Posts etiquetados con ‘idioma darwiniano o darvinés’

La felicidad de contemplar cuatro gusanos en el párrafo octingentésimo cuadragésimo y último de El Origen de las Especies

Acaba la obra que hemos leido despacio, párrafo a párrafo, día a día, durante casi cuatro años.

Acaba la obra y lloramos de emoción al leer este último párrafo.

En uno de sus largos paseos, el autor se ha sentado y contempla a la naturaleza. Naturaleza que él mismo va a transformar mediante el imperativo de su mirada. No exageramos por tanto si decimos que el momento descrito en este párrafo es el final de la edad antigua y el comienzo de la nueva. El final de la Historia Natural y el principio de la Biología. El final de un mundo en que la humildad es virtud y el principio de un mundo que exige al ser humano ser arrogante.

El autor, el profeta máximo de la arrogancia y la pseudociencia, se ha sentado y contempla un enmarañado ribazo cubierto por muchas plantas de varias clases. Si fuese un botánico o un naturalista, mencionaría las especies, pero él no distingue especies, clases o variedades. En realidad él solo estudió para clérigo y de esto hace ya mucho, mucho tiempo. Pero el estudio no cayó en saco roto.

Las aves cantan en los matorrales, tampoco importa qué aves sean, ruiseñores, canarios o …buitres. En el mundo moderno, ave es suficiente.

Diferentes insectos revolotean, pero si para las plantas y para las aves no importaba la especie, te diré lo que importa en el caso de los insectos: Nada. Un insecto ya debe conformarse con tener este nombre: Insecto. Más que suficiente.

Los gusanos que se arrastran entre la tierra húmeda nos invitan a reflexionar en todas estas formas, primorosamente construidas, tan diferentes entre sí, y que dependen mutuamente de modos tan complejos.

Todas ellas, gusanos, insectos, aves, plantas y otras incluyendo al propio observador, el autor de este desafortunado libro que nunca debió ser publicado, todas ellas han sido producidas por leyes que obran a nuestro alrededor. Leyes que son, a saber: crecimiento con reproducción; herencia; variación por la acción directa e indirecta de las condiciones de vida y por el uso y desuso.

Pero,…. Un momento: ¿Puede llamarse ley a todo esto? ¿Existe algo que pueda llamarse  Ley del crecimiento con reproducción? Sospecho que no

¿Algo que se pueda llamar Ley de la herencia? Me temo que no.

 

Sí existe, en cambio, algo que puede llamarse ley de la variación por la acción directa e indirecta de las condiciones de vida y por el uso y desuso. Estas son  leyes que estableció Lamarck a quien Darwin ha venido copiando desde el principio hasta el final de su obra.

El resto, ya saben, lo de siempre: Malthus,… Malthus y Dios. Es decir, la selección natural.

 

 

 

..una razón del aumento, tan elevada, tan grande, que conduce a una lucha por la vida, y como consecuencia a la selección natural, que determina la divergencia de caracteres y la extinción de las formas menos perfeccionadas. Así, la cosa más elevada que somos capaces de concebir, o sea la producción de los animales superiores, resulta directamente de la guerra de la naturaleza, del hambre y de la muerte. Hay grandeza en esta concepción de que la vida, con sus diferentes fuerzas, ha sido alentada por el Creador en un corto número de formas o en una sola, y que, mientras este planeta ha ido girando según la constante ley de la gravitación, se han desarrollado y se están desarrollando, a partir de un principio tan sencillo, infinidad de formas las más bellas y portentosas.

 

 

 

 

 

840.

 

It is interesting to contemplate a tangled bank, clothed with many plants of many kinds, with birds singing on the bushes, with various insects flitting about, and with worms crawling through the damp earth, and to reflect that these elaborately constructed forms, so different from each other, and dependent upon each other in so complex a manner, have all been produced by laws acting around us. These laws, taken in the largest sense, being Growth with reproduction; Inheritance which is almost implied by reproduction; Variability from the indirect and direct action of the conditions of life, and from use and disuse; a Ratio of Increase so high as to lead to a Struggle for Life, and as a consequence to Natural Selection, entailing Divergence of Character and the Extinction of less improved forms. Thus, from the war of nature, from famine and death, the most exalted object which we are capable of conceiving, namely, the production of the higher animals, directly follows. There is grandeur in this view of life, with its several powers, having been originally breathed by the Creator into a few forms or into one; and that, whilst this planet has gone circling on according to the fixed law of gravity, from so simple a beginning endless forms most beautiful and most wonderful have been, and are being evolved.

