Posts etiquetados con ‘fantasma semántico’

Muchos ejemplos de botánica y algunas dudas importantes en el párrafo tricentésimo trigésimo séptimo de El Origen de las Especies

 

La botánica altamente especializada (es decir, propia de un botánico) sigue durante estos párrafos con la finalidad curiosa de mostrar ejemplos.  Ejemplos de qué, nos preguntamos.  Lejos de venir a apoyar ninguna selección natural, todos estos ejemplos vienen a ignorarla.  La observación de la naturaleza demuestra quee la selección natural no existe.

La conclusión es pasmosa:

En estos diferentes casos -excepto en el de las florecillas periféricas muy desarrolladas, que son de utilidad por hacer las flores muy visibles para los insectos- la selección natural, hasta donde nosotros podemos juzgar, no ha podido entrar en juego, o lo ha hecho sólo de un modo completamente secundario. Todas estas modificaciones resultan de la posición relativa y acción mutua de las partes, y apenas puede dudarse que si todas las flores y hojas de la planta hubiesen estado sometidas a las mismas condiciones externas e internas que lo están las flores y hojas en determinadas posiciones, todas se habrían modificado de la misma manera.

 

Pero….¿Que significa que la selección natural haya podido entrar en juego de modo secundario?  Sin duda la apreciación tiene un gran valor y significa que la selección natural sólo actúa en la imaginación. Del autor y del lector. Es un ente de ficción.

 

337

 

It is so necessary to appreciate the important effects of the laws of growth, that I will give some additional cases of another kind, namely of differences in the same part or organ, due to differences in relative position on the same plant. In the Spanish chestnut, and in certain fir-trees, the angles of divergence of the leaves differ, according to Schacht, in the nearly horizontal and in the upright branches. In the common rue and some other plants, one flower, usually the central or terminal one, opens first, and has five sepals and petals, and five divisions to the ovarium; while all the other flowers on the plant are tetramerous. In the British Adoxa the uppermost flower generally has two calyx-lobes with the other organs tetramerous, while the surrounding flowers generally have three calyx-lobes with the other organs pentamerous. In many Compositae and Umbelliferae (and in some other plants) the circumferential flowers have their corollas much more developed than those of the centre; and this seems often connected with the abortion of the reproductive organs. It is a more curious fact, previously referred to, that the achenes or seeds of the circumference and centre sometimes differ greatly in form, colour and other characters. In Carthamus and some other Compositae the central achenes alone are furnished with a pappus; and in Hyoseris the same head yields achenes of three different forms. In certain Umbelliferae the exterior seeds, according to Tausch, are orthospermous, and the central one coelospermous, and this is a character which was considered by De Candolle to be in other species of the highest systematic importance. Professor Braun mentions a Fumariaceous genus, in which the flowers in the lower part of the spike bear oval, ribbed, one-seeded nutlets; and in the upper part of the spike, lanceolate, two-valved and two-seeded siliques. In these several cases, with the exception of that of the well-developed ray-florets, which are of service in making the flowers conspicuous to insects, natural selection cannot, as far as we can judge, have come into play, or only in a quite subordinate manner. All these modifications follow from the relative position and inter-action of the parts; and it can hardly be doubted that if all the flowers and leaves on the same plant had been subjected to the same external and internal condition, as are the flowers and leaves in certain positions, all would have been modified in the same manner.

 

Es tan necesario apreciar los importantes efectos de las leyes de crecimiento, que citaré algunos casos más de otra naturaleza, o sea, de diferencias entre las mismas partes u órganos, debidas a diferencias en sus posiciones relativas en la misma planta. En el castaño común y en ciertos abetos, según Schacht, los ángulos de divergencia de las hojas son diferentes en las ramas casi horizontales y en las verticales. En la ruda común y algunas otras plantas, una flor -por lo común la central o terminal- se abre primero, y tiene cinco sépalos y pétalos y cinco divisiones en el ovario, mientras que todas las otras flores de la planta son tetrámeras. En la Adoxa inglesa, la flor superior tiene generalmente el cáliz bilobado y los otros órganos tetrámeros, mientras que las flores que la rodean tienen, por lo común, el cáliz trilobado y los otros órganos pentámeros. En muchas compuestas y umbelíferas -y en algunas otras plantas-, las flores periféricas tienen sus corolas mucho más desarrolladas que las del centro, y esto parece relacionado con frecuencia con el aborto de los órganos reproductores. Es un hecho muy curioso, señalado ya, que los aquenios o simientes de la circunferencia se diferencian, a veces mucho, de los del centro en forma, color y otros caracteres. En Carthamus y en algunas otras compuestas, los aquenios centrales solos están provistos de vilano, y en Hyoseris, la misma inflorescencia produce aquenios de tres formas diferentes. En ciertas umbelíferas, los frutos exteriores, según Tausch, son ortospermos y el central celospermo, y éste es un carácter que había sido considerado por De Candolle, en otras especies, como de la mayor importancia sistemática. El profesor Braun menciona un género de fumariáceas en el que las flores de la parte inferior de la espiga producen como nuececillas ovales con una sola semilla, y en la parte superior de la espiga, silicuas lanceoladas de dos valvas y con dos semillas. En estos diferentes casos -excepto en el de las florecillas periféricas muy desarrolladas, que son de utilidad por hacer las flores muy visibles para los insectos- la selección natural, hasta donde nosotros podemos juzgar, no ha podido entrar en juego, o lo ha hecho sólo de un modo completamente secundario. Todas estas modificaciones resultan de la posición relativa y acción mutua de las partes, y apenas puede dudarse que si todas las flores y hojas de la planta hubiesen estado sometidas a las mismas condiciones externas e internas que lo están las flores y hojas en determinadas posiciones, todas se habrían modificado de la misma manera.

