Posts etiquetados con ‘idioma darvinés’

Hechos abstractos en el párrafo sexcentésimo sexagésimo séptimo del Origen de las Especies

He aquí el hecho:

 muchas especies idénticas, o ligeramente modificadas, han emigrado más de Norte a Sur que en sentido inverso.

 

¿Algún ejemplo? Ninguno

 

Entonces,…..¿Dónde está el hecho?

¿Por qué hemos de creer semejante afirmación? Muy sencillo: Porque la indican Hooker y de Candolle. Argumento Ad hominem.

 

Y no obstante carece de ejemplo alguno. He ahí la explicación en el más puro darwiniano o darvinés:

 

las formas del Norte han existido en su propia patria en mayor número y, en consecuencia, han sido llevadas, por selección y competencia, a un grado superior de perfección o facultad de dominio que las formas del Sur.

 

Selección, competencia, perfección y facultad de dominio. Hasta aquí llegamos sin ningún ejemplo. Ni se imaginen lo que puede ocurrir si los hubiese.

 

 

 

 

667

It is a remarkable fact, strongly insisted on by Hooker in regard to America, and by Alph. de Candolle in regard to Australia, that many more identical or slightly modified species have migrated from the north to the south, than in a reversed direction. We see, however, a few southern forms on the mountains of Borneo and Abyssinia. I suspect that this preponderant migration from the north to the south is due to the greater extent of land in the north, and to the northern forms having existed in their own homes in greater numbers, and having consequently been advanced through natural selection and competition to a higher stage of perfection, or dominating power, than the southern forms. And thus, when the two sets became commingled in the equatorial regions, during the alternations of the Glacial periods, the northern forms were the more powerful and were able to hold their places on the mountains, and afterwards migrate southward with the southern forms; but not so the southern in regard to the northern forms. In the same manner, at the present day, we see that very many European productions cover the ground in La Plata, New Zealand, and to a lesser degree in Australia, and have beaten the natives; whereas extremely few southern forms have become naturalised in any part of the northern hemisphere, though hides, wool, and other objects likely to carry seeds have been largely imported into Europe during the last two or three centuries from La Plata and during the last forty or fifty years from Australia. The Neilgherrie Mountains in India, however, offer a partial exception; for here, as I hear from Dr. Hooker, Australian forms are rapidly sowing themselves and becoming naturalised. Before the last great Glacial period, no doubt the intertropical mountains were stocked with endemic Alpine forms; but these have almost everywhere yielded to the more dominant forms generated in the larger areas and more efficient workshops of the north. In many islands the native productions are nearly equalled, or even outnumbered, by those which have become naturalised; and this is the first stage towards their extinction. Mountains are islands on the land; and their inhabitants have yielded to those produced within the larger areas of the north, just in the same way as the inhabitants of real islands have everywhere yielded and are still yielding to continental forms naturalised through man’s agency.

 

Es un hecho notable, sobre el que han insistido enérgicamente Hooker, por lo que se refiere a América, y Alph. de Candolle, por lo que se refiere a Australia, que muchas especies idénticas, o ligeramente modificadas, han emigrado más de Norte a Sur que en sentido inverso. Vemos, sin embargo, algunas formas del Sur en las montañas de Borneo y Abisinia. Presumo que esta emigración preponderante de Norte a Sur es debida a la mayor extensión de tierras en el Norte y a que las formas del Norte han existido en su propia patria en mayor número y, en consecuencia, han sido llevadas, por selección y competencia, a un grado superior de perfección o facultad de dominio que las formas del Sur. Y así, cuando los dos grupos se mezclaron en las regiones ecuatoriales, durante las alternativas de los períodos glaciares, las formas del Norte fueron las más potentes, y fueron capaces de conservar sus puestos en las montañas y de emigrar después hacia el Sur, junto con las formas meridionales; pero las formas del Sur no pudieron hacer lo propio, en relación con las formas septentrionales. Del mismo modo, actualmente vemos que muchísimas producciones europeas cubren el suelo en La Plata, Nueva Zelanda y, en menor grado, en Australia, y han derrotado a las indígenas, mientras que poquísimas formas del Sur se han naturalizado en alguna parte del hemisferio norte, a pesar de que han sido importados a Europa, durante los dos o tres siglos últimos, de La Plata, y en los cuarenta o cincuenta años últimos, de Australia, gran cantidad de cueros, lanas y otros objetos a propósito para transportar semillas. Los montes Neilgherrie, de la India, ofrecen, sin embargo, una excepción parcial, pues allí, según me dice el doctor Hooker, las formas australianas espontáneamente se están sembrando y naturalizando con rapidez. Antes del último gran período glaciar, indudablemente las montañas intertropicales estuvieron pobladas de formas alpinas propias; pero éstas, en casi todas partes, han cedido ante formas más poderosas, producidas en los territorios mayores y en los talleres más activos del Norte. En muchas islas, las producciones que se han naturalizado casi igualan, y hasta superan, en número a las producciones indígenas, y este es el primer paso para su extinción. Las montañas son islas sobre la Tierra, y sus habitantes han sucumbido ante los producidos en los territorios mayores del Norte, exactamente del mismo modo que los habitantes de las islas verdaderas han cedido en todas partes, y están todavía cediendo, ante las formas continentales naturalízadas por la mano del hombre.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,

Siguiendo el curso regular de los acontecimientos en el párrafo sexcentésimo sexagésimo sexto del Origen de las Especies

 

Así es como empieza este párrafo el sexcentésimo sexagésimo sexto:

 In the regular course of events, Siguiendo el curso regular de los acontecimientos,….

