Posts etiquetados con ‘Humanismo’

La incapacidad de los ingleses para la filosofía

 

George Orwell,  cuya capacidad profética ha desbordado toda expectativa, no habría apostado un penique  por la capacidad de sus compatriotas en filosofía.  En su obra El León y el Unicornio, dice:

He aquí un par de generalizaciones acerca de Inglaterra, que serían aceptadas por casi todos los observadores. Una es que los ingleses no están dotados artísticamente. Ni son tan musicales como los alemanes o los italianos, ni la pintura y la escultura han florecido nunca en Inglaterra como lo han hecho en Francia. Otra es que, comparados con los europeos, los ingleses no son intelectuales. Tienen horror al pensamiento abstracto, y no sienten necesidad de filosofía alguna o de ninguna “visión del mundo” sistemática.  Y esto no es debido a que sean “prácticos”, como tan orgullosamente proclaman de sí mismos. No hay más que mirar a sus métodos de planificación urbana y abastecimiento de agua, su apego obstinado a todo lo que está pasado de moda y constituye una molestia, un sistema de pronunciación que desafía el análisis, y un sistema de pesos y medidas que es inteligible sólo para los compiladores de los libros de aritmética, para darse cuenta de lo poco que les importa la mera eficiencia. Pero tienen un cierto poder de actuar sin reflexión previa. Su mundialmente famosa hipocresía – su actitud de doble cara hacia el Imperio, por ejemplo – está ligada a esto. Además, en los momentos de crisis suprema la nación entera de repente puede actuar al unísono poniendo en práctica una especie de instinto, en realidad un código de conducta que es entendido por casi todo el mundo, aunque nunca formulado. La frase que acuñó Hitler para los alemanes, “un pueblo sonámbulo”, habría sido mejor aplicada al inglés. No es que haya algo de qué enorgullecerse en ser llamado un sonámbulo.

 

Here are a couple of generalizations about England that would be accepted by almost all observers. One is that the English are not gifted artistically. They are not as musical as the Germans or Italians, painting and sculpture have never flourished in England as they have in France. Another is that, as Europeans go, the English are not intellectual. They have a horror of abstract thought, they feel no need for any philosophy or systematic ‘world-view’. Nor is this because they are ‘practical’, as they are so fond of claiming for themselves. One has only to look at their methods of town planning and water supply, their obstinate clinging to everything that is out of date and a nuisance, a spelling system that defies analysis, and a system of weights and measures that is intelligible only to the compilers of arithmetic books, to see how little they care about mere efficiency. But they have a certain power of acting without taking thought. Their world-famed hypocrisy – their double-faced attitude towards the Empire, for instance – is bound up with this. Also, in moments of supreme crisis the whole nation can suddenly draw together and act upon a species of instinct, really a code of conduct which is understood by almost everyone, though never formulated. The phrase that Hitler coined for the Germans, ‘a sleep-walking people’, would have been better applied to the English. Not that there is anything to be proud of in being called a sleep-walker.

 

 

 

Orwell anda, como de costumbre,  acertado.   Y si no, para muestra un botón, veamos algunos desatinos de uno de los considerados “grandes de la filosofía inglesa”, Bertrand Russell. En su libro “Sobre el Poder” dice:

 

Varios deseos han dominado la labor de los filósofos. Está el deseo de conocer, y, lo que no es de modo alguno la misma cosa, el deseo de demostrar que el mundo es conocible. Están el deseo de la felicidad, el deseo de la virtud y-síntesis de ambos-el deseo de la salvación. Está el deseo del sentimiento de unión con Dios o con los demás seres humanos. Está el deseo de la belleza, el deseo del goce y, finalmente, el deseo del poder…………

 

Las grandes religiones aspiran a la virtud, pero generalmente también a algo más. El cristianismo y el budismo buscan la salvación y, en sus formas mas místicas, la unión con dios o con el Universo. Las filosofías empíricas buscan la verdad mientras que los filósofos idealistas, desde Descartes hasta Kant, buscan la certidumbre. Prácticamente todos los grandes filósofos, hasta Kant inclusive, se relacionan principalmente con los deseos correspondientes a la parte cognoscitiva de la naturaleza humana. La filosofía de Bentham y de la escuela manchesteriana consideran el placer como fin, y la riqueza como el medio principal. Las filosofías del poder de los tiempos modernos han surgido en gran parte como una reacción contra el “manchesterismo”, y como una protesta contra la opinión de que el objeto de la vida es una serie de placeres, finalidad que condenan como fragmentaria y como insuficientemente activa.

