo una parte de una explicación para decir que han desaparecido los seres que no tenían tendencia a mantenerse  y reproducirse  ellos mismos .  Pero entonces,……¿Por qué existen  los otros,  es decir los seres que se auto-mantienen  y se reproducen? No son teleológicos porque han sobrevivido, al contrario, han sobrevivido (en parte) porque son teleológicos. ¿Puede la biología evolutiva decir por qué una naturaleza no-teleológico iba a generar y a mantener a seres teleológicos? ¿O por qué, con el tiempo, daría lugar a los organismos superiores, con una mayor gama de poderes de conciencia,  deseo y acción? ¿Entendemos realmente lo que estamos diciendo cuando aceptamos la idea de que un universo sin sentido dio lugar a una mente?

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Imagen de previsualización de YouTube

 

Kenyon, Dean (1939-    )

“And let us dispose of a common misconception. The complete transmutation of even one animal species into a different species has never been directly observed either in the laboratory or in the field.” Dean H. Kenyon (Professor of Biology, San Francisco State University), affidavit presented to the U.S. Supreme Court, No. 85-1513, Brief of Appellants, prepared under the direction of William J. Guste, Jr., Attorney General of the State of Louisiana, October 1985, p. A-16.

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

 

Koestler, Arthur (1905-1983)

 

In the meantime, the educated public continues to believe that Darwin has provided all the relevant answers by the magic formula of random mutations plus natural selection—quite unaware of the fact that random mutations turned out to be irrelevant and natural selection a tautology.

 

°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤ø,¸¸,ø¤º°`°º¤

Etiquetas: