Bogavante americano. ¿Especie invasora? Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP)

En pleno debate sobre el oscuro Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) , Suecia está promoviendo la prohibición de importar bogavante americano vivo (Homarus americanus) a todos los países miembros de la Unión Europea. En Diciembre la Agencia Sueca de Gestión de Aguas marinas y continentales publicó un documento de 89 páginas en la que aparecía en portada  una fotografía  de un bogavante americano y 13 menciones a su capacidad de ser considerada como una “especie exótica invasora”.

Una vez introducidos en las  aguas europeas, serán imposibles de erradicar y probablemente puedan transmitir diversas enfermedades a la especie europea de bogavante (Homarus gammarus).

Suecia avisa de que estos bogavantes americanos pueden generar poblaciones híbridas que crezcan más rápido y desplacen a la especie europea. La Comisión de la UE comenzará sus deliberaciones sobre la prohibición en Junio.

Las ventas de bogavante americano vivo a Europa suponen unos 200 millones de dólares al año.  Los mayores importadores son España, Francia y el Reino Unido. En Suecia el crustáceo más apreciado es el cangrejo de río centro de una tradicional fiesta de verano.

En 2014 se encontraron alrededor de 24 individuos de bogavante americano en Gullmar Fjord en la costa oeste de Suecia. Una de las hembras americanas portaba huevos fertilizados por un bogavante macho europeo.

Imagen de previsualización de YouTube

Se desconoce cuanto tiempo llevan los bogavantes americanos libres. Según el informe algunos bogavantes pequeños portaban la goma que se les pone a los bogavantes importados. A veces, algunos importadores mantienen ilegalmente a los individuos en redes ancladas en la costa. Estas redes se rompen fácilmente facilitando el escape.

Imagen de previsualización de YouTube

Los científicos afirman que el exoesqueleto del bogavante americano es más fino que el del europeo lo que los hace más susceptibles a daños y enfermedades. En Enero Noruega prohibió ya la importación de bogavante americano vivo. Noruega y Suecia ofrecen recompensas a los pescadores que capturen bogavantes americanos.

Uno de los puntos más debatidos es la afirmación de que los bogavantes americanos con pinzas más fuerte y grandes tienen una ventaja evolutiva sobre los europeos cuando compiten por una hembra. Esta pinza es una herramienta necesaria tanto para capturar como para desmembrar una presa o para defender el territorio durante la temporada de reproducción. Otros científicos afirman que si el tamaño de la pinza fuese crucial en la evolución y reproducción también los bogavantes europeos la tendrían. Atribuyen más importancia a otros factores no relacionados con la pinza y si con feromonas y complejos rituales de reproducción.

El Gobierno sueco está en contra y recuerda la situación del cangrjeo de río europeo al borde de la extinción debido a la importación en 1960 del cangrejo de río americano portador de enfermedades para la especie europea.

Muchos pescadores encuentran bogavantes con colores y aspectos inusuales pero aunque el color del caparazón pueda dar pistas, la única forma de diferenciar el Homarus americanus y Homarus gammarus es el ADN.

¿Otro asunto para el TTIP?

Wall Street Journal

Swedish Agency for Marine and Water Management report 2016:4

Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones

En qué me afecta a mí el acuerdo comercial TTIP?

No al TTIP: Los peligros del acuerdo transatlántico de comercio entre Europa y EE.UU.

 

Etiquetas:

Si te gustó esta entrada anímate a escribir un comentario o suscribirte al feed y obtener los artículos futuros en tu lector de feeds.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

(requerido)

(requerido)


*