…………………

Y más adelante una frase que viene a concretar todo esto:

 

Las ilusiones altamente similares, si son expresadas por hombres cultos en un lenguaje oscuro llevan al profesorado de la filosofía.

 

Hay otros disparates, pero por hoy sirvan éstos como ejemplo. Lo dicho, tenía mucha razón Orwell.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

Referencias

Orwell G.  Essays. The lion and the Unicorn.

Bertrand Russell.  El poder. Un análisis social. RBA

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

Del genoma de la leucemia hasta Henry James: Dificultades con el genitivo sajón


Con el título “La leucemia no tiene genoma” publicaba ayer una entrada intentando poner de manifiesto la confusión reinante en la divulgación científica.  No trataba de hacer un análisis detallado y profundo de artículo científico alguno, sino simplemente destacar un nuevo error frecuente y preocupante en las noticias de periodismo científico.  Ni más ni menos que otra muestra de lo que viene siendo la norma habitual en el periodismo tal y como era denunciada por Rosa María Calaf en una conferencia pronunciada anteayer en la Universidad Miguel de Cervantes en Valladolid:

«el rigor periodístico se sacrifica en pro de las audiencias, la noticia se convierte en mercancía».

 

Exacto, señora Calaf. Adiós al rigor,  bienvenida la mercancía, pero…….en el caso concreto que nos ocupaba ayer, es decir, ese recién creado a bombo y platillo por las agencias de prensa, mito del genoma de la leucemia….¿De dónde procedería? …… Para mi tengo que,  como en otras ocasiones,  el foco de dispersión de esta confusa y peligrosa  idea se encuentra en el idioma inglés. Posiblemente en un artículo publicado en 2008 en Nature,  y titulado:

DNA sequencing of a cytogenetically normal acute myeloid leukaemia genome

Ocurre que el genitivo sajón utilizado en este titulo induce a error. Por ejemplo, traducido al español sería:

Secuencia de DNA de un genoma  de leucemia mieloide aguda citogenéticamente normal.

Con lo cual al preguntarnos de dónde procede el genoma, la respuesta podría ser que de una leucemia y así se estaría dando indirectamente a entender que existe el genoma de una leucemia, lo cual es incorrecto, como se comprueba al leer el artículo original. La secuencia de DNA no puede en ningún caso referirse a una leucemia, sino que ha de referirse a un tumor. En este caso se nos indica claramente de dónde:

“The tumour sample from patient 933124 contained no somatic copy number changes at a resolution of ~5 kb”

Es decir, el DNA secuenciado procedía de la muestra de un tumor del paciente 933124 y donde se decía arriba:

Secuencia de DNA de un genoma  de leucemia mieloide aguda citogenéticamente normal.

Se debería haber dicho:

Secuencia de DNA de un genoma  procedente de un tumor de leucemia mieloide aguda citogenéticamente normal.

Aunque en este caso y ya en su idioma original, la frase puede inducir a confusión, en general al traducir una frase que contiene el  genitivo sajón al español es relativamente fácil perder la pista de esos datos tan importantes cómo qué es el sujeto o a quién pertenece el predicado, y es que, la claridad, esa virtud tan importante para la ciencia, podría no ser algo del todo compatible con el idioma inglés. Ya lo decía Henry James:

 

Lo único que el Príncipe sabía con certeza acerca de los ingleses era que “les situations nettes” no les gustaban. Por nada del mundo estaban dispuestos a aceptarlas. El genio nacional inglés, el éxito nacional inglés, siempre habían consistido en evitar dichas situaciones en todo momento. Con complacencia, los ingleses estimaban que este peculiar talento era lo que ellos denominaban su maravillosa capacidad de transigir, cuya influencia impregnaba de tal manera el lugar en que ahora se encontraba nuestro héroe que parecía, de una manera más clara, que la tierra y el aire, la luz y el color, los campos, las colinas y el cielo, los pueblos de los condados azul verdoso y las frías catedrales, debieran el especial matiz de su tono a dicha capacidad.

 

Pero si la claridad, esa cualidad tan importante para la ciencia no se les da bien a los ingleses, entonces, ….¿será cierto lo que decía Orwell, de que los ingleses no son muy propensos para la filosofía?  Eso pronto lo discutiremos, mañana o pasado a lo más tardar…..

 

Referencia

Henry James. La Copa dorada. Alba Editorial SL. Barcelona. 1998. Trad.: Andrés Bosch Villalta. El fragmento se encuentra en la p 332.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: ,

La leucemia no tiene genoma

 

 

Una búsqueda en Google con la expresión  “Genoma de la Leucemia“  nos da hoy  muchos miles de páginas conteniendo noticias de prensa que en sus títulos  contienen las frases:  Secuenciado el Genoma de la Leucemia, Descifrado el Genoma de la Leucemia y otras similares,  pero………. todo esto debe proceder de un lamentable error todavía por corregir,  porque resulta que no existe nada que pueda denominarse Genoma de la Leucemia. Lo que existen son genes cuyas mutaciones son frecuentes en los casos de leucemia.

 

El ICGC es un consorcio internacional dedicado al estudio del cáncer en el que participan grupos de investigación de diversos paises. Según explica en su web,  y en un detallado artículo en la revista Nature, su objetivo es lanzar y coordinar un gran número de proyectos de investigación para esclarecer los cambios  presentes en los genomas de pacientes que presentan diversas formas de cáncer.  (Tales cambios en los genomas pueden ser, como en el artículo indicado más abajo,  lo  que siempre se llamó mutaciones, y afectan a determinados genes o secuencias particulares del genoma; ni una mutación, ni un cambio constituye un genoma nuevo).

Algunos grupos españoles participan en particular en el análisis de la Leucemia linfocítica crónica (CLL) y su objetivo explicado en la web es  obtener un catálogo completo de las alteraciones genéticas en 500 tumores independientes. A tal fin se ha publicado recientemente en Nature el artículo titulado Whole-genome sequencing identifies recurrent mutations in chronic lymphocytic leukaemia.

Es un disparate indicar como la mayoría de las noticias vienen haciendo que se haya secuenciado el genoma de la Leucemia. La leucemia es una enfermedad y como tal carece de genoma.

Lo que se ha hecho es secuenciar el genoma de pacientes con leucemia identificándose ciertas mutaciones. Algunas de ellas se asocian con determinados genes:

Here we performed whole-genome sequencing of four cases of CLL and identified 46 somatic mutations that potentially affect gene function……

 

To our knowledge, this is the first comprehensive analysis of CLL combining whole-genome sequencing with clinical characteristics and clinical outcomes. It highlights the usefulness of this approach for the identification of clinically relevant mutations in cancer.

 

Pero convendría también recordar que ningún genoma ni humano, ni de metazoos ha sido secuenciado en su totalidad.  En todos los proyectos de secuenciación de genomas existen huecos correspondientes a los centrómeros,  heterocromatina y otras regiones ricas en secuencias repetidas.

El trabajo publicado y al que hacen referencia las noticias consiste en el primer análisis exhaustivo de la CLL, combinando la secuenciación del genoma con características y resultados clínicos. Se destaca la utilidad de este enfoque para la identificación de mutaciones clínicamente relevantes en el cáncer.

No se secuencia el genoma de la leucemia. La leucemia no tiene genoma.

