Las popoffkas. Popov y los navíos redondos…

Me han enviado una entrada del blog Tecnología obsoleta , el blog personal de Alejandro Polanco Masa (alpoma), sobre las popoffkas que me ha resultado tan interesante que no he podido resistir reproducirlo parcialmente. Recomiendo vivamente la lectura del post completo y el seguimiento de ese interesante blog y sus proyectos

“Los términos del tratado firmado en París en 1856, que puso fin a la guerra de Crimea, no dejaban a Rusia mucho margen de maniobra en cuanto a su marina de guerra. Se prohibía a Rusia la navegación por este mar empleando grandes buques de guerra, lo que obligó a los rusos a agudizar el ingenio para patrullar su costa. La solución que se le ocurrió a Andrei Alexandrovich Popov, encargado de la tarea de reactivar la flota rusa, fue la de crear un nuevo tipo de nave. Si sólo se podía patrullar por áreas costeras y por ríos, lo mejor sería construir cañoneras capaces de maniobrar en aguas poco profundas. Y, de ahí, nacieron las conocidas como popoffkas, unos de los barcos más raros jamás vistos.”

“Las popoffkas eran como minúsculos acorazados de forma circular y seis hélices propulsoras. Ciertamente, en aguas someras se manejaban relativamente bien, y se cuenta que sobre las popoffkas era casi imposible marearse, pero por desgracia para Popov su diseño se mostró demasiado lento y, para colmo, cuando sus torres artilladas disparaban, la nave al completo tendía a girar sobre sí misma. Si se pedía al barco un rendimiento que fuera más allá de una simple y plácida navegación, no podía muy bien saberse hacia dónde decidiría girar el conjunto. En total, únicamente se construyeron dos buques de este tipo, aunque más que barcos habría que pensar en ellos más bien como plataformas flotantes artilladas. ”

“Seis potentes motores animaban las hélices que, al menos en teorías, debían otorgar a estos barcos una velocidad y capacidad de maniobra sobresalientes. La realidad fue mucho más triste, salvo por la ventaja que ofrecían en aguas fluviales debido a su escaso calado, la velocidad máxima de apenas seis millas por hora. ”

“Popov insistió en contruir barcos circulares, y lo consiguió con un yate imperial. Se trató del Livadia, segundo yate imperial ruso con ese nombre pues el anterior se hundió en 1878 tras embarrancar. El nuevo Livadia fue construido en Escocia y botado en 1880. Aunque aparentemente era un barco más o menos convencional, bajo la línea de flotación se convertía en un engendro semicircular con cerca de 80 metros de diámetro difícilmente descriptible. Capaz de desplazar 4.000 toneladas, era lento y difícil de gobernar pero, eso sí, estaba lleno de lujos. Apenas fue utilizado y terminó sus días como sus parientes cañoneras, en la chatarra.”

Esto de las popoffkas cada vez me recuerda a más actuaciones de los humanos…

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Todo un honor la referencia. ¡Gracias! :-)

Gracias a ti por tus interesantes blogs!!!

(requerido)

(requerido)


*