El fuel del Prestige no es sano

El Gobierno ha admitido por primera vez daños en la salud de las personas que trabajaron en la retirada del fuel procedente de la marea negra del Prestige. El Instituto Carlos III aconseja además que la población afectada sea sometida a un seguimiento por parte de las autoridades sanitarias. Sin embargo, la Administración central no ofrecerá ayudas compensatorias al personal que colaboró en las tareas de limpieza.


El informe del Instituto Carlos III, encargado por la Administración central, afirma que  “Los resultados actuales muestran un incremento del riesgo de síntomas respiratorios, hiperreactividad bronquial, estrés oxidativo, inflamación pulmonar, remodelado bronquial y vascular y daño cromosómico asociado a la participación en la limpieza del fuel uno o dos años después de la misma”,

Los científicos responsables plantean en este informe la “necesidad de un seguimiento” de la salud de la población afectada. El objetivo sería analizar si los síntomas encontrados disminuyen a medida que aumenta el tiempo transcurrido desde la exposición y también estudiar estrategias de prevención ante futuras catástrofes consistentes en la “protección respiratoria” de los voluntarios.

Aproximadamente unas 400.000 personas han estado expuestas al fuel procedente de la marea negra del Prestige sin los medios de protección adecuados.

Desde la marea negra del Prestige se han publicado varios estudios científicos que advertían del impacto negativo de los hidrocarburos sobre la salud de las personas que estuvieron en contacto con esta sustancia, pero hasta ahora ni el Gobierno central ni la Administración gallega habían asumido los resultados de estas investigaciones.

El primer estudio sobre las consecuencias del fuel sobre la salud fue realizado por investigadores de la Universidad de A Coruña y publicado en diciembre de 2006. En el informe se advertía ya de que la exposición a los hidrocarburos podía provocar alteraciones en el ADN.

A finales de este mes de mayo científicos de A Coruña, Madrid y Barcelona avanzaban los primeros resultados de otro estudio realizado entre más de 800 marineros y en el que aseguraban también que el fuel “no es inocuo para las personas”.

Unas cuantas fotos para ilustrar nunca vienen mal.

A ver si para la próxima nos acordamos de esta.

Para ser sinceros lo dudo, pero ojalá me equivoque.

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Es la triste realidad,los principios se acaban en donde empiezan los presupuestos

[...] es un proceso reversible que la propia naturaleza, tarde o temprano, se encargará de restaurar. La intervención humana debe ir encaminada, por tanto, a facilitar estos procesos, intentando no causar más daños al [...]

Escribe un comentario

(requerido)

(requerido)


*