El fondo del Mar y sus recursos. Duelo en las profundidades.

Aunque aparentemente el mar es algo relativamente tranquilo, realmente no lo es y no precisamente por las tormentas. Recientemente me encontré con la noticia sobre la  presentación de 92 demandas de ampliación de la soberanía a unas 350 millas náuticas ante la Comisión de la ONU sobre Límites de la Plataforma Continental (CLPC), que cerró un primer plazo de solicitudes el pasado 13 de mayo.


Francia, con más de 11 millones de km2 de fondos marinos en cuatro continentes, reivindica un millón de km2, que la convertirían en segunda potencia marítima mundial. Australia reivindica 2,3 millones de km2, aunque a partir de un parque inicial mucho menor. España ha abierto reivindicaciones firmes en el Golfo de Vizcaya y en el área de Galicia y en la costa oeste de las Canarias.Para conseguir estos fines basta con que un Estado pruebe científicamente que algunos puntos de ese sector están geológicamente relacionados con su plataforma continental.

Es lo que han hecho conjuntamente, desde 2006, Francia, España, Gran Bretaña e Irlanda en el área del Golfo de Vizcaya y el Mar Céltico, con el objetivo de ampliar, primero, la zona soberana del suelo y subsuelos marinos conjuntamente, para delimitar la frontera exterior. Quedaría para luego discutir, entre amigos de la UE, su reparto a cuatro.

Recientemente Rusia, colocó una bandera de titanio en el fondo del Ártico por si la Comisión de la ONU se atreviera de nuevo a juzgar insolvente su dossier sobre la extensión de su plataforma continental, donde se enfrenta a Canadá.

Los franceses gastan unos 23 millones de euros al año desde hace una década en el Programa Extraplac. No podemos olvidar que esta extensión implica el derecho a los recursos naturales y mineros.

Algunos datos:

“Minerales
Según la Interocean Metal Joint Corporation, aunque sólo se ha explorado el 5% de los fondos, ya se sabe que ese 5% encierra mucho más níquel y cobalto que lo que queda por explotar en tierras emergidas.

Petróleo
Sólo la dorsal Lomonossov, en el subsuelo del Océano Artico, encierra como mínimo 90.000 millones de barriles de crudo probados, según los servicios geológicos estadounidenses, y algunas fuentes de la industria hablan del 25% de las reservas mundiales.

Bacterias
A todo ese interés minero y petrolero, ha venido a sumarse otro: en 2003 un grupo japonés descubrió a 6.300 metros de profundidad diez clases de bacterias útiles en medicamentos, que fueron patentadas. En esa misma época. el Instituto Francés del Mar (Ifremer) obtuvo 19 patentes de moléculas originales procedentes de encimas y microorganismos de los grandes fondos. “

Menos mal que un nuevo vehículo robotizado (el Nereus de Woods Hole), que cuesta ocho millones de dólares, acaba de alcanzar el punto más profundo del océano, a 10.902 metros, en la Fosa de las Marianas, al fondo del Océano Pacífico. Es el Challenger Deep, en honor al HMS Challenger que estimó, con cierto margen de error, la profundidad del abismo. Permitirá explorar de forma “rutinaria” las profundidades abisales de cualquier parte del planeta azul.

A por los recursos…

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

pues me parese my interesante todo hacerca del mar y me gustaria saber mas hacerca de esto estoy muy interesada

me interesa mucho esto del mar , me gustaria saber mas sobre el y las especies q habitan en el

(requerido)

(requerido)


*