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: ,

No hay diferencia entre raza, variedad y especie en el párrafo tricentésimo vigésimo noveno de El Origen de las Especies

 

El autor se ha creído que en la naturaleza todo es obra de la selección natural. La selección natural explicará ni más ni menos que lo que sus creyentes quieran y dejará de explicar todo aquello que los creyentes no quieran. Hay algo inquietante en esta arbitrariedad que consiste en dar tanta importancia a una construcción artificial, a un fantasma semántico,….. Esto permite al autor explicar la transformación de las especies por exactamente los mismos mecanismos que dan lugar a las variedades. Esto permite explicar todo como han hecho ver algunos de sus críticos……….Eden Murray:

 

Esto es lo que realmente quiero significar cuando la llamo tautológica…..Puede ciertamente explicar cualquier cosa

 

 

 

 

 

 329

 

Bronn also insists that distinct species never differ from each other in single characters, but in many parts; and he asks, how it always comes that many parts of the organisation should have been modified at the same time through variation and natural selection? But there is no necessity for supposing that all the parts of any being have been simultaneously modified. The most striking modifications, excellently adapted for some purpose, might, as was formerly remarked, be acquired by successive variations, if slight, first in one part and then in another; and as they would be transmitted all together, they would appear to us as if they had been simultaneously developed. The best answer, however, to the above objection is afforded by those domestic races which have been modified, chiefly through man’s power of selection, for some special purpose. Look at the race and dray-horse, or at the greyhound and mastiff. Their whole frames, and even their mental characteristics, have been modified; but if we could trace each step in the history of their transformation—and the latter steps can be traced—we should not see great and simultaneous changes, but first one part and then another slightly modified and improved. Even when selection has been applied by man to some one character alone—of which our cultivated plants offer the best instances—it will invariably be found that although this one part, whether it be the flower, fruit, or leaves, has been greatly changed, almost all the other parts have been slightly modified. This may be attributed partly to the principle of correlated growth, and partly to so-called spontaneous variation.

 

Bronn insiste también en que las especies distintas no difieren nunca entre sí por un solo carácter, sino en muchas partes, y pregunta cómo ocurre siempre que muchas partes del organismo se tengan que haber modificado al mismo tiempo por variación y selección natural. Pero no hay necesidad de suponer que todas las partes de un ser se han modificado simultáneamente. Las modificaciones más llamativas, excelentemente adaptadas a algún fin, pudieron ser adquiridas, como se indicó anteriormente, por variaciones sucesivas, aunque fuesen ligeras, primero en una parte y luego en otra; y corno han de transmitirse todas juntas, nos tienen que parecer como si se hubiesen desarrollado simultáneamente. La mejor respuesta, sin embargo, a la objeción precedente la proporcionan las razas domésticas, que han sido modificadas principalmente por el poder de selección del hombre para algún fin especial. Consideremos el caballo de carreras y el de tiro, el galgo y el mastín. Toda su constitución y hasta sus características mentales se han modificado; pero, si pudiésemos seguir todos los pasos de la historia de su transformación -y los últimos pasos pueden ser seguidos-, no veríamos cambios grandes y simultáneos, sino primero una parte y luego otra, ligeramente modificadas y perfeccionadas. Aun cuando la selección ha sido aplicada por el hombre a un carácter sólo -de lo que nuestras plantas cultivadas ofrecen los mejores ejemplos- se encontrará invariablemente que, si bien esta parte, ya sea la flor, el fruto o las hojas, ha cambiado grandemente, casi todas las otras se han modificado un poco. Esto puede atribuirse, en parte, al principio de la correlación de crecimiento, y, en parte, a la llamada variación espontánea.

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

Etiquetas: , ,

La Selección Natural y otros fantasmas semánticos: Dejarse hablar en la Casa de las Conchas

 

El próximo  jueves, 13 de junio,  en la serie de debates públicos titulada Dejarse hablar en la Biblioteca Pública de la  Casa de las Conchas en Salamanca se presentará el tema :

 

La Selección Natural y otros Fantasmas semánticos

 

Los fantasmas semánticos (oxímoron, contradictio in adiecto, contradictio in terminis)  son expresiones contradictorias en sí mismas.   Frecuentes en la poesía, estos recursos son peligrosos en otras disciplinas y pueden generar gran confusión en la ciencia.

Si el lenguaje sirve para entender el mundo, la aparición súbita de un fantasma semántico puede resultar en una situación de  caos.  El discurso pierde su rumbo y la conversación toma derroteros inesperados. No en vano estas construcciones se emplean en técnicas de hipnosis.

En su premonitoria novela 1984, Orwell presenta al Diccionario de Neolengua como herramienta del poder  para controlar el pensamiento de sus súbditos.  El Diccionario de Neolengua fue una correcta predicción  de  la omnipresente Wikipedia. Así como algunos términos del Diccionario de Neolengua son fantasmas semánticos (crimental, doblepensar, negroblanco….), tanbién muchos de los términos de Wikipedia son asimismo fantasmas semánticos (selección natural).  Tanto en la ficción como en la realidad el poder  siempre ha deseado tener súbditos sumisos y obedientes, es decir,  entontecidos. No en vano Northrop Frye dijo:

Hay una sola manera de degradar permanentemente a la humanidad, y ésta es destruir el lenguaje

La  presentación en la Casa de las Conchas tratará sobre La Selección Natural y otros Fantasmas Semánticos.

 

El jueves, 13 de junio a las ocho de la tarde.

 

Lectura aconsejada:

 Manual para detectar la impostura científica: Examen del libro de Darwin por Flourens. Digital CSIC, 2013. 225 páginas.

 

Etiquetas: , ,

Juegos de palabras con y sin la selección natural en el párrafo ducentésimo vigésimo segundo de El Origen de las Especies

Cuando la clienta de la empresa de correo quiere enviar sus efectos personales a Pehuajó, el empleado le pregunta qué transporte va a elegir. ” Voy a elegir ahora mismo”, dice ella. “Toda elección se hace ahora. No hay elecciones pasadas ni futuras…”, contesta él.

 

Julio Cortázar

“Nada a Pehuajó”

 

Dice este breve párrafo:

 

Thus, as I believe, natural selection will tend in the long run to reduce any part of the organisation, as soon as it becomes, through changed habits, superfluous, without by any means causing some other part to be largely developed in a corresponding degree. And conversely, that natural selection may perfectly well succeed in largely developing an organ without requiring as a necessary compensation the reduction of some adjoining part.

 

De este modo, a mi parecer, la selección natural tenderá, a la larga, a reducir cualquier parte del organismo tan pronto como llegue a ser superflua por el cambio de costumbres, sin que, en modo alguno, sea esto causa de que otro órgano se desarrolle mucho en la proporción correspondiente, y recíprocamente, la selección natural puede perfectamente conseguir que se desarrolle mucho un órgano sin exigir como compensación necesaria la reducción de ninguna parte contigua.

 

Pero podría decir lo mismo sin mentar a la SN. Así quedaría:

 

Thus, as I believe, any part of the organisation may be reduced, as soon as it becomes, through changed habits, superfluous, without by any means causing some other part to be largely developed in a corresponding degree. And conversely, an organ may perfectly well develop without requiring as a necessary compensation the reduction of some adjoining part.

 

De este modo, pude reducirse cualquier parte del organismo tan pronto como llegue a ser superflua por el cambio de costumbres, sin que, en modo alguno, sea esto causa de que otro órgano se desarrolle mucho en la proporción correspondiente, y recíprocamente, puede desarrollarse mucho un órgano sin exigir como compensación necesaria la reducción de ninguna parte contigua.

 

Y entonces estaríamos, como de costumbre mencionando la obra de Lamarck . ¿Recuerdan?

 

« Dans tout animal qui n’a point dépassé le terme de ses développements, l’emploi plus fréquent et soutenu d’un organe quelconque fortifie peu à peu cet organe, le développe, l’agrandit et lui donne une puissance proportionnée à la durée de cet emploi, tandis que le défaut constant d’usage de tel organe l’affaiblit insensiblement, le détériore, diminue progressivement ses facultés et finit par le faire disparaître. » JB Lamarck.  Première Loi. Chap VII: première partie. Philosophie zoologique

 

 

222.

 

Thus, as I believe, natural selection will tend in the long run to reduce any part of the organisation, as soon as it becomes, through changed habits, superfluous, without by any means causing some other part to be largely developed in a corresponding degree. And conversely, that natural selection may perfectly well succeed in largely developing an organ without requiring as a necessary compensation the reduction of some adjoining part.

 

De este modo, a mi parecer, la selección natural tenderá, a la larga, a reducir cualquier parte del organismo tan pronto como llegue a ser superflua por el cambio de costumbres, sin que, en modo alguno, sea esto causa de que otro órgano se desarrolle mucho en la proporción correspondiente, y recíprocamente, la selección natural puede perfectamente conseguir que se desarrolle mucho un órgano sin exigir como compensación necesaria la reducción de ninguna parte contigua.

 

Imágen: ilustración de Alfredo d’Ippolito para “Nada a Pehuajó” de Julio Cortázar.

Etiquetas: , ,

Se resuelve una disputa: victoria del fantasma semántico en el párrafo ducentésimo décimo tercero de El Origen de las Especies

 

Nos encontramos a día veintiocho de diciembre, festividad de los Santos Inocentes.  En tal fecha suele ser costumbre hacer bromas, engañar, tomar el pelo al prójimo. Buen momento para leer el párrafo ducentésimo décimo tercero de OSMNS. Corto más intenso:

213

On the whole, we may conclude that habit, or use and disuse, have, in some cases, played a considerable part in the modification of the constitution and structure; but that the effects have often been largely combined with, and sometimes overmastered by, the natural selection of innate variations.

 

En general, podemos sacar la conclusión de que el hábito, o sea el uso y desuso, ha representado en algunos casos papel importante en la modificación de la constitución y estructura, pero que sus efectos con frecuencia se han combinado ampliamente con la selección natural de variaciones congénitas, y algunas veces han sido dominados por ella.

******************************************************************************

De nuevo es cierta una cosa y su contraria, y sobre todo, triunfa la selección natural, reina de la ambigüedad.

 

En definitiva, vuelta a Lamarck, lo demás sobra:

 

« Dans tout animal qui n’a point dépassé le terme de ses développements, l’emploi plus fréquent et soutenu d’un organe quelconque fortifie peu à peu cet organe, le développe, l’agrandit et lui donne une puissance proportionnée à la durée de cet emploi, tandis que le défaut constant d’usage de tel organe l’affaiblit insensiblement, le détériore, diminue progressivement ses facultés et finit par le faire disparaître. » JB Lamarck.  Première Loi. Chap VII: première partie. Philosophie zoologique.

