Posts etiquetados con ‘invento darwinista’

Comer azúcar o ¿por qué la gente se queda satisfecha con la explicación de la Selección Natural?

Recibo una información interesante acerca de la peligrosa costumbre de comer azúcar. Por lo visto es habitual en nuestro entorno que una persona consuma como promedio 1.3 kilos de azúcar al día:  una peligrosa costumbre que conlleva elevados riesgos de obesidad, diabetes, enfermedades coronarias y otras y, no obstante, la sensación puede ser la de estar bien alimentado; o, al menos, de estar alimentado.

Algo semejante ocurre con las pseudo-explicaciones científicas, por ejemplo la Selección Natural.  Desde su blog Los Fallos de Darwin, Platypus está de acuerdo en que el principal problema de Darwin es el concepto de Selección Natural.  Por esto me pregunta:

¿por qué la gente se queda satisfecha con la explicación de la SN?

Con determinadas explicaciones ocurre algo semejante a lo que pasa con el azúcar en la dieta.  Crean una sensación (de alimentación, de satisfacción), cuando en realidad pueden estar provocando algo distinto (enfermedad, manipulación mental).

En lo que atañe al lenguaje en general, ya sabemos que su control es muy importante y por eso, tanto en la ficción como en la realidad, desde el poder se promueven diccionarios y enciclopedias.  El fenómeno lo describió Orwell en su novela 1984, cuyo protagonista Winston Smith, trabaja en el Departamento de Registro del Ministerio de la Verdad, responsable entre otras tareas de la elaboración del diccionario de Neolengua; porque, no olvidemos que:

Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado

La misma cuestión en el campo de la realidad, en el cual estaba inspirada la obra de Orwell,  la ha tratado Herbert Marcuse en su obra  “One dimensional man”.  Algunos de sus párrafos son muy ilustradores  al respecto.  Por ejemplo:

Las tendencias dominantes del habla, que niegan estas distinciones, son expresión de los cambios en los modos de pensamiento discutidos en los capítulos anteriores: el lenguaje funcionalizado, contraído y unificado es el lenguaje del pensamiento unidimensional. Para ilustrar esta novedad, lo compararé brevemente con una clásica filosofía de la gramática que trasciende el universo del comportamiento y relaciona las categorías lingüísticas con las ontológicas.

Y también:

He aludido a la filosofía de la gramática para mostrar el grado en el que las contracciones lingüísticas indican una contracción del pensamiento que, a su vez, ellas fortalecen y promueven. La insistencia en los elementos filosóficos en la gramática, o en la relación entre el “sujeto” gramatical, lógico y ontológico señala los contenidos que son suprimidos en el lenguaje funcional, eliminados de la expresión y la comunicación. La contracción del concepto en imágenes fijas; el desarrollo detenido en fórmulas hipnóticas que se auto-validan; la inmunidad contra la contradicción; la identificación de las cosas (y de las personas) con su función: estas tendencias revelan a la mente unidimensional en el idioma que habla.

O así mismo:

Si la conducta lingüística impide el desarrollo conceptual, si se opone a la abstracción y la mediación, si se rinde a los hechos inmediatos, rechaza el reconocimiento de los factores detrás de los hechos, y por lo tanto rechaza el reconocimiento de los hechos, y de su contenido histórico. En y para la sociedad, esta organización del discurso funcional es de importancia vital, sirve como vehículo de coordinación y subordinación. El lenguaje unificado y funcional es un lenguaje irreconciliablemente anti-crítico y anti-dialéctico. En él, la racionalidad operacional y behaviorista absorbe los elementos trascendentes, los negativos, y de oposición a la razón.

……………………………………………

El lenguaje cerrado no demuestra ni  explica: comunica decisiones, fallos, órdenes. Cuando define, la definición se convierte en ” separación de lo bueno y lo malo”, establece lo que es correcto y lo equivocado sin permitir dudas, y un valor como justificación de otro. Se mueve por medio de tautologías, pero las tautologías son frases terriblemente eficaces. Expresan el juicio de una “forma prejuzgada”, pronuncian condenas. Por ejemplo, el “contenido objetivo”, es decir, la definición de términos como” desviacionista “,” revisionista “, es la de un código penal, y este tipo de validación hace nacer una conciencia para la que el lenguaje de los poderes fácticos es el lenguaje de la verdad [24].

