PNUMA, Aguas Muertas (Dead Water), ¿Otro informe más?

Impresionante noticia: El desarrollo costero «se incrementa rápidamente y se prevé que impacte negativamente en el 91% de todas las costas deshabitadas para el 2050, contribuyendo con el 80%a la contaminación del mar».

Según el informe Aguas Muertas, presentado recientemente a las Naciones Unidas, en pocas décadas si no se frena la pesca, el cambio climático sigue haciendo de las suyas, no controlamos nuestra contaminación y el desarrollo de las poblaciones litorales, los asuntos de los mares y océanos no tienen buena pinta.

Foto New York Times

La absorción por los océanos de cantidades crecientes de dióxido de carbono (CO2) aumenta la acidez con un gran impacto negativo sobre multitud de especies.

Muerte de corales. Foto New York Times

Aumentan también las llamadas «zonas muertas» o carentes de oxígeno en los mares y océanos del planeta. Estas zonas pueden estar relacionadas con un exceso de nutrientes, en su mayoría nitrógeno, que se originan a partir de los fertilizantes agrícolas y los residuos.

Foto New York Times

Según este informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el número y tamaño de estas áreas desoxigenadas va en aumento desde la década de los sesenta, desde 1990 hasta 2004 se duplicaron (alcanzado las 150 zonas muertas) y en los últimos tres años las áreas afectadas por la hipoxia alcanzan las 200, por lo que los expertos advierten de que se están convirtiendo rápidamente en serias amenazas para los «stocks» pesqueros y para las personas que tienen en las pesquerías su único sustento.

Foto New York Times

Algunas de estas áreas son relativamente pequeñas, con menos de un kilómetro cuadrado de superficie, pero otras superan con creces los 70.000 kilómetros cuadrados. Las causas de que se formen estas «zonas muertas», son diversas. Por ejemplo, en el Golfo de México el descenso del oxígeno viene dado sobre todo por el uso de fertilizantes en la agricultura, mientras que el problema en el mar Báltico, el norte del Adriático, el Golfo de Tailandia, el mar Amarillo y la Bahía de Chesapeake (Estados Unidos) es el resultado de una combinación de fertilizantes, compuestos volátiles de nitrógeno procedentes de la quema de combustibles fósiles y el vertido de residuos. En España, existen también dos zonas muertas con eventos de descenso de oxígeno que ocurren anualmente relacionados con una estratificación en verano o en otoño. Están situados en el Atlántico frente a las costas de Galicia y en el mar Cantábrico.

Además del cambio climático, la pesca y el arrastre de fondo están degradando el hábitat y amenazando la productividad y la diversidad biológica.

Efecto de barcos de pesca arrastreros.

Efecto de barcos de pesca arrastreros.

Efecto de barcos de pesca arrastreros.

Algunos científicos advierten de que «si ya existen proyecciones que indican el colapso de la industria pesquera como resultado de la sobreexplotación, es muy probable que ese colapso se adelante a consecuencia de múltiples factores que actúan de forma combinada, entre ellos el cambio climático». El informe de Naciones Unidas indica además que «la mitad de las capturas pesqueras del mundo se realizan en menos del 10 por ciento de la superficie que ocupan los océanos. Es en estas áreas donde se produce la mayor parte de la actividad biológica de especies consideradas clave en la cadena trófica. Debido al cambio climático, «y sólo con que aumente 3 grados la temperatura de las aguas someras, más del 80 por ciento del coral -fundamental en la ecología marina- puede morir en unas décadas, entre un 80 y un cien por cien para el año 2080».

Foto New York Times

¿Otro informe científico (pesimista) más?

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Creia que con el aumento de temperatura, la concentración de co2 y otros gases disueltos en el agua eran menores.

(requerido)

(requerido)


*

Responsable del tratamiento: FUNDACIÓN PARA EL CONOCIMIENTO MADRIMASD con domicilio en C/ Maestro Ángel Llorca 6, 3ª planta 28003 Madrid. Puede contactar con el delegado de protección de datos en dpd@madrimasd.org. Finalidad: Contestar a su solicitud. Por qué puede hacerlo: Por el interés legítimo de la Fundación por contestarle al haberse dirigido a nosotros. Comunicación de datos: Sus datos no se facilitan a terceros. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación del tratamiento. Puede presentar una reclamación ante la Agencia Española de Protección de datos (AEPD). Más información: En el enlace Política de Privacidad..