La ciencia en el nuevo Gobierno de España

El Ministerio de Ciencia e Innovación dejará de ser un departamento independiente, según la composición del nuevo Gobierno de España anunciada por su presidente, Mariano Rajoy. En esta ocasión, ninguno de los trece ministerios incluye en su nomenclatura el nombre ciencia o el de investigación o innovación. La Ciencia es competencia del Ministerio de Economía y Competitividad. A este Ministerio corresponde la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia económica y de reformas para la mejora de la competitividad, de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación en todos los sectores, la política comercial y de apoyo a la empresa, así como el resto de competencias y atribuciones que le confiere el ordenamiento jurídico. La Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación será la encargada de llevar adelante estas tareas.

Tal como informa el Diario de Navarra, “no es la primera vez que el Ministerio de Ciencia desaparece como departamento independiente y, en esta ocasión, lo hace después de que Cristina Garmendia estuviera al frente del mismo desde 2008.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología fue creado en 2000, durante la segunda legislatura del entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, y fue dirigido por la empresaria catalana Anna Birulés hasta el 2002. Birulés fue sustituida por otro empresario catalán, Josép Piqué, quien ocupó la cartera de Ciencia y Tecnología durante algo más de un año, hasta 2003.

El último ministro de Ciencia y Tecnología de la era Aznar fue Juan Costa, quien sustituyó a Piqué en septiembre de 2003, después de que éste fuera proclamado candidato del Partido Popular de Cataluña a la presidencia de la Generalitat.

Con la llegada del PSOE al poder, en 2004, José Luis Rodríguez Zapatero volvió a integrar los temas de ciencia en el ministerio de Educación, el departamento en el que esta materia ha pasado casi toda su vida en la historia de la democracia. María Jesús Sansegundo dirigió el Ministerio de Educación y Ciencia durante dos años hasta que en 2006 fue reemplazada por Mercedes Cabrera.

No fue hasta la segunda legislatura socialista (2008) cuando la ciencia recuperó su Ministerio propio y de la mano de Cristina Garmendia volvió a convertirse en un departamento independiente y bautizado, esta vez, como Ministerio de Ciencia e Innovación. Bajo el mando de Garmendia, el reto más importante de esta cartera ha sido el de aprobar la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que sustituye a la de 1986.

La citada reforma fue aprobada el pasado mayo en el Congreso con el apoyo de todos los grupos, menos IU, ICV y UPyD, una norma que precisamente el PP tendrá que terminar de desarrollar. Entre los principales retos de la le está la puesta en marcha de la nueva Agencia Estatal de Investigación, uno de los dos agentes financiadores del sistema de ciencia, investigación e innovación.

El objetivo de esta agencia es el del fomento de la generación de conocimiento en todas las áreas del saber mediante el impulso de la investigación científica y técnica, a través de distintas acciones. Además de esta agencia, el responsable de esta materia -que los científicos confían en que tenga rango de secretario de Estado-, deberán continuar con el desarrollo de la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología, la Estrategia Española de Innovación y elaborar el estatuto del personal investigar en formación.

Otro de los mayores retos, también contemplado en el texto de la ley, es la reorganización de los organismos públicos de investigación, lo que supondrá la extinción de aquellos que en una parte sustancial de sus fines y objetivos coincida con los de otros organismos.

El Gobierno popular tendrá asimismo que mostrar su nivel de apoyo político y económico a proyectos científicos como el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT en sus siglas en inglés). También se sabrá si el PP da continuidad a iniciativas como el recién estrenado programa de excelencia Severo Ochoa para centros de investigación.

Todas estas iniciativas, el nuevo Ejecutivo las tendrá que desarrollar o seguir desplegando en un contexto de crisis económica y con la mirada de los investigadores puesta en los próximos presupuestos para la I+D+i, claves, dicen, del cambio de modelo. ”

El éxito de la Ciencia en España no depende de si hay o no un Ministerio específico sino de quienes son los que llevan adelante esas tareas y cuales son los objetivos a conseguir a medio y largo plazo.

España no debe depender del ladrillo sino de la innovación y de la transferencia de conocimiento a las empresas para hacerlas más competitivas.

 

 

 

 

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Bufff…no sé cual es el mensaje que han querido mandar con esto…¿Acaso España renuncia definitivamente a la Ciencia y apuesta por ser un país de servicios? (agricultura, deportes, etc…tienen Ministerio) o ¿han querido eliminar interferencias burocráticas para obtener un mejor rendimiento de la Ciencia? Para ello deben aumentar la financiación. Espero que sea esto último, y que el hecho de que dependa de una Secretaría de Estado sea una ventaja y no un inconveniente.
A mi, personalmente, de inicio no me ha gustado la medida, porque el mensaje es bastante desalentador…esperemos que no sea así.
Saludos

Es posible que no sea necesario tener un ministerio propio para la Ciencia y que una secretaria de Estado pueda hacerlo bien.
El problema es que no he oido la palabra ciencia o I+D ni en la campaña ni en el discurso de investidura.
Me parece que no se considera relevante a ningún efecto.
Pero me gustaría equivocarme.
Por ahora soy escéptico y creo que no veremos cambios sustanciales en nada referente a la ciencia o al I+D

En realidad Micinn no fue mas que un gestor de ayudas a la I+D+i, sin la suficiente estructura y autonomía para poder ejecutar sus fondos que quedaban como en 2010, un 76 % sin ejecutar. La Ciencia no ha tenido apenas voz en estos 4 años mas desde que se la separó de Universidad.

Que ahora se integre en Economía, no será diferente de cuando estaba en Industria, e incluso puede mejorar la eficiencia de la gestión de los fondos al ser un Ministerio más fuerte. Todo dependerá de las personas, que son las mismas que en Micinn y por tanto harán su trabajo igual de bien desde el despacho que les toque en Albacete, 5 o en Castellana …

El problema de la Ciencia es que en este pais es invisible, esperan que el mana les caiga del cielo y el sistema se cambie por si mismo que ellos ya tienen bastante con sus papers … Los Opis son hoy por hoy unos dinosaurios gestores llenos de precarios + superdoctores que serán eruditos en su campo pero pesimos gestores …

Una Agencia seria la solucion transversal, pero no de ayudas Inn sino de bases solidas y estables de trabajo, retencion del talento y en definitiva futuro, que hoy no existe.

“Los Opis son hoy por hoy unos dinosaurios gestores llenos de precarios + superdoctores que serán eruditos en su campo pero pesimos gestores”

Ya, pues hay que recordar que ellos no estudiaron gestión de empresas, sino carreras relacionadas con la ciencia. También hay ministros cuyos méritos principales son haber sido tertulianos de la tele durante 10 años y no nos ponemos tan exquisitos con ellos…

Y luego está el tema de las chorradas que se piden para darte un trabajo, da la impresión de que lo que se busca es humillar a los que se suponen que saben para que obedezcan y no molesten mucho, y si cuela, que hagan lo mismo como voluntarios. Cualquier día en una oferta aparece que tienes que presentarte con patines y tutú, haber estado cinco años de trapecista en un circo y tener un lunar en la ingle.

El otro día ví una oferta de trabajo para Portugal que exigía que los candidatos vivieran forzosamente en Valencia, Murcia, Cantabria u otra comunidad que no recuerdo ahora mismo, una curiosa, muy curiosa manera de conseguir contratar a lo mejor que haya en el mercado, conseguirían mejores resultados sorteando el puesto seguramente.

“esperan que el mana les caiga del cielo y el sistema se cambie por si mismo que ellos ya tienen bastante con sus papers”

O a lo mejor trabajan gratis y sin contrato durante años, mucho más duro de lo que mucha gente estaría dispuesta a hacer, y que el sistema cuide de si mismo, que ellos ya tienen bastante con pagar sus propias facturas,

Ya se espera que arreglemos lo que otros rompen constantemente lucrándose con ello. No van encima a esperar que financiemos las deficiencias científicas de éste país… y que les traigamos las zapatillas y el zumito a la cama tambien ¿no?

(requerido)

(requerido)


*