Posts etiquetados con ‘El naturalista ambiguo’

La importancia de la taxonomía, un ejemplo

 

Al leer la Autobiografía de Charles Darwin uno va de sorpresa en sorpresa. Ya veíamos por un lado su curioso horario de trabajo que, a lo sumo se llegaba a prolongar en aquellos días notables en los que trabajaba,  hasta un total de cuatro horas o cuatro horas y cuarto.  Por otro lado veíamos la hondura  de sentimiento con la que describía cuando en su juventud decidió ser clérigo, muy probablemente para calmar las iras de su padre.

Pero no es menor la sorpresa  al encontrar lo siguiente (p 238; recordemos que es su hijo Francis quien ha recopilado los escritos de su padre):

 

“………Para comprender la estructura de mi nuevo cirrípedo tuve que examinar y disecar muchas de las formas comunes; y esto me condujo gradualmente a emprender la investigación del grupo entero.”. Al parecer, posteriormente concibió algunas dudas sobre el valor de estos ocho años de trabajo-por ejemplo cuando escribió su Autobiografía: ” Mi labor fue de considerable utilidad cuando tuve que examinar en el Origen de las Especies los principios de la Clasificación Natural. No obstante, dudo que mereciera tanto tiempo como le dediqué………………..”

 

Para su trabajo sobre los cirrípedos el autor tuvo que dedicar mucho tiempo a la taxonomía. Por eso dice que tal labor fue útil a la hora de  examinar en el Origen de las Especies los principios de la Clasificación Natural.  Sin embargo, bien poco aparecen tales ideas  en lo que llevamos leído del capítulo segundo, dedicado precisamente a la variación en la naturaleza.  La taxonomía brilla por su ausencia en OSMNS.

 

¿Será posible que el autor otorgue la importancia debida a la taxonomía cuando se trata de aplicarla a su propia investigación, mientras que la ignore al tratar de la variación en la naturaleza en su libro? Puede ser. Todo es posible en medio de tanta ambigüedad, puesto que ya hemos visto en el párrafo cincuenta y nueve que el autor emplea un criterio diferente cuando se trata de presentar su propio trabajo o de valorar el  trabajo de los demás. En aquella ocasión, el autor describía perfectamente el ejemplo de un razonamiento circular, con lo cual demostraba saber que es perjudicial para la ciencia. Empero en el mismo párrafo daba entrada a la selección natural, la supervivencia del más apto, otro buen ejemplo de razonamiento circular y, por tanto, también perjudicial para la ciencia. Algo semejante a lo anteriormente rechazado con razón  era en este caso admitido por proceder de su propia cosecha.

Buenos ejemplos de ambigüedad. Es decir, en unos casos conviene un comportamiento  (cuidado con los razonamientos circulares, importancia de la taxonomía), pero en otros casos conviene más el contrario (adelante con los razonamientos circulares, desprecio de la taxonomía). Así el éxito está asegurado.

No en vano en su prólogo a una edición del “Origen de las Especies, en 1956, William R. Thompson dijo:

El éxito del darwinismo fue acompañado por una decadencia en la integridad científica

Seguiremos investigando,……

 

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

 

Etiquetas:

Charles Darwin, fundador del creacionismo. Impresionante comienzo del capítulo Segundo (Variation under nature) en el párrafo quincuagésimo séptimo de El Origen de las Especies

En veintiocho párrafos,  veintiocho (28),  va a tratar el autor sobre la variación en la naturaleza. Curioso si se tiene en cuenta que a la variación en estado doméstico ha dedicado cuarenta y siete (47). Como si las operaciones de los ganaderos y agricultores, que se conocen con el nombre de mejora genética (en inglés, breeding) y que el autor confunde sistemáticamente con selección (en inglés, selection), tuviesen algo que aportar para entender el proceso de transformación de las especies y fuesen más importantes que el propio estudio de las condiciones de vida en la naturaleza…….

Curioso, sí,  y sin duda desproporcionado. Empero, tan importante dato nos dice mucho acerca de la obra en cuestión (“The book called The Origin of Species is not really on that subject”; El libro llamado Sobre el Origen de las Especies no trata realmente de ese tema, dijo Georges Gaylord Simpson allá por 1964). Frase de Simpson que sugiere que,  a nuestro autor le preocupa poco el origen de las especies, un tema de complejidad elevada,  para cuyo abordaje se requiere una gran formación académica de la cual sin duda carece.

Otros cualesquiera, bien diferentes, son sus objetivos, probablemente ni el mismo los conozca,  o al menos en ningún momento los hemos leído hasta ahora claramente expuestos.  Tal vez se trate aquí de objetivos inconscientes, como ese curioso proceso que ha dado en llamar, con toda libertad, selección inconsciente, Conscientes o inconscientes,  los objetivos de ésta obra están más relacionados con un fin social que con un fin científico.