 

Es interesante contemplar un enmarañado ribazo cubierto por muchas plantas de varias clases, con aves que cantan en los matorrales, con diferentes insectos que revolotean y con gusanos que se arrastran entre la tierra húmeda, y reflexionar que estas formas, primorosamente construidas, tan diferentes entre sí, y que dependen mutuamente de modos tan complejos, han sido producidas por leyes que obran a nuestro alrededor. Estas leyes, tomadas en un sentido más amplio, son: la de crecimiento con reproducción; la de herencia, que casi está comprendida en la de reproducción; la de variación por la acción directa e indirecta de las condiciones de vida y por el uso y desuso; una razón del aumento, tan elevada, tan grande, que conduce a una lucha por la vida, y como consecuencia a la selección natural, que determina la divergencia de caracteres y la extinción de las formas menos perfeccionadas. Así, la cosa más elevada que somos capaces de concebir, o sea la producción de los animales superiores, resulta directamente de la guerra de la naturaleza, del hambre y de la muerte. Hay grandeza en esta concepción de que la vida, con sus diferentes fuerzas, ha sido alentada por el Creador en un corto número de formas o en una sola, y que, mientras este planeta ha ido girando según la constante ley de la gravitación, se han desarrollado y se están desarrollando, a partir de un principio tan sencillo, infinidad de formas las más bellas y portentosas.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Lamarck, todavía Lamarck, y más tópicos del darvinés en el párrafo octingentésimo vigésimo de El Origen de las Especies

El desuso, procedente de las observaciones de Lamarck, viene aquí a ser ayudado a veces por la selección natural que es algo que no existe. Ambos, el desuso de Lamarck y la selección natural que no existe, hacen y deshacen casi todo en la Historia Natural. Bueno, a veces es necesario recurrir a otros agentes. Leyendo este párrafo verán pronto aparecer alguno, me refiero a la lucha por la existencia, ese elemento fundamental para entender la evolución de las especies.

Asimismo surgen dudas al leer a continuación:

 

Dentro de la teoría de que cada organismo, con todas sus diversas partes, ha sido creado especialmente, ¡cuán completamente inexplicable es que se presenten con tanta frecuencia órganos que llevan el evidente sello de la inutilidad, como los dientes del feto de la vaca, o las alas plegadas bajo los élitros soldados de muchos coleópteros

 

Es posible que alguien piense que cada organismo, con todas sus diversas partes, ha sido creado especialmente? ¿No estamos llegando un poco lejos en nuestro atrevimiento, Mr Darwin?

 

 

820

Disuse, aided sometimes by natural selection, will often have reduced organs when rendered useless under changed habits or conditions of life; and we can understand on this view the meaning of rudimentary organs. But disuse and selection will generally act on each creature, when it has come to maturity and has to play its full part in the struggle for existence, and will thus have little power on an organ during early life; hence the organ will not be reduced or rendered rudimentary at this early age. The calf, for instance, has inherited teeth, which never cut through the gums of the upper jaw, from an early progenitor having well-developed teeth; and we may believe, that the teeth in the mature animal were formerly reduced by disuse owing to the tongue and palate, or lips, having become excellently fitted through natural selection to browse without their aid; whereas in the calf, the teeth have been left unaffected, and on the principle of inheritance at corresponding ages have been inherited from a remote period to the present day. On the view of each organism with all its separate parts having been specially created, how utterly inexplicable is it that organs bearing the plain stamp of inutility, such as the teeth in the embryonic calf or the shrivelled wings under the soldered wing-covers of many beetles, should so frequently occur. Nature may be said to have taken pains to reveal her scheme of modification, by means of rudimentary organs, of embryological and homologous structures, but we are too blind to understand her meaning.

 

El desuso, ayudado a veces por la selección natural, habrá con frecuencia reducido órganos que se han vuelto inútiles con el cambio de costumbres o condiciones de vida, y, según esta teoría, podemos comprender la significación de los órganos rudimentarios. Pero el desuso y la selección generalmente obrarán sobre cada ser cuando éste haya llegado a la edad adulta y tenga que representar todo su papel en la lucha por la existencia, y así tendrán poca fuerza sobre los órganos durante la primera edad; por lo cual los órganos no estarán reducidos o rudimentarios en esta primera edad. El ternero, por ejemplo, ha heredado de un remoto antepasado, que tenía dientes bien desarrollados, dientes que nunca rompen la encía de la mandíbula superior, y podemos creer que los dientes se redujeron en otro tiempo por desuso en el animal adulto, debido a que la lengua y el paladar o los labios se adaptaron admirablemente a rozar sin el auxilio de aquéllos, mientras que, en el ternero, los dientes quedaron sin variación y, según el principio de la herencia a las edades correspondientes, han sido heredados desde un tiempo remoto hasta la actualidad. Dentro de la teoría de que cada organismo, con todas sus diversas partes, ha sido creado especialmente, ¡cuán completamente inexplicable es que se presenten con tanta frecuencia órganos que llevan el evidente sello de la inutilidad, como los dientes del feto de la vaca, o las alas plegadas bajo los élitros soldados de muchos coleópteros! Puede decirse que la Naturaleza se ha tomado el trabajo de revelar su sistema de modificación por medio de los órganos rudimentarios y de las conformaciones homólogas y embrionarias; pero nosotros somos demasiado ciegos para comprender su intención.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: ,

Considerando la distribución geográfica podemos comprender la mayor parte de los grandes hechos capitales de la distribución geográfica en el párrafo octingentésimo décimo quinto de El Origen de las Especies

El darviniano, en estos últimos estertores alcanza cotas barrocas de simpar mérito y ejemplar valor retórico. No se lo pierdan:

 

 

815

 

Looking to geographical distribution, if we admit that there has been during the long course of ages much migration from one part of the world to another, owing to former climatical and geographical changes and to the many occasional and unknown means of dispersal, then we can understand, on the theory of descent with modification, most of the great leading facts in Distribution. We can see why there should be so striking a parallelism in the distribution of organic beings throughout space, and in their geological succession throughout time; for in both cases the beings have been connected by the bond of ordinary generation, and the means of modification have been the same. We see the full meaning of the wonderful fact, which has struck every traveller, namely, that on the same continent, under the most diverse conditions, under heat and cold, on mountain and lowland, on deserts and marshes, most of the inhabitants within each great class are plainly related; for they are the descendants of the same progenitors and early colonists. On this same principle of former migration, combined in most cases with modification, we can understand, by the aid of the Glacial period, the identity of some few plants, and the close alliance of many others, on the most distant mountains, and in the northern and southern temperate zones; and likewise the close alliance of some of the inhabitants of the sea in the northern and southern temperate latitudes, though separated by the whole intertropical ocean. Although two countries may present physical conditions as closely similar as the same species ever require, we need feel no surprise at their inhabitants being widely different, if they have been for a long period completely sundered from each other; for as the relation of organism to organism is the most important of all relations, and as the two countries will have received colonists at various periods and in different proportions, from some other country or from each other, the course of modification in the two areas will inevitably have been different.

 

Considerando la distribución geográfica, si admitimos que durante el largo transcurso de los tiempos ha habido mucha migración de una parte a otra del mundo, debida a antiguos cambios geográficos y de clima y a los muchos medios ocasionales y desconocidos de dispersión, podemos comprender, según la teoría de la descendencia con modificación, la mayor parte de los grandes hechos capitales de la distribución geográfica. Podemos comprender por qué ha de haber un paralelismo tan notable en la distribución de los seres orgánicos en el espacio y en su sucesión geológica en el tiempo, pues en ambos casos los seres han estado unidos por el lazo de la generación ordinaria y los medios de modificación han sido los mismos. Comprendemos toda la significación del hecho portentoso, que ha impresionado a todo viajero, o sea que en un mismo continente, en condiciones las más diversas, con calor y con frío, en las montañas y las tierras bajas, en los desiertos y en los pantanos, la mayor parte de los habitantes, dentro de cada una de las grandes clases, tienen evidente parentesco, pues son los descendientes de los mismos antepasados, los primeros colonos. Según este mismo principio de antigua emigración, combinada en la mayor parte de los casos con modificaciones, podemos comprender, con ayuda del período glaciar, la identidad de algunas plantas y el próximo parentesco de muchas otras que viven en las montañas más distantes y en las zonas templadas septentrional y meridional, e igualmente el estrecho parentesco de algunos habitantes del mar en las latitudes templadas del Norte y del Sur, a pesar de estar separados por todo el océano intertropical. Aunque dos regiones presenten condiciones físicas tan sumamente semejantes que hasta exijan las mismas especies, no hemos de sentirnos sorprendidos de que sus habitantes sean muy diferentes, si estas regiones han estado separadas por completo durante un largo período; pues como la relación de unos organismos con otros es la más importante de todas, y como cada una de las dos regiones habrá recibido en diversos períodos y en diferentes proporciones colonos procedentes de la otra o de otros países, el proceso de modificación en las dos regiones habrá sido inevitablemente diferente.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Excesos de la imaginación en el párrafo octingentésimo décimo segundo de El Origen de las Especies

