La melaza y el Costa Concordia

En numerosas entradas del blog hemos insistido en la amenaza que los vertidos de diferentes sustancias suponen para el medio marino. Uno  de los más recientes es el vertido de 1.400 toneladas de melaza que tuvo lugar el pasado 9 de septiembre en Hawai.

El derrame de melaza se produjo a partir de una fuga en una de las tuberías que emplean los barcos de Matson Navigation Co. para cargar sus tanques de almacenamiento con esta sustancia marrón azucarada. La empresa naviera solventó el problema el martes. La melaza o miel de caña es un producto líquido y espeso derivado de la caña de azúcar, y en menor medida de la remolacha azucarera, obtenido del residuo restante en las cubas de extracción de los azúcares.

Imagen de previsualización de YouTube

Las autoridades sanitarias de Hawái han alertado a los bañistas, surfistas y buceadores de que no se adentren en las aguas próximas al puerto de Honolulu. Este vertido ha matado ya a un buen número de peces, presas potencialmente atractivas para los tiburones, las anguilas y las barracudas.

El Departamento de Salud de Hawái está limpiando el área y retirando cientos de peces que acabaran siendo miles. Además la melaza podrá causar el crecimiento inusual de las algas marinas que podría causar un daño medioambiental mayor que el causado directamente por el propio vertido.

No es petróleo, y muchos medios de comunicación lo han ignorado, “pero los organismos que se ocupan del medioambiente en Estados Unidos aseguran que es uno de los peores desastres ambientales de la historia. La melaza continuará contaminando el mar durante semanas. No es fácil limpiar el vertido. Habrá que esperar a que las corrientes marinas arrastren la melaza lejos de las islas.”

Se calcula que unos 880.000 litros de melaza han llegado al puerto de Honolulu y a la laguna Keehi (el equivalente a llenar una tercera parte de una piscina olímpica).

Lo que puede causar algo aparentemente tan inofensivo como la melaza…

Mientras tanto el Costa Concordia ya está enderezado y poco sabemos de los daños medioambientales, ¿tal vez no los hay?

Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*