 

 

Etiquetas:

Mamíferos ciegos copiados de Lamarck en el párrafo ducentésimo séptimo de El Origen de las Especies

207.

 

The eyes of moles and of some burrowing rodents are rudimentary in size, and in some cases are quite covered by skin and fur. This state of the eyes is probably due to gradual reduction from disuse, but aided perhaps by natural selection. In South America, a burrowing rodent, the tuco-tuco, or Ctenomys, is even more subterranean in its habits than the mole; and I was assured by a Spaniard, who had often caught them, that they were frequently blind. One which I kept alive was certainly in this condition, the cause, as appeared on dissection, having been inflammation of the nictitating membrane. As frequent inflammation of the eyes must be injurious to any animal, and as eyes are certainly not necessary to animals having subterranean habits, a reduction in their size, with the adhesion of the eyelids and growth of fur over them, might in such case be an advantage; and if so, natural selection would aid the effects of disuse.

 

Los ojos de los topos y de algunos roedores minadores son rudimentarios por su tamaño, y en algunos casos están por completo cubiertos por piel y pelos. Este estado de los ojos se debe probablemente a reducción gradual por desuso, aunque ayudada quizá por selección natural. En América del Sur, un roedor minador, el tuco-tuco, o Ctenomys, es en sus costumbres aún más subterráneo que el topo, y me aseguró un español, que los había cazado muchas veces, que con frecuencia eran ciegos. Un ejemplar que conservé vivo se encontraba positivamente en este estado, habiendo sido la causa, según se vio en la disección, la inflamación de la membrana nictitante. Como la inflamación frecuente de los ojos tiene que ser perjudicial a cualquier animal, y como los ojos, seguramente, no son necesarios a los animales que tienen costumbres subterráneas, una reducción en el tamaño, unida a la adherencia de los párpados y al crecimiento de pelo sobre ellos, pudo en este caso ser una ventaja, y, si es así, la selección natural ayudaría a los efectos del desuso.

******************************************************************************************************+

El desuso acaba por hacer desaparecer los ojos de algunos mamíferos.  El topo es un buen ejemplo tomado literalmente de la Phylosophie Zoologique de Lamarck  (Premiere partie chap. VII). Para disimular el plagio, al igual que hizo con los patos,  ahora el autor debe poner su firma, añadir un detalle de su cosecha original. Añade en lugar de uno, dos: Uno inútil:  la selección natural. Otro puramente ornamental: el Ctenomys.

La siguiente frase:

 

This state of the eyes is probably due to gradual reduction from disuse, but aided perhaps by natural selection

 

Gana en claridad si la cortamos por la mitad:

 

This state of the eyes is probably due to gradual reduction from disuse

 

En cualquier caso, el cambio no da lugar a una nueva especie.

 

Imagen de Faunaparaguay

Etiquetas: , , ,

Cualquier cosa y su contraria, todo es compatible con la selección natural en el párrafo ducentésimo sexto de El Origen de las Especies

 

206.

 

The insects in Madeira which are not ground-feeders, and which, as certain flower-feeding coleoptera and lepidoptera, must habitually use their wings to gain their subsistence, have, as Mr. Wollaston suspects, their wings not at all reduced, but even enlarged. This is quite compatible with the action of natural selection. For when a new insect first arrived on the island, the tendency of natural selection to enlarge or to reduce the wings, would depend on whether a greater number of individuals were saved by successfully battling with the winds, or by giving up the attempt and rarely or never flying. As with mariners shipwrecked near a coast, it would have been better for the good swimmers if they had been able to swim still further, whereas it would have been better for the bad swimmers if they had not been able to swim at all and had stuck to the wreck.

 

Los insectos de la isla de la Madera que no encuentran su alimento en el suelo y que, como ciertos coleópteros y lepidópteros que se alimentan de las flores, tienen que usar habitualmente sus alas para conseguir su sustento, según sospecha míster Wollaston, no tienen sus alas en modo alguno reducidas, sino incluso más desarrolladas. Esto es perfectamente compatible con la selección natural, pues cuando un nuevo insecto llegó por vez primera a una isla, la tendencia de la selección natural a desarrollar o reducir las alas dependería de que se salvase un número mayor de individuos luchando felizmente con los vientos, o desistiendo de intentarlo y volando raras veces o nunca. Es lo que ocurre con los marineros que naufragan cerca de una casta: habría sido mejor para los buenos nadadores el haber podido nadar todavía más, mientras que habría sido mejor para los malos nadadores el que no hubiesen sabido nadar en absoluto y se hubiesen agarrado tenazmente a los restos del naufragio.

Al parecer, el viento arrastra a los escarabajos hacia el mar y en respuesta los que no pueden volar, sobreviven. Pero también sobreviven los que vuelan lo suficientemente bien como para compensar la acción del viento. Todo ello son especulaciones sin prueba alguna. Ninguna observación del autor ni referencia adecuada vienen en su apoyo. Por si fuera poco, dichas especulaciones también puede explicarse perfectamente sin tener en cuenta a la selección natural, un fantasma semántico. Flatus vocis.

Etiquetas: , ,

Encerrados en una trampa, no podemos resolver la minima disyuntiva en la que intervenga un fantasma semántico en el párrafo ducentésimo de El Origen de las Especies

 

El párrafo es claro e ilustrativo como pocos lo son en la presente obra:

 

When a variation is of the slightest use to any being, we cannot tell how much to attribute to the accumulative action of natural selection, and how much to the definite action of the conditions of life.

 

Cuando una variación ofrece la más pequeña utilidad a un ser cualquiera, no podemos decir cuánto hay que atribuir a la acción acumuladora de la selección natural y cuánto a la acción definida de las condiciones de vida.