Habría que indicar al autor que no existe teoría alguna de selección natural, sino que el término es sólo producto de su confusión. Habría que explicarle la diferencia entre selección y mejora y hablarle de la imposibilidad de una Mejora Natural. Habría también que decirle que selección natural es oxímoron y que la naturaleza no selecciona.

 

Una vez que el autor hubiese entendido esto entonces vería que es imposible explicar los instintos o las orquídeas mediante juegos de palabras.

 

 

 

812

 

Glancing at instincts, marvellous as some are, they offer no greater difficulty than do corporeal structures on the theory of the natural selection of successive, slight, but profitable modifications. We can thus understand why nature moves by graduated steps in endowing different animals of the same class with their several instincts. I have attempted to show how much light the principle of gradation throws on the admirable architectural powers of the hive-bee. Habit no doubt often comes into play in modifying instincts; but it certainly is not indispensable, as we see in the case of neuter insects, which leave no progeny to inherit the effects of long-continued habit. On the view of all the species of the same genus having descended from a common parent, and having inherited much in common, we can understand how it is that allied species, when placed under widely different conditions of life, yet follow nearly the same instincts; why the thrushes of tropical and temperate South America, for instance, line their nests with mud like our British species. On the view of instincts having been slowly acquired through natural selection, we need not marvel at some instincts being not perfect and liable to mistakes, and at many instincts causing other animals to suffer.

 

Echando una mirada a los instintos, con ser algunos maravillosos, no ofrecen mayores dificultades que las conformaciones corpóreas, dentro de la teoría de la selección natural, de sucesivas modificaciones pequeñas, pero provechosas. De este modo podemos comprender por qué la naturaleza va por pasos graduales al dotar a los diferentes animales de una misma clase de sus diversos instintos. He procurado mostrar cuánta luz proyecta el principio de la gradación sobre las admirables facultades arquitectónicas de la abeja común. Indudablemente, la costumbre entra muchas veces en juego en la modificación de los instintos; pero ciertamente no es indispensable, según vemos en el caso de los insectos neutros, que no dejan descendencia alguna que herede los efectos de la costumbre prolongada. Dentro de la teoría de que todas las especies de un mismo género han descendido de un antepasado común y han heredado mucho en común, podemos comprender cómo es que especies próximas, situadas en condiciones de vida muy diferentes, tengan, sin embargo, los mismos instintos; por qué los tordos de las regiones tropicales y templadas de América del Sur, por ejemplo, revisten sus nidos de barro como nuestras especies inglesas. Según la teoría de que los instintos han sido adquiridos lentamente por selección natural, no hemos de maravillarnos de que algunos instintos no sean perfectos y estén expuestos a error y de que algunos instintos sean causa de sufrimiento para otros animales.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Cómo obra la selección natural en el párrafo octingentésimo noveno de El Origen de las Especies

Aquí se nos indica ya un aspecto fundamental del idioma sectario que es el darwiniano o darvinés: ¿Cómo obra la selección natural? Sin duda, por competición. No lo duden.

 

809

As natural selection acts by competition, it adapts and improves the inhabitants of each country only in relation to their co-inhabitants; so that we need feel no surprise at the species of any one country, although on the ordinary view supposed to have been created and specially adapted for that country, being beaten and supplanted by the naturalised productions from another land. Nor ought we to marvel if all the contrivances in nature be not, as far as we can judge, absolutely perfect; as in the case even of the human eye; or if some of them be abhorrent to our ideas of fitness. We need not marvel at the sting of the bee, when used against the enemy, causing the bee’s own death; at drones being produced in such great numbers for one single act, and being then slaughtered by their sterile sisters; at the astonishing waste of pollen by our fir-trees; at the instinctive hatred of the queen-bee for her own fertile daughters; at ichneumonidae feeding within the living bodies of caterpillars; and at other such cases. The wonder, indeed, is, on the theory of natural selection, that more cases of the want of absolute perfection have not been detected.