 

Imagen del huevo tomada del Diccionario de Neolengua

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: ,

Claro como el agua: El Homo antecessor en el diccionario de Neolengua

Me llevo un susto de muerte  al ver en una etiqueta de agua la imagen de arriba, más no preocuparse porque el diccionario de la Neolengua, que todo lo explica, pronto me va a explicar qué es el Homo antecessor. Veamos:

 

Catalá: L’Homo antecessor, o home d’Atapuerca, és un homínid fòssil  (1; homínido fósil)

English: Homo antecessor is an extinct human species (2: Especie humana extinguida)

Deutsch: Als Homo antecessor werden Fossilien der Gattung Homo (3: Fosil del Género Homo)

Español: Homo antecessor es una especie extinta perteneciente al género Homo (4: Especie extingida del género Homo)

Francés: Homo antecessor est le nom donné à des restes humains découverts à Atapuerca (5: Nombre dado a unos restos humanos)

Italiano: L’ Homo antecessor è una specie estinta di ominide (6: Especie extinguida de homínido)

Portugués: Homo antecessor é um hominídeo extinto (7: Homínido extinguido)

 

Ustedes dirán. Por mi parte y sin que sirva de precedente, por hoy (1 de junio de 2011) me quedo con el francés. No obstante,  habrá que ir viendo cómo cambia todo esto, seguramente a mayor claridad.

Algunas cuestiones sin importancia:

1. ¿Es lo mismo fósil que restos?

2. ¿Es lo mismo homínido, especie humana y especie del género Homo?

3. ¿Cuántas especies humanas se conocen?

4. ¿Qué respuestas ofrece la Máquina incapaz de distinguir a todas estas cuestiones? Seguro que Su Majestad la Selección Natural tiene poder para poner las cosas en claro también en estas menudencias.

 

Entretanto, afortunados que compren botellas de agua en la zona de Burgos, tengan cuidado de no atragantarse.

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , , ,

Centenario de El Sentimiento Trágico de la Vida: Proyección del pensamiento de Unamuno sobre la biología actual

 

Se cumplen este año cien de la publicación de “El Sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos”, importante obra de Miguel de Unamuno que contenía su frase-experimento: ¡Que inventen ellos!

Con tal motivo, he publicado en Digital CSIC y en Scribd el artículo titulado: Proyección del pensamiento de Unamuno en Biología Actual.  Presento aquí unos extractos de dicho artículo:

 

No parece, por lo tanto, que la frase sea un error ni un simple desliz,  sino que Unamuno se tomó la molestia de explicarla y justificarla en el último capítulo y conclusión de una de sus obras principales. Para el autor, el carácter del español, tanto del individuo como de la lengua, es más dado a la reflexión filosófica que a la práctica científica y ambas actividades deben entenderse en un mismo contexto, el del conocimiento humano, en el cual deben ser complementarias, o más en general todavía en el contexto de las aspiraciones del ser humano. En otros capítulos de la misma obra, queda bien clara esta importante idea…………..

 

 

………Aunque dicho debate es muy activo en Estados Unidos y en el entorno del idioma inglés, tal vez podría ser más productivo en español, y cuando los participantes tuviesen una base humanista. Esta afirmación está basada en la lectura de Unamuno, cuyos textos demuestran que el nuestro es un idioma apropiado para la cuestión. Una cosa es hacer ciencia y otra, bien diferente, saber qué es la ciencia. Con su frase-bomba-experimento, Unamuno quería decir que, en español, se hace mejor lo segundo. Por ejemplo, en español podremos captar mejor que en inglés que la palabra Creacionismo es absurda y que fue inventada por el darwinismo con objeto de tener un enemigo al que poder vencer………..

 

 

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

¿De qué está hecho el pórtico? Una respuesta de Eusebio Sempere

 

 

Ante estas imágenes, cabe preguntarse:   ¿de qué está hecho el pórtico?

Una respuesta nos la proporciona Eusebio Sempere:

Por los motivos que sea desde pequeño me he sentido agredido por el mundo. Me agreden los árboles, la primavera, el otoño, el sol, el verano, el metal frío. Cuando hace frío, siento un frío que cala. Cuando hace calor, me asfixio. Un árbol que es bello también me agrede, su verde me agrede. El movimiento de las hojas me está agrediendo y no hay solución.  Será así mientras viva.  Sólo cabe una: que yo fuera espíritu  puro. Cógelo así, sé que la expresión está desprestigiada, pero cómo iba a decir otra cosa si esta es la verdad.