 

El autor ha venido escribiendo hasta aquí de granjas con la libertad del granjero aficionado, cual  fellow countryman que no tiene por qué darle importancia a estilo académico ni cuidar protocolo alguno y utiliza las palabras según le vienen. En esto es el autor ejemplo de modernidad literaria (que no científica) , o más aún de post-modernidad: El significado importa poco y cuando está, tanto puede ser uno como su contrario.  No en vano Eugenio d’Ors, uno de los autores españoles que mejor lo comprendió,  escribió  que Darwin era un caso de vocación malograda de sportsman y de cazador.

En el primer capítulo de OSMNS, el autor no se molesta en definir selección, no se preocupa de distinguir selección (selection) de mejora (breeding) y cae en serias contradicciones al decir selección inconsciente y selección natural: Dos ejemplares de caza mayor de fantasmas semánticos. No da ninguna importancia a la corrección en el uso del lenguaje y lejos de conseguir la supuesta contribución relevante a la ciencia que los medios de propaganda vienen dando a entender de manera extraordinariamente interesada en las últimas décadas, por el contrario lo que consigue es ejemplo de fundamentalismo científicoTodo vale si al poder conviene. Cierto es, pues así me conviene. La ciencia en el cuartel.

 

El Origen de las Especies por medio de la Selección Natural (OSMNS),  obra fundamental del materialismo ateo, ha sido también herramienta básica para la corrupción del lenguaje en la ciencia:   Paso fundamental para poner la ciencia al servicio del capital. Con ésta obra se abrieron de par en par las puertas para la degradación de los valores académicos.  No en vano en su prólogo a una de las Ediciones de El Origen, ni corto ni perezoso, WR Thomson dijo: “The success of Darwinism was accompanied by a decline in scientific integrity” (El éxito del darwinismo se acompañó de una decadencia en la integridad científica). Entre otras cosas,  la obra presenta un nuevo e inflexible modelo para el comportamiento del ser humano en relación con la naturaleza. Pretendida o no por su autor, la conclusión, es la siguiente: Tratemos a la naturaleza como si fuese una granja, porque aunque no lo sea, si nos empeñamos acabará siéndolo. A este mandato hemos obedecido y si no,  vean:

 

Imagen de previsualización de YouTube

El video eliminado de YouTube puede verse (por ahora, 30-V-2012) en la web de RTVE:

http://www.rtve.es/television/20110511/documentos-tv-planeta-venta/431792.shtml

 

¿Qué nos deparará la lectura del segundo capítulo? Iremos viendo,……..

Por ahora, el autor muestra gran confianza en sí mismo en la manera como empieza :

 

Before applying the principles arrived at in the last chapter to organic beings in a state of nature

 

Como si hubiese descrito algún principio o hubiese llegado por sus propios medios a alguna idea en el capítulo precedente. Pero nada más lejos de la realidad porque resumiendo los contenidos del capítulo precedente no había tales principios y mucho menos que se pudiesen aplicar a la naturaleza.

No obstante seguimos leyendo:

 

we must briefly discuss whether these latter are subject to any variation

 

O sea que el autor se propone investigar si los seres vivos en la naturaleza se encuentran sometidos a variación. Curioso objetivo que así expuesto suena más a sermón que a tratado científico. Seguro que sí, habrá variación, sólo hace falta mirar alrededor de uno y encontramos la respuesta. Pero  es que aquí vuelve a ocurrir como con las palomas: párrafos y párrafos dedicados a descubrir que todas las variedades pertenecen a una misma especie.

 

Acto seguido viene uno de los párrafos más espectaculares de la obra. Su definición de especie:

 

 

No one definition has satisfied all naturalists; yet every naturalist knows vaguely what he means when he speaks of a species. Generally the term includes the unknown element of a distinct act of creation.

Ninguna definición ha satisfecho a todos los naturalistas; sin embargo, todo naturalista sabe vagamente lo que él quiere decir cuando habla de una especie. Generalmente, esta palabra encierra el elemento desconocido de un acto distinto de creación.

Hasta en la sexta edición se mantiene semejante definición superando todo tipo de pruebas y correcciones: the unknown element of a distinct act of creation. La especie, ese elemento desconocido de un acto independiente de creación.

 

El problema (otro más) es que esta definición es inadmisible en un libro de Historia Natural o de ciencia, en general. Admitirla supone invitar a la religión a participar en el debate científico, algo inaudito hasta el momento desde los tiempos de Galileo y que constituye la formulación del creacionismo, es decir la invitación que algunos sectores de la ciencia cursan a determinados discursos religiosos para que participen en los debates científicos. El pago a tan generosa invitación será la pena de no tener nunca razón, pues la invitación se cursa con el único interés de que los que invitan tengan siempre razón en el debate. Dicho de otro modo, los fundadores del creacionismo, son los darwinistas: inventan un enemigo al que siempre vencen y así pueden disimular, e incluso ocultar, la existencia de sus enemigos reales: aquellos científicos que no admiten sus juegos de palabras. La gloria y el mérito de tal fundación ha de atribuirse a su protagonista: Charles Darwin, fundador del creacionismo. El creacionismo, invento darwinista.