 

¿Cómo que no? Podemos distinguir y además perfectamente.  Así lo primero que distinguimos es que esta disyuntiva es falsa y viene aquí a reemplazar a otra.  Dos párrafos antes,  la disyuntiva no era entre la selección natural y la acción definida de las condiciones de vida. Por el contrario la disyuntiva era entre la naturaleza del organismo -que, de los dos, es el más importante- y la naturaleza de las condiciones de vida (ver párrafo 198). La selección natural no pinta nada. Nada hay que se pueda atribuir a la selección natural. Tan solo es un fantasma semántico. Un flatus vocis.

Si antes se insistía (capítulo 1 y párrafo 198) en que más importante era la naturaleza del organismo, ahora parece que no podemos decidir. El problema es que hemos sido víctimas de un atraco: Se nos ha cambiado un billete verdadero por uno falso.  Ilícitamente,  la naturaleza del organismo ha sido substituida por la selección natural y a partir de ahí estamos perdidos. Tanto podemos decir una cosa como su contraria, porque estamos utilizando una terminología ambigua. Ahora nos damos cuenta del disparate que supone utilizar un fantasma semántico como si fuese un concepto fundamental. Así, si podemos decir:

 La utilidad de una variación se acumula gracias a la selección natural

También con el mismo rigor (es decir, ninguno) decimos:

 

La utilidad de una variación se acumula gracias al efecto del ambiente

Y también, aunque quizás ahora con más acierto:

La utilidad de una variación se acumula gracias a la naturaleza del organismo

 

 

O lo que es lo mismo. En respuesta a la pregunta:

 

¿Quién puede decir qué parte de esta diferencia se deba a que los individuos mejor abrigados hayan sido favorecidos y conservados durante muchas generaciones, y qué parte a la crudeza del clima?

 

Puedo contestar:

 

1. La diferencia se debe plenamente a la dureza del clima

 

2. La diferencia se debe plenamente a que los individuos mejor abrigados han sido favorecidos

 

3. La diferencia se debe plenamente a la selección natural

 

Pero si opto por la tercera estaré perdiendo la poca información que podría conseguirse a partir de la segunda. Acumulando pruebas se procederá a elaborar una explicación. Para ello, lo primero  necesario es eliminar la Selección natural . No conviene introducir elementos arbitrarios, innecesarios e inventados en la interpretación de la naturaleza.

 

****************************************************************************************

 

200.

When a variation is of the slightest use to any being, we cannot tell how much to attribute to the accumulative action of natural selection, and how much to the definite action of the conditions of life. Thus, it is well known to furriers that animals of the same species have thicker and better fur the further north they live; but who can tell how much of this difference may be due to the warmest-clad individuals having been favoured and preserved during many generations, and how much to the action of the severe climate? For it would appear that climate has some direct action on the hair of our domestic quadrupeds.

Cuando una variación ofrece la más pequeña utilidad a un ser cualquiera, no podemos decir cuánto hay que atribuir a la acción acumuladora de la selección natural y cuánto a la acción definida de las condiciones de vida. Así, es bien conocido de los peleteros que animales de una misma especie tienen un pelaje más abundante y mejor cuanto más al Norte viven; pero ¿quién puede decir qué parte de esta diferencia se deba a que los individuos mejor abrigados hayan sido favorecidos y conservados durante muchas generaciones, y qué parte a la crudeza del clima? Pues parece que el clima tiene alguna acción directa sobre el pelo de nuestros cuadrúpedos domésticos.

****************************************************************************************

 

 

 

Etiquetas: ,

La selección natural o supervivencia del más apto, que no es una teoría científica, explicada con la inestimable ayuda de Franz Kafka: Resumen del capítulo cuarto de OSMNS

 

Eran sin duda contradicciones  tan evidentes  que tenían que ser intencionadas.

(Capítulo 2. El Castillo. Franz Kafka)

 

El capítulo cuarto de OSMNS, titulado la Selección Natural o la Supervivencia de los más Aptos contiene lo que podríamos esperar que iba a ser la parte central  de la obra: La Exposición de la “Teoría” que nos explique el  origen de las especies.  Porque esa y no otra es la función de toda Teoría Científica: Explicar.

Caben dos posibilidades: 1,  que la Selección Natural sea una Teoría Científica, es decir una explicación de la transformación de las especies y 2,  que no lo sea. El propio título del capítulo sugiere la segunda puesto que la Supervivencia del más Apto no explica nada. Pero para resolver la disyuntiva analizaremos con cierto detalle el capítulo.

Después de un primer capítulo dedicado a la variación en condiciones de cautividad  del que no podemos obtener información alguna en relación con la formación de especies nuevas (la vida en la granja nada tiene que ver con la naturaleza, la variación en cautividad poco o nada aporta a la evolución),  leíamos un segundo capítulo en el que la variación en la naturaleza se presentaba de modo tan limitado como miope: sin alusión alguna a Linneo ni a las categorías taxonómicas y centrándose en algunos ejemplos dudosos de especies. Aparecía así un buen ejemplo de Escritura Ideológica, que es aquella centrada en aspectos parciales de la realidad, interesadamente. El tercer capítulo, escrito con un tono autoritario estaba dedicado a la exaltación de la lucha, atemorizando al lector y dejándolo ahogado, sin posibilidad alguna de intervenir en el discurso. Tanto la Escritura Autoritaria como la Escritura Ideológica han sido descritas por múltiples autores desde tiempo inmemorial.  Pero no estamos ahora para hablar de retórica. No por ahora………..