 

 

Dedicado a Juan José Ibañez, conductor del Buque-Escuela de la divulgación científica en español-castellano.

 

 

Referencia

Conversación con Eusebio Sempere. Andrés Trapiello. Ediciones Rayuela 1977.  Los cuadros de  Sempere  proceden  de este libro.

Etiquetas:

Experimento de Unamuno revelado por Rafael Sánchez Ferlosio

Se cumple este año el Centenario de la publicación de “El Sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos”, obra cumbre del humanismo de la que es autor Miguel de Unamuno.  El primer capítulo se publicó en la revista La España Moderna, en el número de diciembre de 1911.   Para celebrarlo, traigo hoy unos párrafos que Rafael Sánchez Ferlosio escribió a cuento de aquella famosa frase que aparecía en al libro y que, entre infinitos comentarios (por ejemplo estos tan jugosos ) ha dado lugar a un curioso experimento…….

 

(La verdad indirecta.) Con su célebre exclamación “¡Que inventen ellos!” don Miguel de Unamuno hizo un afortunado experimento psicoanalítico, aunque seguramente sin quererlo ni advertirlo, pues, a través de la reacción que acertó a suscitar con el gesto desdeñoso que tal frase arrojaba a la cara de sus contemporáneos, demostró lo que aparentemente no intentaba demostrar, esto es, hasta qué punto la tecnología es literalmente un dios, o la más reciente encarnación de Dios. En efecto, la reacción que el ataque-pues como ataque fue tomado-provocó y aún sigue provocando no es la normal ante una opinión que parezca discutible e incluso que se tenga por francamente equivocada, sino una reacción descomedida, exacerbada, escandalizada, como el rechazo que sólo puede provocar la necesidad de ceguera y voluntad de cerrazón que es propia de la fe. Si la confianza en la tecnología fuese una sensata y razonable convicción y no un estólido apremio fideístico, la frase de Unamuno suscitaría a lo sumo una repulsa semejante a la que suelen merecer la astrología o la cartomancia, pero no ese compulso exorcismo, tan automático y atemorizado como el de quienes en tiempos de más sólida fe religiosa se santiguaban apresuradamente ante el vibrante, vigoroso y ominoso restallar de la blasfemia.

 

Rafael Sánchez Ferlosio. P 152. Vendrán más años malos y nos harán más ciegos. Ed Destino, col. Áncora y Delfín. Barcelona, 1993.

 

 

Imagen de previsualización de YouTube
Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

La herencia y la medicina en Montaigne (1533-1592)

 

Existe cierta manera de humildad sutil que emana de presunción, como la que hace que reconozcamos nuestra ignorancia en muchas cosas y seamos tan corteses que declaremos la existencia en las obras de la naturaleza de algunas cualidades y condiciones que nos son imperceptibles, y de las cuales nuestra insuficiencia no alcanza a decir los medios y las causas.  Con esta honrada declaración de conciencia esperamos ganar la ventaja de que se nos crea igualmente en aquello que decimos comprender. Inútil es que vayamos escogiendo milagros y casos singulares extraños; paréceme que entre las cosas que ordinariamente vemos hay singularidades incomprensibles que superan la dificultad de los milagros. ¿Qué cosa más estupenda que esa gota de semilla, de la cual somos producto, incluya en ella las impresiones no ya sólo de la forma corporal, sino de los pensamientos e inclinaciones de nuestros padres? Esa gota de agua, ¿dónde acomoda un número tan infinito de formas, y cómo incluye las semejanzas por virtud de mi progreso tan temerario y desordenado que el biznieto responderá a su bisabuelo, y el sobrino al tío? En la familia de Lépido, en Roma, hubo tres individuos que nacieron (no los unos a continuación de los otros, sino por intervalos) con el ojo del mismo lado cubierto con un cartílago. En Tebas había una familia cuyos miembros llevaban estampado desde el vientre de la madre la forma de un hierro de lanza, y quien no lo tenía era considerado como ilegítimo. Aristóteles dice que en cierta nación en que las mujeres eran comunes, los hijos asignábanse por la semejanza a sus padres respectivos.

Puede creerse que yo debo al mío mi mal de piedra, pues murió afligidísimo por una muy gruesa que tenía en la vejiga, y sólo advirtió su mal a los sesenta y siete tiros de su edad; antes de este tiempo nunca sintió amenaza o resentimiento en los riñones, ni en los costados, ni en ningún otro lugar, y había vivido hasta entonces con salud próspera, muy poco sujeto a enfermedad. Siete años duró después del reconocimiento del mal, arrastrando un muy doloroso fin de vida. Yo nací veinticinco años, o más temprano, antes de su enfermedad, cuando se deslizaba su existencia en su mejor estado, y fui el tercero de sus hijos en el orden de nacimiento. ¿Dónde se incubó por espacio de tanto tiempo la propensión a este mal? Y cuando mi padre estaba tan lejos de él, esa ligerísima sustancia con que me edificó, ¿cómo fue capaz de producir una impresión tan grande? ¿y cómo permaneció luego tan encubierta que únicamente cuarenta y cinco años después he comenzado a resentirme, y yo sólo hasta el presente entre tantos hermanos y hermanas nacidos todos de la misma madre? A quien me aclare este problema, creeré cuantos milagros quiera, siempre y cuando que (como suele hacerse) no me muestre en pago de mi curiosidad una doctrina mucho más difícil y abstrusa que no es la cosa misma.

Que los médicos excusen algún tanto mi libertad si digo que merced a esa misma infusión e insinuación fatales he asentado en mi alma el menosprecio y el odio hacia sus doctrinas. Esa antipatía que yo profeso al arte de sanar es en mí hereditaria. Mi padre vivió setenta y cuatro años; mi abuelo sesenta y nueve, y mi bisabuelo cerca de ochenta, sin que llegaran a gustar ninguna suerte de suerte de medicina; y entre todos ellos, cuanto no pertenecía al uso ordinario de la vida era considerado como droga. La medicina se fundamenta en los ejemplos y en la experiencia; así también se engendran mis opiniones. ¿No es el que ofrecen mis abuelos un caso peregrino, prueba de experiencia y de los más ventajosos? Ignoro si los médicos acertarían a señalarme consignado en sus registros otro parecido de personas nacidas, educadas y muertas en el mismo hogar, bajo el mismo techo, que hayan pasado por la tierra bajo un régimen de vida hijo del propio dictamen. Necesario es que confiesen en este punto que si no la razón, al menos la fortuna recae en provecho mío, y téngase en cuenta que entre los médicos acaso vale tanto fortuna como la razón. Que en los momentos presentes no me tomen como argumento de sus miras, y que no me amenacen, aterrado como me encuentro, que esto sería cosa de superchería. De suerte que, a decir la verdad, yo he ganado bastante sobre los médicos con los ejemplos de mi casa, aun cuando en lo dicho se detengan. Las cosas humanas no muestran tanta constancia: doscientos años ha (ocho solamente faltan para que se cumplan) que aquel largo vivir nos dura pues el primero nació en mil cuatrocientos dos; así que, razón es ya que la experiencia comience a escaparnos. Que no me echen encara nuestros Galenos los males que a la hora presente me tienen agarrado por el pescuezo, pues haber vivido libre de ellos cuarenta y siete años, ¿no es ya suficiente? Aunque éstos sean el fin de mi carrera, considérola ya como de las más dilatadas.

 

Montaigne: Ensayos. Libro II,  Capítulo XXXVII: De la semejanza entre padres e hijo. Edición en francés aquí.

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas:

Charles Darwin, o el origen de la máquina incapaz de distinguir

 

 

Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus

 

Así termina la novela El nombre de la rosa, de Umberto Eco: permanece el nombre de la rosa prístina, lo que tenemos son las palabras desnudas, única vía para entendernos y comprender al mundo. Curiosamente, en estos
tiempos en los que la Ciencia pone todo su empeño en la aplicación y la rentabilidad de sus resultados es cuando se demuestra que nada hay más útil que una refl exión acerca de las palabras y su uso en el lenguaje; reflexión
que ha de contener una crítica abierta y que, so pena de parecer a veces testaruda o en exceso meticulosa, tendrá como objetivo cuidar con esmero las palabras buscando su corrección. Paradójicamente, en tiempos de una
ciencia institucionalizada y mercantilizada presenciamos el resurgir de uno de los principales y más antiguos objetivos de la Ciencia con mayúsculas: el de proporcionar una limpia y cuidadosa descripción de la naturaleza y
del mundo, o dicho de manera ya encarnizada y en una o dos palabras: precisión, rigor.

Entre las facultades del lenguaje, algunas misteriosas y otras aún desconocidas, no es la menor la que consiste en ser herramienta para la propia depuración, puesta a punto y cuidado de sí mismo y de sus palabras. No en vano Wittgenstein indicaba que el fi lósofo es un jardinero del lenguaje, y Heidegger vino a decir que el asunto que concierne a la filosofía es el de preservar el poder de las palabras más elementales a través de las cuales el
ser humano se expresa.

Comencemos con la propia palabra “Ciencia”…….

 

Este es el comienzo de un artículo titulado “Charles Darwin, o el origen de la máquina incapaz de distinguir”, publicado en Despalabro V, 2011. El PDF completo del artículo se encuentra en Digital CSIC .  Hacer click aquí para leerlo.

 

Imagen de Vita Nova

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , , ,

En una oscura pared: Máximo Gorki interpreta el darwinismo en Mis Universidades

 

 

En su relato “Mis Universidades”, publicado en 1923 Gorki nos cuenta:

 

Alguien, no se quién, me presentó a Andrea Derenkov, dueño de una pequeña tienda de comestibles escondida al final de una calleja mísera y estrecha, al borde de un barranco lleno de basura.

Derenkov-hombre con un brazo baldado, de rostro bondadoso, barba rubia, y ojos inteligentes-, poseía la mejor biblioteca de libros prohibidos y raros de la ciudad……………

…………………Y en silencio examinaba los retratos de Darwin, Herzen y Garibaldi.

 

 

Tras la lectura de éstas líneas pregunto:

¿Cómo vino a parar el retrato de Darwin al lado de los de Herzen y Garibaldi?

 

Sabemos quién era Garibaldi, militar artífice de la unificación de Italia. Por su parte, Herzen sería  Alexander Herzen, a veces escrito “Gersen”, un filósofo materialista, ideólogo de la revolución de 1848 y padre del liberalismo ruso, que vivió en Londres y Paris donde falleció en 1870.

Pero……¿Qué unía a los tres retratados además de compartir espacio en la misma oscura pared? ¿Podría Darwin ser considerado también como libertador?

 

Puede que sí.  Veamos porque ………Unas páginas más adelante Gorki da una pista:

 

Poco antes de la entrevista yo había leido un libro-creo que de Draper-sobre la lucha del catolicismo contra la ciencia, y me parecía que todo aquello lo estaba diciendo uno de esos apasionados creyentes en la salvación del mundo por medio del amor, que, por compasión hacia los hombres, están dispuestos a degollarlos o a quemarlos en la hoguera. El orador llevaba una camisa blanca, de anchas mangas, y encima de ella, un batín, gris y viejo, lo que le diferenciaba también de todos los demás. Al final de su sermón gritó:

-Pues bien ¿Estáis con Cristo o con Darwin?

Lanzó la pregunta como una piedra al rincón donde se hacinaban los jóvenes, sentados unos junto a otros, y desde donde le miraban, con temor o arrobamiento, ojos de muchachos y muchachas. Su discurso debía haber asombrado a todos, la gente callaba pensativa, gacha la cabeza. Abarcó a todos con una ardiente mirada y agregó, severo:

-Sólo los fariseos pueden intentar unir estos dos orígenes irreconciliables, y, al hacerlo, se mienten a sí mismos de un modo vergonzoso y pervierten con la mentira  a las gentes….

 

 

Referencia

 

Máximo Gorki.  Mis Universidades. Editorial Zero. Colección “Se hace camino

al andar”. Serie S número 37.

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: