Posts etiquetados con ‘Zoología’

El cocodrilo, por Herodoto

He aquí ahora la naturaleza del cocodrilo. Durante los cuatro meses de pleno invierno no come nada. Es cuadrúpedo y vive en tierra firme, y pasa la mayor parte del día en seco, pero la noche entera en el río, cuya agua es entonces más caliente que la intemperie y el rocío. De todas las criaturas que nosotros conocemos, ésa es la que de más pequeño tamaño alcanza el más grande; pues los huevos que pone no son mucho más grandes que los de la oca, y el polluelo guarda proporción con el huevo, pero se desarrolla y llega a medir hasta diecisiete codos y todavía más. Y tiene ojos de cerdo, dientes grandes y colmillos proporcionados a su cuerpo. Es el único animal que no tiene lengua; tampoco mueve la mandíbula inferior, sino que es el único animal que acerca la mandíbula superior a la inferior. Tiene también fuertes garras y una piel cubierta de escamas, irrompible, en la espalda. Y es ciego en el agua, pero a la intemperie su vista es muy penetrante. Y como viven en el agua, el interior de su boca está toda llena de sanguijuelas. Y ciertamente las demás bestias y aves le huyen, pero el reyezuelo vive en paz con él, porque le es útil; en efecto, cuando el cocodrilo sale del agua a tierra y entonces abre la boca (acostumbra a hacerlo, casi siempre, volviéndose de cara al céfiro), el reyezuelo penetra en su boca y devora a las sanguijuelas; y el cocodrilo siente placer en ser aliviado y no causa daño alguno al reyezuelo.

 

Herodoto. Historias. Libro II.

Etiquetas:

La luciérnaga, por Cortázar

 

No me parece que la luciérnaga extraiga mayor suficiencia del hecho incontrovertible de que es una de las maravillas más fenomenales de este circo, y sin embargo baste suponerle una conciencia para comprender que cada vez que se le encandila la barriguita el bicho de luz debe sentir como una cosquilla de privilegio.

 

Julio Cortázar. Rayuela. Capítulo 1.

Etiquetas:

El argumento que hizo reir a Sedgwick en el párrafo ducentésimo septuagésimo segundo de El Origen de las Especies

 

 

En su intento para explicar la ausencia de situaciones intermedias el autor agota sus recursos y cuenta algunos ejemplos. El último, memorable, del oso que nada con la boca abierta a punto de convertirse en ballena es el que seguramente hizo reir a Sedgwick y era mucho más divertido en la primera edición, de la que procede el siguiente fragmento memorable:

In North America the black bear was seen by Hearne swimming for hours with widely open mouth, thus catching, like a whale, insects in the water. Even in so extreme a case as this, if the supply of insects were constant, and if better adapted competitors did not already exist in the country, I can see no difficulty in a race of bears being rendered, by natural selection, more and more aquatic in their structure and habits, with larger and larger mouths, till a creature was produced as monstrous as a whale.

 

Que traduzco:

 

En Norteamérica,  Hearne vió al oso negro nadando durante horas con la boca muy abierta, para la captura, como haría una ballena,  de insectos en el agua. Incluso en  un caso tan extremo como este, si el suministro de insectos era constante, y los competidores mejor adaptados no existieran ya en el país, no veo ninguna dificultad en que una raza de osos se convirtiese, por selección natural, cada vez más acuática en su estructura y hábitos, con la boca cada vez mayor, hasta producir una criatura  tan monstruosa como una ballena.

 

 

Tanto en la primera como en la sexta ediciones, todo es tarea fácil para la selección natural:

 

In either case it would be easy for natural selection to adapt the structure of the animal to its changed habits, or exclusively to one of its several habits.

 

En ambos casos sería fácil a la selección natural adaptar la estructura del animal a sus nuevas costumbres o exclusivamente a una de sus diferentes costumbres.