…………………………………………………..

Este lenguaje controla mediante la reducción de las formas lingüísticas y los símbolos de reflexión, abstracción, desarrollo, contradicción, sustituyendo los conceptos por imágenes

Por todo esto, el lenguaje de Darwin es ejemplo de lenguaje cerrado, contraído, funcionalizado. Inmune a toda contradicción. Como consecuencia de todo ello la Selección Natural es una poderosa imagen, sí. Pero una imagen anticientífica. Un fantasma semántico.

Bibliografía

One dimensional man. Herbert Marcuse. 1964. El enlace lleva directamente al capítulo 4, de interesante lectura.

Versión española de Antonio Elorza para RBA Proyectos Editoriales. Planeta D’Agostini. Barcelona.

Imagen tomada del blog Cambia el mundo despierta. Entrada  Azúcar, epidemia mundial

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , , , , , , , ,

De toda idea de diseño (ID), líbranos señor D.

El diccionario de Neolengua, probablemente la primera y mejor cumplida  profecía de  Orwell;  cuyo objetivo es implantar el pensamiento único, materialista y ateo, hace verdaderas maravillas para presentar las más elaboradas explicaciones de algunos términos relacionados con la biología y la evolución.

Hoy vamos a ver un bonito ejemplo.  Analizaremos el término exaptación, otro invento darwinista cuya única finalidad es expulsar de la ciencia la idea de diseño, ocultarla.   Dirán que exagero, que el que se inventa todo esto soy yo. Pero no. ………….Sigan leyendo porque lo que sigue no lo he dicho yo, casi todo procede del Diccionario de Neolengua……..

Semejante palabro (Exaptación) significa ni más ni menos que Pre-adaptación, es decir, desplazamiento en la función de un carácter durante la evolución (por ejemplo, las plumas de las aves que inicialmente habrían servido para la termorregulación y luego para el vuelo)  pero la palabra inicial que tan bien describe la idea, no interesa….. ¿Por qué? Los propios autores del término lo han explicado muy bien, tanto en español como en inglés.   En español:

“En Biología, se conoce como exaptación a aquella estructura de un organismo que evoluciona originalmente como un rasgo que provee adaptación a unas determinadas condiciones o que no es adaptativo (neutro), y una vez que ya está consolidado (generalmente, varios millones de años después) comienza a ser utilizado y perfeccionado en pos de una nueva finalidad, en ocasiones no relacionada en absoluto con su “propósito” original.

El concepto fue usado por primera vez en el artículo Exaptation – a missing term in the science of form[1] de Stephen Jay Gould y Elizabeth Vrba, donde se trataban de explicar el origen de adaptaciones sumamente complejas a partir de estructuras sencillas sin caer del todo en la idea de la preadaptación.”

“Sin caer en la idea de la preadaptación”, lo cual podría ser catastrófico.

En inglés:

The idea that the function of a trait might shift during its evolutionary history originated with Charles Darwin (1859, ch. 6). For many years the phenomenon was labeled “preadaptation,” but since this term suggests teleology, which is contrary to a basic principle of natural selection, it has been replaced by other terms in the years after Darwin.

Por muchos años el fenómeno se llamó preadaptación, pero ya que esta palabra sugiere teleología, lo cual es contrario al principio básico de la Selección Natural, se ha reemplazado por otras palabras en los años después de Darwin. Ya saben, se trata de una estrategia para no caer en la idea de preadaptación, una peligrosa tentación que nos llevaría a los abismos indeseados del ………..¿diseño, tal vez?

Imagen de Mundo Mágico

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , ,

Locomotora a la luna: Finalidad social de la obra de Darwin revelada en el Historical Sketch en la sexta edición del Origen de las Especies. Segunda parte: La finalidad social de Darwin revelada por Sedgwick

Continúa aquí un resumen del artículo titulado “Locomotora a la luna: Finalidad social de la obra de Darwin revelada en el Historical Sketch de la sexta edición del Origen de las Especies”. La primera parte del resumen se encuentra aquí y el artículo completo publicado en Digital CSIC.

Imágenes: Karl Friedrich Burdach, Jean Baptiste Bory de Saint Vicent,  de Wikipedia.

Poca ciencia en el Sketch

 

Ya ha quedado claro que la transformación de las especies no es aportación de Darwin. El mérito de ser el autor de tal aportación a la ciencia, se reconoce en el Sketch, es de Lamarck. Habiendo reconocido en los párrafos segundo y tercero que el mérito es de Lamarck, y que similares opiniones tuvieron su abuelo, Geoffroy Saint-Hilaire y Goethe, Darwin manifiesta a partir de ahí otro objetivo: Exponer entre todos los naturalistas mencionados, cuáles son partidarios de la transformación y cuáles no lo son.

En el párrafo 18 de este sketch se citan conjuntamente a Bory St. Vincent, Burdach, Poiret and Fries. Su final no tiene desperdicio:

From other references in Godron’s work “Sur l’Espece”, it seems that Bory St. Vincent, Burdach, Poiret and Fries, have all admitted that new species are continually being produced. I may add, that of the thirty-four authors named in this Historical Sketch, who believe in the modification of species, or at least disbelieve in separate acts of creation, twenty-seven have written on special branches of natural history or geology.)

Indicando que, de los treinta y siete autores mencionados, treinta y cuatro creen en la modificación de las especies. Se deja en manos del lector el resolver quiénes sean los tres que no creen: Posiblemente los dos reverendos (Hon. and Rev. W. Herbert; Rev. Baden Powell) y Aristóteles, en definitiva tan reverendo o más que los anteriores.

Poco importa que en el mismo párrafo los treinta y cuatro autores queden reducidos a veintisiete. En cualquier caso muchos autores han escrito sobre la transformación de las especies antes de Darwin.

Podría ser que la aportación de Darwin consistiera en otra cosa, no en la transformación de las especies sino en la teoría propuesta para explicar la tal transformación: La  Selección Natural. Pero ya en el cuarto párrafo queda claro que W.C. Wells, ya en 1818 reconocía el principio de Selección Natural, si bien aplicado sólo a la raza humana y, dentro de esta a ciertos caracteres.

……………………..

Por si fuera poco, párrafos más adelante Darwin cuenta de manera algo tosca su disputa con Owen. Entre otras cosas se trata de la paternidad del concepto Selección Natural, pero en este aspecto no queda lugar a dudas cuando leemos:

As far as the mere enunciation of the principle of natural selection is concerned, it is quite immaterial whether or not Professor Owen preceded me, for both of us, as shown in this historical sketch, were long ago preceded by Dr. Wells and Mr. Matthews.

 

Pero la paternidad de semejante joya, patrimonio mundial de la ambigüedad, el concepto de Selección Natural no corresponde a Owen ni a Darwin sino, según éste último al Dr. Wells o a Mr. Matthews, salvo que, como veremos inmediatamente corresponda a otro autor muy anterior. Y es que, ya en el primer párrafo de este curioso Sketch, donde su autor dice que Mr Clair Grece, le mencionó un párrafo de Aristóteles, en realidad podría haber indicado que Mr Clair Grece le hizo saber que la selección natural era algo conocido en el mundo antiguo, por lo menos esto es lo que se lee en un letra de Clair Greece a Darwin fechada el día 12 de noviembre de 1866:

You may recollect me as having some year or two since pointed out to you a passage from Aristotle, shewing that “Natural Selection” was known to the ancients.”

En definitiva y por ir centrando el tema, del análisis del Historical Sketch (en su versión de la sexta edición) se deduce en primer lugar cuáles no eran aportaciones de Darwin: Ni la transformación de las Especies, ni la Selección Natural. En segundo lugar queda claro que la intención de Darwin no es discutir detalladamente la aportación de cada uno de los naturalistas mencionados sino otra….¿Cuál?…….

Ingeniería social: la verdadera aportación de Darwin

 

Las del Historical Sketch son páginas escritas para cubrir ausencias; más paradójicamente sirven para poner de manifiesto otras ausencias. Quien las lea detenidamente reconocerá la falta de cualquier intención de describir en detalle la aportación de cada uno de los autores mencionados. El fallo de las primeras ediciones (faltaban referencias) es ahora cambiado por otro no menos importante (las referencias no hacen adecuada mención de las contribuciones científicas). Esto tiene ciertas consecuencias. En primer lugar queda claro que la descripción detenida y metódica de la obra de autores anteriores no interesa, lo que importa es otra cosa.