Llegados al capítulo cuarto de OSMNS nos encontramos ahora en el momento de la verdad: exponer una teoría para explicar unos hechos cuya naturaleza todavía  no se ha indicado claramente ni se han expuesto ejemplos y que consisten ni más ni menos que en el Origen de las Especies, Misterio de los Misterios para cuya aclaración, el autor debería mostrar como indicaba aquel artículo anónimo en The Edinburgh Review, los signos del poder intelectual que se encuentran en la claridad de expresión y en la ausencia de todo término ambiguo o sin sentido. Algo diametralmente opuesto a lo que nos hemos encontrado en la lectura de este capítulo.

Si la Teoría que nos viene a explicar el origen de las especies se llama de “Selección Natural” tenemos que ver en primer lugar en qué consiste la tal Selección Natural y hasta donde llega su alcance, su poder explicatorio. En cuanto a la pregunta ¿qué es?  suponemos de entrada que es una teoría y por tanto no podrá ser otra cosa: Ni dogma, ni ley, ni metáfora ni juego de palabras, tampoco mecanismo ni proceso y mucho menos serán hechos porque el relato de unos hechos no constituye jamás teoría alguna. Pero veamos. Dejémonos sorprender porque en este capítulo encontraremos todo tipo de respuestas a dicha  pregunta. ¿Qué es pues la Selección Natural según explica el autor de este importantísimo capítulo? La Selección Natural no es una sino varias cosas distintas, independientes y lo que es peor, contradictorias. Muy contradictorias. Tanto que, como indicaba Kafka en El Castillo, semejantes contradicciones han de ser intencionadas. Veámoslas puntualmente:

 

1.      Principio. Ya en el primer párrafo sorprende encontrar que el autor se refiere a la selección natural como principio, el principio de selección:

¿Cómo obrará La lucha por la existencia, brevemente discutida en el capítulo anterior, en lo que se refiere a la variación?  El principio de la selección, que hemos visto es tan potente en las manos del hombre, ¿puede tener aplicación en las condiciones naturales?

Pero no existe ningún principio de selección ni en manos del hombre ni en la naturaleza. El hombre selecciona durante el proceso de mejora genética pero su selección es algo bien simple que no merece llamarse principio. Siendo así es lógico que pronto en este capítulo aparezca un segundo significado bien diferente para Selección Natural: El único razonable.

 

2.      Una expresión falsa. Pronto, en el segundo párrafo,  aparece esta acepción:

En el sentido literal de la palabra, indudablemente, selección natural es una expresión falsa

 

Sin duda esta es la definición más acertada: un fantasma semántico o Flatus vocis. Expresión sin valor alguno. Llama la atención que sea el autor quien lo admite tan claramente utilizando esta virtud (la claridad) por primera y única vez en su obra. Lamentablemente el autor no queda satisfecho con esa definición que, como digo es la única posible y pronto aporta más acepciones diferentes y opuestas entre sí:

 3.      Acción: Ya en el párrafo primero, en donde se indicaba que la selección natural era principio se indicaba asimismo que era acción. No obstante se indican distintos tipos de acción:

 

3.1  Algo semejante a la selección humana que tendría (¿) lugar en la naturaleza:

A esta conservación de las diferencias y variaciones individualmente favorables y la destrucción de las que son perjudiciales la he llamado yo selección natural o supervivencia de los más adecuados. Las variaciones ni útiles ni perjudiciales no se verían afectadas por la selección natural, permaneciendo como un elemento fluctuante, como tal vez lo vemos en ciertas especies polimorfas, o en última instancia convirtiéndose en fijo, debido a la naturaleza del organismo y la naturaleza de las condiciones

Pero esto es fruto del error del autor que confunde, entre otras cosas, selección con mejora. Si imposible es la mejora en la naturaleza, imposible es también la selección que solamente es parte del proceso artificial de mejora genética que, como tal proceso artificial, no tiene lugar en la naturaleza en donde tampoco hay nadie seleccionando.

3.2  Algo que conserva las variedades beneficiosas:

Algunos hasta han imaginado que la selección natural produce la variabilidad, siendo así que implica solamente la conservación de las variedades que aparecen y son beneficiosas al ser en sus condiciones de vida

 

Y con el mismo sentido en el párrafo 113 y más adelante (párrafo 156):

 

Natural selection acts solely through the preservation of variations in some way advantageous, which consequently endure.

 

La selección natural obra sólo mediante la conservación de variaciones en algún modo ventajosas, y que, por consiguiente, persisten. Para el autor es lo mismo seleccionar que conservar. Pero hay más……

 

 

3.3. La SN como Acción aparece en otros párrafos (p e. 153 y 157). En este caso para la producción de nuevas especies:

 

Resumiendo, hasta donde la extrema complicación del asunto lo permite, las circunstancias favorables y desfavorables para la producción de nuevas especies por selección natural,

 

 

3.4. Acción: Cuidar por el bien de los seres:

 1.      El hombre selecciona solamente para su propio bien; la Naturaleza lo hace sólo para el bien del ser que tiene a su cuidado

 2.      obrar solamente por el bien y para el bien de cada ser,

 

3.5. Acción: Influir en los seres orgánicos y modificarlos:

 

la selección natural podrá influir en los seres orgánicos y modificarlos en cualquier edad por la acumulación, en esta edad, de variaciones útiles, y por su herencia en la edad correspondiente.