 

 

 

272

 

I will now give two or three instances, both of diversified and of changed habits, in the individuals of the same species. In either case it would be easy for natural selection to adapt the structure of the animal to its changed habits, or exclusively to one of its several habits. It is, however, difficult to decide and immaterial for us, whether habits generally change first and structure afterwards; or whether slight modifications of structure lead to changed habits; both probably often occurring almost simultaneously. Of cases of changed habits it will suffice merely to allude to that of the many British insects which now feed on exotic plants, or exclusively on artificial substances. Of diversified habits innumerable instances could be given: I have often watched a tyrant flycatcher (Saurophagus sulphuratus) in South America, hovering over one spot and then proceeding to another, like a kestrel, and at other times standing stationary on the margin of water, and then dashing into it like a kingfisher at a fish. In our own country the larger titmouse (Parus major) may be seen climbing branches, almost like a creeper; it sometimes, like a shrike, kills small birds by blows on the head; and I have many times seen and heard it hammering the seeds of the yew on a branch, and thus breaking them like a nuthatch. In North America the black bear was seen by Hearne swimming for hours with widely open mouth, thus catching, almost like a whale, insects in the water.

 

 

Daré ahora dos o tres ejemplos, tanto de cambio de costumbres como de diversidad de ellas en individuos de la misma especie. En ambos casos sería fácil a la selección natural adaptar la estructura del animal a sus nuevas costumbres o exclusivamente a una de sus diferentes costumbres. Es, sin embargo, difícil decidir, y sin importancia para nosotros, si cambian en general primero las costumbres y después la estructura, o si ligeras modificaciones de conformación llevan al cambio de costumbres; siendo probable que ambas cosas ocurran casi simultáneamente. En cuanto a casos de cambio de costumbres, será suficiente mencionar tan sólo el de los muchos insectos británicos que se alimentan actualmente de plantas exóticas o exclusivamente de substancias artificiales. De diversidad de costumbres podrían citarse innumerables ejemplos; con frecuencia he observado en América del Sur a un tiránido (Saurophagus sulphuratus) cerniéndose sobre un punto y yendo después a otro, como lo haría un cernícalo, y en otras ocasiones lo he visto inmóvil a la orilla del agua, y luego lanzarse a ésta tras un pez, como lo haría un martín pescador. En nuestro propio país se puede observar el carbonero (Parus major) trepando por las ramas, casi como un gateador; a veces, como un alcaudón, mata pájaros pequeños, dándoles golpes en la cabeza, y muchas veces le he oído martillar las simientes del tejo sobre una rama y romperlas así, como lo haría un trepatroncos. Hearne ha visto en América del Norte al oso negro nadar durante horas con la boca muy abierta, cogiendo así, casi como una ballena, insectos en el agua.

Etiquetas:

El cuento del pez volador explica la ausencia de situaciones intermedias en el párrafo ducentésimo septuagésimo primero de El Origen de las Especies

 

Faltan las especies intermedias. En primer lugar porque han existido en menores cantidades y en segundo lugar……..pues en segundo lugar porque no están.  El autor sigue discutiendo su ejemplo del pez volador que un día dio lugar a un pájaro. Un verdadero cuento o en la terminología del autor, un ejemplo imaginario ( imaginary illustration ),…..

 

Ejercicios para hoy en relación con la lectura de éste párrafo: Expliquen las siguientes expresiones:

1. supplanted by their successors,

2. more perfect

3. transitional states between structures fitted for very different habits of life will rarely have been developed at an early period in great numbers and under many subordinate forms

 

 

271

 

When we see any structure highly perfected for any particular habit, as the wings of a bird for flight, we should bear in mind that animals displaying early transitional grades of the structure will seldom have survived to the present day, for they will have been supplanted by their successors, which were gradually rendered more perfect through natural selection. Furthermore, we may conclude that transitional states between structures fitted for very different habits of life will rarely have been developed at an early period in great numbers and under many subordinate forms. Thus, to return to our imaginary illustration of the flying-fish, it does not seem probable that fishes capable of true flight would have been developed under many subordinate forms, for taking prey of many kinds in many ways, on the land and in the water, until their organs of flight had come to a high stage of perfection, so as to have given them a decided advantage over other animals in the battle for life. Hence the chance of discovering species with transitional grades of structure in a fossil condition will always be less, from their having existed in lesser numbers, than in the case of species with fully developed structures.

 

Cuando vemos una estructura sumamente perfeccionada para una costumbre particular, como las alas de un ave para el vuelo, hemos de tener presente que raras veces habrán sobrevivido hasta hoy día animales que muestren los primeros grados de transición, pues habrán sido suplantados por sus sucesores, que gradualmente se fueron volviendo más perfectos mediante la selección natural. Es más, podemos sacar la conclusión de que los estados de transición entre conformaciones adecuadas a modos muy diferentes de vida raras veces se han desarrollado en gran abundancia ni presentado muchas formas subordinadas, en un período primitivo. Así, pues, volviendo a nuestro ejemplo imaginario del pez volador, no parece probable que se hubiesen desarrollado peces capaces de verdadero vuelo, con muchas formas subordinadas para capturar de muchos modos, presas de muchas clases en tierra y en el agua, hasta que sus órganos de vuelo hubiesen llegado a un grado de perfección lo bastante elevado para darles, en la lucha por la vida, una ventaja decisiva sobre otros animales. De aquí que las probabilidades de descubrir en estado fósil especies que presenten transiciones de estructura serán siempre menores, por haber existido estas especies en menor número que en el caso de especies con estructuras completamente desarrolladas.

 

Etiquetas:

Lémur volador explicado en el párrafo ducentésimo sexagésimo octavo de El Origen de las Especies

 

No ve dificultad alguna el autor en explicarlo todo: presencias y ausencias mediante la selección natural:

 

Aun cuando no existan animales de conformación adecuada para deslizarse por el aire, que unan en la actualidad el Galeopilhecus con los insectívoros, sin embargo, no hay dificultad en suponer que estas formas de unión han existido en otro tiempo y que cada una se desarrolló del mismo modo que en las ardillas, que se deslizan en el aire con menos perfección, pues cada grado fue útil al animal que lo poseía. Tampoco sé ver dificultad insuperable en creer además que los dedos y el antebrazo del Galeopithecus, unidos por membrana, pudiesen haberse alargado mucho por selección natural, y esto -por lo que a los órganos del vuelo se refiere- hubiera convertido este animal en un murciélago.

 

Cierto:

no hay dificultad en suponer que estas formas de unión han existido en otro tiempo

 Empero, esto es suposición. No ciencia. Además, incluso admitiendo tales suposiciones ¿Por qué admitir también a la Selección Natural? ¿Acaso se trata de ir admitiendo todas las ocurrencias que el autor quiera imaginar?

 

268

 

Now look at the Galeopithecus or so-called flying lemur, which was formerly ranked among bats, but is now believed to belong to the Insectivora. An extremely wide flank-membrane stretches from the corners of the jaw to the tail, and includes the limbs with the elongated fingers. This flank-membrane is furnished with an extensor muscle. Although no graduated links of structure, fitted for gliding through the air, now connect the Galeopithecus with the other Insectivora, yet there is no difficulty in supposing that such links formerly existed, and that each was developed in the same manner as with the less perfectly gliding squirrels; each grade of structure having been useful to its possessor. Nor can I see any insuperable difficulty in further believing it possible that the membrane-connected fingers and fore-arm of the Galeopithecus might have been greatly lengthened by natural selection; and this, as far as the organs of flight are concerned, would have converted the animal into a bat. In certain bats in which the wing-membrane extends from the top of the shoulder to the tail and includes the hind-legs, we perhaps see traces of an apparatus originally fitted for gliding through the air rather than for flight.