Asimismo queda establecido cuáles no son aportaciones de Darwin: Ni la transformación de las especies ni la selección natural son conceptos originales suyos.

El Sketch no trata sobre la cuestión científica que concierne a los detalles de la transformación de las especies, sino de otra cosa. Se está estableciendo una agrupación, diferenciando entre dos colectivos de autores. Por una parte los que creen en la transformación o que admiten que tal transformación ocurre y por otra parte aquellos autores que no creen o no admiten tal transformación. Éste y no otro es el aspecto que se destaca de cada uno de los naturalistas citados.

Queda definido así el terreno de un debate que no es científico sino socio-político, o lo que es peor el hacer de tal debate algo esencial para la ciencia. Engaño que todavía hoy perdura y mediante el cual la ciencia se esfuma para dejar espacio a una “nueva teoría” que se elevará triunfante. La cuestión en lid es más de filiación dogmática que científica. Como indicó George Gaylord Simpson, la obra “On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life” no trata sobre el Origen de las Especies. Trata sobre otra cosa ¿Qué aporta la obra de Darwin? Sedgwick lo expresa claramente en su carta dirigida a Darwin el 24 de noviembre de 1859 cuyo contenido íntegro ha sido obtenido del proyecto Darwin Correspondence y de la cual hemos extraído dos fragmentos (La carta se presenta entera en el apéndice 1 (tomada de http://www.darwinproject.ac.uk/entry-2548):

En primer lugar la aportación de Darwin consiste, para Sedgwick, en abandonar el método científico. Irónicamente expresado en la metáfora “construir una maquinaria tan salvaje como la locomotora del Obispo Wilkins que nos iba a llevar  a la luna”. Al menos esto dice en su carta:

 

You have deserted—after a start in that tram-road of all solid physical truth—the true method of induction—& started up a machinery as wild I think as Bishop Wilkin’s locomotive that was to sail with us to the Moon.

(Usted ha abandonado -después de un comienzo en la ruta de toda la sólida verdad física-el verdadero método de inducción y ha puesto en marcha una maquinaria creo que tan salvaje como locomotora del Obispo Wilkins que nos iba a llevar a la Luna.)

En Segundo lugar, desvincular lo material de lo moral para así brutalizar a la humanidad. Esto se obtiene también directamente de la carta de Sedgwick:

This view of nature you have stated admirably; tho’ admitted by all naturalists & denied by no one of common sense. We all admit development as a fact of history; but how came it about? Here, in language, & still more in logic, we are point blank at issue— There is a moral or metaphysical part of nature as well as a physical A man who denies this is deep in the mire of folly Tis the crown & glory of organic science that it does thro’ final cause , link material to moral; & yet does not allow us to mingle them in our first conception of laws, & our classification of such laws whether we consider one side of nature or the other— You have ignored this link; &, if I do not mistake your meaning, you have done your best in one or two pregnant cases to break it. Were it possible (which thank God it is not) to break it, humanity in my mind, would suffer a damage that might brutalize it—& sink the human race into a lower grade of degradation than any into which it has fallen since its written records tell us of its history. Take the case of the bee cells. If your development produced the successive modification of the bee & its cells (which no mortal can prove) final cause would stand good as the directing cause under which the successive generations acted & gradually improved— Passages in your book, like that to which I have alluded (& there are others almost as bad) greatly shocked my moral taste.

(La visión de la naturaleza que ha establecido admirablemente, admitida por todos los naturalistas y no negada por nadie con sentido común. Todos admitimos el desarrollo como hecho histórico, pero….¿cómo ocurrió? En el lenguaje y más aún en la lógica, somos completamente ignorantes al respecto – En la naturaleza, así como hay una parte física hay también una parte moral o metafísica-. Quien niegue esto  estará profundamente en el fango de la locura.  La corona y la gloria de la ciencia orgánica, mediante una causa final, enlazará lo material con lo moral, y sin embargo no permitirá que se mezclen ambos en nuestra primera concepción de las leyes, y en nuestra clasificación de dichas leyes si tenemos en cuenta un lado de la naturaleza o el otro. Usted ha ignorado esto, y, si no me equivoco en su significado, usted hace lo  mejor que puede para romper este enlace. Si fuera posible (que gracias a Dios no lo es) romperlo, la humanidad, en mi mente, sufriría un daño que puede brutalizarla y hundir a la raza humana en un grado inferior de degradación a cualquier otro en que haya caído desde que su historia se encuentra registrada en escritos. Tomemos el caso de las celdas de la abeja. Si su desarrollo hubiera producido la modificación sucesiva de la abeja y sus celdas (algo que ningún mortal puede probar) la causa final estaría en buena posición como la causa en virtud del cual la dirección de las generaciones sucesivas ha actuado y mejorado gradualmente- Con tales pasajes de su obra, al igual que a los que ya he aludido (y hay otros casi tan malos) sorprendió enormemente mi gusto moral.

 

 

Conclusión

Podríamos preguntarnos para terminar si los ciento cincuenta años transcurridos desde que Sedgwick escribió su carta con tan graves acusaciones le habrán dado la razón o por el contrario habrán demostrado que no la tenía. Si el darwinismo habrá sido o no responsable de brutalizar a la humanidad hundiéndola en una degradación nunca antes conocida.

Para José Antonio Zamora, en su libro titulado “Th W Adorno. Pensar contra la Barbarie”,  el darwinismo (darwinismo social dice pero yo no veo otro darwinismo que el social) es uno de los elementos emblemáticos de la Modernidad que ciertamente tienen relación con la mayor catástrofe: el genocidio.

 

Referencias

Burkhardt, Frederick et al. Eds. 2004.  The Correspondence of Charles Darwin. Vol 14, 1866. Carta de James Clair Greece a Charles Darwin del 12 de Noviembre de 1866. Página 386.

Darwin, Charles. On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life. Ediciones segunda y sexta en Gutenberg.org.

Zamora, José Antonio. Th W Adorno. Pensar contra la Barbarie. Editorial Trotta. 2004. Madrid.

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , , ,

Locomotora a la luna: Finalidad social de la obra de Darwin revelada en el Historical Sketch en la sexta edición del Origen de las Especies. Primera parte: ¿De qué hablo el cura en el sermón?

Locomotora a la luna: Finalidad social de la obra de Darwin revelada en el Historical Sketch de la sexta edición del Origen de las Especies.

 

Bishop Wilkin’s locomotive: Social finality in Darwin’s work revealed in the Historical Sketch to the sixth edition of The Origin of Species.

Imagen: Train Tracks at the Saint-Lazare Station (Claude Monet, 1877)

Se expone a continuación un resumen del artículo titulado Locomotora a la luna: Finalidad social de la obra de Darwin revelada en el Historical Sketch de la sexta edición del Origen de las Especies. El artículo completo se encuentra en Digital CSIC .

Contenido

Introducción

Autores mencionados en el Historical Sketch

Poca ciencia en el Historical Sketch

Ingeniería social: la verdadera aportación de Darwin

Conclusión

Palabras clave: Darwin, darwinismo, Historical Sketch, ingeniería social, moral, Naturaleza, Origen de las Especies, Selección Natural.

 

 

Introducción

Entre las múltiples enmiendas realizadas en las sucesivas ediciones de “On the Origin of Species by Means of Natural Selection, or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life”, a partir de la tercera edición (1861) Darwin incluye en sus primeras páginas lo que viene a llamar Historical Sketch. Se trata de unos párrafos (veintisiete en la sexta edición),  cuyo objetivo es corregir uno de  sus defectos más notables: cubrir el hueco que deja la escasa mención hecha a los principales estudiosos de la transformación de las especies en las ediciones anteriores. No obstante, mediante el Historical Sketch Darwin cambia un defecto por otro: al corregir no analiza con el debido rigor los aspectos principales de la obra de los naturalistas que le precedieron en el estudio de la transformación de las especies. Escrito de manera rápida e imprecisa el Sketch muestra que el objetivo de su autor no es científico; por el contrario, su análisis pone de manifiesto una intención adicional y bien diferente que ya había sido bien identificada y descrita por Sedgwick.

 

Autores mencionados en el Sketch

El Historical Sketch correspondiente a la sexta edición, hace referencia a los siguientes treinta y siete autores (mencionados por orden de aparición):

Aristoteles, Buffon, Lamarck, Isidore Geoffroy Saint-Hilaire, Erasmus Darwin, Goethe, Ettienne Geoffroy Saint-Hilaire, W.C. Wells, Hon. and Rev. W. Herbert, Professor Grant, Mr. Patrick Matthew, Mr. Wallace, Von Buch, Rafinesque, Professor Haldeman, al autor de “Vestiges of Creation”, d’Omalius d’Halloy, professor Owen (a quien dedica los párrafos 13 y 14), Dr. Freke, Mr. Herbert Spencer (párrafo 17), M. Naudin (18), Unger, Dalton, Godron, Bory St. Vincent, Burdach, Poiret and Fries, Count Keyserling, Dr. Schaaffhausen, M. Lecoq, Rev. Baden Powell, Sir John Herschel, Von Baer, Prof. Rudolph Wagner, Professor Huxley, Dr. Hooker.

Si, como decíamos, la totalidad del Sketch se desarrolla en treinta y siete párrafos, resulta que la obra de cada uno de los naturalistas considerados se encuentra resumida, en promedio, en menos de uno. Muchos autores se mencionan una sola vez, en algunos casos son agrupados como si sus aportaciones individuales no mereciesen otra mención aparte y sus obras se resumen de manera extremadamente ligera e insuficiente. Al lado de este trato dispensado a quienes lo precedieron en el estudio, llama la atención que, a pesar de la escasez de espacio, el autor no lo ahorra cuando se trata de hablar de su propia obra.  En varias ocasiones Darwin se refiere a su propio trabajo y en tres de ellas lo asocia indisolublemente con el de Wallace (Mr. Wallace and myself), como si el trabajo de ambos fuese equivalente o Wallace se hubiera limitado a darle la réplica. Sólo en uno de los párrafos finales menciona a Wallace independientemente, pero tampoco ahí le concede una independencia total:

The third volume of the “Journal of the Linnean Society” contains papers, read July 1, 1858, by Mr. Wallace and myself, in which, as stated in the introductory remarks to this volume, the theory of Natural Selection is promulgated by Mr. Wallace with admirable force and clearness

Además de mencionar su propio trabajo, sólo o asociado con Wallace, Darwin dedica buena parte del escaso espacio disponible en el Sketch a su disputa con Owen que es confusamente expuesta en un largo párrafo, al trabajo de sus amigos Hooker y Huxley (a quienes dedica alguno de los párrafos finales) y a destacar el mérito de su abuelo Erasmus en relación con Lamarck (sin mencionar en qué aspecto concreto consistían los errores de Lamarck y los aciertos de su abuelo):

It is curious how largely my grandfather, Dr. Erasmus Darwin, anticipated the views and erroneous grounds of opinion of Lamarck in his “Zoonomia” (vol. i. pages 500-510), published in 1794

Con estas premisas parece claro que la mención de cada uno de los nombres de los demás naturalistas citados no podrá ir siempre acompañada de una adecuada descripción de su obra. En ocasiones la descripción es extremadamente breve. Tales son los casos del Professor Grant, Von Buch, Rafinesque, d’Omalius d’Halloy, Dr. Freke, Count Keyserling, Dr. Schaaffhausen o M. Lecoq, cuyas obras el autor resume dedicando un promedio de cuatro líneas.

En el caso del Professor Haldeman el estilo es telegráfico:

has ably given the arguments for and against the hypothesis of the development and modification of species: he seems to lean toward the side of change.

Recordando así a un viejo chiste que contenía la conversación entre un muchacho y su padre. El padre dudaba si el muchacho habría acudido o no a la misa dominical y para averiguarlo le preguntaba de qué había hablado el cura. El muchacho contestaba:

- Del pecado

- Del pecado, bien-contestaba el padre-. Y…… ¿Qué dijo del pecado?

 

-No era favorable. Contestaba el muchacho.

Ocurre parecido en el caso de Haldeman, cuyo trabajo para Darwin importa poco. Lo único que importa es que, al contrario del cura del chiste, él sí era favorable al cambio: he seems to lean toward the side of change.

Notable es también el tratamiento de Karl Ernest von Baer, descubridor del óvulo humano e incontestable figura de la biología experimental del XIX, a quien se dedica un breve párrafo, resumiendo su labor de manera tan expeditiva:

Von Baer, toward whom all zoologists feel so profound a respect, expressed about the year 1859 (see Prof. Rudolph Wagner, “Zoologisch-Anthropologische Untersuchungen”, 1861, s. 51) his conviction, chiefly grounded on the laws of geographical distribution, that forms now perfectly distinct have descended from a single parent-form.

Si a alguien le interesaba conocer en qué consisten las laws of geographical distribution, suficientes para convencer a von Baer de que forms now perfectly distinct have descended from a single parent-form, se quedará si saberlo. La ciencia desaparece para dejar lugar a la imprecisión (expressed about the year 1859), la ambigüedad (chiefly grounded, perfectly distinct) y a las formas más complicadas de cortesía (toward whom all zoologists feel so profound a respect). Los detalles no importan. Como en el caso anterior lo único que importa es si el autor era o no favorable………………….

Continuará…….

 

 

Blogalaxia: ~ Technorati: ~ AgregaX:
Etiquetas: , , ,

El creacionismo, invento darwinista


El asunto que concierne a la filosofía es el de preservar el poder de las palabras más elementales a través de las cuales el ser humano se expresa

Martin Heidegger(en la imagen)

Si afirmo que el Creacionismo es un invento darwinista muchos van a decir que estoy loco o que la afirmación es producto de mi confusión mental. Pero antes, sigan leyendo porque precisamente se trata de no caer en confusiones mentales. Para empezar, no estoy diciendo que la fe o la religión sean inventos darwinistas. Nada de eso. Por el contrario, identificar el tener fe (en el sentido de ser creyente o profesar alguna religión) con ser creacionista es un error grave, un disparate, si bien por otra parte muy promovido desde terrenos de debate intelectuales, académicos y enciclopédicos. El creacionismo no se relaciona tanto con tener fe como con proponer que opiniones religiosas pueden en algún momento enfrentarse con puntos de vista científicos. Propuesta ésta que no parte de ninguna creencia religiosa sino que, yendo mucho más allá de todas ellas, ha sido tradicionalmente fomentada desde círculos académicos en particular del entorno darwinista, desde su mismo epicentro fundacional, los escritos de Charles Darwin.
Ya he presentado evidencia indicando que la difusión de algunos aspectos importantes del diseño inteligente se hace desde perspectivas darwinistas y también de que la razón de ser del darwinismo no es otra que establecerse como fe única desplazando a toda la religión. También mencioné que Darwin era fundador del creacionismo, tendencia que alimentaba en beneficio propio. Presento aquí datos que apoyan la hipótesis de que el creacionismo es un invento darwinista con la intención de someterlos a una crítica abierta. Advierto a los participantes que sean prudentes a la hora de escribir sus comentarios, pues la experiencia indica que argumentos que, en su día, fueron utilizados para oponerse a esta hipótesis, podrían después llegar a ser, por curiosos giros de la vida, los más útiles a la hora de defenderla.
La hipótesis parte de la base de que los sistemas sociales, económicos o culturales dominantes, siempre han utilizado el lenguaje a su favor como herramienta de dominio. Esto fue ilustrado en una entrada con varios ejemplos, pero el que más nos concierne ahora es el que indicaba que conocidos darwinistas habían participado en la redacción del término Creacionismo en Wikipedia. Dicha redacción es un bodrio, su lectura levanta dolor de cabeza y de ella se deduce que el término es inventado y no se ajusta a ninguna realidad digna de ser definida. Lo mismo ocurre con la definición de la RAE. La Academia introduce un término inútil, que no se ajusta a ninguna realidad. Alguien sabrá a qué intereses puede obedecer este modo de obrar, pero en todo caso, no son ni los de la ciencia ni la utilidad del lenguaje. Esta es su definición:

(más…)

Etiquetas: ,

Por fin una poderosa razón de ser del darwinismo


En 1995, Eva Jablonka y Marion Lamb escribieron este libro que aporta buenas pruebas a favor del lamarckismo y la herencia de caracteres adquiridos. Sin embargo, la osadía de publicar un libro tan “atrevido” e infiel al dogma, tomando partido por lo que había sido políticamente incorrecto durante tantas décadas, requería una compensación.

Las autoras tuvieron que demostrar su fidelidad al sistema imperante en biología: El darwinismo.


Esto queda de manifiesto desde las primeras páginas del libro. Amén de citar un número elevado de veces a Darwin (que en esta ocasión no me tomaré la molestia de contar), y de dedicarle un número de páginas excesivo a Weismann, hacen pública la manifestación de su fe y directamente en el segundo párrafo del primer capítulo leemos:

(más…)

Etiquetas: ,