La selección natural puede modificar y adaptar la larva de un insecto a una porción de circunstancias completamente diferentes de las que conciernen al insecto adulto, y estas modificaciones pueden influir, por correlación, en la estructura del adulto. También, inversamente, modificaciones en el adulto pueden influir en la estructura de la larva; pero en todos los casos la selección natural garantizará que no sean perjudiciales, pues si lo fuesen, la especie llegaría a extinguirse.

 

3.6. Acción: Suplantar y exterminar a sus predecesores y a su tronco primitivo

 

El producto más remarcable de esta confusión es que muchas de estas acciones son incompatibles entre sí. Es decir nada puede haber que a la vez cuide por el bien de los seres y los extermine, como tampoco puede haber nada que a la vez los extermine y haga aparecer nuevas especies. Pero no preocuparse porque hay más. Una acción no es un agente. Pues bien la selección natural sí que es a la vez acción y agente:

 

4.       Agente. No contento con presentar a la Selección Natural como diversas acciones diferentes e incompatibles, el autor la presenta también como agente:

 

4.1. Agente de perfeccionamiento (párrafo 114):

 

En estos casos, modificaciones ligeras, que en modo alguno favorecen a los individuos de una especie, tenderían a conservarse, por adaptarlos mejor a las condiciones modificadas, y la selección natural tendría campo libre para la labor de perfeccionamiento.

 

 

4.2. Agente de la economía natural (natural policy) párrafo 154:

 

That natural selection generally acts with extreme slowness I fully admit. It can act only when there are places in the natural polity of a district which can be better occupied by the modification of some of its existing inhabitants.

 

Que la selección natural obra generalmente con extrema lentitud, lo admito por completo. Sólo puede obrar cuando en la economía natural de una región haya puestos que puedan estar mejor ocupados mediante la modificación de algunos de los habitantes que en ella viven.

 5.       Además de Principio, expresión falsa, acción y agente, la selección natural es también proceso. Así leemos también en este capítulo:

 

Por lento que pueda ser el proceso de selección, si el hombre, tan débil, es capaz de hacer mucho por selección artificial, no puedo ver ningún límite para la cantidad de variación, para la belleza y complejidad de las adaptaciones de todos los seres orgánicos entre sí, o con sus condiciones físicas de vida, que pueden haber sido realizadas, en el largo transcurso de tiempo, mediante el poder de la selección de la naturaleza; esto es: por la supervivencia de los más aptos.

6.       La supervivencia de los más aptos

 

En el mismo párrafo en que se indica que la selección natural es proceso, algo que evidentemente es contrario con la más elemental observación de la naturaleza se nos indica asimismo la definición de Selección Natural: la supervivencia de los más aptos. Darse cuenta del significado de esta expresión significa volver al significado segundo que, como decíamos arriba es el único posible puesto que ¿Quién iba a sobrevivir sino los más aptos? La selección natural es pues, una expresión falsa, un fantasma semántico, o flatus vocis. Pero el autor sigue dando significados múltiples y contradictorios y ahora también …….La selección natural es creencia. Y si no se lo creen veamos:

 

7.        Creencia que va a desterrar a otra creencia:

la selección natural desterrará la creencia de la creación continua de nuevos seres orgánicos o de cualquier modificación grande y súbita en su estructura.

 

El autor se empeña en mostrar cómo actúa la selección natural y a tal efecto presenta al final de este largo capítulo un esquema imaginario y dibujado según su visión parcial remotamente alejada de toda observación de la naturaleza. La explicación del esquema ocupa varios párrafos y en ella se pone de manifiesto que para el autor no existen las categorías taxonómicas y que los cambios en poblaciones a la larga resultan en cambios de especie que, a su vez, a largo plazo dan cambios en géneros y en familias. Es curioso que ahora el autor venga a hablar así de las categorías taxonómicas que no se había tomado la molestia de definir ni de presentar con anterioridad. Siendo el  diagrama arbitrario y conteniendo serios defectos, siendo su explicación rudimentaria, empero la crítica mayor procede de su carácter imaginario. Ni un solo ejemplo del mundo real ha aportado el autor que se asemeje a tal diagrama. Así dice:

Thus, as I believe, species are multiplied and genera are formed.

De este modo, creo yo, se multiplican las especies y se forman los géneros.

Demostrando que su diagrama, el conjunto del capítulo y de la obra OSMNS, no son sino expresión de su fe. No en vano había dicho Thompson, lucido comentarista de la obra:

Darwin no presentó en el Origen que las especies se hubiesen originado por la selección natural, sino que simplemente demostró, sobre la base de ciertos hechos y suposiciones, cómo esto podría haber sucedido, y así como él se había convencido a sí mismo, así también fue capaz de convencer a los demás “(Thompson. , WR, “Introducción”, en Darwin CR, “El Origen de las Especies Mediante la Selección Natural”, Sexta Edición, 1872, Biblioteca Everyman, JM Dent & Sons: Londres, 1967, reimpresión, p.xi)

Más allá de los límites de toda explicación, todavía el autor encuentra argumentos extraordinarios al final del capítulo en el que debería haber presentado supuestamente su teoría sobre la Evolución de las Especies por Selección Natural:

Pero, como hice observar hacia el final de la introducción, nadie debe sorprenderse de lo mucho que todavía queda inexplicado sobre el origen de las especies, si nos hacemos el cargo debido de nuestra profunda ignorancia sobre las relaciones de los habitantes del mundo en los tiempos presentes, y todavía más en las edades pasadas.

Siguen, en los párrafos finales de este farragoso capítulo una serie de argumentaciones tan confusas y oscuras que ya no me molestaré en copiar ni en discutir.

Acabamos de leer el capítulo cuarto de  El Origen de las Especies por medio de la Selección Natural o la Supervivencia del más apto en la Lucha por la Existencia (OSMNS) titulado precisamente  “la Selección Natural o la Supervivencia de los Más Aptos” y nos encontramos por lo tanto en el mejor momento para responder a la pregunta clave:

¿Qué es la Selección Natural?

Principio, expresión falsa, acción (distintas acciones sobre diferentes sujetos), agente, proceso, creencia. Son significados atribuidos a la SN y evidentemente contradictorios.

A estos significados aquí expresados pronto se añaden otros: agente, Doctrina, hecho, teoría,….. Y la historia del darwinismo añade más: Teorema, Ley, Ley natural, Mecanismo, Proceso,……

Demasiada contradicción. Parece que el autor y sus seguidores no saben bien de qué hablan…..Curiosa situación si no tuviésemos a mano El Castillo, de Kafka, en donde todo queda explicado desde el momento en que se indica:

Eran sin duda contradicciones  tan evidentes  que tenían que ser intencionadas.

(Capítulo 2. El Castillo. Franz Kafka. Cátedra Letras Universales. Traducción de Luis Acosta. Madrid 1998).

No en vano Hodge, contemporáneo de Darwin había descubierto su finalidad:

No es, sin embargo, ni la evolución ni la selección natural, lo que da al darwinismo su peculiar carácter e importancia. Es el hecho de que Darwin rechaza toda teleología, o la doctrina de las causas finales. Niega diseño en cualquiera de los organismos en el mundo vegetal o animal. Él enseña que el ojo se formó sin ningún propósito de producir un órgano de la visión.

Y más adelante en su misma obra:

Sería absurdo decir nada irrespetuoso de un hombre como el Sr. Darwin, y no menos absurdo permitirse extravagancias del lenguaje, sin embargo, estamos expresando nuestra propia experiencia, cuando decimos que consideramos los libros de Darwin la mejor refutación de la teoría de Darwin.

Constantemente nos indica la alternativa de tener que decidir entre creer que el ojo es o bien un producto de diseño o el producto de la acción involuntaria de causas físicas ciegas.

Para cualquier mente normalmente constituida, es absolutamente imposible creer que no es un producto de diseño. Para Darwin mismo, es evidente, aún a pesar de su teoría, apenas puede creerlo.

 

La selección natural  explicada con la  ayuda de Franz Kafka: Resumen del capítulo cuarto de OSMNS. Artículo publicado en Digital CSIC en Octubre de 2012

 

Etiquetas: , , , , , ,

Confusión en la Evolución ¿Qué es la Selección Natural?

 

La Teoría Evolutiva en su sentido más amplio, es decir el estudio o conjunto de conocimientos acerca de la evolución según las ampliamente admitidas tesis darwinistas incluye y, a menudo reposa sobre, un dogma central: la Selección Natural.

Empero todavía no sabemos ni bien ni mal qué es la Selección Natural. Acá un mecanismo, allá un proceso, acullá una teoría científica o hipótesis. En otras instancias acción, agente, hecho, suceso, relato de hechos, o más allá Teorema, Ley, Ley Natural o Ley Universal. Todo esto y muchas cosas más vemos que puede ser la Selección Natural.
Caben dos posibilidades. La primera que en la Ciencia no sea necesario definir bien las palabras y que en un momento dado cualquier palabra inventada pueda designar cualquier cosa real o imaginaria, no importa, o también que algo real pueda ser llamado de cualquier modo. Admitir esta posibilidad significa eliminar del lenguaje su principal capacidad, es decir la utilidad a la hora de establecer nuestras relaciones con el mundo. Tal destrucción del lenguaje es la que inspiró a Orwell cuando escribía su novela 1984 la idea de que el poder estuviese sumamente interesado en la publicación de un Diccionario de Neolengua, en donde sólo existirían las palabras convenientes a sus propios fines y que cada una de ellas tendría en todo momento el significado que al poder interesase. En tal reino de la ambigüedad y antes de su destrucción irremediable, el lenguaje serviría como herramienta de dominación.

La segunda posibilidad está más en una línea de respeto al lenguaje como opinaba Lavoisier:
“…por muy ciertos que sean los hechos de cualquier ciencia y acertadas las ideas formadas de estos hechos, podríamos comunicar una falsa impresión a los demás, si no disponemos de las palabras por las cuales las ideas pueden ser expresados adecuadamente.”
Es decir que la ciencia necesita cuidar su lenguaje y es por tanto parte fundamental de la tarea del científico preguntar insistentemente sobre el significado de cada palabra ¿qué es exactamente ese aspecto tan central de la teoría evolutiva al que se conoce como la Selección Natural? ¿Se trata de un mecanismo? ¿Un hecho? ¿Un proceso? Por otra parte oímos aquí y allá que la SN es una hipótesis, o una teoría. Otras veces una fuerza, y en otros contextos, una acción. En ocasiones se ve el “Teorema Fundamental de la Selección Natural”. También se conoce a la Teoría Darwinista como de Evolución por Selección Natural indicando que sea así la Selección Natural teoría.

 

Necesitamos saber qué es la SN y pedimos precisión en su descripción. La naturaleza del método científico y la validez de sus explicaciones obliga a la precisión en la definición de los términos. Veamos pues ¿Qué es la Selección Natural?…..

 

Hacer click aquí para seguir leyendo….

Confusión en la Evolución ¿Qué es la Selección Natural?
La selección natural explicada en seis lecciones con un ejercicio de regalo al final del cuadernillo

Etiquetas: , ,