 

 

Para variedad, la definición también es intrigante:

 

The term “variety” is almost equally difficult to define; but here community of descent is almost universally implied, though it can rarely be proved.

 

Pero hay no un sólo error, sino varios. Primero, resulta más fácil definir especie que variedad porque pertenecen a una especie aquellos individuos cuya naturaleza no impide que puedan reproducirse entre sí. Si no tuviésemos definición alguna de especie, sería imposible definir variedad, puesto que las variedades pertenecen a especies. Segundo, la descendencia común no es necesariamente un requisito para la variedad, siempre que se mantengan una serie de características comunes. Pero el autor parece empeñado en introducir el concepto de Descendencia Común a todo trance así como está empeñado en hacer difusa la diferencia entre especie y variedad, dos conceptos bien diferentes para todo naturalista.

 

Insiste también el autor en que las monstruosidades son graduales con las variedades, lo cual no es cierto:

 

We have also what are called monstrosities; but they graduate into varieties

 

Before applying the principles arrived at in the last chapter to organic beings in a state of nature, we must briefly discuss whether these latter are subject to any variation. To treat this subject properly, a long catalogue of dry facts ought to be given; but these I shall reserve for a future work. Nor shall I here discuss the various definitions which have been given of the term species. No one definition has satisfied all naturalists; yet every naturalist knows vaguely what he means when he speaks of a species. Generally the term includes the unknown element of a distinct act of creation. The term “variety” is almost equally difficult to define; but here community of descent is almost universally implied, though it can rarely be proved. We have also what are called monstrosities; but they graduate into varieties. By a monstrosity I presume is meant some considerable deviation of structure, generally injurious, or not useful to the species. Some authors use the term “variation” in a technical sense, as implying a modification directly due to the physical conditions of life; and “variations” in this sense are supposed not to be inherited; but who can say that the dwarfed condition of shells in the brackish waters of the Baltic, or dwarfed plants on Alpine summits, or the thicker fur of an animal from far northwards, would not in some cases be inherited for at least a few generations? And in this case I presume that the form would be called a variety.

 

Antes de aplicar a los seres orgánicos en estado natural los principios a que hemos llegado en el capítulo pasado, podemos discutir brevemente si estos seres están sujetos a alguna variación. Para tratar bien este asunto se debería dar un largo catálogo de áridos hechos; pero reservaré éstos para una obra futura. Tampoco discutiré aquí las varias definiciones que se han dado de la palabra especie. Ninguna definición ha satisfecho a todos los naturalistas; sin embargo, todo naturalista sabe vagamente lo que él quiere decir cuando habla de una especie. Generalmente, esta palabra encierra el elemento desconocido de un acto distinto de creación. La palabra variedad es casi tan difícil de definir; pero en ella se sobrentiende casi universalmente comunidad de origen, aunque ésta rara vez pueda ser probada. Tenemos además lo que se llama monstruosidades; pero éstas pasan gradualmente a las variedades. Por monstruosidad supongo que se entiende alguna considerable anomalía de conformación, generalmente perjudicial o inútil para la especie. Algunos autores usan la palabra variación en un sentido técnico, simplificando una modificación debida directamente a las condiciones físicas de la vida; y las variaciones en este sentido se supone que no son hereditarias; pero ¿quién puede decir que el nanismo de las conchas de las aguas salobres del Báltico, o las plantas enanas de las cumbres alpinas, o la piel más gruesa de un animal del norte, no podría ser hereditaria en algunos casos, por lo menos un par de generaciones? Y en este caso supongo que la forma sería llamada una variedad.

Etiquetas: , ,

Cuatro párrafos ricos en contradicción a partir del quincuagésimo tercero, cierran el primer capítulo de El Origen de las Especies

 

Sigue el autor mostrando su confusión. Así cuando dice:

 

I will now say a few words on the circumstances, favourable or the reverse, to man’s power of selection.

Diré ahora algunas palabras sobre las circunstancias favorables o desfavorables al poder de selección del hombre.

 

No se refiere a selección sino a mejora (no a selection sino a breeding). De nada sirve que el ganadero elija los mejores progenitores, si el carácter seleccionado no es heredable. Así tampoco es exacto al decir:

 

A high degree of variability is obviously favourable.

porque no es tan obvio que el resultado de un proceso de mejora sea siempre directamente proporcional al nivel de variabilidad del material de partida. Pueden darse casos de gran variabilidad que no incluya los caracteres deseados, y si la variedad ocurre en los caracteres deseados, eso no indica necesariamente que el programa funcionará, bien podría mantenerse una gran variabilidad después de seleccionar y cruzar entre sí a los individuos seleccionados.

Por otra parte, pequeñas variaciones pueden ser el punto de partida para un proceso de mejora con buen rendimiento.

 

En la frase:

as freely giving the materials for selection to work on

Sobra el final.  Lo correcto es decir:

 

as freely giving the materials for selection

 

La selección no trabaja, simplemente el ser humano selecciona.

 

Lo siguiente es expresión ambigua y sin valor alguno. Ejemplo de esa multitud tan abundante de  frases  que, en la presente obra,  podrían eliminarse sin perder información, algunas por obvias, otras por absurdas, otras por falta de interés:

 

A large number of individuals of an animal or plant can be reared only where the conditions for its propagation are favourable.

Un gran número de individuos de un animal o planta sólo puede criarse cuando las condiciones para su propagación sean favorables.

 

 

El contenido de las dos frases siguientes es confuso  y contradictorio con la frase indicada arriba (A high degree of variability is obviously favourable). Por un lado dice:

 

I have seen it gravely remarked, that it was most fortunate that the strawberry began to vary just when gardeners began to attend to this plant.

He visto señalado seriamente que fue una gran fortuna que la fresa empezase a variar precisamente cuando los hortelanos empezaron a prestar atención a esta planta.

 

Y por otro, a continuación:

 

No doubt the strawberry had always varied since it was cultivated, but the slight varieties had been neglected.

Indudablemente, la fresa ha variado siempre desde que fue cultivada; pero las ligeras variaciones habían sido despreciadas

 

Según costumbre en esta obra, tan celebrada como poco rigurosa, las afirmaciones indicadas  se hacen de manera gratuita, es decir sin ningún apoyo en datos experimentales ni referencia alguna a la bibliografía.

 

I will now say a few words on the circumstances, favourable or the reverse, to man’s power of selection. A high degree of variability is obviously favourable, as freely giving the materials for selection to work on; not that mere individual differences are not amply sufficient, with extreme care, to allow of the accumulation of a large amount of modification in almost any desired direction. But as variations manifestly useful or pleasing to man appear only occasionally, the chance of their appearance will be much increased by a large number of individuals being kept. Hence number is of the highest importance for success. On this principle Marshall formerly remarked, with respect to the sheep of part of Yorkshire, ” As they generally belong to poor people, and are mostly IN SMALL LOTS, they never can be improved. ” On the other hand, nurserymen, from keeping large stocks of the same plant, are generally far more successful than amateurs in raising new and valuable varieties. A large number of individuals of an animal or plant can be reared only where the conditions for its propagation are favourable. When the individuals are scanty all will be allowed to breed, whatever their quality may be, and this will effectually prevent selection. But probably the most important element is that the animal or plant should be so highly valued by man, that the closest attention is paid to even the slightest deviations in its qualities or structure. Unless such attention be paid nothing can be effected. I have seen it gravely remarked, that it was most fortunate that the strawberry began to vary just when gardeners began to attend to this plant. No doubt the strawberry had always varied since it was cultivated, but the slight varieties had been neglected. As soon, however, as gardeners picked out individual plants with slightly larger, earlier, or better fruit, and raised seedlings from them, and again picked out the best seedlings and bred from them, then (with some aid by crossing distinct species) those many admirable varieties of the strawberry were raised which have appeared during the last half-century.

 

 

 

Diré ahora algunas palabras sobre las circunstancias favorables o desfavorables al poder de selección del hombre. Un grado elevado de variabilidad es evidentemente favorable, pues da sin limitación los materiales para que trabaje la selección; no es esto decir que simples diferencias individuales no sean lo bastante grandes para permitir, con sumo cuidado, que se acumule de una modificación muy intensa en casi todas las direcciones deseadas. Y como las variaciones manifiestamente útiles o agradables al hombre aparecen sólo de vez en cuando, las probabilidades de su aparición aumentarán mucho cuando se tenga un gran número de individuos; de aquí que el número sea de suma importancia para el éxito. Según este principio, Marshall observó anteriormente, por lo que se refiere a las ovejas de algunas comarcas de Yorkshire, que, «como generalmente pertenecen a gente pobre y están comúnmente en pequeños lotes, nunca pueden ser mejoradas». Por el contrario, los jardineros encargados de los semilleros, por tener grandes cantidades de la misma planta tienen generalmente mejor éxito que los aficionados al producir variedades nuevas y valiosas. Un gran número de individuos de un animal o planta sólo puede criarse cuando las condiciones para su propagación sean favorables. Cuando los individuos son escasos se les dejará a todos criar, cualquiera que sea su calidad, y esto impedirá de hecho la selección. Pero, probablemente, el elemento más importante es que el animal o planta sea tan estimado por el hombre, que se conceda la mayor atención aun a la más ligera variación en sus cualidades o estructura. Sin poner esta atención, nada puede hacerse. He visto señalado seriamente que fue una gran fortuna que la fresa empezase a variar precisamente cuando los hortelanos empezaron a prestar atención a esta planta. Indudablemente, la fresa ha variado siempre desde que fue cultivada; pero las ligeras variaciones habían sido despreciadas. Sin embargo, tan pronto como los hortelanos cogieron plantas determinadas con frutos ligeramente mayores, más precoces y mejores, y obtuvieron plantitas de ellos, y otra vez escogieron las mejores plantitas y sacaron descendencia de ellas, entonces -con alguna ayuda, mediante cruzamiento de especies distintas-, se originaron las numerosas y admirables variedades de fresa que han aparecido durante los últimos cincuenta años.