Nuevas invasiones hasta tener:

De este modo tendríamos un corto número de especies idéntícamente iguales

 Pleonasmo

 

Y de nuevo el idioma darvinés con sus tópicos:

 

Pero las especies, al quedar durante mucho tiempo en las montañas o en hemisferios opuestos, tendrían que competir

 

Luchar, competir, invadir…..Nunca un libro contribuyó tanto a la construcción de la realidad de acuerdo con un programa……

 

 

 

666

In the regular course of events the southern hemisphere would in its turn be subjected to a severe Glacial period, with the northern hemisphere rendered warmer; and then the southern temperate forms would invade the equatorial lowlands. The northern forms which had before been left on the mountains would now descend and mingle with the southern forms. These latter, when the warmth returned, would return to their former homes, leaving some few species on the mountains, and carrying southward with them some of the northern temperate forms which had descended from their mountain fastnesses. Thus, we should have some few species identically the same in the northern and southern temperate zones and on the mountains of the intermediate tropical regions. But the species left during a long time on these mountains, or in opposite hemispheres, would have to compete with many new forms and would be exposed to somewhat different physical conditions; hence, they would be eminently liable to modification, and would generally now exist as varieties or as representative species; and this is the case. We must, also, bear in mind the occurrence in both hemispheres of former Glacial periods; for these will account, in accordance with the same principles, for the many quite distinct species inhabiting the same widely separated areas, and belonging to genera not now found in the intermediate torrid zones.

 

Siguiendo el curso regular de los acontecimientos, el hemisferio sur estaría a su vez sujeto a un severo período glaciar y el hemisferio norte se volvería más caliente, y entonces las formas de clima templado del Sur invadirían las tierras bajas ecuatoriales. Las formas del Norte que habían quedado antes en las montañas descenderían entonces y se mezclarían con las del Sur. Estas últimas, al volver el calor, volverían a su patria primitiva, dejando algunas especies en las montañas, y llevando hacia el Sur consigo algunas de las especies septentrionales de clima templado que habían bajado de sus refugios de las montañas. De este modo tendríamos un corto número de especies idénticamente iguales en las zonas templadas del Norte y del Sur y en las montañas de las regiones intermedias tropicales. Pero las especies, al quedar durante mucho tiempo en las montañas o en hemisferios opuestos, tendrían que competir con muchas formas nuevas y estarían expuestas a condiciones físicas algo diferentes; estarían, por consiguiente, muy sujetas a modificación, y tienen que existir ahora, en general, como variedades o como especies representativas, y esto es lo que ocurre. Debemos también tener presente la existencia en ambos hemisferios de períodos glaciares anteriores, pues éstos explicarían, según los mismos principios, las muchas especies bien distintas que viven en regiones análogas muy separadas, y que pertenecen a géneros que no se encuentran ahora en las zonas tórridas intermedias.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,

Veamos ahora la conclusión de Mr. Croll en el párrafo sexcentésimo sexagésimo quinto del Origen de las Especies

Sí, veámosla:

cuando el hemisferio norte sufría el frío extremo del gran período glaciar el hemisferio sur estaba realmente más caliente,…

 

Seguro. Estamos de acuerdo con Mr. Croll y también con Mr. Darwin y con todos quienes fuesen los que autorizaron y estimularon la publicación de esta obra.

 

Es cierto que cuando el hemisferio norte sufría el frío extremo del gran período glaciar el hemisferio sur estaba realmente más caliente. Es seguro. Ahora bien: ¿Se trata sólo de un juego de palabras, o hay una realidad a la que estos circunloquios se refieran?

 

Continúa el párrafo con el mismo tono:

.El período glaciar, medido por años, tiene que haber sido larguísímo, y si recordamos los inmensos espacios porque se han extendido en pocos siglos algunas plantas y animales naturalizados, este período habrá sido suficiente para cualquier emigración

 

Hablar sin decir nada hasta que de nuevo el lugar común, el tópico darvinés:

 

Sabemos que las formas árticas, cuando el frío se fue haciendo más y más intenso, invadieron las regiones templadas

 

Eso es lo que sabemos: que hubo una invasión. No un desplazamiento o una extensión de su zona habitual: Una invasión, término mucho más acorde con la Lucha por la supervivencia que se pretende imponer mediante el uso de este idioma.

 

Dicho de nuevo sin temor de parecer insistente:

 

algunas de las formas más vigorosas, predominantes y más extendidas invadieron las regiones bajas ecuatoriales

 

¿Queda más claro así? Los fuertes, vigorosos y predominantes invaden el espacio. Es algo común en la naturaleza.

