El vertido del Prestige y la salud

¿Se acuerdan del Prestige?

Este año se cumplirán cinco de su hundimiento.

El Prestige, como ejemplo de contaminación marina, será uno de los temas que trataré en este Blog. Tuve la “suerte” de ser miembro del Comité Científico Asesor para la catástrofe del Prestige, creado por el Secretario de Estado de Política Científica y Tecnología, Pedro Morenés. Este Comité fue dirigido por Emilio Lora Tamayo (Presidente del CSIC).

Acaban de aparecen datos sobre la influencia del vertido en la salud pública.

Ya en aquel momento algunos planteamos que era necesario determinar el impacto del fuel vertido sobre la salud de los que estuvieron más cerca.

Un estudio realizado por un equipo de neumólogos, epidemiólogos, toxicólogos y expertos en genética de hospitales y centros de investigación de A Coruña, Barcelona y Madrid, sobre 6.869 pescadores ha detectado que los daños respiratorios que sufrieron quienes participaron en tareas de limpieza en la costa persistían dos años después de haber estado en contacto con el vertido del petrolero. El informe sanitario será publicado en breve en el American Journal Respiratory and Critical Care Medicine.

(Foto A. Figueras)
La limpieza del vertido del Prestige “no fue inocua” y “produjo trastornos respiratorios que han persistido transcurrido un tiempo prolongado desde la exposición”. Los investigadores han contrastado en las personas que estuvieron en contacto con el fuel una “mayor prevalencia” de tos y expectoración crónicas, de dificultades respiratorias por la noche y de obstrucción y goteo nasal.”

“Estos síntomas son además más intensos en los pescadores que arrimaron el hombro en las tareas de limpieza durante más días y horas seguidas, y entre aquellos que tuvieron más cometidos. El informe se refiere específicamente a aquellos marineros que, además de retirar el hidrocarburo del mar, de las playas y de las rocas, se dedicaron a descontaminar los barcos. Las mascarillas repartidas por la Administración aliviaron los efectos, pero no los anularon.”

“Los investigadores recomiendan que la próxima vez que se produzca una marea negra se extremen las precauciones para evitar efectos respiratorios crónicos en las personas que colaboren en las tareas de limpieza. Estos voluntarios deberían someterse además a revisiones médicas para detectar cualquier alteración clínica a largo plazo.”

¿Habremos aprendido algo para la próxima vez?

No lo duden, habrá próxima vez.

Antonio Figueras.

El texto de la Noticia de El País.

(Foto A. Figueras)

(Foto A. Figueras)

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*