 

 

 

 

 

Etiquetas: ,

La mitad de la obra de Darwin procede del cerebro de Lyell, cierto. Pero,….¿Y la otra mitad?

Sabido es que Darwin dijo que la mitad del contenido de sus libros procedía del cerebro de Lyell. Seguramente esta mitad incluye la parte a la que se refiere Platypus en una entrada reciente cuando cita a Dawkins:

Para Darwin, cualquier evolución que tuviera que ser ayudada por Dios mediante saltos no era evolución en absoluto. Convertía en un disparate el punto central de la evolución. Bajo este ángulo, es fácil ver por qué Darwin reiteró constantemente el carácter gradual de la evolución.

Porque la idea del carácter gradual en los cambios en la naturaleza  procedía de Lyell.

Ahora bien, ¿Qué sabemos de la otra mitad de la obra de Darwin? ¿De dónde procedía?

Caben las siguientes posibilidades:

1. Del cerebro de Huxley
2. Del cerebro de Adam Smith
3. Del cerebro de Tomas Hobbes
4. Del cerebro de Malthus

5. Del cerebro de Edward Blyth
6. Un quinto de cada uno de los cerebros anteriores.

¿Ustedes qué piensan?

Pueden exponerlo en esta encuesta en la que hasta el momento presente no está claro si la segunda mitad de la obra de Darwin procedía del cerebro de Huxley, del de Blyth o era producto de la actividad combinada del  cerebro de varios autores .

La imagen procede de El dato duro.

Etiquetas:

Leer para comprender: jeroglífico a la vista

 

El típico comentario anónimo a una entrada reciente del blog los fallos de Darwin, insultaba al autor del blog diciendo,  entre otras cosas más burdas,  que no había leído El Origen de las Especies. La respuesta, en el siguiente comentario,  venía a poner las cosas en su sitio, demostrando que era el anónimo autor del primero (el burdo) quien no había leído; o lo que es igual o peor, es decir que, de haberlo hecho, no habría comprendido.  Y es que,  lo importante no es leer, estar leyendo o haber leído.  La lectura no es un fin en sí misma. Se lee para comprender.

La relación con  una obra no acaba cuando, satisfechos, hemos reproducido verbal, mentalmente o de alguna otra manera, los caracteres que la componen. Por el contrario, acaba con la comprensión de la obra, y por tanto, no siempre tiene un fin próximo.

Por eso es prácticamente inútil decir si alguien ha leído o no ha leído algo.  Tal información carece de interés, a no ser que nos estemos refiriendo a algo tan puntual como la noticia de un periódico, una nota necrológica o la reseña de una competición deportiva.  Hablando de textos de más calado, la historia es diferente. El texto se torna jeroglífico y aumenta el riesgo de lectura sin  aprovechamiento.  Peor que no haber leído, deviene entonces el haber leído no habiendo comprendido. Pensar que el significado del jeroglífico se reduce a la libre expresión de  su contenido: pájaro, linea quebrada, ojo, serpiente pájaro. Y ya está.  Empero, la experiencia demuestra que la lectura rápida de un jeroglífico, mediante la directa interpretación de sus figuras, no siempre resulta en su solución. Lo mismo puede ocurrir con otros textos que, más que lectura rápida, requieren análisis meticuloso.

Para subsanar estas dificultades, por mi parte estoy llevando a cabo una lectura muy lenta de El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas favorecidas en la lucha por la vida.

Ya he leído el historical sketch y también traje por aquí las conclusiones de la lectura del primer párrafo de la introduccción y pronto me dispongo a hacer lo propio con el segundo. Para que esta tarea tenga aprovechamiento, propongo un juego consistente en tomar este segundo párrafo como un jeroglífico e intentar resolverlo.  Antes permítanme tres o cuatro preguntas sencillas:

 

1. ¿Alguno de ustedes ha leído este segundo párrafo?, ¿Alguien lo ha comprendido?

2.  ¿Qué ocurriría si lo pusiéramos en primer lugar, o más aún si lo aislásemos del resto de la obra?

3. ¿Piensan ustedes que es posible que una obra seria y rigurosa pueda empezar de esta guisa, o tan siquiera contener este batiburrillo?:

My work is now nearly finished; but as it will take me two or three more years to complete it, and as my health is far from strong, I have been urged to publish this Abstract. I have more especially been induced to do this, as Mr. Wallace, who is now studying the [2]natural history of the Malay archipelago, has arrived at almost exactly the same general conclusions that I have on the origin of species. Last year he sent me a memoir on this subject, with a request that I would forward it to Sir Charles Lyell, who sent it to the Linnean Society, and it is published in the third volume of the Journal of that Society. Sir C. Lyell and Dr. Hooker, who both knew of my work—the latter having read my sketch of 1844—honoured me by thinking it advisable to publish, with Mr. Wallace’ excellent memoir, some brief extracts from my manuscripts.

Que traduzco:

Mi trabajo está casi terminado, pero como me llevará dos o tres años completarlo, y como mi salud está lejos de ser fuerte, se me ha instado a publicar este resumen. He sido inducido a hacer esto más especialmente, porque el señor Wallace, que ahora está estudiando la historia natural del Archipiélago Malayo, ha llegado a casi exactamente a las mismas conclusiones generales que yo sobre el origen de las especies. El año pasado me envió un libro de memorias sobre este tema, con el ruego de que lo enviase a Sir Charles Lyell, quien lo envió a la Linnean Society y está publicado en el tercer volumen de la revista de esa sociedad. Sir C. Lyell y el doctor Hooker, que conocían de mi trabajo-el segundo después de haber leído mi bosquejo de 1844, me honraron al pensar conveniente dar a conocer, con la excelente memoria de Mr. Wallace, algunos breves extractos de mis manuscritos.

 

Yo, francamente creo que no se debería publicar algo así . No solamente es perjudicial empezar obra alguna de esta guisa sino que tampoco parece apropiado publicar este párrafo en medio de otros. El párrafo indica confusión, ambigüedad, como si su autor ocultase algo ………….

 

Imagen de arqueoegipto.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Empezando con cierta dificultad: primer párrafo de El Origen de las Especies

 

En nueve párrafos,  nueve,  despacha Darwin la introducción a su obra capital On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life.  Pocos son nueve párrafos. Sí, pocos, más no carentes de dificultades como algunos de sus lectores han hecho ver desde hace ciento cincuenta y dos años. Veamos algunas de estas dificultades que comienzan, como no, en la primera frase del primer párrafo.

Primera frase que si en la primera edición, decía:

When on board H.M.S. ‘Beagle,’ as naturalist, I was much struck with certain facts in the distribution of the inhabitants of  South America, and in the geological relations of the present to the past inhabitants of that continent.

En ediciones siguientes, a partir de la tercera de 1860,  pasa a decir:

When on board H.M.S. ‘Beagle,’ as naturalist, I was much struck with certain facts in the distribution of the organic beings inhabiting South America, and in the geological relations of the present to the past inhabitants of that continent.

Seguramente la corrección del autor tiene que ver con la crítica realizada desde un artículo anónimo  en The Edinburgh Journal de Abril de 1860 (páginas 487-532) y atribuido a Richard Owen (1804-1894),  prestigioso paleontólogo que tuvo un importante papel en la fundación del Museo de Historia Natural de Londres. El artículo indicaba:

¿Qué hay, nos preguntamos, al cerrar el libro para reflexionar sobre este párrafo, -qué puede haber en los habitantes, suponemos que se refiere a los aborígenes de América del Sur, o en su distribución en ese continente, que pueda sugerir a cualquiera que el hombre pueda ser un mono transformado, o para arrojar alguna luz sobre el origen de la especie humana o de otro tipo? ……………………..

Y más adelante:

(más…)

Etiquetas: ,

Una multitud de dificultades se le habrá ocurrido al lector mucho antes de haber llegado a esta parte de mi trabajo

 

Long before having arrived at this part of my work, a crowd of difficulties will have occurred to the reader.

Mucho antes de haber llegado a esta parte de mi trabajo, una multitud de dificultades se le habrán ocurrido al lector.

 

 

Some of them are so grave that to this day I can never reflect on them without being staggered; but, to the best of my judgment, the greater number are only apparent, and those that are real are not, I think, fatal to my theory.

 

Algunas de ellas son tan graves que, hasta hoy, no puedo reflexionar sobre ellas sin titubeo, pero, a lo mejor de mi juicio, el mayor número de ellas son sólo aparentes, y las que son reales no son, creo, fatales para mi teoría.

 

 

These difficulties and objections may be classed under the following heads:—Firstly, why, if species have descended from other species by insensibly fine gradations, do we not everywhere see innumerable transitional forms? Why is not all nature in confusion instead of the species being, as we see them, well defined?

 

Estas dificultades y objeciones pueden clasificarse en los siguientes tipos:-En primer lugar, ¿por qué, si las especies han descendido de otras especies por gradaciones insensiblemente finas, no se ven por todas partes innumerables formas de transición? ¿Por qué no está toda la naturaleza confusa, en lugar de las especies, como las vemos, bien definidas?

 

Secondly, is it possible that an animal having, for instance, the structure and habits of a bat, could have been formed by the modification of some animal with wholly different habits? Can we believe that natural selection could produce, on the one hand, organs of trifling importance, such as the tail of a giraffe, which serves as a fly-flapper, and, on the other hand, organs of [172]such wonderful structure, as the eye, of which we hardly as yet fully understand the inimitable perfection?

 

En segundo lugar, es posible que un animal que tiene, por ejemplo, la estructura y las costumbres de un murciélago, pudiera haberse formado por la modificación de un animal con hábitos totalmente diferentes? ¿Podemos creer que la selección natural podría producir, por una parte, órganos de escasa importancia,
tales como la cola de una jirafa, que sirve como espanta-moscas, y, por por otra parte, órganos de [172] tan maravillosa estructura, tales como el ojo, de los cuales apenas entendemos plenamente la perfección inimitable?

 

 

Thirdly, can instincts be acquired and modified through natural selection? What shall we say to so marvellous an instinct as that which leads the bee to make cells, which has practically anticipated the discoveries of profound mathematicians?

 

En tercer lugar, pueden los  instintos adquirirse y modificarse por selección natural? ¿Qué vamos a decir de un instinto tan maravilloso como el que lleva la abeja para hacer las celdas, que prácticamente se ha anticipado a los descubrimientos de matemáticos profundos?

 

Fourthly, how can we account for species, when crossed, being sterile and producing sterile offspring, whereas, when varieties are crossed, their fertility is unimpaired?

En cuarto lugar, ¿cómo podemos explicar que cuando se cruzan las especies son estériles y producen descendencia estéril, mientras que, cuando se cruzan las variedades, la fertilidad no se ve afectada?

 

Las imágenes 1, 2, 3 y 5 proceden del calendario Nature’s Hidden Secrets, de Cell signalling para 2009, cuyo PDF se encuentra en la red.  La imagen 4 es de treknature. La 6 de faqs. org. Hay más  “dificultades”, por ejemplo aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. También en el Diccionario de Neolengua, en las entradas para Tettiigonidae y otras.

Los párrafos del texto proceden de El Origen de las Especies.  Sexta edición en Proyecto Gutenberg.

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

Charles Darwin, o el origen de la máquina incapaz de distinguir

 

 

Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus

 

Así termina la novela El nombre de la rosa, de Umberto Eco: permanece el nombre de la rosa prístina, lo que tenemos son las palabras desnudas, única vía para entendernos y comprender al mundo. Curiosamente, en estos
tiempos en los que la Ciencia pone todo su empeño en la aplicación y la rentabilidad de sus resultados es cuando se demuestra que nada hay más útil que una refl exión acerca de las palabras y su uso en el lenguaje; reflexión
que ha de contener una crítica abierta y que, so pena de parecer a veces testaruda o en exceso meticulosa, tendrá como objetivo cuidar con esmero las palabras buscando su corrección. Paradójicamente, en tiempos de una
ciencia institucionalizada y mercantilizada presenciamos el resurgir de uno de los principales y más antiguos objetivos de la Ciencia con mayúsculas: el de proporcionar una limpia y cuidadosa descripción de la naturaleza y
del mundo, o dicho de manera ya encarnizada y en una o dos palabras: precisión, rigor.

Entre las facultades del lenguaje, algunas misteriosas y otras aún desconocidas, no es la menor la que consiste en ser herramienta para la propia depuración, puesta a punto y cuidado de sí mismo y de sus palabras. No en vano Wittgenstein indicaba que el fi lósofo es un jardinero del lenguaje, y Heidegger vino a decir que el asunto que concierne a la filosofía es el de preservar el poder de las palabras más elementales a través de las cuales el
ser humano se expresa.

Comencemos con la propia palabra “Ciencia”…….

 

Este es el comienzo de un artículo titulado “Charles Darwin, o el origen de la máquina incapaz de distinguir”, publicado en Despalabro V, 2011. El PDF completo del artículo se encuentra en Digital CSIC .  Hacer click aquí para leerlo.

 

Imagen de Vita Nova

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , , ,

Comer azúcar o ¿por qué la gente se queda satisfecha con la explicación de la Selección Natural?

Recibo una información interesante acerca de la peligrosa costumbre de comer azúcar. Por lo visto es habitual en nuestro entorno que una persona consuma como promedio 1.3 kilos de azúcar al día:  una peligrosa costumbre que conlleva elevados riesgos de obesidad, diabetes, enfermedades coronarias y otras y, no obstante, la sensación puede ser la de estar bien alimentado; o, al menos, de estar alimentado.

Algo semejante ocurre con las pseudo-explicaciones científicas, por ejemplo la Selección Natural.  Desde su blog Los Fallos de Darwin, Platypus está de acuerdo en que el principal problema de Darwin es el concepto de Selección Natural.  Por esto me pregunta:

¿por qué la gente se queda satisfecha con la explicación de la SN?

Con determinadas explicaciones ocurre algo semejante a lo que pasa con el azúcar en la dieta.  Crean una sensación (de alimentación, de satisfacción), cuando en realidad pueden estar provocando algo distinto (enfermedad, manipulación mental).

En lo que atañe al lenguaje en general, ya sabemos que su control es muy importante y por eso, tanto en la ficción como en la realidad, desde el poder se promueven diccionarios y enciclopedias.  El fenómeno lo describió Orwell en su novela 1984, cuyo protagonista Winston Smith, trabaja en el Departamento de Registro del Ministerio de la Verdad, responsable entre otras tareas de la elaboración del diccionario de Neolengua; porque, no olvidemos que:

Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado

La misma cuestión en el campo de la realidad, en el cual estaba inspirada la obra de Orwell,  la ha tratado Herbert Marcuse en su obra  “One dimensional man”.  Algunos de sus párrafos son muy ilustradores  al respecto.  Por ejemplo:

Las tendencias dominantes del habla, que niegan estas distinciones, son expresión de los cambios en los modos de pensamiento discutidos en los capítulos anteriores: el lenguaje funcionalizado, contraído y unificado es el lenguaje del pensamiento unidimensional. Para ilustrar esta novedad, lo compararé brevemente con una clásica filosofía de la gramática que trasciende el universo del comportamiento y relaciona las categorías lingüísticas con las ontológicas.

Y también:

He aludido a la filosofía de la gramática para mostrar el grado en el que las contracciones lingüísticas indican una contracción del pensamiento que, a su vez, ellas fortalecen y promueven. La insistencia en los elementos filosóficos en la gramática, o en la relación entre el “sujeto” gramatical, lógico y ontológico señala los contenidos que son suprimidos en el lenguaje funcional, eliminados de la expresión y la comunicación. La contracción del concepto en imágenes fijas; el desarrollo detenido en fórmulas hipnóticas que se auto-validan; la inmunidad contra la contradicción; la identificación de las cosas (y de las personas) con su función: estas tendencias revelan a la mente unidimensional en el idioma que habla.

O así mismo:

Si la conducta lingüística impide el desarrollo conceptual, si se opone a la abstracción y la mediación, si se rinde a los hechos inmediatos, rechaza el reconocimiento de los factores detrás de los hechos, y por lo tanto rechaza el reconocimiento de los hechos, y de su contenido histórico. En y para la sociedad, esta organización del discurso funcional es de importancia vital, sirve como vehículo de coordinación y subordinación. El lenguaje unificado y funcional es un lenguaje irreconciliablemente anti-crítico y anti-dialéctico. En él, la racionalidad operacional y behaviorista absorbe los elementos trascendentes, los negativos, y de oposición a la razón.

……………………………………………

El lenguaje cerrado no demuestra ni  explica: comunica decisiones, fallos, órdenes. Cuando define, la definición se convierte en ” separación de lo bueno y lo malo”, establece lo que es correcto y lo equivocado sin permitir dudas, y un valor como justificación de otro. Se mueve por medio de tautologías, pero las tautologías son frases terriblemente eficaces. Expresan el juicio de una “forma prejuzgada”, pronuncian condenas. Por ejemplo, el “contenido objetivo”, es decir, la definición de términos como” desviacionista “,” revisionista “, es la de un código penal, y este tipo de validación hace nacer una conciencia para la que el lenguaje de los poderes fácticos es el lenguaje de la verdad [24].

…………………………………………………..

Este lenguaje controla mediante la reducción de las formas lingüísticas y los símbolos de reflexión, abstracción, desarrollo, contradicción, sustituyendo los conceptos por imágenes

Por todo esto, el lenguaje de Darwin es ejemplo de lenguaje cerrado, contraído, funcionalizado. Inmune a toda contradicción. Como consecuencia de todo ello la Selección Natural es una poderosa imagen, sí. Pero una imagen anticientífica. Un fantasma semántico.

Bibliografía

One dimensional man. Herbert Marcuse. 1964. El enlace lleva directamente al capítulo 4, de interesante lectura.

Versión española de Antonio Elorza para RBA Proyectos Editoriales. Planeta D’Agostini. Barcelona.

Imagen tomada del blog Cambia el mundo despierta. Entrada  Azúcar, epidemia mundial

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , , , , , , , ,

La pesadilla de Darwin (Darwin’s nightmare)

And as natural selection works solely by and for the good of each being, all corporeal and mental endowments will tend to progress towards perfection.


Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube
Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,