 

Como la selección natural obra mediante la competencia, adapta y perfecciona los habitantes de cada país tan sólo en relación a los otros habitantes; de manera que no debe sorprendernos que las especies de un país, a pesar de que, según la teoría ordinaria, se supone que han sido creadas y especialmente adaptadas para él, sean derrotadas y suplantadas por las producciones naturalizadas procedentes de otro. Tampoco debemos maravillarnos de que todas las disposiciones en la naturaleza no sean -hasta donde podemos juzgar- absolutamente perfectas, como en el caso del mismo ojo humano, ni de que algunas de ellas sean ajenas a nuestras ideas acerca de lo adecuado. No debemos maravillarnos de que el aguijón de la abeja, al ser utilizado contra un enemigo, ocasione la muerte de la propia abeja; de que se produzca tan gran número de zánganos para un solo acto, y de que sean luego matados por sus hermanas estériles; ni del asombroso derroche del polen en nuestros abetos; ni del odio instintivo de la reina de las abejas hacia sus propias hijas fecundas; ni de que los icneumónidos se alimenten en el interior del cuerpo de las orugas vivas; ni de otros casos semejantes. Lo portentoso, dentro de la teoría de la selección natural, es que no se hayan descubierto más casos de falta de absoluta perfección.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Comprendiendo hasta cierto punto en el párrafo octingentésimo octavo de El Origen de las Especies

El comienzo es antológico. En el más puro idioma darvinés:

Podemos comprender, hasta cierto punto, por qué hay tanta belleza por toda la naturaleza, pues esto puede atribuirse, en gran parte, a la acción de la selección..

Dando lugar, a continuación, a todo tipo de desviaciones y fantasías semánticas que producen la admiración en los seguidores de este curioso idioma. No se lo pierdan…


808

 

We can to a certain extent understand how it is that there is so much beauty throughout nature; for this may be largely attributed to the agency of selection. That beauty, according to our sense of it, is not universal, must be admitted by every one who will look at some venomous snakes, at some fishes, and at certain hideous bats with a distorted resemblance to the human face. Sexual selection has given the most brilliant colours, elegant patterns, and other ornaments to the males, and sometimes to both sexes of many birds, butterflies and other animals. With birds it has often rendered the voice of the male musical to the female, as well as to our ears. Flowers and fruit have been rendered conspicuous by brilliant colours in contrast with the green foliage, in order that the flowers may be easily seen, visited and fertilised by insects, and the seeds disseminated by birds. How it comes that certain colours, sounds and forms should give pleasure to man and the lower animals, that is, how the sense of beauty in its simplest form was first acquired, we do not know any more than how certain odours and flavours were first rendered agreeable.

 

Podemos comprender, hasta cierto punto, por qué hay tanta belleza por toda la naturaleza, pues esto puede atribuirse, en gran parte, a la acción de la selección. Que la belleza, según nuestro sentido de ella, no es universal, tiene que ser admitido por todo el que fije su atención en algunas serpientes venenosas, en algunos peces y en ciertos asquerosos murciélagos que tienen una monstruosa semejanza con la cara humana. La selección sexual ha dado brillantísimos colores, elegantes dibujos y otros adornos a los machos, y a veces a los dos sexos, de muchas aves, mariposas y otros animales. Por lo que se refiere a las aves, muchas veces ha hecho musical para la hembra, lo mismo que para nuestros oídos, la voz del macho. Las flores y los frutos han sido hechos aparentes, mediante brillantes colores en contraste con el follaje verde, a fin de que las flores puedan ser fácilmente vistas, visitadas y fecundadas por los insectos, y las semillas diseminadas por los pájaros. Por qué ocurre que ciertos colores, sonidos y formas dan gusto al hombre y a los animales inferiores -esto es, cómo fue adquirido por vez primera el sentido de la belleza en su forma más sencilla-, no lo sabemos, como tampoco sabemos por qué ciertos olores y sabores se hicieron por vez primera agradables.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Crudeza en el párrafo octingentésimo primero de El Origen de las Especies

No contento con el párrafo anterior, en éste vuelve el autor a demostrar que no está escribiendo en los términos propios de un tratado científico, sino en los de una jerga o jerigonza. Un estilo que ha tenido bastante éxito hasta el momento.