 

 

 

 

 

 

665

Now let us see whether Mr. Croll’s conclusion that when the northern hemisphere suffered from the extreme cold of the great Glacial period, the southern hemisphere was actually warmer, throws any clear light on the present apparently inexplicable distribution of various organisms in the temperate parts of both hemispheres, and on the mountains of the tropics. The Glacial period, as measured by years, must have been very long; and when we remember over what vast spaces some naturalised plants and animals have spread within a few centuries, this period will have been ample for any amount of migration. As the cold became more and more intense, we know that Arctic forms invaded the temperate regions; and from the facts just given, there can hardly be a doubt that some of the more vigorous, dominant and widest-spreading temperate forms invaded the equatorial lowlands. The inhabitants of these hot lowlands would at the same time have migrated to the tropical and subtropical regions of the south, for the southern hemisphere was at this period warmer. On the decline of the Glacial period, as both hemispheres gradually recovered their former temperature, the northern temperate forms living on the lowlands under the equator, would have been driven to their former homes or have been destroyed, being replaced by the equatorial forms returning from the south. Some, however, of the northern temperate forms would almost certainly have ascended any adjoining high land, where, if sufficiently lofty, they would have long survived like the Arctic forms on the mountains of Europe. They might have survived, even if the climate was not perfectly fitted for them, for the change of temperature must have been very slow, and plants undoubtedly possess a certain capacity for acclimatisation, as shown by their transmitting to their offspring different constitutional powers of resisting heat and cold.

 

Veamos ahora si la conclusión de míster Croll, de que cuando el hemisferio norte sufría el frío extremo del gran período glaciar el hemisferio sur estaba realmente más caliente, arroja clara luz sobre la distribución actual, inexplicable en apariencia, de diferentes organismos en las regiones templadas de ambos hemisferios y en las montañas de los trópicos. El período glaciar, medido por años, tiene que haber sido larguísímo, y si recordamos los inmensos espacios porque se han extendido en pocos siglos algunas plantas y animales naturalizados, este período habrá sido suficiente para cualquier emigración. Sabemos que las formas árticas, cuando el frío se fue haciendo más y más intenso, invadieron las regiones templadas, y por los hechos que se acaban de citar apenas puede caber duda de que algunas de las formas más vigorosas, predominantes y más extendidas invadieron las regiones bajas ecuatoriales. Los habitantes de estas cálidas regiones bajas tendrían que emigrar al mismo tiempo a las regiones tropical y subtropical del Sur, pues el hemisferio sur era más caliente en este período. Al decaer el período glaciar, como ambos hemisferios recobraron sus temperaturas primitivas, las formas de clima templado del Norte, que vivían en las regiones bajas del Ecuador, serían forzadas a volver a su primitiva patria o serían destruidas, siendo reemplazadas por las formas ecuatoriales que volvían del Sur. Algunas, sin embargo, de las formas templadas del Norte es casi seguro que ascenderían a algún país alto próximo, donde, si era suficientemente elevado, sobrevivirían mucho tiempo, como las formas árticas en las montañas de Europa. Aunque el clima no fuese perfectamente adecuado para ellas, sobrevivirían, pues el cambio de temperatura tuvo que haber sido lentísimo, y las plantas poseen, indudablemente, cierta facultad de aclimatación, como lo demuestran por la transmisión a su descendencia de fuerza y constitución diferentes para resistir el calor y el frío.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,

Algo que parece casi seguro en el párrafo sexcentésimo sexagésimo cuarto del Origen de las Especies

Leemos:

 parece casi seguro que en algún período anterior, indudablemente durante la parte más rigurosa del período glaciar, las tierras bajas de estos grandes continentes estuvieron habitadas en el Ecuador por un considerable número de formas de clima templado.

Parece…casi…seguro..?

 

Resulta difícil interpretar el texto así escrito. Si dijésemos:

 

durante la parte más rigurosa del período glaciar, las tierras bajas de estos grandes continentes estuvieron habitadas en el Ecuador por un considerable número de formas de clima templado

 

Entonces entenderíamos algo. Tampoco mucho puesto que no sabemos qué son las tierras bajas de estos grandes continentes, ni tampoco a qué se refiere exactamente con el Ecuador, ni tampoco qué pueda ser la parte más rigurosa del período glaciar. Empero,  seamos positivos y admitamos que entenderíamos algo, un poco pero algo. Pero todo se viene abajo cuando delante de lo poco que entendemos leemos:

 

parece casi seguro que en algún período anterior, indudablemente…….

 

Parece?

Casi seguro?

Indudablemente?

 

Es todo esto una tomadura de pelo?

 

¿Tendría razón quien dijo que algún día el mito darwinista será considerado como el más grande engaño en la historia de la ciencia?

 

 

 

664

From the foregoing facts, namely, the presence of temperate forms on the highlands across the whole of equatorial Africa, and along the Peninsula of India, to Ceylon and the Malay Archipelago, and in a less well-marked manner across the wide expanse of tropical South America, it appears almost certain that at some former period, no doubt during the most severe part of a Glacial period, the lowlands of these great continents were everywhere tenanted under the equator by a considerable number of temperate forms. At this period the equatorial climate at the level of the sea was probably about the same with that now experienced at the height of from five to six thousand feet under the same latitude, or perhaps even rather cooler. During this, the coldest period, the lowlands under the equator must have been clothed with a mingled tropical and temperate vegetation, like that described by Hooker as growing luxuriantly at the height of from four to five thousand feet on the lower slopes of the Himalaya, but with perhaps a still greater preponderance of temperate forms. So again in the mountainous island of Fernando Po, in the Gulf of Guinea, Mr. Mann found temperate European forms beginning to appear at the height of about five thousand feet. On the mountains of Panama, at the height of only two thousand feet, Dr. Seemann found the vegetation like that of Mexico, “with forms of the torrid zone harmoniously blended with those of the temperate.”

 

Por los hechos precedentes -presencia de formas de clima templado en las regiones elevadas por toda el África ecuatorial y a lo largo de la península de la India, hasta Ceilán y el archipiélago Malayo, y, de modo menos marcado, por toda la gran extensión tropical de América del Sur-parece casi seguro que en algún período anterior, indudablemente durante la parte más rigurosa del período glaciar, las tierras bajas de estos grandes continentes estuvieron habitadas en el Ecuador por un considerable número de formas de clima templado. En este período el clima ecuatorial al nivel del mar era probablemente casi igual que el que ahora se experimenta en las mismas latitudes a las alturas de 5.000 a 6.000 pies, o hasta un poco más frío. Durante el período más frío las tierras bajas del Ecuador tuvieron que cubrirse de vegetación mezclada de tropical y de clima templado, como la que Hooker describe creciendo exuberante a la altura de 4.000 a 5.000 pies en las vertientes inferiores del Himalaya, aunque quizá con una preponderancia aún mayor de-formas de clima templado. Así también en la montañosa isla de Fernando Poo, en el golfo de Guinea, míster Mann encontró formas europeas de clima templado que empiezan a aparecer a unos 5.000 pies de altura. En las montañas del Panamá, a la altura de sólo 2.000 pies, el doctor Seemann encontró que la vegetación era semejante a la de Méjico, con formas de la zona tórrida mezcladas armoniosamente con las de la templada».

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,

Otro problema resuelto con un buen ejemplo del método darvinés en el párrafo sexcentésimo trigésimo sexto del Origen de las Especies

La principal característica del darvinés es su capacidad para generar confusión. Esto le ha dado su gran prestigio y extensión en el mundo contemporáneo. Si definimos un caso, o una cuestión, como dice el autor al principio de este párrafo, tal como:

 

si todos los individuos de la misma especie descienden de una sola pareja o de un solo hermafrodita, o si, como algunos autores suponen, descienden de muchos individuos simultáneamente creados

 

Ya en la propia definición de la cuestión debemos utilizar una terminología ambigua (por ejemplo aquí creados). Además, la alternativa ha de ser falsa, es decir pueden existir opciones que no son ni una ni la otra de las contempladas en la alternativa.  Los individuos de una especie no tienen por qué descender de una sola pareja, ni tampoco de muchos individuos simultáneamente “creados”.

 

Tras una alternativa falsa, expuesta con términos ambiguos, podemos introducir alguna sentencia para incrementar la confusión:

 

En los seres orgánicos que nunca se cruzan -si es que existen-, cada especie tiene que descender por una sucesión de variedades modificadas, que se han ido suplantando unas o otras, pero que nunca se han mezclado con otros individuos o variedades de la misma especie; de modo que en cada estado sucesivo de modificación todos los individuos de la misma forma descenderán de un solo progenitor

 

¿Será suficiente algo así? Tal vez, pero todavía puede complicarse:

 

Pero en la inmensa mayoría de los casos -o sea en todos los organismos que habitualmente se unen para cada cría, o que a veces se cruzan- los individuos de la misma especie que viven en la misma región se mantendrán casi uniformes por cruzamiento, de manera que muchos individuos continuarán cambiando simultáneamente y todo el conjunto de modificaciones en cada estado no se deberá a la descendencia de un solo progenitor.

 

El propio autor es consciente del barullo que ha generado, pero no le preocupa y rápidamente encuentra una salida sencilla. Como siempre basada en la supervivencia de los más aptos y en la excelencia de algunas producciones. Sus tópicos favoritos:

 

Para aclarar lo que quiero decir: nuestros caballos de carrera ingleses difieren de los caballos de cualquier otra raza; pero no deben su diferencia y superioridad a descender de una sola pareja, sino al cuidado continuo en la selección y amaestramiento de muchos individuos en cada generación

 

 

 

636

The question of single or multiple centres of creation differs from another though allied question, namely, whether all the individuals of the same species are descended from a single pair, or single hermaphrodite, or whether, as some authors suppose, from many individuals simultaneously created. With organic beings which never intercross, if such exist, each species, must be descended from a succession of modified varieties, that have supplanted each other, but have never blended with other individuals or varieties of the same species, so that, at each successive stage of modification, all the individuals of the same form will be descended from a single parent. But in the great majority of cases, namely, with all organisms which habitually unite for each birth, or which occasionally intercross, the individuals of the same species inhabiting the same area will be kept nearly uniform by intercrossing; so that many individuals will go on simultaneously changing, and the whole amount of modification at each stage will not be due to descent from a single parent. To illustrate what I mean: our English race-horses differ from the horses of every other breed; but they do not owe their difference and superiority to descent from any single pair, but to continued care in the selecting and training of many individuals during each generation.

 

El problema de la unidad o pluralidad de centros de creación es distinto de otra cuestión con él relacionada, o sea si todos los individuos de la misma especie descienden de una sola pareja o de un solo hermafrodita, o si, como algunos autores suponen, descienden de muchos individuos simultáneamente creados. En los seres orgánicos que nunca se cruzan -si es que existen-, cada especie tiene que descender por una sucesión de variedades modificadas, que se han ido suplantando unas o otras, pero que nunca se han mezclado con otros individuos o variedades de la misma especie; de modo que en cada estado sucesivo de modificación todos los individuos de la misma forma descenderán de un solo progenitor. Pero en la inmensa mayoría de los casos -o sea en todos los organismos que habitualmente se unen para cada cría, o que a veces se cruzan- los individuos de la misma especie que viven en la misma región se mantendrán casi uniformes por cruzamiento, de manera que muchos individuos continuarán cambiando simultáneamente y todo el conjunto de modificaciones en cada estado no se deberá a la descendencia de un solo progenitor. Para aclarar lo que quiero decir: nuestros caballos de carrera ingleses difieren de los caballos de cualquier otra raza; pero no deben su diferencia y superioridad a descender de una sola pareja, sino al cuidado continuo en la selección y amaestramiento de muchos individuos en cada generación.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,

Conclusiones y pareceres en el párrafo sexcentésimo trigésimo cuarto del Origen de las Especies

El idioma darvinés se caracteriza, entre otras cosas, por su incapacidad de distinguir.  Así, no distingue bien entre lo que es un hecho y lo que es una teoría. Tampoco distingue bien entre lo que es una opinion personal o parecer y lo que es una conclusion científica.

Las especies han sido producidas (creadas dice en algún otro momento) en un punto. Si se encuentran en lugares muy distantes, esto ha de ser debido a cambios en la geología.  Si esto es muy frecuente, entonces recurrimos a la confusion verbal. Es decir, si no puedo explicar algo, voy al menos a decir unas frases que den la impression de que tengo una explicación. Por ejemplo:

 

De modo que nos vemos reducidos a considerar si las excepciones a la continuidad de la distribución geográfica son tan numerosas y de naturaleza tan grave que tengamos que renunciar a la opinión, que las consideraciones generales hacen probable, de que cada especie ha sido producida en una región y que desde allí ha emigrado hasta donde ha podido.

 

Esto se justifica de cualquier manera. Por ejemplo:

 

Sería inútilmente fatigoso discutir todos los casos excepcionales en que una misma especie vive actualmente en puntos distantes y separados, y no pretendo, ni por un momento, que pueda ofrecerse explicación alguna de muchos casos.

 

Para concluir:

 

la creencia de que la ley es un solo lugar de origen me parece incomparablemente la más segura.

 

 

634

Hence, it seems to me, as it has to many other naturalists, that the view of each species having been produced in one area alone, and having subsequently migrated from that area as far as its powers of migration and subsistence under past and present conditions permitted, is the most probable. Undoubtedly many cases occur in which we cannot explain how the same species could have passed from one point to the other. But the geographical and climatical changes which have certainly occurred within recent geological times, must have rendered discontinuous the formerly continuous range of many species. So that we are reduced to consider whether the exceptions to continuity of range are so numerous, and of so grave a nature, that we ought to give up the belief, rendered probable by general considerations, that each species has been produced within one area, and has migrated thence as far as it could. It would be hopelessly tedious to discuss all the exceptional cases of the same species, now living at distant and separated points; nor do I for a moment pretend that any explanation could be offered of many instances. But, after some preliminary remarks, I will discuss a few of the most striking classes of facts, namely, the existence of the same species on the summits of distant mountain ranges, and at distant points in the Arctic and Antarctic regions; and secondly (in the following chapter), the wide distribution of fresh water productions; and thirdly, the occurrence of the same terrestrial species on islands and on the nearest mainland, though separated by hundreds of miles of open sea. If the existence of the same species at distant and isolated points of the earth’s surface can in many instances be explained on the view of each species having migrated from a single birthplace; then, considering our ignorance with respect to former climatical and geographical changes, and to the various occasional means of transport, the belief that a single birthplace is the law seems to me incomparably the safest.

 

Por consiguiente, me parece, como a otros muchos naturalistas, que la opinión más probable es la de que cada especie ha sido producida en una sola región y que posteriormente ha emigrado de esta región hasta donde se lo han permitido sus facultades de emigración y resistencia, en las condiciones pasadas y presentes. Indudablemente, se presentan muchos casos en los que no podemos explicar cómo la misma especie pudo haber pasado de un punto a otro. Pero los cambios geográficos y climatológicos que han ocurrido ciertamente en tiempos geológicos recientes tienen que haber convertido en discontinua la distribución geográfica, antes continua, de muchas especies. De modo que nos vemos reducidos a considerar si las excepciones a la continuidad de la distribución geográfica son tan numerosas y de naturaleza tan grave que tengamos que renunciar a la opinión, que las consideraciones generales hacen probable, de que cada especie ha sido producida en una región y que desde allí ha emigrado hasta donde ha podido. Sería inútilmente fatigoso discutir todos los casos excepcionales en que una misma especie vive actualmente en puntos distantes y separados, y no pretendo, ni por un momento, que pueda ofrecerse explicación alguna de muchos casos. Pero, después de unas observaciones preliminares, discutiré algunos de los grupos más notables de hechos, como la existencia de la misma especie en las cumbres de regiones montañosas distintas o en puntos muy distantes de las regiones árticas y antárticas; discutiré luego -en el capítulo siguiente- la extensa distribución de las producciones de agua dulce, y después la presencia de las mismas producciones terrestres en islas y en la tierra firme más próxima, aunque separadas por centenares de millas de océano. Si la existencia de la misma especie en puntos distantes y aislados de la superficie terrestre puede explicarse en muchos casos dentro de la opinión de que cada especie ha emigrado desde un solo lugar de nacimiento, entonces, teniendo en cuenta nuestra ignorancia de los antiguos cambios climatológicos y geográficos y de los diferentes medios de transporte ocasionales, la creencia de que la ley es un solo lugar de origen me parece incomparablemente la más segura.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,

Vera Causa, generación ordinaria, y otras expresiones propias del idioma darvinés en el párrafo sexcentésimo trigésimo tercero del Origen de las Especies

El idioma darwiniano o darvinés presenta muchas peculiaridades. No se limita a una combinación de la terminología beligerante (lucha por la supervivencia, competición, supervivencia del más apto,……) con  los oxímoron (selección natural, selección sexual,….) y otros muchos recursos de la retórica. Aquí, por ejemplo,  se ve enriquecido con fantásticas expresiones,  procedentes unas del universo de la teología, verdadera vocación académica de nuestro autor; otras fruto de su inspiración elevada:

 

Vera Causa, generación ordinaria, milagro,…..

 

633

SINGLE CENTRES OF SUPPOSED CREATION.

 

We are thus brought to the question which has been largely discussed by naturalists, namely, whether species have been created at one or more points of the earth’s surface. Undoubtedly there are many cases of extreme difficulty in understanding how the same species could possibly have migrated from some one point to the several distant and isolated points, where now found. Nevertheless the simplicity of the view that each species was first produced within a single region captivates the mind. He who rejects it, rejects the vera causa of ordinary generation with subsequent migration, and calls in the agency of a miracle. It is universally admitted, that in most cases the area inhabited by a species is continuous; and that when a plant or animal inhabits two points so distant from each other, or with an interval of such a nature, that the space could not have been easily passed over by migration, the fact is given as something remarkable and exceptional. The incapacity of migrating across a wide sea is more clear in the case of terrestrial mammals than perhaps with any other organic beings; and, accordingly, we find no inexplicable instances of the same mammals inhabiting distant points of the world. No geologist feels any difficulty in Great Britain possessing the same quadrupeds with the rest of Europe, for they were no doubt once united. But if the same species can be produced at two separate points, why do we not find a single mammal common to Europe and Australia or South America? The conditions of life are nearly the same, so that a multitude of European animals and plants have become naturalised in America and Australia; and some of the aboriginal plants are identically the same at these distant points of the northern and southern hemispheres? The answer, as I believe, is, that mammals have not been able to migrate, whereas some plants, from their varied means of dispersal, have migrated across the wide and broken interspaces. The great and striking influence of barriers of all kinds, is intelligible only on the view that the great majority of species have been produced on one side, and have not been able to migrate to the opposite side. Some few families, many subfamilies, very many genera, a still greater number of sections of genera, are confined to a single region; and it has been observed by several naturalists that the most natural genera, or those genera in which the species are most closely related to each other, are generally confined to the same country, or if they have a wide range that their range is continuous. What a strange anomaly it would be if a directly opposite rule were to prevail when we go down one step lower in the series, namely to the individuals of the same species, and these had not been, at least at first, confined to some one region!

 

Centros únicos de supuesta creación

Nos vemos así llevados a la cuestión, que ha sido muy discutida por los naturalistas, de si las especies han sido creadas en uno o en varios puntos de la superficie de la Tierra. Indudablemente, hay muchos casos en que es muy difícil comprender cómo la misma especie pudo haber emigrado desde un punto a los varios puntos distantes y aislados donde ahora se encuentra. Sin embargo, la sencillez de la idea de que cada especie se produjo al principio en una sola región cautiva la inteligencia. Quien la rechace rechaza la vera causa de la generación ordinaria con emigraciones posteriores, e invoca la intervención de un milagro. Es universalmente admitido que, en la mayor parte de los casos, la zona habitada por una especie es continua, y cuando una planta o animal viven en dos puntos tan distantes entre sí o con una separación de tal naturaleza que el espacio no pudo haber sido atravesado fácilmente emigrando, se cita el hecho como algo notable y excepcional. La incapacidad de emigrar atravesando un gran mar es quizá más clara en el caso de los mamíferos terrestres que en el de ningunos otros seres orgánicos, y así no encontramos: ejemplos que sean inexplicables de que el mismo mamífero viva en puntos distantes de la Tierra. Ningún geólogo encuentra dificultad en que la Gran Bretaña posea los mismos cuadrúpedos que el resto de Europa, pues no hay duda de que en otro tiempo estuvieron unidas. Pero si las mismas especies pueden ser producidas en dos puntos separados, ¿cómo es que no encontramos ni un solo mamífero común a Europa y Australia o América del Sur? Las condiciones de vida son casi iguales; de tal manera, que una multitud de animales y plantas de Europa han llegado a naturalizarse en América y Australia y algunas de las plantas indígenas son idénticamente las mismas en estos puntos tan distantes del hemisferio norte y del hemisferio sur. La respuesta es, a mi parecer, que los mamíferos no han podido emigrar, mientras que algunas plantas, por sus variados medios de dispersión, han emigrado a través de los grandes e ininterrumpidos espacios intermedios. La influencia grande y asombrosa de los obstáculos de todas clases sólo es comprensible según la opinión de que la gran mayoría de las especies ha sido producida a un lado del obstáculo y no ha podido emigrar al lado opuesto. Un corto número de familias, muchas subfamilias, muchísimos géneros y un número todavía mayor de secciones de géneros están limitados a una región determinada, y ha sido observado por diferentes naturalistas que los géneros más naturales -o sea los géneros en que las especies están más estrechamente relacionadas entre sí- están generalmente confinados en una misma región, o, si ocupan una gran extensión, esta extensión es continua. ¡Qué anomalía tan extraña si, cuando descendemos un grado en la serie, o sea cuando pasamos a los individuos de la misma especie, tuviese que prevalecer la regla diametralmente opuesta, y estos individuos no hubiesen estado, por lo menos al principio, confinados a una sola región!

 

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,

Los tópicos o lugares comunes del idioma darvinés en el párrafo sexcentésimo trigésimo primero del Origen de las Especies

Ya hemos visto algunos ejemplos del darvinés: lenguaje inventado por Darwin y descubierto posteriormente por Eugenio d’Ors. En este párrafo se ponen de relieve algunas de sus características principales como el recurso  a los lugares comunes habituales: selección natural, lucha por la vida y competición.

 

631

 

There is no evidence, as was remarked in the last chapter, of the existence of any law of necessary development. As the variability of each species is an independent property, and will be taken advantage of by natural selection, only so far as it profits each individual in its complex struggle for life, so the amount of modification in different species will be no uniform quantity. If a number of species, after having long competed with each other in their old home, were to migrate in a body into a new and afterwards isolated country, they would be little liable to modification; for neither migration nor isolation in themselves effect anything. These principles come into play only by bringing organisms into new relations with each other and in a lesser degree with the surrounding physical conditions. As we have seen in the last chapter that some forms have retained nearly the same character from an enormously remote geological period, so certain species have migrated over vast spaces, and have not become greatly or at all modified.

 

Como se hizo observar en el capítulo anterior, no hay prueba alguna de la existencia de una ley de desarrollo necesario. Como la variabilidad de cada especie es una propiedad independiente, que será utilizada por la selección natural sólo hasta donde sea útil a cada individuo en su complicada lucha por la vida, la intensidad de la modificación en las diferentes especies no será uniforme. Si un cierto número de especies, después de haber competido mutuamente mucho tiempo en su patria, emigrasen juntas a un nuevo país, que luego quedase aislado, serían poco susceptibles de modificación, pues ni la emigración ni el aislamiento por si solos producen nada. Estas causas entran en juego sólo en cuanto colocan a los organismos en relaciones nuevas entre sí y también, aunque en menor grado, con las condiciones físicas ambientes. Del mismo modo que hemos visto en el capítulo anterior que algunas formas, han conservado casi los mismos caracteres desde un período geológico remotísimo, también ciertas especies se han diseminado por inmensos espacios, habiéndose modificado poco o nada.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,

Perfección y superioridad con una conclusión absurda en el párrafo sexcentésimo noveno del Origen de las Especies

Ya empezamos mal en este párrafo:

 la diferencia y especialización de las partes en los seres orgánicos, cuando llegan a la edad adulta, es la mejor medida hasta ahora conocida del grado de perfección o superioridad.

 

Puesto que no es lícito hablar ni de perfección ni de superioridad.

 

Pero claro es que se trata de nuevo de volver a la carga con lo que hace la selección natural. Todo es entonces comprensible, todo ha de ser disculpado. Paso libre para su majestad,……..

 

La conclusión es otro sinsentido, fruto de la imaginación del autor con el consentimiento  de sus poderosos apoyos en el mundo científico y editorial. El texto es muestra del más puro lenguaje darwiniano o darvinés en el que se mezclan los lugares comunes (la victoria en la lucha por la vida, la selección natural) con las falacias más simples (De modo que, en esta prueba fundamental de la victoria, Una gran mayoría de paleontólogos contestará afirmativamente ……):

 

Por consiguiente, hemos de llegar a la conclusión de que, si en clima casi igual los habitantes eocenos del mundo pudiesen ser puestos en competencia con los actuales, aquéllos serían derrotados y exterminados por éstos, como lo serían las formas secundarias por las eocenas y las formas paleozoicas por las secundarias. De modo que, en esta prueba fundamental de la victoria en la lucha por la vida, lo mismo que tomando como medida la especialización de órganos, las formas modernas, según la teoría de la-selección natural, deben ser más elevadas que las formas antiguas. ¿Ocurre así? Una gran mayoría de paleontólogos contestará afirmativamente, y parece que esta respuesta podría admitirse como cierta, aunque sea difícil de probar.

 

 

 

 

 

 

 

609

ON THE STATE OF DEVELOPMENT OF ANCIENT COMPARED WITH LIVING FORMS.

 

We have seen in the fourth chapter that the degree of differentiation and specialisation of the parts in organic beings, when arrived at maturity, is the best standard, as yet suggested, of their degree of perfection or highness. We have also seen that, as the specialisation of parts is an advantage to each being, so natural selection will tend to render the organisation of each being more specialised and perfect, and in this sense higher; not but that it may leave many creatures with simple and unimproved structures fitted for simple conditions of life, and in some cases will even degrade or simplify the organisation, yet leaving such degraded beings better fitted for their new walks of life. In another and more general manner, new species become superior to their predecessors; for they have to beat in the struggle for life all the older forms, with which they come into close competition. We may therefore conclude that if under a nearly similar climate the eocene inhabitants of the world could be put into competition with the existing inhabitants, the former would be beaten and exterminated by the latter, as would the secondary by the eocene, and the palaeozoic by the secondary forms. So that by this fundamental test of victory in the battle for life, as well as by the standard of the specialisation of organs, modern forms ought, on the theory of natural selection, to stand higher than ancient forms. Is this the case? A large majority of palaeontologists would answer in the affirmative; and it seems that this answer must be admitted as true, though difficult of proof.

 

Del estado de desarrollo de las formas antiguas, comparado con el de las vivientes

Hemos visto en el capítulo cuarto que la diferencia y especialización de las partes en los seres orgánicos, cuando llegan a la edad adulta, es la mejor medida hasta ahora conocida del grado de perfección o superioridad. También hemos visto que, como la especialización de las partes es una ventaja para todo ser, la selección natural tenderá a hacer la organización de todo ser más especializada y perfecta, y, en este sentido, superior; aunque esto no es decir que no pueda dejar muchos seres con una conformación sencilla y sin perfeccionar, adecuados a condiciones sencillas de vida, ni que, en algunos casos, incluso no degrade o simplifique la organización; dejando, sin embargo, estos degradados más adecuados para su nuevo género de vida. Las nuevas especies llegan a ser superiores a sus predecesoras de otro modo más general, pues tienen que vencer en la lucha por la vida a todas las formas viejas, con las que entran en estrecha competencia. Por consiguiente, hemos de llegar a la conclusión de que, si en clima casi igual los habitantes eocenos del mundo pudiesen ser puestos en competencia con los actuales, aquéllos serían derrotados y exterminados por éstos, como lo serían las formas secundarias por las eocenas y las formas paleozoicas por las secundarias. De modo que, en esta prueba fundamental de la victoria en la lucha por la vida, lo mismo que tomando como medida la especialización de órganos, las formas modernas, según la teoría de la-selección natural, deben ser más elevadas que las formas antiguas. ¿Ocurre así? Una gran mayoría de paleontólogos contestará afirmativamente, y parece que esta respuesta podría admitirse como cierta, aunque sea difícil de probar.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Eugenio d’Ors, descubridor del idioma darwiniano o darvinés

Hace un par de meses el blog Humor Darwinista anunciaba el descubrimiento del idioma darvinés como lenguaje impuesto en la biología.  Me pareció entonces que habíamos encontrado un filón para la lingüística y que faltaría sólo encontrar la piedra de roseta, la clave correspondiente que nos permitiría traducir tantos textos del darvinés a otros idiomas corrientes y viceversa, de los lenguajes nativos al darvinés.

Pero, ….la tarea no es tan sencilla.  En parte porque no hay nada nuevo bajo el sol, ese gran mentiroso,  y ahora resulta que el idioma darvinés o darviniano conocido ya hace tiempo, se había instalado ampliamente en diversos dominios.   Su uso va mucho más allá de los límites de la Biología,  y resulta que ya era el lenguaje impuesto en la Historia hace setenta años.

En uno de sus escritos fechado allá por los años treinta o cuarenta del último siglo del pasado milenio, Eugenio d’Ors descubría ya los trucos y la las complejidades del darvinés cuando decía:

Donde las ideas aparecen, el resultado suele ser todavía peor. Porque el historicismo, durante los años que nos preceden, tan se ha puesto a la escuela del prejuicio evolucionista, que la sombra de Darwin parece presidir la íntima devoción de cada una de estas compilaciones que, a escuela darwiniana se colocan, cuando no ocurre que, no poco a estilo de monsieur Jourdain, hablen en darviniano sin saberlo.
Esto se las conoce en su general relativismo, y más aparentemente aún y para empezar, en la gran preponderancia que se les ve conceder, desde las primeras páginas, no ya a lo prehistórico, sino a lo paleontológico, y hasta lo geológico, cuando no se llega a lo astronómico, con tendencia evidente a rebajar el color propiamente humano en la evocación del pasado del mundo. Así como en la hora de Copérnico y de Galileo la tierra pasó a ser , astronómicamente, un simple caso particular, en un sistema cosmológico más vasto, de concepción más “neutral” desde el punto de vista de los intereses humanistas o del orgullo humano, así, en otra paralela, el evolucionismo moderno tiende a sumir la civilización en la vida y ésta en la materia, con lo cual la historia humana, capitulillo insignificante por lo que dice a su duración en tiempo, viene a achicarse en importancia, ante las grandes cifras que representan cronológicamente el proceso de los mundos. No hay que insistir en lo que representan, como radicalismo evolucionista, las tres versiones de diversa envergadura dadas en su Esquema de la Historia por Herbert Wells. Pero tampoco hay por qué ocultar que principios análogos presiden sin duda a la Historia del Mundo, de José Pijoan, que el editor Salvat viene publicando en Barcelona.

No poco de lo bueno que contiene este notable esfuerzo queda inútil por culpa de ese desdichado espíritu que ha movido a abrir, por ejemplo, las ilustraciones del primer volumen, con grabados y láminas de plesiosauros, volcanes, bólidos y otras nebulosas

Bibliografía

Eugenio d’Ors. 1949. Nuevo Glosario. Vol III 1934-1943. Aguilar Madrid.
P 78

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , , , ,