CLARO QUE ES RENTABLE INVESTIGAR EN ESPAÑA

La I+D, un objetivo nacional, sin necesidad de citar sin conocimiento de causa

 

Apenas estrenado el blog, me preguntan si en conciencia es rentable investigar en España. Naturalmente que lo es. Ningún país puede renunciar a crear conocimiento en el mundo actual, eso es obvio. Pero, la polémica sobre la Ciencia en España tiene raíces muy profundas, que se hunden en el pasado precisamente en situaciones de análisis y reflexión sobre nuestro propio ser nacional, en todos los aspectos. No cabe aquí un análisis exhaustivo, pero sí que quisiera hacer referencia a alguna cuestión no demasiado lejana en el tiempo. Me refiero a la famosa frase atribuida a Unamuno “que inventen ellos”, tan citada por muchos con poco conocimiento de causa. Es frecuente referirse al aserto del pensador vasco como si fuera una proclama que en España prendió y fue asumida a modo de mandato de cumplimiento inexcusable. Nada hay de eso. En uno de los ensayos unamunianos (El pórtico del templo. Salamanca 1906), algo parecido a esa propuesta forma parte de un supuesto diálogo entre dos personajes, Román y Sabino, que representan dos posturas, incluso dos visiones que pueden pugnar en uno mismo sobre el valor de las cosas tangibles y la importancia de las cuestiones del espíritu:

 ROMÁN – ¿Que nada hemos inventado? Y eso, ¿que le hace? Así nos hemos ahorrado el esfuerzo y ahínco de tener que inventar, y nos queda más lozano y más fresco el espíritu …

SABINO – Al contrario. Es el constante esfuerzo lo que nos mantiene la lozanía y la frescura espirituales. Se ablanda, languidece y desmirria el ingenio que no se emplea …

ROMAN – ¿Que no se emplea en inventar esas cosas?

SABINO – U otras cualesquiera …

ROMAN – ¡Ah! ¿Y quién te dice que no hemos inventado otras cosas?

SABINO – ¡Cosas inútiles!

ROMÁN – ¿Y quien es juez de su utilidad? Desengáñate: cuando no nos ponemos a inventar cosas de esas, es que no sentimos la necesidad de ellas.

SABINO – Pero así que otros las inventan, las tomamos de ellos, nos las apropiamos y de ellas nos servimos; ¡eso sí!

ROMAN – Inventen, pues, ellos y nosotros nos aprovecharemos de sus invenciones. Pues confío y espero en que estarás convencido, como yo lo estoy, de que la luz eléctrica alumbra aquí tan bien como allí donde se inventó.

SABINO – Acaso mejor.

ROMÁN – No me atrevía a decir yo tanto…

SABINO – Pero ellos, ejercitando su inventiva en inventar cosas tales, se ponen en disposición y facultad de seguir inventando, mientras nosotros…

ROMAN – Mientras nosotros ahorramos nuestro esfuerzo.

SABINO – ¿Para que?

ROMÁN – Para ir viviendo, y no es poco.

Unamuno volvería sobre el asunto en su correspondencia con Ortega y en el libro “Del sentimiento trágico de la vida”, en donde se formula la pregunta ¿Se hizo el hombre para la ciencia o se hizo la ciencia para el hombre? Todo ello después de haber abogado también por una auténtica apertura a Europa como la opción para España. Así de paradójico podía resultar el que fuera rector salmantino. Cabe naturalmente mucho debate sobre sus ideas y sus aportaciones a las preguntas básicas que el hombre puede hacerse sobre su propia existencia; de hecho entre los dos interlocutores hay también propuestas del valor de la invención que aquí podríamos extender a toda la práctica científica. Pero, yo me atrevo a proponer que se deje la cita de marras como arranque de cualquier discurso, intervención o comentario sobre la I+D en España. Nuestro análisis debe dar para bastante más.

 

Los puntos de referencia de la cuestión, a día de hoy, ni siquiera son los mismos que hace diez años. El sistema de I+D en todo el mundo ha ido evolucionando, aumentando en su envergadura y modificando sus prioridades; lo que hoy tenemos que hacer, para llegar al nivel que nos corresponde es distinto. De hecho hace falta más esfuerzo, porque los demás no se paran. De lo que no cabe duda es de que seguimos sin interpretar bien qué significa rentabilidad de la investigación, ni de que muchos siguen pensando que sólo vale la pena el esfuerzo si la rentabilidad –rendimiento económico se entiende- está garantizada. Pues bien, creo que se mire como se mire, hay todo tipo de razones para postular que es rentable, desde todos los puntos de vista. Si queremos aterrizar en lo económico, no podemos perder de vista nuestro déficit exterior que se agrava a medida que avanza la crisis económica que ya tenemos encima. El aumento de la productividad y el avance competitivo no pueden venir de otra cosa que del conocimiento (educación + investigación). Como tantos investigadores creo que es preciso diseñar bien las prioridades científicas, pero que la primera prioridad es la Ciencia como tal. Víctor, en este blog, insiste también en la necesidad de un apoyo social, que cristalizara en demandas por parte de la propia opinión pública de un esfuerzo mayor por nuestra parte. Así es a mi juicio. Ahora, en pleno proceso electoral, conviene que la demanda se plantee nítidamente a quienes aspiran a gobernar. Como en la investigación lo fundamental es hacer bien las cosas, conviene desterrar la forma desenfocada y tópica en que se presenta la cita unamuniana aquí comentada. Pero, igualmente necesario es evitar proclamas sobre supuestas medidas de apoyo a la investigación que no van más allá de planteamientos propagandísticos.

 

César Nombela    

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Quien //Inventa//quien a una idea piensa estudia y proyecta materializar su visión.

Sobre si es rentable inventar, pongan la pregunta e activo y la respuesta sera unanime;El inventor contestara rapido y sin titubeos

En España //Ruinoso// no existe o almenos yo no conozco ninguna oficina dedicada a especialidades,no se apoya al inventor con ninguna clase de ayuda con la que este pueda trabajar y desarrollar

su/s Proyecto/s.Muchas Empresas sin animo de lucro,//de boquilla//

Aqui a quien se apoya siempre a los mismos //a los que no lo necesitan

¿Qué se entiende por rentabilidad de una investigación en España?

¿La relación entre tiempo y esfuerzo intelectual empleado con la suma total de capital obtenido por el investigador, o por toda la actividad de tipo economico productiva que en algo se hubiera visto mejorada por los resultados de la actividad investigadora a lo largo de los años?¿Hay que sumarle los impuestos de toda clasificación percibidos por el Estado o administraciones?

¿Hubiese sido posible comunicarse por este medio sin los lenguajes informaticos, y estos sin la existencia del cero y el uno, que se atribuyen a matemáticos indios de hace ni se sabe la de años, y cuyos descendientes no perciben derechos de autor, y menos mal que nos arruinabamos todos si hubiera que pagarlos?

Lastima que resulte tan complicado inventar algún "cero" de alguna tecnología util o conocimiento practico aplicable. Pero no sólo en España sino en todas las demas partes del planeta.Ni el optimismo propagandistico ni el pesimismo victimista. Es que ni aun con capital por toneladas es facil.Eso si, chupa chups y fregonas han creado y mantenido no pocos puestos de trabajo.Que es algo que cuenta más ,aun que no sea tan mega fashion como la nanotecnologia. Y que las masas de consumidores las sigan apoyando con sus decisiones de compra por muchos años.

En efecto… Navegando y “blogueando” por el espacio virtual es fácil encontrar citas al “¡Que inventen ellos!” de Unamuno que, como resaltas para hacerle la justicia que se merece, no fue una exhortación gratuita ni un axioma, sino una reflexión sobre la realidad social española que, a juzgar por nuestro rendimiento en patentes, parece seguir de actualidad. Un investigador del Programa Ramón y Cajal, cansado de las escasas perspectivas que su institución le ofrece se lamenta en su blog: “Me pregunto por qué la sociedad española sigue dando la espalda a la Ciencia y a los investigadores. ¿Qué estamos haciendo mal?”. Alguien le contesta con una reflexión interesante: “La diferencia entre Alemania y la España de nuestros Ramones y Cajales es que allí hay un sector privado que saca rendimiento del conocimiento… ¿No hay en España ni una sola empresa que esté interesada en contratar a los RyC, con sus impresionantes currículos y todas sus evaluaciones positivas? Pues sí, sin duda, hay algo que se está haciendo mal.”

Vamos, que los Romanes (hoy Ramones) y Sabinos contemporáneos siguen debatiendo. No creo que este buen internauta quiera decir con esto que la inversión pública debiera acabar en manos privadas. Pero este comentario invita a la pensar que acaso los científicos del ente público carezcamos de los apoyos, asesoría y contactos necesarios para rentabilizar nuestra Ciencia, darle proyección social y materializarla en algo útil, algo que en nuestra sociedad corresponde esencialmente al sector privado. Por lógica, la investigación básica, de la que bebe toda posible aplicación, es parcela de los investigadores del entorno público. De modo que la utopía es bella: Generamos conocimiento en la Universidad y el Consejo, nuestras empresas enraízan en dicho conocimiento, se nutren, aportan la tecnología fotosintética y florecen los beneficios. El sustrato público intelectual en nuestro país es fértil. Las empresas son ávidas, su naturaleza es florecer. Lo único que falta en nuestras instituciones son buenos jardineros (técnicos en gestión del conocimiento). Y que llueva (inversión pública en Ciencia), pero en mayo (bien gestionada), claro.

Yo creo que es hora de dejar de repetir el mantra de que la falta de inversion privada en España es la culpable de nuestra mediocridad. En Estados Unidos, donde ahora resido como postdoc, o en cualquier otro pais delque tengo conocimiento, la inmensa mayor parte del dinero para investigacion basica viene del gobierno. Si, del gobierno, incluso en EEUU. El NIH supone la mayor fuente de financiacion de la mayoria de los laboratorios (excepto aquellos muy centrados en aplicaciones inmediatas).

Y es que a nadie se le escapa que ninguna empresa privada puede justificar una inversion millonaria en un proyecto de investigacion que pudiera dar frutos (si los diera) en 20, 30 o 40 años.

Y no digo que no haya que promover la inversion privada, pero eso no sera sustitutivo nunca de la inversion publica en investigacion basica.

Es de primero de Economia el hecho de que las inversiones de altisimo riesgo con rentabilidad no garantizada o a muy largo plazo, han de llevarse a cabo por el gobierno, para permitir despues la inversion privada en el desarrollo ultimo de aplicaciones.

Y la cuestion es que si yo consiguiera aqui una plaza como investigador independiente, inmediatamente recibiria un "starting grant" de modo que en tres meses tendria un laboratorio de tres o cuatro personas funcionando. Aun recuerdo el "starting grant" que recibio mi jefe en España cuando consiguio su plaza del consejo en 1997: 100.000 pesetas. Tuvo que esperar un año, pidiendo prestado a otros grupos todo lo necesario, para solicitar y conseguir su primer proyecto, por supuesto sin dinero dsponible para pagar al personal necesario para llevarlo a cabo…

(requerido)

(requerido)


*