 

801

 

 

With animals having separated sexes, there will be in most cases a struggle between the males for the possession of the females. The most vigorous males, or those which have most successfully struggled with their conditions of life, will generally leave most progeny. But success will often depend on the males having special weapons or means of defence or charms; and a slight advantage will lead to victory.

 

En los animales que tienen los sexos separados habrá en la mayor parte de los casos lucha entre los machos por la posesión de las hembras. Los machos más vigorosos, o los que han luchado con mejor éxito con sus condiciones de vida, dejarán generalmente más descendencia. Pero el éxito dependerá muchas veces de que los machos tengan armas, medios de defensa o encantos especiales, y una pequeña ventaja llevará a la victoria.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas:

Momentos clave del lenguaje darvinés en el párrafo octingentésimo de El Origen de las Especies

Si alguien había llegado hasta aquí tomándose el contenido de este libro en serio, ha llegado el momento de reflexionar. Lo que aquí dice es doctrina, dogma. No hay ciencia por ningún lado.

800

 

 

There is no reason why the principles which have acted so efficiently under domestication should not have acted under nature. In the survival of favoured individuals and races, during the constantly recurrent Struggle for Existence, we see a powerful and ever-acting form of Selection. The struggle for existence inevitably follows from the high geometrical ratio of increase which is common to all organic beings. This high rate of increase is proved by calculation—by the rapid increase of many animals and plants during a succession of peculiar seasons, and when naturalised in new countries. More individuals are born than can possibly survive. A grain in the balance may determine which individuals shall live and which shall die—which variety or species shall increase in number, and which shall decrease, or finally become extinct. As the individuals of the same species come in all respects into the closest competition with each other, the struggle will generally be most severe between them; it will be almost equally severe between the varieties of the same species, and next in severity between the species of the same genus. On the other hand the struggle will often be severe between beings remote in the scale of nature. The slightest advantage in certain individuals, at any age or during any season, over those with which they come into competition, or better adaptation in however slight a degree to the surrounding physical conditions, will, in the long run, turn the balance.

 

No hay motivo para que las leyes que han obrado eficazmente en estado doméstico no lo hayan hecho en estado natural. En la supervivencia de los individuos y razas favorecidas durante la incesante lucha por la existencia vemos una forma poderosa y constante de selección. La lucha por la existencia resulta inevitablemente de la elevada razón geométrica de propagación, que es común a todos los seres orgánicos. La gran rapidez de propagación se prueba por el cálculo, por la rápida propagación de muchos animales y plantas durante una serie de temporadas especialmente favorables, y cuando se los naturaliza en nuevos países. Nacen más individuos de los que pueden sobrevivir. Un grano en la balanza puede determinar qué individuos hayan de vivir y cuáles hayan de morir, qué variedad o especie haya de aumentar en número de individuos y cuál haya de disminuir o acabar por extinguirse. Como los individuos de una misma especie entran por todos conceptos en competencia la más rigurosa, la lucha será generalmente más severa entre las variedades de una misma especie, y seguirá en severidad entre las especies de un mismo género. Por otra parte, muchas veces será severa la lucha entre seres alejados en la escala de la Naturaleza. La más pequeña ventaja en ciertos individuos, en cualquier edad o estación, sobre aquellos con quienes entran en competencia, o la mejor adaptación, por pequeño que sea el grado, a las condiciones físicas ambientes, harán a la larga inclinar la balanza a su favor.

Lectura aconsejada:

Etiquetas:

Lo que cree la mayor parte de los geólogos en el párrafo septingentésimo nonagésimo cuarto de El Origen de las Especies

 

Ante la falta de uno válido y decente, el autor se había inventado una serie de argumentos rocambolescos. No contento con haberlos expuesto de manera desvergonzada en capítulos anteriores, viene aquí a repetirlos…Tengan paciencia, van a creer que son ustedes los primeros en leer esta serie de disparates, pero no, les aseguro que no son ustedes los primeros lectores. Yo los he leído.

 

794

 

 

I can answer these questions and objections only on the supposition that the geological record is far more imperfect than most geologists believe. The number of specimens in all our museums is absolutely as nothing compared with the countless generations of countless species which have certainly existed. The parent form of any two or more species would not be in all its characters directly intermediate between its modified offspring, any more than the rock-pigeon is directly intermediate in crop and tail between its descendants, the pouter and fantail pigeons. We should not be able to recognise a species as the parent of another and modified species, if we were to examine the two ever so closely, unless we possessed most of the intermediate links; and owing to the imperfection of the geological record, we have no just right to expect to find so many links. If two or three, or even more linking forms were discovered, they would simply be ranked by many naturalists as so many new species, more especially if found in different geological substages, let their differences be ever so slight. Numerous existing doubtful forms could be named which are probably varieties; but who will pretend that in future ages so many fossil links will be discovered, that naturalists will be able to decide whether or not these doubtful forms ought to be called varieties? Only a small portion of the world has been geologically explored. Only organic beings of certain classes can be preserved in a fossil condition, at least in any great number. Many species when once formed never undergo any further change but become extinct without leaving modified descendants; and the periods during which species have undergone modification, though long as measured by years, have probably been short in comparison with the periods during which they retained the same form. It is the dominant and widely ranging species which vary most frequently and vary most, and varieties are often at first local—both causes rendering the discovery of intermediate links in any one formation less likely. Local varieties will not spread into other and distant regions until they are considerably modified and improved; and when they have spread, and are discovered in a geological formation, they appear as if suddenly created there, and will be simply classed as new species. Most formations have been intermittent in their accumulation; and their duration has probably been shorter than the average duration of specific forms. Successive formations are in most cases separated from each other by blank intervals of time of great length, for fossiliferous formations thick enough to resist future degradation can, as a general rule, be accumulated only where much sediment is deposited on the subsiding bed of the sea. During the alternate periods of elevation and of stationary level the record will generally be blank. During these latter periods there will probably be more variability in the forms of life; during periods of subsidence, more extinction.

 

Sólo puedo contestar a estas preguntas y objeciones en el supuesto de que los registros geológicos son mucho más imperfectos de lo que cree la mayor parte de los geólogos. El conjunto de ejemplares de todos los museos es absolutamente nada, comparado con las innumerables generaciones de innumerables especies que es seguro que han existido. La forma madre de dos o más especies cualesquiera no sería por todos sus caracteres más directamente intermedia entre su modificada descendencia que lo es la paloma silvestre por su buche y cola entre sus descendientes la buchona y la colipavo. No seríamos capaces de reconocer una especie como madre de otra especie modificada, por muy cuidadosamente que pudiéramos examinar ambas, a menos que poseyésemos la mayor parte de los eslabones intermedios, y, debido a la imperfección de los registros geológicos, no tenemos justo motivo para esperar encontrar tantos eslabones. Si se descubriesen dos o tres o aún más formas de unión, por muy pequeñas que fuesen sus diferencias, la mayor parte de los naturalistas las clasificarían simplemente como otras tantas especies nuevas, sobre todo si se habían encontrado en diferentes subpisos geológicos. Podrían citarse numerosas formas vivientes dudosas, que son, probablemente, variedades; pero ¿quién pretenderá que en los tiempos futuros se descubrirán tantas formas intermedias fósiles que los naturalistas podrán decidir si estas formas dudosas deben o no llamarse variedades? Tan sólo una pequeña parte del mundo ha sido explorada geológicamente. Sólo los seres orgánicos de ciertas clases pueden conservarse en estado fósil, por lo menos en número considerable. Muchas especies, una vez formadas, no experimentan nunca ningún cambio ulterior, sino que se extinguen sin dejar descendientes modificados, y los períodos durante los cuales las especies han experimentado modificación, aunque largos si se miden por años, probablemente han sido cortos en comparación con los períodos durante los cuales conservaron la misma forma. Las especies dominantes y de extensa distribución son las que varían más y con mayor frecuencia, y las variedades son muchas veces locales al principio; causas ambas que hacen poco probable el descubrimiento de eslabones intermedios en una formación determinada. Las variedades locales no se extenderán a otras regiones distantes hasta que estén considerablemente modificadas y mejoradas, y cuando se han extendido y son descubiertas en una formación geológica, aparecen como creadas allí de repente, y serán clasificadas simplemente como nuevas especies. La mayor parte de las formaciones se han acumulado con intermitencia, y su duración ha sido probablemente menor que la duración media de las formas específicas. Las formaciones sucesivas están separadas entre sí, en la mayor parte de los casos, por intervalos de gran duración, pues formaciones fosilíferas de potencia bastante para resistir la futura erosión sólo pueden acumularse, por regla general, donde se deposita mucho sedimento en el fondo de un mar que tenga movimiento de descenso. Durante los períodos alternantes de elevación y de nivel estacionario, los registros geológicos estarán generalmente en blanco. Durante estos últimos períodos habrá probablemente más variabilidad en las formas orgánicas; durante los períodos de descenso, mayor extinción.

Lectura aconsejada:

 

Etiquetas: ,

Un sinfín de formas intermedias en el párrafo septingentésimo nonagésimo segundo de El Origen de las Especies

Este párrafo es interesante e ilustra bien la mentalidad del autor. Lo que, según mi teoría tiene que haber existido, no ha existido. Conclusión: Probablemente las variedades intermedias serían suplantadas y exterminadas. A esta barbaridad la llamará el autor en el siguiente párrafo doctrina del exterminio de una infinidad de formas de unión entre los habitantes vivientes y extinguidos del mundo

 

 

792

 

 

As according to the theory of natural selection an interminable number of intermediate forms must have existed, linking together all the species in each group by gradations as fine as our existing varieties, it may be asked, Why do we not see these linking forms all around us? Why are not all organic beings blended together in an inextricable chaos? With respect to existing forms, we should remember that we have no right to expect (excepting in rare cases) to discover DIRECTLY connecting links between them, but only between each and some extinct and supplanted form. Even on a wide area, which has during a long period remained continuous, and of which the climatic and other conditions of life change insensibly in proceeding from a district occupied by one species into another district occupied by a closely allied species, we have no just right to expect often to find intermediate varieties in the intermediate zones. For we have reason to believe that only a few species of a genus ever undergo change; the other species becoming utterly extinct and leaving no modified progeny. Of the species which do change, only a few within the same country change at the same time; and all modifications are slowly effected. I have also shown that the intermediate varieties which probably at first existed in the intermediate zones, would be liable to be supplanted by the allied forms on either hand; for the latter, from existing in greater numbers, would generally be modified and improved at a quicker rate than the intermediate varieties, which existed in lesser numbers; so that the intermediate varieties would, in the long run, be supplanted and exterminated.

 

Como, según la teoría de la selección natural, tiene que haber existido un sinfín de formas intermedias, que enlazan todas las formas de cada grupo mediante gradaciones tan delicadas como lo son las variedades vivientes, puede preguntarse por qué no vemos a nuestro alrededor estas formas de enlace, por qué no están todos los seres vivientes confundidos entre sí en un caos inextricable. Por lo que se refiere a las formas vivientes, hemos de recordar que -salvo en raros casos- no tenemos derecho a esperar el descubrir lazos de unión directa entre ellas, sino sólo entre cada una de ellas y alguna forma extinguida y suplantada. Incluso en una región muy extensa que haya permanecido continua durante un largo período, y en la cual el clima y otras condiciones de vida cambien insensiblemente, al pasar de un distrito ocupado por una especie a otro ocupado por otra muy afín, no tenemos justo derecho a esperar el encontrar con frecuencia variaciones intermedias en las zonas intermedias; pues tenemos motivos para creer que, en todo caso, sólo un corto número de especies de un género experimentan modificaciones, extinguiéndose por completo las otras sin dejar descendencia modificada. De las especies que se modifican, sólo un corto número se modifican en el mismo país al mismo tiempo. y todas las modificaciones se efectúan lentamente. También he demostrado que las variaciones intermedias que probablemente existieron al principio en las zonas intermedias estarían expuestas a ser suplantadas por las formas afines existentes a uno y otro lado; pues estas últimas, por existir representadas por gran número de individuos, se modificarían y perfeccionarían generalmente con mayor rapidez que las variedades intermedias que existían con menos número; de manera que, a la larga, las variedades intermedias serían suplantadas y exterminadas.

Lectura aconsejada:

Etiquetas: ,