 

Consideremos ahora el Galeopithecus, el llamado lémur volador, que antes se clasificaba entre los murciélagos, aunque hoy se cree que pertenece a los insectívoros. Una membrana lateral sumamente ancha se extiende desde los ángulos de la mandíbula hasta la cola, y comprende los miembros con sus largos dedos. Esta membrana lateral posee un músculo extensor. Aun cuando no existan animales de conformación adecuada para deslizarse por el aire, que unan en la actualidad el Galeopilhecus con los insectívoros, sin embargo, no hay dificultad en suponer que estas formas de unión han existido en otro tiempo y que cada una se desarrolló del mismo modo que en las ardillas, que se deslizan en el aire con menos perfección, pues cada grado fue útil al animal que lo poseía. Tampoco sé ver dificultad insuperable en creer además que los dedos y el antebrazo del Galeopithecus, unidos por membrana, pudiesen haberse alargado mucho por selección natural, y esto -por lo que a los órganos del vuelo se refiere- hubiera convertido este animal en un murciélago. En ciertos murciélagos en que la membrana del ala se extiende desde la parte alta de la espalda hasta la cola y comprende los miembros posteriores, encontramos, quizás, vestigios de un aparato primitivamente dispuesto para deslizarse por aire

Etiquetas:

Ardillas voladoras perfectas en el párrafo ducentésimo sexagésimo séptimo de El Origen de las Especies

El autor entiende que la ardilla voladora puede llegar a ser perfecta por acción de la selección natural. Otro ejemplo dogmático que recuerda el comentario de Thompson:

 

This situation, where scientific men rally to the defence of a doctrine they are unable to define scientifically, much less demonstrate with scientific rigour, attempting to maintain its credit with the public by the suppression of criticism and the elimination of difficulties, is abnormal and undesirable in science.  “

 

 

 

Quedaría por discutir, entre otras muchas cosas,  qué significa “la más delicada gradación”, cuando el autor menciona esta palabra:

 

the finest gradation from animals with their tails only slightly flattened, and from others, as Sir J. Richardson has remarked, with the posterior part of their bodies rather wide and with the skin on their flanks rather full, to the so-called flying squirrels;

 

la más delicada gradación desde animales con la cola sólo un poco aplastada, y, según ha señalado Sir J. Richardson, desde animales con la parte posterior del cuerpo un poco ancha y con la piel de los lados algo holgada, hasta las llamadas ardillas voladoras;

¿Significa la más fina gradación que no hay discontinuidad entre especies? Si así fuese no estaría de más que el autor viniese a documentarlo. Sería un caso bien excepcional. Por lo tanto no parece que exista la más fina gradación sino diferencias entre especies. A saltos. Como las ardillas.

 

267

 

Look at the family of squirrels; here we have the finest gradation from animals with their tails only slightly flattened, and from others, as Sir J. Richardson has remarked, with the posterior part of their bodies rather wide and with the skin on their flanks rather full, to the so-called flying squirrels; and flying squirrels have their limbs and even the base of the tail united by a broad expanse of skin, which serves as a parachute and allows them to glide through the air to an astonishing distance from tree to tree. We cannot doubt that each structure is of use to each kind of squirrel in its own country, by enabling it to escape birds or beasts of prey, or to collect food more quickly, or, as there is reason to believe, to lessen the danger from occasional falls. But it does not follow from this fact that the structure of each squirrel is the best that it is possible to conceive under all possible conditions. Let the climate and vegetation change, let other competing rodents or new beasts of prey immigrate, or old ones become modified, and all analogy would lead us to believe that some, at least, of the squirrels would decrease in numbers or become exterminated, unless they also become modified and improved in structure in a corresponding manner. Therefore, I can see no difficulty, more especially under changing conditions of life, in the continued preservation of individuals with fuller and fuller flank-membranes, each modification being useful, each being propagated, until, by the accumulated effects of this process of natural selection, a perfect so-called flying squirrel was produced.

 

Consideremos la familia de las ardillas; en ella tenernos la más delicada gradación desde animales con la cola sólo un poco aplastada, y, según ha señalado Sir J. Richardson, desde animales con la parte posterior del cuerpo un poco ancha y con la piel de los lados algo holgada, hasta las llamadas ardillas voladoras; y las ardillas voladoras tienen sus miembros, y aun la base de la cola, unidos por una ancha expansión de piel que sirve como de paracaídas y les permite deslizarse en el aire, hasta una asombrosa distancia, entre un árbol y otro. Es indudable que cada conformación es de utilidad para cada clase de ardilla en su propio país, permitiéndole escapar de las aves y mamíferos de presa y procurarse más rápidamente la comida, disminuyendo el peligro de caídas accidentales, como fundadamente podemos creer. Pero de este hecho no se sigue que la estructura de cada ardilla sea la mejor concebible para todas las condiciones posibles. Supongamos que cambien el clima y la vegetación; supongamos que emigren otros roedores rivales o nuevos animales de presa, o que los antiguos se modifiquen, y la analogía nos llevaría a creer que algunas por lo menos de las ardillas disminuirían en número de individuos o se extinguirían, a menos que se modificasen y perfeccionasen su conformación del modo correspondiente. No se ve, por consiguiente, dificultad -sobre todo si cambian las condiciones de vida- en la continua conservación de individuos con membranas laterales cada vez más amplias, siendo útil y propagándose cada modificación hasta que, por la acumulación de los resultados de este proceso de selección natural, se produjo una ardilla voladora perfecta.

 

Etiquetas:

Burros con rayas y comentarios de Safarí en el párrafo ducentésimo cuadragésimo tercero de El Origen de las Especies

 

Este párrafo también puede entretener y divertir a  los interesados en curiosidades del reino animal. Contiene los típicos comentarios de conversación entre los miembros de un club de Londres aficionados a la cría equina y a la exploración geográfica. El coronel Poole aparece como un oráculo que todo lo sabe de estos animales. El autor por su parte deja caer una curiosa expresión:

 

With respect to this last fact, I was so convinced that not even a stripe of colour appears from what is commonly called chance,

 

Como si lo que para el común de los mortales es la suerte, o el azar, viniese a cobrar en sus escritos un significado distinto, algo más elevado…..

 

 

 

243

 

Now let us turn to the effects of crossing the several species of the horse genus. Rollin asserts that the common mule from the ass and horse is particularly apt to have bars on its legs; according to Mr. Gosse, in certain parts of the United States, about nine out of ten mules have striped legs. I once saw a mule with its legs so much striped that any one might have thought that it was a hybrid zebra; and Mr. W.C. Martin, in his excellent treatise on the horse, has given a figure of a similar mule. In four coloured drawings, which I have seen, of hybrids between the ass and zebra, the legs were much more plainly barred than the rest of the body; and in one of them there was a double shoulder-stripe. In Lord Morton’s famous hybrid, from a chestnut mare and male quagga, the hybrid and even the pure offspring subsequently produced from the same mare by a black Arabian sire, were much more plainly barred across the legs than is even the pure quagga. Lastly, and this is another most remarkable case, a hybrid has been figured by Dr. Gray (and he informs me that he knows of a second case) from the ass and the hemionus; and this hybrid, though the ass only occasionally has stripes on his legs and the hemionus has none and has not even a shoulder-stripe, nevertheless had all four legs barred, and had three short shoulder-stripes, like those on the dun Devonshire and Welsh ponies, and even had some zebra-like stripes on the sides of its face. With respect to this last fact, I was so convinced that not even a stripe of colour appears from what is commonly called chance, that I was led solely from the occurrence of the face-stripes on this hybrid from the ass and hemionus to ask Colonel Poole whether such face-stripes ever occurred in the eminently striped Kattywar breed of horses, and was, as we have seen, answered in the affirmative.

 

Volvamos ahora a los efectos del cruzamiento de diferentes especies del género caballo. Rollin asegura que la mula común, procedente de asno y yegua, propende especialmente a tener rayas en sus patas; según míster Gosse, en algunas partes de los Estados Unidos, de cada diez mulas, nueve tienen las patas listadas. Una vez vi una mula con las patas tan listadas, que cualquiera hubiese creído que era un híbrido de cebra, y míster W. C. Martin, en su excelente tratado del caballo, ha dado un dibujo de una mula semejante. En cuatro dibujos en color que he visto de híbridos de asno y cebra, las patas estaban mucho más visiblemente listadas que el resto del cuerpo, y en uno de ellos había una raya doble en la espaldilla. En el caso del famoso híbrido de lord Morton, nacido de una yegua alazana obscura y un cuaga macho, el híbrido, y aun la cría pura producida después por la misma yegua y un caballo árabe negro, tenían en las patas rayas mucho más visibles que en el mismo cuaga puro. Por último, y éste es otro caso importantísimo, el doctor Gray ha representado un híbrido de asno y hemión -y me comunica que conoce otro caso- y éste híbrido -aun cuando el asno sólo a veces tiene rayas en las patas, y el hemión no las tiene nunca y ni siquiera tiene raya escapular- tenía, sin embargo, las cuatro patas con rayas y además tres rayas cortas en las espaldillas, como las de las jacas bayas galesas y de Devonshire, y hasta tenía a los lados de la cara algunas rayas como las de la cebra. Acerca de este último hecho estaba yo tan convencido de que ni una seda raya de color aparece por lo que comúnmente se llama casualidad, que la sola presencia de estas rayas de la cara en este híbrido de asno y hemión me llevó a preguntar al coronel Poole si estas rayas en la cara se presentaban alguna vez en la raza de eminentemente marcada por bandas de Kativar; cuya respuesta como vimos fue afirmativa.

Etiquetas:

Una jaca de Devonshire, un dibujo infantil y más casos de reversión en el párrafo ducentésimo cuadragésimo de El Origen de las Especies

 

Próximo a acabar este capítulo titulado Leyes de la variación, el autor se complace en mostrar más ejemplos de reversión. En cuanto a las leyes de la variación,  nos contentamos con aquellas que había descrito Lamarck, quien no ha sido citado ni una sola vez a lo largo de este capítulo.

 

240

 

With respect to the horse, I have collected cases in England of the spinal stripe in horses of the most distinct breeds, and of ALL colours; transverse bars on the legs are not rare in duns, mouse-duns, and in one instance in a chestnut; a faint shoulder-stripe may sometimes be seen in duns, and I have seen a trace in a bay horse. My son made a careful examination and sketch for me of a dun Belgian cart-horse with a double stripe on each shoulder and with leg-stripes. I have myself seen a dun Devonshire pony, and a small dun Welsh pony has been carefully described to me, both with THREE parallel stripes on each shoulder.

 

Respecto al caballo he reunido casos en Inglaterra de raya dorsal en caballos de razas las más diferentes y de todos colores: las rayas transversales en las patas no son raras en los bayos, en los pelo de rata y, en un caso, las he observado en un alazán obscuro; una débil raya dorsal se puede observar algunas veces en los bayos, y he visto indicios en un caballo castaño. Mi hijo examinó cuidadosamente e hizo para mí un dibujo de un caballo de tiro belga bayo, con raya doble en cada espaldilla y con patas rayadas; yo mismo he visto una jaca de Devonshire baya, y me han descrito cuidadosamente una jaquita galesa baya, ambos con tres rayas paralelas en cada espaldilla.

 

 

Etiquetas:

Un asno blanco, el kulan de Pallas, cuaga y otros cuadrúpedos en el párrafo ducentésimo trigésimo noveno de El Origen de las Especies

El autor continúa describiendo casos de reversión, lo cual no es la mejor estrategia para explicar el origen de la variación como indica el título de este capítulo. Le toca el turno ahora a un asno blanco. Curiosamente es en este tipo de curiosidades cuando el autor cita a Blyth y no en relación con otras ideas importantes que constituyen el centro de su “pseudo-teoría” (ver por ejemplo aquí, y aún más aquí).

 

 

239

 

I will, however, give one curious and complex case, not indeed as affecting any important character, but from occurring in several species of the same genus, partly under domestication and partly under nature. It is a case almost certainly of reversion. The ass sometimes has very distinct transverse bars on its legs, like those on the legs of a zebra. It has been asserted that these are plainest in the foal, and from inquiries which I have made, I believe this to be true. The stripe on the shoulder is sometimes double, and is very variable in length and outline. A white ass, but NOT an albino, has been described without either spinal or shoulder stripe; and these stripes are sometimes very obscure, or actually quite lost, in dark-coloured asses. The koulan of Pallas is said to have been seen with a double shoulder-stripe. Mr. Blyth has seen a specimen of the hemionus with a distinct shoulder-stripe, though it properly has none; and I have been informed by Colonel Poole that foals of this species are generally striped on the legs and faintly on the shoulder. The quagga, though so plainly barred like a zebra over the body, is without bars on the legs; but Dr. Gray has figured one specimen with very distinct zebra-like bars on the hocks.

 

Citaré, sin embargo, un caso complejo y curioso, no ciertamente porque presente ningún carácter importante, sino porque se presenta en diferentes especies del mismo género: unas, domésticas; otras, en estado natural. Casi con seguridad, se trata de un caso de reversión. El asno tiene a veces en las patas rayas transversales muy distintas, como las de las patas de la cebra; se ha afirmado que son muy visibles mientras es pequeño y, por averiguaciones que he hecho, creo que esto es exacto. La raya de la espaldilla, o raya escapular es, a veces doble, y es muy variable en extensión y contorno. Se ha descrito un asno blanco, pero no albino, sin raya escapular ni dorsal, y estas rayas son a veces muy confusas o faltan por completo en los asnos de color obscuro. Se dice que se ha observado el kulan de Pallas con la raya escapular doble. Míster Blyth ha visto un ejemplar de hemión con una clara raya escapular, aun cuando típicamente no la tiene, y el coronel Poole me ha confirmado que los potros de esta especie generalmente son rayados en las patas y débilmente en la espaldilla. El cuaga, aunque tiene el cuerpo tan listado como la cebra, no tiene rayas en las patas; pero el profesor Gray ha dibujado un ejemplar con rayas como de cebra muy visibles en los corvejones.

Etiquetas:

El muy citado ejemplo del pez de la cueva de Kentucky

Ya hemos hablado en este blog de los hermanos Henry y William James. El primero, puntual observador del carácter inglés, tenía detalles de ironía cuya simple mención servía para que me acusaran de racista. Racismo, empero,  algo especial por dos características. Primera, que iría dirigido ni más ni menos que contra los ingleses, que no son raza.  Segunda:  que, como digo,  se basaría en una o dos frases que no son mías, sino de Henry James. William, por su parte, aportaba una jugosa cita en relación con el darwinismo:

La entera deificación moderna de la supervivencia per se, supervivencia que vuelve a sí misma, supervivencia desnuda y abstracta, con la negación de cualquier tipo de excelencia en lo que sobrevive, excepto por la pura supervivencia, es seguramente la estación de parada intelectual más extraña que jamás haya podido proponer un ser humano a otro.

  Contemporánea de los James es Edith Wharton, autora de La Edad de la Inocencia que describe los movimientos de  la élite neoyorquina del tránsito entre los siglos XIX y XX. En esta obra leemos un párrafo de poderosa influencia lamarckista:

Pronto le competería ya quitar la venda de los ojos de la joven y pedirle que mirara al mundo de frente. Pero ¿Cuantas generaciones de mujeres antes que ella habían descendido vendadas al panteón famiiar? Sintió un ligero escalofrío al recordar algunas de las nuevas ideas de sus libros de ciencia y el muy citado ejemplo del pez de cueva de Kentucky, que había dejado de desarrollar ojos porque no los necesitaba para nada.

 

p 75 La edad de la Inocencia

Etiquetas: